¿Prequntas sobre el cáncer?

Etapa final de la vida (PDQ®)

Versión para pacientes

Aspectos éticos

En la etapa final de la vida, el paciente debe decidir entre sus opciones de atención y tratamiento cuando todavía es capaz de hacerlo.

Además de las decisiones acerca del tratamiento de los síntomas en la etapa final de la vida, también es útil que los pacientes sean quienes decidan si desean interrumpir el tratamiento y cuándo. Un paciente puede desear recibir todos los tratamientos posibles, solo algunos tratamientos o ningún tratamiento. Estas decisiones pueden escribirse con anticipación en las instrucciones por adelantado como un testamento en vida. Las instrucciones por adelantado es una expresión general que se usa para referirse a diferentes tipos de documentos legales que describen el tratamiento o la atención que un paciente desea recibir o no recibir cuando ya no sea capaz de comunicar sus deseos.

El paciente también puede nombrar a un apoderado para la atención de salud para que tome estas decisiones cuando se vuelva incapaz de hacerlo por sí mismo. El tener preparadas las instrucciones por adelantado facilita que los miembros de la familia y las personas a cargo del paciente puedan tomar decisiones muy importantes que deben llevarse a cabo en los últimos días; por ejemplo, brindar apoyo nutricional, reanimar el corazón, ayudar con la respiración o administrar sedantes.

Cuando el paciente no toma sus decisiones acerca de la etapa final de la vida o no las comparte con los miembros de la familia, su apoderado para la atención de salud o el equipo médico, se puede administrar tratamiento hasta que se acerca la muerte en contra de los deseos del paciente. Como resultado, los estudios muestran que la calidad de vida del paciente puede ser peor y el proceso de aflicción de la familia puede ser más difícil.

Los estudios han señalado que los pacientes de cáncer que han conversado con sus médicos sobre la etapa final de sus vidas, escogen menos procedimientos como la reanimación y el uso de respiradores. También tienen menos probabilidades de ingresar en cuidados intensivos y el costo de su atención médica es menor durante las últimas semanas de vida. Las personas a cargo de su tratamiento informan que estos pacientes presentan el mismo tiempo de vida que los que escogen realizarse más procedimientos y tienen una mejor calidad de vida durante sus últimos días.

Apoyo nutricional

Las metas del apoyo nutricional para los pacientes en los últimos días de vida son diferentes a las metas establecidas durante el tratamiento del cáncer.

El apoyo nutricional puede mejorar la salud y estimular la curación durante el tratamiento del cáncer. Las metas de la terapia nutricional para los pacientes durante la etapa final de la vida son distintas a las metas para los pacientes en tratamiento activo y recuperación. Durante los últimos días de vida, los pacientes pierden a menudo el deseo de comer o beber, y pueden rechazar la comida o los líquidos que se les ofrecen. Asimismo, los procedimientos que se usan para colocar sondas de alimentación y los problemas que se pueden presentar con estos tipos de alimentación pueden ser penosos para un paciente.

Resulta útil el establecer planes de apoyo nutricional para los últimos días.

La meta de la atención en la etapa final de la vida es prevenir el sufrimiento y aliviar los síntomas. Si el apoyo nutricional va a causar al paciente más malestar que ayuda, la elección del apoyo nutricional cerca del final de vida puede no ser correcta. Las necesidades de cada paciente y sus mejores intereses guían la decisión de brindar apoyo nutricional. Cuando el paciente toma con anticipación las decisiones acerca del apoyo nutricional durante los últimos días, los médicos y los miembros de la familia pueden estar seguros de que están cumpliendo con la voluntad del paciente.

Habitualmente, se usan dos tipos de apoyo nutricional.

Si el paciente no puede tragar, habitualmente se usan dos tipos de apoyo nutricional:

Cada tipo de apoyo nutricional tiene beneficios y riesgos. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre La nutrición en el tratamiento del cáncer).

Reanimación

Una decisión importante que el paciente debe tomar es si desea que se le practique la reanimación cardiorrespiratoria (RCP) (hacer que el corazón y la respiración se reanuden cuando se detienen). Es mejor si los pacientes conversan con su familia, los médicos y otros prestadores de asistencia acerca de la RCP lo antes posible (por ejemplo, cuando se internan en el hospital o cuando se interrumpe el tratamiento activo del cáncer). Una orden de no resucitar (ONR) es un documento escrito por un médico para informar a otros profesionales de la salud que no realicen la RCP en el momento de la muerte, para que el proceso natural de morir siga su curso. Si el paciente lo desea, puede pedir al médico que escriba una ONR. El paciente puede pedir que la ONR se cambie o se anule en cualquier momento.

Uso de respiradores

El uso de respiradores puede mantener al paciente vivo después de detenerse la respiración normal.

Un respirador es una máquina que ayuda a los pacientes a respirar. A veces, el uso de un respirador no mejorará la condición del paciente, pero lo mantendrá vivo durante más tiempo. Si la meta de la atención es ayudar a que el paciente viva más tiempo, se puede usar un respirador de acuerdo con los deseos del paciente. Si el uso de un respirador no ayuda más al paciente o ya no es lo que el paciente desea, el paciente, la familia y el equipo de atención de la salud pueden decidir desconectar el respirador.

Algunos pacientes pueden desear que la muerte tenga lugar cuando la respiración se hace difícil o se detiene. Es importante que el paciente indique con anterioridad a los miembros de la familia y los proveedores de atención de la salud si desean que lo mantengan vivo con un respirador.

Antes de desconectar un respirador, se debe informar a los miembros de la familia sobre lo que deben esperar.

Los miembros de la familia recibirán información sobre cómo puede responder el paciente cuando se retire el respirador y acerca del alivio del dolor o la sedación para mantener cómodo al paciente. Se dará tiempo a los miembros de la familia para ponerse en contacto con otros seres queridos que desean estar presentes. Se puede llamar a los capellanes o a los trabajadores sociales para ayudar y dar apoyo a la familia.

Sedación

La decisión de sedar a un paciente en la etapa final de la vida es difícil. Se puede considerar la sedación para que el paciente esté cómodo o por una condición física como el dolor incontrolable. La sedación paliativa puede ser temporaria. Los pensamientos y sentimientos de un paciente acerca de la sedación en la etapa final de la vida pueden depender enormemente de su propia cultura y creencias. Algunos pacientes que se tornan ansiosos cuando se enfrentan a la etapa final de la vida pueden preferir que se los sede. Otros pacientes pueden no desear ser sometidos a procedimiento alguno, ni siquiera la sedación, justo antes de la muerte.

Es importante que el paciente les diga a los miembros de la familia y los proveedores de atención de salud cuáles son sus deseos en relación con la sedación en esta etapa final de la vida. Cuando los pacientes hacen conocer sus deseos acerca de la sedación con anterioridad, los médicos y los miembros de la familia pueden estar seguros de que están cumpliendo con la voluntad del paciente. Los miembros de la familia pueden necesitar apoyo del equipo de proveedores de atención de salud y profesionales de salud mental mientras se use la sedación paliativa.

  • Actualización: 16 de julio de 2014