In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Prevención del cáncer de seno (mama) (PDQ®)

  • Actualizado: 24 de octubre de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Prevención del cáncer de mama



Evitar factores de riesgo y aumentar los factores de protección puede ayudar a prevenir el cáncer.

Evitar los factores de riesgo del cáncer, como fumar, tener sobrepeso y no practicar ejercicios puede ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer. Aumentar los factores de protección, como dejar de fumar, seguir un régimen de alimentación saludable y hacer ejercicios, también puede ayudar a prevenir algunos tipos de cáncer. Consulte con su médico u otro profesional de atención de la salud sobre cómo puede disminuir el riesgo de cáncer.

La Herramienta para la evaluación del riesgo de cáncer de mama del NCI, disponible solo en inglés, usa los factores de una mujer para calcular su riesgo de cáncer de mama en los próximos siguientes 5 años, hasta los 90 años. Esta herramienta en línea está diseñada para que la use un proveedor de atención de la salud. Para mayor información sobre el riesgo de cáncer de mama, llame al 1-800-4-CANCER.

Los siguientes son factores de riesgo del cáncer de mama:

Ser mujer y tener edad avanzada

Ser mujer y tener edad avanzada son los principales factores de riesgo del cáncer de mama. El riesgo de cáncer de mama en una mujer de 70 años es 10 veces mayor que el de una mujer de 30 años.

En toda su vida, el riesgo de una mujer de presentar cáncer de mama es casi 100 veces más alto que el de un hombre.

Antecedentes personales o familiares de cáncer de mama o enfermedad benigna de la mama (no cancerosa)

Las mujeres con cualquiera de las siguientes características tienen un mayor riesgo de cáncer de mama:

Cambios heredados en los genes

Las mujeres con ciertos cambios heredados en los genes BRCA1 y BRCA2 tienen un riesgo más alto de cáncer de mama, cáncer de ovario y, quizá, cáncer de colon. El riesgo de cáncer de mama, causado por cambios genéticos hereditarios, depende del tipo de mutación genética, los antecedentes familiares de cáncer y otros factores. Los hombres que heredaron ciertos cambios en el gen BRCA2 tienen un riesgo más alto de cánceres de mama, próstata y páncreas, y de linfoma.

Mamas densas

La densidad mamaria es un factor de riesgo del cáncer de mama. El grado de riesgo depende de la densidad del tejido mamario. Las mujeres con mamas muy densas tienen un riesgo más alto de cáncer que las mujeres con mamas menos densas.

Una mayor densidad mamaria es, con frecuencia, un rasgo hereditario, pero también se puede presentar en mujeres que no tuvieron hijos, que tuvieron su primer embarazo tarde en la vida, que toman hormonas para la menopausia o que consumen alcohol.

Estrógeno elaborado por el cuerpo

El estrógeno es una hormona que elabora el cuerpo y ayuda a su desarrollo y al mantenimiento de las características sexuales femeninas. La exposición al estrógeno durante un tiempo prolongado puede aumentar el riesgo de cáncer de mama. Las concentraciones de estrógeno son más altas durante los años en que la mujer tiene la menstruación.

La exposición de una mujer al estrógeno aumenta de las siguientes formas:

  • Menstruación prematura: el comienzo de los períodos menstruales a los 11 años o menos aumenta el número de años en que el tejido de la mama se expone al estrógeno.
  • Menopausia tardía: entre más años menstrúa una mujer, más tiempo está expuesto el tejido de la mama al estrógeno.
  • Embarazo tardío o no haber estado embarazada nunca: debido a que las concentraciones de estrógeno son más bajas en el embarazo, el tejido de la mama se expone a más estrógeno en la mujeres que quedan embarazadas por primera vez después de los 35 años o en quienes nunca quedaron embarazadas.

Terapia de remplazo hormonal combinada con terapia con hormonas

Las hormonas, como el estrógeno y la progesterona, se pueden producir en forma de píldoras en un laboratorio. El estrógeno, la progestina o ambos se pueden administrar para remplazar el estrógeno que ya no producen los ovarios en las mujeres posmenopáusicas, o en aquellas a las que se les extirparon los ovarios. Esto se llama terapia de remplazo hormonal (TRH) o terapia con hormonas (TH) La TRH/TH combinada contiene estrógeno con progestina. Este tipo de THR/TH aumenta el riesgo de cáncer de mama. Hay estudios que muestran que cuando las mujeres dejan de tomar estrógeno combinado con progestina, disminuye el riesgo de cáncer de mama.

Exposición a la radiación

La radioterapia dirigida al pecho para el tratamiento del cáncer aumenta el riesgo de cáncer de mama a los 10 años a partir del tratamiento. El riesgo de cáncer de mama depende de la dosis de radiación y de la edad en que se administre. El riesgo es más alto si el tratamiento con radiación se administró durante la pubertad, cuando las mamas se empiezan a formar

La radioterapia para tratar el cáncer en una mama no parece aumentar el riesgo de cáncer en la otra.

Para las mujeres que tienen cambios hereditarios en los genes BRCA1 y BRCA2, la exposición a la radiación, como las radiografías del tórax, puede aumentar aún más el riesgo de cáncer de mama; en particular, en las mujeres que recibieron rayos X antes de los 20 años.

Obesidad

La obesidad aumenta el riesgo de cáncer de mama, particularmente en las mujeres posmenopáusicas que no se sometieron a terapia de remplazo hormonal.

Consumo de alcohol

El consumo de alcohol aumenta el riesgo de cáncer de mama. El grado de riesgo se incrementa a medida que aumenta el consumo de alcohol.

Los siguientes son factores de protección del cáncer de mama:

Menor exposición al estrógeno

La disminución del tiempo en que el tejido de la mama de la mujer se expone al estrógeno puede ayudar a prevenir el cáncer de mama. La exposición al estrógeno se reduce de las siguientes formas:

  • Embarazo temprano: las concentraciones de estrógeno son más bajas en el embarazo. Las mujeres con un embarazo a término antes de los 20 años tienen un riesgo más bajo de cáncer de mama que quienes no han tenido hijos o que tuvieron su primer hijo después de los 35 años.
  • Lactancia: las concentraciones de estrógeno permanecen más bajas mientras la mujer amamanta. Las mujeres que amamantan tienen un riesgo más bajo de cáncer de mama que quienes tuvieron hijos, pero no los amamantaron.
  • Ablación ovárica : los ovarios elaboran estrógeno. La cantidad de estrógeno que elabora el cuerpo se puede reducir mucho si se extirpan ambos ovarios. Asimismo, se pueden tomar medicamentos para reducir la cantidad de estrógeno que producen los ovarios.
  • Menstruación tardía: cuando los períodos menstruales empiezan a los 14 años o más tarde, disminuye el número de años en el que el tejido de la mama se expone al estrógeno.
  • Menopausia temprana : entre menos años menstrúe una mujer, menor es el tiempo en que el tejido de la mama se expone al estrógeno.

Ejercicio

Las mujeres que hacen ejercicio por cuatro horas o más a la semana tienen un riesgo más bajo de cáncer de mama. El efecto del ejercicio en el riesgo de cáncer de mama puede ser mayor en las mujeres premenopáusicas con peso corporal normal o bajo.

Terapia hormonal con estrógeno después de una histerectomía

La terapia hormonal solo con estrógeno se puede administrar a las mujeres que se sometieron a una histerectomía. En estas mujeres, dicha terapia puede disminuir el riesgo de cáncer de mama. Hay un mayor riesgo de derrame cerebral y de enfermedad del corazón y los vasos sanguíneos en mujeres posmenopáusicas que toman estrógeno después de una histerectomía.

Moduladores selectivos de los receptores de estrógeno

El tamoxifeno y el raloxifeno pertenecen a la familia de medicamentos llamados moduladores selectivos del receptor de estrógeno (MSRE). Los MSRE actúan como estrógeno en algunos tejidos del cuerpo, pero impiden los efectos del estrógeno en otros tejidos.

El tratamiento con tamoxifeno o raloxifeno disminuye el riesgo de cáncer de mama en las mujeres posmenopáusicas. El tamoxifeno también disminuye el riesgo de cáncer de mama en mujeres premenopáusicas de riesgo alto. Con cualquiera de estos medicamentos, la reducción del riesgo dura por varios años luego de suspenderse el tratamiento. Se notó que se han presentado tasas más bajas de fracturas de huesos en las pacientes que tomaron raloxifeno.

El uso del tamoxifeno aumenta el riesgo de sofocos, cáncer de endometrio, derrame cerebral, cataratas y coágulos de sangre, (en especial, en los pulmones y las piernas). El riesgo de presentar estos problemas aumenta con la edad. Las mujeres menores de 50 años con un riesgo alto de cáncer de mama son las que más se pueden beneficiar del tamoxifeno. El riesgo de presentar estos problemas disminuye luego de la suspensión del tamoxifeno. Consulte con su médico sobre los riesgos y beneficios de este medicamento.

Tomar raloxifeno aumenta el riesgo de coágulos de sangre en los pulmones y las piernas, pero no parece aumentar el riesgo de cáncer de endometrio. En las mujeres posmenopáusicas con osteoporosis (reducción de la densidad ósea), el raloxifeno disminuye el riesgo de cáncer de mama en las mujeres con riesgo alto o bajo de esta enfermedad. No se sabe si el raloxifeno tendría el mismo efecto en las mujeres sin osteoporosis. Hable con su médico sobre los riesgos y beneficios de tomar este medicamento.

Hay otros MSRE están en estudio en ensayos clínicos.

Inhibidores e inactivadores de la aromatasa

Los inhibidores de la aromatasa (anastrozol, letrozol) y los inactivadores de la aromatasa (exemestano) disminuyen el riesgo de un cáncer de mama nuevo en las mujeres con antecedentes de cáncer de mama. Los inhibidores de la aromatasa también disminuyen el riesgo de cáncer de mama en las mujeres con las siguientes afecciones:

En las mujeres con mayor riesgo de cáncer de mama, el uso de inhibidores de la aromatasa disminuye la cantidad de estrógeno que produce el cuerpo. Antes de la menopausia, los ovarios y otros tejidos del cuerpo de la mujer producen estrógeno, incluso el cerebro, el tejido graso y la piel. Después de la menopausia, los ovarios dejan de producir estrógeno, pero los otros tejidos no lo hacen. Los inhibidores de la aromatasa impiden la acción de una enzima que se llama aromatasa, que se usa para producir todo el estrógeno del cuerpo. Los inactivadores de la aromatasa impiden que la enzima funcione.

Los posibles daños por tomar inhibidores de la aromatasa incluyen dolor en los músculos y las articulaciones, osteoporosis, sofocos y sensación de mucho cansancio.

Mastectomía profiláctica

Algunas mujeres que tienen un riesgo alto de cáncer de mama pueden decidir someterse a una mastectomía profiláctica (la extirpación de ambas mamas cuando no hay signos de cáncer). El riesgo de cáncer de mama es mucho más bajo en estas mujeres y muchas sienten menos ansiedad por su riesgo de presentar esta enfermedad. Sin embargo, es muy importante someterse a una evaluación del riesgo de cáncer y recibir orientación sobre las diferentes maneras de prevenir el cáncer de mama antes de tomar esta decisión.

Ooforectomía profiláctica

Las mujeres premenopáusicas con riesgo alto de cáncer de mama debido a ciertos cambios en los genes BRCA1 y BRCA2 pueden decidir someterse a una ooforectomía profiláctica (la extirpación de ambos ovarios cuando no hay signos de cáncer). Esto disminuye la cantidad de estrógeno que produce el cuerpo y reduce el riesgo de cáncer de mama. La ooforectomía profiláctica también disminuye el riesgo de cáncer de mama en mujeres premenopáusicas normales y en mujeres con un riesgo más alto de cáncer de mama debido a la radiación dirigida al tórax. Sin embargo, es muy importante someterse a una evaluación del riesgo de cáncer y recibir orientación antes de tomar esta decisión. La disminución repentina de las concentraciones de estrógeno puede causar el inicio de los síntomas de la menopausia. Estos incluyen sofocos, problemas para dormir, ansiedad y depresión. Los efectos a largo plazo comprenden la disminución del impulso sexual, la sequedad vaginal y la disminución de la densidad ósea.

Bisfosfonatos

Los bisfosfonatos son medicamentos que sirven para tratar la osteoporosis y la hipercalcemia, así como para prevenir las fracturas de hueso en pacientes de cáncer. Cuando se toman por boca o se reciben por infusión intravenosa durante más de un año, pueden disminuir el riesgo de cáncer de mama.

No está claro si lo siguiente afecta el riesgo de cáncer de mama:

Anticonceptivos orales

Los anticonceptivos orales ("la píldora") pueden aumentar levemente el riesgo de cáncer de mama en las mujeres que la toman actualmente. Este riesgo disminuye con el tiempo. Algunos anticonceptivos orales contienen estrógeno.

Los anticonceptivos con progestina sola que se inyectan o implantan no parecen aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Ambiente

Los estudios no han probado que la exposición a ciertas sustancias en el ambiente, como las sustancias químicas, aumente el riesgo de cáncer de mama.

Lo siguiente no afecta el riesgo de cáncer de mama

Lo siguiente no afecta el riesgo de cáncer de mama:

Los ensayos clínicos de prevención se utilizan para estudiar maneras de prevenir el cáncer.

Los ensayos clínicos de prevención del cáncer se utilizan para estudiar maneras de reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer. Algunos ensayos de prevención del cáncer se realizan con personas sanas que no han tenido cáncer, pero que tienen un riesgo mayor de tenerlo. Otros ensayos de prevención se realizan con personas que tuvieron cáncer y están intentando prevenir otro cáncer del mismo tipo, o disminuir las probabilidades de presentar un tipo nuevo de cáncer. Otros ensayos se realizan con voluntarios sanos de quienes no se conoce ningún factor de riesgo de cáncer.

El propósito de algunos ensayos clínicos de prevención del cáncer es determinar si las acciones que toman las personas pueden prevenirlo, como hacer más ejercicio, dejar de fumar o tomar ciertos medicamentos, vitaminas, minerales o complementos alimentarios.

Hay nuevas maneras de prevenir el cáncer de mama que se estudian en ensayos clínicos.

En muchas partes del país se realizan ensayos clínicos. Para mayor información sobre ensayos clínicos, consulte la sección sobre ensayos clínicos de la página de Internet del NCI. Consulte la lista de ensayos clínicos de cáncer del NCI para encontrar los ensayos clínicos de prevención del cáncer de mama que aceptan pacientes en la actualidad.