¿Prequntas sobre el cáncer?

Tumores de estroma gastrointestinal: Tratamiento (PDQ®)

Versión para pacientes

Información general sobre los tumores de estroma gastrointestinal

Un tumor de estroma gastrointestinal es una enfermedad en la que se forman células anormales en los tejidos del tubo gastrointestinal.

El tubo gastrointestinal (GI) forma parte del aparato digestivo del cuerpo. Ayuda a digerir los alimentos y absorbe los nutrientes (vitaminas, minerales, carbohidratos, grasas, proteínas y agua) de los alimentos para que el cuerpo los pueda usar. El tubo GI se compone de los siguientes órganos:

Los tumores de estroma gastrointestinal (TEGI) pueden ser malignos (cancerosos) o benignos (no cancerosos). Son más comunes en el estómago y el intestino delgado, pero se pueden encontrar en cualquier lugar del tubo GI o cerca de este. Algunos científicos creen que los TEGI empiezan en las células que se llaman células intersticiales de Cajal (CIC) de la pared del tubo GI.

Dibujo del tracto gastrointestinal que muestra el esófago, el estómago, el colon, el intestino delgado y el recto.
Los tumores del estroma gastrointestinal (TEGI) se pueden encontrar en cualquier lugar del tracto gastrointestinal o cerca de este.


Para mayor información sobre el tratamiento de los TEGI en los niños, consultar el sumario del PDQ sobre Cánceres poco comunes en la niñez.

Hay factores genéticos que pueden aumentar el riesgo de tener un tumor de estroma gastrointestinal.

Cualquier cosa que aumenta el riesgo de enfermarse se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a enfermar de cáncer; no tener factores de riesgo no significa que no se va a enfermar de cáncer. Consultar con su médico si piensa que puede estar en riesgo.

Los genes de las células transportan la información hereditaria que una persona recibe de sus padres. El riesgo de TEGI aumenta en las personas que tienen una mutación (cambio) heredada en un gen determinado. En casos poco frecuentes, se pueden encontrar TEGI en varios miembros de una misma familia.

El TEGI puede formar parte de un síndrome genético, pero es poco frecuente. Un síndrome genético es un conjunto de síntomas o afecciones que se presentan juntos y cuya causa habitual son genes anormales. Los siguientes síndromes genéticos se relacionaron con los TEGI:

Los signos de tumores de estroma gastrointestinal incluyen sangre en la materia fecal o en el vómito.

Estos y otros signos y síntomas se pueden deber a un TEGI o a otras afecciones. Consulte con su médico si se presenta cualquiera de los siguientes problemas:

  • Sangre (roja brillante o muy oscura) en la materia fecal o el vómito.
  • Dolor en el abdomen que puede ser grave.
  • Sensación de mucho cansancio.
  • Dificultad o dolor al tragar.
  • Sensación de estar lleno después de comer muy pocos alimentos.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar los tumores de estroma gastrointestinal, se utilizan pruebas para examinar el tubo GI.

Se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para revisar el estado general de salud, e identificar cualquier signo de enfermedad, como nódulos o cualquier otra cosa que parezca inusual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, así como los antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso.
  • Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere, a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen de forma más clara. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computarizada o tomografía axial computarizada.
  • IRM (imágenes por resonancia magnética): procedimiento para el que usa un imán, ondas de radio y una computadora para crear imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).
  • Ecografía endoscópica y biopsia : la endoscopia y la ecografía se usan para producir una imagen del tubo GI y luego se realiza una biopsia. Se introduce un endoscopio (tubo delgado parecido a un instrumento con luz y una lente para observar) a través de la boca y hacia el esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado. Se usa una sonda ubicada en el extremo del endoscopio para hacer rebotar ondas sonoras de alta energía (ultrasónicas) en los tejidos o los órganos internos y crear ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos del cuerpo que se llama ecografía. Este procedimiento también se llama endoecografía. El médico, guiado por la ecografía, extrae tejido mediante una aguja fina y hueca. Un patólogo observa el tejido bajo un microscopio para determinar si hay células cancerosas.

Si se encuentra un cáncer, se pueden realizar las siguientes pruebas para estudiar las células cancerosas:

  • Estudio inmunohistoquímico : prueba de laboratorio en la que se agrega una sustancia, como un anticuerpo, un tinte o un radioisótopo a una muestra de tejido canceroso para verificar si tiene ciertos antígenos. Este tipo de estudio se usa para determinar la diferencia entre distintos tipos de cáncer.
  • Tasa mitótica : medición de la velocidad en que las células cancerosas se multiplican y crecen. La tasa mitótica se determina contando las células que se multiplican en una muestra de tejido canceroso.

Los TEGI muy pequeños son comunes.

A veces, los TEGI son más pequeños que el borrador de un lápiz. Los tumores se pueden encontrar durante un procedimiento que se realiza por otra razón, como una radiografía o una cirugía. Algunos de estos tumores pequeños no crecerán ni causarán signos o síntomas, ni se diseminarán hasta el abdomen u otras partes del cuerpo. Los médicos no están de acuerdo sobre si estos tumores se deberían extirpar u observar para ver si empiezan a crecer.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y el tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • Rapidez con que las células cancerosas se multipliquen y crezcan.
  • Tamaño del tumor.
  • Ubicación del tumor en el cuerpo.
  • Si el tumor se puede extirpar completamente mediante cirugía.
  • Si el tumor se diseminó hasta otras partes del cuerpo.
  • Actualización: 8 de octubre de 2013