In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Cáncer de tiroides: Tratamiento (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 27 de junio de 2014

Información general sobre el cáncer de tiroides



El cáncer de tiroides es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la glándula tiroidea.

La tiroides es una glándula en la base de la garganta, cerca de la tráquea. Tiene forma de mariposa, con un lóbulo derecho y un lóbulo izquierdo. El istmo, un trozo delgado de tejido, conecta los dos lóbulos. Una tiroides saludable es un poco más grande que una moneda de un cuarto de dólar. Por lo general, no se puede palpar a través de la piel.

Ampliar
Anatomía de la tiroides y las paratiroides; el dibujo muestra la tiroides en la base de la garganta, cerca de la tráquea. En un recuadro se muestran las vistas anterior y posterior. La vista de frente muestra que la tiroides tiene forma de mariposa, con el lóbulo derecho y el  lóbulo izquierdo conectados con una pieza diminuta que se llama istmo. La vista posterior muestra las cuatro paratiroides del tamaño de guisantes. También se muestra la laringe.
Anatomía de la tiroides y las paratiroides. La tiroides descansa en la base de la garganta, cerca de la tráquea. Tiene forma de mariposa, con el lóbulo derecho y el lóbulo izquierdo conectados con una pieza diminuta que se llama istmo. Las paratiroides son cuatro órganos del tamaño de guisantes, que están ubicadas en el cuello, cerca de la tiroides. La tiroides y las paratiroides elaboran hormonas.

La tiroides usa yodo, un mineral que se encuentra en algunos alimentos y en la sal yodada, para ayudarla a elaborar varias hormonas. Las hormonas tiroideas cumplen las siguientes funciones:

  • Controlan la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal y la rapidez con la que los alimentos se transforma en energía (metabolismo).
  • Controlan la cantidad de calcio en la sangre.

Hay cuatro tipos principales de cáncer de tiroides:

Para obtener más información sobre el cáncer de tiroides en la niñez, consultar el sumario del PDQ sobre los cánceres poco comunes en la niñez.

La edad, el sexo y la exposición a la radiación pueden afectar el riesgo de presentar cáncer de tiroides.

Cualquier cosa que aumenta el riesgo de contraer una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a contraer cáncer; no tener un factor de riesgo no significa que no se va a contraer cáncer. Consulte con su médico si piensa que puede estar en riesgo. Entre los factores de riesgo de cáncer de tiroides se incluyen los siguientes:

El cáncer de tiroides medular a veces está causado por un cambio en un gen que pasó de padres a hijos.

Los genes en las células contienen información hereditaria que pasa de padres a hijos. Cierto cambio en un gen que pasa de padres a hijos (heredado) puede causar cáncer de tiroides medular. Se formuló una prueba que puede encontrar el gen cambiado antes de que se presente el cáncer de tiroides medular. El paciente se somete a la prueba para determinar si tiene el gen cambiado. Si el paciente lo tiene, también se puede someter a otros miembros de la familia a esta prueba. Los familiares, incluso los niños pequeños, que tienen el gen cambiado pueden disminuir la probabilidad de enfermar de cáncer de tiroides medular si se someten a una tiroidectomía (cirugía para extirpar la tiroides).

Entre los signos de cáncer de tiroides se incluyen una hinchazón o una masa en el cuello.

El cáncer de tiroides puede no causar signos o síntomas tempranos. A veces se encuentra durante un examen físico de rutina. Los signos o síntomas se pueden presentar cuando el tumor aumenta de tamaño. Otras afecciones pueden causar los mismos signos o síntomas. Consulte con su médico si tiene algo de lo siguiente:

  • Una masa en el cuello.
  • Dificultad para respirar.
  • Dificultad para tragar.
  • Ronquera.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de tiroides, se utilizan pruebas para examinar la tiroides, el cuello y la sangre.

Se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para verificar los signos generales de salud, incluso los signos de enfermedad, como masas o hinchazón del cuello, la laringe y los ganglios linfáticos, y cualquier otra cosa que no parezca habitual. También se anotan los antecedentes de los hábitos de salud, y las enfermedades y tratamientos anteriores del paciente.

  • Laringoscopia : procedimiento mediante el cual el médico examina la laringe con un espejo o un laringoscopio Un laringoscopio es un instrumento con forma de tubo delgado con una luz y una lente para observar. Un tumor de tiroides puede apretar las cuerdas vocales. La laringoscopia se realiza para determinar si las cuerdas vocales se mueven normalmente.

  • Estudios de las hormonas en la sangre: procedimiento en el que se observa una muestra de sangre para medir la cantidad de ciertas hormonas que los órganos y tejidos del cuerpo liberan a la sangre. Una cantidad anormal (más alta o más baja que la normal) de una sustancia puede ser un signo de enfermedad en el órgano o tejido que la elabora. Se debe verificar si la sangre contiene concentraciones anormales de hormona estimulante de la tiroides (HET). La hipófisis en el cerebro elabora la HET, que estimula la liberación de la hormona tiroidea y controla la rapidez con que crecen las células foliculares de la tiroides. También se puede verificar si la sangre contiene concentraciones altas de la hormona calcitonina y anticuerpos antitiroideos.

  • Estudios de la química de la sangre : procedimiento mediante el que se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias, como el calcio, liberadas a la sangre por los órganos y tejidos del cuerpo. Una cantidad anormal (mayor o menor que lo normal) de una sustancia puede ser signo de enfermedad en el órgano o el tejido que la elabora.

  • Ecografía : procedimiento por el cual se hacen rebotar ondas sonoras de alta energía (ultrasónicas) en tejidos u órganos internos y se crean ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos corporales que se llama sonograma. La imagen se puede imprimir para observarla más tarde. Este procedimiento puede mostrar el tamaño de un tumor de la tiroides y si este es sólido o un quiste lleno de líquido. Se puede usar la ecografía para guiar una biopsia por aspiración con aguja fina.

  • Exploración por TC (exploración por TC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere, a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computarizada o tomografía axial computarizada.

  • Biopsia por aspiración con aguja fina de la tiroides: extracción de tejido de la tiroides mediante una aguja fina. La aguja se inserta a través de la piel hasta la tiroides. Se extraen varias muestras de tejido de diferentes partes de la tiroides. Un patólogo observa las muestras de tejido al microscopio para verificar si hay células cancerosas. Debido a que puede ser difícil diagnosticar el tipo de cáncer de tiroides, los pacientes deben solicitar que un patólogo con experiencia en el diagnóstico del cáncer de tiroides examine las muestras de biopsia.

  • Biopsia quirúrgica : extracción del nódulo de la tiroides o de un lóbulo de la tiroides durante una cirugía para que un patólogo pueda observar las células y tejidos al microscopio, y verificar si hay signos de cáncer. Debido a que puede ser difícil diagnosticar el tipo de cáncer de tiroides, los pacientes deben solicitar que un patólogo con experiencia en el diagnóstico del cáncer de tiroides examine las muestras de biopsia.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) depende de los siguientes aspectos:

  • Edad del paciente.
  • Tipo de cáncer de tiroides.
  • Estadio del cáncer.
  • Estado general de salud del paciente.
  • Si el paciente presenta síndrome de neoplasia endocrina múltiple tipo 2B (NEM 2B).
  • Si el cáncer recién se diagnosticó o recidivó (volvió).