Pasar al contenido principal

Terapia dirigida para tratar el cáncer

La terapia dirigida trata el cáncer al atacar los cambios en las células que les ayudan a crecer, a dividirse y a diseminarse.

Crédito: Instituto Nacional del Cáncer

¿Qué es la terapia dirigida?

La terapia dirigida es la base de la medicina de precisión. Se trata de un tipo de tratamiento del cáncer que actúa sobre los cambios que promueven el crecimiento, la división y diseminación de las células cancerosas. Al reunir más conocimientos acerca de los cambios celulares que causan el cáncer, los investigadores tienen más posibilidades de crear tratamientos prometedores que actúen sobre estos cambios o que bloqueen sus efectos.

¿Cuáles son los tipos de terapia dirigida?

La mayoría de las terapias dirigidas utilizan medicamentos micromoleculares o anticuerpos monoclonales.

Los medicamentos micromoleculares o de moléculas pequeñas son capaces de entrar fácilmente en las células debido a su tamaño pequeño y por ello se usan para que actúen sobre el objetivo o blanco del tratamiento que está en el interior de las células. 

Los anticuerpos monoclonales, también conocidos como anticuerpos terapéuticos, son proteínas producidas en el laboratorio. Estas proteínas están diseñadas para que se adhieran a blancos específicos que se encuentran en las células cancerosas. Algunos anticuerpos monoclonales marcan a las células cancerosas para que las vea con más facilidad y las destruya el sistema inmunitario. Otros anticuerpos monoclonales detienen directamente el crecimiento de las células cancerosas o hacen que se autodestruyan.

¿Quién recibe tratamiento con terapia dirigida?

En algunos tipos de cáncer, la mayoría de los pacientes con ese cáncer tendrán un blanco de tratamiento apropiado para un cierto fármaco; de esa manera, ellos pueden recibir tratamiento con ese medicamento en particular. Pero, en la mayoría de los casos, el tumor del paciente se deberá analizar para confirmar si contiene blancos para los cuales tenemos medicamentos disponibles.

Para evaluar al tumor y determinar cuáles son los blancos presentes, es posible que usted deba hacerse una biopsia. La biopsia es un procedimiento en el que el médico extrae una parte del tumor para analizarla. Existen algunos riesgos relacionados con las biopsias. Los riesgos varían según el tamaño del tumor y el lugar dónde está ubicado. Su médico le explicará los riesgos de hacerse una biopsia según el tipo de tumor que usted tiene.

¿Cómo funciona la terapia dirigida contra el cáncer?

La mayoría de las terapias dirigidas ayudan a tratar el cáncer al interferir con las proteínas específicas que promueven el crecimiento y la diseminación de los tumores en el cuerpo. Tratan al cáncer de varias maneras diferentes y pueden hacer lo siguiente:

  • Ayudar al sistema inmunitario a destruir las células cancerosas. Una de las razones por las cuales las células cancerosas se forman es porque logran esconderse del sistema inmunitario. Ciertas terapias dirigidas pueden marcar a las células cancerosas para que sea más fácil que el sistema inmunitario las encuentre y las destruya. Otras terapias dirigidas ayudan a fortalecer el sistema inmunitario para que funcione mejor contra el cáncer.
  • Detener el crecimiento de las células cancerosas. Las células sanas del cuerpo generalmente se dividen para crear nuevas células solo cuando reciben señales fuertes para hacerlo. Estas señales se unen a las proteínas en la superficie de las células, indicando a las células que se dividan. Este proceso ayuda a la formación de células nuevas solo cuando el cuerpo las necesita. Pero algunas células cancerosas tienen cambios en las proteínas de su superficie que les indican que deben dividirse aunque no haya señales. Algunas terapias dirigidas interfieren con estas proteínas y así previenen que estas "digan" a las células que se dividan. Este proceso ayuda a disminuir el crecimiento descontrolado del cáncer.
  • Detener las señales que ayudan a formar los vasos sanguíneosLos tumores necesitan formar nuevos vasos sanguíneos para crecer más hasta un tamaño determinado. En un proceso llamado angiogénesis, estos nuevos vasos sanguíneos se forman en respuesta a señales del tumor. Algunas terapias dirigidas llamadas inhibidores de la angiogénesis están diseñadas para interferir con estas señales para impedir que se forme un suministro de sangre. Sin este suministro de sangre, los tumores se quedan sin crecer. O, si un tumor tiene ya un suministro de sangre, estos tratamientos pueden hacer que mueran los vasos sanguíneos, lo que causa una reducción del tamaño del tumor. Vea nuestra página sobre Inhibidores de la angiogénesis para más información.
  • Llevar sustancias destructoras a las células cancerosas. Algunos anticuerpos monoclonales se combinan con toxinas, medicamentos de quimioterapia y radiación. Cuando los anticuerpos monoclonales se unen a los blancos en la superficie de las células cancerosas, estas absorben las sustancias destructoras y esto hace que mueran. Las células que no contienen el blanco de tratamiento no sufren daños.
  • Causar la muerte de las células cancerosas. Las células sanas mueren en forma controlada cuando están dañadas o ya no son necesarias. Pero las células cancerosas tienen formas de evitar este proceso de muerte celular. Algunas terapias dirigidas pueden hacer que las células cancerosas pasen por el proceso de muerte celular.
  • Evitar que el cáncer reciba las hormonas que necesita para crecer. Algunos de los cánceres de seno (mama) y próstata necesitan de ciertas hormonas para crecer. Los tratamientos con hormonas son un tipo de terapia dirigida que funciona de dos maneras. Algunas terapias con hormonas previenen que el cuerpo produzca hormonas específicas. Otras previenen que las hormonas actúen sobre las células, incluidas las células cancerosas.

¿Qué desventajas tiene la terapia dirigida?

Las terapias dirigidas tienen algunas desventajas, como por ejemplo:

  • Las células cancerosas pueden volverse resistentes a los medicamentos. Por esta razón, las terapias dirigidas pueden tener mejor resultado cuando se usan junto con otras terapias dirigidas o con otros tratamientos contra el cáncer, como la quimioterapia y la radiación.

  • Existen algunos blancos para los cuales es difícil crear un medicamento. La dificultad se debe a la estructura del blanco de tratamiento, la función que cumple el blanco en la célula, o ambas cosas.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la terapia dirigida?

La terapia dirigida también puede causar efectos secundarios. Los efectos secundarios que usted puede tener dependen de la terapia dirigida que haya recibido y de cómo reacciona su cuerpo al tratamiento.

Los efectos secundarios más comunes de la terapia dirigida son la diarrea y problemas en el hígado. Otros efectos secundarios pueden incluir problemas de coagulación de la sangre y cicatrización de heridas, presión arterial alta, fatiga, llagas en la boca, cambios en las uñas, pérdida de color del cabello y problemas en la piel. Los problemas en la piel pueden incluir erupciones o piel reseca. En muy pocas ocasiones, se forma una perforación en la pared del esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso, el recto o la vesícula biliar.

Hay medicamentos para combatir muchos de estos efectos secundarios. Estos medicamentos pueden prevenir los efectos secundarios o servir de tratamiento cuando ocurren.

La mayoría de los efectos secundarios de la terapia dirigida desaparecen cuando termina el tratamiento.

Aprenda más acerca de los efectos secundarios causados por el tratamiento del cáncer y formas de controlarlos.

¿Cuáles son otros riesgos de la terapia dirigida?

Debido a los exámenes de evaluación que deben hacerse para encontrar los blancos de tratamiento en el tumor del paciente, es posible que haya riesgos que afecten la privacidad de su información personal. La privacidad de toda la información que se encuentre en estos exámenes está protegida por la ley. Pero existe un leve riesgo de que la información genética o de otro tipo que esté en su expediente médico sea obtenida por personas que no pertenezcan al equipo médico.

¿Qué puedo esperar al recibir terapia dirigida?

Cómo se administran las terapias dirigidas

Los medicamentos de molécula pequeña son píldoras o cápsulas que se pueden tomar por la boca.

Los anticuerpos monoclonales en general se reciben en las venas por medio de una aguja.

A dónde necesita ir para recibir el tratamiento

El lugar donde recibirá el tratamiento depende de cuáles son los medicamentos que le indicaron y por qué vía se los darán. Es posible que reciba la terapia dirigida en casa. O que deba ir a un consultorio, a una clínica o a la unidad de atención ambulatoria de un hospital. La atención es ambulatoria cuando usted va al hospital, pero no necesita pasar la noche allí.

Con qué frecuencia recibirá usted el tratamiento

Cada cuánto y por cuánto tiempo recibirá la terapia dirigida depende de lo siguiente:

  • Su tipo de cáncer y lo avanzado que esté
  • El tipo de terapia dirigida
  • Cómo reacciona su cuerpo al tratamiento

Es posible que reciba tratamiento todos los días, una vez por semana o una vez por mes. Algunas terapias dirigidas se dan en ciclos. Un ciclo es un período de tratamiento seguido de un período de descanso. El período de descanso da al cuerpo la oportunidad de recuperarse y de producir nuevas células sanas.

Cómo puede afectarle la terapia dirigida

La terapia dirigida afecta a las personas de manera diferente. La forma en que se sentirá con el tratamiento depende de su estado de salud antes de empezar, del tipo de cáncer que usted tiene, del avance de la enfermedad, de la clase de terapia dirigida que le hayan indicado y de la dosis del medicamento. Los médicos y el personal de enfermería no tienen forma de saber con seguridad cómo se va a sentir durante el tratamiento.

Cómo se sabe si la terapia dirigida está funcionando

Usted verá a su doctor con regularidad. El doctor le hará exámenes físicos y le preguntará cómo se siente. Se le harán exámenes médicos, como análisis de sangre, radiografías y diferentes tipos de exploraciones.

  • Actualización:

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Terapia dirigida para tratar el cáncer publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”