Medicina complementaria y alternativa

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
Un collage de un hombre practicando artes marciales, té verde, acupuntura y una mujer recibiendo un masaje.

La medicina complementaria y alternativa incluye prácticas como masaje, acupuntura, tai chi y el consumo de té verde.

Crédito: iStock

Medicina complementaria y alternativa (MCA) es un término que se usa para productos y prácticas médicas que se considera no pertenecen a la atención médica convencional.

  • La atención médica convencional es la medicina practicada por quienes tienen título de doctores en medicina (M.D.) o doctores (O.D.) en medicina osteopática. También la practican otros profesionales médicos como fisioterapeutas, asistentes médicos, psicólogos y enfermeras tituladas. La medicina convencional puede llamarse también medicina alopática, occidental, ortodoxa, regular y biomedicina. Algunos practicantes de la medicina convencional se dicen también practicantes de la medicina complementaria y alternativa.
  • La medicina complementaria se usa junto con tratamientos médicos convencionales. Un ejemplo es el uso de la acupuntura para ayudar con los efectos secundarios del tratamiento del cáncer.
  • La medicina alternativa se usa en vez de los tratamientos médicos convencionales. Un ejemplo es el uso de dietas especiales para tratar el cáncer en vez de un método sugerido por un oncólogo.
  • La medicina integrativa es todo un método de atención que incluye la mente, el cuerpo y el espíritu del paciente. Combina la medicina convencional con prácticas de la medicina complementaria y alternativa que han sido más prometedoras.

El Instituto Nacional del Cáncer provee en PDQ información basada en la evidencia sobre muchas terapias de la medicina complementaria y alternativa tanto en formato para pacientes como para profesionales de salud.

¿Son los métodos de la medicina complementaria y alternativa peligrosos?

Las terapias de las MCA necesitan evaluarse con el mismo proceso largo y cuidadoso de investigación que se usa para evaluar los tratamientos convencionales. Los tratamiento del cáncer convencionales han sido estudiados, en general, en cuanto a lo nocivos que puedan ser y a su eficacia por medio de un proceso científico intenso que incluye estudios clínicos con un gran número de pacientes. Se conoce menos acerca de la eficacia y de los peligros que pueden presentar muchas terapias de las MCA. La investigación de las terapias de las MCA ha sido más lenta por algunas razones:

  • Cuestiones de tiempo y de financiamiento
  • Problemas para encontrar instituciones e investigadores oncológicos que trabajen en los estudios
  • Cuestiones de reglamentación

Algunas terapias de las MCA se han sometido a una evaluación cuidadosa, mientras que otras han resultado ser ineficaces o posiblemente nocivas.

Natural no significa que no hace daño

Los complementos alimenticios como las hierbas y las vitaminas pueden afectar lo bien que funcionen otras medicinas en su cuerpo. Por ejemplo, la hierba de San Juan o hipérico, la cual se usa para la depresión por alguna gente, puede causar que ciertos fármacos contra el cáncer no funcionen tan bien como deberían.

Los complementos herbarios pueden actuar como fármacos en su cuerpo. Pueden ser nocivos cuando se tomen solos, con otras sustancias o en grandes dosis. Por ejemplo, algunos estudios han indicado que la kava kava, una hierba que se ha usado para la tensión y la ansiedad, puede causar daño al hígado.

Las vitaminas pueden tener un fuerte efecto en su cuerpo. Por ejemplo, las altas dosis de vitaminas, aun de vitamina C, pueden afectar cómo trabajen la quimioterapia y la radiación. Una cantidad excesiva de una vitamina es peligrosa, aun para una persona sana.

Diga a su doctor si usted toma complementos dietéticos, aunque usted piense que no son peligrosos. Esto es muy importante. Aun cuando hay publicidad o reclamaciones de que algo se ha usado por muchos años, esas reclamaciones no prueban que eso sea eficaz o que no encierre peligro.

Los complementos no tienen que ser aprobados por el gobierno federal antes de venderse al público. Tampoco se necesita una receta para comprarlos. Por eso, los consumidores deberán decidir lo que es mejor para ellos.

El Instituto Nacional del Cáncer y el Centro Nacional para la Salud Complementaria e Integrativa (NCCIH) están patrocinando o co-patrocinando en la actualidad varios estudios clínicos. Algunos estudian los efectos de métodos complementarios que se usan al añadirse a los tratamientos convencionales y otros comparan las terapias alternativas con los tratamientos convencionales. Busque todos los estudios clínicos de MCA.

¿Qué deberán hacer los pacientes que usan o piensan usar terapias de MCA?

Los pacientes con cáncer que usan o piensan usar las terapias complementarias o alternativas deberán hablar con sus doctores o con sus enfermeras. Algunas terapias pueden interferir con el tratamiento convencional o hasta ser dañinas. Es también una buena idea saber si se ha probado que la terapia tiene el beneficio que se proclama.

Para encontrar a un practicante de MCA, pida a su doctor o a su enfermera que le sugieran a alguno. O pregunte si alguien en su centro oncológico, como un trabajador social o un fisioterapeuta, puede ayudarle. La elección de un practicante debe hacerse con cuidado.

Los pacientes, sus familias y sus proveedores de cuidados para la salud pueden enterarse de las terapias de MCA y de los practicantes por medio de las siguientes dependencias del gobierno: