Radioterapia

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
Crédito: Instituto Nacional del Cáncer

La radioterapia (también llamada terapia de radiación) es un tratamiento del cáncer que usa altas dosis de radiación para destruir células cancerosas y reducir tumores. En dosis bajas, la radiación se usa en radiografías para ver el interior de su cuerpo, como las radiografías de sus dientes o de huesos fracturados.

Cómo funciona la radioterapia contra el cáncer

En dosis altas, la radioterapia destruye células cancerosas o hace lento su crecimiento al dañar su ADN. Las células cancerosas con un ADN dañado por completo dejan de dividirse y mueren. Cuando las células dañadas mueren, se deshacen y el cuerpo las desecha.

La radioterapia no destruye las células cancerosas inmediatamente. Se necesitan días o semanas de tratamiento antes de que el ADN se dañe lo suficiente para que las células cancerosas mueran. Entonces, las células siguen muriendo durante semanas o meses después de terminada la radioterapia.

Tipos de radioterapia

Hay dos tipos principales de radioterapia, de haz externo y radioterapia interna.

Radioterapia de haz externo

La radioterapia de haz externo es un tratamiento local, lo que significa que trata una parte específica de su cuerpo. Por ejemplo, si tiene cáncer en su pulmón, usted tendrá radiación solo a su pecho, no a todo el cuerpo.

Radioterapia interna

La radioterapia interna es un tratamiento en el que la fuente de radiación se coloca dentro de su cuerpo. La fuente de radiación puede ser sólida o líquida.

La radioterapia interna con una fuente sólida se llama braquiterapia. En este tipo de tratamiento, semillas, listones o cápsulas, que contienen una fuente de radiación, se colocan en su cuerpo en el tumor o cerca de él. Como la radioterapia de haz externo, la braquiterapia es un tratamiento local.

La radiación con una fuente líquida se llama radioterapia sistémica. Sistémica significa que el tratamiento se lleva en la sangre a los tejidos de todo su cuerpo, en busca de células cancerosas y las mata. Usted recibe radioterapia sistémica al ingerirla o por una vena, por medio de una vía intravenosa.

El tipo de radioterapia que recibirá usted depende de muchos factores, como:

  • El tipo de cáncer
  • El tamaño del tumor
  • La ubicación del tumor en el cuerpo
  • La proximidad del tumor a tejidos normales que son sensibles a la radiación
  • Su salud en general e historia médica
  • Si usted recibirá otros tipos de tratamiento para el cáncer
  • Otros factores, como su edad y otros padecimientos médicos

¿Por qué las personas con cáncer reciben radioterapia?

La radioterapia se usa para tratar el cáncer y para mitigar los síntomas del cáncer. Cuando tratamientos se usan para mitigar los síntomas, se conocen como tratamientos paliativos.

Cuando se usa para tratar cáncer, la radioterapia puede curar el cáncer, impedir que regrese o detener o hacer lento su crecimiento.

Cuando se usa para mitigar los síntomas, la radiación de haz externo puede reducir el tamaño de los tumores para tratar el dolor y otros problemas causados por el tumor. O, puede aminorar los problemas que pueden ser causados por un tumor que crece, como problemas para respirar o falta de control intestinal o de vejiga.

El dolor del cáncer que se ha diseminado a los huesos puede ser tratado con fármacos de radioterapia sistémica llamados radiofarmacéuticos.

Tipos de cáncer que trata la radioterapia

La radioterapia de haz externo se usa para tratar muchos tipos de cáncer.

La braquiterapia se usa con frecuencia para tratar cánceres de cabeza y cuello, de seno, cérvix o cuello uterino, próstata y ojo.

La radioterapia sistémica se usa con más frecuencia para tratar algunos tipos de cáncer de tiroides. Este tratamiento usa yodo radioactivo, el cual se conoce también como I-131.

Cómo se usa la radiación con otros tratamientos de cáncer

Para algunas personas, la radiación puede ser el único tratamiento que necesitan. Pero, con más frecuencia, se necesitará radioterapia junto con otros tratamientos de cáncer, como cirugía, quimioterapia e inmunoterapia. Al combinarse con otros tratamientos, la radiación puede destruir más células cancerosas y mejorar la posibilidad de que el tratamiento funcionará.

La radioterapia puede administrarse antes, durante o después de otros tratamientos de cáncer para reducir el tumor o para destruir cualquier célula cancerosa que pueda haber quedado.

  • Antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor para que pueda ser extirpado con cirugía y tenga menos probabilidad de regresar.
  • Durante la cirugía, para que vaya directamente al cáncer sin pasar por la piel. La radioterapia que se usa de esta manera se llama radiación intraoperativa. Con esta técnica, los doctores pueden proteger de la radiación los tejidos normales del derredor con más facilidad.
  • Después de cirugía, para destruir células cancerosas que puedan haber quedado.

Radiación limitada

Existe un límite de la cantidad de radiación que puede recibir una zona de su cuerpo en el transcurso de su vida. Dependiendo de cuánta radiación haya recibido ya una zona para tratamiento , es posible que usted no pueda recibir radioterapia una vez más en esa misma zona. Si una zona del cuerpo ha recibido ya la dosis de radiación que es segura para toda la vida, otra zona puede todavía ser tratada con radiación si la distancia entre las dos zonas es suficientemente grande.

La radioterapia puede causar efectos secundarios

La radiación no solo destruye o hace lento el crecimiento de las células cancerosas, puede también afectar las células sanas del derredor. El daño a las células sanas puede causar efectos secundarios.

Mucha gente que recibe radioterapia siente fatiga. La fatiga es sentir desgaste y agotamiento. Puede suceder de inmediato o aparecer lentamente. La gente siente la fatiga de diferentes maneras y usted puede sentir más fatiga o menos que alguien que recibe la misma cantidad de radioterapia a la misma parte del cuerpo.

Otros efectos secundarios de la radioterapia que usted puede experimentar dependen de la parte del cuerpo que recibe el tratamiento. Para ver cuáles efectos secundarios usted pudiera esperar, encuentre la parte de su cuerpo en la tabla siguiente. Muchos de los efectos secundarios de la lista tienen enlaces a más información en la sección de Efectos secundarios. Hable de esta tabla con su doctor o con su enfermera. Pregunte cuál es la posibilidad de que usted tenga esos efectos secundarios.

Zonas de tratamiento y efectos secundarios posibles
Parte del cuerpo en tratamiento Efectos secundarios posibles
Cabeza y cuello
Cerebro
Estómago y abdomen
Pecho
Pelvis
Recto
Seno

Las células sanas que se dañan durante el tratamiento de radiación generalmente se recuperan en unos pocos meses después de que termina el tratamiento. Pero algunas veces la gente puede tener efectos secundarios que no mejoran. Otros efectos secundarios pueden presentarse meses o años después de terminada la radioterapia. Que usted pueda tener efectos tardíos y cuáles puedan ser, dependen de factores como la parte de su cuerpo que fue tratada, otros tratamientos de cáncer que haya tenido, factores genéticos o algún otro factor como el tabaquismo.

Cuánto cuesta la radioterapia

La radioterapia puede ser cara. Usa máquinas complejas e implica los servicios de muchos proveedores médicos. El costo exacto de su radioterapia depende del costo de la atención médica en donde vive usted, de la clase de radioterapia que recibe y de cuántos tratamientos necesita.

Hable con su compañía de seguro médico sobre los servicios que pagarán. La mayoría de los planes de seguro pagan por radioterapia. Para saber más, hable con la oficina administrativa de la clínica o del hospital a donde va usted para tratamiento. Si necesita ayuda económica, hay organizaciones que tal vez pueden ayudar. Para encontrar tales organizaciones, vaya al banco de datos del NCI Organizaciones que ofrecen servicios de apoyo y busque "ayuda económica". O llame, sin cargos, al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER) para pedir información de organizaciones que pueden ayudar.

Qué se puede esperar al recibir radioterapia de haz externo

Cuál será la frecuencia de su tratamiento

La mayoría de la gente recibe radioterapia de haz externo una vez al día, cinco días a la semana. De lunes a viernes. La radiación se administra en una serie de tratamientos para permitir que se recuperen las células sanas y para hacer la radiación más efectiva. Durante cuántas semanas recibirá usted el tratamiento depende del tipo de cáncer que tenga, del objetivo de su tratamiento, de la dosis de radiación y del esquema de radiación.

El transcurso de tiempo desde su primer tratamiento de radiación hasta el último se llama el curso de tratamiento.

Los investigadores están estudiando las diferentes formas de ajustar la dosis o el esquema de radiación con el fin de llegar con más rapidez al total de la dosis de radiación o de limitar el daño a las células sanas. Las diversas formas de depositar la dosis total de radiación son:

  • Aplicación fraccionada acelerada, la cual es un tratamiento que se administra en dosis diarias o semanales más grandes para reducir el número de semanas de tratamiento.
  • Aplicación hiperfraccionada, la cual es una dosis menor que la dosis diaria acostumbrada de radiación aplicada más de una vez al día.
  • Aplicación hipofraccionada, la cual son dosis mayores que se administran una vez al día o con menos frecuencia para reducir el número de tratamientos.

Los investigadores esperan que estos esquemas diferentes de administrar la radiación puedan ser más eficaces y causar menos efectos secundarios que la forma acostumbrada de hacerlo o que tengan la misma eficacia pero sean más convenientes.

A dónde va usted para recibir el tratamiento

La mayor parte del tiempo usted recibirá radiación de haz externo como paciente ambulatorio. Esto significa que usted recibirá el tratamiento en una clínica o centro de radioterapia y no pasará la noche en el hospital.

Qué sucede antes de su primer tratamiento

Usted tendrá una reunión de 1 a 2 horas con su doctor o enfermera antes de empezar la radioterapia. En ese tiempo, usted tendrá un examen físico, hablarán de su historial médico y tal vez tenga pruebas con imágenes. Su doctor o su enfermera hablarán de la radiación de haz externo, de sus beneficios y efectos secundarios, así como del cuidado que usted tendrá de sí durante el tratamiento y después de este. Luego, usted puede elegir si desea tener radiación de haz externo.

Si usted decide tener radioterapia de haz externo, le pondrán en el calendario para una sesión de planificación de tratamiento que se llama simulación. En ese tiempo:

  • Un oncólogo radiólogo (un doctor que se especializa en usar radiación para tratar cáncer) y un radioterapeuta determinarán su área de tratamiento. Puede ser que usted oiga que el área de tratamiento también se llama puerto de tratamiento o campo de tratamiento. Estos términos se refieren a los lugares de su cuerpo que recibirán la radiación. Le pedirán que permanezca sin moverse mientras se toman radiografías o exploraciones.
  • El radioterapeuta tatuará o dibujará puntos pequeños con tinta de colores en su piel para marcar el área de tratamiento. Estos puntos serán necesarios durante todo su curso de radioterapia. El radioterapeuta los usará para asegurarse de que usted está exactamente en la misma posición para cada tratamiento. Los puntos son casi del tamaño de una peca. Si los puntos están tatuados, permanecerán en su piel por el resto de su vida. Las marcas de tinta se borrarán con el tiempo. Tenga cuidado en no borrárselos y diga al radioterapeuta si se han borrado o perdido color.
  • Puede ser que se haga un molde de la parte del cuerpo que será tratada. Esta es una forma de plástico o de yeso que le impide moverse durante el tratamiento. También ayuda a asegurarse de que usted está exactamente en la misma posición para cada tratamiento.
  • Si usted recibirá radiación a la cabeza y al área del cuello es posible que le ajusten una máscara. La máscara tiene muchas perforaciones para el aire. Se fija a la mesa en donde usted se acostará para sus tratamientos. La máscara ayuda a mantener su cabeza sin moverse para que usted esté exactamente en la misma posición para cada tratamiento.

Cómo vestirse para sus tratamientos

Póngase ropa cómoda y hecha de tela suave, como de tela polar o de algodón. Elija ropa fácil de quitar, ya que puede necesitar exponer el área de tratamiento o cambiarse a una bata de hospital. No se ponga ropa que esté ajustada, como de cuello o de cintura estrechos, cerca del área de tratamiento. Tampoco se ponga joyas, vendas adhesivas, o talco en el área de tratamiento.

Qué sucede durante una sesión de tratamiento

  • Le pueden pedir que se cambie a una bata de hospital.
  • Usted irá a la sala de tratamiento en donde recibirá radiación. La temperatura de esta sala puede ser muy fría.
  • Dependiendo del sitio de su cáncer, usted se acostará en una mesa de tratamiento o se sentará en una silla especial. El radioterapeuta usará los puntos en su piel y el molde de su cuerpo o la máscara de su cara, si los hicieron, para ayudarle a colocarse en la posición correcta.
  • Puede ser que vea luces de colores que se apuntan a las marcas en su piel. Estas luces no hacen daño y ayudan al terapeuta para colocarle en la posición para su tratamiento.
  • Usted necesitará permanecer sin moverse para que la radiación vaya exactamente al mismo lugar cada vez. Usted recibirá la radiación de 1 a 5 minutos. Durante este tiempo, usted puede respirar normalmente.

El radioterapeuta saldrá de la sala justo antes de que empiece su tratamiento. Irá a un cuarto contiguo para controlar la máquina de radiación. El terapeuta le ve en una pantalla de televisión o por una ventana y habla con usted por una bocina en la sala de tratamiento. Asegúrese de decir al terapeuta si se siente mal o tiene incomodidad. Él puede detener la máquina de radiación en cualquier momento. Usted oirá la máquina de radiación y la verá moverse, pero no podrá sentir, oír, ver ni oler la radiación.

La mayoría de las visitas duran de 30 minutos a una hora, y casi todo ese tiempo se usa para ponerle a usted en la posición correcta.

Cómo relajarse para las sesiones de tratamiento

Ocúpese en algo mientras espera:

  • Lea un libro o una revista.
  • Trabaje en un crucigrama o en un tejido.
  • Use audífonos para escuchar música o libros grabados.
  • Medite, respire profundamente, rece, use imágenes o encuentre otras formas de relajarse.

Vea en Aprenda a relajarse ejercicios y otras ideas para relajarse.

No habrá radiactividad en su cuerpo después de radiación de haz externo.

La gente piensa con frecuencia que tal vez será radiactiva cuando recibe tratamiento de radiación. No habrá radiactividad en su cuerpo después de radiación de haz externo. Usted puede estar con otras personas sin peligro, aun con mujeres embarazadas, bebés y niños chiquitos.

Qué se puede esperar al recibir radioterapia interna

Qué sucede antes de su primer tratamiento

Usted tendrá una reunión de 1 a 2 horas con su doctor o enfermera antes de empezar la radioterapia interna. En ese tiempo, usted tendrá un examen físico, hablará de su historial médico y tal vez tenga pruebas con imágenes. Su doctor o su enfermera hablarán del tipo de radiación interna que es mejor para usted, de sus beneficios y efectos secundarios, así como del cuidado que usted tendrá de sí durante el tratamiento y después de este. Luego, usted puede elegir si desea tener radioterapia interna.

Cómo se coloca la braquiterapia en su lugar

La mayoría de las veces la braquiterapia se coloca por medio de un catéter, el cual es un tubo chico, que se puede extender. Algunas veces, la braquiterapia se coloca por medio de un dispositivo más grande llamado aplicador. La forma como se coloca la braquiterapia en su lugar depende del tipo de su cáncer. Su doctor pondrá el catéter o el aplicador en su cuerpo antes de empezar el tratamiento.

Las técnicas para colocar la braquiterapia son:

  • Braquiterapia intersticial, en la que la fuente de radiación se coloca dentro del tumor. Esta técnica se usa para cáncer de próstata, por ejemplo.
  • Braquiterapia intracavitaria, en la que la fuente de radiación se coloca dentro de una cavidad del cuerpo o de una cavidad creada quirúrgicamente. Por ejemplo, la radiación puede colocarse en la vagina para tratar el cáncer de cuello uterino o el cáncer de endometrio.
  • Braquiterapia episcleral, en la que la fuente de radiación se adhiere al ojo. Esta técnica se usa para tratar el melanoma de ojo.  

Una vez que el catéter o el aplicador está en su lugar, la fuente de radiación se coloca dentro de él. La fuente de radiación puede permanecer en su lugar unos cuantos minutos, por muchos días o el resto de su vida. Cuánto tiempo estará en ese lugar depende del tipo de fuente de radiación, de su tipo de cáncer, de dónde está el cáncer en su cuerpo, de su salud y de otros tratamientos del cáncer que usted haya recibido.

Tipos de braquiterapia

Hay tres tipos de braquiterapia:

  • Implantes con índice de dosis baja (LDR)
    En este tipo de braquiterapia, la fuente de radiación permanece en su lugar de 1 a 7 días. Es posible que usted esté en el hospital durante este tiempo. Una vez que haya terminado su tratamiento, su doctor retirará la fuente de radiación y el catéter o el aplicador.
  • Implantes con índice de dosis alta (HDR)
    En este tipo de braquiterapia, la fuente de radiación se deja en su lugar por solo 10 o 20 minutos y luego se retira. Es posible que tenga tratamiento dos veces al día de 2 a 5 días o una vez a la semana por 2 a 5 semanas. El programa depende de su tipo de cáncer. Durante el curso del tratamiento, es posible que su catéter o aplicador permanezca en el lugar, o puede colocarse antes de cada tratamiento. Usted puede permanecer en el hospital durante este tiempo o puede hacer viajes diarios al hospital para que le coloquen la fuente de radiación en su lugar. De la misma forma que los implantes con índice de dosis baja, su doctor retirará el catéter o el aplicador cuando usted haya terminado el tratamiento.
  • Implantes permanentes
    Después de colocar la fuente de radiación en su lugar, se retira el catéter. Los implantes permanecen en su cuerpo el resto de su vida, pero la radiación se hace más débil cada día. Al pasar del tiempo, casi toda la radiación desaparecerá. Cuando la radiación se pone al principio en su lugar, puede ser que necesite limitar el tiempo que pasa con otras personas y tomar otras medidas de seguridad. Tenga mucho cuidado de no pasar el tiempo con niños o con mujeres embarazadas.

La radioterapia interna causa que usted emita radiación

Con radiación sistémica, sus fluidos corporales (orina, sudor y saliva) emitirán radiación por un tiempo. Con la braquiterapia, sus fluidos corporales no emiten radiación, pero la fuente de radiación en su cuerpo sí lo hará. Si la radiación que usted recibe es una dosis muy alta, puede necesitar seguir algunas medidas de seguridad. Estas medidas pueden ser:

  • Permanecer en un cuarto privado del hospital para proteger a otros de la radiación que sale de su cuerpo.
  • Recibir tratamiento rápido de enfermeras y de otro personal del hospital. Ellos proveerán toda la atención que necesita, pero pueden guardar su distancia, hablar con usted desde la puerta de su cuarto y usar ropas protectoras.

Sus visitas también necesitarán seguir medidas de seguridad, las cuales pueden ser:

  • No permitir que le visiten cuando la radiación se ponga por primera vez.
  • Necesidad de que sus visitas se presenten al personal del hospital antes de ir a su cuarto.
  • Que le visiten estando a la entrada de su cuarto del hospital en vez de entrar.
  • Hacer que las visitas sean cortas (30 minutos o menos cada día). La duración de las visitas depende del tipo de radiación que se usó y de la parte del cuerpo tratada.
  • No tener visitas de mujeres embarazadas ni de niños menores de un año.

Usted puede necesitar también seguir medidas de seguridad cuando salga del hospital, como no pasar mucho tiempo con otras personas. Su doctor o enfermera hablarán con usted sobre algunas medidas de seguridad que deberá seguir cuando regrese a casa.

Qué se espera cuando se retire el catéter

Cuando termine su tratamiento con implantes de LDR o de HDR, se retirará el catéter. A continuación hay algunas cosas que deberá esperar:

  • Usted recibirá medicina para el dolor antes de que se retire el catéter o el aplicador.
  • El lugar en donde estaba el catéter o el aplicador puede estar sensible durante algunos meses.
  • No hay radiación en su cuerpo después de que se retiren el catéter o el aplicador. No hay peligro para la gente que esté cerca de usted, aun niños pequeños y mujeres embarazadas.

Durante una semana o dos, puede ser necesario que limite sus actividades que requieren mucho esfuerzo. Pregunte a su doctor qué clase de actividades no tienen peligro para usted y cuáles deberá evitar.

Necesidades especiales de dieta

La radiación puede causar efectos secundarios que hacen difícil poder comer, como las náuseas, las llagas en la boca y los problemas de garganta llamados esofagitis. Ya que su cuerpo usa mucha energía para sanar durante la radioterapia, es importante que coma suficientes calorías y proteínas para mantener el peso durante el tratamiento.

Si tiene problemas para comer y mantener su peso, hable con su doctor o con su enfermera. También puede ser útil que hable con un dietista. Para más información para solucionar los problemas para comer vea el librito Consejos de alimentación o la sección sobre efectos secundarios.

Su trabajo durante la radioterapia

Algunas personas pueden trabajar a tiempo completo durante la radioterapia. Otras pueden trabajar solo a tiempo parcial o no pueden hacerlo. Cuánto puede usted trabajar depende de cómo se siente. Pregunte a su doctor o a su enfermera lo que puede esperar del tratamiento que tendrá.

Puede ser que se sienta lo suficientemente bien para trabajar cuando usted empieza sus tratamientos de radiación. Al pasar del tiempo, no se sorprenda si tiene más cansancio, si tiene menos energía o se siente débil. Cuando haya terminado el tratamiento, pueden ser necesarias solo unas cuantas semanas para que se sienta mejor, o puede llevarse meses.

Puede llegar a un punto en su radioterapia que sienta demasiado cansancio como para trabajar. Hable con su empresa para determinar si puede tomarse ausencias por enfermedad. Revise si su seguro médico pagará por tratamiento mientras usted se toma ausencia por enfermedad.