Pasar al contenido principal

Tratamiento de los tumores cardíacos infantiles (PDQ®)–Versión para profesionales de salud

Características histológicas

Los tumores cardiacos (de corazón) son infrecuentes, la frecuencia en autopsias oscila entre el 0,001 % al 0,30 %.[1] En un informe, el porcentaje de cirugías cardíacas por tumores cardiacos fue del 0,093 %.[2]

Los tumores primarios de corazón más comunes son benignos, y son los siguientes:[3-5]

  • Rabdomioma.
  • Mixoma.
  • Teratoma.
  • Fibroma.

Otros tumores benignos son los tumores de la cardiomiopatía histiocitoide, los hemangiomas y los neurofibromas (es decir, tumores en los nervios que inervan los músculos).[3,6-9]

Los mixomas son los hallazgos extracutáneos más comunes del complejo de Carney, un síndrome infrecuente que se caracteriza por lentigos, mixomas cardíacos u otros fibromas mixoides, así como anomalías endocrinas.[10-12] En más del 90 % de los casos de complejo de Carney se observa una mutación en el gen PRKAR1A.[10,13]

Los tumores primarios malignos de corazón en los niños son infrecuentes, y son los siguientes:[3,14-16]

  • Teratoma maligno.
  • Linfoma.
  • Distintos sarcomas, como el rabdomiosarcoma, el angiosarcoma, el sarcoma pleomórfico indiferenciado, el leiomiosarcoma, el condrosarcoma, el sarcoma sinovial y el fibrosarcoma infantil.

Los tumores secundarios de corazón incluyen la diseminación metastásica de rabdomiosarcoma, otros sarcomas, melanoma, leucemia, timoma y carcinomas de varios sitios.[1,3]

Bibliografía
  1. Butany J, Nair V, Naseemuddin A, et al.: Cardiac tumours: diagnosis and management. Lancet Oncol 6 (4): 219-28, 2005. [PUBMED Abstract]
  2. Bielefeld KJ, Moller JH: Cardiac tumors in infants and children: study of 120 operated patients. Pediatr Cardiol 34 (1): 125-8, 2013. [PUBMED Abstract]
  3. Burke A, Virmani R: Pediatric heart tumors. Cardiovasc Pathol 17 (4): 193-8, 2008 Jul-Aug. [PUBMED Abstract]
  4. Becker AE: Primary heart tumors in the pediatric age group: a review of salient pathologic features relevant for clinicians. Pediatr Cardiol 21 (4): 317-23, 2000 Jul-Aug. [PUBMED Abstract]
  5. Padalino MA, Vida VL, Boccuzzo G, et al.: Surgery for primary cardiac tumors in children: early and late results in a multicenter European Congenital Heart Surgeons Association study. Circulation 126 (1): 22-30, 2012. [PUBMED Abstract]
  6. Isaacs H: Fetal and neonatal cardiac tumors. Pediatr Cardiol 25 (3): 252-73, 2004 May-Jun. [PUBMED Abstract]
  7. Elderkin RA, Radford DJ: Primary cardiac tumours in a paediatric population. J Paediatr Child Health 38 (2): 173-7, 2002. [PUBMED Abstract]
  8. Uzun O, Wilson DG, Vujanic GM, et al.: Cardiac tumours in children. Orphanet J Rare Dis 2: 11, 2007. [PUBMED Abstract]
  9. Bruce CJ: Cardiac tumours: diagnosis and management. Heart 97 (2): 151-60, 2011. [PUBMED Abstract]
  10. Boikos SA, Stratakis CA: Carney complex: the first 20 years. Curr Opin Oncol 19 (1): 24-9, 2007. [PUBMED Abstract]
  11. Carney JA, Young WF: Primary pigmented nodular adrenocortical disease and its associated conditions. Endocrinologist 2: 6-21, 1992.
  12. Stratakis CA, Kirschner LS, Carney JA: Clinical and molecular features of the Carney complex: diagnostic criteria and recommendations for patient evaluation. J Clin Endocrinol Metab 86 (9): 4041-6, 2001. [PUBMED Abstract]
  13. Boikos SA, Stratakis CA: Carney complex: pathology and molecular genetics. Neuroendocrinology 83 (3-4): 189-99, 2006. [PUBMED Abstract]
  14. Kogon B, Shehata B, Katzenstein H, et al.: Primary congenital infantile fibrosarcoma of the heart: the first confirmed case. Ann Thorac Surg 91 (4): 1276-80, 2011. [PUBMED Abstract]
  15. Wang JG, Li NN: Primary cardiac synovial sarcoma. Ann Thorac Surg 95 (6): 2202-9, 2013. [PUBMED Abstract]
  16. Ostrowski S, Marcinkiewicz A, Kośmider A, et al.: Sarcomas of the heart as a difficult interdisciplinary problem. Arch Med Sci 10 (1): 135-48, 2014. [PUBMED Abstract]

Factores de riesgo

La distribución de los tumores cardiacos durante los períodos fetal y neonatal es diferente a la distribución en pacientes de más edad; dos tercios de los teratomas se presentan durante este período de la vida.[1] Muchos de los tumores cardiacos que se observan durante el período fetal o neonatal se relacionan de manera estrecha con un diagnóstico de esclerosis tuberosa.[1,2] En una revisión retrospectiva de 94 pacientes con tumores cardiacos detectados mediante ecocardiografía prenatal o neonatal, se observó que el 68 % de los pacientes exhibían características de esclerosis tuberosa.[3] En otro estudio, el 79 % (15 de 19) de los pacientes con rabdomiomas descubiertos en la etapa prenatal tenían esclerosis tuberosa, mientras que el 96 % de quienes recibieron el diagnóstico después de nacer tenían esclerosis tuberosa. La mayoría de los rabdomiomas, diagnosticados antes o después del nacimiento, remitirán en forma espontánea.[4]

Bibliografía
  1. Isaacs H: Fetal and neonatal cardiac tumors. Pediatr Cardiol 25 (3): 252-73, 2004 May-Jun. [PUBMED Abstract]
  2. Kocabaş A, Ekici F, Cetin Iİ, et al.: Cardiac rhabdomyomas associated with tuberous sclerosis complex in 11 children: presentation to outcome. Pediatr Hematol Oncol 30 (2): 71-9, 2013. [PUBMED Abstract]
  3. Tworetzky W, McElhinney DB, Margossian R, et al.: Association between cardiac tumors and tuberous sclerosis in the fetus and neonate. Am J Cardiol 92 (4): 487-9, 2003. [PUBMED Abstract]
  4. Bader RS, Chitayat D, Kelly E, et al.: Fetal rhabdomyoma: prenatal diagnosis, clinical outcome, and incidence of associated tuberous sclerosis complex. J Pediatr 143 (5): 620-4, 2003. [PUBMED Abstract]

Cuadro clínico inicial y evaluación diagnóstica

Es posible que los pacientes sean asintomáticos y su manifestación inicial sea la muerte súbita,[1][Nivel de evidencia: 3iiiA] pero cerca de dos tercios de los pacientes presentan síntomas como los siguientes:

  • Anomalías del ritmo cardíaco.
  • Cardiomegalia.
  • Derrame pericárdico.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Síncope.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Dificultad respiratoria.[2]

Las imágenes por resonancia magnética cardiacas de secuencias específicas permiten determinar un diagnóstico exacto en la mayoría de los pacientes con tumores cardiacos.[3,4] Sin embargo, cuando los métodos no invasivos no permiten establecer el diagnóstico o se considera la posibilidad de un tumor maligno, debe usarse el diagnóstico histológico como el estándar.

Bibliografía
  1. Neri M, Di Donato S, Maglietta R, et al.: Sudden death as presenting symptom caused by cardiac primary multicentric left ventricle rhabdomyoma, in an 11-month-old baby. An immunohistochemical study. Diagn Pathol 7: 169, 2012. [PUBMED Abstract]
  2. Padalino MA, Vida VL, Boccuzzo G, et al.: Surgery for primary cardiac tumors in children: early and late results in a multicenter European Congenital Heart Surgeons Association study. Circulation 126 (1): 22-30, 2012. [PUBMED Abstract]
  3. Beroukhim RS, Ghelani S, Ashwath R, et al.: Accuracy of Cardiac Magnetic Resonance Imaging Diagnosis of Pediatric Cardiac Masses: A Multicenter Study. JACC Cardiovasc Imaging : , 2021. [PUBMED Abstract]
  4. Beroukhim RS, Prakash A, Buechel ER, et al.: Characterization of cardiac tumors in children by cardiovascular magnetic resonance imaging: a multicenter experience. J Am Coll Cardiol 58 (10): 1044-54, 2011. [PUBMED Abstract]

Consideraciones especiales para el tratamiento de niños con cáncer

El cáncer en niños y adolescentes es infrecuente, aunque desde 1975 se ha observado un aumento gradual de la incidencia general.[1] Se debe considerar la derivación a centros médicos que cuenten con un equipo multidisciplinario de especialistas en oncología con experiencia en el tratamiento de los cánceres que se presentan en la niñez y la adolescencia. Este equipo multidisciplinario incorpora la pericia de los siguientes profesionales de atención de la salud y otros para asegurar que los niños reciban el tratamiento, los cuidados médicos de apoyo y la rehabilitación que les permitan lograr una supervivencia y calidad de vida óptimas:

  • Médicos de atención primaria.
  • Cirujanos pediatras.
  • Radioncólogos.
  • Oncólogos o hematólogos pediatras.
  • Especialistas en rehabilitación.
  • Enfermeros especializados en pediatría.
  • Trabajadores sociales.
  • Profesionales de la vida infantil.
  • Psicólogos.

(Para obtener información específica sobre los cuidados médicos de apoyo para niños y adolescentes con cáncer, consultar los sumarios del PDQ de Cuidados médicos de apoyo y cuidados paliativos).

La American Academy of Pediatrics estableció pautas para los centros de oncología pediátrica y su función en el tratamiento de los pacientes de cáncer infantil.[2] En estos centros de oncología pediátrica, se dispone de ensayos clínicos para la mayoría de los tipos de cáncer que se presentan en niños y adolescentes, y se ofrece la oportunidad de participar a la mayoría de los pacientes y familiares. Por lo general, los ensayos clínicos para los niños y adolescentes con cáncer se diseñan a fin de comparar un tratamiento que parece mejor con el tratamiento estándar actual. La mayoría de los avances en la identificación de tratamientos curativos para los cánceres infantiles se lograron mediante ensayos clínicos. Para obtener información sobre ensayos clínicos en curso, consultar el portal de Internet del NCI.

Se han logrado mejoras notables en la supervivencia de niños y adolescentes con cáncer. Entre 1975 y 2010, la mortalidad por cáncer infantil disminuyó en más del 50 %.[3] Los niños y adolescentes sobrevivientes de cáncer necesitan un seguimiento minucioso, ya que es posible que los efectos secundarios del tratamiento del cáncer persistan o se presenten meses o años después de este. (Para obtener información específica sobre la incidencia, el tipo y la vigilancia de los efectos tardíos en los niños y adolescentes sobrevivientes de cáncer, consultar el sumario del PDQ Efectos tardíos del tratamiento anticanceroso en la niñez).

El cáncer infantil es una enfermedad rara con cerca de 15 000 casos anuales diagnosticados antes de los 20 años de edad en los Estados Unidos.[4] En la Rare Diseases Act of 2002 de los Estados Unidos, se define una enfermedad rara como la que afecta a poblaciones de menos de 200 000 personas.

La designación de un tumor raro es diferente entre los grupos pediátricos y de adultos. En el caso de los adultos, se considera que un cáncer es raro cuando su incidencia anual es inferior a 6 casos por 100 000 personas. Representan hasta el 24 % de los cánceres diagnosticados en la Unión Europea y alrededor del 20 % de los cánceres diagnosticados en los Estados Unidos.[5,6] Además, tal como se indica a continuación, la designación de un tumor raro en la niñez no es uniforme entre los grupos internacionales:

  • En una iniciativa conjunta de la European Union Joint Action on Rare Cancers y el European Cooperative Study Group for Rare Pediatric Cancers se estimó que el 11 % de todos los cánceres en pacientes menores de 20 años se podrían clasificar como muy raros. Este grupo de consenso definió los cánceres muy raros como los cánceres con incidencia anual inferior a 2 casos por millón de personas. Sin embargo, también se incluyen en este grupo de tumores muy raros otros 3 tipos histológicos (carcinoma de tiroides, melanoma y cáncer de testículo) con incidencias superiores a 2 casos por millón de personas, porque se cuenta con poco conocimiento y experiencia sobre el tratamiento de estos tumores.[7]
  • El Children's Oncology Group define los cánceres raros en la niñez según la lista del subgrupo XI de la International Classification of Childhood Cancer, en la que se incluyen el cáncer de tiroides, los cánceres de piel melanoma y no melanoma, además de múltiples tipos de carcinomas (por ejemplo, el carcinoma de corteza suprarrenal, el carcinoma de nasofaringe y la mayoría de los carcinomas de tipo adulto, como el cáncer de mama, el cáncer colorrectal, etc.).[8] Estos cánceres representan casi el 4 % de aquellos diagnosticados en niños de 0 a 14 años, en comparación con casi el 20 % de los cánceres diagnosticados en adolescentes de 15 a 19 años.[9]

    La mayoría de los cánceres del subgrupo XI son melanomas o cáncer de tiroides, mientras que otros tipos de cáncer solo representan el 1,3 % de los cánceres en niños de 0 a 14 años y el 5,3 % de los cánceres en adolescentes de 15 a 19 años.

Estudiar estos cánceres raros es un reto por el número bajo de pacientes con cualquier diagnóstico individual, el predominio de estos cánceres raros en adolescentes y la carencia de ensayos clínicos con adolescentes que tienen estos cánceres.

Bibliografía
  1. Smith MA, Seibel NL, Altekruse SF, et al.: Outcomes for children and adolescents with cancer: challenges for the twenty-first century. J Clin Oncol 28 (15): 2625-34, 2010. [PUBMED Abstract]
  2. American Academy of Pediatrics: Standards for pediatric cancer centers. Pediatrics 134 (2): 410-4, 2014. Also available online. Last accessed June 7, 2022.
  3. Smith MA, Altekruse SF, Adamson PC, et al.: Declining childhood and adolescent cancer mortality. Cancer 120 (16): 2497-506, 2014. [PUBMED Abstract]
  4. Ward E, DeSantis C, Robbins A, et al.: Childhood and adolescent cancer statistics, 2014. CA Cancer J Clin 64 (2): 83-103, 2014 Mar-Apr. [PUBMED Abstract]
  5. Gatta G, Capocaccia R, Botta L, et al.: Burden and centralised treatment in Europe of rare tumours: results of RARECAREnet-a population-based study. Lancet Oncol 18 (8): 1022-1039, 2017. [PUBMED Abstract]
  6. DeSantis CE, Kramer JL, Jemal A: The burden of rare cancers in the United States. CA Cancer J Clin 67 (4): 261-272, 2017. [PUBMED Abstract]
  7. Ferrari A, Brecht IB, Gatta G, et al.: Defining and listing very rare cancers of paediatric age: consensus of the Joint Action on Rare Cancers in cooperation with the European Cooperative Study Group for Pediatric Rare Tumors. Eur J Cancer 110: 120-126, 2019. [PUBMED Abstract]
  8. Pappo AS, Krailo M, Chen Z, et al.: Infrequent tumor initiative of the Children's Oncology Group: initial lessons learned and their impact on future plans. J Clin Oncol 28 (33): 5011-6, 2010. [PUBMED Abstract]
  9. Howlader N, Noone AM, Krapcho M, et al., eds.: SEER Cancer Statistics Review, 1975-2012. National Cancer Institute, 2015. Also available online. Last accessed May 25, 2022.

Tratamiento de los tumores cardiacos infantiles

Para un tratamiento exitoso, es posible que se necesite cirugía, citorreducción para los síntomas progresivos, trasplante cardíaco y quimioterapia adecuada según el tipo de cáncer.[1-3]; [4][Nivel de evidencia: 3iiA] En una serie, el 95 % de los pacientes no presentaron recidiva del tumor cardiaco a los 10 años.[5]

Las opciones de tratamiento de los tumores cardiacos infantiles, según el tipo de tumor y resecabilidad, son las siguientes:

  1. Rabdomioma. Aunque a veces las lesiones de rabdomioma remiten de manera espontánea, algunos médicos recomiendan la resección profiláctica para prevenir complicaciones relacionadas con la masa tumoral.[5-7]; [8][Nivel de evidencia: 3iiDiii] Se notificó que el tratamiento con los inhibidores del blanco de la rapamicina en los mamíferos (mTOR) everólimus o sirólimus se relacionó con una disminución del tamaño de los rabdomiomas en pacientes con esclerosis tuberosa.[7,9-12]
  2. Sarcoma. Los sarcomas cardíacos tienen un desenlace precario y se pueden tratar con terapia multimodal. El uso de quimioterapia o radioterapia preoperatorias quizá sea útil para reducir el volumen tumoral antes de la cirugía.
  3. Otros tipos de tumor. La escisión quirúrgica completa de otras lesiones ofrece la mejor probabilidad de cura. Se observan complicaciones posoperatorias en casi un tercio de los pacientes y tasas de mortalidad posoperatoria en menos del 10 % de los pacientes.[5,6,13]
  4. Tumor irresecable. La radioterapia es la opción de tratamiento para los pacientes con enfermedad irresecable. La radioterapia se usa con el fin de prevenir la progresión porque es poco probable que produzca una resolución completa de la enfermedad.[14-17]
Bibliografía
  1. Michler RE, Goldstein DJ: Treatment of cardiac tumors by orthotopic cardiac transplantation. Semin Oncol 24 (5): 534-9, 1997. [PUBMED Abstract]
  2. Stiller B, Hetzer R, Meyer R, et al.: Primary cardiac tumours: when is surgery necessary? Eur J Cardiothorac Surg 20 (5): 1002-6, 2001. [PUBMED Abstract]
  3. Günther T, Schreiber C, Noebauer C, et al.: Treatment strategies for pediatric patients with primary cardiac and pericardial tumors: a 30-year review. Pediatr Cardiol 29 (6): 1071-6, 2008. [PUBMED Abstract]
  4. Wu KH, Mo XM, Liu YL: Clinical analysis and surgical results of cardiac myxoma in pediatric patients. J Surg Oncol 99 (1): 48-50, 2009. [PUBMED Abstract]
  5. Padalino MA, Vida VL, Boccuzzo G, et al.: Surgery for primary cardiac tumors in children: early and late results in a multicenter European Congenital Heart Surgeons Association study. Circulation 126 (1): 22-30, 2012. [PUBMED Abstract]
  6. Bielefeld KJ, Moller JH: Cardiac tumors in infants and children: study of 120 operated patients. Pediatr Cardiol 34 (1): 125-8, 2013. [PUBMED Abstract]
  7. Kocabaş A, Ekici F, Cetin Iİ, et al.: Cardiac rhabdomyomas associated with tuberous sclerosis complex in 11 children: presentation to outcome. Pediatr Hematol Oncol 30 (2): 71-9, 2013. [PUBMED Abstract]
  8. Kutluk T, Demir HA, Büyükpamukçu M, et al.: Cardiac rhabdomyomas in childhood: six cases from a single institution. Turk J Pediatr 55 (1): 69-73, 2013 Jan-Feb. [PUBMED Abstract]
  9. Choudhry S, Nguyen HH, Anwar S: Rapid resolution of cardiac rhabdomyomas following everolimus therapy. BMJ Case Rep 2015: , 2015. [PUBMED Abstract]
  10. Barnes BT, Procaccini D, Crino J, et al.: Maternal Sirolimus Therapy for Fetal Cardiac Rhabdomyomas. N Engl J Med 378 (19): 1844-1845, 2018. [PUBMED Abstract]
  11. Nir-David Y, Brosilow S, Khoury A: Rapid response of a cardiac rhabdomyoma causing severe right ventricular outflow obstruction to Sirolimus in an infant with negative genetics for Tuberous sclerosis. Cardiol Young 31 (2): 312-314, 2021. [PUBMED Abstract]
  12. Chen XQ, Wang YY, Zhang MN, et al.: Sirolimus Can Increase the Disappearance Rate of Cardiac Rhabdomyomas Associated with Tuberous Sclerosis: A Prospective Cohort and Self-Controlled Case Series Study. J Pediatr 233: 150-155.e4, 2021. [PUBMED Abstract]
  13. Beroukhim RS, Geva T, Del Nido P, et al.: Risk Factors for Left Ventricular Dysfunction Following Surgical Management of Cardiac Fibroma. Circ Cardiovasc Imaging 14 (2): e011748, 2021. [PUBMED Abstract]
  14. Movsas B, Teruya-Feldstein J, Smith J, et al.: Primary cardiac sarcoma: a novel treatment approach. Chest 114 (2): 648-52, 1998. [PUBMED Abstract]
  15. Simpson L, Kumar SK, Okuno SH, et al.: Malignant primary cardiac tumors: review of a single institution experience. Cancer 112 (11): 2440-6, 2008. [PUBMED Abstract]
  16. Mery GM, Reardon MJ, Haas J, et al.: A combined modality approach to recurrent cardiac sarcoma resulting in a prolonged remission: a case report. Chest 123 (5): 1766-8, 2003. [PUBMED Abstract]
  17. Zerkowski HR, Hofmann HS, Gybels I, et al.: Primary sarcoma of pulmonary artery and valve: multimodality treatment by chemotherapy and homograft replacement. J Thorac Cardiovasc Surg 112 (4): 1122-4, 1996. [PUBMED Abstract]

Opciones de tratamiento en evaluación clínica para los tumores cardiacos infantiles

La información en inglés sobre los ensayos clínicos patrocinados por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) se encuentra en el portal de Internet del NCI. Para obtener información en inglés sobre ensayos clínicos patrocinados por otras organizaciones, consultar el portal de Internet ClinicalTrials.gov.

A continuación, se presenta un ejemplo de ensayo clínico nacional o institucional en curso:

  • APEC1621 (NCT03155620) (Pediatric MATCH: Targeted Therapy Directed by Genetic Testing in Treating Pediatric Patients with Relapsed or Refractory Advanced Solid Tumors, Non-Hodgkin Lymphomas, or Histiocytic Disorders): en el NCI-COG Pediatric Molecular Analysis for Therapeutic Choice (MATCH), que se conoce como Pediatric MATCH, se emparejarán fármacos de terapia dirigida con cambios moleculares específicos identificados en el tumor (resistente al tratamiento o recidivante) de un paciente. Los niños y adolescentes de 1 a 21 años son aptos para participar en este ensayo.

    Se ofrecerá tratamiento del Pediatric MATCH a los pacientes con tumores de variantes moleculares comprendidas en los grupos de tratamiento del ensayo. Para obtener más información, consultar el portal de Internet del NCI y el portal de Internet ClinicalTrials.gov (en inglés).

Modificaciones a este sumario (07/01/2021)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan a medida que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Este sumario se revisó por completo.

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo editorial del PDQ sobre el tratamiento pediátrico, que es editorialmente independiente del NCI. El sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ, consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de información de cáncer - PDQ®.

Información sobre este sumario del PDQ

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud proporciona información integral revisada por expertos y fundamentada en evidencia científica sobre el tratamiento de los tumores cardíacos infantiles. El propósito es servir como fuente de información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No ofrece pautas ni recomendaciones formales para tomar decisiones relacionadas con la atención sanitaria.

Revisores y actualizaciones

El Consejo editorial del PDQ sobre el tratamiento pediátrico, cuya función editorial es independiente del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), revisa con regularidad este sumario y, en caso necesario, lo actualiza. Este sumario refleja una revisión bibliográfica independiente y no constituye una declaración de la política del Instituto Nacional del Cáncer ni de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

Cada mes, los miembros de este Consejo examinan artículos publicados recientemente para determinar si se deben:

  • tratar en una reunión,
  • citar textualmente, o
  • sustituir o actualizar, si ya se citaron con anterioridad.

Los cambios en los sumarios se deciden mediante consenso, una vez que los integrantes del Consejo evalúan la solidez de la evidencia científica de los artículos publicados y determinan la forma en que se incorporarán al sumario.

Los revisores principales del sumario sobre Tratamiento de los tumores cardíacos infantiles son:

  • Denise Adams, MD (Children's Hospital Boston)
  • Karen J. Marcus, MD, FACR (Dana-Farber Cancer Institute/Boston Children's Hospital)
  • Paul A. Meyers, MD (Memorial Sloan-Kettering Cancer Center)
  • Thomas A. Olson, MD (Aflac Cancer and Blood Disorders Center of Children's Healthcare of Atlanta - Egleston Campus)
  • Alberto S. Pappo, MD (St. Jude Children's Research Hospital)
  • Arthur Kim Ritchey, MD (Children's Hospital of Pittsburgh of UPMC)
  • Carlos Rodriguez-Galindo, MD (St. Jude Children's Research Hospital)
  • Stephen J. Shochat, MD (St. Jude Children's Research Hospital)

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar mediante el formulario de comunicación en Cancer.gov/espanol del NCI. No se comunique con los miembros del Consejo para enviar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros del Consejo no responderán a preguntas del público.

Niveles de evidencia científica

En algunas referencias bibliográficas de este sumario se indica el nivel de evidencia científica. El propósito de estas designaciones es ayudar al lector a evaluar la solidez de la evidencia científica que respalda el uso de ciertas intervenciones o abordajes. El Consejo editorial del PDQ sobre el tratamiento pediátrico emplea un sistema de jerarquización formal para establecer las designaciones del nivel de evidencia científica.

Permisos para el uso de este sumario

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, de manera concisa, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® sobre el tratamiento pediátrico. PDQ Tratamiento de los tumores cardíacos infantiles. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/cardiaco/pro-tratamiento-cardiaco-infantil-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 2000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

Según la solidez de la evidencia científica, las opciones de tratamiento se clasifican como “estándar” o “en evaluación clínica”. Estas clasificaciones no deben fundamentar ninguna decisión sobre reintegros de seguros. Para obtener más información sobre cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

Para obtener más información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en ¿En qué podemos ayudarle?. También se puede enviar un mensaje de correo electrónico mediante este formulario.

  • Actualización:

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Tratamiento de los tumores cardíacos infantiles (PDQ®)–Versión para profesionales de salud publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”