¿Prequntas sobre el cáncer?

Trastornos del sueño (PDQ®)

Versión para pacientes

Información general sobre los trastornos del sueño

Dormir lo suficiente es necesario para la salud tanto física como mental.

Dormir es una parte importante de la salud física y mental. Mientras la persona duerme, el cerebro y el cuerpo realizan una cantidad de tareas importantes para mantener la buena salud y funcionar de la mejor manera.

Dormir lo necesario:

El sueño tiene dos fases principales que se repiten durante el período en que la persona duerme.

El sueño tiene dos fases principales y ambas son necesarias para obtener una "buena noche de sueño". Estas fases son el movimiento ocular rápido (MOR) y el movimiento ocular no rápido (MONR):

  • El sueño MOR, que también se conoce como "fase del soñar", es la fase del sueño durante la que el cerebro está activo.
  • MONR es la fase tranquila o descansada del sueño. Esta tiene cuatro estadios, desde un sueño ligero hasta un sueño profundo.

Las fases del sueño se repiten durante la noche en un ciclo que va de una fase MONR seguida de una fase MOR. Cada ciclo de sueño dura alrededor de 90 minutos y se repite de 4 a 6 veces durante un período de sueño de 7 a 8 horas.

Los trastornos del sueño pueden afectar los patrones normales del sueño.

Los patrones normales de sueño son distintos de una persona a otra. La cantidad de sueño que una persona necesita para sentirse descansada puede ser mayor o menor que lo que los otros necesitan. Si el sueño se interrumpe o no dura lo suficiente, no se completan las fases del sueño y el cerebro no puede terminar todas las tareas que ayudan a restaurar el cuerpo y la mente. Hay cinco tipos principales de trastornos del sueño que afectan el sueño normal.

  • Insomnio: no poder quedarse dormido o mantenerse dormido.
  • Apnea del sueño: trastorno por el que se interrumpe la respiración durante 10 segundos o más mientras se duerme.
  • Hipersomnia: incapacidad de permanecer despierto durante el día.
  • Trastornos del ritmo circadiano: problemas con el ciclo de sueño-vigilia que hace que la persona sea incapaz de dormir y despertar en los momentos apropiados.
  • Parasomnia: actuar de manera extraña mientras uno se queda dormido, mientras se duerme o despertar, como caminar, hablar o comer.

Los trastornos del sueño impiden que la persona tenga una buena noche de sueño. Esto puede hacer que sea difícil permanecer alerta y participar en actividades durante el día. Los trastornos del sueño pueden causar problemas a los pacientes de cáncer, al impedir recordar las instrucciones de tratamiento y causar problemas para tomar decisiones. El estar bien descansado mejora el nivel de energía y puede ayudar a enfrentar mejor los efectos secundarios del cáncer y el tratamiento.

Los problemas de sueño que duran mucho tiempo pueden aumentar el riesgo de ansiedad o depresión.

Este sumario trata sobre los trastornos del sueño de los adultos con cáncer, con una sección sobre el síndrome de somnolencia en los niños.

  • Actualización: 29 de abril de 2014