In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Cánceres poco comunes en la niñez (PDQ®)

  • Actualizado: 24 de julio de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Cánceres poco comunes del aparato reproductor y el sistema urinario

Cáncer de vejiga
Cáncer de testículo
Cáncer de ovario
Cáncer de cuello uterino y de vagina



Cáncer de vejiga

El cáncer de vejiga es una enfermedad en la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la vejiga. La vejiga es un órgano hueco en la parte inferior del abdomen, tiene forma de globo pequeño, y tiene una pared muscular que le permite agrandarse o achicarse. La vejiga almacena la orina hacia que se elimina del cuerpo. La orina es el líquido de desecho elaborado por los riñones cuando limpian la sangre. La orina pasa desde los dos riñones hacia la vejiga a través de dos tubos que se llaman uréteres. Cuando la vejiga se vacía durante la micción, la orina va desde la vejiga al exterior del cuerpo a través de otro tubo que se llama uretra.

Ampliar
Anatomía del sistema urinario femenino; la imagen muestra una vista de frente del riñón izquierdo y derecho, los uréteres, la uretra y la vejiga llena de orina. En el interior del riñón izquierdo se ve la pelvis renal. En un recuadro se ven los túbulos renales y orina. También se ve el espinazo, las glándulas suprarrenales y el útero.
Anatomía del sistema urinario femenino donde se observan los riñones, las glándulas suprarrenales, los uréteres, la vejiga y la uretra. La orina se elabora en los túbulos renales y se almacena en la pelvis renal de cada riñón. La orina fluye desde los riñones hacia la vejiga a través de los uréteres. La orina se almacena en la vejiga hasta que se elimina del cuerpo a través de la uretra.

El tipo más común de cáncer de vejiga es el cáncer de células de transición. El cáncer de células escamosas y otros tipos de cáncer de vejiga más intensivos son menos comunes.

Factores de riesgo, signos y síntomas, y pruebas de diagnóstico y estadificación

En adolescentes tratados con ciertos medicamentos contra el cáncer por una leucemia, el riesgo de cáncer de vejiga aumenta.

El cáncer de vejiga puede causar cualquiera de los siguientes signos y síntomas. Consulte con el médico de su niño si tiene algo de lo siguiente:

  • Sangre en la orina (de color ligeramente oxidado a rojo brillante).
  • Micción frecuente o sensación de necesitar orinar sin poder hacerlo.
  • Dolor durante la micción.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.

Otras afecciones que no son cáncer de vejiga pueden causar los mismos signos y síntomas.

Las pruebas que se usan para diagnosticar y estadificar el cáncer de vejiga pueden ser las siguientes:

Para obtener una descripción de estas pruebas y procedimientos, consulte la sección de este sumario sobre Información general sobre los cánceres poco comunes en la niñez.

Otras pruebas para diagnosticar el cáncer de vejiga son las siguientes:

  • Análisis de orina : prueba para analizar el color de la orina y sus contenidos, tales como azúcar, proteínas, glóbulos rojos y glóbulos blancos.

  • Citología de la orina : examen de la orina al microscopio para determinar si hay células anormales.

  • Cistoscopia : procedimiento que se realiza para observar el interior de la vejiga y la uretra y determinar si hay áreas anormales. Se introduce un cistoscopio a través de la uretra hacia la vejiga. Un cistoscopio es un instrumento delgado con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido, que se analizan al microscopio para determinar si hay signos de cáncer.

Pronóstico

Por lo habitual, el cáncer de vejiga en niños es de grado bajo (no es probable que se disemine) y el pronóstico es generalmente bueno después de una cirugía para extirpar el tumor.

Tratamiento

Por lo habitual, el tratamiento del cáncer de vejiga en niños es una resección transuretral (RTU), que es un procedimiento quirúrgico para extraer tejido de la vejiga mediante un resectoscopio introducido en esta a través de la uretra. Un resectoscopio es un instrumento delgado parecido a un tubo con una luz, una lente para observar, y una herramienta para extraer tejido y quemar cualquier célula tumoral que pudiera quedar. Las muestras de tejido se analizan al microscopio para determinar si hay signos de cáncer.

Para mayor información, consulte el sumario del PDQ sobre Tratamiento del cáncer de vejiga en adultos.

Cáncer de testículo

El cáncer de testículo es una enfermedad en la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de uno o ambos testículos. Los testículos son dos glándulas en forma de huevo ubicadas en el interior del escroto (un saco de piel floja que descansa directamente detrás del pene). Los testículos se mantienen dentro del escroto mediante el cordón espermático, que también contiene el vaso deferente y los vasos y nervios de los testículos.

Ampliar
Anatomía del sistema reproductor y el sistema urinario masculino; el dibujo muestra vistas frontales y laterales de los uréteres, los ganglios linfáticos, la vejiga, el recto, la glándula prostática, la uretra, el conducto deferente,  el pene y los testículos, la vesícula seminal, y el conducto eyaculatorio.
Anatomía del sistema reproductor y el sistema urinario masculino, muestra la próstata, los testículos, la vejiga y otros órganos.

Hay dos tipos de tumores de testículo:

Signos, y pruebas de diagnóstico y estadificación

Una masa indolora en los testículos puede ser un signo de un tumor de testículo. Otras afecciones también pueden causar una masa en los testículos.

Las pruebas que se usan para diagnosticar y estadificar el cáncer de testículo de células no germinativas son las siguientes:

Para obtener una descripción de estas pruebas y procedimientos, consulte la sección de este sumario sobre Información general sobre los cánceres poco comunes en la niñez.

Tratamiento

El tratamiento del cáncer de testículo de células no germinativas en niños puede ser cirugía.

Para mayor información sobre tumores de testículo de células germinativas, consulte el sumario del PDQ sobre Tratamiento de los tumores extracraneales de células germinativas en la niñez.

Cáncer de ovario

El cáncer de ovario es una enfermedad en la que se forman células malignas (cancerosas) en el ovario. Los ovarios son un par de órganos del aparato reproductor femenino y están ubicados en la pelvis, uno a cada lado del útero (el órgano hueco con forma de pera donde se forma el feto). Cada ovario tiene el tamaño y la forma de una almendra. Los ovarios producen óvulos y hormonas femeninas (sustancias químicas que controlan la manera en que funcionan ciertas células u órganos).

Ampliar
Anatomía del aparato reproductor femenino; la imagen muestra el útero, el miometrio (capa muscular externa del útero), el endometrio (revestimiento interno del útero), los ovarios, las trompas de Falopio, el cuello uterino y la vagina.
Anatomía del aparato reproductor femenino. Los órganos del aparato reproductor femenino incluyen el útero, los ovarios, las trompas de Falopio, el cuello uterino y la vagina. El útero tiene una capa muscular externa que se llama miometrio y un revestimiento interno que se llama endometrio.

La mayoría de los tumores de ovario en niñas son benignos (no cancerosos) y se presentan con más frecuencia en las mujeres de 15 a 19 años de edad.

Hay varios tipos comunes de tumores de ovario malignos:

Factores de riesgo, signos y síntomas, y pruebas de diagnóstico y estadificación

El riesgo de cáncer de ovario aumenta si se padece de una de las siguientes afecciones:

El cáncer de ovario puede causar cualquiera de los siguientes signos y síntomas. Consulte con el médico de su niño si tiene algo de lo siguiente:

  • Períodos menstruales dolorosos.
  • Una masa en el abdomen.
  • Dolor o hinchazón en el abdomen.
  • Tener rasgos sexuales masculinos, como vello en el cuerpo o voz profunda.
  • Signos tempranos de pubertad.

Otras afecciones que no son cáncer de ovario pueden causar estos mismos signos y síntomas.

Las pruebas que se usan para diagnosticar y estadificar el cáncer de ovario pueden ser las siguientes:

Para obtener una descripción de estas pruebas y procedimientos, consulte la sección de este sumario sobre Información general sobre los cánceres poco comunes en la niñez.

Pronóstico

Por lo habitual, el cáncer epitelial ovárico se encuentra en un estadio temprano en los niños y es más fácil de tratar que en los pacientes adultos.

Tratamiento

El tratamiento del cáncer epitelial ovárico puede incluir los siguientes procedimientos:

El tratamiento de los tumores del estroma ovárico puede incluir los siguientes procedimientos:

Para más información, consulte los siguientes sumarios del PDQ:

Cáncer de cuello uterino y de vagina

El cáncer de cuello uterino es una enfermedad en la que se forman células malignas (cancerosas) en el cuello uterino. El cuello uterino es el extremo inferior y angosto del útero (el órgano hueco en forma de pera donde se forma el feto). El cuello uterino va del útero a la vagina (canal de parto). El cáncer de vagina se forma en la vagina, que es el canal que va del cuello del útero al exterior del cuerpo. Durante el parto, el bebé sale del cuerpo a través de la vagina (también se llama canal del parto).

Ampliar
Anatomía del aparato reproductor femenino; la imagen muestra el útero, el miometrio (capa muscular externa del útero), el endometrio (revestimiento interno del útero), los ovarios, las trompas de Falopio, el cuello uterino y la vagina.
Anatomía del aparato reproductor femenino. Los órganos del aparato reproductor femenino incluyen el útero, los ovarios, las trompas de Falopio, el cuello uterino y la vagina. El útero tiene una capa muscular externa que se llama miometrio y un revestimiento interno que se llama endometrio.

El signo más común del cáncer de cuello uterino y el cáncer de vagina es el sangrado de esta. Otras afecciones también pueden causar sangrado vaginal.

Tratamiento

El tratamiento del cáncer del cuello uterino y el cáncer de vagina en niñas puede incluir cirugía para extirpar la mayor cantidad de cáncer posible, seguida de radioterapia. También se puede usar quimioterapia, pero todavía no se sabe si es un tratamiento eficaz.