English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Cáncer de esófago: Tratamiento (PDQ®)

Información general sobre el cáncer de esófago

El cáncer de esófago es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos del esófago.

El esófago es el tubo hueco, muscular que transporta los alimentos y los líquidos desde la garganta al estómago. La pared del esófago comprende varias capas de tejido, incluso la membrana mucosa, músculo y tejido conjuntivo. El cáncer de esófago comienza en el revestimiento interior del esófago y se disemina hacia afuera a través de las otras capas a medida que crece.

Anatomía del aparato gastrointestinal (digestivo); muestra el esófago, hígado, estómago, intestino grueso e intestino delgado.
El estómago y el esófago forman la parte superior del aparato digestivo.


Las dos formas más comunes de cáncer de esófago se denominan de acuerdo con el tipo de células que se vuelven malignas (cancerosas):

  • Carcinoma de células escamosas: cáncer que se forma en las células escamosas, las células delgadas, planas que revisten el esófago. Este tipo de cáncer se encuentra con mayor frecuencia en la parte superior y media del esófago, pero se puede presentar en cualquier lugar del esófago. También se llama carcinoma epidermoide.
  • Adenocarcinoma: cáncer que comienza en las células glandulares (secretorias). Células glandulares en el revestimiento del esófago que producen y liberan líquidos como el moco. Los adenocarcinomas habitualmente se forman en la parte inferior del esófago, cerca del estómago.

Fumar, consumir mucho alcohol y tener esófago de Barrett pueden aumentar el riesgo de cáncer de esófago.

Cualquier cosa que aumente el riesgo de enfermarse se llama un factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a enfermar de cáncer; no tener factores de riesgo no significa que no se vaya a enfermar de cáncer. Consulte con su médico si piensa que puede estar en riesgo. Los factores de riesgo son los siguientes:

  • Consumo de tabaco.
  • Consumo alto de alcohol.
  • Esófago de Barrett: afección por la que las células que revisten la parte inferior del esófago cambiaron o fueron remplazadas por células anormales que pueden conducir a un cáncer de esófago. El reflujo gástrico (el retorno del contenido del estómago a la sección inferior del esófago) puede irritar el esófago y, con el transcurso del tiempo, causar esófago de Barrett.
  • Edad avanzada.
  • Sexo masculino.
  • Ser afroestadounidense.

Los signos y síntomas del cáncer de esófago son pérdida de peso y dificultad o dolor para tragar.

El cáncer de esófago u otras afecciones pueden producir estos y otros signos y síntomas. Consulte con su médico si tiene algo de lo siguiente:

  • Dolor o dificultad para tragar.
  • Pérdida de peso.
  • Dolor detrás del esternón.
  • Ronquera y tos.
  • Indigestión y acidez estomacal.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de esófago, se utilizan pruebas que examinan el esófago.

Pueden utilizarse las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para revisar el estado general de salud, e identificar cualquier signo de enfermedad, como nódulos o cualquier otra cosa que parezca inusual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, así como los antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso.
  • Radiografía del tórax : radiografía de los órganos y huesos del interior del pecho. Un rayo X es un tipo de haz de energía que puede atravesar el cuerpo y plasmarse en una película que muestra una imagen de áreas del interior del cuerpo.
  • Ingesta de bario : serie de radiografías del esófago y el estómago. El paciente bebe un líquido que contiene bario (compuesto metálico de color plateado blancuzco). Este líquido reviste el esófago y el estómago, y se toman radiografías. Este procedimiento también se llama serie gastrointestinal (GI) superior.
    Ingesta de bario; muestra el bario líquido en su paso por del esófago hasta el estómago.
    Ingesta de bario. El paciente ingiere bario líquido y este pasa por el esófago hacia el estómago. Se toma una radiografía para identificar áreas anormales.
  • Esofagoscopia : procedimiento para examinar el interior del esófago para verificar si hay áreas anormales. Se inserta un esofagoscopio a través de la boca o la nariz y se lo hace bajar por la garganta hasta el esófago. Un esofagoscopio es un instrumento con forma de tubo delgado, con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido, que se observan al microscopio para verificar si hay signos de cáncer. Cuando se examinan el esófago y el estómago, se llama endoscopia superior.
    Esofagoscopía; muestra un endoscopio insertado a través de la boca hacia el esófago. El recuadro muestra a la paciente en una camilla haciéndose la esofagoscopia.
    Esofagoscopía. Consiste en un tubo delgado con iluminación que se inserta por la boca hacia el esófago para identificar áreas anormales.
  • Biopsia : extracción de células o tejidos para que un patólogo las pueda observar al microscopio y verificar si hay signos de cáncer. La biopsia generalmente se lleva a cabo durante una esofagoscopia. En algunas ocasiones, la biopsia muestra cambios en el esófago que no son cáncer pero que pueden llevar a cáncer.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • Estadio del cáncer (si afecta parte del esófago o todo el esófago, o si se diseminó a otras partes del cuerpo).
  • Tamaño del tumor.
  • Estado general de salud del paciente.

Cuando se detecta el cáncer de esófago muy temprano, es más alta la probabilidad de recuperación. El cáncer de esófago se encuentra a menudo en una etapa avanzada cuando se lo diagnostica. En los estadios más avanzados, este tipo de cáncer se puede tratar, pero en raras ocasiones se puede curar. Se debe considerar participar en uno de los ensayos clínicos que se llevan a cabo para mejorar el tratamiento. Para mayor información sobre ensayos clínicos en curso, consulte el portal de Internet del NCI.

  • Actualización: 12 de diciembre de 2014