English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Ver el documento completo
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Leucemia mielógena crónica: Tratamiento (PDQ®)

Estadios de la leucemia mielógena crónica

Después del diagnóstico de la leucemia mielógena crónica, se realizan pruebas para determinar si el cáncer se diseminó.

La estadificación es el proceso que se utiliza para determinar cuán lejos el cáncer se diseminó. No hay un sistema de estadificación estándar para la leucemia mielógena crónica (LMC). En cambio, la enfermedad se clasifica según la fase en que se encuentra: fase crónica, fase acelerada o fase blástica. Es importante conocer la fase a fin de planificar el tratamiento. La información que se obtiene mediante pruebas y procedimientos para detectar (encontrar) y diagnosticar la leucemia mielógena crónica también se usa para planificar el tratamiento.

La leucemia mielógena crónica tiene tres fases.

Con el aumento en la cantidad de blastocitos en la sangre y la médula ósea, disminuye el espacio para glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas sanas. Esto puede producir infecciones, anemia y hemorragias fáciles, así como dolor en los huesos y dolor o sensación de llenura debajo de las costillas en el costado izquierdo. El número de blastocitos en la sangre y la médula ósea, y la gravedad de los signos y síntomas determinan la fase de la enfermedad.

Fase crónica

En la LMC en fase crónica, menos del 10% de las células en la sangre y la médula ósea son blastocitos.

Fase acelerada

En la LMC en fase acelerada, 10 a 19% de las células en la sangre y la médula ósea son blastocitos.

Fase blástica

En la LMC en fase blástica, 20% o más de las células en la sangre y la médula ósea son blastocitos. Cuando se presenta cansancio, fiebre y bazo agrandado durante la fase blástica, el trastorno se llama crisis blástica.

  • Actualización: 20 de noviembre de 2014