In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Cáncer de vagina: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 12 de septiembre de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Información general sobre el cáncer de vagina



El cáncer de vagina es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la vagina.

La vagina es el conducto que conecta el cuello uterino (la abertura del útero) con el exterior del cuerpo. Durante el nacimiento, el bebé sale del cuerpo a través de la vagina (que también se llama canal del parto).

Ampliar
Anatomía del aparato reproductor femenino; la imagen muestra el útero, el miometrio (capa muscular externa del útero), el endometrio (revestimiento interno del útero), los ovarios, las trompas de Falopio, el cuello uterino y la vagina.
Anatomía del aparato reproductor femenino. Los órganos del aparato reproductor femenino incluyen el útero, los ovarios, las trompas de Falopio, el cuello uterino y la vagina. El útero tiene una capa muscular externa que se llama miometrio y un revestimiento interno que se llama endometrio.


El cáncer de vagina no es frecuente. Hay dos tipos principales de cáncer de vagina:

  • Carcinoma de células escamosas: cáncer que se forma en las células escamosas, las células planas y delgadas que revisten la vagina. El cáncer de células escamosas de la vagina se disemina lentamente y suele quedarse cerca de la vagina, pero se puede diseminar hasta los pulmones, el hígado o los huesos. Es el tipo de cáncer de vagina más común.
  • Adenocarcinoma: cáncer que comienza en las células glandulares (secretoras). Las células glandulares en el revestimiento de la vagina producen y liberan líquidos tales como el moco. El adenocarcinoma tiene mayor probabilidad de diseminarse hasta los pulmones y los ganglios linfáticos que el cáncer de células escamosas. Un tipo poco común de adenocarcinoma se relaciona con la exposición al dietilstilbestrol (DES) antes de nacer. Los adenocarcinomas que no se relacionan con la exposición al DES son más comunes en las mujeres después de la menopausia.

La edad y la exposición al medicamento DES (dietilstilbestrol) antes del nacimiento pueden influir en el riesgo de la mujer de cáncer de vagina.

Cualquier cosa que aumenta el riesgo de contraer una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que usted va tener cáncer; no tener factores de riesgo no significa que usted no va a tener cáncer. Consulte con su médico si piensa que puede tener riesgo. Entre los factores de riesgo del cáncer de vagina se incluyen los siguientes:

  • Tener 60 años o más.
  • Haber estado expuesto al DES cuando estaba en el útero materno. En la década de 1950, se administró el medicamento DES a algunas mujeres embarazadas para evitar aborto espontáneo (nacimiento prematuro de un feto que no puede sobrevivir). Las mujeres expuestas al DES antes del nacimiento tienen mayor riesgo de cáncer de vagina. Algunas de estas mujeres presentan un tipo poco frecuente de este cáncer que se llama adenocarcinoma de células claras.
  • Padecer de la infección por el papilomavirus humano (PVH).
  • Tener antecedentes de células anormales en el cuello uterino o de cáncer de cuello uterino.
  • Tener antecedentes de células anormales en el útero o cáncer de útero.
  • Haber tenido una histerectomía por problemas de salud que afectan el útero.

Entre los signos y síntomas del cáncer de vagina se incluyen el dolor o el sangrado anormal de la vagina.

Con frecuencia, el cáncer de vagina no causa signos o síntomas tempranos. Se puede encontrar durante un examen pélvico y una prueba de Pap de rutina. Los signos y síntomas pueden obedecer al cáncer de vagina u otras afecciones. Consultar con su médico si tiene alguno de los siguientes:

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de vagina, se utilizan pruebas que examinan la vagina y otros órganos de la pelvis.

Se puede usar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para verificar si existen signos generales de salud, incluso el control de signos de enfermedad, como tumores o neoplasias. Se toma el historial médico del paciente, así como de sus hábitos de salud y enfermedades anteriores.

  • Examen pélvico : examen de la vagina, el cuello uterino, el útero, las trompas de Falopio, los ovarios y recto. El médico o enfermero introducen uno o dos dedos cubiertos con guantes lubricados en la vagina y coloca la otra mano sobre la parte baja del abdomen para palpar el tamaño, la forma y la posición del útero y los ovarios. También introducen un espéculo en la vagina, y observan la vagina y el cuello uterino para detectar cualquier signo de enfermedad. Generalmente se lleva a cabo una prueba o frotis de Papanicolaou. El médico o enfermero también introducen un dedo cubierto con un guante lubricado en el recto para detectar la presencia de bultos o áreas anormales.
    Ampliar
    Examen pélvico; la imagen muestra una vista lateral de la anatomía del aparato reproductor femenino durante un examen pélvico. Se observan el útero, la trompa de Falopio izquierda, el ovario izquierdo, el cuello uterino, la vagina, la vejiga y el recto. El médico o enfermero introduce dos dedos enguantados en la vagina, mientras se ve la otra mano presionando en la parte inferior del abdomen. El recuadro muestra a una mujer cubierta por una sábana sobre una camilla con las piernas separadas y los pies colocados en estribos.
    Examen pélvico. El médico o enfermero introduce uno o dos dedos lubricados, enguantados en la vagina, mientras presiona la parte inferior del abdomen con la otra mano. Esto se realiza para palpar el tamaño, la forma y la posición del útero y los ovarios. También se revisa la vagina, el cuello uterino, las trompas de Falopio y el recto.

  • Prueba de Pap: procedimiento para obtener células de la superficie del cuello uterino y la vagina. Se usa un copo de algodón, un cepillo o una paleta de madera para raspar suavemente las células del cuello uterino y la vagina. Las células se observan bajo un microscopio para determinar si son anormales. Este procedimiento también se llama prueba de Pap.
    Ampliar
    Prueba de Pap; la imagen muestra una vista lateral de la anatomía del aparato reproductor femenino durante una prueba de Pap. Se observa un espéculo que ensancha la abertura de la vagina. Se ve un cepillo que se introdujo en la vagina abierta y que toca el cuello uterino en la base del útero. También se puede ver el recto. En un recuadro, se observa el cepillo tocando el centro del cuello uterino. En otro recuadro, se observa a una mujer cubierta por una sábana en una camilla con las piernas separadas y los pies colocados en estribos.
    Prueba de Pap. Se introduce un espéculo en la vagina para ensancharla. Luego, se introduce un cepillo en la vagina para obtener células del cuello uterino. Las células se observan al microscopio para determinar si hay signos de enfermedad.

  • Colposcopia : procedimiento para el que se usa un colposcopio (un instrumento con aumento y luz) para observar el interior de la vagina y el cuello uterino y verificar si hay áreas anormales. Se pueden extraer muestras de tejido con una cureta (una herramienta con forma de cuchara) para observarlas bajo un microscopio y verificar si hay signos de enfermedad.

  • Biopsia : extracción de células o tejidos con el fin de que un patólogo los observe bajo microscopio y determine si hay signos de cáncer. Si la prueba de Pap muestra células anormales en la vagina, se puede realizar una biopsia durante una colposcopia.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) depende de los siguientes aspectos:

  • El estadio del cáncer (si se encuentra solamente en la vagina o si se ha diseminado hasta otras áreas).
  • El tamaño del tumor.
  • El grado de las células tumorales (cuán diferentes son las células normales).
  • El lugar del cáncer adentro de la vagina.
  • Si hay signos o síntomas en el momento del diagnóstico.
  • La edad de la paciente y su estado general de salud.
  • Si el cáncer recién se diagnosticó o si recidivó (volvió).

El cáncer de vagina se puede curar con frecuencia cuando se encuentra en estadios tempranos.

Las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • El estadio y el tamaño del cáncer.
  • Si el cáncer está cerca de otros órganos que pueden resultar afectados por el tratamiento.
  • Si el tumor se compone de células escamosas o es un adenocarcinoma.
  • Si la paciente tiene útero o tuvo una histerectomía.
  • Si la paciente recibió radioterapia dirigida a la pelvis en el pasado.