Pasar al contenido principal

El virus del papiloma humano (VPH) y el cáncer

¿Qué es el virus del papiloma humano?

Los virus del papiloma humano (VPH) son un grupo de más de 200 virus relacionados y algunos de estos se transmiten por las relaciones sexuales vaginales, anales u orales. Hay dos grupos de VPH de transmisión sexual: de riesgo bajo y de riesgo alto.

  • Los VPH de riesgo bajo casi no causan enfermedades. Sin embargo, algunos tipos de VPH de bajo riesgo producen verrugas en el área de los genitales, el ano, la boca o la garganta.
  • Los VPH de riesgo alto causan varios tipos de cáncer. Hay alrededor de 14 tipos de VPH de riesgo alto e incluyen los siguientes: 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 66 y 68. Dos de estos, el VPH16 y el VPH18, causan la mayoría de los cánceres relacionados con el VPH.

La infección por el VPH es frecuente: casi todas las personas que son sexualmente activas se infectan por el VPH a los pocos meses o años de iniciar la actividad sexual. Alrededor de la mitad de estas infecciones son por un tipo de VPH de riesgo alto.

El VPH causa infección tanto en los varones como en las mujeres. Tanto los varones como las mujeres se pueden infectar por el VPH y tener cánceres por VPH.

La mayoría de las infecciones por el VPH no causan cáncer: el sistema inmunitario suele controlar las infecciones por el VPH para que estas no causen cáncer.

Las infecciones por el VPH de riesgo alto persistentes causan cáncer: a veces el sistema inmunitario no logra controlar las infecciones por el VPH. Cuando una infección por el VPH de riesgo alto continúa durante muchos años, tal vez produzca cambios celulares. Si estos cambios no se tratan, empeoran con el tiempo y se convierten en cáncer.

La vacuna contra el VPH previene el cáncer: las vacunas contra el VPH previenen infecciones por los tipos de VPH que causan enfermedades. Mediante estas vacunas se evitan muchos cánceres relacionados con el VPH y casos de verrugas genitales.

¿Qué tipos de cáncer causa la infección por el VPH?

Las infecciones por el VPH de riesgo alto que duran mucho tiempo a veces causan cáncer en las partes del cuerpo en que el VPH infecta las células. Por ejemplo, en el cuello uterino, la orofaringe (parte de la garganta detrás de la cavidad oral que incluye el tercio posterior de la lengua, el paladar blando, las paredes laterales y posteriores de la garganta, y las amígdalas), el ano, el pene, la vagina y la vulva

El VPH infecta las células escamosas que revisten las superficies internas de estos órganos. La mayoría de los cánceres relacionados con el VPH son un tipo de cáncer llamado carcinoma de células escamosas. Algunos cánceres de cuello uterino surgen de la infección por el VPH en las células glandulares del cuello uterino. Estos se llaman adenocarcinomas.

Los cánceres relacionados con el VPH son los siguientes:

  • Cáncer de cuello uterino: el VPH causa casi todos los cánceres de cuello uterino. Los exámenes de detección habituales previenen la mayoría de los cánceres de cuello uterino porque permiten a los médicos encontrar y extirpar las células precancerosas antes de que se vuelvan cancerosas. Por este motivo, las tasas de incidencia de cáncer de cuello uterino están en disminución en los Estados Unidos. 
  • Cánceres de orofaringe: la mayoría de estos cánceres que surgen en la garganta (por lo general, en las amígdalas o en la parte de atrás de la lengua) son a causa del VPH (el 70 % de los casos en los Estados Unidos). El número de casos nuevos de cánceres de orofaringe aumenta cada año y ahora son el tipo de cáncer relacionado con el VPH más frecuente en los Estados Unidos. 
  • Cáncer de ano: el VPH es la causa de más del 90 % de los cánceres de ano. Cada año aumenta el número de casos nuevos y de muertes por cáncer de ano. El cáncer de ano es casi dos veces más común en las mujeres que en los hombres. 
  • Cáncer de pene: el VPH es la causa de la mayoría de los cánceres de pene (más del 60 %). Para obtener más información sobre la importancia del tratamiento de este tipo de cáncer poco común, consulte Tratamiento del cáncer de pene (PDQ®)
  • Cáncer de vagina: el VPH causa la mayoría de los cánceres de vagina (75 %). Para obtener más información sobre los síntomas y el tratamiento de este tipo de cáncer poco común, consulte Tratamiento del cáncer de vagina (PDQ®)
  • Cáncer de vulva: el VPH causa la mayoría de los cánceres de vulva (70 %). 

En los Estados Unidos, los VPH de riesgo alto causan el 3 % de todos los cánceres en las mujeres y el 2 % de todos los cánceres en los hombres. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), hay cerca de 45 000 casos nuevos de cáncer en partes del cuerpo donde el VPH se encuentra con frecuencia, y se calcula que alrededor de 36 000 de estos casos al año se deben al VPH.

En todo el mundo, la carga de los cánceres relacionados con el VPH es mucho mayor. Los VPH de riesgo alto causan cerca del 5 % de todos los cánceres en el mundo. Entre estos, se calcula que 570 000 mujeres y 60 000 hombres tienen un cáncer relacionado con el VPH cada año. El cáncer de cuello uterino es de los cánceres más frecuentes y una de las causas principales de muerte relacionada con el cáncer en los países de ingresos bajos y medianos, donde las pruebas de detección y el tratamiento de los cambios iniciales en las células del cuello uterino no están muy disponibles.

¿Cómo se transmite el VPH?

El VPH se transmite con facilidad en una pareja sexual. Se transmite mediante el contacto íntimo de piel con piel, incluso por contacto sexual vaginal con el pene (vagina-pene), contacto sexual anal con el pene (ano-pene), contacto sexual oral con el pene (boca-pene), contacto sexual oral con la vagina (boca-vagina) y el uso de juguetes sexuales o de otros objetos durante la actividad sexual. La infección se transmite con facilidad en una pareja sexual. El uso de condones y barreras bucales disminuye la probabilidad de transmisión del VPH, pero no la impide por completo.

¿Causa síntomas la infección por el VPH?

En general, la infección por el VPH de riesgo alto no causa síntomas. En el cuello uterino, no es común que los cambios precancerosos en las células debido a una infección persistente por el VPH causen síntomas. Por eso, es importante hacerse los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino de forma habitual. En otras partes del cuerpo, las lesiones precancerosas a veces causan síntomas, como picazón o sangrado. Si la infección por el VPH se convierte en cáncer, el cáncer quizás cause síntomas, como sangrado, dolor o hinchazón de glándulas. Obtenga más información sobre los signos y síntomas de los cánceres de cuello uterino, vagina, vulva, pene, ano y orofaringe.

Prevención de la infección por el VPH mediante vacunas 

La vacuna contra el VPH Gardasil 9® protege contra la infección por nueve tipos de VPH: los dos tipos de riesgo bajo que causan la mayoría de las verrugas genitales y los siete tipos de riesgo alto que causan la mayoría de los cánceres relacionados con el VPH.

El Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP) de los CDC recomienda la vacunación contra el VPH para prevenir nuevas infecciones por el VPH, además de cánceres y otras enfermedades que se relacionan con el VPH.

La vacunación contra el VPH ofrece protección eficaz contra las nuevas infecciones por el virus. La vacunación es preventiva y no sirve para curar si la persona ya se infectó. La vacuna contra el VPH no se usa para tratar las infecciones por el VPH ni las enfermedades que causa este virus. La máxima protección de la vacuna contra el VPH se obtiene al vacunarse entre los 9 y 12 años de edad. Se calcula que la vacunación contra el VPH previene hasta el 90 % de los cánceres relacionados con el VPH.

¿Quién se debe vacunar contra el VPH?

Se recomienda la serie de vacunas contra el VPH a las niñas y los niños de 11 o 12 años, pero es posible iniciar la serie a los 9 años. Es importante que los varones también se vacunen y no solo las mujeres. Tanto los varones como las mujeres presentan cánceres de la boca y la garganta, cánceres de ano y verrugas genitales. Además, las mujeres corren riesgo de tener cáncer de cuello uterino, y los hombres, cáncer de pene. La vacunación también disminuye la transmisión a otras personas del tipo de VPH que causa cáncer. 

Los niños que inician la serie de vacunas antes de los 15 años necesitan recibir 2 dosis para estar protegidos. Si los jóvenes no se vacunaron a la edad recomendada, aún podrán recibir la vacuna contra el VPH hasta los 26 años. Los niños que inician la serie de vacunas cuando tienen 15 o más años necesitan recibir 3 dosis para estar protegidos.

¿Es posible recibir la vacuna contra el VPH después de los 26 años?

Sí, es posible vacunar a adultos de entre 27 y 45 años que no recibieron todas las dosis de la vacuna antes. Los adultos de estas edades se benefician menos de la vacuna porque hay más probabilidades de que ya se hayan expuesto al VPH. Por lo tanto, no se recomienda la vacunación rutinaria en este grupo de edad. Si le preocupa estar en riesgo de nuevas infecciones por el VPH, consulte con el médico para saber si debería recibir la vacuna contra el VPH. 

Para obtener más información, consulte Vacunas contra el virus del papiloma humano (VPH).

Detección del VPH y de los cambios en las células por el VPH

Los exámenes de detección son pruebas que se usan para encontrar enfermedades cuando no hay síntomas. El objetivo de los exámenes de detección de cáncer de cuello uterino es encontrar cambios precancerosos en las células en una etapa temprana, antes de que se vuelvan cancerosos y cuando el tratamiento evita que el cáncer aparezca.

En la actualidad, el único cáncer por el VPH para el que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó pruebas de detección es el cáncer de cuello uterino. Para las personas que tienen cuello uterino, los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino son una parte importante de la atención médica habitual. Esto incluye a las mujeres y los hombres transgénero que aún tienen cuello uterino. Hay tres exámenes de detección del cáncer de cuello uterino de uso frecuente: la prueba del VPH, por la que se analizan las células de cuello uterino para detectar el VPH de riesgo alto; la prueba de Papanicolaou, por la que se verifica si hay cambios en las células de cuello uterino a causa del VPH de riesgo alto; y la prueba conjunta de VPH y Pap, por la que se verifican ambas cosas (VPH de riesgo alto y cambios en las células de cuello uterino). 

Para obtener más información, consulte Pruebas de VPH y de Papanicolaou y Significado de los cambios en el cuello uterino: pasos a seguir después de un examen de detección anormal.

A veces, una infección por el VPH se activa de nuevo después de muchos años. Obtenga más información sobre el significado de una prueba que da positiva al VPH después de muchos años de dar negativa.

Exámenes de detección de otros cánceres relacionados con el VPH

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no aprobó ninguna prueba para detectar infecciones por el VPH ni para detectar cambios en las células causados por este virus en el tejido del ano, la vulva, la vagina, el pene o la orofaringe. En los estudios de investigación se busca identificar pruebas que detecten las áreas precancerosas o que detecten el cáncer más temprano, en un estadio en el que es más fácil de tratar. 

Exámenes de detección del cáncer de ano: Hay algunos datos de investigación que indican que, en las poblaciones con un riesgo mayor de infección por el VPH, como los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres u hombres infectados por el VIH, la prueba de Papanicolaou anal (que también se llama frotis de Pap anal) tal vez permita detectar temprano los cambios en las células o las células precancerosas. Los investigadores estudian si el tratamiento de los cambios precancerosos en el ano sirve para prevenir el cáncer de ano.

Para obtener más información, consulte Prevención del cáncer de ano (PDQ®).

Exámenes de detección del cáncer de boca: En estos momentos, no hay pruebas de detección estándar para el cáncer de boca. La Comisión de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF) encontró que hasta el momento no hay suficientes datos para determinar los beneficios y los daños de los exámenes de detección del cáncer de boca en los adultos asintomáticos. Sin embargo, la Asociación Dental Americana (ADA) recomienda que los dentistas verifiquen si hay signos o síntomas de cáncer de boca y de orofaringe en todos los pacientes durante las citas dentales periódicas.

Para obtener más información sobre los exámenes de detección y los síntomas, consulte Exámenes de detección del cáncer de cavidad oral, faringe y laringe (PDQ®) y Tratamiento del cáncer de orofaringe en adultos (PDQ®).

Tratamiento de los cambios en las células a causa de la infección por el VPH

Aunque no es posible tratar la infección por el VPH, hay tratamientos para los cambios precancerosos en las células a causa de una infección por el VPH de riesgo alto.

Cambios precancerosos en las células del cuello uterino: Para el tratamiento de la mayoría de las mujeres con cambios precancerosos en las células del cuello uterino, se usa el procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa (LEEP), que es una técnica para extirpar tejido anormal.

Para obtener más información, consulte Significado de los cambios en el cuello uterino: pasos a seguir después de un examen de detección anormal.

Lesiones precancerosas (en la vagina, la vulva, el pene y el ano) y verrugas genitales: el tratamiento incluye los medicamentos tópicos, la escisión quirúrgica, la criocirugía y la terapia láser.

Cánceres relacionados con el VPH: las personas que tienen un cáncer relacionado con el VPH por lo general reciben el mismo tratamiento que los pacientes que tienen tumores en el mismo lugar del cuerpo aunque no estén relacionados con la infección por el VPH. Pero a veces los pacientes con cáncer de orofaringe por VPH reciben tratamientos distintos a los que se usan para tratar a los pacientes con cánceres de orofaringe cuya causa no es el VPH.

Para obtener más información sobre opciones de tratamiento, incluso la terapia dirigida y los nuevos tipos de tratamiento como la inmunoterapia que se prueba en los estudios clínicos, consulte Tratamiento del cáncer de orofaringe en adultos (PDQ®).

¿Cómo causa cáncer el VPH?

La infección por el VPH produce cambios en las células. Si no se tratan, con el tiempo, estas células podrían volverse cancerosas.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer

Cuando el VPH de riesgo alto infecta las células, interfiere con las formas en que estas células se comunican entre sí, lo que hace que las células infectadas se multipliquen sin control. Por lo general, el sistema inmunitario reconoce y controla estas células infectadas. Sin embargo, a veces quedan células infectadas que siguen multiplicándose y, al final, crean una zona de células precancerosas que podría convertirse en cáncer si no se trata. En las investigaciones se descubrió que pueden pasar de 10 a 20 años, o más tiempo, hasta que las células del cuello uterino infectadas por el VPH se transformen en un tumor canceroso.

En las mujeres con células del cuello uterino infectadas por el VPH de riesgo alto, los siguientes factores aumentan la probabilidad de que la infección sea prolongada y de que haya células precancerosas en el cuello uterino. Por ejemplo:

  • Tener un tipo de VPH muy infeccioso, como el VPH16 o el VPH18. Si tiene uno de estos tipos de VPH, asegúrese de recibir una prueba de diagnóstico con una colposcopia, que es un examen visual del cuello uterino y la vagina. 
  • Fumar cigarrillos. Dejar de fumar ayudará al cuerpo a combatir el VPH. 
  • Tener un sistema inmunitario debilitado. Si tiene la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o toma medicamentos que afectan al sistema inmunitario, pregunte al médico sobre las pruebas diagnósticas y el seguimiento.

El NCI y la investigación sobre el VPH

Los estudios clínicos son un paso importante para identificar las mejores maneras de prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades, como los cánceres que causa el VPH. El Servicio de Información de Cáncer del NCI podrá informarle sobre los estudios clínicos del VPH en los Estados Unidos.

El Instituto Nacional del Cáncer realiza y financia investigaciones para saber más sobre el VPH:

  • La División de Epidemiología y Genética del Cáncer (DCEG) realiza investigaciones sobre el cáncer de cuello uterino y otros cánceres relacionados con el VPH para mejorar nuestro entendimiento de cómo el VPH causa cáncer. Además, la DCEG evalúa las prácticas de los exámenes de detección a fin de determinar los métodos más eficaces para detectar los cambios precancerosos en una etapa inicial; crea y pone a prueba métodos de examen de detección nuevos para facilitar su uso en lugares con bajos recursos; y perfecciona instrumentos para la evaluación de riesgos en la clínica a fin de ayudar a los médicos con el seguimiento de los resultados anormales de las pruebas de detección. Los investigadores de la DCEG realizaron el primer estudio clínico demográfico de las vacunas contra el VPH.
  • La División de Prevención de Cáncer (DCP) realiza y fomenta investigaciones sobre la prevención y la detección temprana de cánceres relacionados con el VPH y afecciones relacionadas.
  • La División de Control de Cáncer y Ciencias Demográficas (DCCPS) apoya programas de intervención relacionados con el VPH que fueron comprobados en estudios de investigación. Además, la DCCPS financia la investigación de estrategias para promocionar el uso de la vacuna contra el VPH en regiones donde las tasas de vacunación contra este virus son bajas.
  • El Centro de Investigación Oncológica (CCR) alberga a científicos y médicos que exploran las investigaciones de vanguardia relacionadas con el cáncer. Los científicos del CCR estudian una amplia gama de problemas biológicos y biomédicos, incluso el VPH. Los investigadores del CCR estuvieron a cargo del trabajo que llevó al diseño inicial de las vacunas contra el VPH y determinó las características de estas vacunas.