Luz solar

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

La radiación UV procede del sol, de lámparas solares y de cámaras de bronceado. La exposición a la radiación UV causa envejecimiento prematuro de la piel y daño a la piel que puede resultar en cáncer de piel.

La gente de cualquier edad deberá limitar la cantidad de tiempo que pasa al sol, especialmente entre la media mañana y al final de la tarde, y evitar otras fuentes de radiación UV, como las cámaras de bronceado. Es importante tener en cuenta que la radiación UV es reflejada por la arena, por el agua, nieve y hielo y puede pasar por los parabrisas y ventanas.

La forma mejor de mitigar el daño de los rayos UV cuando se pasa tiempo al sol es usar mangas largas, pantalones largos, un sombrero de ala ancha y lentes para el sol que absorben la radiación UV. Un protector solar con factor de protección del sol (SPF) de 15 al menos puede prevenir el cáncer de piel pero no funciona tan bien como estar bajo protección del sol y usar ropa protectora. Para más información, vea la página en inglés Cómo proteger la piel del sol.

  • Publicación: 29 de abril de 2015

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.