Significado de los cambios en la próstata: Guía de salud para los hombres

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
Un médico habla con un paciente.

“Esta información me ayudó a hablar con mi doctor de los cambios y padecimientos en mi próstata”.

Es posible que usted tenga problemas de próstata y que desee aprender más acerca de los síntomas y de los factores de riesgo del cáncer de próstata, de los exámenes de detección de PSA y de los padecimientos que no son cancerosos como una próstata agrandada (HPB) y la prostatitis.

La próstata

La próstata es una glándula pequeña en los hombres. Es parte del sistema reproductor del hombre. La próstata es casi del tamaño y forma de una nuez. Está ubicada abajo en la pelvis, debajo de la vejiga y casi enfrente del recto. La próstata ayuda a producir el semen, el fluido lechoso que transporta los espermatozoides desde los testículos hasta el pene cuando eyacula el hombre. La próstata rodea parte de la uretra, un tubo que conduce la orina afuera de la vejiga y por el pene.

Cómo cambia la próstata cuando uno envejece

Ya que la glándula de la próstata tiende a crecer con la edad, puede oprimir la uretra y causar problemas para dejar pasar la orina. Algunas veces los hombres de 30 y 40 años pueden empezar a tener estos síntomas urinarios y necesitar atención médica. Para otros, los síntomas no se sienten sino mucho más tarde en la vida. Una infección o un tumor pueden también hacer que se agrande la próstata. Asegúrese de decir a su doctor si tiene alguno de los síntomas urinarios de la lista de abajo.

Diga a su doctor si tiene estos síntomas urinarios:

  • Necesita orinar más veces durante el día
  • Tiene necesidad urgente de orinar
  • Tiene un flujo menor de orina
  • Siente ardor al orinar
  • Necesita levantarse muchas veces en la noche para orinar

La vejez aumenta su riesgo de problemas de próstata. Los tres problemas más comunes de próstata son la inflamación (prostatitis), una próstata agrandada (HPB, o hiperplasia prostática benigna), y el cáncer de próstata.

Un cambio no conduce al otro. Por ejemplo, tener prostatitis o una próstata agrandada no aumenta su riesgo de cáncer de próstata. Es posible también que usted tenga más de un padecimiento al mismo tiempo.

Cambios en la próstata que no son cancerosos

Prostatitis

La prostatitis es una inflamación de la glándula de la próstata que puede resultar de una infección bacteriana. Afecta al menos a la mitad de todos los hombres en algún momento de su vida. Tener este padecimiento no aumenta su riesgo de otra enfermedad de la próstata.

Síntomas de prostatitis

  • Problemas para orinar
  • Sensación de ardor o dolor al orinar
  • Una urgencia fuerte y frecuente de orinar, aun cuando solo haya una cantidad pequeña de orina
  • Escalofríos y fiebre alta
  • Dolor en la espalda inferior o dolores en el cuerpo
  • Dolor bajo en el vientre, en las ingles o detrás del escroto
  • Presión o dolor en el recto
  • Descarga por la uretra que acompaña a movimientos del intestino
  • Palpitación genital y rectal
  • Problemas sexuales y falta de libido
  • Eyaculación (orgasmo sexual) dolorosa

Se pueden hacer varias pruebas, como examen rectal digital y análisis de orina, para ver si usted tiene prostatitis. El diagnóstico correcto de su tipo exacto de prostatitis es crítico para obtener el mejor tratamiento. Aun cuando usted no tenga síntomas, usted deberá seguir el consejo de su doctor para completar el tratamiento.

Tipos de prostatitis y de tratamientos:

  • Prostatitis bacteriana aguda: Este tipo es causado por una infección bacteriana y aparece de repente (aguda). Los síntomas son escalofríos graves y fiebre. Hay con frecuencia sangre en la orina. La concentración de su PSA (vea análisis de PSA) puede ser mayor de lo normal. Usted necesita ir al consultorio del doctor o a la sala de emergencia para tratamiento. Es el menos común de los cuatro tipos, pero es más fácil de diagnosticar y de tratar.

    La mayoría de los casos pueden curarse con una dosis alta de antibióticos, tomados durante 7 a 14 días, y luego dosis más bajas durante varias semanas. Es posible que necesite también medicamentos para ayudarle con el dolor y las molestias. Si su concentración de PSA era alta, probablemente regresará a lo normal cuando la infección haya desaparecido.

  • Prostatitis bacteriana crónica: Causada también por bacterias, este tipo de prostatitis no aparece de repente, pero puede ser problemática. El único síntoma que usted puede tener son infecciones de la vejiga que vuelven a aparecer. La causa puede ser un defecto en la próstata que permite que las bacterias se acumulen en las vías urinarias.

    El tratamiento con antibióticos en un período largo de tiempo es el mejor para este tipo. El tratamiento dura de 4 a 12 semanas. Este tipo de tratamiento resuelve cerca del 60% de los casos. Los antibióticos por largo tiempo y en dosis bajas pueden ayudar a aliviar los síntomas en casos que no desaparecen.

  • Prostatitis crónica o síndrome de dolor pélvico crónico: Este trastorno es el tipo más común de prostatitis pero es también el que se entiende menos. Se encuentra en hombres de cualquier edad desde los últimos años de la juventud hasta la vejez, sus síntomas pueden aparecer y desaparecer sin aviso. Puede haber dolor o molestia en la ingle o en la zona de la vejiga. Con frecuencia están presentes las células que combaten infecciones, aunque no se encuentren bacterias.

    Hay varios tratamientos diferentes para este problema, dependiendo de sus síntomas. Estos son medicamentos antinflamatorios y otros tratamientos para el control del dolor, como baños tibios. También se pueden administrar otras medicinas como los bloqueadores alfa. Los bloqueadores alfa relajan el tejido de la próstata para facilitar el paso de la orina. Algunos hombres reciben tratamiento con antibióticos en caso de que los síntomas sean causados por una infección sin detectar.

  • Prostatitis inflamatoria asintomática: Con este padecimiento no hay síntomas. Se encuentra con frecuencia cuando se hacen pruebas para otros padecimientos, como para determinar la causa de la infecundidad o para buscar el cáncer de próstata. Si usted tiene este tipo de prostatitis, su prueba de PSA puede mostrar un número más alto de lo normal.

    Los hombres que tienen este padecimiento generalmente no reciben tratamiento, pero se acostumbra repetir la prueba de PSA si el número de PSA es alto.

Próstata agrandada (HPB)

HPB significa hiperplasia prostática benigna. Benigna significa "que no es cancerosa" e hiperplasia significa crecimiento anormal de células. El resultado es que la próstata se agranda. La HPB no está relacionada con cáncer y no aumenta su riesgo de padecer cáncer de próstata—sin embargo, los síntomas de HPB y de cáncer de próstata pueden ser semejantes.

Flujo de orina en una próstata normal (izquierda) y agrandada (derecha). En el diagrama de la izquierda, la orina fluye con más facilidad. En la derecha, el flujo de orina está afectado porque la próstata agrandada oprime en la vejiga y en la uretra.

 

Síntomas de HPB

  • Problemas para empezar el flujo de orina o para que sea algo más que un goteo
  • Orinar frecuentemente, especialmente de noche
  • Sentir que la vejiga no se vacía por completo
  • Una fuerte o súbita urgencia de orinar
  • Un flujo débil o lento de orina
  • Detenerse y volver a empezar varias veces al orinar
  • Empujar o esforzarse para empezar a orinar

En el peor de los casos, la HPB puede causar: una vejiga débil, un reflujo de orina que cause infecciones de la vejiga o de riñón, un bloqueo completo del flujo de orina e insuficiencia renal.

La glándula de la próstata es casi del tamaño de una nuez cuando el hombre tiene unos 20 años. Para cuando tiene 40, la próstata puede haber crecido un poco más, al tamaño de un albaricoque. A los 60 años, puede tener el tamaño de un limón. La próstata agrandada puede oprimir contra la vejiga y la uretra. Esto puede hacer lento o bloquear el flujo de orina. Algunos hombres pueden tener problemas en empezar el flujo de orina, aunque sientan la necesidad de orinar. Una vez que empiece el flujo de orina, puede ser difícil detenerlo. Otros hombres pueden sentir que necesitan orinar todo el tiempo, o se despiertan cuando están dormidos con la necesidad súbita de orinar. Los primeros síntomas de HPB se llevan muchos años en volverse problemas fastidiosos. Estos síntomas iniciales son una indicación de que hay que ver al doctor.

Tratamientos para HPB

Algunos hombres con HPB eventualmente encontrarán que sus síntomas son suficientemente fastidiosos para necesitar tratamiento. La HPB no puede curarse, pero las medicinas o la cirugía pueden con frecuencia aliviar sus síntomas. Hable con su doctor sobre la mejor opción para usted. Sus síntomas pueden cambiar con el tiempo, por lo que deberá asegurarse de comunicar a su doctor cualquier cambio nuevo.

Espera vigilante

Los hombres con síntomas leves de HPB que no los consideran fastidiosos pueden elegir esta opción. Espera vigilante significa examinarse anualmente. El tratamiento se empieza solo si los síntomas se hacen muy problemáticos.

Si usted elige la espera vigilante, estos simples pasos pueden ayudar a aliviar sus síntomas:

  • Limite beber en la noche, especialmente bebidas con alcohol o cafeína.
  • Vacíe su vejiga por completo al orinar.
  • Use el baño con frecuencia. No espere mucho tiempo sin orinar.

Algunos medicamentos pueden empeorar los síntomas de HPB, por esta razón hable con su doctor o con su farmacéutico sobre cualquier medicina que esté tomando como:

Terapias con fármacos

Muchos hombres estadounidenses con síntomas leves o moderados de HPB han elegido medicinas de receta en vez de cirugía desde principios de 1990. Se usan dos tipos principales de medicamentos. Un tipo relaja los músculos próximos a la próstata, y el otro tipo reduce el tamaño de la glándula de la próstata. Alguna evidencia indica que cuando se toman ambos medicamentos juntos es mejor para evitar que empeoren los síntomas de HPB.

  • Bloqueadores alfa son fármacos que ayudan a relajar los músculos cercanos a la próstata para mitigar la presión y permitir que la orina fluya con más facilidad, pero no reducen el tamaño de la próstata. Para muchos hombres, estos fármacos pueden mejorar el flujo de orina y reducir los síntomas de HPB en unos pocos días. Los efectos secundarios posibles son mareos, dolor de cabeza y fatiga.
  • Inhibidores de la 5-alfa reductasa son fármacos que ayudan a reducir el tamaño de la próstata. Alivian los síntomas al bloquear la actividad de una enzima conocida como 5-alfa reductasa. Esta enzima cambia la hormona masculina testosterona en dihidrotestosterona (DHT), la cual estimula el crecimiento de la próstata. Cuando la acción de la 5-alfa reductasa es bloqueada, la producción de DHT baja y el crecimiento de la próstata es más lento. Esto ayuda a reducir el tamaño de la próstata, a reducir también el bloqueo de orina y a limitar la necesidad de cirugía.

Cuando se toman estos fármacos se puede ayudar a aumentar el flujo de orina y a reducir sus síntomas. Usted necesita seguir tomando estos fármacos para evitar que regresen los síntomas. Los inhibidores de la 5-alfa reductasa pueden causar los siguientes efectos secundarios en un porcentaje pequeño de hombres: disminución del interés en el sexo, problemas para tener o mantener una erección y una cantidad más pequeña de semen en la eyaculación.

Es importante tener en cuenta que estos fármacos pueden hacer bajar el número del resultado de PSA. Hay también evidencia de que estos fármacos bajan el riesgo de padecer cáncer de próstata, pero todavía no está claro si ellos pueden ayudar a bajar el riesgo de morir por cáncer de próstata.

Cirugía

El número de cirugías de próstata ha disminuido con el pasar de los años. Pero las operaciones por HPB son todavía las cirugías más comunes en hombres estadounidenses. La cirugía se usa cuando los síntomas son graves o cuando la terapia con medicamentos no ha funcionado bien. Asegúrese de hablar de sus opciones con su doctor y preguntar por los beneficios posibles a corto y a largo plazo, y los riesgos de cada procedimiento.

Los tipos de cirugía para HPB son:

  • RTUP (resección transuretral de la próstata). La cirugía más común para HPB, RTUP representa el 90% de todas las cirugías de HPB. El doctor pasa un instrumento por la uretra y recorta el tejido sobrante de la próstata. Un bloqueo espinal (anestesia) se usa para entumecer el área. Se envía el tejido al laboratorio para revisar que no haya cáncer. La RTUP evita generalmente los dos peligros principales que están relacionados con otro tipo de cirugía llamada prostatectomía abierta (extirpación completa de la glándula de la próstata por una cortada en el abdomen inferior): incluso incontinencia e impotencia. Sin embargo, la RTUP puede tener efectos secundarios graves, como lo es la hemorragia. Además, puede requerirse que se permanezca en el hospital y que se necesite un catéter por algunos días después de la cirugía.
  • ITUP (incisión transuretral de la próstata). Esta cirugía, que es semejante a la RTUP, se usa en glándulas de la próstata ligeramente agrandadas. El cirujano pone una cortada pequeña o dos en la próstata. Esto alivia la presión sin recortar tejido. Tiene un riesgo bajo de efectos secundarios. Como la RTUP, este tratamiento ayuda con el flujo de orina al extender la uretra.
  • Ablación transuretral con aguja. Se usan ondas de radio para quemar el exceso de tejido de próstata. La ablación transuretral con aguja ayuda con el flujo de orina, alivia los síntomas y puede tener menos efectos secundarios que la RTUP. La mayoría de los hombres necesitan un catéter para drenar la orina por un tiempo después del procedimiento.
  • Termoterapia transuretral con microondas. Las microondas que se envían por un catéter se usan para destruir el tejido excedente de la próstata. Esta puede ser una opción para hombres que no deban tener una cirugía mayor porque tienen otros problemas médicos.
  • EVTP (electroevaporación transuretral de la próstata). Una corriente eléctrica se usa para evaporar tejido de la próstata.
  • Cirugía de láser. El doctor pasa una fibra de láser por la uretra y dentro de la próstata, por medio de un cistoscopio, y luego aplica varias descargas de energía de láser. La energía de láser destruye el tejido de próstata y ayuda a mejorar el flujo de orina. Como la RTUP, la cirugía de láser requiere anestesia. Una ventaja de la cirugía de láser sobre la RTUP es que la cirugía de láser causa poca pérdida de sangre. El período de recuperación de la cirugía de láser puede ser más corto también. Sin embargo, la cirugía de láser puede no ser efectiva en próstatas más grandes.
  • Prostatectomía abierta. Esta puede ser la única opción en pocos casos, como cuando la obstrucción es grave, la próstata es muy grande, o no es posible hacer otros procedimientos. Se usa anestesia general o bloqueo espinal, y se coloca un catéter que permanece de 3 a 7 días después de la cirugía. Esta cirugía conlleva el mayor riesgo de complicaciones. El tejido se envía al laboratorio para buscar cáncer de próstata.

Cáncer de próstata

Cáncer de próstata significa que las células cancerosas se forman en los tejidos de la próstata. El cáncer de próstata tiende a crecer con más lentitud en comparación con la mayoría de los otros cánceres. Los cambios celulares pueden empezar 10, 20, o hasta 30 años antes de que un tumor sea lo suficientemente grande para causar síntomas. Eventualmente, las células cancerosas pueden diseminarse (metastatizarse). Para cuando aparecen los síntomas, el cáncer puede ya haber avanzado.

A los 50 años de edad, muy pocos hombres tienen síntomas de cáncer de próstata, pero pueden estar presentes algunas células precancerosas o cancerosas. Más de la mitad de todos los hombres estadounidenses tienen algo de cáncer en sus glándulas de próstata a los 80 años de edad. Muchos de estos cánceres nunca presentan problemas. Nunca pueden causar síntomas o convertirse en amenazas graves para la salud.

Síntomas

  • Problemas para orinar
  • Urgencia frecuente de orinar, especialmente en la noche
  • Chorro débil de orina o con interrupciones
  • Dolor o ardor al orinar
  • Sangre en la orina o en el semen
  • Eyaculación dolorosa
  • Dolor molesto en la espalda, en las caderas o en la pelvis.

El cáncer de próstata puede diseminarse a los ganglios linfáticos de la pelvis. O puede extenderse por todo el cuerpo. Tiende a extenderse a los huesos. Por lo que el dolor en los huesos, especialmente en la espalda, puede ser un síntoma de cáncer avanzado de próstata.

Factores de riesgo

Algunos factores de riesgo se han relacionado con el cáncer de próstata. Un factor de riesgo es algo que puede elevar su posibilidad de padecer una enfermedad. El tener uno o varios factores de riesgo no significa que usted padecerá cáncer de próstata. Solo quiere decir que su riesgo de la enfermedad es mayor.

  • Edad. Los hombres que tienen 50 años o más tienen un riesgo mayor de cáncer de próstata.
  • Raza. Los hombres afroamericanos tienen el máximo riesgo de cáncer de próstata—la enfermedad tiende a empezar en edades más jóvenes y a crecer más rápido que en hombres de otras razas. Después de los hombres afroamericanos, el cáncer de próstata es más común en hombres blancos, seguidos de los hispanos y de los hombres indígenas americanos. Los hombres asiáticos estadounidenses tienen los índices menores de cáncer de próstata.
  • Antecedentes de familia. Hombres cuyos padres o hermanos han tenido cáncer de próstata tienen 2 o 3 veces más riesgo de cáncer de próstata que hombres sin antecedentes familiares de la enfermedad. El hombre que tiene 3 miembros inmediatos de la familia con cáncer de próstata tiene cerca de 10 veces el riesgo de un hombre que no tiene antecedentes familiares de cáncer de próstata. En cuanto más jóvenes son los parientes del hombre cuando tienen cáncer de próstata, mayor será su riesgo de padecer la enfermedad. El riesgo de cáncer de próstata parece también ser ligeramente mayor para hombres de familias con antecedentes de cáncer de seno o mama.
  • Dieta. El riesgo de cáncer de próstata puede ser mayor para hombres que consumen dietas con alto contenido de grasa.

Exámenes de detección del cáncer de próstata

Exámenes de detección significan hacerse pruebas de cáncer antes de que usted tenga síntomas. Una prueba de detección puede ayudar a encontrar cáncer en una etapa inicial, cuando es menos probable que se haya extendido y pueda tratarse con más facilidad. Cuando aparecen los síntomas, el cáncer pudo haber empezado a diseminarse.

Los exámenes de detección más útiles son los que se han probado que bajan el riesgo de una persona de morir por cáncer. Los doctores no saben todavía si los exámenes de detección de cáncer de próstata bajan el riesgo de morir por cáncer de próstata. Es por esto que se están efectuando ahora estudios grandes de investigación, con miles de hombres, para estudiar los exámenes de detección de cáncer de próstata. El Instituto Nacional del Cáncer está estudiando la combinación de la prueba de PSA con el examen rectal digital con el fin de obtener resultados más precisos.

Aunque algunos piensan que es mejor tratar cualquier cáncer que se encuentre, incluidos los cánceres que se encuentran por exámenes de detección, el tratamiento del cáncer de próstata puede causar efectos secundarios graves y algunas veces permanentes. Algunos doctores se preocupan de que muchos hombres cuyo cáncer ha sido detectado por medio de exámenes de detección hayan recibido tratamiento cuando no era necesario—y han experimentado efectos secundarios. Consulte con su médico sobre su riesgo de cáncer de próstata y su necesidad de someterse a exámenes de detección.

Estudios grandes de investigación están evaluando cómo puede prevenirse el cáncer de próstata. Estudios han mostrado que los inhibidores de la 5-alfa reductasa finasterida y dutasterida pueden reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata, pero todavía no está claro si pueden hacer disminuir el riesgo de morir por cáncer de próstata.

Consulte con su médico sobre su riesgo de cáncer de próstata y su necesidad de someterse a exámenes de detección.

Pruebas que se usan para examinar la próstata

Este primer paso permite a su doctor que escuche y entienda la "historia" de sus preocupaciones de la próstata. Le preguntarán si tiene síntomas, por cuánto tiempo los ha tenido, y en qué medida afectan su estilo de vida. Su historia médica personal incluye también cualquier factor de riesgo, dolor, fiebre, o problemas para orinar. Le pueden pedir que entregue una muestra de orina para analizarla.

Examen rectal digital

El examen rectal digital es la forma regular de examinar la próstata. Con un dedo enguantado y lubricado, su médico siente la próstata por el recto. La prueba dura de 10 a 15 segundos.

Este examen revisa:

  • El tamaño, firmeza y textura de la próstata
  • Cualquier área dura, bolas o tumores que se extiendan fuera de la próstata, y
  • Cualquier dolor causado por tocar o apretar la próstata

El examen rectal digital permite al doctor sentir solo un lado de la próstata. Una prueba de PSA es otra forma que ayuda a su doctor a revisar la salud de su próstata.

Análisis de PSA (antígeno prostático específico)

La Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (Food and Drug Administration, FDA) ha aprobado el uso del análisis de PSA junto con el examen rectal digital para ayudar a detectar el cáncer de próstata en hombres de 50 años y más. El PSA es una proteína producida por las células de la próstata. Normalmente se secreta en los conductos de la próstata en donde ayuda a formar el semen, pero algunas veces se fuga a la sangre. Cuando el PSA está en la sangre, puede medirse con un análisis de sangre llamado análisis de antígeno prostático específico. En el cáncer de próstata, entra en la sangre más PSA de lo normal. Sin embargo, una concentración alta de PSA en la sangre no es prueba de que hay cáncer, y muchas otras cosas pueden causar un resultado positivo falso de la prueba. Por ejemplo, las concentraciones de PSA en la sangre aumentan con frecuencia en hombres con prostatitis o con HPB. Aun cosas que alteran la glándula de la próstata--como andar en bicicleta o en motocicleta, o tener un examen rectal digital, un orgasmo en las últimas 24 horas, una biopsia de próstata o cirugía en la próstata--pueden aumentar las concentraciones de PSA.

También, algunas glándulas de próstata producen naturalmente más PSA que otras. Las concentraciones de PSA aumentan con la edad. Los hombres afroamericanos en general tienden a tener concentraciones mayores de PSA que los hombres de otras razas. Y otros fármacos, como la finasterida y la dutasterida, pueden causar que baje la concentración de PSA en el hombre. Los análisis de antígeno prostático específico se usan con frecuencia para observar a hombres después del tratamiento del cáncer de próstata para revisar los signos de recurrencia de cáncer. Todavía no se sabe con certeza si los análisis de antígeno prostático específico para detectar el cáncer de próstata pueden reducir el riesgo de un hombre de morir por esa enfermedad.

Investigadores están trabajando para saber más acerca de la capacidad de la prueba del PSA para ayudar a los doctores a distinguir entre cáncer de próstata y problemas benignos de próstata, y lo mejor que se puede hacer si un hombre tiene una concentración alta de PSA. Por ahora, los hombres y sus doctores usan los resultados de PSA como guía para saber si hay necesidad de más seguimiento.

Resultados de análisis de antígeno prostático específico

Las concentraciones de PSA se miden en términos de la cantidad de PSA por volumen de fluido analizado. Los doctores usan con frecuencia un valor de 4 nanogramoso (ng) o más por mililitro de sangre como signo de necesidad de hacer más pruebas, como una biopsia de próstata. Su doctor puede vigilar la velocidad de su PSA, la cual significa el índice de cambio en su concentración de PSA con el tiempo. Los aumentos rápidos en los resultados de PSA pueden sugerir que hay cáncer. Si usted tiene una concentración ligeramente elevada de PSA, usted y su doctor pueden elegir hacer análisis de antígeno prostático específico en forma programada y poner atención a cualquier cambio en la velocidad del PSA.

Prueba del antígeno prostático específico libre

Esta prueba se usa para hombres que tienen concentraciones mayores de PSA. La prueba regular de PSA mide el PSA total, el cual incluye tanto el PSA que está adherido, o unido, a otras proteínas y el PSA que está libre o que no está unido. La prueba de PSA libre mide solo el PSA libre. El PSA libre está relacionado con padecimientos benignos de próstata, como HPB, mientras que el PSA unido está relacionado con cáncer. El porcentaje de PSA libre puede ayudar a decir qué clase de problema usted tiene en la próstata.

  • Si tanto el PSA total como el PSA libre son mayores que lo normal (porcentaje alto de PSA libre), esto sugiere HPB en vez de cáncer.
  • Si el PSA total es alto pero el libre no lo es (bajo porcentaje de PSA libre), hay más probabilidad de cáncer. Se deberán hacer más pruebas, como una biopsia.

Usted y su doctor deberán hablar de su riesgo personal y de los resultados del PSA libre. Entonces pueden decidir juntos si se harán biopsias de seguimiento y con qué frecuencia.

"No hay una concentración mágica de PSA abajo de la cual se puede asegurar que un hombre no tiene riesgo de cáncer de próstata o arriba de la cual se deberá llevar a cabo automáticamente una biopsia. La decisión del hombre de hacerse una biopsia requiere una discusión concienzuda con su doctor, teniendo en cuenta que no solo la concentración de PSA sino también sus otros factores de riesgo, su estado general de salud y cómo percibe él los riesgos y beneficios de una pronta detección".

Dr. Howard Parnes, Jefe del Grupo de Investigación de Cáncer Urológico y de Próstata, División de Prevención del Cáncer, Instituto Nacional del Cáncer

Biopsia de próstata

Si sus síntomas o resultados de las pruebas sugieren que hay cáncer de próstata, su doctor le derivará a un especialista (un urólogo) para una biopsia de próstata. Para una biopsia, se toman pequeñas muestras de tejido directamente de la próstata. Su doctor tomará muestras de varias áreas de la glándula de la próstata. Esto puede ayudar para que sean bajas las posibilidades de que se omita alguna área de la glándula que pudiera tener células cancerosas. Como otros cánceres, el cáncer de próstata puede ser diagnosticado solo cuando se mira el tejido al microscopio. La mayoría de los hombres que tienen biopsias después de exámenes de detección no tienen cáncer.

Un resultado positivo de la prueba después de una biopsia significa que hay cáncer presente. Un patólogo revisará su muestra de biopsia en busca de células cancerosas y le dará una puntuación de Gleason. La puntuación de Gleason va de 2 a 10 y describe la probabilidad de que se extienda el tumor. En cuanto menor sea el número, menos activo será el tumor y será menos probable que se extienda. Las opciones de tratamiento dependen del estadio (o extensión) del cáncer (estadios del 1 al 4), de la puntuación de Gleason, de la concentración de PSA, de su edad y salud en general. Su doctor pone a disposición esta información en su informe de patología.

Llegar a una decisión acerca del tratamiento de su cáncer de próstata es un proceso complejo. Muchos hombres se dan cuenta que es útil hablar con sus doctores, con su familia y amigos, y con otros hombres que se han enfrentado a decisiones semejantes.

Hable con su doctor

Diferentes clases de doctores y otros profesionales de la salud cuidan la salud de la próstata. Pueden ayudarle a encontrar el mejor tratamiento, contestan sus preguntas y atienden sus preocupaciones. Estos profesionales al cuidado de la salud son:

  • Doctores familiares e internistas
  • Auxiliares médicos y enfermeros practicantes
  • Urólogos, que son expertos en enfermedades de las vías urinarias y del aparato reproductor masculino
  • Urólogos oncólogos, que son expertos en tratar cánceres de las vías urinarias y del aparato reproductor masculino
  • Oncólogos radiólogos, que usan radioterapia para tratar el cáncer
  • Médicos oncólogos, quienes tratan cáncer con medicamentos como hormonoterapia y quimioterapia
  • Patólogos, quienes identifican enfermedades al estudiar las células y los tejidos al microscopio.

Considere a estos profesionales como a sus socios--consejeros expertos y ayudantes para atender su salud. Al hablar francamente con sus doctores puede ayudarle a aprender más acerca de sus cambios en la próstata y de las pruebas que deberá esperar.

Preguntas para su doctor son las siguientes:

  • ¿Qué tipo de problema tengo en la próstata?
  • ¿Es necesario hacer más pruebas? ¿Qué podrán decirme?
  • Si me decido por la espera vigilante, ¿cuáles cambios de los síntomas deberé vigilar y con qué frecuencia deberé hacerme pruebas?
  • ¿Qué tipo de tratamiento me recomienda para mi problema de la próstata?
  • Para hombres como yo, ¿ha funcionado este tratamiento?
  • ¿Qué tan pronto deberé empezar el tratamiento y cuánto durará?
  • ¿Necesito medicina y durante cuánto tiempo deberé tomarla antes de ver una mejoría en mis síntomas?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de la medicina?
  • ¿Hay otras medicinas que podrían interferir con este medicamento?
  • Si necesito cirugía, ¿cuáles son los beneficios y riesgos?
  • ¿Tendré efectos secundarios de la cirugía que puedan afectar mi calidad de vida?
  • ¿Son estos efectos secundarios temporarios o permanentes?
  • ¿Cuánto dura el tiempo de recuperación después de la cirugía?
  • ¿Podré volver a una vida completamente normal?
  • ¿Cómo afectará esto mi vida sexual?
  • ¿Con qué frecuencia deberé visitar al doctor para vigilar mi situación?