Mamografías

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

¿Qué es una mamografía?

Una mamografía es una radiografía del seno.

Las mamografías se pueden usar para buscar el cáncer de seno en mujeres que no presentan signos o síntomas de la enfermedad. Este tipo de mamografía se llama mamografía selectiva de detección. Por lo general, las mamografías de detección requieren dos o más radiografías o imágenes de cada seno. Con frecuencia, las radiografías hacen posible que se detecten tumores que no se pueden palpar. Las mamografías de detección pueden también encontrar microcalcificaciones (pequeños depósitos de calcio) que algunas veces indican la presencia de cáncer de seno.

Las mamografías pueden usarse también para buscar cáncer de seno después de haberse encontrado un abultamiento u otro signo o síntoma de la enfermedad. Este tipo de mamografía se llama mamografía de diagnóstico. Además de los abultamientos, los signos de cáncer de seno pueden ser dolor en el seno, engrosamiento de la piel del seno, secreción del pezón, o un cambio en el tamaño o en la forma del seno; sin embargo, estos pueden ser también signos de estados benignos. Una mamografía de diagnóstico puede usarse también para evaluar cambios que se encuentren durante una mamografía selectiva de detección o para ver el tejido del seno cuando es difícil obtener una mamografía de detección debido a circunstancias especiales, como la presencia de implantes de seno.

¿Cuál es la diferencia entre una mamografía selectiva de detección y una mamografía de diagnóstico?

Los mismos aparatos se usan para ambos tipos de mamografías. Sin embargo, una mamografía de diagnóstico requiere más tiempo que las mamografías selectivas de detección y la dosis total de radiación es mayor porque se necesitan más radiografías para obtener vistas del seno desde varios ángulos. El tecnólogo puede amplificar una zona sospechosa para producir una imagen detallada que ayude al médico a hacer un diagnóstico preciso.

¿Cuáles son los beneficios y los posibles perjuicios de las mamografías selectivas de detección?

La detección temprana de cáncer de seno con la mamografía selectiva de detección significa que el tratamiento puede empezarse más pronto en el curso de la enfermedad, posiblemente antes de que se haya extendido. Los resultados de estudios clínicos aleatorizados y de otros estudios indican que la mamografía de detección puede ayudar a reducir el número de muertes por cáncer de seno entre mujeres de 40 a 74 años de edad, especialmente para las que tienen más de 50 años de edad (1). Sin embargo, los estudios llevados a cabo hasta la fecha no han indicado que haya un beneficio de las mamografías de detección regulares en mujeres menores de 40 años de edad o de mamografías de detección como base (mamografías que se usan como punto de comparación) que se toman antes de los 40 años de edad.

Los beneficios de la mamografía de detección necesitan equilibrarse contra los perjuicios que pueden ser:

Resultados positivos falsos. Los resultados positivos falsos ocurren cuando los radiólogos ven una anomalía (que posiblemente es “positiva”) en una mamografía, pero en realidad no hay cáncer presente. Todas las mamografías anormales deberán seguirse con pruebas adicionales (mamografías de diagnóstico, ecografía o con una biopsia) para determinar si hay cáncer presente.

Los resultados positivos falsos de mamografía pueden conducir a ansiedad y a otras formas de angustia psicológica en las mujeres afectadas. Las pruebas adicionales que se requieren para descartar la presencia de cáncer pueden también ser costosas y requerir tiempo y causar molestias físicas.

Los resultados positivos falsos son más comunes en mujeres más jóvenes, en mujeres con senos densos, en mujeres que han tenido biopsias anteriores de seno, en mujeres con antecedentes familiares de cáncer de seno y en mujeres que toman estrógeno (por ejemplo, terapia hormonal para la menopausia).

La posibilidad de tener un resultado positivo falso aumenta con el número de mamografías que haya tenido la mujer. Más de 50 % de las mujeres que se hacen exámenes de detección anualmente en 10 años en los Estados Unidos experimentarán un resultado positivo falso, y muchas de estas mujeres tendrán una biopsia.

Sobrediagnóstico y exceso de tratamiento. Las mamografías selectivas de detección pueden encontrar cánceres y casos de carcinoma ductal in situ (CDIS, un tumor no invasivo en el que células anormales que pueden hacerse cancerosas se acumulan en el revestimiento de los conductos del seno) que necesitan tratarse. Sin embargo, estas mamografías pueden encontrar también casos de CDIS y cánceres pequeños que nunca causarían síntomas ni pondrían en peligro la vida de la mujer. Este fenómeno se llama "sobrediagnóstico". El tratamiento de los cánceres que se diagnostican con exceso y de los casos de CDIS que se diagnostican en exceso no es necesario y resulta en un "exceso de tratamiento".

Ya que los doctores no pueden distinguir con facilidad entre los cánceres y los casos de CDIS que necesitan ser tratados de los que no lo necesitan, todos ellos reciben tratamiento.

Resultados negativos falsos. En los exámenes de detección de cáncer, un resultado negativo significa que no hay presente una anomalía. Los resultados negativos falsos ocurren cuando las mamografías parecen normales aun cuando el cáncer de seno está presente. En general, las mamografías de detección fallan en cerca de 20 % de los cánceres de seno que están presentes cuando se hace el examen. Los resultados negativos falsos pueden conducir a retrasos en el tratamiento y a un sentido falso de seguridad en las mujeres afectadas.

Una causa de los resultados negativos falsos es la alta densidad del seno. Los senos están formados tanto por tejido denso (es decir, tejido glandular y tejido conjuntivo, lo cual en conjunto se conoce como tejido fibroglandular) como por tejido adiposo (graso). El tejido adiposo aparece de color oscuro en una mamografía, mientras que el tejido fibroglandular aparece como zonas blancas. Ya que el tejido fibroglandular y los tumores tienen una densidad semejante, puede ser más difícil detectar los tumores en mujeres con senos más densos.

Los resultados negativos falsos ocurren con más frecuencia entre mujeres jóvenes que entre mujeres de mayor edad ya que las mujeres jóvenes tienen más probabilidad de tener senos densos. Conforme envejece la mujer, sus senos se hacen, en general, más grasos, por lo que son menos probables los resultados negativos falsos.

Algunos de los cánceres de seno crecen con tanta rapidez que aparecen en algunos meses después de una mamografía de detección (negativa). Esta situación no representa un resultado negativo falso, porque el resultado negativo de la detección fue correcto. Lo que significa es que un resultado negativo falso puede dar un sentido falso de seguridad. Algunos de los cánceres que no fueron detectados por las mamografías de detección pueden ser detectados por exámenes clínicos del seno (exámenes físicos de los senos hechos por un proveedor de cuidados para la salud).

La detección temprana de cáncer de seno puede no siempre reducir la posibilidad de una mujer de morir por ese cáncer. Aun cuando las mamografías pueden detectar tumores malignos que no se pueden palpar, tratar un tumor pequeño no siempre significa que la mujer no morirá por ese cáncer. Un cáncer de crecimiento rápido o muy maligno puede haberse diseminado ya a otras partes del cuerpo antes de ser detectado. En vez de eso, las mujeres con ese tipo de tumores viven un largo período de tiempo sabiendo que probablemente tienen una enfermedad posiblemente mortal.

Además, el hecho de encontrar temprano un cáncer de seno puede no ayudar a prolongar la vida de una mujer que padece otras enfermedades que ponen su vida más en peligro.

Exposición a radiación. Las mamografías requieren dosis muy pequeñas de radiación. El riesgo de algún daño por la exposición a esta radiación es muy leve, pero hacerse radiografías repetidas veces podría causar cáncer. Aunque los posibles beneficios de la mamografía casi siempre superan el daño posible de la exposición a la radiación, las mujeres deberán consultar con su proveedor de cuidados para la salud acerca de la necesidad de cada radiografía. Además, deberá informar al profesional médico o al tecnólogo de rayos X si existe la posibilidad de que esté embarazada, porque la radiación puede dañar al feto en crecimiento.

¿En dónde puedo encontrar recomendaciones actuales sobre la mamografía de detección?

Muchas organizaciones y asociaciones profesionales, incluso la Brigada de Servicios de Prevención de los Estados Unidos (USPSTF), la cual es convocada por la Agency for Healthcare Research and Quality, una dependencia federal, han formulado pautas para exámenes de detección con mamografías. Todas ellas recomiendan que las mujeres deberán consultar con sus médicos acerca de los beneficios y perjuicios de las mamografías; de cuándo comenzar a hacerse las mamografías de detección; y de la frecuencia con la que deberán hacerse las mamografías.

Aunque el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos no publica pautas de exámenes de detección de cáncer, sí dirige y facilita la investigación básica y de transferencia que guía la práctica clínica regular y la toma de decisiones médicas que otras organizaciones pueden usar para formular sus pautas.

¿Cuál es el mejor método de exámenes de detección de cáncer de seno?

Las mamografías de detección regulares de alta calidad y los exámenes clínicos de los senos son las formas más efectivas para detectar el cáncer de seno.

El examen de los senos que se hace la mujer a sí misma para buscar abultamientos o cambios poco comunes, llamado autoexamen del seno (breast self-exam, BSE) no se recomienda específicamente para la detección del cáncer de seno. En estudios clínicos, no se ha encontrado que los autoexámenes del seno solos ayuden a reducir el número de muertes por cáncer de seno.

Sin embargo, muchas mujeres eligen examinar sus senos ellas mismas. Las mujeres que deciden hacerse autoexámenes del seno deben tener presente que los cambios en el seno pueden ocurrir por embarazo, por envejecimiento, o por la menopausia; durante los períodos menstruales; o por tomar píldoras anticonceptivas u otras hormonas. También, es normal que los senos se sientan un poco abultados o desiguales. También, es común que los senos estén hinchados o sensibles justo antes o durante el período menstrual. Si una mujer nota cualquier cambio inusual en sus senos, deberá comunicarse con su proveedor de cuidados para la salud.

¿Qué es el Sistema de Base de Datos e Informes de Imágenes del Seno (BI-RADS®)?

El Colegio Estadounidense de Radiología (American College of Radiology, ACR) ha establecido un método uniforme para que los radiólogos describan los resultados de las mamografías. El sistema, llamado BI-RADS (Breast Imaging Reporting and Database System), consiste en siete categorías o grados generalizados. Cada categoría del BI-RADS tiene un plan de seguimiento asociado para ayudar a los radiólogos y a otros médicos a manejar adecuadamente el cuidado de las pacientes.

Sistema de Base de Datos e Informes de Imágenes del Seno (BI-RADS)

Categoría Evaluación Seguimiento
0 Requiere una evaluación adicional con imágenes Requiere más estudios con imágenes para poder asignar una categoría
1 Negativo Continuar las mamografías regulares de detección
2 Resultado benigno (no canceroso) Continuar las mamografías regulares de detección
3 Probablemente benigno Hacerse una mamografía de seguimiento a los seis meses
4 Anomalía sospechosa Puede requerir biopsia
5 Muy probable que sea maligno (cáncer) Requiere biopsia
6 Malignidad reconocida, comprobada por biopsia (cáncer) Biopsia confirma la presencia de cáncer antes de iniciar tratamiento

El BI-RADS incluye también cuatro categorías de densidad de senos que pueden ser reportadas.

El radiólogo que lee la mamografía elige la categoría que describe mejor el grado de densidad del seno que se ve en la película de mamografía. Las categorías, que van desde la que tiene menos densidad en el seno hasta la que tiene mayor densidad, son las siguientes:

• Los senos son casi completamente grasos

• Hay zonas esparcidas de tejido glandular denso y de tejido conjuntivo fibroso (lo que se conoce en conjunto como densidad fibroglandular)

• Los senos son heterogéneamente densos, lo que significa que tienen más zonas de densidad fibroglandular. Esto puede dificultar que se vean pequeñas masas en el tejido de seno en una mamografía.

• Los senos son densos en extremo, lo que puede dificultar que se vean tumores en el tejido de seno en una mamografía.

Muchos estados en los Estados Unidos han promulgado leyes que requieren que los proveedores de mamografías digan a las mujeres si tienen senos densos (es decir, senos que son heterogéneamente densos o densos en extremo en una mamografía) y que les informen de los riesgos asociados con tener senos densos. Además de dificultar la lectura de las mamografías, los senos densos son un factor de riesgo de cáncer de seno.

¿Cuánto cuesta una mamografía?

Los planes de seguro médico regulados por la ley federal Affordable Care deben cubrir la mamografía de detección como beneficio preventivo cada 1 o 2 años para mujeres de 40 años de edad y mayores sin que requieran pagar co-pagos, seguros combinados o deducibles. Además, muchos estados requieren que Medicaid y los planes públicos de salud por empleo cubran la mamografía selectiva de detección. Las mujeres deberán comunicarse con su centro de mamografías o con su compañía de seguro médico para confirmar el costo y lo que se cubre.

Medicare paga mamografías selectivas de detección anuales a todas las beneficiarias de Medicare de 40 años de edad o mayores. Medicare pagará también por una mamografía de base para sus beneficiarias de 35 a 39 años de edad. Para este beneficio, no se requieren deducibles. La información acerca de lo que cubre Medicare en cuanto a mamografías puede obtenerse en el sitio web de Medicare o al llamar a la línea directa, 1–800–MEDICARE (1–800–633–4227). Para personas sordas o con problemas de audición, el número de teléfono es 1–877–486–2048.

Las mujeres que necesitan una mamografía de diagnóstico deberán comunicarse con su compañía de seguro médico acerca de esa cobertura.

¿Cómo pueden las mujeres de bajos ingresos o sin seguro médico hacerse una mamografía de detección a bajo costo o gratuita?

Algunos programas locales y estatales de salud y algunas empresas proveen mamografías gratuitas o a bajo costo. Por ejemplo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) coordinan el Programa Nacional de Detección Temprana del Cáncer de Seno y Cuello Uterino. Este programa brinda servicios de exámenes selectivos de detección, incluso exámenes clínicos de seno y mamografías, a mujeres de bajos ingresos sin seguro médico, en todo Estados Unidos y en varios de sus territorios. Información para contactar los programas locales está disponible por medio del sitio web de los CDC o por teléfono al 1‑800‑232‑4636 (1‑800‑CDC‑INFO).

La información sobre programas de mamografías selectivas de detección a precio reducido o gratuitas está disponible también por medio del Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI en el teléfono 1‑800‑422‑6237 (1‑800‑4‑CANCER) y por medio de hospitales locales, departamentos de salud, centros para el cuidado de la mujer y otros grupos comunitarios.

¿En dónde pueden las mujeres hacerse mamografías de alta calidad?

Es posible hacerse una mamografía de alta calidad en las clínicas que se especializan en cuidados del seno, en el departamento de radiología de los hospitales, en unidades móviles, en empresas privadas de radiología y en los consultorios de los médicos.

La Ley de Normas de Calidad de la Mamografía (Mammography Quality Standards Act, MQSA) es una ley federal que exige que todos los establecimientos de mamografías en Estados Unidos cumplan con requisitos de calidad normalizados. Por esta ley, todos los establecimientos de mamografías deben: 1) estar acreditados por un organismo de acreditación aprobado por la Administración de Alimentos y Drogas, FDA; 2) estar acreditados por la FDA o por una dependencia estatal que cumple con los requerimientos que haya sido aprobada por la FDA; 3) someterse a una inspección anual de cumplimiento de la ley MQSA; y 4) exhibir en un lugar destacado el certificado expedido por la dependencia. Para obtener más información acerca de la MQSA, visite el sitio web de la FDA.

Las mujeres pueden preguntar a sus médicos o al personal del establecimiento de mamografías por el certificado de la FDA antes de hacer su cita. Las mujeres deberán buscar el certificado de la MQSA en el establecimiento de mamografías y verificar la fecha de vencimiento. Las regulaciones de la MQSA requieren también que los establecimientos de mamografías den a sus clientes un informe fácil de leer sobre los resultados de su mamografía.

La información sobre los establecimientos certificados por la Administración de Alimentos y Drogas puede obtenerse del Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer en el teléfono 1‑800‑422‑6237 (1‑800‑4‑CANCER). Además, hay una lista de dichos establecimientos en el sitio web de la FDA.

¿Qué deberán hacer las mujeres que tienen implantes en los senos con respecto a las mamografías selectivas de detección?

Las mujeres con implantes de seno deben seguir teniendo mamografías. (La mujer a la que se hizo un implante a consecuencia de una mastectomía deberá preguntar al médico si es necesaria una mamografía del seno reconstruido).

Los implantes pueden ocultar parte del tejido del seno, lo que dificulta al radiólogo la detección de alguna anomalía en la mamografía. Es importante hacer saber al establecimiento de mamografías acerca de los implantes que pueda tener una mujer al hacer una cita para la mamografía. El tecnólogo y el radiólogo necesitan tener experiencia en efectuar mamografías en mujeres que tienen implantes de seno.

Si el tecnólogo que realiza el procedimiento sabe que la mujer tiene implantes de seno, se pueden tomar algunas medidas para asegurar que se vea la mayor cantidad posible de tejido de seno en la mamografía. Es posible usar una técnica especial llamada vistas de desplazamiento del implante.

¿Qué es la mamografía digital? ¿En qué se diferencia de la mamografía convencional en láminas de película?

En los Estados Unidos, la mamografía digital ha remplazado la mamografía convencional. Tanto la mamografía digital como la convencional usan rayos X para producir una imagen del seno; sin embargo, en la mamografía convencional, la imagen se almacena directamente en una lámina, mientras que en la mamografía digital, una imagen electrónica del seno se almacena como archivo de computadora. Esta información digital se puede mejorar, ampliar o manipular para hacer una evaluación ulterior con más facilidad que la información almacenada en película. Las imágenes digitales pueden compartirse electrónicamente, lo que hace que las consultas virtuales (remotas), entre radiólogos y cirujanos de seno se hagan con más facilidad.

Las mamografías digitales pueden hacerse solo en establecimientos certificados para mamografías convencionales y que han recibido aprobación de la FDA para ofrecer mamografías digitales. El procedimiento para hacerse una mamografía con un sistema digital es el mismo que con una mamografía convencional.

¿Qué son las mamografías en 3D (también conocidas como mamografías de tomosíntesis)?

Las mamografías tridimensionales (3D), también conocidas como tomosíntesis digitales del seno (DBT), son un tipo de mamografía digital en la que se usan máquinas de rayos X para tomar imágenes de “rebanadas” delgadas del seno desde diferentes ángulos y un programa de computadora se usa para reconstruir una imagen. Este proceso es similar al que usa el escáner de las tomografías computarizadas (TC) para producir imágenes de las estructuras internas del cuerpo. La mamografía en 3D usa dosis muy bajas de rayos X, pero, dado que generalmente se hace al mismo tiempo que la mamografía digital normal en dos dimensiones (2D), la dosis de radiación es un poco más alta que la de una mamografía convencional. Las nuevas estrategias de tomosíntesis permiten que la tomosíntesis digital del seno se haga por separado, lo que posiblemente reduce la dosis de radiación a un grado más próximo al de la mamografía convencional.

Aunque se ofrece a muchas mujeres la posibilidad de una tomosíntesis digital del seno, todavía no se ha determinado firmemente si es superior a la mamografía en 2D en la identificación de cánceres iniciales y en evitar resultados positivos falsos.

Un estudio cínico de seno aleatorizado a gran escala, que se espera se iniciará a mediados de 2017, comparará la mamografía de 3D con la mamografía de 2D. El Estudio de Detección con Imágenes de Mamografía de Tomosíntesis (TMIST) comparará el número de cánceres avanzados detectados en mujeres examinadas en 4 años con DBT con el número detectado en mujeres examinadas con mamografía digital convencional.

¿Qué otras tecnologías o estrategias se están creando para la detección del cáncer de seno?

El Instituto Nacional del Cáncer está apoyando la creación de varias tecnologías nuevas para detectar tumores en el seno. Esta investigación abarca desde métodos que se están formulando en laboratorios de investigación, hasta los que se están evaluando en estudios clínicos. Los programas para mejorar la mamografía convencional incluyen la mamografía digital, las imágenes de resonancia magnética (RM), la tomografía por emisión de positrones (PET) y la tomografía óptica difusa, la cual usa luz en vez de rayos X para crear imágenes del seno.

El estudio de Mujeres con Información para Exámenes de Detección de acuerdo a Medidas de Riesgo (WISDOM) es un estudio aleatorizado que está evaluando un planteamiento personalizado para exámenes de detección de cáncer de seno. Este estudio de 5 años, el cual comprenderá a 100 000 mujeres en California y en el Oeste Medio, intenta determinar si los exámenes de detección con base en el riesgo, es decir, si los exámenes de detección a intervalos que se basan en el riesgo de cada mujer según lo determinen su composición genética, sus antecedentes familiares y otros factores de riesgo—son tan seguros, efectivos y aceptados como lo son los exámenes de detección anuales.