Pasar al contenido principal

Mamografías

¿Qué es una mamografía?

Una mamografía es una radiografía de la mama (seno).

Las mamografías se usan para controlar si hay cáncer de mama cuando no hay signos ni síntomas de la enfermedad. Este tipo de mamografía se llama mamografía de detección. Para las mamografías de detección, se suelen tomar dos o más imágenes de rayos X de cada mama. Es común que estas imágenes permitan detectar los tumores que no es posible palpar. Con las mamografías de detección también se detectan microcalcificaciones (pequeños depósitos de calcio) que a veces indican que hay cáncer de mama.

Las mamografías también se usan para controlar si hay cáncer de mama después de que se encontró un bulto o hay otro signo o síntoma de la enfermedad. Este tipo de mamografía se llama mamografía de diagnóstico. Además de un bulto, otros signos de cáncer de mama son: dolor de mama, engrosamiento de la piel de la mama, secreción del pezón o un cambio en el tamaño o la forma de la mama. Pero estos signos también podrían ser señal de otros problemas que no son cáncer, que también se llaman benignos. Una mamografía de diagnóstico también sirve para evaluar cambios identificados durante una mamografía de detección o en casos especiales cuando es difícil de ver el tejido en una mamografía de detección, como cuando la persona tiene implantes de mama.

¿Qué diferencia hay entre las mamografías de detección y las de diagnóstico?

Se usan las mismas máquinas para ambos tipos de mamografías. La mamografía de diagnóstico dura más tiempo, y la dosis de radiación total es más alta porque hay que tomar más radiografías de distintos ángulos de la mama. Si la auxiliar técnica observa algo sospechoso, podrá tomar imágenes ampliadas para que el médico examine el área en detalle y el diagnóstico sea preciso.

¿Cuáles son los beneficios y posibles daños de las mamografías de detección?

Si se encuentra el cáncer de mama temprano en las mamografías de detección, es posible comenzar el tratamiento cuando empieza la enfermedad, quizás antes de que se disemine. En los estudios clínico aleatorizado y otros estudios se comprobó que el uso de las mamografías de detección disminuye las muertes por cáncer de mama en las mujeres de 40 a 74 años con riesgo promedio de cáncer de mama. Y en los mismos estudios, hay pruebas de que el beneficio es mayor para las mujeres de entre 50 y 69 años (1, 2). Pero hasta la fecha, no hay estudios que demuestren que las mamografías de detección periódicas beneficien a las mujeres menores de 40 años, ni a las mujeres que se hacen una mamografía de detección inicial antes de los 40 años (que sirven como punto de comparación).

Hay que evaluar los beneficios de la mamografía de detección junto con los posibles daños, que son los siguientes:

Resultados positivos falsos. Los resultados positivos falsos se dan cuando los radiólogos ven algo anormal en una mamografía, pero en realidad no hay cáncer. Todas las mamografías con resultado anormal se deben evaluar con otra prueba (mamografía de diagnóstico, ecografía o biopsia) para determinar si hay cáncer.

Obtener un resultado positivo falso en una mamografía causa ansiedad y otras formas de estrés psicológico. Las pruebas adicionales para descartar que es cáncer también podrían ser costosas, llevan tiempo y causan incomodidad física.

Los resultados positivos falsos son más comunes en las personas jóvenes, con mamas densas, que ya tuvieron biopsias de mama, con antecedentes familiares de cáncer de mama y que toman estrógeno (como cuando reciben terapia hormonal para la menopausia). La probabilidad de tener un resultado positivo falso aumenta con la cantidad de mamografías. En los Estados Unidos, más del 50 % de las mujeres que se hacen exámenes de detección anuales durante 10 años tendrán un resultado positivo falso, y muchas de ellas se harán una biopsia.

Sobrediagnóstico y sobretratamiento. Las mamografías de detección permiten encontrar cánceres y casos de carcinoma ductal in situ (DCIS). El DCIS es un tumor no invasivo (localizado) dentro del revestimiento de los conductos mamarios que tiene células anormales que se podrían volver cancerosas y por eso hay que tratarlo. Pero, también descubren casos de DCIS y cánceres pequeños que nunca causarían síntomas ni pondrían en peligro la vida de la persona. Esto se llama "sobrediagnóstico". Y el tratamiento de los cánceres y casos de DCIS sobrediagnosticados es innecesario. Esto se conoce como "sobretratamiento".

Como para los médicos no es fácil distinguir entre los cánceres y los casos de DCIS que necesitan tratamiento, todas las personas reciben tratamiento.

Resultados negativos falsos. En los exámenes de detección del cáncer, un resultado negativo significa que no hay anomalías. Un resultado es negativo falso ocurre cuando las mamografías se ven normales pero hay cáncer de mama. En general, con las mamografías de detección se pasan por alto casi el 20 % de los casos de cáncer de mama presentes en el momento de la mamografía. Los resultados negativos falsos en las mamografías demoran el tratamiento del cáncer y dan una falsa sensación de seguridad.

La alta densidad de la mama es una de las causas de los resultados negativos falsos. Las mamas tienen tejido adiposo (graso) y tejido denso (como el tejido fibroglandular, que consta de tejido glandular  y conjuntivo). En una mamografía, el tejido adiposo se ve oscuro; el tejido fibroglandular se ve blanco. Como la densidad del tejido fibroglandular y de los tumores es parecida, es más difícil detectar los tumores en las mamas densas.

Los negativos falsos son más comunes en las personas jóvenes que en las mayores porque es más probable que las jóvenes tengan mamas densas. Con los años, las mamas suelen tener más grasa, y es menos probable que las mamografías den resultados negativos falsos.

A veces, el cáncer de mama se disemina tan rápido que aparece a los pocos meses de una mamografía de detección que dio resultado normal (negativo). En esta situación, no se considera que el resultado fue negativo falso, porque el resultado negativo durante el examen de detección era correcto. Pero el resultado negativo ofrece una falsa sensación de seguridad. Algunos cánceres no detectados mediante las mamografías de detección se podrían detectar con exámenes clínicos de la mama, que son revisiones físicas de la mama que hace un profesional médico.

Descubrir el cáncer de mama temprano quizás no disminuya el riesgo de morir por la enfermedad. Aunque las mamografías permitan detectar tumores malignos (cancerosos) que no son palpables, no quiere decir que la persona no morirá de cáncer. Es posible que un cáncer de crecimiento rápido (muy maligno o agresivo) se haya diseminado a otras partes del cuerpo antes de que se detecte. Por otra parte, la persona con estos tumores podría vivir más tiempo aunque sepa que quizás tenga una enfermedad potencialmente mortal.

Además, detectar el cáncer de mama temprano quizás no prolongue la vida de alguien con otros problemas de salud por los que se podría morir.

Exposición a la radiación. Para las mamografías se usan dosis muy pequeñas de radiación. El riesgo de daños por esta exposición a la radiación es bajo, pero el uso repetido de radiografías aumenta el riesgo de cáncer. Aunque los posibles beneficios de la mamografía casi siempre superan los posibles daños por la exposición a la radiación, es importante conversar con el médico para saber si cada radiografía es necesaria. Además, las mujeres siempre deben avisar a quienes las atienden, incluso al auxiliar técnico que hace la mamografía, sobre cualquier posibilidad de embarazo, porque la radiación podría dañar al bebé.

¿Dónde hay recomendaciones actualizadas sobre las mamografías de detección?

Muchas organizaciones y asociaciones profesionales, incluso la Comisión de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF) convocada por la Agencia para la Investigación y la Calidad del Cuidado de la Salud (AHRQ) del gobierno federal, publican recomendaciones sobre las mamografías de detección. Estas se presentan en este resumen en inglés de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Todas las recomendaciones señalan que las mujeres deben conversar con el médico sobre los beneficios y daños posibles de la mamografía, cuándo iniciarlas y con qué frecuencia.

Aunque no publica pautas para los exámenes de detección del cáncer, el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) lleva a cabo y facilita la investigación básica, clínica y aplicable que sirve de base para la práctica clínica estándar y la toma de decisiones médicas que otras organizaciones podrían usar para elaborar las recomendaciones.

¿Cuál es el mejor método para detectar el cáncer de mama?

La mejor manera de detectar el cáncer de mama es hacerse exámenes clínicos de la mama y mamografías de detección de alta calidad con regularidad.

El autoexamen de la mama, es una revisión de las mamas que cada persona hace en su casa para palpar bultos o cambios fuera de lo común. No se recomienda como método de detección del cáncer de mama. En los estudios clínicos, no se comprobó que el autoexamen de la mama disminuya las muertes por cáncer de mama.

Pero muchas mujeres eligen hacerse el autoexamen de las mamas. Si se hace el autoexamen, debe recordar que hay otros cambios en las mamas por el embarazo, la edad o la menopausia, la menstruación, o por el uso de píldoras anticonceptivas u hormonas. Es normal que las mamas se sientan un poco abultadas y desparejas. También es común que las mamas se hinchen y estén sensibles durante o justo antes del período menstrual. Siempre que note cualquier cambio fuera de lo común en las mamas, llame al médico. 

¿Qué es el Sistema de Base de Datos e Informes de Imágenes de la Mama (BI-RADS®)?

El Colegio Estadounidense de Radiología (ACR) estableció un sistema para uniformar las descripciones que usan los radiólogos en los resultados de una mamografía. El sistema se conoce como BI-RADS y consta de 7 categorías estándar. Cada categoría de BI-RADS indica un plan para orientar a los radiólogos y otros médicos sobre el seguimiento adecuado.

Sistema de Base de Datos e Informes de Imágenes de la Mama (BI-RADS®)

Categoría Evaluación Seguimiento
0 Incompleto Se necesitan pruebas de imagen adicionales antes de asignar una categoría
1 Normal (negativo) Continuar con las mamografías de detección periódicas
2 Lesión benigna (no cancerosa) Continuar con las mamografías de detección periódicas
3 Lesión probablemente benigna Realizar mamografía de seguimiento a los 6 meses
4 Lesión sospechosa (probablemente maligna) Quizás requiera una biopsia
5 Altamente indicativo de cáncer Requiere una biopsia
6 Cáncer confirmado mediante biopsia Antes de iniciar el tratamiento, se confirma que hay cáncer mediante una biopsia

El BI-RADS incluye cuatro categorías de densidad de la mama. El radiólogo que interpreta la mamografía elige la categoría que describe mejor el nivel densidad de la mama que observa en la imagen. Estas son las categorías (de mayor a menor) densidad de la mama:

  • Las mamas son de grasa casi por completo.
  • Hay áreas dispersas de tejido fibroglandular (glandular y conjuntivo).
  • Las mamas son de densidad heterogénea, o sea que hay más áreas de densidad fibroglandular. Esto quizás oculte pequeñas masas en el tejido y hace que sea más difícil verlas en la mamografía.
  • Las mamas son de densidad extrema. Esto quizás oculte tumores en el tejido y hace que sea más difícil verlos en la mamografía.

En muchos estados de los Estados Unidos se aprobaron leyes que exigen que los centros que ofrecen mamografías avisen a las personas si tienen mamas densas (es decir, que tienen densidad heterogénea o densidad extrema en una mamografía) y les notifiquen sobre los riesgos que se relacionan con las mamas densas. Además de dificultar la interpretación de las mamografías, las mamas densas son un factor de riesgo para el cáncer de mama.

¿Dónde se obtienen mamografías de alta calidad?

Es posible obtener mamografías de alta calidad en clínicas especializadas, departamentos de radiología hospitalarios, servicios de unidades móviles, consultorios médicos y centros de radiología privados.

La Ley de Normas de Calidad para Mamografías (MQSA) es una ley federal que exige que los establecimientos que ofrecen mamografías en todo el país cumplan con normas de calidad uniformes. Según esta ley, todos los centros de mamografías deben cumplir las siguientes normas: 1) reconocimiento oficial de un organismo de acreditación aprobado por la FDA; 2) certificación de la FDA o de una agencia estatal aprobada por la FDA, de que cumple con las normas exigidas; 3) inspección anual de la MQSA; 4) exhibición claramente visible del certificado que emitió la agencia. Para obtener más información sobre la MQSA, consultar la página en inglés de la FDA.

Las mujeres podrán consultar al médico o al personal del centro local de mamografías acerca de la certificación de la FDA antes de pedir una cita. Cuando vayan a su cita, deberán controlar que exhiban el certificado que exige la MQSA y que no esté vencido. Las reglamentaciones de la MQSA también exigen que los centros de mamografías entreguen a los pacientes un informe de resultados de la mamografía que sea fácil de leer.

Para obtener más información sobre los centros de mamografías con certificación de la FDA, llame al Servicio de Información de Cáncer al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER). También encontrará una lista de estos establecimientos en el sitio web de la FDA.

¿Cuánto cuesta una mamografía?

Los planes de seguro médico que reglamenta la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA) deben cubrir la mamografía de detección como beneficio preventivo cada 1 o 2 años para las mujeres de 40 o más años de edad, sin requerir copagos, coseguros ni deducibles. Además, muchos estados exigen que Medicaid y los planes de salud de empleados públicos cubran la mamografía de detección. Comuníquese con el centro de mamografías o la compañía de seguro médico para confirmar el costo y la cobertura.

Medicare paga por las mamografías de detección anuales de todas las beneficiarias de Medicare que tienen 40 o más años. Medicare también paga por una mamografía inicial (que sirve como punto de referencia) a las beneficiarias que tienen de 35 a 39 años. No necesitará pagar deducibles para obtener este beneficio. Para obtener más información sobre la cobertura para las mamografías, consulte el sitio web de Medicare o llame a la línea de atención de Medicare al 1-800-633-4227 (1-800-MEDICARE). Si tiene problemas de audición, llame al 1-877-486-2048.

Si necesita una mamografía de diagnóstico, comuníquese con la compañía de seguro médico y pregunte por esta cobertura.

Si tengo ingresos bajos o no tengo seguro, ¿cómo consigo una mamografía de detección gratis o de bajo costo?

Algunos programas de salud estatales y locales y algunos empleadores ofrecen mamografías gratuitas o de bajo costo. Por ejemplo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) coordinan el Programa Nacional de Detección Temprana del Cáncer de Mama y de Cuello Uterino. El programa ofrece servicios de detección, que incluye los exámenes clínicos de la mama y las mamografías, a las mujeres de ingresos bajos o sin seguro médico en todos los estados y varios territorios de los Estados Unidos. Para obtener más información sobre los programas locales, consulte el sitio web de los CDC o llame al 1-800-232-4636 (1-800-CDC-4636).

Para obtener más información sobre mamografías gratuitas o de bajo costo, también podrá llamar al Servicio de Información de Cáncer del NCI al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER), a los hospitales locales, departamentos de salud, centros de atención de mujeres u otros grupos comunitarios.

¿Qué pasa con las mamografías de detección si tengo implantes?

Si tiene implantes de mama debe seguir haciéndose las mamografías. (Si recibió un implante después de una mastectomía, pregunte al médico si necesitará una mamografía de la mama reconstruida).

Los implantes ocultan parte del tejido mamario y esto hace que sea más difícil para el radiólogo ver si hay algo anormal en la mamografía. Cuando programe la cita para la mamografía, es importante que avise que tiene implantes de mama. Los auxiliares técnicos y los radiólogos deben tener experiencia en la realización de mamografías en personas con implantes de mama. 

Si saben que tiene implantes de mama, se podrán asegurar de incluir la mayor cantidad posible de tejido mamario en la mamografía. Es posible que usen una técnica especial de proyecciones de desplazamiento del implante (se empuja el implante para tomar la imagen del tejido de la mama).

¿Qué es la mamografía digital? ¿Qué diferencia hay con la mamografía convencional (con placas radiográficas)?

En los Estados Unidos, la mamografía digital ya reemplazó la mamografía convencional. Ambos tipos de mamografías usan rayos X para crear imágenes de la mama. Pero en la mamografía convencional, la imagen se registra directamente en la placa (película radiográfica) y, en la mamografía digital, la imagen electrónica se guarda en un archivo de computadora. Es más fácil de evaluar las imágenes digitales porque permiten mejorar, agrandar o manipular la imagen, a diferencia de las imágenes en una película. Además, las imágenes digitales se envían por vía electrónica, lo que facilita las consultas virtuales (a distancia) entre los radiólogos y los cirujanos de mama.

Las mamografías digitales solo se permiten en los centros certificados de mamografía convencional que cuentan con la aprobación de la FDA para ofrecer mamografía digital. La mamografía digital se hace de la misma forma que la mamografía convencional.

¿Qué es una mamografía tridimensional (3D) o tomosíntesis?

La mamografía tridimensional (3-D), que también se llama tomosíntesis digital de mama, es un tipo de mamografía digital en que las máquinas de rayos X se usan para tomar una serie de imágenes del interior de la mama desde ángulos diferentes. Luego, se usa un programa de computadora para armar una imagen completa en tres dimensiones. La técnica es parecida a la de la tomografía computarizada (TC), en la que un aparato llamado escáner crea imágenes de las partes de adentro del cuerpo. La mamografía 3D emplea dosis muy bajas de rayos X, pero en general se hace al mismo tiempo que la mamografía digital estándar de dos dimensiones (2D). Al combinar ambos tipos (3D y 2D), la dosis de radiación combinada es más alta que la de la mamografía convencional. Con las técnicas nuevas, es posible hacer la tomosíntesis sola sin otra mamografía. Esto permite disminuir la dosis de radiación a un nivel que se acerca al de la mamografía convencional.

A muchas mujeres se les ofrece la tomosíntesis de mama, pero no hay pruebas concluyentes de que sea superior a la mamografía 2D para identificar cánceres tempranos o de que evite obtener resultados positivos falsos.

Para saber esto, los investigadores realizan un estudio aleatorizado grande que compara la mamografía 3D con la mamografía 2D para la detección del cáncer de mama. En el Estudio de Detección de Cáncer con Imágenes Mamográficas por Tomosíntesis (TMIST), se compara el número de cánceres avanzados detectados en las mujeres participantes mediante la tomosíntensis y la mamografía digital estándar durante 4 años. 

¿Qué técnicas o estrategias se están creando para la detección del cáncer de mama?

El NCI financia el desarrollo de varias técnicas nuevas para detectar los tumores de mama. Hay algunos métodos en desarrollo en laboratorios de investigación y otros que se evalúan en estudios clínicos. Para mejorar la mamografía convencional se examinan la mamografía digital, las imágenes por resonancia magnética (IRM), la tomografía por emisión de positrones (TEP) y la tomografía óptica difusa, en la que se usa luz en vez de rayos X para producir imágenes de la mama.

El Estudio WISDOM, es un estudio aleatorizado que prueba un enfoque personalizado para los exámenes de detección del cáncer de mama según información sobre mediciones de riesgo. Alrededor de 100 000 mujeres en California y la región del Medio Oeste de los Estados Unidos participarán en el estudio de 5 años, cuyo propósito es averiguar si los exámenes de detección según el riesgo individual son tan seguros, eficaces como los exámenes de detección anuales. Estos exámenes se hacen en intervalos que varían según el riesgo de cada mujer, que se calcula según las características genéticas, los antecedentes familiares y otros factores de riesgo.