¿Prequntas sobre el cáncer?

Cánceres poco comunes en la niñez (PDQ®)

Versión para pacientes

Cánceres poco comunes del pecho

Cáncer de mama

La mayoría de los tumores de mama en los niños son fibroadenomas, que son benignos (no cancerosos). Con poca frecuencia, estos tumores se vuelven tumores filoides grandes (cáncer) y empiezan a crecer rápido. Si un tumor benigno empieza a crecer rápido, se hará una biopsia por aspiración con aguja fina (BAAF) o una biopsia por escisión. Un patólogo examinará los tejidos que se extraen durante la biopsia al microscopio para determinar si hay signos de cáncer.

El cáncer de mama es una enfermedad en la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la mama. Este cáncer se puede formar tanto en niños como en niñas.

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en las mujeres adolescentes y las adultas jóvenes de 15 a 39 años. El cáncer de mama en este grupo de edad es más intensivo y más difícil de tratar con éxito que en mujeres de más edad. El tratamiento para las mujeres jóvenes y de más edad es el mismo. Además, la atención de pacientes más jóvenes de cáncer de mama cuando se debe elegir un tratamiento incluye determinar si están presentes síndromes de cáncer familiar y considerar aspectos relacionados con la fecundidad.

Factores de riesgo, signos y síntomas, y pruebas de estadificación y diagnóstico

El riesgo de cáncer de mama aumenta por las siguientes situaciones:

El cáncer de mama puede causar cualquiera de los siguientes signos. Consulte con el médico de su niño si tiene algo de lo siguiente:

  • Una masa o engrosamiento en la mama o cerca de esta, o en el área debajo del brazo.
  • Cambio en el tamaño o la forma de la mama.
  • Un hoyuelo o arrugas en la piel de la mama.
  • Un pezón que se da vuelta hacia adentro de la mama.
  • Piel con escamas, enrojecida o hinchada en la mama, el pezón o la aréola (el área de piel oscura que rodea el pezón).
  • Hoyuelo en la mama que se parece a la cáscara de naranja y que se llama piel de naranja.

Otras afecciones que no son cáncer de mama pueden causar los mismos signos.

Las pruebas que se usan para diagnosticar y estadificar el cáncer de seno (mama) pueden ser las siguientes:

Para obtener una descripción de estas pruebas y procedimientos, consulte la sección de este sumario sobre Información general sobre los cánceres poco comunes en la niñez.

Otra prueba que se usa para diagnosticar el cáncer de mama es el mamograma (radiografía de la mama). Cuando el tratamiento por otro cáncer incluyó radioterapia dirigida a la mama o el pecho, es importante hacer un mamograma e IMR de la mama para determinar si hay un cáncer empezando a los 25 años de edad o 10 años después de terminar la radioterapia, lo que ocurra más tarde.

Tratamiento

El tratamiento para el cáncer de mama en niños puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Espera cautelosa, para tumores benignos.
  • Cirugía para extirpar el tumor, pero no toda la mama. También se puede administrar radioterapia.

Para más información sobre el tratamiento de adolescentes y adultas jóvenes con cáncer de mama, consulte el sumario del PDQ sobre Tratamiento del cáncer de seno (mama) .

Cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón comienza en el tejido del pulmón. Los pulmones son un par de órganos en forma de cono que sirven para respirar y se encuentran en el pecho. Estos trasportan el oxígeno en el cuerpo al inhalar y expulsan dióxido de carbono, un producto de desecho de las células del cuerpo, al exhalar. Cada pulmón tiene secciones llamadas lóbulos. El pulmón izquierdo tiene dos lóbulos; el pulmón derecho es un poco más grande y tiene tres lóbulos. Dos tubos llamados bronquios conectan los dos pulmones con la tráquea. El interior de los pulmones está compuesto por sacos de aire diminutos llamados alvéolos y tubos pequeños llamados bronquiolos.

En los niños, la mayoría de tumores pulmonares son malignos (cancerosos).

Signos y síntomas, y pruebas de diagnóstico

El cáncer de pulmón puede causar cualquiera de los signos y síntomas que se mencionan a continuación. Consulte con el médico de su niño si tiene algo de lo siguiente:

  • Tos.
  • Vetas de sangre en el esputo (moco de los pulmones que se expulsa al toser).
  • Problemas para respirar.
  • Incomodidad en el pecho.
  • Fiebre.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.

Otras afecciones que no son cáncer de pulmón pueden causar estos mismos signos y síntomas.

Las pruebas que se usan para diagnosticar el cáncer de pulmón pueden ser las siguientes:

Para una descripción de estas pruebas y los procedimientos, consulte la sección de este sumario sobre Información general sobre los cánceres poco comunes en la niñez.

Tratamiento

El tratamiento contra el cáncer de pulmón en los niños consiste en cirugía para extirpar el tumor. Después de esta, es posible administrar más tratamiento, dependiendo del tipo de tumor y si este se diseminó.

Tumores bronquiales

Los tumores bronquiales empiezan en las células que revisten la superficie del pulmón. La mayoría de los tumores bronquiales en los niños son benignos, de crecimiento lento en la tráquea o los bronquios principales, que son las vías respiratorias grandes del pulmón. A veces, un tumor bronquial de crecimiento lento se vuelve un cáncer que se puede diseminar hacia otras partes del cuerpo.

Anatomía respiratoria; el dibujo muestra el pulmón derecho con los lóbulos superiores, medios e inferiores; el pulmón izquierdo con los lóbulos superiores e inferiores; y la tráquea, los bronquios, los ganglios linfáticos y el diafragma. El recuadro muestra los bronquiolos, los alvéolos, la arteria y la vena.
Anatomía del sistema respiratorio, mostrando la tráquea y ambos pulmones y sus lóbulos y las vías respiratorias. También se muestran los ganglios linfáticos y el diafragma. El oxígeno se inhala a los pulmones y pasa a través de las membranas delgadas de los alvéolos hacia el torrente sanguíneo (ver recuadro).

Signos y síntomas

Los tumores bronquiales pueden causar cualquiera de los siguientes signos y síntomas. Consulte con el médico de su niño si tiene algo de lo siguiente:

  • Tos.
  • Sibilancia.
  • Dificultad para respirar.
  • Despedir sangre de las vías respiratorias o el pulmón.
  • Infecciones frecuentes en los pulmones; por ejemplo, neumonía.

Otras afecciones que no son tumores bronquiales pueden causar estos mismos signos y síntomas. Por ejemplo, los síntomas de los tumores bronquiales se parecen mucho a los del asma y pueden dificultar el diagnóstico del tumor.

Pruebas de diagnóstico y estadificación

Las pruebas que se usan para diagnosticar y estadificar los tumores bronquiales pueden ser las siguientes:

Para obtener una descripción de estas pruebas y procedimientos, consulte la sección de este sumario sobre Información general sobre los cánceres poco comunes en la niñez.

Por lo habitual, no se realiza una biopsia del área anormal porque puede causar una hemorragia grave.

Otras pruebas que se usan para diagnosticar los tumores bronquiales son las siguientes:

  • Broncoscopia : procedimiento para observar el interior de la tráquea y las vías respiratorias mayores del pulmón a fin de determinar si hay áreas anormales. Se introduce un broncoscopio a través de la nariz o la boca hacia la tráquea y los pulmones. Un broncoscopio es un instrumento delgado en forma de tubo, con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido y observarlas al microscopio a fin de verificar si hay signos de cáncer. Se puede poner un material de contraste a través del broncoscopio para ver mejor en la radiografía la laringe, la tráquea y las vías respiratorias.
  • Exploración con octreotida : tipo de exploración con radionúclido que se usa para encontrar tumores. Una pequeña cantidad de octreotida radiactiva (una hormona que se adhiere a los tumores carcinoides y circula por el torrente sanguíneo) se inyecta en una vena. La octreotida radiactiva se adhiere al tumor y se usa una cámara especial que detecta la radiactividad para observar la ubicación de los tumores en el cuerpo.

Pronóstico

Por lo habitual, el cáncer bronquial en los niños se puede curar, incluso si se diseminó hacia áreas cercanas. El pronóstico (probabilidad de recuperación) depende del aspecto de las células al microscopio y del estadio del cáncer.

Tratamiento

El tratamiento de los tumores bronquiales en los niños puede incluir los siguientes procedimientos:

Blastoma pleuropulmonar

Los blastomas pleuropulmonares (BPP) se forman en el tejido del pulmón y la pleura (tejido que cubre los pulmones y reviste el interior del pecho). Los BPP también se pueden formar en los órganos entre los pulmones como el corazón, la aorta y la arteria pulmonar, o en el diafragma (el músculo principal para la respiración que está debajo de los pulmones).

Hay tres estadios de BPP que se describen como los siguientes tipos:

  • Tumores tipo I: son tumores con aspecto de quiste en el pulmón y son más comunes en niños de dos años o menos y por lo habitual se pueden curar.
  • Tumores tipo II: son tumores con aspecto de quiste con algunas partes sólidas y algunas veces, se diseminan al cerebro.
  • Tumores tipo III: son tumores sólidos y a menudo se diseminan al cerebro.

Factores de riesgo, signos y síntomas, y pruebas de diagnóstico y estadificación

El riesgo de BPP aumenta con las siguientes situaciones:

El BPP puede causar cualquiera de los siguientes signos y síntomas. Consulte con el médico de su niño si tiene algo de lo siguiente:

  • Tos que no desaparece.
  • Dificultad para respirar.
  • Molestias en el pecho.
  • Sibilancia.
  • Vetas de sangre en el esputo (moco expectorado de los pulmones).
  • Ronquera.
  • Dolor debajo de las costillas.
  • Dolor, hinchazón o masas en el abdomen.
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.
  • Sensación de mucho cansancio.

Otras afecciones que no son BPP pueden causar los mismos signos y síntomas.

Las pruebas que se usan para diagnosticar y estadificar el BPP pueden ser las siguientes:

Para obtener una descripción de estas pruebas y procedimientos, consulte la sección de este sumario sobre Información general sobre los cánceres poco comunes en la niñez.

Otras pruebas para diagnosticar el BPP son las siguientes:

  • Broncoscopia : procedimiento para observar el interior de la tráquea y las vías respiratorias mayores del pulmón a fin de determinar si hay áreas anormales. Se introduce un broncoscopio a través de la nariz o la boca hacia la tráquea y los pulmones. Un broncoscopio es un instrumento delgado en forma de tubo, con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido y observarlas al microscopio a fin de verificar si hay signos de cáncer.
  • Toracoscopia : procedimiento quirúrgico para observar si hay áreas anormales en los órganos internos del pecho. Se hace una incisión (corte) entre dos costillas y se introduce un toracoscopio en el pecho. Un toracoscopio es un instrumento delgado con forma de tubo, con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido o de ganglios linfáticos, que se observan al microscopio a fin de verificar si hay signos de cáncer. En algunos casos, se puede utilizar este procedimiento para extirpar parte del esófago o el pulmón. Si el toracoscopio no puede llegar a ciertos tejidos, órganos o ganglios linfáticos, se puede realizar una toracotomía. Para este procedimiento se hace una incisión más grande entre las costillas y se abre el pecho.

Los BPP se pueden diseminar o recidivar (volver) después de que se extirpan mediante cirugía.

Tratamiento

Por lo habitual, el tratamiento de los blastomas pleuropulmonares en niños es cirugía para extirpar todo el lóbulo del pulmón en donde está el tumor, con quimioterapia o sin esta.

Tumores esofágicos

Los tumores esofágicos pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). El cáncer de esófago es una enfermedad en la que se forman células malignas en los tejidos del esófago, que es el tubo hueco y muscular que mueve los alimentos y los líquidos desde la garganta hacia el estómago. La mayoría de los tumores esofágicos en los niños empiezan en las células delgadas y planas que revisten el esófago.

Anatomía del aparato gastrointestinal (digestivo); muestra el esófago, hígado, estómago, intestino grueso e intestino delgado.
El estómago y el esófago forman la parte superior del aparato digestivo.

Signos y síntomas

El cáncer de esófago puede causar cualquiera de los siguientes signos y síntomas. Consulte con el médico de su niño si tiene algo de lo siguiente:

  • Dificultad para tragar.
  • Pérdida de peso.
  • Dolor detrás del esternón.
  • Ronquera y tos.
  • Indigestión y acidez.

Otras afecciones que no son cáncer de esófago pueden causar los mismos signos y síntomas.

Pruebas de diagnóstico y estadificación

Las pruebas que se usan para diagnosticar y estadificar el cáncer de esófago pueden ser las siguientes:

Para obtener una descripción de estas pruebas y procedimientos, consulte la sección de este sumario sobre Información general sobre los cánceres poco comunes en la niñez.

Otras pruebas para diagnosticar el cáncer de esófago son las siguientes:

  • Esofagoscopia : procedimiento para examinar el interior del esófago a fin de verificar si hay áreas anormales. Se introduce un esofagoscopio a través de la boca o la nariz y se lo hace bajar por la garganta hacia el esófago. Un esofagoscopio es un instrumento con forma de tubo delgado, con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido, que se observan al microscopio a fin de verificar si hay signos de cáncer. Por lo habitual, durante una esofagoscopia se realiza una biopsia que a veces, muestra cambios en el esófago que no son cáncer, pero que pueden conducir a un cáncer.
  • Broncoscopia : procedimiento para observar el interior de la tráquea y las vías respiratorias mayores del pulmón a fin de determinar si hay áreas anormales. Se introduce un broncoscopio a través de la nariz o la boca hacia la tráquea y los pulmones. Un broncoscopio es un instrumento delgado en forma de tubo, con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido y observarlas al microscopio a fin de verificar si hay signos de cáncer.
  • Toracoscopia : procedimiento quirúrgico para observar si hay áreas anormales en los órganos internos del pecho. Se hace una incisión (corte) entre dos costillas y se introduce un toracoscopio en el pecho. Un toracoscopio es un instrumento delgado con forma de tubo, con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer tejido o muestras de ganglios linfáticos y observarlos al microscopio a fin de verificar si hay signos de cáncer. Algunas veces, este procedimiento se usa para extirpar parte del esófago o el pulmón.
  • Laparoscopia : procedimiento quirúrgico para observar los órganos del interior del abdomen y determinar si hay signos de enfermedad. Se realizan pequeñas incisiones (cortes) en la pared del abdomen y se introduce un laparoscopio (un tubo delgado, con iluminación) en una de las incisiones. Se pueden introducir otros instrumentos en la misma incisión o en otras para realizar procedimientos tales como extirpar órganos o tomar muestras de tejido a fin de observarlas al microscopio y verificar si hay signos de enfermedad.

Pronóstico

El cáncer de esófago es difícil de curar porque por lo habitual no es posible extirpar todo el tumor mediante cirugía.

Tratamiento

El tratamiento del cáncer de esófago en niños puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Cirugía para extirpar todo el tumor o una parte de este.
  • Radioterapia administrada a través de un tubo plástico o de metal que se introduce por la boca hacia el esófago.
  • Quimioterapia.

Para mayor información, consulte el sumario del PDQ sobre Tratamiento del cáncer de esófago.

Timoma y carcinoma tímico

Los timomas y los carcinomas tímicos son tumores de las células que cubren la superficie exterior del timo. El timo es un órgano pequeño en la parte superior del pecho, debajo del esternón, que forma parte del sistema linfático y elabora glóbulos blancos que se llaman linfocitos, que a su vez ayudan a luchar contra las infecciones. Los timomas y los carcinomas tímicos habitualmente se forma en la parte anterior del pecho y, a menudo, se encuentran durante una radiografía del tórax que se realiza por otra razón.

Anatomía del timo; el dibujo muestra el timo en la parte superior del pecho, bajo el esternón. También se muestran las costillas, los pulmones y el corazón.
Anatomía del timo. El timo es un órgano pequeño ubicado en la parte superior del pecho, bajo el esternón. Elabora glóbulos blancos, que se llaman linfocitos; estos protegen el cuerpo contra las infecciones.

Los timomas y los carcinomas tímicos son cánceres de crecimiento lento que se pueden diseminar hacia los ganglios linfáticos u otras partes del cuerpo.

Factores de riesgo, signos y síntomas, y pruebas de diagnóstico y estadificación

Las personas que padecen de timomas a menudo sufren de una de las siguientes enfermedades del sistema inmunitario o de trastornos hormonales:

El timoma y el carcinoma tímico pueden causar cualquiera de los siguientes signos y síntomas. Consulte con el médico de su niño si tiene algo de lo siguiente:

  • Tos.
  • Dificultad para tragar.
  • Dolor o sensación de opresión en el pecho.
  • Dificultad para respirar.

Otras afecciones que no son timoma o carcinoma tímico pueden causar los mismos signos y síntomas.

Las pruebas que se usan para diagnosticar y estadificar el timoma y el carcinoma tímico pueden ser las siguientes:

Para obtener una descripción de estas pruebas y procedimientos, consulte la sección de este sumario sobre Información general sobre los cánceres poco comunes en la niñez.

Pronóstico

El pronóstico (probabilidad de recuperación) es mejor cuando el tumor no se disemina.

Tratamiento

El tratamiento de los timomas y carcinomas tímicos en niños puede incluir los siguientes procedimientos:

Tumores cardíacos

La mayoría de los tumores que se forman en el corazón son benignos (no cancerosos). Los tumores cardíacos benignos que se pueden presentar en los niños incluyen los siguientes:

Antes del nacimiento y en los recién nacidos, los tumores cardíacos benignos más comunes son los teratomas. Un trastorno hereditario que se llama esclerosis tuberosa puede hacer que se formen tumores cardíacos en el feto o en el recién nacido.

Los tumores malignos que empiezan en el corazón de los niños son aún más poco frecuentes que los tumores benignos. Algunos de estos son los siguientes:

Algunos cánceres, como el rabdomiosarcoma, el melanoma, la leucemia, el timoma y los carcinomas se diseminan desde otras partes del cuerpo hacia el corazón. Estos tumores son malignos.

Signos y síntomas

Los tumores cardíacos pueden causar cualquiera de los siguientes signos y síntomas. Consulte con el médico de su niño si tiene algo de lo siguiente:

  • Cambio en el ritmo normal del corazón.
  • Dificultad para respirar, especialmente al estar acostado.
  • Dolor en el medio del pecho que mejora al sentarse.
  • Tos.
  • Desmayos.
  • Sensación de mareo, cansancio o debilidad.
  • Frecuencia cardíaca rápida.
  • Hinchazón en las piernas, los tobillos o el abdomen.
  • Sensación de ansiedad.
  • Signos de un derrame cerebral.
    • Adormecimiento o debilidad repentina de la cara, el brazo o la pierna (en especial, en un lado del cuerpo).
    • Confusión repentina o dificultad para hablar o entender.
    • Dificultad repentina para ver con uno o ambos ojos.
    • Dificultad repentina para caminar o sensación de mareo.
    • Pérdida repentina del equilibrio o la coordinación.
    • Dolor de cabeza intenso repentino sin razón conocida.

Algunas veces los tumores cardíacos no causan ningún signo o síntoma, y pueden producir una muerte súbita.

Otras afecciones que no son tumores cardíacos pueden causar los mismos signos y síntomas.

Pruebas de diagnóstico y estadificación

Las pruebas que se usan para diagnosticar y estadificar los tumores cardíacos pueden ser las siguientes:

Para obtener una descripción de estas pruebas y procedimientos, consulte la sección de este sumario sobre Información general sobre los cánceres poco comunes en la niñez.

Otras pruebas para diagnosticar o estadificar los tumores cardíacos son las siguientes:

  • Ecocardiografía : procedimiento por el que se hacen rebotar ondas de sonido de alta energía (ultrasónicas) en el corazón y los tejidos u órganos cercanos para que se produzcan ecos. Se obtiene una película en movimiento del corazón y las válvulas cardíacas a medida que el corazón bombea la sangre.
  • Electrocardiograma (ECG): grabación de la actividad eléctrica del corazón para evaluar su frecuencia y ritmo. Se coloca una serie de pequeñas almohadillas (electrodos) sobre el pecho, los brazos y las piernas del paciente, se conectan mediante cables a la máquina de ECG. Se registra entonces la actividad del corazón como una línea en un gráfico sobre papel. La actividad eléctrica que es más rápida o más lenta de lo normal puede ser un signo de enfermedad cardíaca o daño en el corazón.

Tratamiento

El tratamiento de los tumores cardíacos en niños puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Espera cautelosa para tumores benignos del músculo cardíaco (rabdomiomas), que algunas veces se encogen y desaparecen por sí mismos.
  • Cirugía (que puede incluir la extirpación de parte o de todo el tumor o un trasplante de corazón) y quimioterapia.
  • Terapia dirigida para pacientes que también tienen esclerosis tuberosa.

Mesotelioma

El mesotelioma maligno es una enfermedad en la que se encuentran células malignas (cancerosas) en la pleura (capa delgada de tejido que reviste la cavidad pectoral y cubre los pulmones) o el peritoneo (capa delgada de tejido que reviste el abdomen y cubre la mayoría de sus órganos). Los tumores a menudo se diseminan sobre la superficie de los órganos sin hacerlo hacia el interior del órgano. Se pueden diseminar hacia los ganglios linfáticos cercanos o hacia otras partes del cuerpo.

Factores de riesgo, signos y síntomas, y pruebas de diagnóstico y estadificación

A veces, el mesotelioma es un efecto tardío de un tratamiento anterior contra el cáncer; en especial, después de la radioterapia. En los adultos, el mesotelioma se puede relacionar con la exposición al amianto, que en una época se usó como aislante en el campo de la construcción. No se dispone de información sobre el riesgo de mesotelioma en los niños expuestos al amianto.

El mesotelioma puede causar cualquiera de los siguientes signos y síntomas. Consulte con el médico de su niño si tiene algo de lo siguiente:

  • Dificultad para respirar.
  • Dolor debajo de las costillas.
  • Pérdida de peso sin razón conocida.

Otras afecciones que no son mesotelioma pueden causar los mismos signos y síntomas.

Las pruebas que se usan para diagnosticar y estadificar el mesotelioma pueden ser las siguientes:

Para obtener una descripción de estas pruebas y procedimientos, consulte la sección de este sumario sobre Información general sobre los cánceres poco comunes en la niñez.

Otras pruebas para diagnosticar el mesotelioma son las siguientes:

  • Broncoscopia : procedimiento para observar el interior de la tráquea y las vías respiratorias mayores del pulmón a fin de determinar si hay áreas anormales. Se introduce un broncoscopio a través de la nariz o la boca hacia la tráquea y los pulmones. Un broncoscopio es un instrumento delgado en forma de tubo, con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido y observarlas al microscopio a fin de verificar si hay signos de cáncer.
  • Toracoscopia : procedimiento quirúrgico que se realiza para observar los órganos dentro del pecho y verificar si hay áreas anormales. Se realiza una incisión (corte) entre las costillas y se introduce un toracoscopio en el pecho. Un toracoscopio es un instrumento delgado con forma de tubo, con una luz y una lente para observar. También puede tener una herramienta para extraer muestras de tejido o ganglios linfáticos, que después de analizan al microscopio para determinar si hay signos de cáncer. En algunos casos, este procedimiento se usa para extirpar una parte del esófago o el pulmón.
  • Toracotomía : para este procedimiento se hace una incisión (corte) entre dos costillas para determinar si hay signos de enfermedad en el interior del pecho.
  • Examen citológico : examen de las células (que realiza un patólogo) al microscopio para determinar si hay cualquier cosa anormal. Para el mesotelioma, se toma líquido de alrededor de los pulmones o del abdomen. El patólogo estudia las células del líquido.

Pronóstico

El pronóstico (probabilidad de recuperación) es mejor cuando el tumor no se disemina ni vuelve después de un tratamiento.

Tratamiento

El tratamiento del mesotelioma en niños puede incluir uno o más de los siguientes procedimientos:

Para mayor información, consulte el sumario del PDQ sobre Tratamiento del mesotelioma maligno en adultos.

  • Actualización: 18 de diciembre de 2014