In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Tumores cerebrales en adultos: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 21 de octubre de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Información general sobre los tumores cerebrales en adultos



Un tumor cerebral en adultos es una enfermedad por la que se forman células anormales en los tejidos del cerebro.

Hay muchos tipos de tumores del cerebro y la médula espinal. Los tumores se forman debido al crecimiento anormal de células y puede comenzar en distintas partes del cerebro o la médula espinal. El cerebro y la médula espinal forman juntos el sistema nervioso central (SNC).

Los tumores pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos):

  • Los tumores del cerebro y la médula espinal benignos crecen y hacen presión en las áreas cercanas del cerebro. Muy pocas veces se diseminan a otros tejidos y pueden recidivar (volver).
  • Los tumores del cerebro y la médula espinal malignos tienen la tendencia a crecer rápido y diseminarse a otros tejidos del cerebro.

Cuando un tumor crece en un área del cerebro o la presiona, puede impedir que esa parte del cerebro funcione correctamente. Tanto los tumores cerebrales benignos como los tumores malignos producen signos y síntomas, y necesitan tratamiento.

Los tumores del cerebro y de la médula espinal se pueden presentar tanto en niños como en adultos. Sin embargo, el tratamiento para los niños puede ser diferente del tratamiento para los adultos. (Para mayor información sobre el tratamiento de los niños, consulte el sumario del PDQ sobre Descripción del tratamiento de los tumores de cerebro y de médula espinal infantiles).

Para información sobre el linfoma que comienza en el cerebro, consultar el sumario del PDQ sobre Tratamiento del linfoma primario del sistema nervioso central.

Un tumor cerebral que empieza en otra parte del cuerpo y se disemina hasta el cerebro se llama tumor metastásico.

Los tumores cerebrales que empiezan en el cerebro se llaman tumores cerebrales primarios. Estos tumores se pueden diseminar a otras partes del cerebro o a la espina dorsal. Muy pocas veces se diseminan a otras partes del cuerpo.

A menudo, los tumores que se encuentran en el cerebro comenzaron en otra parte del cuerpo y se diseminaron a una o más partes del cerebro. Estos se llaman tumores cerebrales metastásicos (o metástasis cerebral). Los tumores cerebrales metastásicos son más comunes que los tumores cerebrales primarios.

Alrededor de la mitad de los tumores cerebrales metastásicos son de cáncer de pulmón. Otros tipos de cáncer que generalmente se diseminan al cerebro son el melanoma y el cáncer de mama, de colon, de riñón, de nasofaringe y de sitio primario desconocido. La leucemia, el linfoma, el cáncer de mama y el cáncer gastrointestinal se pueden diseminar a las leptomeninges (las dos membranas más internas que cubren el cerebro y la médula espinal). Esto se llama carcinomatosis leptomeníngea.

Para mayor información sobre los cánceres que habitualmente se diseminan al cerebro o la médula espinal, consulte los siguientes enlaces y sumarios del PDQ:

El cerebro controla muchas funciones importantes del cuerpo.

Las tres partes más importantes del cerebro son las siguientes:

  • El cerebro es la parte más grande del cerebro. Está en la parte superior de la cabeza. El encéfalo controla el pensamiento, el aprendizaje, la solución de problemas, las emociones, el habla, la lectura, la redacción y el movimiento voluntario.
  • El cerebelo está en la región inferior y posterior del cerebro (cerca de la mitad posterior de la cabeza). Controla el movimiento, el equilibrio y la postura.
  • El tronco encefálico conecta el cerebro con la médula espinal. Está en la parte más baja del cerebro (justo arriba de la parte de atrás del cuello). El tronco encefálico controla la respiración, la frecuencia cardíaca, y los nervios y músculos que se usan para ver, oír, caminar, hablar y comer.
Anatomía del encéfalo: muestra el cerebrum, el cerebelo, el tronco encefálico y otras partes del cerebro.Anatomía del interior del cerebro: muestra la glándula pineal y la hipófisis, el nervio óptico, los ventrículos (el líquido cefalorraquídeo se ve en color azul) y otras partes del cerebro.

La médula espinal conecta el cerebro con los nervios de la mayoría de las partes del cuerpo.

La médula espinal es una columna de tejido nervioso que va desde el tronco encefálico hacia abajo, por el centro de la espalda. Está cubierta por tres capas delgadas de tejido que se llaman membranas. Estas membranas están rodeadas por las vértebras (los huesos de la espalda). La médula espinal lleva los mensajes entre el cerebro y el resto del cuerpo, como un mensaje del cerebro que hace mover los músculos o un mensaje de la piel al cerebro para sentir el tacto.

Hay diferentes tipos de tumores cerebrales y de la médula espinal.

Los tumores cerebrales y de la médula espinal se llaman según el tipo de célula con los que se forman y el lugar del cerebro en el SNC donde se forman primero. Se puede usar el grado del tumor para indicar la diferencia entre los tipos de tumores de crecimiento lento y los de crecimiento rápido. Los grados del tumor según la Organización Mundial de la salud (OMS) se basan en cuán anormal es el aspecto de las células examinadas al microscopio y en cuán rápido es probable que el tumor crezca y se disemine.

Sistema de gradación de los tumores de la Organización Mundial de la Salud

  • Grado I (grado bajo): el tumor crece lentamente, tiene células con un aspecto muy parecido al de las células normales y se disemina muy raramente hasta los tejidos cercanos. Los tumores cerebrales de grado I se pueden curar si se extirpan por completo por medio de cirugía.
  • Grado II: el tumor crece lentamente, pero se puede diseminar hasta el tejido cercano y puede recidivar (volver). Algunos tumores se pueden convertir en tumores de grado más alto.
  • Grado III: el tumor crece rápidamente, es probable que se disemine al tejido cercano y sus células tienen un aspecto muy distinto del de las células normales.
  • Grado IV (grado alto): el tumor crece y se disemina muy rápido y el aspecto de las células no es como el de las células normales. El tumor puede tener áreas de células muertas. Con frecuencia, los tumores de grado IV no se pueden curar.

Los siguientes tipos de tumores se pueden formar en el cerebro o la médula espinal:

Tumores astrocíticos

Un tumor astrocítico empieza en las células del cerebro con forma de estrella que se llaman astrocitos y que sirven para ayudar a que las células nerviosas se mantengan sanas. Un astrocito es un tipo de célula neuroglial. Algunas veces estas células forman tumores que se llaman gliomas. Los tumores astrocíticos son los siguientes:

  • Glioma del tronco encefálico (habitualmente de grado alto): un glioma del tronco encefálico se forma en el tronco encefálico, que es la parte del cerebro conectada a la médula espinal. A menudo es un tumor de grado alto que se disemina ampliamente por el tronco encefálico y es difícil de curar. Los gliomas del tronco encefálico son poco frecuentes en los adultos. (Para mayor información, consulte el sumario del PDQ sobre Tratamiento del glioma de tronco encefálico infantil).
  • Tumor astrocítico pineal (de cualquier grado): un tumor astrocítico pineal se forma en el tejido que rodea la glándula pineal y puede ser de cualquier grado. La glándula pineal es un órgano diminuto del cerebro que elabora melatonina, una hormona que ayuda a controlar el ciclo del sueño y la vigilia.
  • Astrocitoma pilocítico (grado I): un astrocitoma pilocítico crece lentamente en el cerebro o la médula espinal. Puede tener forma de quiste y pocas veces se disemina a los tejidos cercanos. Con frecuencia, los astrocitomas pilocíticos se pueden curar.
  • Astrocitoma difuso (grado II): un astrocitoma difuso crece lentamente, pero a menudo se disemina a los tejidos cercanos. Las células tumorales tienen aspecto de células normales. En algunos casos, un astrocitoma difuso se puede curar. También se llama astrocitoma difuso de grado bajo.
  • Astrocitoma anaplásico (grado III): un astrocitoma anaplásico crece rápido y se disemina a los tejidos cercanos. Las células tumorales tienen un aspecto diferente al de las células normales. Por lo general, este tipo de tumor no se puede curar. El astrocitoma anaplásico también se llama astrocitoma maligno o astrocitoma de grado alto.
  • Glioblastoma (grado IV): un glioblastoma crece y se disemina muy rápido. Las células tumorales tienen un aspecto muy diferente al de las células normales. Por lo general, este tipo de tumor no se puede curar. También se llama glioblastoma multiforme.

Para mayor información sobre el astrocitoma en los niños, consulte el sumario del PDQ sobre Tratamiento de los astrocitomas infantiles.

Tumores oligodendrogliales

Un tumor oligodendroglial empieza en las células del cerebro que se llaman oligodendrocitos, que ayudan a mantener sanas las células nerviosas. Un oligodendrocito es un tipo de célula neuroglial. Los oligodendrocitos a veces forman tumores que se llaman oligodendrogliomas. Los grados de los tumores oligodendrogliales son los siguientes:

  • Oligodendroglioma (grado II): un oligodendroglioma crece de lentamente, pero a menudo se disemina a los tejidos cercanos. Las células tumorales tienen un aspecto algo similar al de las células normales. En algunos casos, un oligodendroglioma se puede curar.
  • Oligodendroglioma anaplásico (grado III): un oligodendroglioma anaplásico crece rápido y se disemina al tejido cercano. Las células tumorales tienen un aspecto diferente al de las células normales. Con frecuencia, este tipo de tumor no se puede curar.

Para mayor información sobre los tumores oligodendrogliales en los niños, consulte el sumario del PDQ sobre Tratamiento de los astrocitomas infantiles.

Gliomas mixtos

Un glioma mixto es un tumor cerebral que contiene dos tipos de células tumorales: oligodendrocitos y astrocitos. Este tipo de tumor mixto se llama oligoastrocitoma.

  • Oligoastrocitoma (grado II): un oligoastrocitoma es un tumor de crecimiento lento. El aspecto de las células tumorales es similar al de las células normales. En algunos casos, el oligoastrocitoma se puede curar.
  • Oligoastrocitoma anaplásico (grado III): el oligoastrocitoma anaplásico crece rápido y se disemina a los tejidos cercanos. Las células tumorales tienen un aspecto diferente al de las células normales. Este tipo de tumor tiene un pronóstico más precario que el del oligoastrocitoma (grado II).

Para mayor información sobre los gliomas mixtos en los niños, consulte el sumario del PDQ sobre Tratamiento de los astrocitomas infantiles.

Tumores ependimarios

Un tumor ependimario habitualmente empieza en las células que revisten los espacios llenos de líquido del cerebro y los que rodean la médula espinal. Los tumores ependimarios también se llaman ependimomas. Los grados de los ependimomas son los siguientes:

  • Ependimoma (grado I o II): un ependimoma de grado I o II crece lentamente y tiene células con aspecto parecido al de las células normales. Hay dos tipos de ependimoma de grado I: ependimoma mixopapilar y subependimoma. Un ependimoma de grado II crece en un ventrículo (espacio lleno de líquido en el cerebro) y sus vías de conexión o en la médula espinal. En algunos casos, un ependimoma de grado I o II se puede curar.
  • Ependimoma anaplásico (grado III): el ependimoma anaplásico crece rápido y se disemina a los tejidos cercanos. Las células tumorales tienen un aspecto diferente al de las células normales. Habitualmente, este tipo de tumores tiene un pronóstico más precario que el ependimoma de grado I o II.

Para mayor información sobre el ependimoma en los niños, consulte el sumario del PDQ sobre el Tratamiento del ependimoma infantil.

Meduloblastomas

Un meduloblastoma es un tipo de tumor embrionario. Los meduloblastomas son más comunes en los niños y en los adultos jóvenes.

Para mayor información sobre los meduloblastomas en niños, consulte el sumario del PDQ sobre Tratamiento de los tumores embrionarios del sistema nervioso central infantil.

Tumores del parénquima pineal

Un tumor del parénquima pineal se forma en las células del parénquima o pineocitos, que son las células que componen la mayor parte de la glándula pineal. Estos tumores son diferentes de los tumores astrocíticos pineales. Los grados de los tumores del parénquima pineal son los siguientes:

  • Pineocitoma (grado II): un pineocitoma es un tumor pineal de crecimiento lento.
  • Pineoblastoma (grado IV): un pineoblastoma es un tumor poco frecuente que muy probablemente se disemine.

Para mayor información sobre los tumores del parénquima pineal en niños, consulte el sumario del PDQ sobre Tratamiento de los tumores embrionarios del sistema nervioso central infantil.

Tumores meníngeos

Un tumor meníngeo, que también se llama meningioma, se forma en las meninges (capas delgadas de tejido que cubren el cerebro y la médula espinal). Puede estar formado por diferentes tipos de células del cerebro y la médula espinal. Los meningiomas son más comunes en los adultos. Los tipos de tumores meníngeos son los siguientes:

  • Meningioma (grado I): un meningioma de grado I es el tipo más común de tumor meníngeo. Un meningioma de grado I es un tumor de crecimiento lento que se forma con más frecuencia en la duramadre. El meningioma de grado I se puede curar si se extirpa por completo por medio de cirugía.
  • Meningioma (grados II y III): este es un tipo de tumor meníngeo poco frecuente. Crece rápidamente y es probable que se disemine dentro del cerebro y la médula espinal. El pronóstico es más precario que el de un meningioma de grado I porque habitualmente el tumor no se puede extirpar por medio de cirugía.

Un hemangiopericitoma no es un tumor meníngeo, pero se trata igual que un meningioma de grados II o III. Un hemangiopericitoma habitualmente se forma en la duramadre. El pronóstico es más precario que el de un meningioma porque habitualmente el tumor no se puede extirpar por completo por medio de cirugía.

Tumores de células germinativas

Un tumor de células germinativas se forma en las células germinativas, que son las células que se convierten en espermatozoides en los hombres y en los óvulos (huevos) en las mujeres. Hay distintos tipos de tumores de células germinativas. Estos incluyen los germinomas, los teratomas, los carcinomas embrionarios del saco vitelino y los coriocarcinomas. Los tumores de células germinativas pueden ser benignos o malignos.

Para mayor información sobre los tumores de las células germinativas del cerebro en los niños, consulte el sumario del PDQ sobre Tratamiento de los tumores de células germinativas del sistema nervioso central infantil).

Craneofaringioma (grado I)

Un craneofaringioma es un tumor poco frecuente que habitualmente se forma justo arriba de la hipófisis (un órgano del tamaño de una arveja debajo del cerebro que controla otras glándulas). Los craneofaringiomas se pueden formar a partir de diferentes tipos de células del cerebro o la médula espinal. Comienzan en el centro del cerebro, justo encima de la parte de atrás de la nariz.

Para mayor información sobre el craneofaringioma en los niños, consulte el sumario del PDQ sobre Tratamiento del craneofaringioma infantil.

Tumores cerebrales recidivantes

Un tumor cerebral recidivante es un tumor que recidivó (volvió) después de haber sido tratado. Los tumores cerebrales recidivan a menudo, a veces muchos años después del primer tumor. El tumor puede recidivar en el mismo lugar del cerebro o en otras partes del sistema nervioso central.

Ciertos síndromes genéticos pueden afectar el riesgo de presentar un tumor cerebral.

Cualquier cosa que aumenta la probabilidad de enfermar se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que usted se va a enfermar de cáncer; no tener factores de riesgo no significa que usted no se va a enfermar de cáncer. Consulte con su médico si piensa que puede estar en riesgo. Hay pocos factores de riesgo conocidos para los tumores cerebrales. Las siguientes afecciones pueden aumentar el riesgo de presentar ciertos tipos de tumores cerebrales:

Se desconoce la causa de la mayoría de tumores cerebrales y de la médula espinal.

Los signos y síntomas de los tumores cerebrales y de la médula espinal en adultos no son los mismos en cada persona.

Los signos y síntomas dependen de lo siguiente:

  • Lugar del cerebro donde se forma el tumor.
  • Lo que controla la parte del cerebro afectada.
  • Tamaño del tumor.

Los signos y síntomas pueden obedecer a tumores cerebrales o a otras afecciones, como el cáncer que se diseminó al cerebro. Consulte con su médico si tiene algo de lo siguiente:

Tumores cerebrales

  • Dolor de cabeza en las mañanas o dolor de cabeza que desaparece después de vomitar.
  • Náuseas y vómitos frecuentes.
  • Pérdida de apetito.
  • Problemas de vista, audición o habla.
  • Pérdida de equilibrio y dificultad para caminar.
  • Debilidad.
  • Somnolencia no habitual o cambio en el grado de actividad.
  • Cambios de personalidad, estado de ánimo, comportamiento o capacidad para concentrarse.
  • Crisis epilépticas.

Tumores de la médula espinal

  • Dolor de espalda o dolor que va desde la espalda hacia los brazos o las piernas.
  • Cambio en los hábitos intestinales o dificultad para orinar.
  • Debilidad en las piernas.
  • Dificultad para caminar.

Las pruebas que examinan el cerebro y la médula espinal se usan para diagnosticar tumores cerebrales y de la médula espinal en adultos.

Se pueden usar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para chequear los signos generales de salud, incluso verificar si hay signos de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que parezca anormal. También se toman los antecedentes de los hábitos de salud del paciente, así como los antecedentes médicos de sus enfermedades y tratamientos anteriores.

  • Examen neurológico : serie de preguntas y pruebas para chequear el cerebro, la médula espinal y el funcionamiento de los nervios. El examen verifica el estado mental de la persona, la coordinación y la capacidad de caminar normalmente, así como el funcionamiento de los músculos, los sentidos y los reflejos.

  • Examen del campo visual: examen para comprobar campo visual de una persona de visión (el área total en la que se pueden ver objetos). Esta prueba mide tanto la visión central (cuánto puede ver una persona cuando mira fijamente hacia adelante) como la visión periférica (cuánto una persona puede ver en todas las otras direcciones cuando mira fijamente hacia adelante). Cualquier pérdida de la vista puede ser un signo de un tumor que dañó o presionó partes del cerebro que afectan la vista.

  • Prueba de marcadores tumorales : procedimiento mediante el que se examina una muestra de sangre, orina o tejido para medir las cantidades de ciertas sustancias elaboradas por los órganos, los tejidos o las células tumorales del cuerpo. Ciertas sustancias se relacionan con tipos específicos de cáncer cuando se encuentran en concentraciones muy altas en el cuerpo. Estas sustancias se llaman marcadores tumorales. Esta prueba se puede realizar para diagnosticar un tumor de células germinativas.

  • Prueba genética : prueba de laboratorio en la que se estudia una muestra de sangre o de tejido para determinar si hay cambios en un cromosoma que se relacionó con cierto tipo de tumor cerebral. Esta prueba se puede realizar para diagnosticar un síndrome heredado.

  • Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se puede inyectar un tinte en una vena o ingerirlo para que los órganos o los tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computarizada o tomografía axial computarizada.

  • IRM (imágenes por resonancia magnética) con gadolinio : procedimiento para el que se utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear una serie de imágenes detalladas del cerebro y la médula espinal. Se inyecta en una vena una sustancia que se llama gadolinio. El gadolinio se acumula alrededor de las células cancerosas y las hace aparecer más brillantes en la imagen. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN). A veces, se realiza un procedimiento que se llama imágenes por resonancia magnética espectroscópica (IRME) durante la exploración por IRM. Las IRME se usan para diagnosticar tumores con base en su constitución química. Las IRM se usan a menudo para diagnosticar tumores en la médula espinal.

  • Exploración por TCEFU (tomografía computarizada por emisión de fotón único): procedimiento para el que se usa una cámara especial conectada con una computadora para obtener una imagen tridimensional (3-D) del cerebro. Se inyecta una pequeña cantidad de una sustancia radiactiva en una vena o se inhala por la nariz. A medida que la sustancia se desplaza por la sangre, la cámara rota alrededor de la cabeza y toma imágenes del cerebro. El flujo de la sangre y el metabolismo son más altos de lo normal en las áreas donde hay células cancerosas que crecen. Esas áreas se ven más brillantes en la imagen. Este procedimiento se puede realizar inmediatamente antes o después de una exploración por TC. La TCEFU se usa para determinar la diferencia entre un tumor primario y un tumor que se diseminó al cerebro desde otra parte del cuerpo.

  • Exploración con TEP (exploración con tomografía por emisión de positrones): procedimiento para encontrar células tumorales malignas en el cuerpo. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radiactiva. El escáner de TEP rota alrededor del cuerpo y toma una imagen de los lugares del cerebro que absorben la glucosa. Las células tumorales malignas tienen aspecto más brillante en la imagen porque son más activas y absorben más glucosa que las células normales. La TEP se usa para diferenciar entre un tumor primario y un tumor que se diseminó al cerebro desde otra parte del cuerpo.

  • Angiograma : procedimiento que se usa para observar los vasos sanguíneos y el flujo de la sangre en el cerebro. Se inyecta un tinte de contraste en el vaso sanguíneo. A medida en que el tinte de contraste se desplaza por el vaso sanguíneo, se toman radiografías para ver si este se obstruye.

También se utiliza una biopsia para diagnosticar un tumor cerebral.

Si las pruebas con imágenes muestran que puede haber tumor cerebral, habitualmente menudo se realiza una biopsia. Se puede realizar uno de los siguientes tipos de biopsia:

  • Biopsia estereotáctica : cuando las pruebas con imágenes muestran que puede haber un tumor profundo en el cerebro en un lugar difícil de alcanzar, se puede realizar una biopsia estereotáctica del cerebro. Para este tipo de biopsia se usa una computadora y un aparato explorador tridimensional para encontrar el tumor y guiar la aguja que se usa para extraer el tejido. Se hace una incisión pequeña en el cuero cabelludo y se abre un agujero pequeño a través del cráneo. Se inserta una aguja para biopsia a través del agujero a fin de extraer células o tejidos para que un patólogo los observe al microscopio y determine si hay signos de cáncer.

  • Biopsia abierta : cuando las pruebas con imágenes muestran que hay un tumor que se pueden extirpar por medio de cirugía, se puede realizar una biopsia abierta. Se extrae una parte del cráneo en una operación que se llama craneotomía. Se extrae una muestra de tejido cerebral y un patólogo lo observa al microscopio. Si se encuentran células cancerosas, se puede remover todo o parte del tumor durante la misma cirugía. Hay pruebas que se realizan antes de la cirugía para encontrar las áreas alrededor del tumor que son importantes para el funcionamiento normal del cerebro. También hay formas de examinar el funcionamiento del cerebro durante la cirugía. El médico usará los resultados de estas pruebas para extirpar la mayor cantidad de tumor posible con el menor daño al tejido normal del cerebro.
    Ampliar
    Dibujo de una craneotomía que muestra una sección del cuero cabelludo que se retiró hacia atrás para extraer un trozo del cráneo;  se abrió la duramadre que cubre el cerebro para exponer el cerebro.   También se muestra la capa de músculo bajo el cuero cabelludo.
    Craneotomía. Se realiza una abertura en el cráneo y se extrae un trozo del cráneo para mostrar parte del cerebro.

El patólogo examina la muestra de la biopsia para determinar el tipo y el grado del tumor cerebral. El grado del tumor se basa en el aspecto de las células tumorales al microscopio y en la rapidez con que el tumor puede crecer y diseminarse.

Se pueden realizar las siguientes pruebas en la muestra de tejido que se extrae:

  • Inmunohistoquímica : prueba para la que usan anticuerpos para identificar ciertos antígenos en una muestra de tejido. Por lo general, el anticuerpo está unido a una sustancia radiactiva o a un tinte que hace que el tejido se ilumine al microscopio. Este tipo de prueba se usa para determinar la diferencia entre distintos tipos de cáncer.
  • Microscopía óptica y electrónica : prueba de laboratorio en la que se observan las células de una muestra de tejido bajo microscopios comunes y de alta potencia para verificar si hay ciertos cambios en las células.
  • Análisis citogenético : prueba de laboratorio en la que se observan las células de una muestra de tejido bajo un microscopio para verificar si hay ciertos cambios en los cromosomas.

Algunas veces no se pueden realizar una biopsia o una cirugía.

Con algunos tumores, no se puede realizar una biopsia o una cirugía de forma segura debido a la parte del cerebro o de la médula espinal en donde se formó el tumor. Estos tumores se diagnostican y tratan de acuerdo con los resultados de las pruebas con imágenes y otros procedimientos.

Algunas veces los resultados de las pruebas con imágenes y otros procedimientos muestran que es muy probable que el tumor sea benigno y no se realiza una biopsia.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento de los tumores cerebrales primarios y de la médula espinal dependen de los siguientes factores:

  • Tipo y grado del tumor.
  • Lugar del tumor en el cerebro o la médula espinal.
  • Si el tumor se puede extirpar mediante cirugía.
  • Si quedan células cancerosas después de la cirugía.
  • Si hay ciertos cambios en los cromosomas.
  • Si el cáncer recién se diagnosticó o recidivó (volvió).
  • El estado general de salud del paciente.

El pronóstico y las opciones de tratamiento para los tumores cerebrales y de la médula espinal metastásicos dependen de los siguientes factores:

  • Si hay más de dos tumores en el cerebro o la médula espinal.
  • Lugar del cerebro o la médula espinal donde se encuentra el tumor.
  • El modo en que el tumor responde al tratamiento.
  • Si el tumor primario sigue creciendo o diseminándose.