In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Leucemia linfocítica crónica: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 7 de noviembre de 2013

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Información general sobre la leucemia linfocítica crónica



La leucemia linfocítica crónica es un tipo de cáncer por el que la médula ósea produce demasiados linfocitos (un tipo de glóbulo blanco).

La leucemia linfocítica crónica (que también se llama LLC) es un tipo de enfermedad de la sangre y médula ósea que, por lo general, empeora lentamente. La LLC es el segundo tipo más común de leucemia en adultos. Se suele presentar durante o después de la edad madura; no es frecuente en los niños.

Normalmente, el cuerpo produce células madre sanguíneas (células inmaduras) que se convierten, con el tiempo, en células sanguíneas maduras. Una célula madre sanguínea se puede convertir en una célula madre mieloide o una célula madre linfoide.

La célula madre mieloide se convierte en uno de los tres tipos siguientes de células sanguíneas maduras:

La célula madre linfoide se convierte en una célula linfoblástica y luego en uno de los tres tipos siguientes de linfocitos (glóbulos blancos):

Ampliar
Evolución de una célula sanguínea; el dibujo muestra el proceso por el que pasa una célula madre sanguínea para convertirse en un glóbulo rojo, una plaqueta o un glóbulo blanco. Una célula madre mieloide se convierte en un glóbulo rojo, una plaqueta, o un mieloblasto el cual luego se convierte en un granulocito (los tipos de granulocitos son eosinófilos, basófilos y neutrófilos). Una célula madre linfoide se convierte en un linfoblasto y luego en un linfocito B, un linfocito T o un linfocito citolítico natural.
Evolución de una célula sanguínea. Una célula madre sanguínea pasa por varias etapas para convertirse en un glóbulo rojo, una plaqueta o un glóbulo blanco.

En el caso de la LLC, hay demasiadas células madre sanguíneas que se convierten en linfocitos anormales en lugar de convertirse en glóbulos blancos sanos. Los linfocitos anormales también se llaman células leucémicas. Los linfocitos en la LLC no luchan demasiado bien contra las infecciones. Además, a medida que aumenta el número de linfocitos en la sangre y la médula ósea, hay menos lugar para los glóbulos blancos, los glóbulos rojos y las plaquetas sanos. Esto puede producir infección, anemia, y sangrado fácil.

Este sumario se refiere a la leucemia linfocítica crónica. Para mayor información sobre la leucemia, consultar los siguientes sumarios del PDQ:

La edad avanzada influye en el riesgo de presentar leucemia linfocítica crónica.

Cualquier cosa que aumenta la probabilidad de presentar una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a tener cáncer; no tener factores de riesgo no significa que no se va a presentar cáncer. Hable con su médico si piensa que corre riesgos. Los factores de riesgo para la LLC incluyen los siguientes aspectos:

Entre los signos posibles de leucemia linfocítica crónica se incluyen los ganglios linfáticos hinchados y el cansancio.

En general la LLC no presenta ningún síntoma y se detecta en un análisis de sangre de rutina. Algunas veces se presentan síntomas que pueden ser producidos por la LLC o por otras afecciones. Consulte su médico si presenta cualquiera de los siguientes problemas:

  • Hinchazón sin dolor de los ganglios linfáticos en el cuello, la axila, el estómago, o la ingle.
  • Mucho cansancio.
  • Dolor o sensación de llenura debajo de las costillas.
  • Fiebre e infección.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar la leucemia linfocítica crónica, se utilizan pruebas que examinan la sangre, la médula ósea y los ganglios linfáticos.

Entre las pruebas y los procedimientos que se pueden utilizar se encuentran los siguientes:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para verificar los signos generales de salud, incluso los signos de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que parezca anormal. También se toman los antecedentes médicos de las enfermedades y los tratamientos anteriores del paciente.

  • Recuento sanguíneo completo (RSC) con diferencial : procedimiento por el cual se toma una muestra de sangre para verificar lo siguiente:
    • La cantidad de glóbulos rojos y plaquetas.
    • La cantidad y el tipo de glóbulos blancos.
    • La cantidad de hemoglobina (la proteína que transporta oxígeno) en los glóbulos rojos.
    • La parte de la muestra de sangre compuesta de glóbulos rojos.
    Ampliar
    Recuento sanguíneo completo (RSC); el panel de la izquierda muestra la sangre cuando se extrae de una vena de la parte anterior del codo mediante un tubo conectado a una jeringa; el panel de la derecha, muestra un tubo de ensayo de laboratorio con células sanguíneas separadas en capas: plasma, glóbulos blancos, plaquetas y glóbulos rojos.
    Recuento sanguíneo completo (RSC). Se extrae sangre introduciendo una aguja en una vena y se permite que la sangre fluya hacia un tubo. La muestra de sangre se envía al laboratorio y se cuentan los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. El RSC se usa para examinar, diagnosticar y vigilar muchas afecciones distintas.

  • Inmunofenotipificación : prueba de laboratorio en la que se examinan los antígenos o marcadores en la superficie de las células de la sangre o de la médula ósea a fin de determinar la presencia de linfocitos o células mieloides. Si estas células son linfocitos malignos (cancerosos), se examinan para determinar si son linfocitos B o linfocitos T.

  • HFIS (hibridación fluorescente in situ): técnica de laboratorio que se usa para observar genes o cromosomas en las células o los tejidos. Se elaboran en el laboratorio piezas de ADN que contienen un tinte fluorescente y se agregan células o tejidos sobre un portaobjetos de vidrio. Cuando estos pedazos de ADN se unen a genes o áreas específicas de los cromosomas en el portaobjetos, se iluminan al observarlos al microscopio con una luz especial.

  • Citometría de flujo : prueba de laboratorio con la que se mide el número de células de una muestra, el porcentaje de células vivas en una muestra y ciertas características de las células, como tamaño, forma y la presencia de marcadores tumorales en la superficie de las células. Las células se manchan con un tinte sensible a la luz, se colocan en un líquido y se pasan como una corriente delante de una luz láser o de otro tipo. Las mediciones se basan en el modo en que el tinte sensible reacciona frente a la luz.

  • Prueba de mutación del gen IgVH: prueba de laboratorio que se realiza con una muestra de médula ósea o de sangre para determinar si hay una mutación en el gen IgVH. Los pacientes con una mutación en el gen IgVH tienen un pronóstico mejor.

  • Aspiración y biopsia de la médula ósea : extracción de médula ósea, sangre y un trozo pequeño de hueso mediante la inserción de una aguja hueca en el hueso de la cadera o el esternón. Un patólogo observa la médula ósea, la sangre y el hueso al microscopio para verificar si hay células anormales.
    Ampliar
    Aspiración y biopsia de la médula ósea;  el dibujo muestra a un paciente acostado boca abajo en una camilla y una aguja de Jamshidi (una aguja larga y hueca) que se inserta en el hueso de la cadera. El recuadro muestra la aguja de Jamshidi que se inserta a través de la piel hasta la médula ósea del hueso de la cadera.
    Aspiración y biopsia de la médula ósea. Después de adormecer un área pequeña de la piel, se inserta una aguja de Jamshidi (una aguja larga, hueca) en el hueso de la cadera del paciente. Se extraen muestras de sangre, hueso y médula ósea para examinarla bajo un microscopio.

Ciertos factores repercuten en las opciones de tratamiento y el pronóstico (posibilidad de recuperación).

Las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • Estadio de la enfermedad.
  • Recuento de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas de la sangre.
  • Si hay síntomas, como fiebre, escalofríos o pérdida de peso.
  • Si el hígado, el bazo o los ganglios linfáticos tienen tamaño más grande al normal.
  • La respuesta al tratamiento inicial.
  • Si la LLC recidivó (volvió).

El pronóstico (posibilidad de recuperación) depende de los siguientes aspectos:

  • Si se manifiesta o no una modificación en el ADN y el tipo de modificación, en caso de que corresponda.
  • Si los linfocitos están dispersos o no en toda la médula ósea.
  • El estadio de la enfermedad.
  • Si la LLC mejora con el tratamiento o ha recurrido (reaparecido).
  • Si la LLC evoluciona a linfoma o leucemia prolinfocítica.
  • La salud general del paciente.