Exposición pasiva al humo de tabaco (humo de tabaco ambiental)

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
Cigarrillo encendido.

Al menos 69 de las sustancias químicas que se encuentran en el humo secundario del tabaco son carcinógenas.

¿Qué es la exposición pasiva al humo de tabaco?

El humo secundario de tabaco es la combinación del humo producido por el producto de tabaco encendido y el humo que exhala el fumador. También se le llama humo de tabaco ambiental, humo del fumador involuntario y humo del fumador pasivo.

Se han identificado más de 7 000 sustancias químicas en el humo secundario de tabaco. Al menos 69 de estas sustancias químicas son carcinógenas, entre ellas el arsénico, el benceno, el berilio, el cromo y el formaldehído.

¿Cómo ocurre la exposición pasiva de las personas al humo de tabaco?

Las personas están afectadas por la exposición pasiva al humo de tabaco en sus hogares, automóviles, lugares de trabajo y espacios públicos. En Estados Unidos, la mayor fuente de exposición pasiva al humo de tabaco proviene de los cigarrillos, seguidos de las pipas, los cigarros y otros productos de tabaco.

¿Cuáles son los cánceres relacionados con la exposición pasiva al humo de tabaco?

La inhalación pasiva del humo de tabaco causa cáncer de pulmón en personas no fumadoras. Algunas investigaciones también indican que la exposición pasiva al humo de tabaco podría aumentar el riesgo de otros cánceres, si bien se deben hacer más estudios sobre el tema.

¿Cómo se puede reducir la exposición?

No existe ningún nivel de exposición pasiva al humo de tabaco que sea seguro; incluso los niveles bajos de la exposición al humo secundario pueden ser dañinos. En Estados Unidos, las legislaciones han ayudado a reducir las exposiciones. A nivel nacional, se han aprobado varias leyes que no permiten fumar en espacios públicos. Muchos gobiernos estatales y locales también han aprobado leyes que prohíben fumar en edificios públicos, como escuelas, hospitales y aeropuertos, así como en lugares de trabajo de compañías privadas, incluidos restaurantes y bares.

A nivel internacional, un creciente número de naciones, entre ellas Francia, Irlanda, Nueva Zelanda, Noruega y Uruguay prohíben fumar en todos los lugares de trabajo, incluidos bares y restaurantes.

Bibliografía selecta:

  • Publicación: 20 de marzo de 2015