Pasar al contenido principal

Detección y prevención que salvan vidas

Cada año, el cáncer afecta a millones de personas. Pero no tiene que ser así. Desde los estudios clínicos hasta las campañas de salud pública, las iniciativas para entender el cáncer y comunicarnos sobre la enfermedad  permiten mejorar los métodos de prevención y detección, encontrar el cáncer antes y tratarlo temprano, y salvar más vidas.

De izquierda a derecha: Worta McCaskill-Stevens, Kathy Crosby y Eduardo Vilar-Sánchez

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer; Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas

Doctora Worta McCaskill-Stevens 

Codiseñadora y participante de TMIST, un estudio clínico importante sobre los exámenes de detección del cáncer de seno (mama)

Haz lo que predicas. Es exactamente lo que hace la doctora Worta McCaskill-Stevens al participar en el Estudio de Detección de Cáncer con Imágenes Mamográficas por Tomosíntesis (TMIST), que patrocina el Instituto Nacional del Cáncer (NCI). En el estudio clínico que ella ayudó a diseñar, se compara el uso de la mamografía tridimensional (3D) y la bidimensional (2D) para saber cuál detecta mejor el cáncer de seno (mama).  Para la doctora McCaskill-Stevens, es una oportunidad para que todas las mujeres, incluso ella, tengan un papel más activo cuando hay que pensar en los exámenes de detección y los efectos del tipo de técnicas que se usan. Como médica que luego se dedicó a la investigación, y directora del Programa de Investigación Oncológica Comunitaria del NCI (NCORP), a la doctora McCaskill-Stevens le resultó difícil dejar la atención clínica directa. Pero cree que la investigación y los estudios clínicos como el TMIST tendrán repercusiones importantes para los pacientes de todo el país. Recibió muchos premios por su labor en el área de cáncer de seno y en los estudios clínicos comunitarios, que incluyen ser nombrada en 2013 como una de las 100 personas afroamericanas más influyentes en la salud y la ciencia por la revista EBONY

Kathy Crosby 

Encargada de numerosas campañas premiadas de mercadeo y comunicaciones para dejar de fumar

Hace unas décadas, la industria publicitaria embellecía y popularizaba el consumo de cigarrillos y tabaco. Ahora, Kathy Crosby aprovecha para utilizar la publicidad en muchas campañas de salud pública para hacer lo contrario. Por ejemplo, en la campaña "El costo real", que es la primera iniciativa nacional de prevención de consumo del tabaco en jóvenes, el propósito es convencer a los adolescentes para que dejen de fumar o para que nunca empiecen. Fumar aumenta el riesgo de muchos tipos de cáncer, como el de pulmón, cabeza y cuello, y vejiga. Crosby y su equipo analizaron aquello que más les importaba a los adolescentes y mediante el uso de la publicidad persuasiva, en tan solo los 2 primeros años de la campaña, lograron evitar que casi 600 000 adolescentes fumaran por primera vez. Esto significa que hay menos adultos adictos, $53 mil millones de ahorros en costos médicos futuros y menos diagnósticos de cáncer relacionados con el consumo del cigarrillo. Con el énfasis en una estrategia poderosa pero empática, Crosby emplea el arte y la ciencia de la publicidad conductual y sus décadas de experiencia profesional para generar cambios significativos en la salud pública.                   

Doctor Eduardo Vilar-Sánchez 

Creador de una posible nueva vacuna para la que se iniciarán estudios clínicos 

Es posible que haya una nueva vacuna para prevenir el cáncer, y el doctor Eduardo Vilar-Sánchez es quien dirige al equipo que la elabora. La vacuna es para las personas con el síndrome de Lynch, un trastorno hereditario que aumenta mucho el riesgo de cáncer colorrectal y de otros cánceres y que, con frecuencia, afecta a muchos miembros de la familia. La vacuna entrena al sistema inmunitario para que ataque las células que contienen proteínas específicas relacionadas con el cáncer. El doctor Vilar-Sánchez, que durante toda su carrera ha atendido a pacientes con síndrome de Lynch, sentía frustración porque las familias tenían pocas opciones de prevención del cáncer. Las historias de sus pacientes lo motivaron y le entusiasma mucho pensar que esta vacuna podría ayudar a una familia entera. Esta vacuna se probará pronto en estudios clínicos, pero el doctor Vilar-Sánchez tiene la esperanza de que su labor no solo conduzca a vacunas para sus pacientes, sino también a crear vacunas para otros síndromes relacionados con el cáncer.

La Ley Nacional del Cáncer de 1971 preparó el camino para los grandes logros en los exámenes de detección, la prevención y la detección temprana del cáncer. Infórmese más sobre la importancia de esta ley.