Pasar al contenido principal

Resultados anormales en las pruebas del virus del papiloma humano (VPH) y de Papanicolaou

Sepa qué hacer si recibe un resultado anormal en las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino. Tal vez necesite seguimiento o tratamiento para mantenerse sana.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer

La mayoría de las mujeres que reciben resultados anormales en el examen de detección del cáncer de cuello uterino tienen una de dos cosas: 1) infección por el virus del papiloma humano (VPH) o 2) cambios iniciales en las células que se vigilan (porque suelen desaparecer solos) o se tratan (para que no se vuelvan cancerosos). La información de esta página le ayudará a entender los resultados anormales de las pruebas para detectar el cáncer de cuello uterino, y otras pruebas y tratamientos que se hacen después.

Infección por el virus del papiloma humano (VPH)

Los virus del papiloma humano (VPH) son un grupo de virus relacionados. Algunos de estos virus se transmiten por contacto sexual. Algunos virus son de un tipo llamado VPH de riesgo alto, que causa casi todos los casos de cáncer de cuello uterino. También causan cáncer de ano, cáncer de pene, cáncer de vagina, cáncer de vulva y cáncer de orofaringe (cáncer de garganta, como el que suele estar en las amígdalas o la parte de atrás de la lengua). 

Para obtener más información sobre las formas en que el VPH causa cáncer, consulte El virus del papiloma humano (VPH) y el cáncer.

La prueba del VPH y la prueba de Papanicolaou

La prueba del VPH y la prueba de Papanicolaou son dos exámenes de detección del cáncer de cuello uterino. Los exámenes de detección sirven para verificar si hay enfermedad o cambios que se podrían convertir en enfermedad antes de que aparezcan los síntomas. Aunque se sientan bien, las mujeres necesitan hacerse con regularidad los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino. Los exámenes de detección ayudan a encontrar cambios en las células del cuello uterino. Esto ayudará a que reciba la atención y el tratamiento necesarios para estar sana. 

La prueba del VPH se usa para detectar la infección por VPH de riesgo alto en las células.

La prueba de Papanicolaou se usa para estudiar las células de cuello uterino y detectar si hay cambios a causa del VPH que, sin tratamiento, se podrían convertir en cáncer de cuello uterino. También se llama prueba de Pap o citología vaginal. Además, se detectan las células cancerosas en el cuello uterino. A veces con la prueba de Papanicolaou se encuentran cambios que no son cancerosos, como una infección o una inflamación.

La prueba conjunta de VPH y Papanicolaou es una combinación de las dos pruebas para detectar el VPH de riesgo alto y los cambios en las células del cuello uterino.

¿Qué pasa durante la prueba de VPH y la prueba de Papanicolaou?

El cuello uterino es parte del aparato reproductor femenino. En la imagen de arriba, se observa que el cuello uterino es la parte inferior y más estrecha del útero, que se conecta con la vagina. Durante el parto, el cuello uterino se ensancha para que pase el bebé.

Fuente: © Terese Winslow

Estas dos pruebas de detección del cáncer de cuello uterino se suelen hacer durante un examen pélvico, que solo toma unos minutos. Durante este examen, se acostará en una camilla, doblará las rodillas y apoyará los pies en soportes. El profesional médico usa un espéculo para ensanchar la vagina con suavidad a fin de observar el cuello uterino. Se usa un cepillo suave y angosto o una espátula diminuta para tomar una muestra de células del cuello uterino. 

La muestra de células de cuello uterino se envía al laboratorio, donde se examina para determinar si las células tienen infección por tipos de VPH que causan cáncer (esta es la prueba del VPH). Es posible usar la misma muestra para verificar si hay células anormales (esta es la prueba de Papanicolaou). Cuando se usa la misma muestra para la prueba del VPH y la prueba de Papanicolaou, se llama "prueba conjunta".

Durante un examen pélvico, no solo se toman muestras para estas pruebas. Por ejemplo, el médico examina el tamaño, la forma y la posición del útero y los ovarios. También palpa alrededor para detectar bultos o quistes. A veces revisa también el recto para comprobar si hay bultos o áreas anormales. Para que esté cómoda, antes de comenzar, pida que le expliquen cada paso del examen. También podrá pedir las pruebas que detectan infecciones de transmisión sexual (ITS). 

Clínicas y otros sitios que ofrecen exámenes de detección del cáncer de cuello uterino

La prueba del VPH y la prueba de Papanicolaou se ofrecen en los consultorios médicos, clínicas y centros de salud comunitarios. Muchas mujeres se hacen estas pruebas con la ginecóloga u obstetra o el médico de atención primaria. Si no se atiende con un médico con regularidad, busque una clínica cerca de su casa que ofrezca los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino. Consulte los recursos de estas organizaciones:

Preguntas para hacer antes y después de los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino

Antes del examen

Estos son ejemplos de preguntas para hacer al profesional médico:

  • ¿Qué pruebas me harán?  
  • ¿Para qué sirven estas pruebas?
  • ¿Qué pasa durante el examen?
  • ¿Me sentiré incómoda?

Estas son preguntas que el profesional médico podría hacerle:

  • ¿Cuál fue el primer día de la última menstruación?
  • ¿Cuándo fue la última vez que se hizo una prueba de detección del cáncer de cuello uterino? 
  • ¿Alguna vez tuvo resultados anormales en estas pruebas o recibió tratamiento para células anormales en el cuello uterino?

Después del examen

Estos son ejemplos de preguntas para hacer al profesional médico:

  • ¿Cuándo me darán los resultados? 
  • ¿Cómo me enviarán los resultados (por correo, Internet o teléfono)?
  • ¿A qué número llamo si no recibo los resultados de la prueba?
  • Cuando reciba los resultados, ¿me dirán qué tengo que hacer después?

Exámenes de detección del cáncer de cuello uterino: cuándo y con qué frecuencia hacerse las pruebas

Varias organizaciones elaboran las recomendaciones para los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino, entre estas, la Comisión de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF) y la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS). 

Aunque los detalles de las recomendaciones son diferentes, todos se fundamentan en resultados de investigación, como los siguientes:

  • Los cambios que causa el VPH en las células del cuello uterino son lentos y con frecuencia desaparecen solos, en especial, en las mujeres jóvenes.
  • Las pruebas de detección ahora son más eficaces. 
  • Hay cambios en las células del cuello uterino que desaparecen solos; el exceso de pruebas y el sobretratamiento para estos cambios causan daño.

De 21 a 29 años de edad: La USPSTF recomienda que las mujeres reciban la primera prueba de Papanicolaou a los 21 años y luego la repitan cada 3 años. Aunque la mujer ya tenga relaciones sexuales, no se recomienda hacerse la prueba de Papanicolaou hasta los 21 años.

De 30 a 65 años de edad: La USPSTF recomienda que las mujeres de este grupo de edad reciban exámenes de detección de cáncer de cuello uterino mediante alguno de estos métodos:

  • prueba del VPH cada 5 años;
  • prueba conjunta de VPH y Papanicolaou cada 5 años; o
  • prueba de Papanicolaou cada 3 años.

Hace poco, la ACS publicó recomendaciones actualizadas para el cáncer de cuello uterino que indican que las mujeres deben comenzar los exámenes de detección a partir de los 25 años con una prueba del VPH y deben hacerse la prueba del VPH cada 5 años hasta los 65 años. Sin embargo, aún es aceptable hacerse una prueba conjunta de VPH y Papanicolaou cada 5 años o una prueba de Papanicolaou cada 3 años. Para obtener más información sobre el motivo de estos cambios, consulte Explicación de las recomendaciones actualizadas de la Sociedad Americana contra el Cáncer sobre los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino.

Mayores de 65 años de edad: Las mujeres en este grupo de edad deben consultar al médico para saber si aún necesitan hacerse exámenes. Si se hizo exámenes de detección de forma habitual y tuvo resultados normales, es probable que el médico le aconseje no continuar con estos exámenes. Pero si los resultados recientes dieron anormales o no recibió exámenes habituales, necesitará seguir con los exámenes después de los 65 años.

Excepciones a las recomendaciones

Es posible que el médico le recomiende exámenes de detección más frecuentes en los siguientes casos:

  • Tiene la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)
  • Tiene un sistema inmunitario debilitado.
  • Al nacer se expuso a un medicamento que se llama dietilestilbestrol (DES), que se recetó a algunas mujeres embarazadas hasta mediados de los años setenta.
  • Obtuvo hace poco un resultado anormal en una prueba de detección de cáncer de cuello uterino o en una biopsia de tejido de cuello uterino.
  • Tuvo cáncer de cuello uterino.

Las mujeres que tuvieron una histerectomía total (una cirugía por la que se extirpan el útero y el cuello uterino) por motivos no relacionados con el cáncer o las células anormales en el cuello uterino, no necesitan hacerse los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino. Pero si la histerectomía fue por cáncer de cuello uterino o células precancerosas, hable con el médico para saber qué seguimiento necesita. Las mujeres que tuvieron una histerectomía parcial (también llamada histerectomía supracervical) por la que se extirpó el útero, pero no el cuello uterino, deben continuar con los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino habituales.

Resultados de la prueba del VPH: qué significa un resultado que da positivo o negativo

Los resultados de la prueba del VPH indican si se detectaron tipos del VPH de riesgo alto en la muestra de células de cuello uterino. Los resultados de la prueba del VPH dan positivo negativo:

  • Resultado negativo de la prueba del VPH: significa que no se encontró el VPH de riesgo alto. Debe volver a hacerse la prueba en 5 años. Quizás deba repetir la prueba antes si tuvo algún resultado anormal en el pasado. 
  • Resultado positivo de la prueba del VPH: significa que se detectó el VPH de riesgo alto. El médico le recomendará el seguimiento necesario, según el resultado específico. 

El laboratorio suele tener listos los resultados de la prueba del VPH en alrededor de 1 a 3 semanas. Si no tiene novedades del médico, llame y pida los resultados de su prueba. Asegúrese de entender si necesita algún seguimiento o pruebas.

¿Qué significa si la prueba del VPH da positiva después de muchos años de dar negativa?

A veces, después de varios resultados negativos de las pruebas de VPH, algunas mujeres obtienen un resultado positivo en la prueba. Si tiene una pareja sexual diferente, es muy probable que sea una infección nueva. Si no tiene una pareja sexual o tiene una relación monógama (con una sola persona), esto no significa que sea una infección por el VPH nueva, ni tampoco que su pareja tenga otra pareja sexual. A veces, una infección por el VPH se activa después de muchos años. Otros virus también hacen esto, como el virus de la varicela que se reactiva años después y causa el herpes zóster (culebrilla). 

No hay ninguna manera de saber si el resultado positivo de una prueba del VPH reciente es el signo de una infección nueva o la reactivación de una anterior. Los investigadores no saben si una infección por el VPH que se reactivó tiene el mismo riesgo de causar cambios en las células de cuello uterino o cáncer de cuello uterino que una infección por el VPH nueva.
 

Prueba de Papanicolaou: qué es un resultado normal, anormal o insatisfactorio

Los resultados de la prueba de Papanicolaou indican si las células del cuello uterino son normales o anormales. También es posible que el resultado de una prueba de Papanicolaou sea insatisfactorio.

  • Resultados normales en la prueba de Papanicolaou: el resultado normal también se llama resultado negativo de una prueba o negativo para lesión intraepitelial o neoplasia maligna . Si solo se hizo la prueba de Papanicolaou, deberá hacerse la prueba siguiente en 3 años. Si la prueba de Papanicolaou se hizo con la prueba del VPH, lo que se llama prueba conjunta de VPH y Papanicolaou, deberá hacerse la prueba siguiente en 5 años. Quizás necesite repetir la prueba antes si tuvo resultados anormales en el pasado.
  • Resultados anormales en la prueba de Papanicolaou: el resultado anormal también se llama resultado positivo de una prueba. Una prueba con resultado anormal no quiere decir que tiene cáncer de cuello uterino. Los hallazgos de una prueba de Papanicolaou anormal incluyen los siguientes: ASC-US, AGC, LSIL, ASC-H, HSIL, AIS o cáncer de cuello uterino. El médico le recomendará el seguimiento necesario según el resultado específico y los resultados de pruebas anteriores.
  • Resultados insatisfactorios en la prueba de Papanicolaou: a veces no se obtienen suficientes células en la muestra que se envía al laboratorio, las células están amontonadas o no se ven bien porque tienen sangre o moco. En general, el médico le pedirá que regrese para hacerse otra prueba en 2 a 4 meses.  

El laboratorio suele tener listos los resultados de la prueba de Papanicolaou en 1 a 3 semanas. Si no tiene novedades del médico, llame y pida los resultados de su prueba. Asegúrese de conseguir los resultados de la prueba y de entender si hace falta volver para otras pruebas de seguimiento, consultas o tratamientos.

  • Células escamosas atípicas de significado indeterminado (ASC-US): este es el hallazgo anormal más común en la prueba de Papanicolaou. Significa que algunas de las células no se ven normales del todo, pero no se sabe si la causa es la infección por el VPH. Es posible que las células se vean anormales por otros motivos, como inflamación, infección (quizás por un hongo), masa (como un pólipo en el útero) o cambios hormonales durante el embarazo o la menopausia. Pero estas anomalías en las células de cuello uterino no se relacionan con el cáncer. En general, el médico hará una prueba del VPH para determinar si los cambios son a causa de una infección por el VPH. Si la prueba del VPH da negativa, quizás le receten una pomada o crema de estrógeno para comprobar si los cambios en las células son por una concentración baja de hormonas. Si la prueba del VPH da positiva, quizás necesite otras pruebas de seguimiento. 
  • Células glandulares atípicas (AGC): esto significa que algunas de las células glandulares no se ven normales. Esto podría ser un signo de un problema más grave dentro del útero. Es probable que el médico le pida que regrese para una colposcopia. 
  • Lesión escamosa intraepitelial de grado bajo (LSIL): esto significa que hay cambios de grado bajo que en general son a causa de una infección por el VPH. Es probable que el médico le pida pruebas adicionales para comprobar que no haya cambios más graves (de grado alto). 
  • Células escamosas atípicas, no se descarta una lesión de grado alto (ASC-H): esto significa que se encontraron células escamosas anormales y que quizás haya una lesión escamosa intraepitelial de grado alto (HSIL). Es probable que el médico le pida que regrese para una colposcopia.
  • Lesión escamosa intraepitelial de grado alto (HSIL): esto significa que hay células de cuello uterino que son un poco anormales o muy anormales que se podrían volver cancerosas en el futuro si no recibe tratamiento. Es probable que el médico le pida que regrese para una colposcopia. 
  • Adenocarcinoma in situ (AIS): esto significa que se encontró una lesión (masa anormal) en el tejido glandular del cuello uterino. Las lesiones de AIS también se llaman cambios precancerosos y es posible que se conviertan en adenocarcinoma de cuello uterino (un tipo de cáncer) si no recibe tratamiento. Es probable que el médico le pida que regrese para una colposcopia. 
  • Células de cáncer de cuello uterino: esto significa que se encontró carcinoma de células escamosas o adenocarcinoma en la prueba de Papanicolaou. Sin embargo, este hallazgo es muy poco común en las mujeres que se hacen exámenes de detección con regularidad. Para obtener más información sobre el cáncer de cuello uterino, la estadificación y las opciones de tratamiento, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino (PDQ®)

En estas imágenes se observa cómo las células de cuello uterino con infección duradera por el VPH de riesgo alto cambian con el tiempo y se vuelven anormales. A veces las células de cuello uterino anormales se normalizan sin tratamiento, en especial, en las mujeres más jóvenes. Hay dos tipos de cambios anormales en las células escamosas del cuello uterino: la lesión escamosa intraepitelial de grado bajo (LSIL) y la lesión escamosa intraepitelial de grado alto (HSIL).

Fuente: © Terese Winslow

Qué hacer después de un resultado anormal en la prueba de Papanicolaou o la prueba del VPH

Tenga en cuenta que la mayoría de las mujeres que reciben un resultado anormal en los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino no tienen cáncer. Pero si obtiene un resultado anormal, es importante que reciba la atención de seguimiento que recomiende el médico. 

Próximos pasos después de un resultado anormal en la prueba de Papanicolaou, prueba del VPH o prueba conjunta de VPH y Papanicolaou

Hasta hace poco, las recomendaciones de seguimiento dependían de los resultados del examen de detección más reciente. Sin embargo, las recomendaciones actualizadas de la ASCCP sobre el consenso para el tratamiento según el riesgo indican que la atención de seguimiento se debe personalizar. 

Para determinar la atención necesaria, en las recomendaciones actualizadas, además de tener en cuenta el resultado de la última prueba de Papanicolaou, de VPH o la prueba conjunta, el médico considerará otros factores como los siguientes: 

  • resultados anteriores de pruebas de detección;
  • tratamientos anteriores para cambios precancerosos en las células del cuello uterino; 
  • factores de salud personales, como la edad.

Según su riesgo de tener cambios en las células del cuello uterino que se podrían volver cancerosos, quizás le aconsejen lo siguiente:

En la actualización de estas recomendaciones se recalca la detección y el tratamiento de cambios anormales en las células de cuello uterino que se podrían convertir en cáncer de cuello uterino. También se recalca hacer menos pruebas y dar menos tratamiento cuando los cambios en las células de cuello uterino son de grado bajo

Colposcopia y biopsia de cuello uterino

La colposcopia y la biopsia son dos procedimientos para examinar en más detalle las células del cuello uterino.
Durante la colposcopia, el médico introduce en la vagina un espéculo para ensancharla y observar mejor el cuello uterino.  A veces, se usa una solución de vinagre para ver mejor las áreas anormales. El médico acerca a la vagina un colposcopio, un instrumento con lente de aumento y una luz brillante para examinar el cuello uterino. 

Es común que durante la colposcopia se haga también una biopsia. Se extrae un poco de tejido del cuello uterino, a veces mediante un curetaje endocervical, que es un procedimiento para extraer una muestra de tejido anormal. Estas células se observan en el microscopio para comprobar si hay signos de enfermedad.

Pida al médico que le explique qué esperar durante la biopsia y después de esta. Algunas mujeres tienen sangrado o secreción después de una biopsia. Otras mujeres sienten dolores abdominales parecidos a los de la menstruación

Resultados de una biopsia: neoplasia intraepitelial de cuello uterino (NIC)

Un patólogo examina las muestras tomadas durante la biopsia para identificar si hay neoplasia intraepitelial de cuello uterino (NIC). NIC es un término que describe las células de cuello uterino anormales que se encontraron en la superficie del cuello uterino de la muestra tomada en la biopsia.

Las NIC se clasifican en una escala del 1 al 3, según cuán anormales se vean las células en el microscopio y cuánto tejido de cuello uterino afecten. En general, los cambios por LSIL que se observan en la prueba de Papanicolaou son NIC 1. Los cambios por HSIL que se observan en la prueba de Papanicolaou son NIC 2, NIC 2/3 o NIC 3.  

  • NIC 1: cambios de grado leve o bajo. En general, la NIC 1 desaparece sola sin tratamiento.
  • NIC 2: cambios moderados que se suelen tratar extirpando las células anormales. Pero a veces la NIC 2 desaparece sola. En el caso de algunas mujeres, los médicos tal vez recomienden una colposcopia con biopsia cada 6 meses. La NIC 2 requiere tratamiento si progresa a NIC 3 o no desaparece en 1 o 2 años.
  • La NIC 3 se debe tratar de inmediato, excepto durante el embarazo.

Tratamiento de cambios en las células de cuello uterino que son de grado alto 

Estos tratamientos se usan cuando una mujer tiene cambios en las células de cuello uterino que son de grado alto con riesgo alto de que se vuelvan cancerosos.  

Para extraer las células anormales, hay varios tratamientos de escisión:

  • Conización con bisturí frío: procedimiento en el que se usa un bisturí para extirpar una sección en forma de cono de tejido anormal. Se hace en el hospital y requiere anestesia general.
  • Escisión electroquirúrgica con asa: procedimiento en el que se usa una corriente eléctrica que pasa por un alambre fino en forma de asa para extirpar tejido anormal. Se usa anestesia local para adormecer el área. Por lo general, este procedimiento se hace en un consultorio médico. Solo dura unos minutos y estará despierta mientras lo hacen.

Para destruir las células anormales, hay varios tratamientos de ablación:

  • Crioterapia: procedimiento en el que se usa un instrumento llamado criosonda para destruir el tejido anormal mediante congelamiento. Se hace en un consultorio médico. Solo tarda unos minutos y en general no requiere anestesia.
  • Terapia láser: procedimiento en el que se usa un láser (rayo estrecho de luz intensa) para destruir el tejido anormal. Se hace en el hospital y requiere anestesia general.

Tratamiento de cambios en las células de cuello uterino que son de grado alto durante el embarazo

Si está embarazada o piensa quedar embarazada, converse con el médico acerca de las opciones y el momento recomendado para los procedimientos. Según su diagnóstico, tal vez reciba el tratamiento después del parto.

Haga estas preguntas antes del tratamiento

  • ¿Qué tratamientos hay para los cambios que tengo? 
  • ¿Qué tratamientos me recomienda y por qué? 
  • ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de este tratamiento?
  • ¿Qué pasará durante el tratamiento?
  • ¿Cuáles son los posibles riesgos del tratamiento? 
  • ¿Cómo podría afectarme si tengo un embarazo en el futuro?
  • ¿Cuánto dura el procedimiento? 
  • ¿Necesitaré anestesia general o anestesia local?
  • ¿Qué efectos secundarios causa? ¿Cuánto duran los efectos secundarios?
  • ¿Qué actividades tengo que evitar después del procedimiento?