Pasar al contenido principal

Tratamiento del cáncer de cuello uterino

Hay diferentes tipos de tratamiento para el cáncer de cuello uterino. El equipo de atención del cáncer le ayudará a decidir el plan de tratamiento que suele incluir varias opciones. Se tendrán en cuenta muchos factores, como el estadio del cáncer que usted tiene, su estado general de salud y sus preferencias personales. El plan de tratamiento incluirá información sobre el tipo de cáncer, los objetivos del tratamiento, las opciones y los posibles efectos adversos, además de la duración esperada del mismo.

Si le preocupa cómo el tratamiento afectará la fertilidad, hable con el equipo de atención del cáncer antes de comenzar el tratamiento para saber qué sucederá. Para obtener información sobre las alternativas para conservar la fertilidad y las maneras de obtener apoyo, consulte Cuestiones de fecundidad en las mujeres con cáncer: niñas y adultas.

Para obtener información sobre las opciones de tratamiento de acuerdo al estadio, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino según el estadio.

Para obtener información sobre el tratamiento cuando hay un embarazo, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino durante el embarazo.

Cirugía

A veces se usa una cirugía (procedimiento u operación quirúrgica) para tratar el cáncer de cuello uterino. El tipo de cirugía depende del lugar donde se encuentra el cáncer. Para obtener más información, consulte Cirugía para tratar el cáncer.

Es posible usar los siguientes procedimientos quirúrgicos:

Conización quirúrgica

Durante este procedimiento, se usa un bisturí para extraer una porción de tejido en forma de cono del cuello y el canal uterinos. A veces se puede extirpar el cáncer por completo. La conización quirúrgica se hace en el hospital bajo anestesia general.

También se puede usar para el Tratamiento de los cambios de alto grado en las células del cuello uterino.

Biopsia de ganglio linfático centinela

Durante este procedimiento, se extirpa el ganglio linfático centinela mediante cirugía. El ganglio linfático centinela es el primero de un grupo de ganglios linfáticos en recibir el drenaje linfático del tumor primario. Por lo tanto es el primer ganglio linfático adonde quizás se disemine el cáncer desde el tumor primario. Para identificar el ganglio linfático centinela, se inyecta una sustancia radiactiva o un tinte azul cerca del tumor. La sustancia o el tinte fluyen a través de los conductos linfáticos hasta los ganglios linfáticos. Se extrae el primer ganglio linfático que recibe la sustancia o el tinte. En el laboratorio de patología se observa el tejido del ganglio al microscopio para detectar células cancerosas. Si se encuentran células cancerosas, se hará otra incisión (corte) por la que se extraerán más ganglios linfáticos. Este procedimiento se llama disección de ganglios linfáticos. Después de la biopsia de ganglio linfático centinela, se extirpa el cáncer durante una cirugía.

Para obtener más información, consulte Biopsia de ganglio linfático centinela.

Histerectomía

Durante este procedimiento, se retira el útero mediante cirugía. Es una manera de tratar el cáncer de cuello uterino porque se extirpa el cuello del útero y algunas veces otras estructuras que lo rodean. Los siguientes tipos diferentes de histerectomía se usan para tratar el cáncer de cuello uterino:

  • Histerectomía total o completa. Cirugía por la que se extirpan el útero y el cuello uterino. Se llama histerectomía vaginal total cuando la cirugía se hace por la vagina, sin hacer cortes en el abdomen, y se extraen (sacan) el útero y el cuello uterino a través de esta. Cuando es una histerectomía abdominal total se hace una incisión grande en el abdomen (corte horizontal o vertical) y se extraen el útero y el cuello uterino a través de esta; y cuando es una histerectomía laparoscópica total, se hacen varias incisiones pequeñas en el abdomen. En este caso, el útero y el cuello uterino suelen sacarse a través de la vagina, aunque en ocasiones se extraen por una incisión abdominal.
    AmpliarHisterectomía. En la imagen se observa la anatomía del aparato reproductor femenino, que incluye los ovarios, el útero, la vagina, las trompas de Falopio y el cuello uterino. La línea de puntos indica los órganos y tejidos que se extirpan en una histerectomía total, una histerectomía total con salpingooforectomía y una histerectomía radical. En un recuadro se observa la ubicación de las dos incisiones posibles en el abdomen: una incisión transversal baja encima del área púbica y una incisión vertical entre el ombligo y el área púbica.
    Histerectomía. Se extirpa el útero mediante cirugía junto con otros órganos o tejidos o sin estos. En una histerectomía total, se extirpan el útero y el cuello uterino. En una histerectomía total con salpingooforectomía, hay dos opciones: a) unilateral, por la que se extirpan el útero, uno de los ovarios y una de las trompas de Falopio; b) bilateral, por la que se extirpan el útero, ambos ovarios y ambas trompas de Falopio. En una histerectomía radical, se extirpan el útero, el cuello uterino, ambos ovarios, ambas trompas de Falopio y el tejido cercano. Estos procedimientos se realizan mediante una incisión transversal baja o una incisión vertical.
  • Histerectomía radical. Cirugía por la que se extirpan el útero, el cuello uterino, una parte de la vagina y una porción amplia de los ligamentos y tejidos que rodean esta zona. A veces, también se extraen los ovarios, las trompas de Falopio y los ganglios linfáticos cercanos.
  • Histerectomía radical modificada. Cirugía por la que se extirpa el útero, el cuello uterino, la parte superior de la vagina y ligamentos y tejidos que rodean esta zona. En este tipo de cirugía se extirpan menos tejidos y órganos que con la histerectomía radical. A veces, también se extraen los ovarios, las trompas de Falopio y los ganglios linfáticos cercanos.

Cervicectomía uterina radical

Durante este procedimiento, que también se llama traquelectomía o cervicectomía radical, se extirpan el cuello uterino, el tejido cercano y la parte superior de la vagina. A veces también se extirpan los ganglios linfáticos. Después de que se extirpa el cuello uterino, se une el útero con la parte que queda de la vagina. Se colocan puntos de sutura o una banda especial (procedimiento llamado cerclaje) para ayudar a que se mantenga cerrado el útero durante el embarazo. Si usted se somete a esta cirugía todavía puede quedar en embarazo.

Salpingooforectomía bilateral

Durante este procedimiento, se extirpan ambos ovarios y ambas trompas de Falopio. Esta cirugía se hace cuando el cáncer se diseminó a estos órganos. También se llama ooforosalpingectomía, ovariosalpingectomía y salpingoovariectomía bilaterales.

Exenteración pélvica total

Durante este procedimiento, se extirpa el colon inferior, el recto y la vejiga. También se extirpan el cuello uterino, la vagina, los ovarios y los ganglios linfáticos cercanos. Se crean aberturas artificiales (estomas) para que la orina y la materia fecal salgan del cuerpo a una bolsa recolectora. Es posible que se necesite de cirugía plástica para construir una vagina artificial después de esta operación.

Radioterapia

En la radioterapia, se usan rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir células cancerosas o impedir su multiplicación al dañar su ADN. Los dos tipos principales de radioterapia son la radioterapia externa y la radioterapia interna (braquiterapia).

Ambos tipos de radioterapia se usan para tratar el cáncer de cuello uterino. En ocasiones, se usan como terapia paliativa para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida en personas con cáncer de cuello uterino avanzado.

Radioterapia externa

En este tipo de radioterapia, se usa una máquina que envía la radiación desde el exterior del cuerpo hacia el área en la que se encuentra el cáncer. También se llama radioterapia de haz externo. La radioterapia de intensidad modulada (RTIM) es una manera de administrar radioterapia externa que ayuda a evitar que la radiación dañe el tejido sano que rodea el tumor.

La RTIM es un tipo de radioterapia tridimensional (3-D) para la que se usa una computadora a fin de crear imágenes del tamaño y la forma de un tumor. Se dirigen rayos delgados de radiación de distinta intensidad (fuerza) hacia el tumor desde muchos ángulos. El uso de la RTIM está en estudio como una forma de tratamiento del cáncer de cuello uterino.

Para obtener más información, consulte Radioterapia de haz externo para el cáncer.

Radioterapia interna

En este tipo de radioterapia, se usa una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, alambres o catéteres que se colocan directamente en el cáncer o cerca de este. También se llama braquiterapia.

Para obtener más información, consulte Braquiterapia para tratar el cáncer.

Quimioterapia

En la quimioterapia, se usan medicamentos para interrumpir la formación de células cancerosas, ya sea mediante su destrucción o al impedir su multiplicación. Se puede administrar sola o combinada con otros tratamientos.

Los medicamentos de quimioterapia que se usan para el cáncer de cuello uterino son los siguientes:

Es posible usar combinaciones de estos medicamentos y en ocasiones se administran medicamentos de quimioterapia diferentes a los de esta lista.

Para obtener más información sobre cómo la quimioterapia ataca el cáncer, la forma de administración, los efectos secundarios comunes y otros datos de este tratamiento, consulte Quimioterapia para tratar el cáncer.

Terapia dirigida

En la terapia dirigida, se usan medicamentos u otras sustancias que bloquean la acción de enzimas específicas, proteínas y otras moléculas que participan en la multiplicación y diseminación de células cancerosas.

Los medicamentos de terapia dirigida que se usan para el tratamiento del cáncer de cuello uterino son los siguientes:

Para obtener más información sobre cómo la terapia dirigida ataca el cáncer, la forma de administración, los posibles efectos secundarios y otros datos de este tratamiento, consulte Terapia dirigida para tratar el cáncer.

Inmunoterapia

La inmunoterapia ayuda al sistema inmunitario a combatir el cáncer. Es posible usar pruebas de biomarcadores para saber cómo el cuerpo reaccionará a determinados medicamentos de inmunoterapia. Para obtener más información, consulte Pruebas de biomarcadores para el tratamiento de cáncer.

Pembrolizumab. Este medicamento se usa para la inmunoterapia de ciertos pacientes cuyo cáncer de cuello uterino tiene el biomarcador PD-L1.

Para obtener más información sobre cómo la inmunoterapia ataca el cáncer, la forma de administración, los posibles efectos secundarios y otros datos de este tratamiento, consulte Inmunoterapia para tratar el cáncer.

Ensayos clínicos

Un ensayo clínico de tratamiento es un estudio de investigación. Estos se hacen con el fin de mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para los pacientes de cáncer. Para algunos pacientes una opción de tratamiento es participar en un ensayo clínico.

Use el buscador de ensayos clínicos en inglés para encontrar los ensayos clínicos que el NCI patrocina y que aceptan pacientes en este momento. Puede buscar ensayos según el tipo de cáncer, la edad de los participantes y el lugar donde se realizan los ensayos. La información en inglés sobre ensayos clínicos patrocinados por otras organizaciones, se encuentra en el portal de Internet ClinicalTrials.gov.

Para obtener más información sobre ensayos clínicos, consulte Información sobre estudios clínicos para pacientes y cuidadores. Para que le ayuden a encontrar un ensayo clínico, también puede comunicarse en inglés y español por teléfono, chat en vivo o correo electrónico con el Servicio de Información de Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer.

Pruebas de seguimiento durante el tratamiento y después de este

Para saber si el tratamiento está funcionando, es posible que se repitan algunas de las pruebas que se usaron para diagnosticar el cáncer de cuello uterino o para determinar el estadio. Los resultados de estas pruebas sirven para tomar decisiones sobre el tratamiento, si hay que continuarlo, interrumpirlo o cambiarlo.

Algunas de las pruebas se siguen haciendo de vez en cuando después de finalizar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas muestran si su estado de salud ha cambiado o si el cáncer recidivó (volvió). Estas pruebas en ocasiones se llaman exámenes de seguimiento, revisión o control.

Comuníquese con el equipo médico si presenta cualquiera de los siguientes signos o síntomas, que pueden indicar que el cáncer volvió:

  • Sangrado o flujo vaginal.
  • Dolor en el abdomen, la espalda o las piernas.
  • Hinchazón de las piernas.
  • Dificultad para orinar.
  • Cambios en las evacuaciones intestinales.
  • Tos.
  • Cansancio.

Las personas que tienen cáncer de cuello uterino por lo general necesitan hacerse pruebas de seguimiento cada 3 o 4 meses durante los primeros 2 años y luego asisten a controles médicos cada 6 meses. Estos controles incluyen una revisión del estado de salud actual, un examen físico, la evaluación de signos y síntomas de cáncer de cuello uterino recidivante y la verificación de la presencia de efectos tardíos del tratamiento. Durante la consulta médica a veces se hace una prueba de Pap, pero no siempre es necesaria.

Para obtener más información sobre qué sucede después del tratamiento, consulte Supervivencia.

  • Actualización:

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Tratamiento del cáncer de cuello uterino publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”