In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Cáncer de próstata: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 20 de diciembre de 2013

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Información general sobre el cáncer de próstata



El cáncer de próstata es una enfermedad en la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la próstata.

La próstata es una glándula del aparato reproductor masculino que queda justo debajo de la vejiga (el órgano que recoge y desecha la orina) y delante del recto (la parte inferior del intestino). Su tamaño es como el de una nuez y rodea una parte de la uretra (el tubo que conduce la orina al exterior desde la vejiga). La glándula prostática elabora un líquido que es parte del semen.

Ampliar
Anatomía del sistema reproductor y el sistema urinario masculino; el dibujo muestra vistas frontales y laterales de los uréteres, los ganglios linfáticos, la vejiga, el recto, la glándula prostática, la uretra, el conducto deferente,  el pene y los testículos, la vesícula seminal, y el conducto eyaculatorio.
Anatomía del sistema reproductor y el sistema urinario masculino, muestra la próstata, los testículos, la vejiga y otros órganos.


El cáncer de próstata se encuentra principalmente en hombres de edad avanzada. En los Estados Unidos, aproximadamente 1 de 5 hombres recibirá un diagnóstico de cáncer de próstata.

Los signos posibles de cáncer de próstata incluyen el flujo débil o la excreción frecuente de orina.

Estos y otros signos y síntomas pueden ser producto del cáncer de próstata o de otras afecciones. Consulte con su médico si presenta cualquiera de los siguientes problemas:

  • Flujo de orina débil o interrumpido ("para y sale").
  • Ganas repentinas de orinar.
  • Aumento de la frecuencia de ir a orinar (en especial, por la noche).
  • Dificultad para iniciar el flujo de orina.
  • Dificultad para vaciar la vejiga por completo.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Presencia de sangre en la orina o el semen.
  • Dolor en la espalda, las caderas o la pelvis que no desaparece.
  • Falta de aire, sensación de mucho cansancio, latidos rápidos del corazón, mareo o piel pálida a causa de anemia.

Hay otras afecciones que pueden producir los mismos síntomas. En la medida en que los hombres envejecen, la próstata se puede volver más grande y obstruir la uretra o la vejiga. Esto puede causar problemas urinarios o sexuales. Esta afección se llama hiperplasia prostática benigna (HPB) y, aunque no es cancerosa, es posible que se necesite cirugía. Los síntomas de la hiperplasia prostática benigna u otros problemas de próstata pueden ser similares a aquellos del cáncer de próstata.

Ampliar
Un dibujo en dos paneles muestra la anatomía reproductora y urinaria normal así como hiperplasia prostática benigna (HPB).  El panel de la izquierda muestra la próstata normal y el flujo de orina de la vejiga a la uretra.  El panel de la derecha muestra un agrandamiento de próstata que ejerce presión sobre la vejiga y la uretra, con la obstrucción del flujo de la orina.
Próstata normal e hiperplasia prostática benigna (HPB). Una próstata normal no obstruye el flujo de la orina desde la vejiga. El agrandamiento de la próstata ejerce presión sobre la vejiga y la uretra, y obstruye el flujo de la orina.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de próstata se utilizan pruebas que examinan la próstata y la sangre.

Se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen digital del recto (EDR): examen del recto. El médico o enfermero inserta un dedo dentro de un guante lubricado en el recto y palpa la próstata a través de la pared del recto en busca de bultos o áreas anormales.
    Ampliar
    Examen digital del recto; el dibujo muestra una vista lateral de la anatomía reproductora y urinaria masculina que  incluye la próstata, el recto y la vejiga; también muestra un dedo dentro de un guante lubricado que se inserta en el recto para palpar la próstata.
    Examen digital del recto (EDR). El médico inserta un dedo dentro de un guante lubricado en el recto y palpa la próstata para determinar si existe alguna anomalía.

  • Prueba del antígeno prostático específico (APE): prueba de laboratorio que mide las concentraciones del APE en la sangre. El APE es una sustancia elaborada por la próstata que se puede encontrar en una mayor cantidad en la sangre de los hombres que tienen cáncer de próstata. La concentración de APE también puede ser elevada en los hombres que sufren una infección o una inflamación de la próstata, o que tienen HPB (próstata agrandada, pero no cancerosa).

  • Ecografía transrectal : procedimiento en el cual se inserta en el recto una sonda que tiene aproximadamente el tamaño de un dedo para examinar la próstata. La sonda se utiliza para hacer rebotar ondas de sonido de alta energía (ecografía) en los tejidos internos de la próstata y crear ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos corporales que se llama ecograma. La ecografía transrectal se puede usar durante una biopsia.
    Ampliar
    Ecografía trasrectal; el dibujo muestra una vista lateral de la anatomía del sistema reproductor y urinario masculino que incluye la próstata, el ano, el recto y la vejiga; también muestra la inserción de una sonda de ecografía en el recto para examinar la próstata. El recuadro muestra a un paciente acostado boca arriba en una camilla, sometiéndose a un procedimiento de ecografía trasrectal.
    Ecografía trasrectal. Se inserta una sonda de ecografía en el recto para examinar la próstata. La sonda hace rebotar ondas sonoras en los tejidos del cuerpo para producir ecos, que forman una ecografía (imagen computarizada) de la próstata.

  • Biopsia: extracción de células o tejidos realizada por un patólogo para observarlos al microscopio. El patólogo observa la muestra de tejido para ver si hay células cancerosas y determinar el puntaje de Gleason. El puntaje de Gleason varía entre 2 y 10, y determina la probabilidad de que el tumor se disemine. Cuanto más bajo es el puntaje, menor la probabilidad de diseminación del tumor.

    Hay dos tipos de biopsia que se usan para diagnosticar el cáncer de próstata:

    • Biopsia transrectal : extracción de tejido de la próstata mediante la introducción de una aguja fina a través del recto hasta la próstata. Este procedimiento se suele realizar mediante ecografía transrectal para ayudar a guiar dónde se toman las muestras de tejido. Un patólogo examina el tejido al microscopio en busca de células cancerosas.
      Ampliar
      Biopsia trasrectal; el dibujo muestra una vista lateral de la próstata, la vejiga y el recto. El dibujo también muestra una sonda de ecografía con una aguja que se inserta en el recto para extraer una muestra de tejido de la próstata.
      Biopsia trasrectal. Se inserta una sonda de ecografía en el recto para mostrar dónde se encuentra el tumor. Después, se inserta una aguja por el recto hasta la próstata para extraer tejido de la próstata.

    • Biopsia transperineal : extracción de una muestra de tejido de la próstata mediante la introducción de una aguja fina a través de la piel entre el escroto y el recto hasta la próstata. Con frecuencia, este procedimiento se realiza con una ecografía transrectal para ayudar a guiar por dónde se toman las muestras de tejido. Un patólogo examina el tejido al microscopio en busca de células cancerosas.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • El estadio del cáncer (concentración de APE, puntaje de Gleason, grado del tumor, extensión de la próstata afectada por el cáncer y si el cáncer se diseminó hasta otras partes del cuerpo).
  • La edad del paciente.
  • Si el cáncer recién se diagnosticó o recidivó (volvió).

Las opciones de tratamiento también pueden depender de los siguientes aspectos:

  • Si el paciente presenta otros problemas de salud.
  • Los efectos secundarios previstos del tratamiento.
  • Tratamiento previo por cáncer de próstata.
  • Los deseos del paciente.

La mayoría de los hombres con diagnóstico de cáncer de próstata no mueren por esta causa.