Edulcorantes artificiales y el cáncer

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

¿Qué son los edulcorantes artificiales y cómo se les regula en Estados Unidos?

Los edulcorantes artificiales, también llamados sustitutos del azúcar, son sustancias que se usan en lugar de la sacarosa (azúcar de mesa) para endulzar alimentos y bebidas. Debido a que los edulcorantes artificiales son mucho más dulces que el azúcar de mesa, se necesitan cantidades mucho más pequeñas (200 a 20,000 veces menos) para crear el mismo nivel de dulzor.

Los edulcorantes artificiales están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (U.S. Food and Drug Administration, FDA). La FDA, al igual que el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), es una dependencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos. La FDA reglamenta alimentos, medicamentos, dispositivos médicos, cosméticos, productos biológicos, de tabaco y productos que emiten radiación. La Enmienda de Aditivos Alimentarios a la Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos (Food Additives Amendment to the Food, Drug, and Cosmetic Act), aprobada por el Congreso en 1958, requiere que la FDA apruebe los aditivos alimentarios, incluidos los edulcorantes artificiales, antes de que estos puedan estar disponibles para la venta en Estados Unidos. Sin embargo, esta legislación no se aplica a productos que “generalmente se reconocen como seguros”. Dichos productos no requieren la aprobación de la FDA antes de ser comercializados.

¿Existe una asociación entre los edulcorantes artificiales y el cáncer?

Surgieron interrogantes acerca de los edulcorantes artificiales y el cáncer cuando estudios iniciales mostraron que el uso de ciclamato en combinación con la sacarina causó cáncer de vejiga en animales de laboratorio. Sin embargo, los resultados de estudios posteriores de carcinogenia (estudios que examinan si una sustancia puede o no causar cáncer) de estos edulcorantes no proporcionaron una evidencia clara que indique una relación con el cáncer en los seres humanos. De igual forma, los estudios de otros edulcorantes aprobados por la FDA no han demostrado evidencia científica clara de que exista una asociación con cáncer en seres humanos.

¿Qué han demostrado los estudios sobre una posible asociación entre edulcorantes artificiales específicos y el cáncer?

Sacarina

Estudios en ratas de laboratorio realizados a principios de la década de los setenta relacionaron la sacarina con la formación de cáncer de vejiga, especialmente en las ratas macho. Sin embargo, estudios mecanicistas (estudios que examinan cómo una sustancia funciona en el cuerpo) han mostrado que estos resultados se aplican únicamente a las ratas. Estudios de epidemiología humana (estudios de patrones, causas y control de enfermedades en grupos de personas) no han demostrado que exista evidencia firme de que la sacarina esté relacionada con la incidencia de cáncer de vejiga.

Debido a que los tumores de vejiga observados en las ratas se deben a un mecanismo inaplicable a los seres humanos y a que no hay pruebas científicas claras que indiquen que la sacarina causa cáncer en los seres humanos, en el año 2000 la sacarina fue retirada del Informe sobre Carcinógenos del Programa Nacional de Toxicología de EE. UU. Este edulcorante aparecía desde 1981 en dicha lista como sustancia que se supone con grado de confianza razonable que es un carcinógeno humano (una sustancia que se sabe que causa cáncer). Hay más información disponible sobre la eliminación de la sacarina de la lista de agentes cancerígenos en la decimo cuarta edición del Informe sobre Carcinogénicos.

Aspartamo

El aspartamo, distribuido con diversos nombres comerciales (como por ejemplo, NutraSweet® y Equal®), fue aprobado por la FDA en 1981 después de que numerosas pruebas mostraran que no causaba cáncer ni otros efectos adversos en animales de laboratorio.

Un estudio de 2005 suscitó la posibilidad de dosis muy altas de aspartamo podrían causar linfoma y leucemia en ratas (1). Pero después de revisar el estudio, la FDA identificó muchas deficiencias en él y no alteró su conclusión anterior de que el aspartamo es seguro. En 2005, el Programa Nacional de Toxicología reportó que la exposición al aspartamo no causa tumores en ratones o afecta la supervivencia de dos tipos de ratones modificados genéticamente (2).

En 2006, el NCI examinó datos del estudio de alimentación y salud "NIH-AARP Diet and Health Study" de más de medio millón de jubilados. El aumento en el consumo de bebidas que contienen aspartamo no se asoció con la presencia de linfoma, de leucemia o de cáncer de cerebro (3).

Una revisión de 2013 de evidencia epidemiológica tampoco encontró una asociación acorde entre el uso de aspartamo y el riesgo de cáncer (4).

Sucralosa

La sucralosa, comercializada bajo la marca registrada de Splenda®, fue aprobada por la FDA como sustancia edulcorante para tipos específicos de alimentos en 1998, a lo que siguió la aprobación de edulcorante de uso general en 1999. La sucralosa ha sido estudiada extensamente, y la FDA revisó más de 110 estudios de seguridad en apoyo de su aprobación del uso de la sucralosa como edulcorante de uso general en los alimentos.

En 2016, el mismo laboratorio que llevó a cabo los estudios del aspartamo que se mencionan arriba reportó una mayor incidencia de tumores en células sanguíneas de ratones machos alimentados con altas dosis de sucralosa (5). Sin embargo, como sucedió con los estudios del aspartamo, la FDA ha identificado importantes deficiencias científicas con respecto a los resultados reportados del estudio.

Acesulfamo de potasio, Neotamo y Advantamo

Otros tres edulcorantes artificiales están permitidos para usarse en los alimentos en Estados Unidos:

  • El acesulfamo de potasio (también conocido como ACK, Sweet One® y Sunett®) fue aprobado por la FDA en 1988 para su uso en categorías específicas de alimentos y bebidas, y luego recibió aprobación en 2002 como edulcorante de uso general (excepto en carnes y carnes de aves).
  • El neotame, el cual es similar al aspartamo, fue aprobado por la FDA en 2002 como un edulcorante de uso general (excepto en carnes y carnes de aves).
  • El advantame, el cual es semejante al aspartamo, fue aprobado por la FDA como edulcorante para uso general (con excepción de carne y carne de aves) en 2014.  

Antes de aprobar estos edulcorantes, la FDA revisó muchos estudios de seguridad que se llevaron a cabo sobre cada edulcorante, incluso estudios para evaluar el riesgo de cáncer. Los resultados de estos estudios no mostraron evidencias científicas de que estos edulcorantes causan cáncer o de que presentan cualquier otra amenaza para la salud humana.

Ciclamato
Debido a que resultados en ratas indicaron que el ciclamato podría aumentar el riesgo de cáncer de vejiga en seres humanos, la FDA prohibió el uso de ciclamato en 1969. Tras una nueva evaluación de la carcinogenia del ciclamato y el análisis de datos adicionales, los científicos concluyeron que el ciclamato no era un carcinógeno o un cocarcinógeno (una sustancia que aumenta el efecto de una sustancia cancerígena). Con el fin de volver a aprobar el ciclamato se presentó una solicitud de uso como aditivo alimentario con la FDA, pero esta solicitud se encuentra actualmente en suspensión (no está siendo considerada activamente). Las preocupaciones de la FDA respecto al ciclamato no están relacionadas con el cáncer.

¿Dónde se puede encontrar información adicional sobre los edulcorantes artificiales?

Para obtener información adicional sobre los edulcorantes artificiales, llame a la FDA al teléfono 1-888-723-3366 (1-888-SAFEFOOD).

Bibliografía selecta
  1. Soffritti M, Belpoggi F, Esposti DD, Lambertini L. Aspartame induces lymphomas and leukaemias in rats. European Journal of Oncology 2005; 10(2):107–116.

  2. National Toxicology Program. NTP report on the toxicology studies of aspartame (CAS No. 22839-47-0) in genetically modified (FVB Tg.AC hemizygous) and B6.129-Cdkn2atm1Rdp (N2) deficient mice and carcinogenicity studies of aspartame in genetically modified [B6.129-Trp53tm1Brd (N5) haploinsufficient] mice (feed studies). National Toxicology Program genetically modified model report 2005; (1):1-222.

    [PubMed Abstract]
  3. Lim U, Subar AF, Mouw T, et al. Consumption of aspartame-containing beverages and incidence of hematopoietic and brain malignancies. Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention 2006; 15(9):1654–1659

    [PubMed Abstract]
  4. Marinovich M, Galli CL, Bosetti C, Gallus S, La Vecchia C. Aspartame, low-calorie sweeteners and disease: regulatory safety and epidemiological issues. Food and Chemical Toxicology 2013; 60:109-15.

    [PubMed Abstract]
  5. Soffritti M, Padovani M, Tibaldi E, et al. Sucralose administered in feed, beginning prenatally through lifespan, induces hematopoetic neoplasias in male Swiss mice. International Journal of Occupational and Environmental Health 2016; 22(1):7–17.

    [PubMed Abstract]
  • Revisión: 10 de agosto de 2016

La mayor parte del texto que se encuentra en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer puede copiarse o usarse con toda libertad. Se deberá dar crédito al Instituto Nacional del Cáncer como fuente de esta información e incluir un enlace a esta página, p. ej., “Edulcorantes artificiales y el cáncer fue publicado originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Por favor, tenga en cuenta que los artículos del blog que están escritos por individuos fuera del gobierno pueden pertenecer al escritor, y el material gráfico puede pertenecer a su creador. En tales casos, es necesario ponerse en contacto con el escritor, con los artistas o con el editor para obtener su autorización para poder usarlo.

Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.