Tratamiento del carcinoma de células de Merkel (PDQ®)–Versión para profesionales de salud

Información general sobre el carcinoma de células de Merkel

El carcinoma de células de Merkel (CCM) fue descrito por primera vez por Toker en 1972 como carcinoma trabecular de la piel.[1] Otros nombres son: tumor de Toker, carcinoma primario de células pequeñas de la piel, tumor neuroendocrino primario de la piel y tricodiscoma maligno.[2]

El CCM es un carcinoma neuroendocrino de crecimiento rápido que aparece en la unión dermoepidérmica (ver la Figura 1) y es la segunda causa más común de muerte por cáncer de piel después del melanoma.[3,4] Aunque el origen exacto y la función de las células de Merkel está en investigación, se piensa que tienen características tanto de origen epitelial como neuroendocrino y que surgen de células con función de sensibilidad al tacto (mecanorreceptores).[5-11]

Históricamente, las opciones de tratamiento para los pacientes con enfermedad en estadio avanzado han sido limitadas; no obstante, los nuevos abordajes de inmunoterapia se relacionan con respuestas duraderas.[12]

Características anatómicas

Ampliar Anatomía de la piel con células de Merkel; el dibujo muestra la anatomía de la piel normal, como la epidermis, la dermis, los folículos pilosos, las glándulas sudoríparas, los tallos del pelo, las venas, las arterias, el tejido graso, los nervios, los vasos linfáticos, las glándulas sebáceas y el tejido subcutáneo. La ampliación muestra la epidermis con las células de Merkel sobre la dermis con una vena y arteria. Los nervios se conectan con las células de Merkel.
Figure 1. Características anatómicas de las células de Merkel.

Características epidemiológicas y etiológicas

Según los datos del Surveillance, Epidemiology and End Results (SEER) Program desde 1986 a 2001, la incidencia anual ajustada por edad del CCM en los Estados Unidos, se triplicó de 0,15 a 0,44 por 100 000, lo que representa un aumento de 8,08 por año. Aunque esta tasa de aumento es más rápida que la de cualquier otro cáncer de piel, como el melanoma, el número absoluto de casos por año en los Estados Unidos es pequeño. En 2007, se esperaban cerca de 1500 nuevos casos de CCM en los Estados Unidos.[13-18]

Incidencia y mortalidad

La incidencia del CCM aumenta de forma progresiva con la edad. Hay pocos casos en pacientes menores de 50 años y la mediana de edad en el momento del diagnóstico es de alrededor de 65 años (ver la Figura 2).[14] La incidencia es considerablemente mayor en blancos que en negros y es ligeramente mayor en hombres que en mujeres.[13-16,18]

AmpliarCelulas de merkel
Figura 2. Frecuencia del CCM por edad y sexo en varones (cuadrado) y mujeres (círculo). Reproducción autorizada de Journal of the American Academy of Dermatology, 49 (5), Agelli M and Clegg L, Epidemiology of primary Merkel cell carcinoma in the United States, pp. 832–41, Derechos de autor (2003), autorizado por Elsevier. Eje X = Edad en años; eje Y = Incidencia/105 personas-año.

El CCM se presenta con mayor frecuencia en áreas de la piel expuestas al sol; en particular, la cabeza y el cuello, seguido por las extremidades y luego, el tronco.[5,16,19] Se notificó una incidencia mayor en regiones geográficas con índices más altos de radiación ultravioleta B en la luz solar.[16]

A partir de 2013, el CCM tuvo una incidencia anual de 0,7 cada 100 000 personas en los Estados Unidos.[20] La incidencia ha aumentado en las últimas décadas, con una incidencia casi duplicada en los Estados Unidos entre 2000 y 2013. Este aumento se relaciona posiblemente con herramientas de diagnóstico patológico más precisas, una mejor conciencia clínica del CCM, una población que envejece, una mayor exposición al sol en poblaciones susceptibles y mejores herramientas de registro. La incidencia también es más alta en poblaciones con inmunodepresión (virus de la inmunodeficiencia humana [VIH], neoplasias malignas hematológicas, medicamentos inmunodepresores, etc.).[21] Desde el año 2000, se registraron cerca de 25 000 casos de CCM en los Estados Unidos, incluso más de 2200 casos de incidencia notificados en 2014 a los registros combinados del National Program of Cancer Registries y el SEER, en los que se capturan más de 98 % de casos en la población de los Estados Unidos y los 10 sitios más comunes de CCM (consultar el Cuadro 1).[18]

Cuadro 1. Diez localizaciones más comunes del carcinoma de células de Merkel (SEER 1973–2006)a
Localización anatómica Casos (%)
SAI = sin otra indicación; SEER = Surveillance, Epidemiology, and End Results Program.
aAlbores-Saavedra J et al: Merkel cell carcinoma demographics, morphology, and survival based on 3,870 cases: A population-based study. J Cutan Pathol. Reproducción autorizada. © 2009 Publicado por Wiley-Blackwell. Todos los derechos reservados.[18]
Piel, cara 1041 (26,9)
Piel de miembro superior y hombro 853 (22,0)
Piel de miembro inferior y cadera 578 (14,9)
Piel del tronco 410 (10,6)
Piel de cuero cabelludo y cuello 348 (9,0)
Piel, SAI 234 (6,0)
Oído externo 120 (3,1)
Párpado 98 (2,5)
Piel del labio 91 (2,4)
Sitio primario desconocido 31 (0,8)
Total 3804 (98,3)

En varias series de casos, hasta 97 % de los CCM aparecen en la piel. Los CCM primarios en otras localizaciones fueron muy poco frecuentes, así como los CCM de sitio primario desconocido.[18]

En los datos del registro SEER se observó un exceso en el riesgo de CCM como primero o segundo cáncer en pacientes con varios cánceres primarios.[22] En los registros nacionales del cáncer de tres países escandinavos se identificaron varios segundos cánceres diagnosticados después de un CCM.[23]

Patogenia

Asimismo, se ha observado un aumento de la incidencia de CCM en personas tratadas por psoriasis con dosis altas de metoxaleno (psoraleno) y radiación ultravioleta A (PUVA) (3 de 1380 pacientes, 0,2 %), y en aquellas con depresión inmunitaria crónica, en especial, por leucemia linfocítica crónica, VIH y trasplante previo de un órgano sólido.[16,24]

En 2008, se notificó por primera vez un poliomavirus nuevo (poliomavirus de células de Merkel, [MCPyV]) en muestras tumorales de CCM [25], un hallazgo que se confirmó después en otros laboratorios.[26-28] También se dio cuenta de índices altos de ADN vírico e integración clonal del virus en tumores de CCM [29] junto con la expresión de ciertos antígenos virales en las células de CCM y la presencia de anticuerpos antivirales. No todos los casos de CCM parecen estar relacionados con la infección por MCPyV.[30]

Se detectaron índices muy bajos de MCPyV en la piel normal distante del CCM primario en un porcentaje significativo de pacientes con trastornos cutáneos no relacionados con el CCM, en la piel con apariencia normal de personas sanas y en cánceres de piel no melanoma en personas con depresión inmunitaria.[10,31-33] Se han utilizado varios métodos para identificar y cuantificar la presencia del MCPyV en las muestras tumorales de CCM, otras muestras no tumorales, así como en la sangre, la orina y otros tejidos.[34,35]

La importancia de los nuevos hallazgos sobre el MCPyV permanece incierta. El significado pronóstico de la carga viral, las concentraciones de los títulos de anticuerpos y la función de inmunodepresión subyacente en las personas portadoras de este virus (debido a enfermedades y medicamentos) siguen en investigación.

La prevalencia del MCPyV parece diferir entre los pacientes de CCM en los Estados Unidos y Europa en oposición con Australia. Es posible que hayan dos vías independientes para el surgimiento del CCM: una que es impulsada por la presencia del MCPyV y otra impulsada principalmente por el daño solar, en especial, según se observó en los pacientes de series australianas.[26,30,36]

Aunque no se ha identificado un marcador único para el CCM, se informó de una variedad de marcadores moleculares y citogenéticos del CCM.[7,10,17]

Presentación clínica

El CCM se presenta por lo general como un nódulo dérmico solitario, indoloro, palpable, de color ligeramente eritematoso a violeta intenso y, con poca frecuencia, ulcerado. El CCM puede infiltrar localmente a través de los vasos linfáticos dérmicos, lo que da lugar a múltiples lesiones satélite. Debido a su apariencia clínica inespecífica, pocas veces se presume la presencia de CCM antes de realizar una biopsia.[5] Las fotos de las lesiones de la piel a causa del CCM ilustran su variabilidad clínica.[37]

Se propuso la siguiente fórmula nemotécnica en inglés para resumir las características clínicas del CCM:[19]

AEIOU

  • A = Asintomático.
  • E = Expansión rápida.
  • I = Inmunodepresión.
  • O = Mayor de 50 años (Older than 50 years).
  • U = Exposición a los rayos ultravioleta (UV).

No todos los pacientes cuentan con todos los elementos de esta fórmula mnemónica; sin embargo, 89 % de los pacientes cumplieron con tres o más criterios, 52 % cumplieron con cuatro o más criterios y 7 % cumplieron con los cinco criterios.[19]

Evaluación clínica inicial

Debido a que la diseminación locorregional es común, los pacientes con diagnóstico reciente de CCM necesitan un examen físico cuidadoso que incluya la búsqueda de lesiones satélite y compromiso ganglionar regional.

Las pruebas de imaginología se adaptan de acuerdo con el cuadro clínico y se deben considerar todos los signos y síntomas relevantes. No se han realizado un estudio sistemático de las pruebas de imaginología óptimas para los pacientes con diagnóstico reciente ni está claro si todos estos pacientes, en especial, aquellos con las lesiones primarias más pequeñas, se benefician de pruebas detalladas de imaginología.

Si se realizan pruebas de imaginología, estas tal vez incluyan una tomografía computarizada (TC) del tórax y el abdomen para descartar un cáncer primario de células pequeñas de pulmón, así como metástasis a distancia y regionales. A veces también se recomiendan estudios de imaginología diseñados para evaluar los signos y síntomas sospechosos. En una serie, las TC rindieron una tasa de falsos negativos de 80 % para las metástasis regionales.[38] Las presentaciones clínicas en la cabeza y el cuello tal vez exijan pruebas de imaginología adicionales. Si bien se han utilizado las imágenes por resonancia magnética para evaluar un CCM, estas no se han estudiado de manera sistemática.[39] Los resultados de tomografías por emisión de positrones con flúor F 18-fluorodesoxiglucosa solo fueron notificados en determinados casos.[40,41] Se han recomendado exámenes rutinarios de sangre como un punto de comparación, pero no se estudiaron de manera sistemática. No se conocen marcadores tumorales circulantes específicos para el CCM.

Resultados de la estadificación inicial

De acuerdo con las series de casos retrospectivos notificados en el transcurso de varias décadas, los resultados de la estadificación clínica inicial de un CCM varían mucho en la literatura. De los cánceres invasivos, 48,6 % tenían invasión local, 31,1 % tenían invasión regional y 8,2 % tenían invasión a distancia.[18]

El CCM que se manifiesta en ganglios regionales sin una lesión primaria identificable se encuentra en una minoría de pacientes y el porcentaje de estos casos varía en las series notificadas. Los tumores sin una lesión primaria identificable se atribuyeron a una regresión espontánea del tumor primario o a un carcinoma neuroendocrino metastásico de sitio oculto en la exploración clínica.[8,18,19,42,43]

Progresión clínica

En un análisis de pacientes de 18 series de casos, 279 de 926 pacientes (30,1 %) presentaron recidiva local durante el seguimiento, excepto aquellos que presentaron al inicio una enfermedad metastásica a distancia. Estos casos se atribuyeron normalmente a márgenes quirúrgicos inadecuados o a la falta de radioterapia adyuvante. Además, 545 de 982 pacientes (55,5 %) tenían metástasis en los ganglios linfáticos en el momento del diagnóstico o durante el seguimiento.[8]

En el mismo análisis de 18 series de casos, los sitios más comunes de metástasis a distancia fueron los ganglios linfáticos distantes (60,1 %), una parte distante de la piel (30,3 %), el pulmón (23,4 %), el sistema nervioso central (18,4 %) y el hueso (15,2 %).[8] También se notificaron muchos otros sitios de enfermedad y la distribución de sitios metastásicos varía en las series de casos.

En una serie de 237 pacientes que se presentaron al inicio con enfermedad local o regional, la mediana de tiempo hasta la recidiva fue de 9 meses (intervalo, 2–70 meses). Noventa y uno por ciento de las recidivas se presentaron dentro de los 2 años a partir del diagnóstico.[44]

Posibles factores pronósticos

El grado de diseminación de la enfermedad en el momento de la presentación inicial parece representar el cálculo más útil para pronóstico.[7]

Los procedimientos diagnósticos, como la biopsia del ganglio linfático centinela, quizás ayuden a diferenciar la enfermedad local y regional en el momento de la presentación inicial. Un tercio de los pacientes que carecen de ganglios clínicamente palpables o radiológicamente visibles tendrán enfermedad regional evidente en el microscopio.[38] La probabilidad es que el compromiso sea mucho más bajo en los pacientes con tumores pequeños (por ejemplo, ≤1,0 cm).[45]

En muchos estudios retrospectivos se evaluó la relación entre una variedad amplia de factores biológicos e histológicos con la supervivencia y el control locorregional.[7,8,18,38,44,46-57][Grado de comprobación: 3iiiDiii] En muchos de estos informes hay confusión por números pequeños, posible sesgo de selección, sesgo de verificación, seguimiento corto, carencia de un protocolo clínico uniforme tanto para la estadificación como para el tratamiento, y falta de potencia para detectar diferencias moderadas.

En un estudio retrospectivo amplio de una sola institución se evaluaron los factores histológicos potencialmente relacionados con el pronóstico de 156 pacientes con CCM durante una mediana de seguimiento de 51 meses (intervalo, 2–224 meses).[55][Grado de comprobación: 3iiiB] Aunque este informe está sujeto al posible sesgo de selección y al sesgo de verificación, tanto en el análisis univariante como en el multivariante se observó una relación entre una mejor supervivencia por causa específica y un patrón de crecimiento circunscrito versus un tumor de poca profundidad con patrón infiltrante versus un tumor de gran profundidad sin invasión linfovascular versus la presencia de invasión linfovascular. La adopción de estos resultados en un algoritmo pronóstico general, aguarda la confirmación independiente por medio de estudios con potencia adecuada.

En un estudio realizado en 2009 se investigó si la presencia del MCPyV recién identificado en muestras tumorales de CCM influyó en los desenlaces clínicos de 114 pacientes de CCM en Finlandia. En este pequeño estudio, los pacientes cuyos tumores exhibieron positividad para el MCPyV presentaron una mejor supervivencia que los pacientes cuyos tumores exhibieron negatividad para el MCPyV.[58][Grado de comprobación: 3iiiDiii] Se necesita estandarización de los procedimientos para identificar y cuantificar el MCPyV y los anticuerpos relevantes a fin de mejorar el entendimiento de los aspectos pronósticos y epidemiológicos.[10]

Pronóstico

Los parámetros más importantes para el pronóstico del CCM son el tamaño del tumor y la presencia de metástasis locorregionales o a distancia. Estos factores constituyen la base del sistema de estadificación del American Joint Committee on Cancer para el CCM.[59,60] Si bien el tamaño del tumor primario en aumento se correlaciona con un aumento de riesgo de enfermedad metastásica, los tumores del CCM de cualquier tamaño suponen un riesgo significativo de metástasis oculta; ello apoya el uso de la biopsia de ganglio linfático centinela para todos los casos.[61] Es posible que otras características del tumor primario, como la invasión linfovascular y el modelo de crecimiento del tumor, también tengan significación pronóstica. La enfermedad ganglionar clínicamente detectable se relaciona con un desenlace peor que el que se presenta con metástasis microscópicas.[55,59] Otros hallazgos vinculados con un pronóstico más precario es el compromiso dispuesto en láminas en las metástasis ganglionares y un número creciente de ganglios linfáticos metastásicos.[60,62]

El grueso de la bibliografía sobre el CCM corresponde a series de casos pequeñas sujetas a muchos factores de confusión. (Para obtener más información, consultar la sección de este sumario sobre Posibles factores pronósticos). Por esta razón, las tasas de recaída y supervivencia por estadio de las que se tienen informes varían mucho en la bibliografía. En general, la enfermedad en los estadios más bajos se relaciona con una mejor supervivencia general.[63]

En un informe se notificó que los desenlaces clínicos de pacientes que presentan al inicio una enfermedad local de volumen pequeño y ganglios linfáticos sin compromiso tumoral confirmados mediante estudio patológico tienen una supervivencia por causa específica a 5 años superior a 90 %.[44,55][Grado de comprobación: 3iiiDiii]

En un resumen tabulado de los resultados de 12 series de tratamiento del CCM se ilustra la dificultad de comparar los datos de los resultados entre las series.[7]

A continuación, se resumen los datos de supervivencia por estadio para el CCM (1973–2006) según el sistema de estadificación del CCM del registro del SEER Program adoptado en 1973:[18]

AmpliarCelulas de merkel
Figura 3. Tasas relativas de supervivencia a 10 años para el carcinoma de células de Merkel por estadio (SEER 1973–2006). Albores-Saavedra J et al: Merkel cell carcinoma demographics, morphology, and survival based on 3,870 cases: A population-based study. J Cutan Pathol. Reproducción autorizada. © 2009 Publicado por Wiley-Blackwell. Todos los derechos reservados. Nota: eje Y = Porcentaje de supervivencia; etiquetas: Local (N = 1359); Regional (N = 891); Desconocido (N = 301); Distante (N = 220)

Bibliografía
  1. Toker C: Trabecular carcinoma of the skin. Arch Dermatol 105 (1): 107-10, 1972. [PUBMED Abstract]
  2. Schwartz RA, Lambert WC: The Merkel cell carcinoma: a 50-year retrospect. J Surg Oncol 89 (1): 5, 2005. [PUBMED Abstract]
  3. Agelli M, Clegg LX, Becker JC, et al.: The etiology and epidemiology of merkel cell carcinoma. Curr Probl Cancer 34 (1): 14-37, 2010 Jan-Feb. [PUBMED Abstract]
  4. Harms PW: Update on Merkel Cell Carcinoma. Clin Lab Med 37 (3): 485-501, 2017. [PUBMED Abstract]
  5. Nghiem P, McKee PH, Haynes HA: Merkel cell (cutaneous neuroendocrine) carcinoma. In: Sober AJ, Haluska FG, eds.: Skin Cancer. Hamilton, Ontario: BC Decker Inc., 2001, pp 127-141.
  6. Nghiem P, James N: Merkel cell carcinoma. In: Wolff K, Goldsmith LA, Katz SI, et al., eds.: Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine. 7th ed. New York, NY: McGraw-Hill , 2008, pp 1087-94.
  7. Eng TY, Boersma MG, Fuller CD, et al.: A comprehensive review of the treatment of Merkel cell carcinoma. Am J Clin Oncol 30 (6): 624-36, 2007. [PUBMED Abstract]
  8. Medina-Franco H, Urist MM, Fiveash J, et al.: Multimodality treatment of Merkel cell carcinoma: case series and literature review of 1024 cases. Ann Surg Oncol 8 (3): 204-8, 2001. [PUBMED Abstract]
  9. Busse PM, Clark JR, Muse VV, et al.: Case records of the Massachusetts General Hospital. Case 19-2008. A 63-year-old HIV-positive man with cutaneous Merkel-cell carcinoma. N Engl J Med 358 (25): 2717-23, 2008. [PUBMED Abstract]
  10. Rockville Merkel Cell Carcinoma Group: Merkel cell carcinoma: recent progress and current priorities on etiology, pathogenesis, and clinical management. J Clin Oncol 27 (24): 4021-6, 2009. [PUBMED Abstract]
  11. Calder KB, Smoller BR: New insights into merkel cell carcinoma. Adv Anat Pathol 17 (3): 155-61, 2010. [PUBMED Abstract]
  12. Cassler NM, Merrill D, Bichakjian CK, et al.: Merkel Cell Carcinoma Therapeutic Update. Curr Treat Options Oncol 17 (7): 36, 2016. [PUBMED Abstract]
  13. Hodgson NC: Merkel cell carcinoma: changing incidence trends. J Surg Oncol 89 (1): 1-4, 2005. [PUBMED Abstract]
  14. Agelli M, Clegg LX: Epidemiology of primary Merkel cell carcinoma in the United States. J Am Acad Dermatol 49 (5): 832-41, 2003. [PUBMED Abstract]
  15. Young JL, Ward KC, Ries LAG: Cancer of rare sites. In: Ries LAG, Young JL, Keel GE, et al., eds.: SEER Survival Monograph: Cancer Survival Among Adults: U. S. SEER Program, 1988-2001, Patient and Tumor Characteristics. Bethesda, MD: National Cancer Institute, 2007. NIH Pub. No. 07-6215, pp 251-61.
  16. Miller RW, Rabkin CS: Merkel cell carcinoma and melanoma: etiological similarities and differences. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 8 (2): 153-8, 1999. [PUBMED Abstract]
  17. Lemos B, Nghiem P: Merkel cell carcinoma: more deaths but still no pathway to blame. J Invest Dermatol 127 (9): 2100-3, 2007. [PUBMED Abstract]
  18. Albores-Saavedra J, Batich K, Chable-Montero F, et al.: Merkel cell carcinoma demographics, morphology, and survival based on 3870 cases: a population based study. J Cutan Pathol 37 (1): 20-7, 2010. [PUBMED Abstract]
  19. Heath M, Jaimes N, Lemos B, et al.: Clinical characteristics of Merkel cell carcinoma at diagnosis in 195 patients: the AEIOU features. J Am Acad Dermatol 58 (3): 375-81, 2008. [PUBMED Abstract]
  20. Paulson KG, Park SY, Vandeven NA, et al.: Merkel cell carcinoma: Current US incidence and projected increases based on changing demographics. J Am Acad Dermatol 78 (3): 457-463.e2, 2018. [PUBMED Abstract]
  21. Ma JE, Brewer JD: Merkel cell carcinoma in immunosuppressed patients. Cancers (Basel) 6 (3): 1328-50, 2014. [PUBMED Abstract]
  22. Howard RA, Dores GM, Curtis RE, et al.: Merkel cell carcinoma and multiple primary cancers. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 15 (8): 1545-9, 2006. [PUBMED Abstract]
  23. Bzhalava D, Bray F, Storm H, et al.: Risk of second cancers after the diagnosis of Merkel cell carcinoma in Scandinavia. Br J Cancer 104 (1): 178-80, 2011. [PUBMED Abstract]
  24. Lunder EJ, Stern RS: Merkel-cell carcinomas in patients treated with methoxsalen and ultraviolet A radiation. N Engl J Med 339 (17): 1247-8, 1998. [PUBMED Abstract]
  25. Feng H, Shuda M, Chang Y, et al.: Clonal integration of a polyomavirus in human Merkel cell carcinoma. Science 319 (5866): 1096-100, 2008. [PUBMED Abstract]
  26. Garneski KM, Warcola AH, Feng Q, et al.: Merkel cell polyomavirus is more frequently present in North American than Australian Merkel cell carcinoma tumors. J Invest Dermatol 129 (1): 246-8, 2009. [PUBMED Abstract]
  27. Becker JC, Houben R, Ugurel S, et al.: MC polyomavirus is frequently present in Merkel cell carcinoma of European patients. J Invest Dermatol 129 (1): 248-50, 2009. [PUBMED Abstract]
  28. Kassem A, Schöpflin A, Diaz C, et al.: Frequent detection of Merkel cell polyomavirus in human Merkel cell carcinomas and identification of a unique deletion in the VP1 gene. Cancer Res 68 (13): 5009-13, 2008. [PUBMED Abstract]
  29. Houben R, Schrama D, Becker JC: Molecular pathogenesis of Merkel cell carcinoma. Exp Dermatol 18 (3): 193-8, 2009. [PUBMED Abstract]
  30. Paik JY, Hall G, Clarkson A, et al.: Immunohistochemistry for Merkel cell polyomavirus is highly specific but not sensitive for the diagnosis of Merkel cell carcinoma in the Australian population. Hum Pathol 42 (10): 1385-90, 2011. [PUBMED Abstract]
  31. Andres C, Belloni B, Puchta U, et al.: Prevalence of MCPyV in Merkel cell carcinoma and non-MCC tumors. J Cutan Pathol 37 (1): 28-34, 2010. [PUBMED Abstract]
  32. Kassem A, Technau K, Kurz AK, et al.: Merkel cell polyomavirus sequences are frequently detected in nonmelanoma skin cancer of immunosuppressed patients. Int J Cancer 125 (2): 356-61, 2009. [PUBMED Abstract]
  33. Foulongne V, Dereure O, Kluger N, et al.: Merkel cell polyomavirus DNA detection in lesional and nonlesional skin from patients with Merkel cell carcinoma or other skin diseases. Br J Dermatol 162 (1): 59-63, 2010. [PUBMED Abstract]
  34. DeCaprio JA: Does detection of Merkel cell polyomavirus in Merkel cell carcinoma provide prognostic information? J Natl Cancer Inst 101 (13): 905-7, 2009. [PUBMED Abstract]
  35. Laude HC, Jonchère B, Maubec E, et al.: Distinct merkel cell polyomavirus molecular features in tumour and non tumour specimens from patients with merkel cell carcinoma. PLoS Pathog 6 (8): , 2010. [PUBMED Abstract]
  36. Buck CB, Lowy DR: Immune readouts may have prognostic value for the course of merkel cell carcinoma, a virally associated disease. J Clin Oncol 29 (12): 1506-8, 2011. [PUBMED Abstract]
  37. Seattle Cancer Care Alliance: Merkel Cell Carcinoma Information for Patients and Their Physicians: Clinical Photos/Images. Seattle, Wa: Seattle Cancer Care Alliance Skin Oncology Clinic, 2009. Available online. Last accessed December 8, 2016, 2016.
  38. Gupta SG, Wang LC, Peñas PF, et al.: Sentinel lymph node biopsy for evaluation and treatment of patients with Merkel cell carcinoma: The Dana-Farber experience and meta-analysis of the literature. Arch Dermatol 142 (6): 685-90, 2006. [PUBMED Abstract]
  39. Anderson SE, Beer KT, Banic A, et al.: MRI of merkel cell carcinoma: histologic correlation and review of the literature. AJR Am J Roentgenol 185 (6): 1441-8, 2005. [PUBMED Abstract]
  40. Iagaru A, Quon A, McDougall IR, et al.: Merkel cell carcinoma: Is there a role for 2-deoxy-2-[f-18]fluoro-D-glucose-positron emission tomography/computed tomography? Mol Imaging Biol 8 (4): 212-7, 2006 Jul-Aug. [PUBMED Abstract]
  41. Belhocine T, Pierard GE, Frühling J, et al.: Clinical added-value of 18FDG PET in neuroendocrine-merkel cell carcinoma. Oncol Rep 16 (2): 347-52, 2006. [PUBMED Abstract]
  42. Missotten GS, de Wolff-Rouendaal D, de Keizer RJ: Merkel cell carcinoma of the eyelid review of the literature and report of patients with Merkel cell carcinoma showing spontaneous regression. Ophthalmology 115 (1): 195-201, 2008. [PUBMED Abstract]
  43. Richetta AG, Mancini M, Torroni A, et al.: Total spontaneous regression of advanced merkel cell carcinoma after biopsy: review and a new case. Dermatol Surg 34 (6): 815-22, 2008. [PUBMED Abstract]
  44. Allen PJ, Bowne WB, Jaques DP, et al.: Merkel cell carcinoma: prognosis and treatment of patients from a single institution. J Clin Oncol 23 (10): 2300-9, 2005. [PUBMED Abstract]
  45. Stokes JB, Graw KS, Dengel LT, et al.: Patients with Merkel cell carcinoma tumors < or = 1.0 cm in diameter are unlikely to harbor regional lymph node metastasis. J Clin Oncol 27 (23): 3772-7, 2009. [PUBMED Abstract]
  46. Jabbour J, Cumming R, Scolyer RA, et al.: Merkel cell carcinoma: assessing the effect of wide local excision, lymph node dissection, and radiotherapy on recurrence and survival in early-stage disease--results from a review of 82 consecutive cases diagnosed between 1992 and 2004. Ann Surg Oncol 14 (6): 1943-52, 2007. [PUBMED Abstract]
  47. Henness S, Vereecken P: Management of Merkel tumours: an evidence-based review. Curr Opin Oncol 20 (3): 280-6, 2008. [PUBMED Abstract]
  48. Skelton HG, Smith KJ, Hitchcock CL, et al.: Merkel cell carcinoma: analysis of clinical, histologic, and immunohistologic features of 132 cases with relation to survival. J Am Acad Dermatol 37 (5 Pt 1): 734-9, 1997. [PUBMED Abstract]
  49. Sandel HD 4th, Day T, Richardson MS, et al.: Merkel cell carcinoma: does tumor size or depth of invasion correlate with recurrence, metastasis, or patient survival? Laryngoscope 116 (5): 791-5, 2006. [PUBMED Abstract]
  50. Llombart B, Monteagudo C, López-Guerrero JA, et al.: Clinicopathological and immunohistochemical analysis of 20 cases of Merkel cell carcinoma in search of prognostic markers. Histopathology 46 (6): 622-34, 2005. [PUBMED Abstract]
  51. Senchenkov A, Barnes SA, Moran SL: Predictors of survival and recurrence in the surgical treatment of merkel cell carcinoma of the extremities. J Surg Oncol 95 (3): 229-34, 2007. [PUBMED Abstract]
  52. Goldberg SR, Neifeld JP, Frable WJ: Prognostic value of tumor thickness in patients with Merkel cell carcinoma. J Surg Oncol 95 (8): 618-22, 2007. [PUBMED Abstract]
  53. Heath ML, Nghiem P: Merkel cell carcinoma: if no breslow, then what? J Surg Oncol 95 (8): 614-5, 2007. [PUBMED Abstract]
  54. Tai P: Merkel cell cancer: update on biology and treatment. Curr Opin Oncol 20 (2): 196-200, 2008. [PUBMED Abstract]
  55. Andea AA, Coit DG, Amin B, et al.: Merkel cell carcinoma: histologic features and prognosis. Cancer 113 (9): 2549-58, 2008. [PUBMED Abstract]
  56. Paulson KG, Iyer JG, Tegeder AR, et al.: Transcriptome-wide studies of merkel cell carcinoma and validation of intratumoral CD8+ lymphocyte invasion as an independent predictor of survival. J Clin Oncol 29 (12): 1539-46, 2011. [PUBMED Abstract]
  57. Fields RC, Busam KJ, Chou JF, et al.: Recurrence and survival in patients undergoing sentinel lymph node biopsy for merkel cell carcinoma: analysis of 153 patients from a single institution. Ann Surg Oncol 18 (9): 2529-37, 2011. [PUBMED Abstract]
  58. Sihto H, Kukko H, Koljonen V, et al.: Clinical factors associated with Merkel cell polyomavirus infection in Merkel cell carcinoma. J Natl Cancer Inst 101 (13): 938-45, 2009. [PUBMED Abstract]
  59. Harms KL, Healy MA, Nghiem P, et al.: Analysis of Prognostic Factors from 9387 Merkel Cell Carcinoma Cases Forms the Basis for the New 8th Edition AJCC Staging System. Ann Surg Oncol 23 (11): 3564-3571, 2016. [PUBMED Abstract]
  60. Iyer JG, Storer BE, Paulson KG, et al.: Relationships among primary tumor size, number of involved nodes, and survival for 8044 cases of Merkel cell carcinoma. J Am Acad Dermatol 70 (4): 637-643, 2014. [PUBMED Abstract]
  61. Schwartz JL, Griffith KA, Lowe L, et al.: Features predicting sentinel lymph node positivity in Merkel cell carcinoma. J Clin Oncol 29 (8): 1036-41, 2011. [PUBMED Abstract]
  62. Ko JS, Prieto VG, Elson PJ, et al.: Histological pattern of Merkel cell carcinoma sentinel lymph node metastasis improves stratification of Stage III patients. Mod Pathol 29 (2): 122-30, 2016. [PUBMED Abstract]
  63. Eng TY, Boersma MG, Fuller CD, et al.: Treatment of merkel cell carcinoma. Am J Clin Oncol 27 (5): 510-5, 2004. [PUBMED Abstract]

Clasificación celular del carcinoma de células de Merkel

Aunque el origen y la función exactas de las células de Merkel permanecen bajo investigación, se piensa que tienen características de origen tanto epitelial como neuroendocrino y que surgen de células con función de sensibilidad al tacto (mecanorreceptores).[1-4]

Las características histopatológicas incluyen gránulos neurosecretores en el citoplasma con centros densos detectados mediante microscopia electrónica y análisis inmunohistoquímico con citoqueratina-20 (ver la Figura 4).[5]

Un panel de reactivos inmunitarios (ver la Figura 4) ayuda a distinguir el carcinoma de células de Merkel (CCM) de otros tumores de apariencia semejante, como el carcinoma neuroendocrino del pulmón (es decir, carcinoma de células pequeñas), el linfoma, el tumor neuroectodérmico primitivo periférico, el tumor carcinoide metastásico y el melanoma de células pequeñas.[5]

AmpliarCelulas de Merkel
Figura 4. Diagnóstico diferencial inmunohistoquímico del carcinoma de células de Merkel (modelo característico de tinción). Busse et al. Immunohistochemical differential diagnosis of Merkel cell carcinoma (typical staining pattern). Derechos de autor © 2008 Massachusetts Medical Society. Todos los derechos reservados.

Desde el punto de vista histológico, el CCM se clasificó en tres subtipos diferentes:[6-9]

  • Trabecular: estructura clásica, tipo de célula grande, densidad alta o gránulos detectados mediante examen ecográfico.
  • Intermedio: estructura sólida (más común).
  • Célula pequeña: difuso, pocos gránulos de densidad alta detectados mediante examen ecográfico (segundo tipo más común).

Son comunes las mezclas de variantes.[6-8] Pese a que en algunas series de casos retrospectivos pequeñas se indicaron correlaciones entre ciertas características histológicas y el desenlace, los datos probatorios siguen siendo inciertos.[10-12]

Un grupo indicó una lista de 12 elementos que se deberían describir en los informes patológicos de las lesiones primarias resecadas y 9 elementos que se describen en los informes de patología de los ganglios linfáticos centinela. La importancia pronóstica de estos elementos no ha sido validada de forma prospectiva.[13]

Si los siguientes datos quedan registrados para cada paciente de CCM, se puede estadificar a cualquier paciente con el sistema de estadificación disponible o con un nuevo sistema de estadificación:

  • Tamaño del tumor primario (dimensión patológica o clínica máxima en centímetros).
  • Presencia o ausencia de invasión tumoral primaria en el hueso, el músculo, la fascia o el cartílago.
  • Presencia o ausencia de metástasis ganglionar.
  • Método usado en la evaluación del estado del compromiso ganglionar (examen clínico o patológico).
  • Presencia o ausencia de metástasis a distancia.

El College of American Pathologists publicó un protocolo para el examen de muestras de pacientes con CCM de la piel.[14]

(Para obtener más información, consultar la sección de este sumario sobre Información sobre los estadios del carcinoma de células de Merkel).

Las variantes histológicas del CCM se presentan en la Figura 5.[15]

Ampliar Celulas de Merkel
Figura 5. A) Variante intermedia del CCM: muestra núcleos vesiculares y basofílicos con nucléolos prominentes y mitosis múltiples. B) Variante de células pequeñas: histológicamente indistinguible del carcinoma bronquial de células pequeñas. C) Variante trabecular: poco frecuente y normalmente solo se observa como un componente pequeño de una variante mixta. Goessling W et al: Merkel Cell Carcinoma, J Clin Oncol, 20 (2), pp. 588–98. Reproducción autorizada. © 2009 American Society of Clinical Oncology. Todos los derechos reservados.
Bibliografía
  1. Nghiem P, McKee PH, Haynes HA: Merkel cell (cutaneous neuroendocrine) carcinoma. In: Sober AJ, Haluska FG, eds.: Skin Cancer. Hamilton, Ontario: BC Decker Inc., 2001, pp 127-141.
  2. Nghiem P, James N: Merkel cell carcinoma. In: Wolff K, Goldsmith LA, Katz SI, et al., eds.: Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine. 7th ed. New York, NY: McGraw-Hill , 2008, pp 1087-94.
  3. Eng TY, Boersma MG, Fuller CD, et al.: A comprehensive review of the treatment of Merkel cell carcinoma. Am J Clin Oncol 30 (6): 624-36, 2007. [PUBMED Abstract]
  4. Medina-Franco H, Urist MM, Fiveash J, et al.: Multimodality treatment of Merkel cell carcinoma: case series and literature review of 1024 cases. Ann Surg Oncol 8 (3): 204-8, 2001. [PUBMED Abstract]
  5. Busse PM, Clark JR, Muse VV, et al.: Case records of the Massachusetts General Hospital. Case 19-2008. A 63-year-old HIV-positive man with cutaneous Merkel-cell carcinoma. N Engl J Med 358 (25): 2717-23, 2008. [PUBMED Abstract]
  6. Haag ML, Glass LF, Fenske NA: Merkel cell carcinoma. Diagnosis and treatment. Dermatol Surg 21 (8): 669-83, 1995. [PUBMED Abstract]
  7. Ratner D, Nelson BR, Brown MD, et al.: Merkel cell carcinoma. J Am Acad Dermatol 29 (2 Pt 1): 143-56, 1993. [PUBMED Abstract]
  8. Gould VE, Moll R, Moll I, et al.: Neuroendocrine (Merkel) cells of the skin: hyperplasias, dysplasias, and neoplasms. Lab Invest 52 (4): 334-53, 1985. [PUBMED Abstract]
  9. Albores-Saavedra J, Batich K, Chable-Montero F, et al.: Merkel cell carcinoma demographics, morphology, and survival based on 3870 cases: a population based study. J Cutan Pathol 37 (1): 20-7, 2010. [PUBMED Abstract]
  10. Alam M: Management of Merkel cell carcinoma: What we know. Arch Dermatol 142 (6): 771-4, 2006. [PUBMED Abstract]
  11. Heath ML, Nghiem P: Merkel cell carcinoma: if no breslow, then what? J Surg Oncol 95 (8): 614-5, 2007. [PUBMED Abstract]
  12. Andea AA, Coit DG, Amin B, et al.: Merkel cell carcinoma: histologic features and prognosis. Cancer 113 (9): 2549-58, 2008. [PUBMED Abstract]
  13. Bichakjian CK, Lowe L, Lao CD, et al.: Merkel cell carcinoma: critical review with guidelines for multidisciplinary management. Cancer 110 (1): 1-12, 2007. [PUBMED Abstract]
  14. Rao P, Balzer BL, Lemos BD, et al.: Protocol for the examination of specimens from patients with merkel cell carcinoma of the skin. Arch Pathol Lab Med 134 (3): 341-4, 2010. [PUBMED Abstract]
  15. Goessling W, McKee PH, Mayer RJ: Merkel cell carcinoma. J Clin Oncol 20 (2): 588-98, 2002. [PUBMED Abstract]

Información sobre los estadios del carcinoma de células de Merkel

Anteriormente, en la mayoría de las publicaciones se utilizaron cinco sistemas de estadificación, que compiten entre sí, para describir el carcinoma de células de Merkel (CCM).

Cuadro 2. Cinco sistemas de estadificación competidores del carcinoma de células de Merkel usados anteriormente
Primer Autor Fecha de publicación Institución(es) No. de pacientes en las series de casos Fechas de los casos
MSKCC = Memorial Sloan Kettering Cancer Center; N/A = No aplicable.
aEl sistema del MSKCC ha evolucionado con el tiempo. Los autores del MSKCC publicaron una serie adicional de casos con 256 pacientes.[1]
Yiengpruksawan[2] 1991 MSKCCa 77 1969–1989
Allen[3] 1999 MSKCCa 102 1969–1996
Allen[4] 2005 MSKCCa 250 1970–2002
American Joint Committee on Cancer[5] 2017 N/A N/A  
Clark[6] 2007 Westmead Hospital, Sidney, Australia 110  
Princess Margaret Hospital/University Health Network, Toronto, Canadá
Sydney Head and Neck Cancer Institute/Royal Prince Alfred Hospital, Sidney, Australia

Estos sistemas de estadificación son sumamente contradictorios entre sí. En efecto, la enfermedad en estadio III puede significar cualquier cosa desde enfermedad local avanzada hasta enfermedad ganglionar o enfermedad metastásica a distancia. Además, todos los sistemas de estadificación del CCM en uso se basan en menos de 300 pacientes.

Agrupamiento por estadios y definiciones TNM del American Joint Committee on Cancer

Para abordar estos problemas, el American Joint Committee on Cancer (AJCC) estableció un nuevo sistema de estadificación de consenso específico para el CCM para definirlo.[7] Antes de la publicación de este sistema nuevo, el AJCC proponía el uso del sistema de estadificación del no melanoma.

Entre los cánceres estadificados con este sistema se incluye el carcinoma neuroendocrino cutáneo primario.

Grupo de estadio clínico (cTNM)

Cuadro 3. Definiciones del grupo de estadio clínico (cTNM) para el estadio 0a
Estadio TNM Descripción
c = clínico; T = tumor primario; N = ganglio linfático regional; M = metástasis a distancia.
aReproducción autorizada de AJCC: Merkel Cell Carcinoma. En: Amin MB, Edge SB, Greene FL, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer, 2017, pp. 549–62.
0 Tis, N0, M0 Tis = tumor primario in situ.
N0 = sin metástasis en los ganglios linfáticos regionales detectadas en la exploración clínica o radiológica.
M0 = sin metástasis a distancia detectadas en la exploración clínica o radiológica.
Cuadro 4. Definiciones del grupo de estadio clínico (cTNM) para el estadio Ia
Estadio TNM Descripción
c = clínico; T = tumor primario; N = ganglio linfático regional; M = metástasis a distancia.
aReproducción autorizada de AJCC: Merkel Cell Carcinoma. En: Amin MB, Edge SB, Greene FL, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer, 2017, pp. 549–62.
I T1, N0, M0 T1 = diámetro clínico máximo del tumor ≤2 cm.
N0 = sin metástasis en los ganglios linfáticos regionales detectadas en la exploración clínica o radiológica.
M0 = sin metástasis a distancia detectadas en la exploración clínica o radiológica.
Cuadro 5. Definiciones del grupo de estadio clínico (cTNM) para los estadios IIA y IIBa
Estadio TNM Descripción
c = clínico; T = tumor primario; N = ganglio linfático regional; M = metástasis a distancia.
aReproducción autorizada de AJCC: Merkel Cell Carcinoma. En: Amin MB, Edge SB, Greene FL, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer, 2017, pp. 549–62.
IIA T2–3, N0, M0 T2 = diámetro clínico máximo del tumor >2 cm, pero ≤5 cm.
T3 = diámetro clínico máximo del tumor >5 cm.
N0 = sin metástasis en los ganglios linfáticos regionales detectadas en la exploración clínica o radiológica.
M0 = sin metástasis a distancia detectadas en la exploración clínica o radiológica.
IIB T4, N0, M0 T4 = tumor primario con invasión de la fascia, el músculo, el cartílago o el hueso.
N0 = sin metástasis en los ganglios linfáticos regionales detectadas en la exploración clínica o radiológica.
M0 = sin metástasis a distancia detectadas en la exploración clínica o radiológica.
Cuadro 6. Definiciones del grupo de estadio clínico (cTNM) para el estadio IIIa
Estadio TNM Descripción
c = clínico; T = tumor primario; N = ganglio linfático regional; M = metástasis a distancia.
aReproducción autorizada de AJCC: Merkel Cell Carcinoma. En: Amin MB, Edge SB, Greene FL, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer, 2017, pp. 549–62.
III T0–4, N1–3, M0 T0 = sin indicios de tumor primario.
Tis = tumor primario in situ.
T1 = diámetro clínico máximo del tumor ≤2 cm.
T2 = diámetro clínico máximo del tumor >2, pero ≤5 cm.
T3 = diámetro clínico máximo del tumor >5 cm.
T4 = tumor primario con invasión de la fascia, el músculo, el cartílago o el hueso.
N1 = metástasis en uno o más ganglios linfáticos regionales.
N2 = metástasis en tránsito (separadas del tumor primario; ubicadas entre el tumor primario y la cuenca de drenaje ganglionar regional, o alejadas del tumor primario) sin metástasis en los ganglios linfáticos.
N3 = metástasis en tránsito (separadas del tumor primario; ubicadas entre el tumor primario y la cuenca de drenaje ganglionar regional, o alejadas del tumor primario) con metástasis en los ganglios linfáticos.
M0 = sin metástasis a distancia detectadas en la exploración clínica o radiológica.
Cuadro 7. Definiciones del grupo de estadio clínico (cTNM) para el estadio IVa
Estadio TNM Descripción
c = clínico; T = tumor primario; N = ganglio linfático regional; M = metástasis a distancia.
aReproducción autorizada de AJCC: Merkel Cell Carcinoma. En: Amin MB, Edge SB, Greene FL, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer, 2017, pp. 549–62.
IV T0–4, cualquier N, M1 T0 = sin indicios de tumor primario.
Tis = tumor primario in situ.
T1 = diámetro clínico máximo del tumor ≤2 cm.
T2 = diámetro clínico máximo del tumor >2, pero ≤5 cm.
T3 = diámetro clínico máximo del tumor >5 cm.
T4 = tumor primario con invasión de la fascia, el músculo, el cartílago o el hueso.
NX = ganglios linfáticos regionales no evaluables por métodos clínicos (por ejemplo, se extirparon antes por otro motivo, o por constitución).
N0 = sin metástasis en los ganglios linfáticos regionales detectadas en la exploración clínica o radiológica.
N1 = metástasis en uno o más ganglios linfáticos regionales.
N2 = metástasis en tránsito (separadas del tumor primario; ubicadas entre el tumor primario y la cuenca de drenaje ganglionar regional, o alejadas del tumor primario) sin metástasis en los ganglios linfáticos.
N3 = metástasis en tránsito (separadas del tumor primario; ubicadas entre el tumor primario y la cuenca de drenaje ganglionar regional, o alejadas del tumor primario) con metástasis en los ganglios linfáticos.
M1 = metástasis a distancia detectadas en la exploración clínica o radiológica.

Grupo de estadio patológico (pTNM)

Cuadro 8. Definiciones del grupo de estadio patológico (pTNM) para el estadio 0a
Estadio TNM Descripción
p = patológico; T = tumor primario; N = ganglio linfático regional; M = metástasis a distancia.
aReproducción autorizada de AJCC: Merkel Cell Carcinoma. En: Amin MB, Edge SB, Greene FL, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer, 2017, pp. 549–62.
0 Tis, pN0, M0 Tis = tumor primario In situ.
pN0 = sin metástasis en los ganglios linfáticos regionales detectadas en la evaluación patológica.
M0 = sin metástasis a distancia detectadas en la exploración clínica o radiológica.
Cuadro 9. Definiciones del grupo de estadio patológico (pTNM) para el estadio Ia
Estadio TNM Descripción
p = patológico; T = tumor primario; N = ganglio linfático regional; M = metástasis a distancia.
aReproducción autorizada de AJCC: Merkel Cell Carcinoma. En: Amin MB, Edge SB, Greene FL, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer, 2017, pp. 549–62.
I T1, pN0, M0 T1 = diámetro clínico máximo del tumor ≤2 cm.
pN0 = sin metástasis en los ganglios linfáticos regionales detectadas en la evaluación patológica.
M0 = sin metástasis a distancia detectadas en la exploración clínica o radiológica.
Cuadro 10. Definiciones del grupo de estadio patológico (pTNM) para los estadios IIA y IIBa
Estadio TNM Descripción
p = patológico; T = tumor primario; N = ganglio linfático regional; M = metástasis a distancia.
aReproducción autorizada de AJCC: Merkel Cell Carcinoma. En: Amin MB, Edge SB, Greene FL, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer, 2017, pp. 549–62.
IIA T2–3, pN0, M0 T2 = diámetro clínico máximo del tumor >2, pero ≤5 cm.
T3 = diámetro clínico máximo del tumor >5 cm.
pN0 = sin metástasis en los ganglios linfáticos regionales detectadas en la evaluación patológica.
M0 = sin metástasis a distancia detectadas en la exploración clínica o radiológica.
IIB T4, pN0, M0 T4 = tumor primario con invasión de la fascia, el músculo, el cartílago o el hueso.
pN0 = sin metástasis en los ganglios linfáticos regionales detectadas en la evaluación patológica.
M0 = sin metástasis a distancia detectadas en la exploración clínica o radiológica.
Cuadro 11. Definiciones del grupo de estadio patológico (pTNM) para los estadios IIIA y IIIBa
Estadio TNM Descripción
p = patológico; T = tumor primario; N = ganglio linfático regional; M = metástasis a distancia.
aReproducción autorizada de AJCC: Merkel Cell Carcinoma. En: Amin MB, Edge SB, Greene FL, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer, 2017, pp. 549–62.
IIIA T1–4, pN1a(sn) o pN1a, M0 T1 = diámetro clínico máximo del tumor ≤2 cm.
T2 = diámetro clínico máximo del tumor >2 cm, pero ≤5 cm.
T3 = diámetro clínico máximo del tumor >5 cm.
T4 = tumor primario con invasión de la fascia, el músculo, el cartílago o el hueso.
pN1a(sn) = metástasis en ganglio linfático regional oculta en la evaluación clínica que se identifica únicamente mediante biopsia del ganglio linfático centinela.
pN1a = metástasis en ganglio linfático regional oculta en la evaluación clínica después de una disección de ganglio linfático.
M0 = sin metástasis a distancia detectadas en la exploración clínica o radiológica.
T0, pN1b, M0 T0 = sin indicios de tumor primario.
pN1b = metástasis en ganglio linfático regional detectada mediante exploración clínica o radiológica, confirmada en la evaluación microscópica.
M0 = sin metástasis a distancia detectadas en la exploración clínica o radiológica.
IIIB T1–4, pN1b–3, M0 T1 = diámetro clínico máximo del tumor ≤2 cm.
T2 = diámetro clínico máximo del tumor >2 cm, pero ≤5 cm.
T3 = diámetro clínico máximo del tumor >5 cm.
T4 = tumor primario con invasión de la fascia, el músculo, el cartílago o el hueso.
pN1b = metástasis en ganglio linfático regional detectada mediante exploración clínica o radiológica, confirmada en la evaluación microscópica.
pN2 = metástasis en tránsito (separadas del tumor primario; ubicadas entre el tumor primario y la cuenca de drenaje ganglionar regional, o alejadas del tumor primario) sin metástasis en los ganglios linfáticos.
pN3 = metástasis en tránsito (separadas del tumor primario; ubicadas entre el tumor primario y la cuenca de drenaje ganglionar regional, o alejadas del tumor primario) con metástasis en los ganglios linfáticos.
M0 = sin metástasis a distancia detectadas en la exploración clínica o radiológica.
Cuadro 12. Definiciones del grupo de estadio patológico (pTNM) para el estadio IVa
Estadio TNM Descripción
p = patológico; T = tumor primario; N = ganglio linfático regional; M = metástasis a distancia.
aReproducción autorizada de AJCC: Merkel Cell Carcinoma. En: Amin MB, Edge SB, Greene FL, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer, 2017, pp. 549–62.
IV T0–4, cualquier pN, pM1 T0 = sin indicios de tumor primario.
T1 = diámetro clínico máximo del tumor ≤2 cm.
T2 = diámetro clínico máximo del tumor >2 cm, pero ≤5 cm.
T3 = diámetro clínico máximo del tumor >5 cm.
T4 = tumor primario con invasión de la fascia, el músculo, el cartílago o el hueso.
pNX = ganglios linfáticos regionales no evaluables (por ejemplo, se extirparon antes por otro motivo o no se extirparon para evaluación patológica).
pN0 = sin metástasis en los ganglios linfáticos regionales detectadas en la evaluación patológica.
pN1 = metástasis en uno o más ganglios linfáticos regionales.
–pN1a(sn) = metástasis en ganglio linfático regional oculta en la evaluación clínica que se identifica únicamente mediante biopsia del ganglio linfático centinela.
–pN1a = metástasis en ganglio linfático regional oculta en la evaluación clínica después de una disección de ganglio linfático.
–pN1b = metástasis en ganglio linfático regional detectada mediante exploración clínica o radiológica, confirmada en la evaluación microscópica.
pN2 = metástasis en tránsito (separadas del tumor primario; ubicadas entre el tumor primario y la cuenca de drenaje ganglionar regional, o alejadas del tumor primario) sin metástasis en los ganglios linfáticos.
pN3 = metástasis en tránsito (separadas del tumor primario; ubicadas entre el tumor primario y la cuenca de drenaje ganglionar regional, o alejadas del tumor primario) con metástasis en los ganglios linfáticos.
pM1 = metástasis a distancia confirmadas en la evaluación microscópica.
–pM1a = metástasis a distancia en la piel, el tejido celular subcutáneo o en uno o más ganglios linfáticos regionales, confirmadas en la evaluación microscópica.
–pM1b = metástasis en el pulmón, confirmada en la evaluación microscópica.
pM1c = metástasis en todos los otros sitios distantes, confirmadas en la evaluación microscópica.

Antes de la publicación del nuevo sistema de estadificación de consenso del AJCC, se favoreció el más reciente sistema de cuatro etapas del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (MSKCC) porque se basaba en un mayor número de pacientes y era el de mejor validación.[1] Los estadios del MSKCC son los siguientes:

  • Estadio I: enfermedad local que mide <2 cm.
  • Estadio II: enfermedad local que mide ≥2 cm.
  • Estadio III: enfermedad ganglionar regional.
  • Estadio IV: enfermedad metastásica a distancia.

Un grupo indicó una lista de 12 elementos que se deben describir en los informes patológicos de lesiones primarias resecadas y 9 elementos que se describen en los informes patológicos de los ganglios linfáticos centinelas. La importancia pronóstica de estos elementos no ha sido validada de forma prospectiva.[8] El manual de estadificación de 2009 del AJCC también especifica una variedad de factores que se deben recopilar en los informes patológicos.

Bibliografía
  1. Andea AA, Coit DG, Amin B, et al.: Merkel cell carcinoma: histologic features and prognosis. Cancer 113 (9): 2549-58, 2008. [PUBMED Abstract]
  2. Yiengpruksawan A, Coit DG, Thaler HT, et al.: Merkel cell carcinoma. Prognosis and management. Arch Surg 126 (12): 1514-9, 1991. [PUBMED Abstract]
  3. Allen PJ, Zhang ZF, Coit DG: Surgical management of Merkel cell carcinoma. Ann Surg 229 (1): 97-105, 1999. [PUBMED Abstract]
  4. Allen PJ, Bowne WB, Jaques DP, et al.: Merkel cell carcinoma: prognosis and treatment of patients from a single institution. J Clin Oncol 23 (10): 2300-9, 2005. [PUBMED Abstract]
  5. Amin MB, Edge SB, Greene FL, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer, 2017.
  6. Clark JR, Veness MJ, Gilbert R, et al.: Merkel cell carcinoma of the head and neck: is adjuvant radiotherapy necessary? Head Neck 29 (3): 249-57, 2007. [PUBMED Abstract]
  7. Bichakjian CK, Nghiem P, Johnson T, et al.: Merkel Cell Carcinoma. In: Amin MB, Edge SB, Greene FL, et al., eds.: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer, 2017, pp 549-62.
  8. Bichakjian CK, Lowe L, Lao CD, et al.: Merkel cell carcinoma: critical review with guidelines for multidisciplinary management. Cancer 110 (1): 1-12, 2007. [PUBMED Abstract]

Aspectos generales de las opciones de tratamiento

El carcinoma de células de Merkel (CCM) es un tumor poco común. La mayoría de las recomendaciones clínicas para su tratamiento que se encuentran en la bibliografía se basan en series de casos que describen un número relativamente reducido de pacientes que no participaron en ensayos clínicos formales, no se evaluaron con procedimientos de estadificación clínica uniformes, no se trataron con protocolos de tratamiento uniformes ni se les recomendó un seguimiento regular. Estos informes también tienen posibles factores de confusión debidos a posibles sesgos de selección y verificación, así como un seguimiento breve; tampoco tienen la potencia para detectar diferencias moderadas en el desenlace.

Además, los desenlaces de pacientes con enfermedad en estadio I y estadio II según el American Joint Committee on Cancer a menudo se notifican juntos. A falta de resultados de ensayos clínicos con exámenes, tratamientos y seguimiento prescritos, la mayoría de los pacientes de CCM se trataron usando preferencias de instituciones o profesionales que consideran los elementos específicos de cada caso, así como las preferencias de los pacientes.

Hay dos filosofías divergentes que sirven de base para muchas de las polémicas acerca del método más apropiado para tratar un CCM. Según la primera filosofía, el CCM se trata como otros cánceres de piel no melanoma, con énfasis en el tratamiento de la enfermedad locorregional con cirugía y radiación según resulte apropiado. Según la segunda filosofía, el CCM se trata de acuerdo con las características biológicas. Este abordaje es análogo al del cáncer de pulmón de células pequeñas, que se supone es una enfermedad sistémica, y conduce a una recomendación más rutinaria para usar la quimioterapia sistémica adyuvante.[1]

Cirugía de la lesión primaria

En una revisión de 18 series de casos, 279 de 926 pacientes (30,1 %) presentaron recidiva local durante el seguimiento, con exclusión de los que sufrían de enfermedad metastásica a distancia en el momento de la presentación inicial. Estas recidivas se atribuyeron normalmente a márgenes quirúrgicos inadecuados o, posiblemente, a una falta de radioterapia adyuvante.[2,3]

Dado la propensión del CCM a recidivar localmente (a veces con lesiones satélites o metástasis en tránsito), se recomendó la escisión local amplia para reducir el riesgo de recidiva local en los pacientes con enfermedad en estadios clínicos I o II.

Las recomendaciones acerca del ancho y la profundidad mínimas adecuadas para el margen tisular normal que se extirpa alrededor del tumor primario varían entre las diversas series retrospectivas de casos, pero este tema no se ha estudiado de manera sistemática.[3-7][Grado de comprobación: 3iiiDiii] No se dispone de datos definitivos que indiquen que los márgenes muy amplios mejoren la supervivencia general (SG), aunque algunos informes indican que los márgenes más amplios parecen mejorar el control local.[3][Grado de comprobación: 3iiiDiii] La evaluación de los márgenes en una sección congelada a veces es útil, en especial, cuando el tumor está en un sitio anatómico que no permite obtener márgenes amplios.

Algunos autores han preconizado el uso de la cirugía micrográfica de Mohs como una técnica que preserva el tejido. La tasa de recaída notificada es similar o mejor que la de la escisión amplia, pero se trataron relativamente pocos casos de esta manera y ninguno en ensayos controlados aleatorizados.[7-10][Grado de comprobación: 3iiiDiii]

Cirugía del ganglio linfático regional

En algunas series de casos, las tasas de recidiva locorregional son altas cuando se omite la estadificación ganglionar patológica. La estadificación ganglionar quirúrgica en pacientes sin compromiso clínico permitió identificar ganglios con compromiso tumoral en 25 a 35 % de los pacientes.[4,11,12][Grado de comprobación: 3iiiDiii] En una serie retrospectiva con 213 pacientes que se sometieron a tratamiento quirúrgico del tumor primario y evaluación de los ganglios de drenaje, se encontró compromiso ganglionar en 2 de 54 pacientes con tumores pequeños (por ejemplo, ≤1,0 cm) y 51 de 159 pacientes con tumores mayores de 1,0 cm.[13]Grado de comprobación: 3iiiDiii

La función de la disección electiva de ganglios linfáticos (DEGL), a falta de ganglios linfáticos con compromiso clínico, no se ha estudiado en ensayos clínicos formales. En las series de casos pequeñas, se recomendó la DEGL para los tumores primarios más grandes, los tumores con más de 10 mitosis por campo de gran aumento, invasión linfática o vascular, y los subtipos histológicos de células pequeñas.[14-16][Grado de comprobación: 3iiiDiii]

Se indicó la biopsia del ganglio linfático centinela (GLC) como la opción inicial preferida para completar la DEGL durante una estadificación adecuada del CCM. La biopsia del GLC produce menos morbilidad que la disección ganglionar completa. Además, para los sitios del CCM con drenaje linfático indeterminado, como aquellos en la espalda, se pueden usar técnicas de biopsia del GLC para identificar el o los lechos apropiados de ganglios linfáticos. Si se realiza, la biopsia del GLC se hace en el momento de la resección amplia, cuando los canales linfáticos locales todavía están intactos.

En varios informes, se encontró que el uso de técnicas de biopsia del GLC para el CCM es confiable y reproducible.[17-20] Sin embargo, sigue sin aclararse el significado del compromiso del GLC.

  • En un metanálisis de diez series de casos se encontró que el compromiso del GLC predijo firmemente un riesgo alto de recidiva a corto plazo y que la disección ganglionar terapéutica posterior fue eficaz para prevenir la recidiva ganglionar regional a corto plazo.[21]
  • En otro metanálisis de 12 series de casos retrospectivos (solo con coincidencia parcial con la colección de series de casos del metanálisis anterior), se encontró lo siguiente:[12][Grado de comprobación: 3iiiDiii]
    • La biopsia del GLC detectó la diseminación del CCM en un tercio de los pacientes cuyos tumores, de otro modo, se habrían subestadificado clínica y radiológicamente.
    • La tasa de recidiva fue tres veces más alta en los pacientes con una biopsia del GLC que mostró cáncer en comparación con aquellos en los que no se observó cáncer en la biopsia del GLC (P = 0,03).
  • Entre 2006 y 2010, en una serie retrospectiva grande de una sola institución con 95 pacientes (97 tumores primarios) se identificó un GLC en 93 casos, y se observaron tumores ganglionares en 42 pacientes. Se usaron técnicas inmunohistoquímicas para evaluar el compromiso ganglionar. Varios modelos de tumores y características de los pacientes se estudiaron a fin de predecir el compromiso ganglionar. No hubo un subgrupo de pacientes con predicción de menos de 15 a 20 % de probabilidad de compromiso del GLC, lo que indicó que se podría considerar hacer la biopsia del GLC para todos los pacientes con posibilidad de curación que no tienen compromiso clínico de los ganglios linfáticos o metástasis a distancia.[22][Grado de comprobación: 3iiiDiii]
  • De 1996 a 2010, en otro ensayo retrospectivo en una sola institución con 153 pacientes de CCM localizado que se sometieron a biopsia del GLC, se analizaron los factores relacionados con el compromiso del GLC. Los mejores factores pronósticos para una biopsia del GLC que muestre cáncer fueron el tamaño del tumor y la invasión linfovascular.[22,23][Grado de comprobación: 3iiiDiii]

A falta de ensayos clínicos aleatorizados y prospectivos con potencia adecuada, quedan pendientes las siguientes preguntas:[4,12,21,24][Grado de comprobación: 3iiiDiii]

  • ¿Debería cada biopsia del GLC con resultado que muestre compromiso por cáncer seguirse de manera sistemática de una cirugía ganglionar definitiva o radioterapia?
  • ¿Se podría demostrar que los desenlaces mejoran al agregar radiación de manera sistemática cuando la cirugía de ganglios linfáticos revela tumores en múltiples ganglios, diseminación extracapsular o invasión linfovascular?
  • ¿Los pacientes con CCM que miden menos de 1 cm se deben someter de manera sistemática a una disección del ganglio linfático centinela (DGLC)?
  • ¿Deberían los pacientes sin examen ganglionar o en quienes no se encontró compromiso ganglionar ser sometidos de manera sistemática a radioterapia local o locorregional?
  • ¿Deberían las técnicas de tinción inmunohistoquímica utilizarse para identificar las micrometástasis de ganglios linfáticos?, ¿tiene relevancia clínica la enfermedad micrometastásica en los ganglios?

Actualmente, la función primaria de la cirugía de ganglios linfáticos se limita a la estadificación y a guiar los tratamientos adicionales.

A partir de un número reducido de estudios retrospectivos, la disección terapéutica de los ganglios linfáticos regionales después de una DGLC que muestra compromiso por cáncer parece reducir al mínimo, pero no eliminar por completo, el riesgo posterior de recidiva en los ganglios regionales y de metástasis en tránsito.[4,21,24][Grado de comprobación: 3iiiDiii] No hay datos de ensayos prospectivos aleatorizados que demuestren que la cirugía ganglionar regional definitiva mejore la supervivencia.

Radioterapia

Debido a la gran malignidad que caracteriza al CCM, su evidente radiosensibilidad y la incidencia elevada de recidivas locales y regionales (como la metástasis en tránsito después de una cirugía realizada solo en el lecho del tumor), algunos médicos recomendaron radioterapia adyuvante dirigida al sitio primario y a la cuenca ganglionar. Se ha considerado la radiación dirigida a la cuenca ganglionar administrada al mismo tiempo que la radiación dirigida al sitio primario, en especial, para pacientes con tumores más grandes, tumores localmente inoperables, márgenes de escisión estrechos o con compromiso tumoral que no se pueden mejorar con cirugía adicional y aquellos con ganglios regionales comprometidos, en especial, después de una DGLC (estadio II).[10,11,14,15,25][Grado de comprobación: 3iiiDiii] En varias series retrospectivas pequeñas se observó que la radiación con una cirugía adecuada mejora el control locorregional en comparación con la cirugía sola, [2,5,26-29] mientras que en otras series no se observaron los mismos resultados.[4,8][Grado de comprobación: 3iiiDiii]

A falta de ensayos clínicos aleatorizados y prospectivos con potencia adecuada, quedan pendientes las siguientes preguntas:[4,8,9,12,21,24,26,30-34][Grado de comprobación:3iiiDiii]

  • ¿Debería cada biopsia del GLC con resultado que muestre compromiso por cáncer seguirse de manera sistemática de una cirugía ganglionar definitiva o radioterapia?
  • ¿Se podría demostrar que los desenlaces mejoran al agregar radiación de manera sistemática cuando la cirugía de ganglios linfáticos revela tumores en múltiples ganglios, diseminación extracapsular o invasión linfovascular?
  • ¿Deberían los pacientes sin examen ganglionar o en quienes no se encontró compromiso ganglionar ser sometidos de manera sistemática a radioterapia local o locorregional?

Debido a lo pequeño de estas series retrospectivas no aleatorizadas, no se ha comprobado que la radioterapia muestre alguna ventaja específica.

Cuando se recomienda, la dosis de radiación suele ser por lo menos de 50 Gy en fracciones de 2 Gy dirigidas al lecho quirúrgico con márgenes y a los vasos linfáticos regionales de drenaje. Para pacientes con tumores no resecados o tumores con evidencia de diseminación microscópica más allá de los márgenes resecados, se recomendaron dosis más altas de entre 56 y 65 Gy dirigidas al sitio primario.[5,10,11,14,15,27,31,35][Grado de comprobación: 3iiiDiii] Dichas dosis no se estudiaron de forma prospectiva en ensayos clínicos.

En series de casos pequeñas con pacientes muy seleccionados, no aleatorizados y con diversas características clínicas, se ha informado de control local o regional del CCM con radiación solamente.[29,36] Típicamente, estos pacientes tienen tumores primarios o ganglios inoperables o se consideró que desde el punto de vista médico no eran aptos para someterlos a cirugía.[29,36][Grado de comprobación: 3iiiDiii]

Los datos del Retrospective Surveillance, Epidemiology and End Results (SEER) Program indican cierta ventaja de la supervivencia cuando se agrega radiación a la cirugía, pero las conclusiones resultan complicadas debido a los datos incompletos de los pacientes, la ausencia de un protocolo para la evaluación y el tratamiento, y el posible sesgo del muestreo.[32] Se necesitará de ensayos clínicos prospectivos aleatorizados para evaluar si la combinación de cirugía con radioterapia afecta la supervivencia.[33,34][Grado de comprobación: 3iiiDiii]

Inmunoterapia

Cerca de 70 a 80 % de los casos de CCM en los Estados Unidos obedecen al poliomavirus de células de Merkel (MCPyV) y, dentro de los CCM con presencia de virus, las oncoproteínas víricas (antígenos T) se expresan constitutivamente y promueven el crecimiento. Además, los pacientes con respuesta inmunitaria estimulada frente al MCPyV exhiben mejores desenlaces de la enfermedad, lo que proporciona un fundamento para el uso de la inmunoterapia.

En un ensayo de fase II, 88 pacientes de CCM metastásico tratados con quimioterapia recibieron avelumab, un anticuerpo monoclonal humano que se une al ligando de la proteína de muerte programada 1 (PD-L1) (10 mg/kg intravenoso [IV] cada 2 semanas). La tasa de respuesta objetiva fue de 33 % y 11 % de los pacientes tuvieron una respuesta completa. La mediana de respuesta se presentó a las 6,1 semanas y fue independiente del estado del MCPyV o el PD-L1. Más importante aún es que las respuestas fueron duraderas: 74 % duraron por lo menos 1 año. Como resultado, la mediana de SG fue más del doble de la mediana histórica; es decir, una SG de 4 a 6 meses con quimioterapia de segunda línea. Posteriormente, sobre la base de los resultados de este estudio, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos aprobó el avelumab en 2017 para el tratamiento del CCM metastásico, de manera independiente de la administración de quimioterapia previa.[37-39]

El pembrolizumab, un anticuerpo monoclonal IgG4 humanizado que se une a la proteína de muerte programada 1 (PD-1), está en estudio en un ensayo de fase II (NCT02267603) de tratamiento sistémico de primera línea para pacientes de CCM irresecable en estadio IIIB o estadio IV. En el informe inicial se incluyó a 26 pacientes; 16 % tuvieron una respuesta completa y 40 % tuvieron una respuesta parcial; esto resultó en una tasa de respuesta objetiva de 56 %. Si bien la tasa de respuesta fue similar a las tasas históricas obtenidas con quimioterapia de primera línea, las respuestas al pembrolizumab fueron más duraderas: 86 % en curso en el último seguimiento.[40]

El nivolumab, otro anticuerpo anti-PD-1, se encuentra en estudio (NCT02488759) para pacientes de cánceres relacionados con virus como el CCM. Los pacientes de CCM metastásico fueron aptos para participar independientemente del estado del MCPyV o la quimioterapia previa. En los resultados preliminares se notificó una tasa de respuesta en curso de 87 %, con respuestas en 13 de 15 pacientes en el último seguimiento (mediana de seguimiento, 6 meses). En este ensayo se agregó una segunda cohorte para investigar el efecto de nivolumab con ipilimumab (1 mg/kg) en el CCM metastásico.[41]

Quimioterapia

En los pacientes de CCM, se ha utilizado una variedad de regímenes quimioterapéuticos en los entornos de terapia adyuvante, enfermedad avanzada y recidivante.[5,34,42,43][Grado de comprobación: 3iiiDiii] Pese a que no se han realizado ensayos clínicos de fase III que permitan demostrar que la quimioterapia adyuvante produce mejorías en la SG, algunos médicos recomiendan su uso en la mayoría de los casos debido a las siguientes razones:

  • Se establece una analogía biológica entre el CCM y el carcinoma de células pequeñas de pulmón que tiene características histológicas similares y se considera una enfermedad sistémica.
  • El riesgo de metástasis y progresión del CCM es alto.
  • Se observaron buenas tasas de respuesta clínica inicial con algunos regímenes quimioterapéuticos.

Siempre que sea posible, se debe alentar la participación de los pacientes en ensayos clínicos.

Desde 1997 a 2001, el Trans-Tasman Radiation Oncology Group realizó una evaluación de fase II que incluyó a 53 pacientes de CCM con enfermedad locorregional de riesgo alto. El riesgo alto se definió como una recidiva que se presenta después del tratamiento inicial, ganglios linfáticos comprometidos, tumor primario mayor de 1 cm, enfermedad residual macroscópica después de la cirugía o tumor primario oculto con ganglios linfáticos comprometidos. La terapia incluyó radiación locorregional (50 Gy en 25 fracciones), carboplatino simultáneo (área bajo la curva [ABC] 4,5) y etopósido IV (89 mg/m2 los días 1 a 3 de las semanas 1, 4, 7 y 10). La cirugía no se estandarizó ni para el tumor primario ni los ganglios linfáticos, y 12 pacientes tenían márgenes estrechos, márgenes con compromiso tumoral o enfermedad residual macroscópica. A 28 pacientes no se les extirparon los lechos ganglionares y el resto se sometió a diversas cirugías ganglionares. Después de una mediana de seguimiento de 48 meses, la SG a 3 años fue de 76 %, el control locorregional fue de 75 % y el control a distancia fue de 76 %. Las reacciones de la piel a la radiación y la neutropenia febril fueron reacciones clínicas tóxicas agudas importantes. Dada la heterogeneidad de la población y la cirugía no estandarizada, es difícil inferir un beneficio terapéutico claro de la quimioterapia.[44][Grado de comprobación: 3iiiA]

En un informe posterior, los mismos investigadores evaluaron a un subconjunto de estos pacientes del protocolo (N = 40, después de excluir a los pacientes con tumores primarios desconocidos) y los compararon con 61 controles históricos tratados en las mismas instituciones sin quimioterapia, que recibieron el diagnóstico antes de 1997 y que no contaban con estudios rutinarios de estadificación por imágenes. Se administró radiación a 50 pacientes. No se observó ningún beneficio significativo de la supervivencia para los pacientes que recibieron quimioterapia.[45]

En un ensayo clínico piloto posterior con 18 pacientes realizado entre 2004 y 2006, los mismos investigadores intentaron reducir la toxicidad dérmica y hematológica observada en el Study 96-07. El régimen de medicamentos se cambió a carboplatino (ABC = 2) administrado semanalmente desde el día 1 del comienzo de la radiación por un máximo de 5 dosis, seguidas de 3 ciclos de carboplatino (ABC 4,5 y 80 mg/m2 de etopósido IV los días 1 a 3, empezando 3 semanas después de la radiación y repitiéndolo cada 3 semanas durante 3 ciclos). La radiación fue similar a la del ensayo anterior.[44] Si bien los resultados iniciales indican menos toxicidad, todavía no hay informes de otros desenlaces clínicos.[46]

También se dio cuenta del uso de quimioterapia en determinados pacientes con enfermedad localmente avanzada y metastásica. En un estudio retrospectivo con 107 pacientes, 57 % de los pacientes con enfermedad metastásica y 69 % con enfermedad localmente avanzada respondieron a la quimioterapia inicial. La mediana de SG fue de 9 meses para los pacientes con enfermedad metastásica y de 24 meses para los pacientes con enfermedad localmente avanzada. Se proyectó que la SG a los 3 años sería de 17 % para los pacientes con enfermedad metastásica y de 35 % para los pacientes con enfermedad avanzada local. Sin embargo, la toxicidad fue significativa y no hubo un beneficio claro, en particular para los pacientes de más edad.[47][Grado de comprobación: 3iiiDiii]

Seguimiento

Las técnicas de seguimiento más apropiadas y su frecuencia para los pacientes tratados por un CCM no se han estudiado de forma prospectiva. Debido a la propensión a la recidiva local y regional, los médicos deberían realizar por lo menos un examen físico minucioso del sitio de la enfermedad inicial y los ganglios linfáticos regionales. Se indican estudios de imaginología para evaluar los signos y los síntomas de interés o para identificar a tiempo las metástasis a distancia; sin embargo, no hay datos que indiquen que la detección a tiempo y el tratamiento de nuevas metástasis a distancia resulten en un aumento de la supervivencia.

En una serie de 237 pacientes que presentaban al inicio enfermedad local o regional, la mediana del tiempo hasta la recidiva fue de 9 meses (intervalo, 2–70 meses). Noventa y uno por ciento de las recidivas se presentaron dentro de los 2 años desde el momento del diagnóstico.[4] Se propuso que la intensidad del seguimiento se puede disminuir gradualmente después de 2 a 3 años debido a que es probable que la mayoría de las recidivas ya estén presentes.[4]

Ensayos clínicos en curso

Realizar una búsqueda avanzada en inglés de los ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que ahora aceptan pacientes. La búsqueda se puede simplificar por ubicación del ensayo, tipo de tratamiento, nombre del fármaco y otros criterios. También se dispone de información general sobre los ensayos clínicos.

Bibliografía
  1. Busse PM, Clark JR, Muse VV, et al.: Case records of the Massachusetts General Hospital. Case 19-2008. A 63-year-old HIV-positive man with cutaneous Merkel-cell carcinoma. N Engl J Med 358 (25): 2717-23, 2008. [PUBMED Abstract]
  2. Medina-Franco H, Urist MM, Fiveash J, et al.: Multimodality treatment of Merkel cell carcinoma: case series and literature review of 1024 cases. Ann Surg Oncol 8 (3): 204-8, 2001. [PUBMED Abstract]
  3. Nghiem P, James N: Merkel cell carcinoma. In: Wolff K, Goldsmith LA, Katz SI, et al., eds.: Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine. 7th ed. New York, NY: McGraw-Hill , 2008, pp 1087-94.
  4. Allen PJ, Bowne WB, Jaques DP, et al.: Merkel cell carcinoma: prognosis and treatment of patients from a single institution. J Clin Oncol 23 (10): 2300-9, 2005. [PUBMED Abstract]
  5. Goessling W, McKee PH, Mayer RJ: Merkel cell carcinoma. J Clin Oncol 20 (2): 588-98, 2002. [PUBMED Abstract]
  6. Senchenkov A, Barnes SA, Moran SL: Predictors of survival and recurrence in the surgical treatment of merkel cell carcinoma of the extremities. J Surg Oncol 95 (3): 229-34, 2007. [PUBMED Abstract]
  7. Nghiem P, McKee PH, Haynes HA: Merkel cell (cutaneous neuroendocrine) carcinoma. In: Sober AJ, Haluska FG, eds.: Skin Cancer. Hamilton, Ontario: BC Decker Inc., 2001, pp 127-141.
  8. Boyer JD, Zitelli JA, Brodland DG, et al.: Local control of primary Merkel cell carcinoma: review of 45 cases treated with Mohs micrographic surgery with and without adjuvant radiation. J Am Acad Dermatol 47 (6): 885-92, 2002. [PUBMED Abstract]
  9. Wilson LD, Gruber SB: Merkel cell carcinoma and the controversial role of adjuvant radiation therapy: clinical choices in the absence of statistical evidence. J Am Acad Dermatol 50 (3): 435-7; discussion 437-8, 2004. [PUBMED Abstract]
  10. Gollard R, Weber R, Kosty MP, et al.: Merkel cell carcinoma: review of 22 cases with surgical, pathologic, and therapeutic considerations. Cancer 88 (8): 1842-51, 2000. [PUBMED Abstract]
  11. Eng TY, Boersma MG, Fuller CD, et al.: A comprehensive review of the treatment of Merkel cell carcinoma. Am J Clin Oncol 30 (6): 624-36, 2007. [PUBMED Abstract]
  12. Gupta SG, Wang LC, Peñas PF, et al.: Sentinel lymph node biopsy for evaluation and treatment of patients with Merkel cell carcinoma: The Dana-Farber experience and meta-analysis of the literature. Arch Dermatol 142 (6): 685-90, 2006. [PUBMED Abstract]
  13. Stokes JB, Graw KS, Dengel LT, et al.: Patients with Merkel cell carcinoma tumors < or = 1.0 cm in diameter are unlikely to harbor regional lymph node metastasis. J Clin Oncol 27 (23): 3772-7, 2009. [PUBMED Abstract]
  14. Haag ML, Glass LF, Fenske NA: Merkel cell carcinoma. Diagnosis and treatment. Dermatol Surg 21 (8): 669-83, 1995. [PUBMED Abstract]
  15. Ratner D, Nelson BR, Brown MD, et al.: Merkel cell carcinoma. J Am Acad Dermatol 29 (2 Pt 1): 143-56, 1993. [PUBMED Abstract]
  16. Yiengpruksawan A, Coit DG, Thaler HT, et al.: Merkel cell carcinoma. Prognosis and management. Arch Surg 126 (12): 1514-9, 1991. [PUBMED Abstract]
  17. Messina JL, Reintgen DS, Cruse CW, et al.: Selective lymphadenectomy in patients with Merkel cell (cutaneous neuroendocrine) carcinoma. Ann Surg Oncol 4 (5): 389-95, 1997 Jul-Aug. [PUBMED Abstract]
  18. Hill AD, Brady MS, Coit DG: Intraoperative lymphatic mapping and sentinel lymph node biopsy for Merkel cell carcinoma. Br J Surg 86 (4): 518-21, 1999. [PUBMED Abstract]
  19. Wasserberg N, Schachter J, Fenig E, et al.: Applicability of the sentinel node technique to Merkel cell carcinoma. Dermatol Surg 26 (2): 138-41, 2000. [PUBMED Abstract]
  20. Rodrigues LK, Leong SP, Kashani-Sabet M, et al.: Early experience with sentinel lymph node mapping for Merkel cell carcinoma. J Am Acad Dermatol 45 (2): 303-8, 2001. [PUBMED Abstract]
  21. Mehrany K, Otley CC, Weenig RH, et al.: A meta-analysis of the prognostic significance of sentinel lymph node status in Merkel cell carcinoma. Dermatol Surg 28 (2): 113-7; discussion 117, 2002. [PUBMED Abstract]
  22. Schwartz JL, Griffith KA, Lowe L, et al.: Features predicting sentinel lymph node positivity in Merkel cell carcinoma. J Clin Oncol 29 (8): 1036-41, 2011. [PUBMED Abstract]
  23. Fields RC, Busam KJ, Chou JF, et al.: Recurrence and survival in patients undergoing sentinel lymph node biopsy for merkel cell carcinoma: analysis of 153 patients from a single institution. Ann Surg Oncol 18 (9): 2529-37, 2011. [PUBMED Abstract]
  24. Maza S, Trefzer U, Hofmann M, et al.: Impact of sentinel lymph node biopsy in patients with Merkel cell carcinoma: results of a prospective study and review of the literature. Eur J Nucl Med Mol Imaging 33 (4): 433-40, 2006. [PUBMED Abstract]
  25. Goepfert H, Remmler D, Silva E, et al.: Merkel cell carcinoma (endocrine carcinoma of the skin) of the head and neck. Arch Otolaryngol 110 (11): 707-12, 1984. [PUBMED Abstract]
  26. Lewis KG, Weinstock MA, Weaver AL, et al.: Adjuvant local irradiation for Merkel cell carcinoma. Arch Dermatol 142 (6): 693-700, 2006. [PUBMED Abstract]
  27. Veness MJ, Perera L, McCourt J, et al.: Merkel cell carcinoma: improved outcome with adjuvant radiotherapy. ANZ J Surg 75 (5): 275-81, 2005. [PUBMED Abstract]
  28. Jabbour J, Cumming R, Scolyer RA, et al.: Merkel cell carcinoma: assessing the effect of wide local excision, lymph node dissection, and radiotherapy on recurrence and survival in early-stage disease--results from a review of 82 consecutive cases diagnosed between 1992 and 2004. Ann Surg Oncol 14 (6): 1943-52, 2007. [PUBMED Abstract]
  29. Veness M, Foote M, Gebski V, et al.: The role of radiotherapy alone in patients with merkel cell carcinoma: reporting the Australian experience of 43 patients. Int J Radiat Oncol Biol Phys 78 (3): 703-9, 2010. [PUBMED Abstract]
  30. Meeuwissen JA, Bourne RG, Kearsley JH: The importance of postoperative radiation therapy in the treatment of Merkel cell carcinoma. Int J Radiat Oncol Biol Phys 31 (2): 325-31, 1995. [PUBMED Abstract]
  31. Marks ME, Kim RY, Salter MM: Radiotherapy as an adjunct in the management of Merkel cell carcinoma. Cancer 65 (1): 60-4, 1990. [PUBMED Abstract]
  32. Mojica P, Smith D, Ellenhorn JD: Adjuvant radiation therapy is associated with improved survival in Merkel cell carcinoma of the skin. J Clin Oncol 25 (9): 1043-7, 2007. [PUBMED Abstract]
  33. Housman DM, Decker RH, Wilson LD: Regarding adjuvant radiation therapy in merkel cell carcinoma: selection bias and its affect on overall survival. J Clin Oncol 25 (28): 4503-4; author reply 4504-5, 2007. [PUBMED Abstract]
  34. Garneski KM, Nghiem P: Merkel cell carcinoma adjuvant therapy: current data support radiation but not chemotherapy. J Am Acad Dermatol 57 (1): 166-9, 2007. [PUBMED Abstract]
  35. Foote M, Harvey J, Porceddu S, et al.: Effect of radiotherapy dose and volume on relapse in Merkel cell cancer of the skin. Int J Radiat Oncol Biol Phys 77 (3): 677-84, 2010. [PUBMED Abstract]
  36. Fang LC, Lemos B, Douglas J, et al.: Radiation monotherapy as regional treatment for lymph node-positive Merkel cell carcinoma. Cancer 116 (7): 1783-90, 2010. [PUBMED Abstract]
  37. Becker JC, Lorenz E, Ugurel S, et al.: Evaluation of real-world treatment outcomes in patients with distant metastatic Merkel cell carcinoma following second-line chemotherapy in Europe. Oncotarget 8 (45): 79731-79741, 2017. [PUBMED Abstract]
  38. Kaufman HL, Russell JS, Hamid O, et al.: Updated efficacy of avelumab in patients with previously treated metastatic Merkel cell carcinoma after ≥1 year of follow-up: JAVELIN Merkel 200, a phase 2 clinical trial. J Immunother Cancer 6 (1): 7, 2018. [PUBMED Abstract]
  39. Cowey CL, Mahnke L, Espirito J, et al.: Real-world treatment outcomes in patients with metastatic Merkel cell carcinoma treated with chemotherapy in the USA. Future Oncol 13 (19): 1699-1710, 2017. [PUBMED Abstract]
  40. Nghiem PT, Bhatia S, Lipson EJ, et al.: PD-1 Blockade with Pembrolizumab in Advanced Merkel-Cell Carcinoma. N Engl J Med 374 (26): 2542-52, 2016. [PUBMED Abstract]
  41. Topalian SL, Bhatia S, Hollebecque A, et al.: Abstract CT074: Non-comparative, open-label, multiple cohort, phase 1/2 study to evaluate nivolumab (NIVO) in patients with virus-associated tumors (CheckMate 358): efficacy and safety in Merkel cell carcinoma (MCC). [Abstract] Cancer Res 77 (13 Suppl): A-CT074, 2017.
  42. Tai PT, Yu E, Winquist E, et al.: Chemotherapy in neuroendocrine/Merkel cell carcinoma of the skin: case series and review of 204 cases. J Clin Oncol 18 (12): 2493-9, 2000. [PUBMED Abstract]
  43. Henness S, Vereecken P: Management of Merkel tumours: an evidence-based review. Curr Opin Oncol 20 (3): 280-6, 2008. [PUBMED Abstract]
  44. Poulsen M, Rischin D, Walpole E, et al.: High-risk Merkel cell carcinoma of the skin treated with synchronous carboplatin/etoposide and radiation: a Trans-Tasman Radiation Oncology Group Study--TROG 96:07. J Clin Oncol 21 (23): 4371-6, 2003. [PUBMED Abstract]
  45. Poulsen MG, Rischin D, Porter I, et al.: Does chemotherapy improve survival in high-risk stage I and II Merkel cell carcinoma of the skin? Int J Radiat Oncol Biol Phys 64 (1): 114-9, 2006. [PUBMED Abstract]
  46. Poulsen M, Walpole E, Harvey J, et al.: Weekly carboplatin reduces toxicity during synchronous chemoradiotherapy for Merkel cell carcinoma of skin. Int J Radiat Oncol Biol Phys 72 (4): 1070-4, 2008. [PUBMED Abstract]
  47. Voog E, Biron P, Martin JP, et al.: Chemotherapy for patients with locally advanced or metastatic Merkel cell carcinoma. Cancer 85 (12): 2589-95, 1999. [PUBMED Abstract]

Tratamiento del carcinoma de células de Merkel en estadios I y II

El carcinoma de células de Merkel (CCM) en estadio I y II solo incluye a los pacientes con enfermedad local.

La escisión con márgenes de 1 a 2 cm y la radioterapia son los pilares del tratamiento de los tumores primarios de CCM. A menudo, se recomienda la radioterapia adyuvante dirigida al sitio del tumor primario; sin embargo, se puede evitar la morbilidad de la radiación y mantener bajas las tasas de recidiva local, como se observa en un subconjunto de pacientes con lesiones pequeñas de riesgo bajo (es decir, tumores que miden <2 cm sin otros factores pronósticos adversos).[1]

Debido al riesgo de enfermedad ganglionar oculta, se recomienda la biopsia del ganglio linfático centinela (GLS) para pacientes sin enfermedad metastásica detectable en forma clínica.[2] En la actualidad, un depósito metastásico de cualquier tamaño se considera positivo para la estadificación de los ganglios linfáticos (N) regionales; en consecuencia, se utilizan pruebas inmunohistoquímicas de forma rutinaria para mejorar la detección de micrometástasis en el GLC.[3,4]

Opciones de tratamiento estándar para el carcinoma de células de Merkel en estadios I y II

Las opciones de tratamiento estándar del CCM en estadios I y II son las siguientes:

  1. Escisión local con margen negativo, con intención de mantener la función.
  2. La evaluación ganglionar quirúrgica, que normalmente se inicia con un procedimiento en el GLC, se puede considerar en aquellos pacientes de los que se cree tienen un riesgo significativo de enfermedad ganglionar. Se puede considerar la disección ganglionar definitiva si se encuentra compromiso ganglionar; ello conllevaría a elevar la clasificación del paciente a un estadio III.
  3. Se puede considerar la radioterapia local si hay inquietud sobre cuán adecuado fue el margen de escisión del tumor primario. Se puede considerar la radioterapia regional si el procedimiento de estadificación ganglionar es incompleto o se omitió. En los sitios donde la localización de los ganglios linfáticos regionales primarios es incierta (por ejemplo, en la mitad de la espalda), la selección del campo para el ganglio regional es problemática.

Opciones de tratamiento en evaluación clínica para el carcinoma de células de Merkel en estadios I y II

La opción de tratamiento en evaluación clínica para el CCM en estadios I y II es la siguiente:

  • Se alienta la participación en ensayos clínicos.

Ensayos clínicos en curso

Realizar una búsqueda avanzada en inglés de los ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que ahora aceptan pacientes. La búsqueda se puede simplificar por ubicación del ensayo, tipo de tratamiento, nombre del fármaco y otros criterios. También se dispone de información general sobre los ensayos clínicos.

Bibliografía
  1. Frohm ML, Griffith KA, Harms KL, et al.: Recurrence and Survival in Patients With Merkel Cell Carcinoma Undergoing Surgery Without Adjuvant Radiation Therapy to the Primary Site. JAMA Dermatol 152 (9): 1001-7, 2016. [PUBMED Abstract]
  2. Cassler NM, Merrill D, Bichakjian CK, et al.: Merkel Cell Carcinoma Therapeutic Update. Curr Treat Options Oncol 17 (7): 36, 2016. [PUBMED Abstract]
  3. Harms PW: Update on Merkel Cell Carcinoma. Clin Lab Med 37 (3): 485-501, 2017. [PUBMED Abstract]
  4. Su LD, Lowe L, Bradford CR, et al.: Immunostaining for cytokeratin 20 improves detection of micrometastatic Merkel cell carcinoma in sentinel lymph nodes. J Am Acad Dermatol 46 (5): 661-6, 2002. [PUBMED Abstract]

Tratamiento del carcinoma de células de Merkel en estadio III

El carcinoma de células de Merkel (CCM) en estadio III incluye a los pacientes con enfermedad ganglionar.

Opciones de tratamiento estándar para el carcinoma de células de Merkel en estadio III

Las opciones de tratamiento para el CCM en estadio III son las siguientes:

  1. Escisión local con margen negativo, con intención de mantener la función.
  2. Procedimiento en el ganglio centinela seguido, posiblemente, de una cirugía ganglionar regional más definitiva si se encuentra compromiso ganglionar.
  3. Radiación ganglionar local y regional, especialmente si hay inquietud sobre cuán adecuado es el margen de escisión del tumor primario o el riesgo de recidiva locorregional después de la cirugía ganglionar (por ejemplo, ganglios primarios múltiples, diseminación extracapsular, invasión linfovascular y evidencia de metástasis en tránsito).

Opciones de tratamiento en evaluación clínica del carcinoma de células de Merkel en estadio III

La opción de tratamiento en evaluación clínica para el CCM en estadio III es la siguiente:

  • Se puede administrar quimioterapia sistémica a los pacientes que se piensa tienen el riesgo más alto de recidiva porque los datos disponibles no han mostrado ventaja clínica en cuanto a la supervivencia. Se alienta la participación en ensayos clínicos.

Ensayos clínicos en curso

Realizar una búsqueda avanzada en inglés de los ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que ahora aceptan pacientes. La búsqueda se puede simplificar por ubicación del ensayo, tipo de tratamiento, nombre del fármaco y otros criterios. También se dispone de información general sobre los ensayos clínicos.

Tratamiento del carcinoma de células de Merkel en estadio IV

El carcinoma de células de Merkel (CCM) en estadio IV incluye a los pacientes con metástasis a distancia.

Se puede considerar la quimioterapia sistémica como opción en los pacientes con enfermedad en estadio IV que tienen un buen estado funcional. Aunque se observaron respuestas ante diversos regímenes, se carece de datos probatorios en cuanto a los resultados de la quimioterapia sobre el control permanente de la enfermedad o la supervivencia a largo plazo.

Para los pacientes en estadio IV en quienes no se considera que la quimioterapia sea una opción apropiada, se puede tomar en cuenta la cirugía o la radioterapia para la paliación local o regional.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados unidos aprobó el avelumab, un anticuerpo que se une al ligando de la proteína de muerte programada 1, para el tratamiento del CCM metastásico. Otros regímenes de inmunoterapia para el CCM están en evaluación clínica. El éxito de las inmunoterapias representa un hito para el tratamiento del CCM en estadio avanzado. Sin embargo, no todos los pacientes responden a las inmunoterapias. Además, los pacientes que necesitan inmunodepresión en el entorno de trasplantes de órganos sólidos o aquellos con enfermedades autoinmunitarias es posible que no sean aptos para recibir inmunoterapia.

Opciones de tratamiento estándar para el carcinoma de células de Merkel en estadio IV

La opción de tratamiento para el CCM en estadio IV es la siguiente:

  • Paliación con quimioterapia, cirugía o radioterapia según lo que resulte apropiado desde el punto de vista clínico.

Opciones de tratamiento en evaluación clínica para el carcinoma de células de Merkel en estadio IV

La opción de tratamiento en evaluación clínica para el CCM en estadio IV es la siguiente:

  • Se alienta enfáticamente la participación en ensayos clínicos.

Ensayos clínicos en curso

Realizar una búsqueda avanzada en inglés de los ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que ahora aceptan pacientes. La búsqueda se puede simplificar por ubicación del ensayo, tipo de tratamiento, nombre del fármaco y otros criterios. También se dispone de información general sobre los ensayos clínicos.

Tratamiento del carcinoma de células de Merkel recidivante

El carcinoma de células Merkel es un tumor poco frecuente. No hay ensayos clínicos exclusivos para pacientes con enfermedad recidivante. Las recomendaciones y los resultados de los diversos tratamientos para estos pacientes se incluyen en muchas series de casos numerosas [1-3][Grado de comprobación: 3iiiDiii] y en un ensayo clínico de fase II.[4][Grado de comprobación: 3iiiA] Habitualmente, los tratamientos se individualizan según la preferencia del paciente y los elementos específicos de cada caso; no hay opciones estándar. Se debe considerar la participación en ensayos clínicos.

Recidiva local

Las opciones de tratamiento para los pacientes con recidiva local incluyen cirugía local más amplia si fuera posible, seguida de radiación si no se administró antes.

Asimismo, se puede considerar la disección de ganglios linfáticos regionales (DGLR) si los ganglios regionales de drenaje no se extirparon antes.

Debido a la precariedad del pronóstico después de la recidiva, también se puede considerar la quimioterapia sistémica, aunque no hay datos probatorios de que esta mejore la supervivencia.

Recidiva ganglionar

Las opciones del tratamiento para los pacientes con recidiva ganglionar regional sola incluyen la DGLR y la radioterapia adyuvante si los ganglios regionales de drenaje no se trataron antes. Debido a la precariedad del pronóstico después de la recidiva, también se puede considerar la quimioterapia sistémica, aunque no hay datos probatorios de que esta mejore la supervivencia.

Recidiva a distancia

Para los pacientes con recidiva a distancia sola, la quimioterapia es una opción si tienen buen estado funcional.[1-6][Grado de comprobación: 3iiiDiii] Aunque se tienen informes de determinados pacientes con enfermedad localmente avanzada y metastásica que respondieron a la quimioterapia, la toxicidad fue significativa y sin una clara ventaja, en particular para los pacientes de más edad. Cuando sea apropiado, se puede ofrecer radioterapia o cirugía paliativas en los sitios de la recidiva; en particular, si la quimioterapia no se considera una opción.

Ensayos clínicos en curso

Realizar una búsqueda avanzada en inglés de los ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que ahora aceptan pacientes. La búsqueda se puede simplificar por ubicación del ensayo, tipo de tratamiento, nombre del fármaco y otros criterios. También se dispone de información general sobre los ensayos clínicos.

Bibliografía
  1. Goessling W, McKee PH, Mayer RJ: Merkel cell carcinoma. J Clin Oncol 20 (2): 588-98, 2002. [PUBMED Abstract]
  2. Henness S, Vereecken P: Management of Merkel tumours: an evidence-based review. Curr Opin Oncol 20 (3): 280-6, 2008. [PUBMED Abstract]
  3. Voog E, Biron P, Martin JP, et al.: Chemotherapy for patients with locally advanced or metastatic Merkel cell carcinoma. Cancer 85 (12): 2589-95, 1999. [PUBMED Abstract]
  4. Poulsen M, Rischin D, Walpole E, et al.: High-risk Merkel cell carcinoma of the skin treated with synchronous carboplatin/etoposide and radiation: a Trans-Tasman Radiation Oncology Group Study--TROG 96:07. J Clin Oncol 21 (23): 4371-6, 2003. [PUBMED Abstract]
  5. Eng TY, Boersma MG, Fuller CD, et al.: A comprehensive review of the treatment of Merkel cell carcinoma. Am J Clin Oncol 30 (6): 624-36, 2007. [PUBMED Abstract]
  6. Tai PT, Yu E, Winquist E, et al.: Chemotherapy in neuroendocrine/Merkel cell carcinoma of the skin: case series and review of 204 cases. J Clin Oncol 18 (12): 2493-9, 2000. [PUBMED Abstract]

Modificaciones a este sumario (09/12/2018)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan a medida que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Información general sobre el carcinoma de células de Merkel

Se añadió texto para indicar que el carcinoma de células de Merkel (CCM) es la segunda causa más común de muerte por cáncer de piel después del melanoma (se citó a Agelli et al. y a Harms como referencias 3 y 4, respectivamente).

Se añadió texto para indicar que, históricamente, las opciones de tratamiento para los pacientes con enfermedad en estadio avanzado han sido limitadas; no obstante, los nuevos abordajes de inmunoterapia se relacionan con respuestas duraderas (se citó a Cassler et al. como referencia 12).

Se añadió texto sobre la incidencia del CCM en los Estados Unidos y los posibles factores relacionados con su aumento (se citó a Paulson et al. como referencia 20). También se agregó texto sobre la incidencia más alta en poblaciones con inmunodepresión (se citó a Ma et al. como referencia 21).

Se añadió texto sobre los factores pronósticos importantes del CCM (se citó a Harms et al., a Iyer et al., a Schwartz et al. y a Ko et al. como referencias 59, 60, 61 y 62, respectivamente).

Información sobre los estadios del carcinoma de células de Merkel

Se introdujeron cambios editoriales en esta sección.

Aspectos generales de las opciones de tratamiento

Se añadió una subsección nueva sobre Inmunoterapia.

Tratamiento del carcinoma de células de Merkel en estadios I y II

Se añadió texto para indicar que la escisión con márgenes de 1 a 2 cm y la radioterapia son los pilares del tratamiento de los tumores primarios de CCM. A menudo, se recomienda la radioterapia adyuvante dirigida al sitio del tumor primario; sin embargo, se puede evitar la morbilidad de la radiación y mantener bajas las tasas de recidiva local (se citó a Frohm et al. como referencia 1).

Se añadió texto para indicar que, debido al riesgo de enfermedad ganglionar oculta, se recomienda la biopsia del ganglio linfático centinela (GLS) para pacientes sin enfermedad metastásica detectable en forma clínica (se citó a Cassler et al. como referencia 2). También se agregó que, en la actualidad, un depósito metastásico de cualquier tamaño se considera positivo para la estadificación de los ganglios linfáticos (N) regionales; en consecuencia, se utilizan pruebas inmunohistoquímicas de forma rutinaria para mejorar la detección de micrometástasis en el GLC (se citó a Harms as como referencia 3 y a Su et al. como referencia 4).

Tratamiento del carcinoma de células de Merkel en estadio IV

Se añadió texto para indicar que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos aprobó el avelumab, un anticuerpo que se une al ligando de la proteína de muerte programada 1, para el tratamiento del CCM metastásico, mientras que otros regímenes de inmunoterapia para el CCM están en evaluación clínica. También se agregó que el éxito de las inmunoterapias representa un hito para el tratamiento del CCM en estadio avanzado; sin embargo, no todos los pacientes responden a las inmunoterapias. Además, los pacientes que necesitan inmunodepresión en el entorno de trasplantes de órganos sólidos o aquellos con enfermedades autoinmunitarias es posible que no sean aptos para recibir inmunoterapia.

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo editorial del PDQ sobre el tratamiento para adultos, que es editorialmente independiente del NCI. El sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ, consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de información de cáncer - PDQ®.

Información sobre este sumario del PDQ

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud proporciona información integral revisada por expertos y con fundamento en datos probatorios sobre el tratamiento del carcinoma de células de Merkel. El propósito es servir como fuente de información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No ofrece pautas ni recomendaciones formales para tomar decisiones relacionadas con la atención sanitaria.

Revisores y actualizaciones

El Consejo editorial del PDQ sobre el tratamiento para adultos, cuya función editorial es independiente del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), revisa con regularidad este sumario y, en caso necesario, lo actualiza. Este sumario refleja una revisión bibliográfica independiente y no constituye una declaración de la política del Instituto Nacional del Cáncer ni de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

Cada mes, los miembros de este Consejo examinan artículos publicados recientemente para determinar si se deben:

  • tratar en una reunión,
  • citar textualmente, o
  • sustituir o actualizar, si ya se citaron con anterioridad.

Los cambios en los sumarios se deciden mediante consenso, una vez que los integrantes del Consejo evalúan la solidez de los datos probatorios en los artículos publicados y determinan la forma en que se incorporarán al sumario.

El revisor principal del sumario sobre Tratamiento del carcinoma de células de Merkel es:

  • Russell S. Berman, MD (New York University School of Medicine)

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar mediante el formulario de comunicación en Cancer.gov/espanol del NCI. No comunicarse con los miembros del Consejo para enviar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros del Consejo no responderán a preguntas del público.

Grados de comprobación científica

En algunas referencias bibliográficas de este sumario se indica el grado de comprobación científica. El propósito de estas designaciones es ayudar al lector a evaluar la solidez de los datos probatorios que sustentan el uso de ciertas intervenciones o enfoques. El Consejo editorial del PDQ sobre el tratamiento para adultos emplea un sistema de jerarquización formal para establecer las designaciones del grado de comprobación científica.

Permisos para el uso de este sumario

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, en breve, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® sobre el tratamiento para adultos. PDQ Tratamiento del carcinoma de células de Merkel. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/piel/pro/tratamiento-celulas-de-merkel-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 2000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

Según la solidez de los datos probatorios, las opciones de tratamiento se clasifican como “estándar” o “en evaluación clínica”. Estas clasificaciones no deben fundamentar ninguna decisión sobre reintegros de seguros. Para obtener más información sobre cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

Para obtener más información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en ¿En qué podemos ayudarle?. También se puede enviar un mensaje de correo electrónico mediante este formulario.

  • Actualización: 12 de septiembre de 2018

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Tratamiento del carcinoma de células de Merkel (PDQ®)–Versión para profesionales de salud publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.