Pasar al contenido principal
Un sitio oficial del Gobierno de Estados Unidos
English

Carcinoma renal papilar hereditario (PDQ®)–Versión para profesionales de salud

Introducción

El carcinoma renal papilar hereditario (HPRC) o carcinoma papilar de células renales es un síndrome de herencia autosómica dominante que predispone a la persona al carcinoma renal papilar de tipo 1 bilateral y multifocal.[1]

El riesgo más alto de HPRC se presenta en personas que tienen un familiar biológico con carcinoma renal papilar de tipo 1 multifocal bilateral o una variante patogénica, conocida de activación del dominio de tirosina–cinasa, en el protooncogén MET.[2,3]

No se han notificado factores de riesgo ambientales específicos que causen el carcinoma renal papilar de tipo 1 hereditario o esporádico.

Bibliografía
  1. Zbar B, Tory K, Merino M, et al.: Hereditary papillary renal cell carcinoma. J Urol 151 (3): 561-6, 1994. [PUBMED Abstract]
  2. Schmidt L, Duh FM, Chen F, et al.: Germline and somatic mutations in the tyrosine kinase domain of the MET proto-oncogene in papillary renal carcinomas. Nat Genet 16 (1): 68-73, 1997. [PUBMED Abstract]
  3. Zbar B, Glenn G, Lubensky I, et al.: Hereditary papillary renal cell carcinoma: clinical studies in 10 families. J Urol 153 (3 Pt 2): 907-12, 1995. [PUBMED Abstract]

Características genéticas

Gen MET

El gen MET está ubicado en el cromosoma 7q31.2 y codifica una proteína de 1390 aminoácidos.[1] El receptor MET funcional es un heterodímero formado por una cadena α (50 kDa) y una cadena β (145 kDa). La proteína precursora monocatenaria primaria sufre una escisión postraduccional que da origen a las subunidades α y β,[2] que se unen mediante un enlace disulfuro para conformar el receptor maduro. Se han identificado 2 transcritos variantes derivados de este gen que codifican diferentes isoformas.

La subunidad β de MET tiene actividad de tirosina–cinasa y se determinó que corresponde al receptor de superficie celular del factor de crecimiento de hepatocitos (HGF).[3] MET transduce señales desde la matriz extracelular al citoplasma al unirse con el ligando HGF; además regula la proliferación celular, la diseminación, la morfogénesis y la supervivencia.[4] La unión con el ligando en la superficie celular induce la autofosforilación del dominio intracelular de MET, lo que produce sitios de acoplamiento para las moléculas de señalización que se ubican detrás en la secuencia. Después de la activación por su ligando, MET interactúa con la subunidad PI3KR1 de PI3K, PLCG1, SRC, GRB2 o STAT3, o el adaptador GAB1. El reclutamiento a cargo de MET de estos efectores que se ubican detrás en la secuencia lleva a la activación de varias cascadas de señalización, como RAS-ERK, PI3K/AKT y PLC-gamma/PKC.[4] La activación de RAS-ERK se asocia con efectos morfogenéticos, mientras que PI3K/AKT coordina actividades de supervivencia celular.[4]

Prevalencia y efecto fundador

Se identificó una variante patogénica nueva en el exón 16 del gen MET en 2 familias grandes de América del Norte con carcinoma renal papilar hereditario (HPRC). Los miembros afectados de ambas familias compartían el mismo haplotipo dentro del gen MET e inmediatamente después del gen, lo que indica un ancestro común (efecto fundador).[5] Sin embargo, también se ha notificado la existencia de familias con HPRC y variantes patogénica germinales de MET idénticas que no comparten un haplotipo ancestral común.[6]

Penetrancia de variantes patogénicas de MET

El HPRC es muy penetrante (casi el 100 %).[5-7]

Correlaciones entre genotipo y fenotipo

Todos los casos de HPRC se han manifestado con un carcinoma renal papilar y no se ha detectado ningún otro subtipo histológico.[5,6,8-10] No se han notificado manifestaciones extrarrenales asociadas con esta afección.

Bibliografía
  1. Park M, Dean M, Kaul K, et al.: Sequence of MET protooncogene cDNA has features characteristic of the tyrosine kinase family of growth-factor receptors. Proc Natl Acad Sci U S A 84 (18): 6379-83, 1987. [PUBMED Abstract]
  2. Komada M, Hatsuzawa K, Shibamoto S, et al.: Proteolytic processing of the hepatocyte growth factor/scatter factor receptor by furin. FEBS Lett 328 (1-2): 25-9, 1993. [PUBMED Abstract]
  3. Bottaro DP, Rubin JS, Faletto DL, et al.: Identification of the hepatocyte growth factor receptor as the c-met proto-oncogene product. Science 251 (4995): 802-4, 1991. [PUBMED Abstract]
  4. Gherardi E, Birchmeier W, Birchmeier C, et al.: Targeting MET in cancer: rationale and progress. Nat Rev Cancer 12 (2): 89-103, 2012. [PUBMED Abstract]
  5. Schmidt L, Junker K, Weirich G, et al.: Two North American families with hereditary papillary renal carcinoma and identical novel mutations in the MET proto-oncogene. Cancer Res 58 (8): 1719-22, 1998. [PUBMED Abstract]
  6. Schmidt LS, Nickerson ML, Angeloni D, et al.: Early onset hereditary papillary renal carcinoma: germline missense mutations in the tyrosine kinase domain of the met proto-oncogene. J Urol 172 (4 Pt 1): 1256-61, 2004. [PUBMED Abstract]
  7. Shuch B, Vourganti S, Ricketts CJ, et al.: Defining early-onset kidney cancer: implications for germline and somatic mutation testing and clinical management. J Clin Oncol 32 (5): 431-7, 2014. [PUBMED Abstract]
  8. Zbar B, Glenn G, Lubensky I, et al.: Hereditary papillary renal cell carcinoma: clinical studies in 10 families. J Urol 153 (3 Pt 2): 907-12, 1995. [PUBMED Abstract]
  9. Zbar B, Tory K, Merino M, et al.: Hereditary papillary renal cell carcinoma. J Urol 151 (3): 561-6, 1994. [PUBMED Abstract]
  10. Schmidt L, Duh FM, Chen F, et al.: Germline and somatic mutations in the tyrosine kinase domain of the MET proto-oncogene in papillary renal carcinomas. Nat Genet 16 (1): 68-73, 1997. [PUBMED Abstract]

Aspectos de la biología molecular

Hasta el momento, todas las variantes patogénicas germinales de MET notificadas en el carcinoma renal papilar hereditario (HPRC) son variantes de cambio de sentido en el dominio de tirosina–cinasa, lo que conduce a la activación constitutiva de la cinasa MET y al desarrollo del carcinoma renal papilar.[1-3]

Los tumores renales de los pacientes afectados por HPRC a menudo exhiben polisomía del cromosoma 7 en el análisis citogenético.[4] La polisomía 7 en el tejido del tumor renal del HPRC surge por la duplicación no aleatoria del cromosoma que contiene el alelo natural.[5] Del 15 % al 20 % de los carcinomas renales papilares esporádicos (se designa como carcinoma de células renales papilar de tipo 1) exhiben mutaciones de aminoácido somáticas en MET.[1,6,7]

Bibliografía
  1. Schmidt L, Junker K, Nakaigawa N, et al.: Novel mutations of the MET proto-oncogene in papillary renal carcinomas. Oncogene 18 (14): 2343-50, 1999. [PUBMED Abstract]
  2. Schmidt L, Duh FM, Chen F, et al.: Germline and somatic mutations in the tyrosine kinase domain of the MET proto-oncogene in papillary renal carcinomas. Nat Genet 16 (1): 68-73, 1997. [PUBMED Abstract]
  3. Miller M, Ginalski K, Lesyng B, et al.: Structural basis of oncogenic activation caused by point mutations in the kinase domain of the MET proto-oncogene: modeling studies. Proteins 44 (1): 32-43, 2001. [PUBMED Abstract]
  4. Park M, Dean M, Kaul K, et al.: Sequence of MET protooncogene cDNA has features characteristic of the tyrosine kinase family of growth-factor receptors. Proc Natl Acad Sci U S A 84 (18): 6379-83, 1987. [PUBMED Abstract]
  5. Zhuang Z, Park WS, Pack S, et al.: Trisomy 7-harbouring non-random duplication of the mutant MET allele in hereditary papillary renal carcinomas. Nat Genet 20 (1): 66-9, 1998. [PUBMED Abstract]
  6. Linehan WM, Spellman PT, Ricketts CJ, et al.: Comprehensive Molecular Characterization of Papillary Renal-Cell Carcinoma. N Engl J Med 374 (2): 135-45, 2016. [PUBMED Abstract]
  7. Pal SK, Ali SM, Yakirevich E, et al.: Characterization of Clinical Cases of Advanced Papillary Renal Cell Carcinoma via Comprehensive Genomic Profiling. Eur Urol 73 (1): 71-78, 2018. [PUBMED Abstract]

Manifestaciones clínicas

Cáncer de riñón

La única manifestación reconocida del carcinoma renal papilar hereditario (HPRC) es el cáncer de riñón. La media de edad al inicio es de 42 años y la mediana de edad de inicio es de 41 años.[1] La edad de comienzo varía mucho entre familias (intervalo, 19–66 años), quizás debido a genotipos específicos.[2] A diferencia de los tumores esporádicos, que son más frecuentes en hombres, el carcinoma renal asociado al HPRC afecta a pacientes de ambos sexos. Los tumores renales del HPRC a menudo son bilaterales y multifocales.[3,4] Al contrario de muchos otros síndromes de carcinomas renales, los quistes renales son menos comunes en el HPRC.[3,4] Sin embargo, el cuadro clínico inicial del HPRC es parecido a otras formas de cáncer renal, en el sentido de que a veces se encuentran tumores pequeños de manera fortuita, mientras que las lesiones grandes producen la tríada clásica de dolor en fosa renal, hematuria y masa abdominal. Cuando los tumores renales del HPRC son grandes, a veces metastatizan, con frecuencia a los pulmones.[5]

Bibliografía
  1. Shuch B, Vourganti S, Ricketts CJ, et al.: Defining early-onset kidney cancer: implications for germline and somatic mutation testing and clinical management. J Clin Oncol 32 (5): 431-7, 2014. [PUBMED Abstract]
  2. Schmidt LS, Nickerson ML, Angeloni D, et al.: Early onset hereditary papillary renal carcinoma: germline missense mutations in the tyrosine kinase domain of the met proto-oncogene. J Urol 172 (4 Pt 1): 1256-61, 2004. [PUBMED Abstract]
  3. Zbar B, Glenn G, Lubensky I, et al.: Hereditary papillary renal cell carcinoma: clinical studies in 10 families. J Urol 153 (3 Pt 2): 907-12, 1995. [PUBMED Abstract]
  4. Zbar B, Tory K, Merino M, et al.: Hereditary papillary renal cell carcinoma. J Urol 151 (3): 561-6, 1994. [PUBMED Abstract]
  5. Lubensky IA, Schmidt L, Zhuang Z, et al.: Hereditary and sporadic papillary renal carcinomas with c-met mutations share a distinct morphological phenotype. Am J Pathol 155 (2): 517-26, 1999. [PUBMED Abstract]

Características histopatológicas

Los carcinomas de células renales (RCC) papilares a menudo tienen características morfológicas heterogéneas y el tipo 1 formaba una categoría única dentro de la familia de RCC papilares; sin embargo, en las recientes actualizaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre las características patológicas se ha eliminado dicha designación. Todos los carcinomas renales papilares hereditarios (HPRC) comparten la morfología papilar de tipo 1, que se define por células basofílicas pequeñas con citoplasma pálido, núcleos ovalados pequeños y nucléolos poco visibles, organizadas en capas individuales en estructuras papilares y tubulares.[1,2] El fenotipo del HPRC solo se observa en personas con este tipo de características histopatológicas compatibles con el carcinoma renal papilar de tipo 1. A menudo se encuentran lesiones microscópicas incipientes, como adenomas y lesiones papilares, en el parénquima renal adyacente. Se calcula que los pacientes con HPRC llegan a presentar hasta 3400 tumores renales o lesiones incipientes en cada riñón.[3] Estos hallazgos patológicos deben hacer sospechar la presencia de una variante germinal del gen MET.[4,5] Los tipos hereditarios y esporádicos del carcinoma renal papilar de tipo 1 que tienen variantes patogénicas del gen MET exhiben similares fenotipos morfológicos papilares de tipo 1 característicos, que abarcan la presencia de macrófagos y cuerpos de psamoma.[6] En el HPRC, los tumores papilares a menudo se describen como bien diferenciados o de grado bajo; sin embargo, también se han encontrado tumores de grado alto en pacientes con HPRC.[7]

Bibliografía
  1. Delahunt B, Eble JN: Papillary renal cell carcinoma: a clinicopathologic and immunohistochemical study of 105 tumors. Mod Pathol 10 (6): 537-44, 1997. [PUBMED Abstract]
  2. Störkel S, Eble JN, Adlakha K, et al.: Classification of renal cell carcinoma: Workgroup No. 1. Union Internationale Contre le Cancer (UICC) and the American Joint Committee on Cancer (AJCC). Cancer 80 (5): 987-9, 1997. [PUBMED Abstract]
  3. Ornstein DK, Lubensky IA, Venzon D, et al.: Prevalence of microscopic tumors in normal appearing renal parenchyma of patients with hereditary papillary renal cancer. J Urol 163 (2): 431-3, 2000. [PUBMED Abstract]
  4. Schmidt L, Junker K, Weirich G, et al.: Two North American families with hereditary papillary renal carcinoma and identical novel mutations in the MET proto-oncogene. Cancer Res 58 (8): 1719-22, 1998. [PUBMED Abstract]
  5. Schmidt LS, Nickerson ML, Angeloni D, et al.: Early onset hereditary papillary renal carcinoma: germline missense mutations in the tyrosine kinase domain of the met proto-oncogene. J Urol 172 (4 Pt 1): 1256-61, 2004. [PUBMED Abstract]
  6. Lubensky IA, Schmidt L, Zhuang Z, et al.: Hereditary and sporadic papillary renal carcinomas with c-met mutations share a distinct morphological phenotype. Am J Pathol 155 (2): 517-26, 1999. [PUBMED Abstract]
  7. Choyke PL, Glenn GM, Walther MM, et al.: Hereditary renal cancers. Radiology 226 (1): 33-46, 2003. [PUBMED Abstract]

Atención médica

Vigilancia

Es importante que los pacientes con carcinoma renal papilar hereditario (HPRC) confirmado se sometan a vigilancia periódica. Los carcinomas renal papilares, en especial, los carcinoma renales papilares de tipo 1, exhiben características específicas en las imágenes que difieren de los carcinomas renales de células claras. Los tumores renales papilares de tipo 1 por lo general son hipovasculares y se realzan solo entre 10 y 30 unidades Hounsfield después de la administración intravenosa de material de contraste. Los tumores renales papilares se pueden confundir con quistes renales, a menos que se evalúen mediante mediciones cuidadosas de la atenuación, antes y después del realce con contraste. La ecografía a veces es especialmente engañosa si no se acompaña de otras pruebas con imágenes, porque los tumores renales pequeños del HPRC a menudo son isoecoicos y es posible que se pasen por alto en exámenes repetidos.[1]

Si el funcionamiento renal es normal y el paciente no es alérgico al contraste, se considera que las imágenes transversales con tomografía computarizada (TC) o imágenes por resonancia magnética (IRM) son los mejores métodos para identificar estos tumores renales hipovasculares. A menudo, la ecografía renal es inadecuada para la detección de tumores papilares incluso cuando el tumor se ve con claridad en la TC o la IRM.[2] En ocasiones, la ecografía complementa las imágenes transversales porque contribuye a identificar las estructuras quísticas.[3]

Por lo general, se recomienda que se obtengan imágenes renales de manera periódica durante toda la vida de las personas en riesgo, incluso cuando no se observen tumores renales. Por lo tanto, lo habitual es recomendar las IRM con el fin de reducir la dosis de radiación de por vida. Un abordaje que se ha usado es obtener imágenes transversales de referencia en la primera evaluación. Si no se observan tumores renales, entonces se obtienen imágenes de manera regular. Si se encuentra un tumor renal que mide menos de 3 cm, se repiten las imágenes en el transcurso del primer año y se evalúa la tasa de crecimiento del tumor.[4] La frecuencia de las imágenes se adapta con el fin de evitar que los tumores más grandes superen los 3 cm, según las características de crecimiento del tumor y el tamaño tumoral en el momento de la evaluación.

Por lo general, los pacientes con tumores renales relacionados con la HPRC son aptos para someterse a vigilancia radiológica de manera periódica hasta que uno o más de los tumores alcancen un tamaño de 3 cm. En ese momento, se recomienda la intervención quirúrgica. Para obtener más información, consultar la sección Tratamiento.

Pruebas genéticas

Hay pruebas genéticas para el HPRC en laboratorios certificados de acuerdo con las Enmiendas para el Mejoramiento de Laboratorios Clínicos (CLIA). Se elige un profesional de la salud (por lo general, un médico, genetista o asesor genético) que actúa como intermediario entre el paciente y el laboratorio. Se lleva a cabo el asesoramiento genético y se obtiene el consentimiento informado correspondiente. El asesor genético se comunica con el laboratorio y coordina las pruebas genéticas.

Es posible que se recomiende obtener pruebas genéticas para el HPRC si una persona tiene una o más de las siguientes características:

  • Historia familiar compatible con HPRC.
  • Un familiar biológico que obtiene un resultado positivo para una variante patogénicas en el dominio de tirosina–cinasa de MET.
  • Antecedentes personales de más de un carcinoma renal papilar de tipo 1, un carcinoma renal papilar de tipo 1 con lesiones incipientes en el parénquima circundante, o un carcinoma renal papilar de tipo 1 antes de los 45 años.

En un informe se indicó que quizás sea beneficioso ampliar las pruebas de detección de HPRC más allá de los casos familiares.[5] En una serie de 158 pacientes de Francia, el 5 % de los casos de carcinoma de células renales papilar no familiar presentaba una variante patogénica de MET en la línea germinal.

Pruebas genéticas de MET

La secuenciación bidireccional del DNA del gen MET mediante la amplificación genómica del DNA se hace para identificar variantes de la secuencia en los exones codificantes de MET. Las variantes patogénica de MET asociadas al HPRC que se han identificado hasta el momento se ubican en los 4 exones que comprenden el dominio de tirosina–cinasa. Por lo tanto, el análisis inicial de estos 4 exones quizás permita identificar la mayoría de las variantes de secuencia, de manera que se reduce el costo y el tiempo necesario para analizar el gen completo de 21 exones.[6-8] Algunos de los laboratorios de pruebas genéticas aprobados según las CLIA ahora ofrecen pruebas de genes múltiples con métodos de secuenciación masiva en paralelo que permiten examinar el gen MET completo.

Las pruebas genéticas permiten obtener un diagnóstico definitivo temprano del síndrome de HPRC, de manera que las personas en riesgo pueden recibir la orientación y vigilancia de los fenotipos asociados con el síndrome.

Las personas con variantes de significado incierto (VSI) en el dominio de tirosina–cinasa de MET merecen una consideración especial. En un reciente estudio de genotipo-fenotipo se demostró que 3 VSI en MET presentaban señalización oncogénica de MET en modelos preclínicos, lo que indica patogenicidad.[5] Es posible que las familias con carcinoma de células renales papilar y estas VSI en MET se beneficien del análisis de estos hallazgos y sus implicaciones.

Tratamiento

Una vez que los tumores renales del HPRC alcanzan los 3 cm de tamaño, por lo general se recomienda una nefrectomía parcial con conservación de nefronas para minimizar el riesgo de metástasis. No hay opciones curativas disponibles para los pacientes con una diseminación extrarrenal irresecable de la enfermedad. Sin embargo, ha surgido interés marcado en desarrollar un tratamiento sistémico dirigido a MET para los pacientes con HPRC. El foretinib, un inhibidor dual de cinasas MET/VEGFR2 que además tiene actividad contra otras tirosina–cinasas, se evaluó en un ensayo multicéntrico de fase II en pacientes con carcinoma renal papilar metastásico o carcinoma renal papilar multifocal bilateral. La tasa de respuesta general en pacientes con carcinoma renal papilar fue del 13,5 %.[9] No obstante, los pacientes con variantes patogénicas germinales de MET fueron especialmente sensibles a este fármaco, 5 de 10 pacientes exhibieron una respuesta parcial, de acuerdo con los criterios Response Evaluation Criteria In Solid Tumors (RECIST). En pacientes sin variantes patogénicas germinales de MET, solo 5 de 57 presentaron una respuesta parcial al foretinib. El cabozantinib se aprobó para el tratamiento del cáncer renal metastásico en 2016.[10] En un ensayo aleatorizado de fase II del Southwest Oncology Group (SWOG), los pacientes con carcinoma de células renales papilar metastásico obtuvieron mejores resultados con el cabozantinib, en comparación con el sunitinib en el ensayo S1500. Las investigaciones en curso evaluarán el papel de la activación de MET en la respuesta al tratamiento del carcinoma de células renales.[11]

Bibliografía
  1. Choyke PL, Glenn GM, Walther MM, et al.: Hereditary renal cancers. Radiology 226 (1): 33-46, 2003. [PUBMED Abstract]
  2. Vikram R, Ng CS, Tamboli P, et al.: Papillary renal cell carcinoma: radiologic-pathologic correlation and spectrum of disease. Radiographics 29 (3): 741-54; discussion 755-7, 2009 May-Jun. [PUBMED Abstract]
  3. Choyke PL, Walther MM, Glenn GM, et al.: Imaging features of hereditary papillary renal cancers. J Comput Assist Tomogr 21 (5): 737-41, 1997 Sep-Oct. [PUBMED Abstract]
  4. Walther MM, Choyke PL, Glenn G, et al.: Renal cancer in families with hereditary renal cancer: prospective analysis of a tumor size threshold for renal parenchymal sparing surgery. J Urol 161 (5): 1475-9, 1999. [PUBMED Abstract]
  5. Sebai M, Tulasne D, Caputo SM, et al.: Novel germline MET pathogenic variants in French patients with papillary renal cell carcinomas type I. Hum Mutat 43 (3): 316-327, 2022. [PUBMED Abstract]
  6. Park M, Dean M, Kaul K, et al.: Sequence of MET protooncogene cDNA has features characteristic of the tyrosine kinase family of growth-factor receptors. Proc Natl Acad Sci U S A 84 (18): 6379-83, 1987. [PUBMED Abstract]
  7. Schmidt L, Duh FM, Chen F, et al.: Germline and somatic mutations in the tyrosine kinase domain of the MET proto-oncogene in papillary renal carcinomas. Nat Genet 16 (1): 68-73, 1997. [PUBMED Abstract]
  8. Duh FM, Scherer SW, Tsui LC, et al.: Gene structure of the human MET proto-oncogene. Oncogene 15 (13): 1583-6, 1997. [PUBMED Abstract]
  9. Choueiri TK, Vaishampayan U, Rosenberg JE, et al.: Phase II and biomarker study of the dual MET/VEGFR2 inhibitor foretinib in patients with papillary renal cell carcinoma. J Clin Oncol 31 (2): 181-6, 2013. [PUBMED Abstract]
  10. Choueiri TK, Escudier B, Powles T, et al.: Cabozantinib versus Everolimus in Advanced Renal-Cell Carcinoma. N Engl J Med 373 (19): 1814-23, 2015. [PUBMED Abstract]
  11. Pal SK, Tangen C, Thompson IM, et al.: A comparison of sunitinib with cabozantinib, crizotinib, and savolitinib for treatment of advanced papillary renal cell carcinoma: a randomised, open-label, phase 2 trial. Lancet 397 (10275): 695-703, 2021. [PUBMED Abstract]

Pronóstico

Los carcinomas renales de tipo 1 relacionados con el síndrome del carcinoma renal papilar hereditario, en especial, los tumores pequeños confinados a los riñones, tienden a ser de crecimiento lento. Por consiguiente, los pacientes consultan a una edad más avanzada o mueren por otras causas no relacionadas con el síndrome, antes del diagnóstico de un tumor renal.[1] Se anticipa que el desenlace de la enfermedad mejore gracias a la vigilancia y los exámenes de detección en personas presintomáticas en riesgo de HPRC, además de la atención oncológica especializada (personalizada de acuerdo con las características biológicas del cáncer renal asociado al síndrome).[2]

Bibliografía
  1. Choyke PL, Glenn GM, Walther MM, et al.: Hereditary renal cancers. Radiology 226 (1): 33-46, 2003. [PUBMED Abstract]
  2. Kiuru M, Kujala M, Aittomäki K: Inherited forms of renal cell carcinoma. Scand J Surg 93 (2): 103-11, 2004. [PUBMED Abstract]

Indicaciones futuras

El desarrollo de pruebas sanguíneas de detección temprana y de un tratamiento sistémico eficaz para la prevención y el tratamiento de la enfermedad evidente quizás proporcione opciones novedosas para las personas afectadas por un carcinoma renal papilar hereditario (HPRC). Debido a que la penetrancia de los tumores en el HPRC es de casi el 100 %, esta población de pacientes quizás constituya una oportunidad interesante para estudiar la quimioprevención mediante estrategias dirigidas a MET. En la actualidad, no hay opciones de tratamiento sistémico aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) que se dirijan de manera específica a cubrir las necesidades de los pacientes con carcinoma renal metastásico vinculado con el HPRC. A partir de los pocos datos disponibles del estudio de foretinib,[1] es posible considerar el uso del cabozantinib (un inhibidor de tirosina–cinasas multidirigido con actividad contra MET, que la FDA autorizó para pacientes con carcinoma renal metastásico que progresó durante el tratamiento con terapia dirigida a VEGFR). Es posible que los inhibidores de MET más nuevos con un perfil dirigido más selectivo también exhiban actividad clínica, y al mismo tiempo menos efectos secundarios colaterales, en pacientes con carcinoma renal relacionado con el HPRC. Estos tipos de fármacos están en evaluación (NCT02019693). Se deben investigar más los mecanismos de resistencia a la inhibición de MET, debido a que es frecuente que las terapias dirigidas activen vías de señalización redundantes.

Bibliografía
  1. Choueiri TK, Vaishampayan U, Rosenberg JE, et al.: Phase II and biomarker study of the dual MET/VEGFR2 inhibitor foretinib in patients with papillary renal cell carcinoma. J Clin Oncol 31 (2): 181-6, 2013. [PUBMED Abstract]

Actualizaciones más recientes a este resumen (12/01/2023)

Los resúmenes del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan a medida que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este resumen a partir de la fecha arriba indicada.

Características genéticas

Se revisó el texto para indicar que todos los casos de carcinomas renales papilares hereditarios (HPRC) se han manifestado con un carcinoma renal papilar (RCC) y no se ha detectado ningún otro subtipo histológico.

Características histopatológicas

Se añadió texto para indicar que los carcinomas de células renales papilares a menudo tienen características morfológicas heterogéneas y el tipo 1 formaba una categoría única dentro de la familia de RCC papilares; sin embargo, en las recientes actualizaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre las características patológicas se ha eliminado dicha designación. Todos los HPRC comparten la morfología papilar del tipo 1.

Atención médica

Se añadió texto para indicar que, en un informe, se indicó que quizás sea beneficioso ampliar las pruebas de detección de HPRC más allá de los casos familiares (se citó a Sebai et al. como referencia 5). También se añadió texto para indicar que en una serie de 158 pacientes de Francia, el 5 % de los casos de carcinoma de células renales papilar no familiar presentaba una variante patogénica de MET en la línea germinal.

Se añadió texto para indicar que las personas con variantes de significado incierto (VSI) en el dominio de tirosina–cinasa de MET merecen una consideración especial. En un reciente estudio de genotipo-fenotipo se demostró que 3 VSI en MET presentaban señalización oncogénica de MET en modelos preclínicos, lo que indica patogenicidad. Es posible que las familias con carcinoma de células renales papilar y estos VSI en MET se beneficien del análisis de estos hallazgos y sus implicaciones.

Se añadió texto para indicar que el cabozantinib se aprobó para el tratamiento del cáncer renal metastásico en 2016 (se citó a Choueiri et al. como referencia 10). También se añadió texto para indicar que, en un ensayo aleatorizado de fase II del Southwest Oncology Group (SWOG), los pacientes con carcinoma de células renales papilar metastásico obtuvieron mejores resultados con el cabozantinib, en comparación con el sunitinib en el ensayo S1500. Las investigaciones en curso evaluarán el papel de la activación de MET en la respuesta al tratamiento del carcinoma de células renales (se citó a Pal et al. como referencia 11).

El Consejo editorial del PDQ sobre la genética del cáncer es responsable de la redacción y actualización de este resumen y mantiene independencia editorial respecto del NCI. El resumen refleja una revisión independiente de la bibliografía médica y no representa las políticas del NCI ni de los NIH. Para obtener más información sobre las políticas relativas a los resúmenes y la función de los consejos editoriales del PDQ responsables de su actualización, consultar Información sobre este resumen del PDQ e Información del PDQ® sobre el cáncer dirigida a profesionales de la salud.

Información sobre este resumen del PDQ

Propósito de este resumen

Este resumen de información del PDQ sobre el cáncer dirigido a profesionales de la salud proporciona información integral revisada por expertos y basada en la evidencia sobre la genética del carcinoma renal papilar hereditario. El objetivo es servir como fuente de información y ayuda para los profesionales clínicos durante la atención de pacientes. No ofrece pautas ni recomendaciones formales para tomar decisiones relacionadas con la atención sanitaria.

Revisores y actualizaciones

El Consejo editorial del PDQ sobre la genética del cáncer, que mantiene independencia editorial respecto del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), revisa este resumen de manera periódica y, en caso necesario, lo actualiza. Este resumen es el resultado de una revisión bibliográfica independiente y no constituye una declaración de política del NCI ni de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

Cada mes, los integrantes de este consejo revisan los artículos publicados recientemente para determinar lo siguiente:

  • Si el artículo se debe analizar en una reunión del consejo.
  • Si conviene añadir texto acerca del artículo.
  • Si se debe reemplazar o actualizar un artículo que ya se citó.

Los cambios en los resúmenes se deciden mediante consenso de los integrantes del consejo después de evaluar la solidez de la evidencia de los artículos publicados y determinar la forma de incorporar el artículo en el resumen.

Los revisores principales del sumario sobre Carcinoma renal papilar hereditario son:

  • Alexandra Perez Lebensohn, MS, CGC (National Cancer Institute)
  • Brian Matthew Shuch, MD (UCLA Health)
  • Ramaprasad Srinivasan, MD, PhD (National Cancer Institute)

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este resumen se debe enviar al Servicio de Información de Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer. Por favor, no enviar preguntas o comentarios directamente a los integrantes del consejo, ya que no responderán consultas de manera individual.

Niveles de evidencia

Algunas de las referencias bibliográficas de este resumen se acompañan del nivel de evidencia. El propósito de esto es ayudar al lector a evaluar la solidez de la evidencia que respalda el uso de ciertas intervenciones o abordajes. El Consejo editorial del PDQ sobre la genética del cáncer emplea un sistema de jerarquización formal para asignar los niveles de evidencia científica.

Permisos para el uso de este resumen

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el uso del texto de los documentos del PDQ; sin embargo, no se podrá identificar como un resumen de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que el resumen se reproduzca en su totalidad y se actualice de manera periódica. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el resumen del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, de manera concisa, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del resumen]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este resumen del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® sobre la genética del cáncer. PDQ Carcinoma renal papilar hereditario. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/rinon/pro/genetica-del-carcinoma-de-celulas-renales/sindrome-de-hprc. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes en este resumen se reproducen con autorización del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los resúmenes del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este resumen o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 2000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos resúmenes no se debe utilizar para justificar decisiones sobre reembolsos de seguros. Para obtener más información sobre la cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer en Cancer.gov/espanol.

Comuníquese con el Instituto Nacional del Cáncer

Para obtener más información sobre las opciones para comunicarse con el NCI, incluso la dirección de correo electrónico, el número telefónico o el chat, consultar la página del Servicio de Información de Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer.

  • Actualización:

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Carcinoma renal papilar hereditario (PDQ®)–Versión para profesionales de salud publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”