In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Linfoma no Hodgkin en adultos: Tratamiento (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 6 de febrero de 2013

Información general sobre el linfoma no Hodgkin en adultos



El linfoma no Hodgkin en adultos es una afección por la que se forman células malignas (cancerosas) en el sistema linfático.

El sistema linfático es parte del sistema inmunitario y está compuesto por:

  • Linfa: líquido incoloro, acuoso que recorre el sistema linfático y transporta glóbulos blancos denominados linfocitos. Los linfocitos protegen el cuerpo contra infecciones y el crecimiento de tumores.
  • Vasos linfáticos: red de conductos delgados que recogen linfa de diferentes partes del cuerpo y la regresan al torrente sanguíneo.
  • Ganglios linfáticos: estructuras pequeñas con forma de frijol que filtran la linfa y almacenan los glóbulos blancos que ayudan a proteger contra infecciones y enfermedades. Los ganglios linfáticos se encuentran a lo largo de la red de vasos linfáticos que se encuentran en todo el cuerpo. Grupos de ganglios linfáticos se sitúan en la axila, la pelvis, el cuello, el abdomen y la ingle.
  • Bazo: órgano que fabrica linfocitos, filtra la sangre, almacena células y destruye glóbulos viejos. Está en el lado izquierdo del abdomen, cerca del estómago.
  • Timo: órgano en el cual crecen y se multiplican los linfocitos. El timo está ubicado en el pecho detrás del esternón.
  • Amígdalas: dos masas pequeñas de tejido linfático en la parte detrás de la garganta. Las amígdalas fabrican linfocitos.
  • Médula ósea: tejido blando, esponjoso en el centro de huesos grandes. La médula ósea fabrica glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas.
Ampliar
Sistema linfático; el dibujo muestra los vasos linfáticos y los órganos linfáticos, incluso los ganglios linfáticos, las amígdalas, el timo, el bazo y la médula ósea. Un recuadro muestra la estructura interior de un ganglio linfático y de los vasos linfáticos adjuntos, con flechas que indican cómo circula la linfa (un líquido claro) hacia adentro y afuera del ganglio linfático. Otro recuadro muestra una vista ampliada de la médula ósea con células sanguíneas.
Anatomía del sistema linfático; se muestran los vasos linfáticos y los órganos linfáticos, incluidos los ganglios linfáticos, las amígdalas, el timo, el bazo y la médula ósea. La linfa (un líquido claro) y los linfocitos se desplazan a través de los vasos linfáticos hasta los ganglios linfáticos, donde los linfocitos destruyen las sustancias que son dañinas. La linfa entra en la sangre a través de una vena grande cerca del corazón.

Dado que el tejido linfático se encuentra en todo el cuerpo, el linfoma no Hodgkin en adultos puede comenzar en prácticamente cualquier parte del cuerpo. El cáncer se puede diseminar al hígado y a muchos órganos y tejidos.

El linfoma no Hodgkin en mujeres embarazadas es la misma enfermedad que la de mujeres no embarazadas en edad de procrear. Sin embargo, el tratamiento es distinto para las mujeres embarazadas. Este sumario incluye información sobre el tratamiento del linfoma no Hodgkin durante el embarazo.

El linfoma no Hodgkin ocurre tanto en adultos como en niños. No obstante, el tratamiento para los niños es diferente del tratamiento para los adultos. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Tratamiento del Linfoma no Hodgkin infantil.)

Hay muchos tipos diferentes de linfoma.

Los linfomas se dividen en dos clases generales: linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodgkin. El presente sumario trata sobre el tratamiento del linfoma no Hodgkin en adultos. Para mayor información sobre otros tipos de linfomas, consultar los siguientes sumarios del PDQ:

macroglobulinemia de Waldenström es un tipo de linfoma no Hodgkin.

La macroglobulinemia de Waldenström comienza en un tipo de glóbulo blanco llamado linfocito B. Algunos linfocitos B se multiplican fuera de control y elaboran cantidades grandes de una proteína llamada anticuerpo monoclonal de inmunoglobulina M (IgM). Las concentraciones altas de IgM en la sangre hacen que esta se espese y produzca muchos de los síntomas de la macroglobulinemia de Waldenström, que también se llama linfoma linfoplasmacítico.

Consultar la lista del NCI de estudios o ensayos clínicos sobre cáncer para acceder a los ensayos clínicos que se realizan en los Estados Unidos y que actualmente aceptan pacientes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés Waldenström macroglobulinemia. Para encontrar resultados más específicos, se puede refinar la búsqueda usando otros criterios, como el lugar donde se realiza el ensayo, el tipo de tratamiento o el nombre del medicamento que se utiliza. Consulte con su médico sobre ensayos clínicos en los que pueda participar. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

La edad, el sexo y un sistema inmunitario debilitado pueden afectar el riesgo de linfoma no Hodgkin en la vida adulta.

Cualquier cosa que aumenta el riesgo de padecer de una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a padecer de cáncer; no tener un factor de riesgo, no significa que no se va a padecer de cáncer. Se debe consultar con el médico si se piensa que se tiene riesgo. Los factores de riesgo para el linfoma no Hodgkin en adultos incluyen los siguientes:

Entre los signos posibles del linfoma no Hodgkin en adultos se incluyen fiebre, sudores, fatiga y pérdida de peso.

Estos y otros síntomas pueden ser ocasionados por el linfoma no Hodgkin en adultos. Existe la posibilidad de que otras enfermedades ocasionen los mismos síntomas. Consultar con el médico si se tiene cualquiera de los siguientes problemas:

  • Hinchazón sin dolor en los ganglios linfáticos del cuello, la axila, la ingle o el estómago.
  • Fiebre sin razón aparente.
  • Sudores nocturnos abundantes.
  • Sentirse muy cansado.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.
  • Erupción cutánea o comezón en la piel.
  • Dolor en el pecho, el abdomen o los huesos sin razón aparente.

Los síntomas del la macroglobulinemia de Waldenström, que también se llama linfoma linfoplasmacítico. dependen de la parte del cuerpo afectada. y no se.en la mayoría de los casos. Consultar al médico si se tiene alguno de los siguientes problemas:

  • Mucho cansancio.
  • Dolor de cabeza.
  • Amoratarse o sangrar con facilidad, por ejemplo por la nariz o las encías.
  • Cambios en la visión, como visión borrosa o puntos ciegos.
  • Mareo.
  • Dolor, hormigueo, adormecimiento, en especial en manos, pies y dedos de ambos.
  • Confusión.
  • Dolor o una sensación de llenura bajo las costillas del lado izquierdo.
  • Masas indoloras en el cuello, la axila, el estómago o la ingle.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el linfoma no Hodgkin en adultos, se utilizan pruebas que examinan el cuerpo y el sistema linfático.

Pueden utilizarse las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para verificar el estado general de salud e identificar cualquier signo de enfermedad como nódulos o cualquier otra cosa que parezca inusual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso.

  • Estudios de inmunoglobulina en la sangre y la orina : procedimiento en el que se examina una muestra de sangre u orina a fin de medir las cantidades de algunos anticuerpos (inmunoglobulinas). En el la macroglobulinemia de Waldenström, que también se llama linfoma linfoplasmacítico., se miden la inmunoglobulina M (IgM) y la beta-2 microglobulina. Una cantidad por encima o por debajo de lo normal de estas sustancias puede ser un signo de enfermedad.

  • Prueba de viscosidad de la sangre: procedimiento en el que se examina una muestra de sangre para determinar su "espesor". En el caso de la macroglobulinemia de Waldenström, que también se llama linfoma linfoplasmacítico., cuando aumenta mucho la cantidad del anticuerpo monoclonal de inmunoglobulina M (IgM) en la sangre, esta se espesa y puede producir síntomas.

  • Citometría de flujo : prueba de laboratorio en la que se mide en una muestra el número de células, el porcentaje de células vivas y algunas de sus características, como el tamaño, la forma y la presencia de marcadores tumorales en la superficie de la célula. Las células se tiñen con un tinte sensible a la luz, se sumergen en un líquido y se pasan en un chorro frente a un láser u otro tipo de luz. Las mediciones se basan en cómo reacciona el tinte a la luz. Esta prueba se usa a fin de diagnosticar la macroglobulinemia de Waldenström, que también se llama linfoma linfoplasmacítico..

  • Aspiración de la médula ósea y biopsia: extracción de médula ósea, sangre y un trozo pequeño de hueso mediante la inserción de una aguja hueca en el hueso de la cadera o el esternón. Un patólogo observa la médula ósea, la sangre y el hueso bajo un microscopio para verificar si hay signos de cáncer.
    Ampliar
    Aspiración y biopsia de la médula ósea;  el dibujo muestra a un paciente acostado boca abajo en una camilla y una aguja de Jamshidi (una aguja larga y hueca) que se inserta en el hueso de la cadera. El recuadro muestra la aguja de Jamshidi que se inserta a través de la piel hasta la médula ósea del hueso de la cadera.
    Aspiración y biopsia de la médula ósea. Después de adormecer un área pequeña de la piel, se inserta una aguja de Jamshidi (una aguja larga, hueca) en el hueso de la cadera del paciente. Se extraen muestras de sangre, hueso y médula ósea para examinarla bajo un microscopio.

  • Punción lumbar : procedimiento para recoger líquido cefalorraquídeo de la columna espinal. Se realiza introduciendo una aguja en la columna espinal. Este procedimiento también se llama PL o punción espinal. Un patólogo observa el líquido cefalorraquídeo bajo un microscopio para verificar si hay signos de cáncer.
    Ampliar
    Punción lumbar; la imagen muestra a un paciente acostado sobre una camilla en posición encorvada y una aguja intrarraquídea o espinal, la cual es larga y fina, que se inserta en la parte inferior de la espalda. El recuadro muestra una vista de cerca de esta aguja insertada en el líquido cefalorraquídeo (LCR), en la parte inferior de la columna vertebral.
    Punción lumbar. El paciente se acuesta sobre una camilla en posición encorvada. Después que se adormece un área pequeña en la parte inferior de la espalda, se inserta una aguja intrarraquídea o espinal, la cual es larga y fina, en la parte inferior de la columna vertebral para extraer líquido cefalorraquídeo (LCR, se muestra en azul). El líquido se puede enviar a un laboratorio para analizarse.

  • Biopsia de ganglios linfáticos: extracción total o parcial de un ganglio linfático. Luego un patólogo examina el tejido bajo el microscopio en busca de células cancerosas. Se puede realizar uno de los siguientes tipos de biopsia:
    • Biopsia por escisión : extracción de todo un ganglio linfático.

    • Biopsia por incisión : extracción de parte de un ganglio linfático.

    • Biopsia central : extracción de parte de un ganglio linfático mediante el uso de una aguja ancha.

    • Biopsia por aspiración con aguja fina (AAF): extracción de líquido o tejido mediante una aguja fina.

    • Laparoscopía : procedimiento quirúrgico para observar los órganos del interior del abdomen y determinar si hay signos de enfermedad. Se realizan pequeñas incisiones (cortes) en la pared del abdomen y se introduce un laparoscopio (un tubo delgado, con iluminación) en una de las incisiones. Se pueden insertar otros instrumentos en la misma incisión o en otras para realizar procedimientos tales como la extirpar órganos o tomar muestras de tejido para observarlas bajo un microscopio y verificar si hay signos de enfermedad.

    • Laparotomía : procedimiento quirúrgico por el que se realiza una incisión (corte) en la pared del abdomen para observar el interior del abdomen y determinar si hay signos de enfermedad. El tamaño de la incisión depende del motivo por el cual se realiza la laparotomía. Algunas veces, se extirpan órganos o se toman muestras de tejido para observarlas bajo un microscopio y verificar si hay signos de enfermedad.

Si se encuentra un cáncer, se pueden llevar a cabo los siguientes procedimientos para estudiar las células cancerosas:

  • Estudio inmunohistoquímico : prueba de laboratorio para la que se agrega una sustancia, como un anticuerpo, un tinte o un radioisótopo, a una muestra de tejido canceroso para verificar si tiene ciertos antígenos. Este tipo de estudio se usa para determinar la diferencia entre distintos tipos de cáncer.

  • Análisis citogenético : prueba de laboratorio en la que se observan las células de una muestra de tejido bajo un microscopio para verificar si hay ciertos cambios en los cromosomas.

  • Inmunofenotipificación : proceso que se usa para identificar las células de acuerdo con los tipos de antígenos o marcadores presentes en la superficie de la célula. Este procedimiento se utiliza para diagnosticar tipos específicos de leucemia y linfoma mediante la comparación de las células cancerosas con las células normales del sistema inmunitario.

Ciertos factores afectan el pronóstico (posibilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (posibilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • El estadio (etapa) del cáncer.
  • El tipo de linfoma no Hodgkin.
  • La cantidad de deshidrogenasa láctica (LDH) en la sangre.
  • La cantidad de beta-2 microglobulina en la sangre (para la macroglobulinemia de Waldenström, que también se llama linfoma linfoplasmacítico.).
  • La edad y la salud general del paciente.
  • Si el linfoma se acaba de diagnosticar o si recidivó (volvió).

Para el linfoma no Hodgkin durante el embarazo, las opciones de tratamiento también dependen de los siguientes aspectos:

  • Los deseos de la paciente.
  • El trimestre de embarazo en el que está la paciente.

Algunos tipos de linfoma no Hodgkin se diseminan más rápidamente que otros. La mayoría de los linfomas no Hodgkin que se presentan durante el embarazo son de crecimiento rápido. La demora del tratamiento de un linfoma de crecimiento rápido hasta el nacimiento del bebé puede reducir las probabilidades de supervivencia de la madre. Por lo general, se recomienda el tratamiento inmediato, inclusive durante el embarazo.