Cardo mariano (PDQ®)–Versión para pacientes

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Aspectos generales

Preguntas y respuestas sobre el cardo mariano

  1. ¿Qué es el cardo mariano?

    El cardo mariano es una planta cuyos frutos y semillas se han utilizado por más de dos mil años para el tratamiento de trastornos del hígado, de los conductos biliares y de la vesícula biliar. El cardo mariano es una planta originaria de Europa pero también se encuentra en los Estados Unidos y en América del Sur.

    El ingrediente medicinal presente en el cardo mariano es la silimarina, un extracto de las semillas del cardo mariano. La silimarina es una mezcla que contiene varios compuestos muy vinculados entre sí, entre ellos, la silibina (que consiste de las silibinas A y B), la isosilibina (que consiste de las isosilibinas A y B), la silicristina y la isosilicristina, la silidianina y la taxifolina. En la mayoría de los estudios se investigó la silimarina o su componente principal, la silibina, en vez de la planta entera.

    El nombre botánico del cardo mariano es Silybum marianum . El cardo mariano se llama también cardo santo, cardo lechero o lechoso, cardo de María, cardo de Santa María, cardo de Nuestra Señora, alcaucil o alcachofa silvestre, Mariendistel (alemán) y Chardon-Marie (francés).

  2. ¿Cuáles son los antecedentes del descubrimiento y el uso del cardo mariano como tratamiento complementario y alternativo del cáncer?

    Los antiguos griegos y romanos empleaban el cardo mariano para tratar los malestares del hígado y las mordeduras de serpientes. Durante la Edad Media, el cardo mariano se recomendaba para tratar las toxinas del hígado. Los profesionales de la homeopatía moderna han utilizado compuestos del cardo mariano para tratar una variedad de trastornos, entre ellos, la ictericia, los cálculos biliares, y la peritonitis. La Comisión Alemana E, que estudia la inocuidad y eficacia de las hierbas para el gobierno alemán, recomienda el cardo mariano para el daño en el hígado a causa de toxinas, cirrosis hepática y, además, como tratamiento de apoyo para la inflamación crónica del hígado.

    Aunque el uso del cardo mariano para los malestares hepáticos tiene una larga historia, recién en 1968 los investigadores extrajeron la silimarina de las semillas del cardo mariano e indicaron que podría tratarse del ingrediente activo de la planta. Luego se descubrió que la silimarina consistía de una mezcla de flavonolignanos, una familia de sustancias de origen vegetal.

  3. ¿Cuál es la teoría detrás de la afirmación de que el cardo mariano es útil para tratar el cáncer?

    La sustancia activa del cardo mariano es la silimarina, que contiene silibina como compuesto principal. La silimarina y la silibina son los ingredientes más estudiados para fundamentar la utilidad del cardo mariano en el tratamiento del cáncer.

    Es posible que la silimarina y la silibina protejan al hígado contra daños de sustancias químicas tóxicas al evitar que las toxinas entren a la célula, o al expulsar las toxinas fuera de la célula antes de que comience el daño.

    La silimarina y la silibina se analizaron en estudios de laboratorio tanto en células cancerosas como en tumores de animales de lengua, piel, vejiga, colon e intestino delgado. Se realizaron pruebas para verificar los siguientes efectos:

    • Reducir la toxicidad de la quimioterapia.
    • Aumentar la eficacia de la quimioterapia.
    • Detener o retrasar el crecimiento de las células cancerosas e inhibir la formación o el crecimiento de los tumores.
    • Ayudar a reparar el tejido del hígado.
  4. ¿Puede el cardo mariano aumentar la eficacia de las medicinas contra el cáncer o de otros medicamentos?

    No se sabe si el cardo mariano aumenta, disminuye o no influye en la eficacia de las medicinas contra el cáncer o de otros medicamentos cuando se toman al mismo tiempo. En particular, no se ha determinado si el cardo mariano aumenta o disminuye los efectos de la quimioterapia, o si no tiene efecto alguno.

  5. ¿Cómo se administra el cardo mariano?

    En general, el cardo mariano se toma por vía oral en cápsulas o comprimidos. Dado que no se disuelve por completo en el agua, no es común tomarlo en té de hierbas. En Europa, el compuesto activo, la silibina, se administra mediante infusión intravenosa como único antídoto eficaz contra la Amanita phalloides, la toxina de un hongo que causa una insuficiencia hepática mortal.

    La mayoría de los suplementos de cardo mariano se mide según la cantidad de silibina que contienen. La presentación de la silibina varía para que el cuerpo la absorba y utilice con mayor facilidad y se vende bajo los nombres Legalon, Silipide y Siliphos.

  6. ¿Se ha llevado a cabo algún estudio preclínico (de laboratorio o en animales) sobre el uso del cardo mariano?

    En la investigación en un laboratorio o con animales se busca averiguar si es probable que un medicamento, un procedimiento o un tratamiento sean útiles para las personas. Los estudios preclínicos se llevan a cabo antes de iniciar los ensayos clínicos en seres humanos.

    La silimarina, sustancia activa en las semillas del cardo mariano, se ha analizado en estudios de laboratorio. En los estudios se comprobó lo siguiente acerca de la silimarina:

    • Fortalece las paredes de las células para prevenir que las toxinas entren en la célula.
    • Estimula las enzimas que hacen que las toxinas sean menos dañinas para el cuerpo.
    • Bloquea las sustancias dañinas que se llaman radicales libres para evitar que ataquen a las células.

    Las silibinas A y B, compuestos principales de la silimarina, se han analizado en experimentos de laboratorio mediante líneas de células cancerosas (células adaptadas para su cultivo en laboratorio). En estos estudios se observó lo siguiente sobre las silibinas:

    • Podrían ayudar a que el cisplatino y la doxorrubicina (medicamentos quimioterapéuticos) funcionen mejor contra las células del cáncer de ovario y el cáncer de mama.
    • Podrían tener efectos anticancerígenos directos contra las células del cáncer de próstata, mama y cuello uterino, y tal vez evite la formación del cáncer.
    • Podrían retrasar el crecimiento de las células, según se comprobó en líneas celulares de cáncer de próstata.

    También se descubrió en pruebas de laboratorio con hígados de ratas, que la silimarina y la silibina estimulan la regeneración del tejido hepático.

    En pruebas de laboratorio con ratas y ratones, cuyos ovarios se habían extraído, se halló que el cardo mariano ayuda a detener la pérdida ósea.

    En las pruebas en células de cáncer colorrectal trasplantadas a ratones se comprobó que la silibina administrada dos veces al día reducía el crecimiento del tumor.

  7. ¿Se ha llevado a cabo algún ensayo clínico (estudios de investigación con personas) sobre el cardo mariano?

    En varios estudios pequeños se investigó si el cardo mariano servía para el tratar el cáncer y para reducir los efectos dañinos del tratamiento.

    En un estudio clínico aleatorizado en niños con leucemia linfoblástica aguda se descubrió que la silimarina reducía los efectos dañinos de la quimioterapia en el hígado sin repercusiones negativas para el tratamiento del cáncer. Los niños que tomaron silimarina necesitaron menos reducciones en la dosis de quimioterapia por efectos secundarios, que los niños que no tomaron el cardo mariano.

    En un ensayo clínico aleatorizado en hombres sometidos a cirugía para extirpar la próstata se observó que una combinación de silimarina y selenio mejoró la calidad de vida, redujo el colesterol, y aumentó la cantidad de selenio en la sangre.

    En un ensayo clínico aleatorizado se estudió a 30 pacientes de cáncer de cabeza y cuello que recibieron radioterapia. Se halló que los pacientes que tomaron silimarina por 6 semanas tuvieron tasas mucho más bajas de mucositis relacionada con la radiación en comparación con los que no la tomaron.

    En un estudio de observación no aleatorizado de mujeres con cáncer de mama, que se habían sometido antes a cirugía y radioterapia, se descubrió que una crema a base de silimarina ayudó a prevenir reacciones en la piel a causa de la radioterapia.

    En un ensayo clínico de fase I con 3 pacientes que padecían de cáncer de hígado avanzado y funcionamiento disminuido del hígado, se intentó determinar la dosis máxima de fosfatidilcolina de silibina que los pacientes toleraban sin problemas. Un paciente obtuvo mejoras en el funcionamiento del hígado y reducción de los signos de inflamación.

    En varios ensayos clínicos se analizó el uso del cardo mariano o la silimarina para el tratamiento de pacientes con hepatitis, cirrosis o trastornos de los conductos biliares. Las dosis en estos ensayos eran muy variadas y se obtuvieron resultados desiguales. En un ensayo de terapia biológica para pacientes con hepatitis crónica, los pacientes que tomaron silimarina tuvieron menos síntomas y una mejor calidad de vida, en comparación con los pacientes que no tomaron silimarina. Los efectos beneficiosos de la silimarina que se observaron en algunos estudios parecen indicar que la silimarina tal vez sirva en la prevención de la hepatitis o del cáncer de hígado, pero en ningún ensayo clínico se estudió el uso de la silimarina para la prevención.

    Se comprobó que la silimarina aumenta la eficacia del tratamiento de quelación del hierro, que elimina el exceso de hierro de la sangre de los pacientes que reciben múltiples transfusiones sanguíneas.

  8. ¿Se ha informado sobre algún efecto secundario o riesgo del cardo mariano?

    Se han notificado muy pocos efectos secundarios del uso del cardo mariano o la silimarina cuando se siguieron las recomendaciones para su consumo. En varios estudios a gran escala y de diseño cuidadoso con pacientes que sufrían trastornos hepáticos, se halló que, en raras ocasiones, la silimarina produjo un efecto laxante o causó náuseas, acidez o malestar del estómago. En dosis altas (más de 1500 miligramos diarios) se presentaron reacciones alérgicas leves.

  9. ¿La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó el uso del cardo mariano como tratamiento del cáncer en este país?

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) no ha aprobado el uso del cardo mariano como tratamiento del cáncer o de cualquier otra afección.

    El cardo mariano se comercializa en los Estados Unidos como suplemento alimentario. Los suplementos alimentarios son productos cuyo propósito es complementar la alimentación. No son medicamentos y su finalidad no es tratar, prevenir ni curar enfermedades. El fabricante se responsabiliza por asegurarse de que el producto no sea peligroso y de que las etiquetas incluyan información real que no sea engañosa. La FDA no aprueba los suplementos alimentarios ni determina la inocuidad o eficacia de los mismos antes de su comercialización.

    En vista de las limitaciones de los estudios de investigación sobre el cardo mariano en pacientes de cáncer, no se recomienda su uso como tratamiento del cáncer, salvo en ensayos clínicos diseñados con precaución para tal propósito.

Ensayos clínicos en curso

Consulte la lista de estudios o ensayos clínicos sobre el cáncer auspiciados por el NCI para identificar ensayos clínicos de terapias integrales, alternativas y complementarias sobre milk thistle y silymarin que en este momento aceptan pacientes. Nota: la información sobre los resultados solo está en inglés.

Obtenga información general sobre ensayos clínicos en el portal de Internet del NCI.

Información sobre este sumario del PDQ

Información sobre el PDQ

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI). La base de datos del PDQ contiene sumarios de la última información publicada sobre prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se redactan en dos versiones. En las versiones para profesionales de la salud se ofrece información detallada en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se presentan en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones contienen información sobre el cáncer que es exacta y actualizada. También se puede consultar estos sumarios en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI pertenece a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). Los NIH son el centro de investigación biomédica del gobierno federal. Los sumarios del PDQ se basan en un análisis independiente de las publicaciones médicas. No constituyen declaraciones de la política del NCI ni de los NIH.

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ sobre el cáncer contiene información actualizada sobre el uso del cardo mariano como tratamiento para personas con cáncer. El propósito es informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas encargadas de cuidar a los pacientes. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

Los Consejos editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los actualizan. Estos Consejos están integrados por expertos en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con esta enfermedad. Los sumarios se revisan con regularidad y se modifican si surge nueva información. La fecha de actualización al pie de cada sumario indica cuándo se hizo el cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se basa en la versión para profesionales de la salud, que el Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias revisa con regularidad y actualiza en caso necesario.

Información sobre ensayos clínicos

Un ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo que se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a encontrar formas nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recopila información sobre los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes pueden considerar participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos solo aceptan a pacientes que aún no comenzaron un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos del PDQ está disponible en el portal de Internet del NCI. También figuran en el PDQ los datos de muchos médicos especialistas en cáncer que participan en ensayos clínicos. Para obtener más información, llamar al Servicio de Información sobre el Cáncer al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

Permisos para el uso de este sumario

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, en breve, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® . PDQ Cardo mariano. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/mca/paciente/cardo-mariano-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 2000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no debe fundamentar ninguna decisión sobre reintegros de seguros. Para obtener más información sobre cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

Para obtener más información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en ¿En qué podemos ayudarle?. También se puede enviar un mensaje de correo electrónico mediante el formulario de comunicación.

Información general sobre medicina complementaria y alternativa

La medicina complementaria y alternativa (MCA), que también se llama medicina integral, comprende una gran variedad de filosofías, enfoques y tratamientos de sanación. En general, se dice que una terapia es complementaria cuando se añade a un tratamiento convencional; se llama alternativa cuando lo remplaza. (Los tratamientos convencionales son aquellos que la comunidad médica establecida acepta y practica). Las terapias se consideran complementarias o alternativas, según la forma en que se utilicen. El propósito de las terapias complementarias o alternativas es prevenir enfermedades, reducir la tensión, evitar o disminuir los efectos secundarios y los síntomas, y controlar o curar enfermedades.

A diferencia de los tratamientos convencionales para el cáncer, es común que las compañías de seguro no ofrezcan cobertura para las terapias complementarias y alternativas. Los pacientes deben confirmar si su seguro médico cubre estas terapias.

Los pacientes de cáncer que piensen en utilizar terapias complementarias o alternativas, deben hablar sobre esta decisión con su médico, enfermero o farmacéutico del mismo modo que lo harían con cualquier otro tratamiento. Algunas terapias interfieren en el tratamiento estándar o causan daño cuando se usan al mismo tiempo.

Evaluación de los tratamientos de medicina complementaria y alternativa

Es importante que los tratamientos de MCA se sometan a los mismos métodos científicos que se emplean para poner a prueba los tratamientos convencionales. El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) y el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral (NCCIH) patrocinan varios ensayos clínicos (estudios de investigación) en centros médicos para probar el uso de los tratamientos de MCA para el cáncer.

En general, se estudian la inocuidad y eficacia de los abordajes convencionales para tratar el cáncer mediante un proceso científico que incluye ensayos clínicos con un gran número de pacientes. Se sabe menos acerca de la inocuidad y la eficacia de los métodos complementarios y alternativos. Muy pocas terapias de MCA se han examinado con métodos científicos rigurosos. En ciertos casos, las terapias de MCA que antes solo se consideraban alternativas se están incorporando poco a poco en el tratamiento del cáncer: no como curas, sino como terapias complementarias que tal vez ayuden a los pacientes a sentirse mejor y recuperarse más pronto. Un ejemplo de esto es la acupuntura. En noviembre de 1997, un grupo de expertos de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), anunció que se había comprobado que la acupuntura ayuda a controlar las náuseas y los vómitos provocados por la quimioterapia, y el dolor relacionado con la cirugía. Por otra parte, en el caso de otros abordajes, como el uso del laetrilo, se halló que no surten efecto e incluso podrían causar daño.

The NCI Best Case Series Program (disponible solo en inglés), se estableció en 1991, y es un proceso para estudiar los abordajes de MCA que se encuentran en práctica. La Oficina de Medicina Complementaria y Alternativa para el Cáncer (OCCAM) del NCI supervisa este programa. Mediante este proceso, los profesionales de la salud que emplean terapias alternativas en el tratamiento del cáncer envían a la OCCAM los antecedentes médicos de sus pacientes y otros materiales relacionados. La OCCAM hace una revisión minuciosa de los materiales y decide si hay terapias que merecen más investigación.

Preguntas para su proveedor de salud sobre la medicina complementaria y alternativa

Cuando los pacientes están tomando en cuenta los tratamientos complementarios y alternativos, deben hacer las siguientes preguntas a su proveedor de atención de la salud:

  • ¿Qué efectos secundarios se pueden esperar?
  • ¿Cuáles son los riesgos relacionados con este tratamiento?
  • ¿Los beneficios son mayores que los riesgos?
  • ¿Qué beneficios se deben esperar de este tratamiento?
  • ¿El tratamiento puede interferir con el tratamiento convencional?
  • ¿Este tratamiento es parte de un ensayo clínico?
  • De ser así, ¿quién patrocina este ensayo?
  • ¿Mi seguro cubre este tratamiento?

Información adicional

El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral (NCCIH)

El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral (NCCIH) de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) facilita la investigación y evaluación de las prácticas complementarias y alternativas y ofrece información acerca de una variedad de enfoques para los profesionales de la salud y el público en general.

  • Centro de Información del NCCIH
  • Post Office Box 7923 Gaithersburg, MD 20898-7923
  • Teléfono: 1-888-644-6226 (línea gratuita)
  • TTY (para personas sordas o con dificultades auditivas): 1-866-464-3615
  • E-mail: info@nccih.nih.gov
  • Portal de Internet: https://nccih.nih.gov/health/espanol

Medicina complementaria y alternativa en PubMed

El NCCIH y la Biblioteca Nacional de Medicina (NLM) de los NIH crearon juntos CAM on PubMed (disponible en inglés), una herramienta de búsqueda gratuita y fácil de usar para encontrar citas de revistas científicas sobre medicina complementaria y alternativa. CAM on PubMed es un subgrupo de la base de datos bibliográficos PubMed de la NLM que cuenta con más de 230 000 referencias y resúmenes de artículos sobre medicina complementaria y alternativa publicados en revistas científicas. Esta base de datos también tiene enlaces a las páginas de Internet de más de 1800 revistas, lo que ofrece a los usuarios acceso a los artículos completos. (Es posible que deba pagar una suscripción u otro cargo para leer los artículos completos).

Oficina de Medicina Complementaria y Alternativa para el Cáncer

La Oficina de Medicina Complementaria y Alternativa para el Cáncer (OCCAM) del NCI coordina las actividades del NCI en el área de la medicina complementaria y alternativa (MCA). La OCCAM fomenta la investigación sobre la MCA para el cáncer y ofrece información a los profesionales de la salud y al público en general en el portal de Internet del NCI (disponible solo en inglés).

Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (NCI)

En los Estados Unidos, llame a la línea gratuita del Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI: 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER) de lunes a viernes, de 8:00 a. m. a 8:00 p. m. Un especialista capacitado en información sobre el cáncer estará disponible para contestar sus preguntas.

Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) reglamenta los medicamentos y los dispositivos médicos para asegurar que sean inocuos y eficaces.

  • Food and Drug Administration
  • 10903 New Hampshire Avenue
  • Silver Spring, MD 20993
  • Teléfono: 1-888-463-6332 (línea gratuita)
  • Portal de Internet: http://www.fda.gov

Comisión Federal de Comercio

La Comisión Federal de Comercio (FTC) hace cumplir las leyes de protección al consumidor. Las siguientes son algunas de las publicaciones disponibles de este organismo:

  • Cuidando su Salud: Fuentes de Información sobre Productos y Servicios para la Salud
  • Fraudulent Health Claims: Don’t Be Fooled
  • Consumer Response Center
  • Federal Trade Commission
  • 600 Pennsylvania Avenue, NW
  • Washington, DC 20580
  • Teléfono: 1-877-382-4357 (1-877-FTC-HELP) (línea gratuita)
  • TTY (para personas sordas o con dificultades auditivas): 202-326-2502
  • Portal de Internet: http://www.ftc.gov/es
  • Actualización: 30 de junio de 2017

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.