Acupuntura (PDQ®)–Versión para profesionales de salud

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Aspectos generales

Este sumario de información sobre cáncer proporciona una visión general sobre la práctica de la acupuntura como tratamiento para las personas con cáncer o trastornos relacionados con este. En este sumario, se incluye una breve historia de la práctica de la acupuntura, una revisión de estudios con animales y de laboratorio, los resultados de observaciones y ensayos clínicos, y los posibles efectos secundarios de la terapia con acupuntura. La información que se presenta en algunas secciones del sumario también se puede encontrar en los cuadros al final de esas secciones.

Este sumario contiene la siguiente información clave:

Muchos de los términos médicos y científicos en este sumario tienen un enlace al Diccionario de cáncer del NCI la primera vez que se mencionan en cada sección. Este diccionario se orienta a personas sin conocimientos especializados. Al pulsar sobre un término con un enlace, aparece la definición en una ventana separada.

Las referencias bibliográficas citadas en los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ pueden tener enlaces a otros sitios de Internet gestionados por individuos u organizaciones con el propósito de comercializar o promover el uso de tratamientos o productos específicos. Estas referencias bibliográficas se ofrecen solo con fines informativos. Su inclusión no se debe interpretar como aprobación del contenido de las páginas de Internet ni de ningún tratamiento o producto por parte del Consejo editorial del PDQ sobre terapias integrales, alternativas y complementarias, o del Instituto Nacional del Cáncer.

Información general

La acupuntura, una terapia complementaria utilizada para el manejo de síntomas,[1-4] se usa en el entorno clínico para tratar los síntomas relacionados con el cáncer y los efectos secundarios de la quimioterapia o la radioterapia; también se usa para aumentar el recuento sanguíneo y para intensificar la actividad de los linfocitos y las células citolíticas naturales (CN). En el entorno del tratamiento del cáncer, su aplicación principal es el tratamiento sintomático; los síntomas que se tratan con mayor frecuencia son el dolor producido por el cáncer,[4,5] las náuseas o los vómitos (N/V) causados por la quimioterapia,[6,7] y otros síntomas que afectan la calidad de vida del paciente, como pérdida de peso, ansiedad, depresión, insomnio, inapetencia, fatiga, xerostomía, sofocos, neuropatía periférica causada por la quimioterapia, síntomas gastrointestinales (estreñimiento y diarrea) e íleo posoperatorio.[8-10] La acupuntura es aceptable e inocua en los niños.[11]

Más de 40 estados y el Distrito de Columbia tienen leyes que regulan la práctica de la acupuntura. La National Certification Commission for Acupuncture and Oriental Medicine ofrece exámenes nacionales de certificación para los profesionales de la acupuntura y la medicina tradicional china (MTC) (www.nccaom.org); la mayoría de los estados, aunque no todos, exige esta certificación. En Estados Unidos, funcionan más de 50 facultades e instituciones de educación superior de acupuntura y medicina oriental, muchas de las cuales ofrecen programas de maestría y están acreditadas por la Accreditation Commission for Acupuncture and Oriental Medicine (ACAOM) o esta les ha concedido condición de candidatos para dicha acreditación. Las normas de la ACAOM para un grado de maestría exigen cumplir con un programa de tres años (aproximadamente 2000 horas de estudio) para acupuntura y un programa de cuatro años para medicina oriental, que incluye acupuntura y terapia herbaria (www.ACAOM.org). En los últimos años, algunas facultades han comenzado a ofrecer programas de Doctor of Acupuncture and Oriental Medicine, que incluyen 1200 horas adicionales de formación doctoral clínica. En los programas de estas facultades, se incorpora algún tipo de capacitación en medicina occidental, incluso el estudio de anatomía, fisiología y técnicas de higiene de agujas. También hay programas de formación de posgrado en acupuntura médica para médicos. En los Estados Unidos, la legislación de cada estado regula la capacitación necesaria para obtener la licencia de acupunturista. Dado que los requisitos de formación y concesión de licencias para la práctica de la acupuntura varían de un estado a otro, se debe obtener información concreta en cada consejo estatal de acupuntura (u otro organismo correspondiente) (www.nccaom.org). Los rembolsos de terceros también varían de un estado a otro. Algunas compañías de seguros cubren total o parcialmente los tratamientos de acupuntura. Por lo general, los seguros médicos federales, como Medicare y Medicaid, no rembolsan el costo del tratamiento de acupuntura.

La acupuntura se ha practicado en China y otros países asiáticos por más de 4000 años.[12-14] En China, la acupuntura es parte de un sistema de MTC de conocimientos médicos tradicionales y se practica junto con otras modalidades de tratamiento, como medicina herbaria, tui na (masaje y acupresión), ejercicio mente/cuerpo (por ejemplo, qigong y tai chi) y dietoterapia.[15,16] En los Estados Unidos, se practican varios estilos diferentes de acupuntura además de la MTC. Estos incluyen acupuntura japonesa (por ejemplo, terapia de meridianos), acupuntura inglesa (por ejemplo, acupuntura de cinco elementos o acupuntura tradicional), acupuntura francesa (por ejemplo, acupuntura energética francesa), acupuntura coreana (por ejemplo, acupuntura constitucional) y acupuntura médica estadounidense. La mayoría de estas prácticas se derivan de la filosofía y las prácticas de la medicina china clásica y se fundamentan en la idea de que el cuerpo humano se debe percibir y tratar como un todo, y como parte de la naturaleza; la salud es el resultado de la armonía entre las funciones corporales, entre el cuerpo y la naturaleza, y la enfermedad se presenta cuando se altera esa armonía. Las intervenciones terapéuticas de la MTC, incluso la acupuntura, sirven para restaurar el estado de armonía.

La acupuntura se relaciona estrechamente con la teoría china de los meridianos. De acuerdo con esta teoría, hay 12 meridianos primarios o canales, y otros ocho meridianos; cada uno sigue un curso a lo largo del cuerpo en una dirección particular. Una energía vital, conocida como qi, fluye a través de estos meridianos y participa en la regulación homeostática de distintas funciones corporales. A lo largo de los meridianos, hay aproximadamente 360 puntos que sirven, a su vez, como signos patognomónicos de un trastorno y como locus para los tratamientos de acupuntura.[14,17] Cuando se obstruye el flujo normal de energía a lo largo de un meridiano (por ejemplo, como resultado de una lesión en el tejido o un tumor), se producen dolor u otros síntomas. Según la medicina china el propósito de la terapia de acupuntura es normalizar el flujo de energía, y así aliviar los síntomas mediante la estimulación de sitios específicos (puntos de acupuntura) en los meridianos.[18] En el tratamiento con acupuntura, se introducen agujas de acero inoxidable, por lo general de 0,22 a 0,25 mm de diámetro, en los puntos de acupuntura correspondientes para estimular los meridianos afectados. Durante un tratamiento de acupuntura, el paciente siente la estimulación con aguja, conocida como sensación de qi, que le puede producir pesadez, adormecimiento u hormigueo. La duración y la frecuencia del tratamiento varían de acuerdo con la afección tratada. Para las afecciones crónicas, suele ser necesario un período de tratamiento más prolongado. Por lo general, en un principio, son necesarias dos o tres sesiones por semana, que se pueden reducir a una vez por semana, después de varias semanas de tratamiento. Las agujas se suelen dejar en su lugar durante 15 a 30 minutos después de la inserción, y sus efectos se pueden aumentar mediante estimulación manual o eléctrica, o calor (por ejemplo, moxibustión o lámparas térmicas).

Las técnicas clásicas de la acupuntura son punción, moxibustión y aplicación de ventosas. La acupresión, uso de dedos o dispositivos mecánicos para aplicar presión sobre los puntos de acupuntura, se basa en los mismos principios de la acupuntura. La moxibustión es un método en el que se quema una hierba (Artemisia vulgaris) encima de la piel o en un punto de acupuntura con el fin de calentarlo para aliviar los síntomas. La aplicación de ventosas promueve la circulación sanguínea y estimula los puntos de acupuntura al crear vacío o presión negativa en la superficie de la piel.[18] En las últimas décadas, se han creado distintos dispositivos auxiliares nuevos. Los dispositivos de acupuntura, como las máquinas de electroacupuntura (EA) y las lámparas de calor, generalmente se utilizan para mejorar los efectos de esta práctica.

Además de las técnicas clásicas de acupuntura, se han diseñado otras técnicas que se utilizan a veces para el tratamiento del cáncer. Estas incluyen la acupuntura de puntos desencadenantes, la acupuntura con láser, la inyección en puntos de acupuntura y las técnicas dirigidas a regiones particulares del cuerpo: acupuntura auricular, acupuntura del cuero cabelludo, acupuntura facial, acupuntura nasal y acupuntura del pie. De estos, la acupuntura auricular es la más utilizada.

En la práctica clínica, la mayoría de los acupunturistas en los Estados Unidos respeta las teorías y los principios tradicionales de la medicina china. En una encuesta de 472 acupunturistas colegiados en el área de la bahía de San Francisco realizada en 2017, se notificó que 77 % atendían a pacientes de cáncer y 44 % tenían capacitación específica para la atención de estos pacientes.[19]

Aunque la acupuntura se ha practicado por milenios, solo recientemente ha sido objeto de investigación científica minuciosa. En 1976, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) clasificó las agujas de acupuntura como dispositivos en fase de investigación (clase III) (www.fda.gov), lo que dio lugar a una serie de estudios de investigación sobre la eficacia e inocuidad de la acupuntura.[20] En noviembre de 1994, la Office of Alternative Medicine (predecesora del Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral) de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) auspició un taller de NIH-FDA sobre el estado actual del uso de agujas de acupuntura. Dos años más tarde, la FDA reclasificó las agujas de acupuntura como dispositivos médicos (clase II), pero no formuló indicaciones específicas para su uso.[21] En 1997, los NIH celebraron una reunión del Programa de Desarrollo de Consenso sobre acupuntura para evaluar su eficacia e inocuidad. El panel de 12 miembros concluyó que surgieron resultados prometedores de investigación que mostraban la eficacia de la acupuntura para ciertas afecciones y que era probable que más investigación permitiera descubrir otras áreas en las que esta intervención fuera útil. El panel afirmó que "no hay pruebas claras de que el tratamiento de acupuntura con agujas sea eficaz para tratar las N/V posoperatorios y causados por la quimioterapia". También indicó que hay "una serie de otras afecciones relacionadas con el dolor para las que la acupuntura puede ser eficaz como un tratamiento complementario, una alternativa aceptable o como parte de un programa integral de tratamiento"; asimismo, estuvo de acuerdo con la probabilidad de que más investigación permita descubrir otras áreas de utilidad de la intervención con acupuntura.[20]

Estas acciones de la FDA y los NIH han dado como resultado el establecimiento de una serie de programas activos de investigación de los mecanismos y la eficacia de la acupuntura, gran parte de los cuales son, o pueden ser, importantes para el tratamiento del cáncer. Hasta la fecha, el aspecto que se ha investigado más profundamente de estos mecanismos ha sido el efecto de la acupuntura en el tratamiento del dolor. El NIH Consensus Panel concluyó que "la acupuntura puede causar múltiples respuestas biológicas" locales y distales, "mediadas principalmente por neuronas sensoriales [...] en el sistema nervioso central". La acupuntura "también puede activar el hipotálamo y la hipófisis, lo que produce un amplio espectro de efectos sistémicos", incluso "alteraciones en los péptidos, las hormonas y los neurotransmisores, así como la regulación del flujo sanguíneo".[20] Los estudios recientes muestran el efecto de la acupuntura en el dolor inflamatorio crónico.[22,23] Las pruebas indican que la acupuntura funciona a través del sistema nervioso autónomo para equilibrar los sistemas simpático y parasimpático, y que su capacidad antiinflamatoria se ve facilitada por sus efectos electrofisiológicos en los neurotransmisores, las citocinas y los neuropéptidos.[1,23-32] Muchos estudios proporcionan pruebas de que, durante la acupuntura, se liberan péptidos opioides y que el sistema opioide endógeno es el mediador de la analgesia de la acupuntura.[33,34]

Aunque no se comprende bien el mecanismo de la acupuntura, se ha planteado que los resultados benéficos están mediados por cambios en las neurohormonas y citocinas. En estudios con animales se indica que la acupuntura logra un efecto anestésico al estimular los nervios en los músculos que retransmiten la señal a la médula espinal, al mesencéfalo y al sistema hipotálamo-hipofisario que, en última instancia, desencadena la liberación de neurotransmisores y hormonas, como las endorfinas y las encefalinas.[35,36] En estudios sobre cáncer de laboratorio y con animales también se exploraron los mecanismos de la acupuntura para activar y modular el sistema inmunitario. En estudios anteriores con animales y seres humanos se indicó que la acupuntura actúa mediante inmunomodulación, que induce cambios significativos en citocinas, como las interleucinas (IL)-1, IL-6, IL-8, IL-10 y el factor de necrosis tumoral-α (FNT-α).[37-41] El tamaño muestral pequeño y resultados contradictorios ocasionales han limitado estos estudios. Se ha relacionado la acupuntura con cambios significativos en citocinas proinflamatorias como IL-1-β, IL-6, IL-17 y FNT-α.[37-42]

Los puntos de tratamiento de acupuntura se ubican mediante el uso de puntos de referencia anatómicos estándar y anatomía comparada. La EA es la intervención terapéutica que más se utiliza; la moxibustión se ha utilizado en pocos estudios.[43] Estos estudios muestran que la acupuntura puede estimular el funcionamiento inmunitario de los animales al aumentar considerablemente la actividad de las células CN y los linfocitos.[43-45] De acuerdo con un estudio en animales, la acupuntura puede ser un complemento útil para suprimir la emesis causada por la quimioterapia.[46]

Aunque en varios estudios publicados en China, se examinó el efecto de la acupuntura en el sistema inmunitario humano,[8,30,33,47-50] en la mayoría de los estudios clínicos relacionados con el cáncer sobre acupuntura en humanos se evaluó el efecto en la calidad de vida del paciente. En estas investigaciones se abordaron, principalmente, síntomas del cáncer o de su tratamiento, sobre todo el dolor [10,24,51-55] y las N/V de la quimioterapia.[26,28,56-64] También se realizaron estudios para evaluar el efecto de la acupuntura en la xerostomía (sequedad bucal) causada por radiación, así como la proctitis, disfonía, pérdida de peso, tos, toracodinia, hemoptisis, fiebre, obstrucción esofágica e inapetencia, además de los sudores nocturnos y sofocos en mujeres y hombres,[65] los mareos y la fatiga, ansiedad o depresión en pacientes de cáncer.[8-10,66-69] Las pruebas obtenidas en la mayoría de estos estudios clínicos no son concluyentes, a pesar de sus resultados positivos; ya sea por el diseño deficiente de la investigación o por los procedimientos metodológicos que, al ser descritos de forma incompleta, limitan su valor.[70] Hay polémica sobre el control más adecuado de la acupuntura, que también limita la interpretación de los resultados de los ensayos clínicos.[71] Los resultados positivos de los estudios sobre las N/V causados por la quimioterapia, que se benefician de diseños de investigación sólidos, son los más convincentes.

Bibliografía
  1. Wong R, Sagar CM, Sagar SM: Integration of Chinese medicine into supportive cancer care: a modern role for an ancient tradition. Cancer Treat Rev 27 (4): 235-46, 2001. [PUBMED Abstract]
  2. Pan CX, Morrison RS, Ness J, et al.: Complementary and alternative medicine in the management of pain, dyspnea, and nausea and vomiting near the end of life. A systematic review. J Pain Symptom Manage 20 (5): 374-87, 2000. [PUBMED Abstract]
  3. Norheim AJ, Fønnebø V: Attitudes to the contribution of placebo in acupuncture--a survey. Complement Ther Med 10 (4): 202-9, 2002. [PUBMED Abstract]
  4. Sellick SM, Zaza C: Critical review of 5 nonpharmacologic strategies for managing cancer pain. Cancer Prev Control 2 (1): 7-14, 1998. [PUBMED Abstract]
  5. Charlton JE: Cancer pain management. Cah Anesthesiol 41 (6): 621-4, 1993. [PUBMED Abstract]
  6. Ezzo J, Vickers A, Richardson MA, et al.: Acupuncture-point stimulation for chemotherapy-induced nausea and vomiting. J Clin Oncol 23 (28): 7188-98, 2005. [PUBMED Abstract]
  7. Ezzo JM, Richardson MA, Vickers A, et al.: Acupuncture-point stimulation for chemotherapy-induced nausea or vomiting. Cochrane Database Syst Rev (2): CD002285, 2006. [PUBMED Abstract]
  8. Xia YQ, Zhang D, Yang CX, et al.: An approach to the effect on tumors of acupuncture in combination with radiotherapy or chemotherapy. J Tradit Chin Med 6 (1): 23-6, 1986. [PUBMED Abstract]
  9. Johnstone PA, Polston GR, Niemtzow RC, et al.: Integration of acupuncture into the oncology clinic. Palliat Med 16 (3): 235-9, 2002. [PUBMED Abstract]
  10. Niemtzow RC: Integration of complementary disciplines into the oncology clinic. Part I. Acupuncture. Curr Probl Cancer 24 (4): 184-93, 2000 Jul-Aug. [PUBMED Abstract]
  11. Kemper KJ, Sarah R, Silver-Highfield E, et al.: On pins and needles? Pediatric pain patients' experience with acupuncture. Pediatrics 105 (4 Pt 2): 941-7, 2000. [PUBMED Abstract]
  12. Liu G, Hyodo A, eds.: Fundamentals of Acupuncture & Moxibustion. Tianjin, China: Tianjin Science & Technology Translation & Publishing Corp, 1994.
  13. Cheng X, ed.: Chinese Acupuncture and Moxibustion. Beijing, China: Foreign Languages Press, 1987.
  14. O'Connor J, Bensky D, eds.: Acupuncture: A Comprehensive Text. Chicago, Ill: Eastland Press, 1981.
  15. Lao L: Traditional Chinese medicine. In: Jonas WB, Levin JS, eds.: Essentials of Complementary and Alternative Medicine. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins, 1999, pp 216-233.
  16. Ergil KV: China's traditional medicine. In: Micozzi MS, ed.: Fundamentals of Complementary and Alternative Medicine. New York, NY: Churchill Livingstone, 1996, pp 185-223.
  17. Stux G: History of acupuncture. In: Stux G, Pomeranz B: Acupuncture: Textbook and Atlas. New York, NY: Springer-Verlag, 1987, pp 36-7.
  18. Lao L: Acupuncture techniques and devices. J Altern Complement Med 2 (1): 23-5, 1996. [PUBMED Abstract]
  19. Abrams D, McCulloch M, Cohen M, et al.: A Survey of Licensed Acupuncturists in the San Francisco Bay Area. Integr Cancer Ther : 1534735416684946, 2017. [PUBMED Abstract]
  20. NIH Consensus Conference. Acupuncture. JAMA 280 (17): 1518-24, 1998. [PUBMED Abstract]
  21. Acupuncture needle. In: U.S. Food and Drug Administration: Code of Federal Regulations Title 21 [Database]. Rockville, Md: U.S. Food and Drug Administration, 2009, Sec. 880.5580. Available online. Last accessed October 20, 2016.
  22. Lao L, Zhang G, Wei F, et al.: Electro-acupuncture attenuates behavioral hyperalgesia and selectively reduces spinal Fos protein expression in rats with persistent inflammation. J Pain 2 (2): 111-7, 2001. [PUBMED Abstract]
  23. Zijlstra FJ, van den Berg-de Lange I, Huygen FJ, et al.: Anti-inflammatory actions of acupuncture. Mediators Inflamm 12 (2): 59-69, 2003. [PUBMED Abstract]
  24. Dang W, Yang J: Clinical study on acupuncture treatment of stomach carcinoma pain. J Tradit Chin Med 18 (1): 31-8, 1998. [PUBMED Abstract]
  25. Moyad MA, Hathaway S, Ni HS: Traditional Chinese medicine, acupuncture, and other alternative medicines for prostate cancer: an introduction and the need for more research. Semin Urol Oncol 17 (2): 103-10, 1999. [PUBMED Abstract]
  26. Dundee JW, Ghaly RG, Fitzpatrick KT, et al.: Acupuncture prophylaxis of cancer chemotherapy-induced sickness. J R Soc Med 82 (5): 268-71, 1989. [PUBMED Abstract]
  27. Hoskin PJ, Hanks GW: The management of symptoms in advanced cancer: experience in a hospital-based continuing care unit. J R Soc Med 81 (6): 341-4, 1988. [PUBMED Abstract]
  28. Dundee JW, Ghaly RG, Fitzpatrick KT, et al.: Optimising antiemesis in cancer chemotherapy. Br Med J (Clin Res Ed) 294 (6565): 179, 1987. [PUBMED Abstract]
  29. Harris PF, Remington PL, Trentham-Dietz A, et al.: Prevalence and treatment of menopausal symptoms among breast cancer survivors. J Pain Symptom Manage 23 (6): 501-9, 2002. [PUBMED Abstract]
  30. Zhou RX, Huang FL, Jiang SR, et al.: The effect of acupuncture on the phagocytic activity of human leukocytes. J Tradit Chin Med 8 (2): 83-4, 1988. [PUBMED Abstract]
  31. Petti F, Bangrazi A, Liguori A, et al.: Effects of acupuncture on immune response related to opioid-like peptides. J Tradit Chin Med 18 (1): 55-63, 1998. [PUBMED Abstract]
  32. Johnstone PA, Bloom TL, Niemtzow RC, et al.: A prospective, randomized pilot trial of acupuncture of the kidney-bladder distinct meridian for lower urinary tract symptoms. J Urol 169 (3): 1037-9, 2003. [PUBMED Abstract]
  33. He CJ, Gong KH, Xu QZ, et al.: Effects of microwave acupuncture on the immunological function of cancer patients. J Tradit Chin Med 7 (1): 9-11, 1987. [PUBMED Abstract]
  34. Mayer DJ: Biological mechanisms of acupuncture. Prog Brain Res 122: 457-77, 2000. [PUBMED Abstract]
  35. Han JS: Acupuncture: neuropeptide release produced by electrical stimulation of different frequencies. Trends Neurosci 26 (1): 17-22, 2003. [PUBMED Abstract]
  36. Berman B: A 60-year-old woman considering acupuncture for knee pain. JAMA 297 (15): 1697-707, 2007. [PUBMED Abstract]
  37. Joos S, Schott C, Zou H, et al.: Immunomodulatory effects of acupuncture in the treatment of allergic asthma: a randomized controlled study. J Altern Complement Med 6 (6): 519-25, 2000. [PUBMED Abstract]
  38. Petti FB, Liguori A, Ippoliti F: Study on cytokines IL-2, IL-6, IL-10 in patients of chronic allergic rhinitis treated with acupuncture. J Tradit Chin Med 22 (2): 104-11, 2002. [PUBMED Abstract]
  39. Jeong HJ, Kim BS, Oh JG, et al.: Regulatory effect of cytokine production in asthma patients by SOOJI CHIM (Koryo Hand Acupuncture Therapy). Immunopharmacol Immunotoxicol 24 (2): 265-74, 2002. [PUBMED Abstract]
  40. Wu HG, Zhou LB, Pan YY, et al.: Study of the mechanisms of acupuncture and moxibustion treatment for ulcerative colitis rats in view of the gene expression of cytokines. World J Gastroenterol 5 (6): 515-517, 1999. [PUBMED Abstract]
  41. Jeong HJ, Hong SH, Nam YC, et al.: The effect of acupuncture on proinflammatory cytokine production in patients with chronic headache: a preliminary report. Am J Chin Med 31 (6): 945-54, 2003. [PUBMED Abstract]
  42. Arrieta Ó, Hernández-Pedro N, Fernández-González-Aragón MC, et al.: Retinoic acid reduces chemotherapy-induced neuropathy in an animal model and patients with lung cancer. Neurology 77 (10): 987-95, 2011. [PUBMED Abstract]
  43. Wu P, Cao Y, Wu J: Effects of moxa-cone moxibustion at Guanyuan on erythrocytic immunity and its regulative function in tumor-bearing mice. J Tradit Chin Med 21 (1): 68-71, 2001. [PUBMED Abstract]
  44. Liu LJ, Guo CJ, Jiao XM: [Effect of acupuncture on immunologic function and histopathology of transplanted mammary cancer in mice] Zhongguo Zhong Xi Yi Jie He Za Zhi 15 (10): 615-7, 1995. [PUBMED Abstract]
  45. Sato T, Yu Y, Guo SY, et al.: Acupuncture stimulation enhances splenic natural killer cell cytotoxicity in rats. Jpn J Physiol 46 (2): 131-6, 1996. [PUBMED Abstract]
  46. Lao L, Zhang G, Wong RH, et al.: The effect of electroacupuncture as an adjunct on cyclophosphamide-induced emesis in ferrets. Pharmacol Biochem Behav 74 (3): 691-9, 2003. [PUBMED Abstract]
  47. Wu B, Zhou RX, Zhou MS: [Effect of acupuncture on interleukin-2 level and NK cell immunoactivity of peripheral blood of malignant tumor patients] Zhongguo Zhong Xi Yi Jie He Za Zhi 14 (9): 537-9, 1994. [PUBMED Abstract]
  48. Wu B, Zhou RX, Zhou MS: [Effect of acupuncture on immunomodulation in patients with malignant tumors] Zhongguo Zhong Xi Yi Jie He Za Zhi 16 (3): 139-41, 1996. [PUBMED Abstract]
  49. Wei Z: Clinical observation on therapeutic effect of acupuncture at zusanli for leukopenia. J Tradit Chin Med 18 (2): 94-5, 1998. [PUBMED Abstract]
  50. Ye F, Chen S, Liu W: Effects of electro-acupuncture on immune function after chemotherapy in 28 cases. J Tradit Chin Med 22 (1): 21-3, 2002. [PUBMED Abstract]
  51. Li QS, Cao SH, Xie GM, et al.: Combined traditional Chinese medicine and Western medicine. Relieving effects of Chinese herbs, ear-acupuncture and epidural morphine on postoperative pain in liver cancer. Chin Med J (Engl) 107 (4): 289-94, 1994. [PUBMED Abstract]
  52. Alimi D, Rubino C, Leandri EP, et al.: Analgesic effects of auricular acupuncture for cancer pain. J Pain Symptom Manage 19 (2): 81-2, 2000. [PUBMED Abstract]
  53. He JP, Friedrich M, Ertan AK, et al.: Pain-relief and movement improvement by acupuncture after ablation and axillary lymphadenectomy in patients with mammary cancer. Clin Exp Obstet Gynecol 26 (2): 81-4, 1999. [PUBMED Abstract]
  54. Filshie J, Redman D: Acupuncture and malignant pain problems. Eur J Surg Oncol 11 (4): 389-94, 1985. [PUBMED Abstract]
  55. Wen HL: Cancer pain treated with acupuncture and electrical stimulation. Mod Med Asia 13 (2): 12-6, 1977.
  56. Shen J, Wenger N, Glaspy J, et al.: Electroacupuncture for control of myeloablative chemotherapy-induced emesis: A randomized controlled trial. JAMA 284 (21): 2755-61, 2000. [PUBMED Abstract]
  57. Dundee JW, Yang J, McMillan C: Non-invasive stimulation of the P6 (Neiguan) antiemetic acupuncture point in cancer chemotherapy. J R Soc Med 84 (4): 210-2, 1991. [PUBMED Abstract]
  58. Dundee JW, Yang J: Prolongation of the antiemetic action of P6 acupuncture by acupressure in patients having cancer chemotherapy. J R Soc Med 83 (6): 360-2, 1990. [PUBMED Abstract]
  59. Aglietti L, Roila F, Tonato M, et al.: A pilot study of metoclopramide, dexamethasone, diphenhydramine and acupuncture in women treated with cisplatin. Cancer Chemother Pharmacol 26 (3): 239-40, 1990. [PUBMED Abstract]
  60. Dundee JW, McMillan CM: Clinical uses of P6 acupuncture antiemesis. Acupunct Electrother Res 15 (3-4): 211-5, 1990. [PUBMED Abstract]
  61. Dundee JW, Ghaly RG, Fitzpatrick KT, et al.: Acupuncture to prevent cisplatin-associated vomiting. Lancet 1 (8541): 1083, 1987. [PUBMED Abstract]
  62. Price H, Lewith G, Williams C: Acupressure as an antiemetic in cancer chemotherapy. Complementary Medical Research 5 (2): 93-4, 1991.
  63. Stannard D: Pressure prevents nausea. Nurs Times 85 (4): 33-4, 1989 Jan 25-31. [PUBMED Abstract]
  64. McMillan C, Dundee JW, Abram WP: Enhancement of the antiemetic action of ondansetron by transcutaneous electrical stimulation of the P6 antiemetic point, in patients having highly emetic cytotoxic drugs. Br J Cancer 64 (5): 971-2, 1991. [PUBMED Abstract]
  65. Lee MS, Kim KH, Shin BC, et al.: Acupuncture for treating hot flushes in men with prostate cancer: a systematic review. Support Care Cancer 17 (7): 763-70, 2009. [PUBMED Abstract]
  66. Porzio G, Trapasso T, Martelli S, et al.: Acupuncture in the treatment of menopause-related symptoms in women taking tamoxifen. Tumori 88 (2): 128-30, 2002 Mar-Apr. [PUBMED Abstract]
  67. Zhang ZH: Effect of acupuncture on 44 cases of radiation rectitis following radiation therapy for carcinoma of the cervix uteri. J Tradit Chin Med 7 (2): 139-40, 1987. [PUBMED Abstract]
  68. Yao W: Prof. Sheng Canruo's experience in acupuncture treatment of throat diseases with yan si xue. J Tradit Chin Med 20 (2): 122-5, 2000. [PUBMED Abstract]
  69. Feng RZ: Relief of oesophageal carcinomatous obstruction by acupuncture. J Tradit Chin Med 4 (1): 3-4, 1984. [PUBMED Abstract]
  70. Garcia MK, McQuade J, Haddad R, et al.: Systematic review of acupuncture in cancer care: a synthesis of the evidence. J Clin Oncol 31 (7): 952-60, 2013. [PUBMED Abstract]
  71. Moffet HH: Sham acupuncture may be as efficacious as true acupuncture: a systematic review of clinical trials. J Altern Complement Med 15 (3): 213-6, 2009. [PUBMED Abstract]

Historia

Desde el punto de vista histórico, en general se acepta que la acupuntura y la moxibustión (conocida como zhen jiu) forman parte de la medicina tradicional china (MTC), un sistema autóctono y coherente de medicina que se ha practicado en China por milenios. La historia de la acupuntura y la moxibustión en China se puede remontar arqueológicamente a por lo menos 4000 años, cuando se usaban bian (agujas de piedra). Durante la larga historia de la práctica registrada, la acupuntura se ha aplicado para muchos trastornos. El texto médico escrito más antiguo, el antiguo clásico Huang Di Nei Jing (Canon interno del emperador amarillo, del siglo II AC), registra nueve tipos de agujas y sus funciones terapéuticas.

La difusión de la acupuntura y la MTC a otras regiones se remonta a siglos atrás: primero en Corea y Japón, y luego en otros países asiáticos.[1] La práctica de la acupuntura en Europa se documentó a mediados del siglo XVI.[2] La historia relativamente breve de la acupuntura en Estados Unidos se remonta a unos 200 años, cuando el Dr. Franklin Bache publicó un informe en el North American Medical and Surgical Journal sobre su utilidad para tratar la lumbalgia.[3] Sin embargo, hasta la década de 1970, cuando se reanudaron las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y China, la práctica de la acupuntura en este país se limitaba principalmente a los barrios chinos.[4]

Durante siglos, los acupunturistas chinos trataron los efectos sintomáticos del cáncer. En la bibliografía y los libros de texto antiguos sobre acupuntura, el cáncer se clasifica como un síndrome Zhi o una afección producida por estasis sanguínea, y se documentan los principios y los métodos del tratamiento con acupuntura.[5-7] Desde el establecimiento de la medicina convencional moderna, la acupuntura se ha utilizado en la práctica clínica, principalmente como un complemento del tratamiento convencional del cáncer.

Bibliografía
  1. Lu GD, Needham J: A history of forensic medicine in China. Med Hist 32 (4): 357-400, 1988. [PUBMED Abstract]
  2. Peacher WG: Adverse reactions, contraindications and complications of acupuncture and moxibustion. Am J Chin Med (Gard City N Y) 3 (1): 35-46, 1975. [PUBMED Abstract]
  3. Bache F: Cases illustrative of the remedial effects of acupuncture. North American Medical and Surgical Journal 1: 311-21, 1826.
  4. Ergil KV: China's traditional medicine. In: Micozzi MS, ed.: Fundamentals of Complementary and Alternative Medicine. New York, NY: Churchill Livingstone, 1996, pp 185-223.
  5. Maciocia G: The Practice of Chinese Medicine: The Treatment of Diseases with Acupuncture and Chinese Herbs. New York, NY: Churchill Livingstone, 1994.
  6. Maciocia G: Obstetrics and Gynecology in Chinese Medicine. New York, NY: Churchill Livingstone, 1997.
  7. Kaptchuk T: The Web That Has No Weaver: Understanding Chinese Medicine. New York, NY: Congdon & Weed, 1983.

Estudios de laboratorio, preclínicos y con animales

En las publicaciones científicas, se notificaron por lo menos siete estudios con animales en los que se investigaron los efectos de la acupuntura en el cáncer o las afecciones relacionadas con el cáncer.[1-5] Dos de los estudios se realizaron en China, uno de los cuales se publicó en chino con un resumen en inglés. Un estudio se llevó a cabo en Japón, otro en Suecia y otro en los Estados Unidos. Cuatro de los estudios fueron investigaciones de laboratorio ex vivo a partir de muestras de sangre o de tejido;[1-3,5] el otro estudio fue sobre comportamiento animal, en el que se investigó el efecto de la acupuntura en las náuseas y los vómitos causados por la quimioterapia.[4]

En los cuatro estudios ex vivo, se indicó que la acupuntura es útil para el tratamiento anticanceroso, ya sea mediante la estimulación activa de la respuesta inmunitaria o la prevención de la depresión de la actividad inmunitaria producida por la quimioterapia.[1-3,5]

En un estudio con ratas normales, la electroacupuntura (EA) (1 Hz, 5-20 V, amplitud de pulso de 1 milisegundo, 2 horas) aplicada en el punto Zu-Sanli (S36) durante dos horas diarias, por tres días consecutivos mejoró la citotoxicidad de los linfocitos citolíticos naturales (CN) esplénicos en comparación con una estimulación de un punto de control que no es de acupuntura en un músculo abdominal.[3]

En otro estudio, se encontró que la actividad de las células CN y la tasa de transformación de los linfocitos T aumentaron en un modelo de ratones con trasplante de cáncer de mama, en comparación con un control (P < 0,05) después de ocho sesiones de acupuntura y moxibustión.[2]

En un estudio con ratones portadores de tumores (sarcoma S180) en el que se usó moxibustión para calentar el punto de acupuntura Guanyuan (CV4) una vez al día por 10 días, se encontró un aumento significativo de la producción de eritrocitos, en comparación con los controles sin tratamiento.[1]

En el cuarto estudio ex vivo, se utilizó un modelo con ratas para investigar el efecto de la EA en el factor de crecimiento nervioso (FCN), que se relaciona con el síndrome de ovario poliquístico (SOP). Las mujeres con SOP tienen un mayor riesgo de cáncer de endometrio y otras enfermedades. Los tratamientos repetidos con EA (12 tratamientos administrados por 30 días) en ratas con SOP redujeron de modo considerable las concentraciones del FCN en los ovarios, en comparación con las ratas con SOP sin tratamiento.[5]

En un estudio sobre la emesis causada por ciclofosfamida en el entorno de un modelo de comportamiento en hurones, se utilizó la acupuntura como terapia complementaria para el tratamiento de los efectos secundarios eméticos de la quimioterapia. En este modelo con hurones, la EA de 100 Hz, 1,5 V durante 10 minutos en combinación con dosis subeficaces de antieméticos, como ondansetrón (0,04 mg/kg), droperidol (0,25 mg/kg) y metoclopramida (2,24 mg/kg) redujo significativamente el número total de episodios de emesis en 52, 36 y 73 %, respectivamente (P < 0,01).[4]

Se estableció un modelo con ratas mediante la inyección de células AT-3.1 de cáncer de próstata en la tibia de ratas Copenhagen macho adultas, que es muy similar al dolor óseo causado por el cáncer de próstata.[6] El dolor causado por el cáncer se trató con 10 Hz de EA por 30 minutos al día en el punto de acupuntura de la vesícula biliar 30 (GB30) desde el día 14 al 18 después de la inyección de células cancerosas. Para control simulado, se introdujeron agujas de EA en GB30 sin estimulación. La hiperalgesia térmica, una disminución de la latencia de retirada de la pata por un estímulo térmico nocivo, y la hiperalgesia mecánica, una disminución en el umbral de presión de retirada de la pata, se midieron al inicio del estudio y 20 minutos después de la EA. La EA atenuó significativamente la hiperalgesia en comparación con el control simulado. Más aún, la EA inhibió la elevación del ARNm de la preprodinorfina y la dinorfina, así como de la interleucina-1 β (IL-1β) y su ARNm en comparación con el control simulado. La inyección intratecal de antisuero contra la dinorfina A (1–17) y el antagonista del receptor de la IL-1 inhibió considerablemente la hiperalgesia causada por el cáncer. Estos datos indican que la EA alivia el dolor del cáncer óseo, por lo menos en parte, al suprimir la dinorfina espinal y la expresión de IL-1β en la médula.[7,8]

Se estableció otro modelo de dolor por cáncer cutáneo mediante la inyección de células de melanoma B16-BL6 en la región plantar de una pata trasera en ratones C57BL/6. Con un solo tratamiento de EA se observó una analgesia significativa en el día 8, pero no en el día 20. Con los tratamientos de EA día por medio a partir del día 8, se observó analgesia el día 20, pero cuando la EA comenzó el día 16 no produjo analgesia. Los resultados indican que la EA tiene efectos analgésicos en el cáncer cutáneo en estadio temprano, pero no en un estadio tardío.[9] Estos estudios en animales respaldan el uso clínico de la EA para tratar el dolor causado por el cáncer.

Los resultados de estos estudios indican que la acupuntura puede ser eficaz para tratar los síntomas relacionados con el cáncer y los trastornos vinculados a su tratamiento, y que la acupuntura puede activar el funcionamiento inmunitario [1-3] y regular el sistema nervioso autónomo.[4,5] En solo un estudio, se notificó una disminución del volumen tumoral en los animales tratados con acupuntura en comparación con los animales de control; sin embargo, el valor científico de este informe se ve limitado, dado que la información sobre la metodología de la investigación es insuficiente.[2]

Bibliografía
  1. Wu P, Cao Y, Wu J: Effects of moxa-cone moxibustion at Guanyuan on erythrocytic immunity and its regulative function in tumor-bearing mice. J Tradit Chin Med 21 (1): 68-71, 2001. [PUBMED Abstract]
  2. Liu LJ, Guo CJ, Jiao XM: [Effect of acupuncture on immunologic function and histopathology of transplanted mammary cancer in mice] Zhongguo Zhong Xi Yi Jie He Za Zhi 15 (10): 615-7, 1995. [PUBMED Abstract]
  3. Sato T, Yu Y, Guo SY, et al.: Acupuncture stimulation enhances splenic natural killer cell cytotoxicity in rats. Jpn J Physiol 46 (2): 131-6, 1996. [PUBMED Abstract]
  4. Lao L, Zhang G, Wong RH, et al.: The effect of electroacupuncture as an adjunct on cyclophosphamide-induced emesis in ferrets. Pharmacol Biochem Behav 74 (3): 691-9, 2003. [PUBMED Abstract]
  5. Stener-Victorin E, Lundeberg T, Waldenström U, et al.: Effects of electro-acupuncture on nerve growth factor and ovarian morphology in rats with experimentally induced polycystic ovaries. Biol Reprod 63 (5): 1497-503, 2000. [PUBMED Abstract]
  6. Zhang RX, Liu B, Wang L, et al.: Spinal glial activation in a new rat model of bone cancer pain produced by prostate cancer cell inoculation of the tibia. Pain 118 (1-2): 125-36, 2005. [PUBMED Abstract]
  7. Zhang RX, Li A, Liu B, et al.: Electroacupuncture attenuates bone cancer pain and inhibits spinal interleukin-1 beta expression in a rat model. Anesth Analg 105 (5): 1482-8, table of contents, 2007. [PUBMED Abstract]
  8. Zhang RX, Li A, Liu B, et al.: Electroacupuncture attenuates bone-cancer-induced hyperalgesia and inhibits spinal preprodynorphin expression in a rat model. Eur J Pain 12 (7): 870-8, 2008. [PUBMED Abstract]
  9. Mao-Ying QL, Cui KM, Liu Q, et al.: Stage-dependent analgesia of electro-acupuncture in a mouse model of cutaneous cancer pain. Eur J Pain 10 (8): 689-94, 2006. [PUBMED Abstract]

Estudios clínicos y con seres humanos

Efectos de la acupuntura en el funcionamiento inmunitario

El efecto de la acupuntura en el funcionamiento del sistema inmunitario en pacientes de cáncer se ha evaluado en pocas investigaciones, en su mayoría llevadas a cabo en China. En estas, se indicó que la acupuntura mejora el funcionamiento inmunitario.[1-7]

Efecto de la acupuntura en el dolor del cáncer

Se notificaron siete estudios clínicos en inglés de acupuntura como tratamiento para el dolor causado por el cáncer (consultar el Cuadro 1).[8-13] Dos estudios fueron ensayos clínicos controlados aleatorizados: un estudio se realizó en China y otro en Francia.[9,13] Cuatro estudios fueron series de casos llevados a cabo en Inglaterra, Francia, Hong Kong y los Estados Unidos.[8,10-12]

En uno de los ensayos aleatorizados, se comparó la acupuntura clásica china consistente en la inyección en puntos de acupuntura de un factor de transferencia humano liofilizado con el tratamiento analgésico convencional en pacientes con dolor por cáncer gástrico.[9] Los investigadores notificaron un efecto analgésico equivalente en los tres grupos que se observó después de dos meses de tratamiento; sin embargo, el grupo tratado de modo convencional presentó una analgesia significativamente superior a la obtenida por los dos grupos de tratamiento con acupuntura en los primeros 10 días de tratamiento. Los investigadores informaron que los pacientes de ambos grupos de tratamiento con acupuntura también tuvieron una mejor calidad de vida (CV) y menos efectos secundarios de la quimioterapia, además de la analgesia.

Además, en un estudio clínico de observación, no aleatorizado y de un solo grupo, se evaluó el efecto de la acupuntura auricular en 20 pacientes de cáncer que todavía sentían dolor después del tratamiento con analgésicos.[10] Mientras los pacientes continuaron con sus medicamentos analgésicos, se colocaron agujas de acupuntura auricular en los puntos de acupuntura del oído, elegidos de acuerdo con los síntomas clínicos y la respuesta electrodérmica; las agujas se dejaron colocadas hasta que se cayeron. En algunos casos, las agujas permanecieron en su lugar por 35 días; en otros casos, se cayeron después de cinco días. Un enfermero midió la intensidad del dolor con una escala visual analógica (EVA) el día 0 y el día 60; los datos se analizaron mediante una prueba t. Los resultados mostraron que la intensidad del dolor se redujo o se mantuvo estable después de la acupuntura auricular en todos los pacientes, con una considerable disminución promedio de la intensidad del dolor de 33 mm (P < 0,001). Los mismos investigadores informaron más adelante sobre un ensayo aleatorizado, con enmascaramiento y controlado que fue más grande (n = 90), en el que la intensidad del dolor por cáncer disminuyó considerablemente (36 %) en el grupo de tratamiento con acupuntura auricular después de dos meses de tratamiento, en comparación con los grupos de control (en 2 %, acupuntura en puntos placebo o semillas auriculares colocadas en puntos placebo) (P < 0,001).[13]

Aunque la mayoría de estos estudios fueron positivos y demostraron la eficacia de la acupuntura para el control del dolor de cáncer, los resultados tienen una significación limitada, debido a deficiencias metodológicas, como tamaños pequeños de las muestras, ausencia de enmascaramiento del paciente al tratamiento en la mayoría de los casos, variación de los regímenes de tratamiento con acupuntura, ausencia de mediciones estándar de los resultados y falta de aleatorización adecuada. En una revisión sistemática de 2015 de cinco ECA realizada por Cochrane, se notificaron beneficios de la acupuntura en la reducción del dolor causado por el cáncer de páncreas, el cáncer en estadio avanzado y el dolor neuropático crónico relacionado con el tratamiento del cáncer; en el estudio no se observaron diferencias entre la electroacupuntura (EA) real y la electroacupuntura simulada para aliviar el dolor del cáncer de ovario.[14] Sin embargo, debido al reducido tamaño muestral y un alto riesgo de sesgo, los autores llegaron a la conclusión de que no había suficientes pruebas para determinar si la acupuntura es eficaz para tratar el dolor del cáncer en los adultos.[14] Además, en 2016 se realizaron una revisión sistemática y un metanálisis de 1639 participantes con dolor relacionado con el cáncer de 20 ECA con riesgo alto de sesgo, que indicaron que la acupuntura sola no resultó superior a la terapia farmacológica convencional, aunque la acupuntura con farmacoterapia pareció ser superior a la farmacoterapia sola.[15] No obstante, los resultados de estos estudios se ven limitados por la mala calidad de los ensayos de tratamientos combinados. Se justifica realizar más investigación sobre los efectos de la acupuntura en el dolor del cáncer con una metodología científica rigurosa.

Cuadro 1. Estudios clínicos de acupuntura para el dolor relacionado con el cáncera
Cita bibliográfica/tamaño muestral Tipo de estudio Tipo de dolor Grupos de tratamientob Duración del tratamiento Terapia simultánea utilizada (sí/no/desconocida)c Puntaje del grado de comprobación científica y resultadosd
EA = electroacupuntura; ECA = ensayo controlado aleatorizado; EVA = escala visual analógica; N = número de pacientes.
aPara obtener más información y definición de los términos, consultar el texto y el Diccionario de cáncer del NCI.
bEs posible que el número de pacientes tratados más el número de pacientes del grupo de control no sea igual al número de pacientes inscritos; el número de pacientes inscritos es igual al número de pacientes inicialmente registrados o considerados por los investigadores que realizaron un estudio; el número de pacientes tratados es igual al número de pacientes inscritos a los que se sometió al tratamiento en estudio Y cuyos resultados se notificaron.
cTratamiento simultáneo de los síntomas tratados (no cancerosos).
dLos datos probatorios más contundentes permiten indicar que el tratamiento en estudio es eficaz o que mejora de otra manera el bienestar de los pacientes con cáncer. Para obtener información sobre el análisis de los grados de comprobación científica y una explicación de los puntajes de dichos grados, consultar los Grados de comprobación científica de los estudios de terapias integrales, alternativas y complementarias en seres humanos con cáncer.
eTratamiento con acupuntura versus analgésicos convencionales: P < 0,05.
fAcupuntura versus placebo: P < 0,0001.
gDía 60 después del comienzo del tratamiento con acupuntura versus día 0: P < 0,00001.
[9] (N = 48) ECA Dolor por cáncer gástrico Grupo 1, acupuntura (N = 16) y un factor de transferencia humano liofilizado inyectado en un punto de acupuntura (N = 16); grupo 2, analgésicos convencionales (N = 16) 2 meses No 1iiC; en el tratamiento prolongado, igual o mejor analgesia que los medicamentos convencionalese
[13] (N = 90) ECA Dolor del cáncer Grupo 1, acupuntura auricular (N = 28); grupo 2, acupuntura en puntos placebo en la oreja o semillas auriculares fijadas con adhesivo en puntos placebo (N = 51) 2 meses Sí (analgésicos y coanalgésicos, incluso antidepresivos tricíclicos y antiepilépticos) 1iiC; la intensidad del dolor disminuyó 36 % a los 2 mesesf
[10] (N = 20) Series de casos no consecutivos Dolor del cáncer Grupo 1, acupuntura auricular (N = 20); control, ninguno Desconocida Sí (analgésicos) 3iiiC; la intensidad promedio de dolor según la EVA (0–100 mm) disminuyó 43 %g
[11] (N = 183) Series de casos no consecutivos Dolor causado por el cáncer Grupo 1, acupuntura (N = 183); control, ninguno Desconocida Sí (analgésicos) 3iC; 95 (52 %) “ayuda significativa”
[12] (N = 29) Series de casos no consecutivos Dolor del cáncer Grupo 1, EA (N = 29); control, ninguno Desconocida Sí (analgésicos) 3iC; el dolor disminuyó; las inyecciones de analgésicos disminuyeron o ya no eran necesarias
[8] (N = 5) Mejor serie de casos Dolor del cáncer Grupo 1, auricular EA (N = 5); control, ninguno Desconocida Desconocida 4; los síntomas mejoraron

Efecto de la acupuntura en los efectos secundarios del tratamiento del cáncer

Dolor

Acupuntura para el dolor posoperatorio

En cinco ECA publicados en inglés, se abordó la práctica de la acupuntura para el dolor causado por el tratamiento del cáncer, en mayor medida, el dolor posoperatorio (consultar el Cuadro 2). En un ECA de 106 pacientes con cáncer que padecieron dolor después de una toracotomía, no se encontró una diferencia estadísticamente significativa en el grupo de acupuntura real (AR) comparado con el grupo de acupuntura simulada (AS) con respecto a los puntajes de dolor medidos con el Cuestionario Breve del Dolor en los días 30, 60 y 90 de seguimiento.[16] Se dudó de la eficacia de las agujas intradérmicas distintivas usadas en este estudio.

En otro ECA más pequeño (N = 27), se observó una tendencia a menores puntajes de dolor en la EVA de los pacientes tratados con EA en comparación con aquellos tratados con AS en los días posoperatorios dos y seis; además se observó que la dosis acumulada de analgesia controlada por el paciente fue más baja de manera estadísticamente significativa en el día posoperatorio dos (P < 0,05).[17] No obstante, este estudio estuvo limitado por un tamaño muestral pequeño.

En un ECA (N = 93), se comparó la acupuntura con la terapia de masaje y la atención habitual para el control del dolor posoperatorio, las náuseas, los vómitos y el estado de ánimo depresivo.[18] En este estudio se observó que la acupuntura y el masaje posoperatorio junto con la atención habitual mejoran en forma significativa el control del dolor en comparación con la atención habitual sola.

En otro estudio, se observó que en los pacientes con cáncer que padecen de dolor crónico o disfunción como consecuencia de una disección del cuello, cuatro tratamientos semanales de acupuntura disminuyeron en forma significativa el dolor y mejoraron el funcionamiento en comparación con el tratamiento estándar solo.[19] Además, en un estudio de 80 pacientes con cáncer de mama se observó que la acupuntura mejora en forma significativa el dolor posoperatorio y la amplitud de movimiento, en comparación con el tratamiento habitual solo.[20] Sin embargo, la falta de grupo de terapia simulada en estos dos estudios hace difícil determinar qué tanta mejora se debe al efecto del placebo y si se necesitan agujas de AR, y acupunturistas y masajistas con entrenamiento profesional para la intervención.

Cuadro 2. Resumen de ensayos controlados aleatorizados sobre acupuntura para el alivio del dolor causado por el cáncera
Cita bibliográfica/Tamaño muestral Tipo de dolor Grupos de tratamientob Duración del tratamiento Terapia simultánea usada (sí/no/desconocida)c Puntaje del grado de comprobación científica y resultadosd
AS = acupuntura simulada; EA = electroacupuntura; IC = intervalo de confianza; N = número de pacientes.
aPara obtener más información y definición de los términos, consultar el texto y el Diccionario de cáncer del NCI.
bEs posible que el número de pacientes tratados más el número de pacientes del grupo de control no sea igual al número de pacientes inscritos; el número de pacientes inscritos es igual al número de pacientes inicialmente registrados o considerados por los investigadores que realizaron un estudio; el número de pacientes tratados es igual al número de pacientes inscritos a los que se sometió al tratamiento en estudio Y cuyos resultados se notificaron.
cTratamiento simultáneo de los síntomas tratados (no cancerosos).
dLos datos probatorios más contundentes permiten indicar que el tratamiento en estudio es eficaz o que mejora de otra manera el bienestar de los pacientes con cáncer. Para obtener información sobre el análisis de los grados de comprobación científica y una explicación de los puntajes de dichos grados, consultar los Grados de comprobación científica de los estudios de terapias integrales, alternativas y complementarias en seres humanos con cáncer.
eAcupuntura versus placebo: P < 0,05.
fAcupuntura y masaje versus tratamiento habitual: P = 0,038.
gAcupuntura versus tratamiento habitual: P = 0,008.
hAcupuntura versus tratamiento habitual: P ≤ 0,01.
iAcupuntura versus tratamiento habitual: P < 0,001.
[16] (N = 106) Dolor postoracotomía Grupo 1, acupuntura intradérmica (N = 52); grupo 2, AS (N = 54) 1 mes Desconocida 1iiC; sin diferencias entre los dos grupos
[17] (N = 25) Dolor postoracotomía Grupo 1, EA (N = 13); grupo 2, AS (N = 12) 7 días Sí, antibióticos orales o intravenosos 1iiC; se utilizó una dosis acumulada menor de morfina en la analgesia controlada por el paciente en el segundo día posoperatorio en el grupo de EAe
[18] (N = 45) Dolor posoperatorio Grupo 1, acupuntura y masaje (N = 93); grupo 2, tratamiento habitual (N = 45) 2 días Masaje 1iiC; el grupo de tratamiento comunicó menos dolorf
[19] (N = 58) Dolor y alteración en los pacientes con cáncer y antecedentes de disección en el cuello Grupo 1, acupuntura (N = 28); grupo 2, tratamiento habitual (N = 30) Cada semana durante 4 semanas Desconocida 1iiC; los puntajes de la escala de Constant-Murley mejoraron más en el grupo de acupuntura (diferencia ajustada entre los grupos = 11,2; IC 95 %, 3,0–19,3)g
[20] (N = 80) Dolor posoperatorio en pacientes con cáncer de mama Grupo 1, acupuntura (N = 48); grupo 2, tratamiento habitual (N = 32) Días posoperatorios 3, 5 y 7, así como el día del alta Desconocida 1iiC; el grupo de acupuntura presentó mejoría del dolor posoperatorioh y de la amplitud de movimientoi
Acupuntura para los síntomas osteomusculares relacionados con los inhibidores de la aromatasa

En cuatro ECA se compararon los efectos de la AR con AS para aliviar los síntomas osteomusculares relacionados con los inhibidores de la aromatasa (SOMIA).[21-24] (Para obtener más información, consultar el Cuadro 3).

Tres ensayos se llevaron a cabo en los Estados Unidos y otro en Australia. En todos los ensayos se inscribieron sobrevivientes de cáncer de mama con antecedentes de cáncer de mama con receptor hormonal positivo no metastásico, que tomaban un inhibidor de la aromatasa y padecían de SOMIA. En todos los estudios se evaluó la diferencia en el dolor articular o muscular después de la intervención. Uno de los estudios se enfocó en el efecto de la AR o AS sobre los cambios del funcionamiento medidos con el puntaje del Health Assessment Questionnaire Disability Index.[21] Tres de los estudios tenían dos grupos (AR vs. AS), y un estudio tenía tres grupos (AR, AS o lista de espera de control [LEC]).[25] Todos los estudios tenían tamaños muestrales relativamente pequeños que oscilaron de 29 a 67 pacientes, aunque estos estaban divididos en tres grupos de 23 pacientes cada uno. En dos estudios,[21,22] se utilizó acupuntura manual y en los otros dos se utilizó EA.[23,24] En dos estudios,[21,24] se utilizaron tratamientos individualizados y en los otros dos se utilizaron protocolos normalizados (el mismo tratamiento de acupuntura para todos los pacientes).[22,23]

En ninguno de los cuatro estudios se notificaron reacciones adversas significativas del tratamiento con AR o AS. En un ensayo,[21] se observó que la AR fue significativamente mejor que la AS para mejorar el dolor muscular, aunque este resultado no se corroboró en los otros tres ensayos. Otro estudio tuvo un grupo adicional de LEC en el que se observó una mejoría estadísticamente significativa en cuanto a la disminución del dolor en el grupo de AR en comparación con el grupo de LEC.[24]

Los resultados de estos cuatro ECA concuerdan con los de estudios observacionales que muestran que la acupuntura es inocua, que los pacientes obtienen beneficios de AR y AS, y que hay un beneficio significativo tanto de la AR como de la AS en comparación con el tratamiento habitual solo. En una revisión sistemática de 2012 que contó con 17 922 pacientes, se observó que la acupuntura es significativamente mejor que la AS para disminuir el dolor crónico; la magnitud del efecto de 0,23 fue moderada (intervalo de confianza de 95 %, 0,13–0,33).[26] Además esto indica que se necesitan estudios con tamaños muestrales más grandes con el fin de establecer la eficacia de la acupuntura en comparación con la AS. Se llevaron a cabo tres revisiones sistemáticas o metanálisis sobre acupuntura para los SOMIA, en ambos casos se observó que la acupuntura puede ser útil para mejorar los SOMIA.[27-29] Se necesitan más ensayos clínicos con muestras más grandes y seguimientos más prolongados. El Southwest Oncology Group (SWOG) está llevando a cabo un estudio que tiene un tamaño muestral de 228 pacientes (SWOG-S1200 [NCT01535066]) en el que se asigna al azar a los pacientes a uno de tres grupos (AR, AS o atención habitual); este estudio permitiría aclarar la función de la acupuntura para aliviar los SOMIA en sobrevivientes de cáncer de mama.

Cuadro 3. Estudio clínicos de acupuntura para los síntomas osteomusculares causados por los inhibidores de la aromatasaa
Cita bibliográfica/Tamaño muestral Tipo de estudio Grupos de tratamientob Duración del tratamiento Terapia simultánea usada (sí/no/ desconocida)c Puntaje del grado de comprobación científica y resultadosd
AR = acupuntura real; AS = acupuntura simulada; EA = electroacupuntura; ECA = ensayo controlado aleatorizado; LEC = lista de espera de control; N = número de pacientes; SOMIA = síntomas osteomusculares relacionados o causados por los inhibidores de la aromatasa.
aPara obtener más información y definición de los términos, consultar el texto y el Diccionario de cáncer del NCI.
bEs posible que el número de pacientes tratados más el número de pacientes del grupo de control no sea igual al número de pacientes inscritos; el número de pacientes inscritos es igual al número de pacientes inicialmente registrados o considerados por los investigadores que realizaron un estudio; el número de pacientes tratados es igual al número de pacientes inscritos a los que se sometió al tratamiento en estudio Y cuyos resultados se notificaron.
cTratamiento simultáneo de los síntomas tratados (no cancerosos).
dLos datos probatorios más contundentes permiten indicar que el tratamiento en estudio es eficaz o que mejora de otra manera el bienestar de los pacientes con cáncer. Para obtener información sobre el análisis de los grados de comprobación científica y una explicación de los puntajes de dichos grados, consultar los Grados de comprobación científica de los estudios de terapias integrales, alternativas y complementarias en seres humanos con cáncer.
[21] (N = 38) ECA Grupo 1, AR (N = 20); grupo 2, AS (N = 18) 2 veces por semana durante 6 semanas Sí, inhibidores de la aromatasa 1iiC; la AR redujo significativamente más los SOMIA que la AS
[30] (N = 47) ECA Grupo 1, AR (N = 23); grupo 2, AS (aparato de Park) (N = 24) 1 vez por semana durante 8 semanas Sí, inhibidores de la aromatasa 1iiC; sin diferencias significativas entre los grupos
[23] (N = 29) Estudio piloto Grupo 1, EA real (N = 14); grupo 2, EA simulada (N = 15) 2 veces por semana durante 6 semanas Sí, inhibidores de la aromatasa 1iiC; sin diferencias significativas en las mediciones de resultados en los dos grupos
[31] (N = 67) ECA Grupo 1, EA (N = 22); grupo 2, AS (agujas de Steinberg) (N = 22); grupo 3: LEC (N = 23) 10 tratamientos en el transcurso de 8 semanas Sí, inhibidores de la aromatasa 1iiC; mejoría significativa tanto de la intensidad como del funcionamiento del grupo de EA comparado con el grupo LEC, pero sin diferencias significativas en los grupos EA y AS

Náuseas y vómitos

Náuseas y vómitos causados por la quimioterapia

De todos los efectos de la acupuntura investigados en los síntomas y trastornos relacionados con la quimioterapia o el cáncer, el más convincente es el efecto positivo de la acupuntura en las náuseas o los vómitos (N/V) causados por la quimioterapia; así lo demuestra la homogeneidad de los resultados de una variedad de tipos de estudios clínicos, incluso ECA, ensayos no aleatorizados, series de casos consecutivos y prospectivos y estudios retrospectivos (consultar el Cuadro 4). De acuerdo con los resultados de los estudios clínicos sobre acupuntura para las N/V por otras causas (es decir, N/V posoperatorios y náuseas durante el embarazo) estos estudios mostraron que la acupuntura es eficaz para tratar las N/V causados por la quimioterapia.

En una revisión sistemática de 2013 sobre la acupuntura en el tratamiento del cáncer, se revisaron 2151 publicaciones y se identificaron 41 ECA en los que se examinó el efecto de tratar con acupuntura ocho síntomas relacionados con el tratamiento de cáncer (dolor, náuseas, sofocos, fatiga, xerostomía causada por radiación, íleo posoperatorio prolongado, trastornos de ansiedad o del estado de ánimo y alteraciones del sueño). La revisión permitió concluir que la acupuntura es un tratamiento auxiliar apropiado para las N/V causados por la quimioterapia (NVCQ), pero que se necesitan más estudios porque la mayor parte de los ECA tienen sesgos poco claros o un riesgo alto de sesgo.[32]

En 2005, en un metanálisis exhaustivo de 11 ECA (N = 1247) en los que se evaluó el efecto de la estimulación de los puntos de acupuntura para aliviar las NVCQ, se encontró que la estimulación de estos puntos produjo una disminución significativa de la proporción de vómito agudo (riesgo relativo, 0,82; IC 95 %, 0,69–0,99, P = 0,04);[33] aunque en el metanálisis no se observó que la acupuntura disminuyera el número medio de episodios agudos de emesis o la intensidad de las náuseas agudas o diferidas en comparación con el control.

Los ensayos del metanálisis se publicaron entre 1987 y 2003, y los tamaños muestrales oscilaron entre 10 pacientes, en el ensayo más pequeño,[34] hasta 747 pacientes en el ensayo más grande.[35] En los 10 ensayos en los que se describió un régimen de quimioterapia, todos los pacientes recibieron quimioterapia con efecto emetógeno moderado o intenso. En 8 de los ensayos, se utilizó un régimen antiemético con el antagonista del receptor 5-HT3, ondansetrón. En los otros 3 ensayos se utilizó metotrexato solo, metotrexato con prednisona o metotrexato con antagonistas dopaminérgicos como régimen antiemético.[33] Ninguno de los regímenes antieméticos contenía aprepitant porque todos los ensayos precedían a este fármaco.

Un metanálisis de acupuntura en N/V es el resumen más completo de la investigación clínica sobre la función de la estimulación de los puntos de acupuntura para el alivio de las NVCQ. En este, se encontró que la estimulación de los puntos de acupuntura disminuye la proporción de pacientes que padece de vómitos agudos causados por la quimioterapia. Esto coincide con el metanálisis y la revisión sistemática previas.[36,37] En el metanálisis se indica que la acupresión puede aliviar las náuseas causadas por la quimioterapia, aunque los estudios estaban limitados por la falta de un grupo de control real que permitiera descartar el efecto placebo. También dejó entrever diferencias en las modalidades de estimulación de los puntos de acupuntura dado que la estimulación invasiva de los puntos resultó ser más eficaz que la estimulación que no es invasiva de los puntos en cuanto a la disminución de las NVCQ de tipo agudo.[33] Desde entonces, se ha citado en múltiples ocasiones en artículos de revisión y en directrices clínicas de oncología.[38-40]

Vale la pena mencionar la especificidad del punto de acupuntura debido a que en la mayoría de los ensayos iniciales de acupuntura en las NVCQ se utilizó el punto de acupuntura PC6 y se observaron reacciones favorables. En un ensayo bien diseñado, aleatorizado y controlado con placebo publicado en 2014, se observó que la acuestimulación del acupunto K1 junto con antieméticos no logró prevenir las náuseas causadas por cisplatino o oxaliplatino en 103 pacientes de cáncer de hígado sometidos al procedimiento de quimioembolización transarterial (QETA).[41] En un ensayo controlado aleatorizado con enmascaramiento simple realizado en 2017, se observó que la estimulación eléctrica transcutánea de los acupuntos P6, L14 y ST36 no alivió significativamente las NVCQ relacionadas con la QETA en comparación con un placebo administrado a pacientes de cáncer de hígado.[42] No obstante, la EA en los puntos P6, L14 y ST36 redujo más los puntajes de anorexia que la AS.

Náuseas y vómitos causados por la radiación

La acupuntura también se ha utilizado para aliviar las N/V causados por la radiación. En un estudio aleatorizado, los pacientes asignados al azar a recibir acupuntura verdadera o AS presentaron menos episodios de N/V que quienes recibieron atención estándar.[43]

Cuadro 4. Estudios clínicos de acupuntura para náuseas y vómitosa
Cita bibliográfica/Tamaño muestral Tipo de estudio Grupos de tratamientob Duración del tratamiento Terapia simultáneac Puntaje del grado de comprobación científicad y resultados
AS = acupuntura simulada; EA = electroacupuntura; ECA = ensayo controlado aleatorizado; N= número de pacientes; N/V = náuseas o vómitos.
aPara obtener más información y definición de los términos, consultar el texto y el Diccionario de cáncer del NCI.
bEs posible que el número de pacientes tratados más el número de pacientes en el grupo de control no sea igual al número de pacientes inscritos; el número de pacientes inscritos es igual al número de pacientes inicialmente registrados o considerados por los investigadores que realizaron un estudio; el número de pacientes tratados es igual al número de pacientes inscritos sometidos al tratamiento en estudio Y cuyos resultados se notificaron; los sujetos de control histórico no se incluyeron en el número de pacientes inscritos.
cTratamiento simultáneo de los síntomas tratados (no cancerosos).
dLos datos probatorios más contundentes permiten indicar que el tratamiento en estudio es eficaz o que mejora de otra manera el bienestar de los pacientes con cáncer. Para obtener información sobre el análisis de los grados de comprobación científica y una explicación de los puntajes de dichos grados, consultar los Grados de comprobación científica de los estudios de terapias integrales, alternativas y complementarias en seres humanos.
eEA de baja frecuencia diaria en puntos de acupuntura antieméticos tradicionales versus estimulación mínima con aguja en puntos de control con EA simulada versus ausencia de estimulación complementaria con aguja: P < 0,001.
fEA versus EA simulada: P < 0,001.
g Electrodos superficiales versus electrodos de goma: P < 0,001.
h P < 0,00059.
iAcupresión versus acupresión en un punto simulado: P < 0,02.
jAcupuntura versus acupuntura placebo no invasiva: P < 0,05.
kAcupresión y acuestimulación con pulseras versus ningún tratamiento: P < 0,05.
[44] (N = 104) ECA Grupo 1, acupuntura (N = 37); grupo 2, electroestimulación simulada (N = 33); grupo 3, sin estimulación con aguja (N = 34) 5 días Sí (proclorperazina, lorazepam y difenhidramina) 1iiC; menos N/V en el grupo de EAe
[34,45,46] (N = 10) ECA Grupo 1, EA (N = 10); grupo 2, EA simulada (estudio cruzado) (N = 10) Desconocida Sí (metoclopramida) 1iiC; significativamente menos N/V que el controlf
[47] (N = 100) ECA Grupo 1, electrodos de superficie (N = 27); grupo 2, electrodos de goma (N = 11); grupo 3, estudio cruzado (N = 14); grupo 4, estimulación eléctrica transcutánea (N = 24) 5 días Sí (metoclopramida, tietilperacina, proclorperazina, ciclizina, lorazepam y esteroides) 1iiC; 75 % logró beneficio considerableg
[48] (N = 16) ECA Grupo 1, ondansetrón más estimulación eléctrica transcutánea (N = 16); Grupo 2, tratamiento cruzado con ondansetrón solo (N = 16) 5 días Sí (ondansetrón) 1iiC; días en que los pacientes estaban asintomáticos: 58,8 %h
[49] (N = 53) ECA Grupo 1, acupresión (N = 38); Grupo 2, cruzado a la acupresión en un punto simulado (N = 38) Desconocida Sí (antieméticos) 1iiC; 55 % de disminución en N/Vi
[50] (N = 80) ECA Grupo 1, acupuntura (N = 41); acupuntura no invasiva como placebo (N = 39) Desconocida Sí (ondansetrón) 1iiC; no se presentaron efectos adicionales de prevención de N/V agudos observados con la quimioterapia de dosis altas J
[35] (N = 739) ECA Grupo 1, bandas bilaterales de acupresión (N = 233) y bandas de estimulación eléctrica transcutánea (N = 234); grupo 2, sin bandas (N = 233); grupo 3, no fue evaluable (N = 39) 5 días Sí (antagonista del receptor de 5-HT3 , proclorperazina, u otros) 1iiC; menos N/V en los grupos de tratamiento que en el de controlk
[51] (N = 142) ECA Grupo 1, acupuntura + vitamina B6 inyectada en el punto PC6 (N = 48); grupo 2, vitamina B6 (N = 46); grupo 3, acupuntura (N = 48) 3 semanas Sí (diazepam, difenhidramina, cimetidina, y granisetrón) 1iiC; menos episodios de emesis
[52] (N = 36) ECA Grupo 1, acupresión (N = 17); grupo 2, control (N = 19) 5 días Sí (antieméticos) 1iiC; significativamente menos N/V
[41] (N = 103) ECA Grupo 1, acuestimulación en el acupunto K1 (N = 51); grupo 2, electroestimulación en un punto placebo en el talón (N = 52) 5 días Sí (tropisetrón) 1iiC
[43] (N = 277) ECA Grupo 1, acupuntura (N = 109); grupo 2, AS (N = 106); grupo 3, tratamiento estándar (N = 62) 6 tratamientos Sí (antieméticos) 1iiC; menos nauseas
[53] (N = 160) ECA Grupo 1, acupresión P6 (activa) (N = 53); grupo 2, acupresión S13 (placebo) (N = 53); grupo 3, tratamiento habitual (N = 54) 10 días Sí (antraciclina, ciclofosfamida, y un antiemético) 1iiC; la acupresión disminuyó las N/V tardíos

Síntomas vasomotores

En algunos estudios se notificó que la acupuntura puede ser eficaz para reducir los síntomas vasomotores en mujeres posmenopáusicas con cáncer de mama y en pacientes de cáncer de próstata sometidos a terapia de privación de andrógenos.[54-60]

En seis ECA se estudió la función de la acupuntura para disminuir los sofocos en sobrevivientes de cáncer de mama.

En un estudio de 2007, se describieron los resultados de un ensayo aleatorizado controlado con simulación sobre los efectos de la acupuntura para el tratamiento de sobrevivientes de cáncer de mama que padecían tres o más sofocos por día.[54] Los investigadores informaron que el número medio de sofocos por día en la semana seis cambió de 8,7 a 6,2 en el grupo de AR, y de 10,0 a 7,6 en el grupo de AS. No obstante, la diferencia entre el grupo AR y el grupo AS no fue estadísticamente significativa (P = 0,3). Cuando los pacientes del grupo AS pasaron a recibir AR, la frecuencia de sus sofocos disminuyó todavía más de 7,6 a 5,8. La disminución de los sofocos en todos los pacientes se mantuvo durante los seis meses de seguimiento (grupo AR, 6,1 por día; grupo AS, 6,8 por día). A partir del número más bajo de sofocos en ambos grupos, los autores concluyeron que la acupuntura disminuye la frecuencia de los sofocos, aunque la diferencia entre los grupos de AR y AS no fue estadísticamente significativa.[54]

En un estudio de 2009, se describió otro ensayo aleatorizado controlado con AS sobre los efectos de la acupuntura para el tratamiento de mujeres con cáncer de mama que padecieron sofocos después de consumir tamoxifeno durante por lo menos tres meses.[61] Se asignó al azar a 59 mujeres para recibir 15 sesiones (dos veces a la semana durante cinco semanas, seguidas de una por semana durante cinco semanas) de AR o AS. Los autores informaron que al finalizar la fase de tratamiento el número medio de sofocos diarios disminuyó en forma significativa de 9,5 a 4,7 (P = 0,001) en el grupo de AR y de 12,3 a 11,7 (P = 0,382) en el grupo de AS. A las 12 semanas de seguimiento, se observó disminución adicional en el grupo de AR (de 4,7 a 3,2); pero no en el grupo de AS (de 11,7 a 12,1). La diferencia entre los grupos de AR y AS fue estadísticamente significativa (P < 0,001). Los autores concluyeron que la acupuntura brinda un alivio eficaz de los sofocos en mujeres con cáncer de mama que los padecen mientras consumen tamoxifeno.[61] Los datos probatorios de estos dos ensayos permiten indicar que la acupuntura disminuye de manera eficaz la frecuencia de los sofocos, aunque no está claro si es mejor que la AS.

En otro ensayo clínico, se compararon los efectos de la EA y la terapia hormonal en sobrevivientes de cáncer de mama con síntomas vasomotores; de 27 mujeres, las 19 que completaron 12 semanas de tratamiento con EA presentaron una disminución significativa del número de sofocos de 9,6 a 4,3 por día. La mejoría persistió hasta los 12 meses de seguimiento.[62] En el grupo de terapia hormonal, la mediana de los sofocos disminuyó de 6,6 al inicio hasta 0 en la semana 12. Aunque los sofocos disminuyeron en menor medida en el grupo de EA que en el grupo de tratamiento con hormonas, la calidad de vida relacionada con la salud mejoró por lo menos en la misma medida. Esto indica que la EA se podría evaluar más como tratamiento para mujeres con cáncer de mama y molestias climatéricas; en particular porque el tratamiento hormonal ya no se recomienda para las sobrevivientes de cáncer de mama.[62]

En otro ECA de 2010, se comparó el efecto de la acupuntura con venlafaxina para tratar los síntomas vasomotores en pacientes con cáncer de mama que padecían más de 13 sofocos por semana.[56] El criterio de valoración principal fue el cambio en la frecuencia de los sofocos desde el inicio hasta los meses 3, 6, 9 y 12 de seguimiento. Se asignó al azar a 50 pacientes para recibir acupuntura durante 12 semanas (dos veces por semana durante cuatro semanas y, luego, semanal durante ocho semanas) versus venlafaxina diaria (37,5 mg durante una semana, luego, 75 mg durante 11 semanas). Los investigadores observaron una disminución significativa de la frecuencia e intensidad de los sofocos en ambos grupos. Además, a las dos semanas de suspender el tratamiento, las pacientes asignadas al azar a recibir venlafaxina comunicaron aumento en la frecuencia de los sofocos, mientras que la frecuencia de estos permaneció baja en el grupo de acupuntura. No se observaron diferencias significativas en los grupos de acupuntura y venlafaxina. Se comunicaron 18 episodios adversos (es decir, náuseas, mareo, cefalea) en el grupo de venlafaxina y ninguno en el grupo de acupuntura. Los autores concluyeron que la acupuntura resulta tan eficaz como la venlafaxina, y que es una opción terapéutica inocua y duradera para las pacientes con cáncer de mama que padecen de síntomas vasomotores.[56]

En un estudio de 2013, se notificaron los resultados de un ECA de tres grupos (N = 94) en el que se comparó la AR (N = 31) con la AS (N = 29) y el tratamiento habitual solo (N = 34) para disminuir los sofocos de sobrevivientes de cáncer de mama. En el grupo de acupuntura, 16 (52 %) pacientes presentaron disminución significativa de los sofocos en comparación con siete (24 %) del grupo de AS (P < 0,05). También se observó un efecto positivo, desde el punto de vista estadístico, en el sueño cuando se comparó AR con AS. Es de destacar que los investigadores midieron las concentraciones plasmáticas de estradiol y determinaron que no se presentó una relación entre la mejoría sintomática y un aumento de la concentración de estradiol.[63]

En un estudio de 2014, se describieron los resultados de un ECA de dos grupos (N = 47) sobre los efectos de la acupuntura en la disminución de los SOMIA y los sofocos como uno de los criterios secundarios de valoración. La acupuntura mejoró en forma significativa la intensidad y frecuencia de los sofocos, así como el funcionamiento, según la comparación con los valores iniciales. La AS mejoró en forma significativa solo el puntaje de la Hot Flash Related Daily Interference Scale. No obstante, no se presentaron diferencias significativas entre los dos grupos.[30]

En estos ensayos se confirmó de nuevo que la acupuntura es inocua. En ellos se observó que la acupuntura disminuye de manera significativa los sofocos cuando se compara con el inicio, aunque el beneficio de la AR comparada con la AS no está claro.

En una revisión sistemática de 2015 sobre acupuntura para el control de los sofocos en pacientes con cáncer, se observó que, en los ocho estudios incluidos en la revisión, la acupuntura produjo mejoras significativas desde el inicio, y en tres estudios se observó que la AR fue significativamente mejor que la AS en cuanto a otros aspectos diferentes de los sofocos. No obstante, ningún estudio se valoró como de riesgo bajo de sesgos.[64] En un metanálisis de 2016 de 12 ECA publicados antes de abril de 2015 sobre la eficacia de la acupuntura o la EA administradas a sobrevivientes de cáncer de mama que sufrían de sofocos, no se pudo observar un efecto favorable de la acupuntura para reducir la frecuencia de los sofocos comparadas con grupos de control que recibieron AS, terapia con hormonas, antidepresivos o una intervención de relajación.[65] Los autores explicaron que es posible que este hallazgo se deba a la heterogeneidad de los estudios, el tamaño pequeño de la muestra de los estudios y los problemas metodológicos subyacentes en algunos estudios. En otra revisión sistemática realizada en 2016 de 12 ECA (incluso 8 del metanálisis antes mencionado), se encontró que en todos los ECA se observó el efecto de la acupuntura comparada con su ausencia. Sin embargo, en solo 2 de los 6 ECA en los que se comparó la AR con la AS se observó un beneficio más importante de la acupuntura que el efecto del placebo. En los otros estudios, se observó que la acupuntura no fue mejor que la terapia con hormonas, la venlafaxina o la relajación en los controles.[66] Por consiguiente, no hay suficientes pruebas que respalden el uso de la acupuntura para tratar los sofocos. Se necesitan estudios adicionales.

En un estudio de EA para el tratamiento de los sofocos, publicado en 2015, se asignó al azar a 120 supervivientes de cáncer de mama que padecían de sofocos al menos 2 veces por día, a 1 de los 4 grupos siguientes: EA, AS, gabapentina (GP) y pastillas de placebo (PP) durante 8 semanas.[67] Sin embargo, a diferencia de otros ensayos sobre eficacia de la acupuntura, el criterio de valoración principal fue el cambio en los puntajes combinados de sofocos (PCS) de AS y PP en la semana 8; los criterios de valoración secundarios fueron las comparaciones postratamiento de todos los grupos en diferentes momentos y la evaluación de la durabilidad del tratamiento en la semana 24. Se observó que la AS produjo disminuciones significativamente más pronunciadas en los PCS que las PP en la semana 8, lo anterior indica un efecto placebo mayor de la AS. Aunque todos los grupos presentaron disminuciones en los PCS, la AS produjo reacciones mucho mejores que los obtenidos con las intervenciones de GP y PP (EA, −7,4; AS, −5,9; GP, −5,2 y PP, −3,4) en comparación con los puntajes iniciales. Además, la AS presentó un efecto nocebo más escaso que las PP, según se observó por el porcentaje significativamente mayor de efectos adversos notificados de las PP (20,0 %) comparado con el de la AS (3,1 %). Otro hallazgo interesante fue el efecto más perdurable de la disminución de los PCS producida en la semana 24 (16 semanas postratamiento) con ambos tratamientos, de EA y AS (EA, −8,5; AS, −6,1), que con GP (GP, −2,8), lo anterior indica que ambos tipos de acupuntura pueden suscitar cambios fisiológicos subyacentes que la intervención farmacológica no induce. Por otra parte, la magnitud del efecto de la EA comparada con AS fue escasa en la semana 8 (d de Cohen, 0,21) pero aumentó a la semana 24 (d de Cohen, 0,31), lo que indica que la EA podría inducir efectos fisiológicos adicionales o de mayor duración que la AS.[67]

En un ECA pragmático realizado en 2016 (n = 190), en el que se comparó la acupuntura especializada con una mejora del autocuidado (descrito en un folleto informativo entregado a todos los pacientes) con la mejora del autocuidado solo para reducir los sofocos, se observó al final del tratamiento y en las consultas de seguimiento a los 3 y 6 meses que la terapia combinada fue superior al autocuidado solo.[68][Grado de comprobación: 1iiC] Además, en este estudio de gran repercusión también se observó que la acupuntura mejoró la calidad de vida de los pacientes sin ningún efecto adverso grave.[68] En el ensayo se utilizó el método de acupuntura estándar de la medicina tradicional china mediante el que se identificaron por primera vez los síndromes menopáusicos según las recomendaciones de Maciocia y luego se escogieron acupuntos individualizados además de los tres acupuntos comunes: SP6, LI11 y CV4.[68] Este estudio ofrece datos probatorios sólidos que respaldan el uso de la acupuntura para reducir los sofocos y mejorar la calidad de vida de los sobrevivientes de cáncer de mama. Por otra parte, se necesita realizar más estudios de investigación para comprender mejor el modo en que los mecanismos de la acupuntura pueden haber reducido los sofocos.

Cuadro 5. Resumen de ensayos controlados aleatorizados sobre acupuntura para los sofocos en pacientes con cáncer de mamaa
Cita bibliográfica/tamaño muestral Grupos de tratamientob Duración del tratamiento Terapia simultánea (sí/no/desconocida)c Puntaje del grado de comprobación científicad
AS = acupuntura simulada; AR = acupuntura real; EA = electroacupuntura; EIDS = Escala de Interferencia Diaria de los Sofocos; GA= gabapentina; ISRS = inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina; TH = terapia hormonal; N = número de pacientes.
aPara obtener más información y definición de los términos, consultar el texto y el Diccionario de cáncer del NCI.
bEs posible que el número de pacientes tratados más el número de pacientes del grupo de control no sea igual al número de pacientes inscritos; el número de pacientes inscritos es igual al número de pacientes inicialmente registrados o considerados por los investigadores que realizaron un estudio; el número de pacientes tratados es igual al número de pacientes inscritos sometidos al tratamiento en estudio Y cuyos resultados se notificaron.
cTratamiento simultáneo de los síntomas tratados (no cancerosos).
dPara obtener información sobre el análisis de los grados de comprobación científica y una explicación de los puntajes de dichos grados, consultar los Grados de comprobación científica de los estudios de terapias integrales, alternativas y complementarias en seres humanos con cáncer.
eAcupuntura versus terapia hormonal: P < 0,001.
fAcupuntura versus placebo versus tratamiento habitual: P < 0,05.
[68] (N = 190) Grupo 1, AR y mejora del autocuidado (N = 85); Grupo 2, mejora del autocuidado (N = 105) 12 semanas Sí, TH 1iiC
[54] (N = 72) Grupo 1, AR (N = 42); grupo 2, AS (N = 30) 4 semanas Sí, inhibidores de la aromatasa, ISRS, tamoxifeno 1iC; la AR se relacionó con 0,8 menos sofocos por día que la AS en la semana 6, pero la diferencia no alcanzó significancia estadística.
[61] (N = 59) Grupo 1, AR (N = 30); grupo 2, AS (N = 29) 10 semanas Sí, tamoxifeno 1iiC; durante la fase de tratamiento, el número medio de sofocos diurnos y nocturnos en el grupo de acupuntura disminuyó desde el valor inicial en casi 60 % y, luego, 30 % más durante las 12 semanas siguientes. El índice de Kupperman disminuyó 44 % desde el inicio hasta el final de la fase de tratamiento en el grupo de acupuntura. En gran medida, esto continuó a las 12 semanas de terminar el tratamiento.
[62] (N = 45) Grupo 1, EA (N = 27); grupo 2, TH (N = 18) 24 meses Sí, estrógeno/progesterona/tamoxifeno 1iiC; la mediana del número de sofocos en 24 horas disminuyó desde 9,6 al inicio hasta 4,3 a las 12 semanas de tratamiento en el grupo de EAe y desde 6,6 al inicio hasta 0 en el grupo de TH.
[56] (N = 50) Grupo 1, AR (N = 25); grupo 2, venlafaxina (N = 25) 12 semanas Sí, tamoxifeno o Arimidex, TH 1iiC; la acupuntura fue tan eficaz como la venlafaxina.
[63] (N = 94) Grupo 1, AR (N = 31); grupo 2, AS (N = 29); grupo 3: tratamiento habitual (N = 34) Cada semana durante 5 semanas Desconocida 1iC; 16 pacientes (52 %) en el grupo de AR presentaron disminución significativa de los sofocos en comparación con 7 pacientes (24 %) del grupo de AS.f
[67] (N = 120) Grupo 1, EA (N = 30); grupo 2, AS (N = 32); grupo 3, GA (N = 28); grupo 4, pastillas con placebo (N = 30) 8 semanas Sí, TH, antidepresivos 1iiC
[30] (N = 47) Grupo 1, AR (N = 23); grupo 2, AS (N = 24) Cada semana durante 8 semanas Sí, inhibidores de la aromatasa 1iiC; en comparación con el valor inicial, la AR mejoró de manera significativa la intensidad y frecuencia de los sofocos, así como el puntaje de EIDS; la AS solo mejoró de manera significativa el puntaje de EIDS. No se encontraron diferencias significativas entre los grupos.

Fatiga relacionada con el cáncer

La fatiga es un síntoma común en pacientes con cáncer y un efecto secundario frecuente de la quimioterapia y la radioterapia. No hay un tratamiento eficaz. Se llevaron a cabo varios ECA con el fin de estudiar los efectos de la acupuntura para disminuir la fatiga relacionada con el cáncer (consultar el Cuadro 6).

En un ECA piloto se inscribieron 47 pacientes con cáncer que padecían de fatiga moderada a grave relacionada con cáncer, quienes fueron asignados al azar a uno de tres grupos: acupuntura (n = 15), acupresión (n = 16) o AS (n = 16). Los pacientes del grupo de acupuntura se sometieron a 6 sesiones de acupuntura de 20 minutos en el transcurso de 2 semanas; a los pacientes de los dos grupos de acupresión se les enseñó a masajear diariamente puntos de AR versus puntos de AS durante 2 semanas.[69] Se utilizó el Multidimensional Fatigue Inventory para evaluar las respuestas de los participantes al inicio, y en las semanas dos y cuatro de seguimiento. Al final de la semana dos, los grupos de acupuntura y acupresión mejoraron de manera significativa la fatiga general, fatiga física y motivación en comparación con el inicio. Al final de la semana dos, el grado de fatiga mejoró en 36 % en el grupo de acupuntura, 19 % en el grupo de acupresión y 0,6 % en el grupo de control. Además, la mejora se mantuvo en la semana cuatro de seguimiento. Se encontró que la acupuntura fue un método más eficaz que la acupresión o la AS. Los autores concluyeron que la acupuntura tiene un potencial mayor para el tratamiento de la fatiga relacionada con el cáncer; se justifica llevar a cabo nuevas evaluaciones en un ECA multicéntrico con tamaños muestrales más grandes.[69] En un estudio aleatorizado pequeño con 28 pacientes de cáncer de pulmón de células no pequeñas, se notificó disminución de la fatiga y mejora de la CV con la AR en comparación con la AS. El efecto permaneció durante las 6 semanas del período de observación.[70]

El mismo grupo de investigadores publicó en 2013 un ECA de seguimiento (N = 302); encontraron que en los 246 pacientes evaluables la acupuntura disminuyó en forma significativa la fatiga relacionada con el cáncer, la ansiedad y la depresión, y que mejoró la calidad de vida cuando se comparó con la atención habitual.[71] Nuevamente, los investigadores asignaron al azar a 197 pacientes para someterse a cuatro semanas de acupuntura administrada por un acupunturista (n = 65), acupuntura autoadministrada (n = 67) o nada de acupuntura (n = 65) con el fin de determinar el efecto de esta como tratamiento de mantenimiento para la fatiga relacionada con el cáncer. No se encontraron diferencias entre la acupuntura administrada por un acupunturista y la acupuntura autoadministrada; se observó una tendencia no significativa de mejoría de la fatiga al comparar los grupos sometidos a acupuntura con el grupo que no la recibió (P = 0,07).[72]

Por el contrario, en dos ECA no se observaron diferencias significativas entre AR y AS en cuanto al alivio de la fatiga relacionada con cáncer (consultar el Cuadro 6).[73,74] En un estudio de 2009 se informó que en 27 pacientes sometidas diariamente a radioterapia, tanto el tratamiento de AR como de AS indujo mejoría en la fatiga, el sufrimiento por fatiga, la calidad de vida y la depresión desde el inicio hasta las 10 semanas; pero las diferencias entre las dos intervenciones no fueron significativas.[73] En 2013, en otro estudio se describieron los resultados de un ECA sobre AR comparada con AS en el que participaron 101 pacientes que presentaron fatiga crónica después la quimioterapia; en 74 pacientes evaluables se encontró que en ambos grupos se presentaron disminución de un punto en el puntaje del Brief Fatigue Inventory; sin embargo, no se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos. Este estudio estuvo limitado por el gran número de pacientes (27) perdidos para el seguimiento.[74]

En un estudio de SOMIA publicado en 2014, también se estudió el efecto de la acupuntura en la fatiga relacionada con el cáncer como uno de los criterios secundarios de valoración de la acupuntura.[31] Cuando la EA se comparó con la LEC, se encontró una mejora significativa de la fatiga, ansiedad y depresión, y aunque la AS no mejoró la fatiga ni la ansiedad, si mejoró la depresión.[31] En este estudio, los investigadores no hicieron una comparación directa de EA con AS porque el estudio no tenía la potencia para detectar una diferencia entre EA y AS, especialmente para los criterios secundarios de valoración. Por último, en un estudio piloto australiano (N = 30) se observó que la acupuntura disminuyó mucho la fatiga y mejoró el bienestar de pacientes con cáncer de mama que padecen de fatiga después del tratamiento, en comparación con los controles.[75]

Estos resultados revelaron que la acupuntura mejoró de manera significativa la fatiga cuando se comparó con la atención habitual sola, aunque para saber si es significativamente mejor que la AS se necesitan estudios adicionales.

Cuadro 6. Resumen de estudios piloto de acupuntura para la fatiga por cáncera
Cita bibliográfica/tamaño muestral Grupos de tratamientob Duración del tratamiento Terapia simultánea usada (sí/no/desconocida)c Puntaje del grado de comprobación científica y resultadosd
AR = acupuntura real; AS = acupuntura simulada; BFI = Brief Fatigue Inventory; CV = calidad de vida; EA = electroacupuntura; IC = intervalo de confianza; LEC = lista de espera de control; N = número de pacientes.
aPara obtener más información y definición de los términos, consultar el texto y el Diccionario de cáncer del NCI.
bEs posible que el número de pacientes tratados más el número de pacientes del grupo de control no sea igual al número de pacientes inscritos; el número de pacientes inscritos es igual al número de pacientes inicialmente registrados o considerados por los investigadores que realizaron un estudio; el número de pacientes tratados es igual al número de pacientes inscritos a los que se sometió al tratamiento en estudio Y cuyos resultados se notificaron.
cTratamiento simultáneo de los síntomas tratados (no cancerosos).
dLos datos probatorios más contundentes permiten indicar que el tratamiento en estudio es eficaz o que mejora de otra manera el bienestar de los pacientes con cáncer. Para obtener información sobre el análisis de los grados de comprobación científica y una explicación de los puntajes de dichos grados, consultar los Grados de comprobación científica de los estudios de terapias integrales, alternativas y complementarias en seres humanos con cáncer.
eAcupuntura versus tratamiento habitual: P < 0,001.
fEducación y acupuntura versus tratamiento habitual: P < 0,10.
gAcupuntura versus grupo de LEC en la mejora de la fatiga: P = 0,0095.
hAcupuntura versus grupo de LEC en la mejora de la ansiedad: P = 0,044.
iAcupuntura versus grupo de LEC en la mejora de la depresión: P = 0,015.
jAcupuntura versus grupo de LEC en la mejora de las alteraciones del sueño: P = 0,058.
kAS versus grupo de LEC en la mejora de fatiga, ansiedad y depresión: P = 0,0088.
[69] (N = 47) Grupo 1, acupuntura: 6 sesiones de 20 minutos en 2 semanas (N = 15); grupo 2, acupresión: masaje diario de acupuntos (N = 16); grupo 3, AS: masaje diario de otros puntos diferentes (N = 16) 2 semanas Desconocida 1iiC; tanto la acupuntura como la acupresión disminuyeron de manera significativa la fatiga por cáncer. La acupuntura fue un método más eficaz que la acupresión o la acupresión simulada.
[71] (N = 302) Grupo 1, acupuntura: 1 vez por semana durante 6 semanas (N = 227); grupo 2, atención habitual (N = 75) 6 semanas Desconocida 1iiC; la acupuntura mejoró la fatiga de manera significativa (-3,11; IC 95 %, -3,97 a -2,25)e, así como la ansiedad, depresión y CV.
[76] (N = 13) Grupo 1, educación integrada con acupuntura (N = 6); grupo 2, atención habitual (N = 7) Mejora del autocuidado durante 4 semanas; acupuntura durante 8 semanas Desconocida 1iiC; disminución de 2,38 puntos en la fatiga según la medición del BFI en comparación con el control de atención habitual (IC 90 %, 0,586–5,014).f
[77] (N = 27) Grupo 1, AR (N = 16); grupo 2, AS (N = 11) 1 o 2 veces por semana durante un ciclo de radioterapia de 6 semanas Desconocida 1iiC; en ambos grupos se observó mejora de la fatiga, el sufrimiento por fatiga, la CV y la depresión desde el inicio hasta la semana 10; pero sin diferencia estadísticamente significativa entre los grupos.
[74] (N = 101) Grupo 1, AR (N = 34); grupo 2, AS (N = 40) Cada semana durante 6 semanas Desconocida 1iiC; 74 pacientes eran evaluables (34 AR; 40 control de AS). Los puntajes del BFI disminuyeron un punto entre el inicio y el seguimiento en ambos grupos, sin diferencia estadísticamente significativa entre los grupos.
[31] (N = 67) Grupo 1, EA (N = 22); grupo 2, AS: agujas Steinberg (N = 22); grupo 3, LEC (N = 23) 10 tratamientos en 8 semanas Sí, inhibidores de la aromatasa 1iiC; cuando se comparó con la situación de LEC, la EA mejoró de manera significativa la fatigag, la ansiedadh y la depresióni, y también produjo un alivio no significativo en las alteraciones del sueñoj durante las 12 semanas de intervención y la fase de seguimiento. Por el contrario, la AS no produjo disminuciones significativas en la fatiga o los síntomas de ansiedad, pero sí logró una mejora significativa en la depresión en comparación con la situación de LEC.k
[75] (N = 30) Grupo 1, acupuntura (N = 10); grupo 2, AS (N = 10); grupo 3, LEC (N = 10) 6 tratamientos en 8 semanas Desconocida 1iiC; en este estudio piloto se demostró que el estudio es viable. La acupuntura disminuyó de manera significativa la fatiga en 2 semanas y mejoró el bienestar en 6 semanas.

Xerostomía

En varios estudios clínicos, se investigó el efecto de la acupuntura en el tratamiento y la prevención de la xerostomía en pacientes de carcinoma nasofaríngeo y cáncer de cabeza y cuello.

La acupuntura se relacionó con una disminución en la aparición de los síntomas y un mayor flujo de saliva en dos estudios aleatorizados en los que se comparó con la atención estándar para prevenir la xerostomía en pacientes sometidos a radioterapia.[78,79]

En comparación con la atención estándar, la acupuntura mejoró significativamente los síntomas de xerostomía en pacientes con esta afección después de la radioterapia.[19,80]

En dos estudios controlados aleatorizados, uno para la prevención y otro para el tratamiento de la xerostomía causada por la radiación, se descubrieron aumentos en las tasas de flujo salival después de la administración de AR y AS (estimulación superficial con aguja a 1 o 2 cm de distancia de los puntos de acupuntura), aunque las diferencias entre los grupos no fueron significativas.[81,82] También se notificaron mejoras en la calidad de vida después del tratamiento con acupuntura, pero no hubo diferencias significativas entre los grupos.[82]

En 2012, un grupo publicó dos estudios sobre el efecto de la acupuntura para prevenir la xerostomía. El primero fue un estudio piloto (N = 23) en el que la AR, en comparación con la AS, disminuyó de manera significativa los puntajes del cuestionario de xerostomía desde la semana tres hasta el primer mes de seguimiento tras la radioterapia. Sin embargo, ellos no encontraron diferencias significativas en las tasas de flujo de saliva en los grupos.[83] En el otro estudio (N = 86) se observó que la acupuntura comparada con el tratamiento estándar disminuye de manera significativa los puntajes del cuestionario de xerostomía en las semanas tres a seis, en el transcurso de seis semanas de terapia de quimiorradiación. Además, se observó un flujo de saliva más alto en el grupo de acupuntura que en el de control a las semanas 7 y 11, y además en el seguimiento de seis meses.[78]

En otro estudio se examinaron los efectos a largo plazo de la acupuntura en la xerostomía.[84] A los pacientes que recibieron AR se les dio seguimiento durante seis meses y hasta tres años. En comparación con los valores de referencia, no se observaron diferencias significativas en las tasas de flujo salival de los pacientes a los seis meses posteriores al tratamiento con acupuntura. A los tres años, los pacientes que recibieron acupuntura adicional mostraron mayores tasas de flujo de saliva que quienes no continuaron con este tratamiento.

Dos ensayos clínicos de fase III están en curso para evaluar el efecto de la acupuntura en el tratamiento (NCT01141231 y NCT01266044) de la xerostomía en pacientes de cáncer de cabeza y cuello. Para obtener más información sobre estudios o ensayos clínicos en curso, consultar el portal de Internet del NCI.

Los resultados de estos estudios se resumen en el Cuadro 7 a continuación.

Cuadro 7. Resumen de ensayos controlados aleatorizados sobre acupuntura para tratar la xerostomía inducida por radiacióna
Cita bibliográfica/tamaño muestral Grupos de tratamientob Duración del tratamiento Terapia simultánea (sí/no/desconocida)c Puntaje del grado de comprobación científica y resultadosd
AR = acupuntura real; AS = acupuntura simulada; N = número.
aPara obtener más información y definición de los términos, consultar el texto y el Diccionario de cáncer del NCI.
bEs posible que el número de pacientes tratados más el número de pacientes en el grupo de control no sea igual al número de pacientes inscritos; el número de pacientes inscritos es igual al número de pacientes inicialmente registrados o considerados por los investigadores que realizaron un estudio; el número de pacientes tratados es igual al número de pacientes inscritos sometidos al tratamiento en estudio Y cuyos resultados se notificaron.
cTratamiento simultáneo de los síntomas tratados (no cancerosos).
dLos datos probatorios más contundentes permiten indicar que el tratamiento en estudio es eficaz o que mejora de otra manera el bienestar de los pacientes con cáncer. Para obtener información sobre el análisis de los grados de comprobación científica y una explicación de los puntajes de dichos grados, consultar los Grados de comprobación científica de los estudios de terapias integrales, alternativas y complementarias en seres humanos con cáncer.
[82] (N = 12) Grupo 1, AS: puntos de acupuntura inactivos ubicados a 2 cm de distancia de los puntos reales (N = 6); grupo 2, AR (N = 6) 6 semanas Desconocida 1iiC; mejoría de los síntomas
[81] (N = 38) Grupo 1, acupuntura (N = 20); grupo 2, AS (N = 18) Desconocida Desconocida 1iiC; aumento de las tasas de flujo de saliva
[78] (N = 86) Grupo 1, acupuntura (N = 40); grupo 2, control (N = 46) 7 semanas No 1iiC; aumento de las tasas de flujo de saliva y mejoría de los síntomas
[80] (N = 145) Grupo 1, cuidados bucales seguidos de acupuntura (N = 75); grupo 2, acupuntura seguida de cuidados bucales (N = 70) 8 semanas No 1iiC; mejoría de los síntomas
[83] (N = 23) Grupo 1, acupuntura (N = 11); grupo 2, AS (N = 12) Desconocida No 1iiC; solo mejoría de los síntomas

Neuropatía periférica causada por la quimioterapia

La neuropatía periférica causada por la quimioterapia (NPCQ), un efecto secundario común de la quimioterapia, incluye una variedad de síntomas, como parestesias, dolor y debilidad muscular.[85] La NPCQ puede ser lo suficientemente grave como para limitar o demorar la dosis de quimioterapia administrada y puede justificar la interrupción del tratamiento. A menudo, la NPCQ de larga duración produce deterioro funcional considerable y menoscaba la calidad de vida.[86,87] Para los pacientes con NPCQ persistente, el tratamiento se ha limitado al manejo sintomático con narcóticos, antidepresivos y antiepilépticos.[86] Los estudios permiten indicar que los regímenes de analgésicos por lo general solo producen alivio moderado del dolor y de otros efectos secundarios comunes como mareo, sedación, xerostomía y estreñimiento.[86]

En algunos estudios relativamente pequeños se evaluó la capacidad de la acupuntura para disminuir los síntomas de NPCQ. En un ECA con enmascaramiento, se trató con acupuntura auricular a pacientes de cáncer con dolor neuropático central o periférico crónico después del tratamiento del cáncer. A los dos meses, los pacientes presentaron una disminución de 36 % en la intensidad del dolor en comparación con una reducción de 2 % en los pacientes tratados con AS (P < 0,0001).[13] En una serie de casos de cinco pacientes se planteó la eficacia potencial de la acupuntura para tratar a pacientes con NPCQ.[88]

En otro estudio piloto se demostró que, entre 11 pacientes con NPCQ, cinco de los seis pacientes tratados con acupuntura presentaron mejora de la conducción nerviosa en comparación con solo 1 de los 5 pacientes que mejoró en el grupo de control. Además, en los estudios sobre conducción nerviosa objetiva se describieron mejoras significativas con la acupuntura aproximadamente 3 meses después de la intervención en comparación con la atención médica habitual.[89] Se encontró una relación positiva entre la mejoría de la NPCQ y la conducción nerviosa en 21 pacientes sometidos a terapia con acupuntura, en comparación con 26 pacientes del grupo de control sometidos a la mejor atención médica.[89] En un estudio piloto de 27 pacientes con mieloma múltiple y neuropatía periférica moderada a grave causada por bortezomib, se observó una disminución significativa en el dolor neuropático y mejoría en el funcionamiento después de 10 semanas de tratamiento con acupuntura.[90] En otro estudio de un solo grupo de 19 pacientes, se observó que la EA era inocua y que podría ser más eficaz para el tratamiento de la neuropatía periférica causada por talidomida o por bortezomib en pacientes con mieloma múltiple; en este estudio, el puntaje sobre neurotoxicidad de la Functional Assessment of Cancer Therapy mejoró de manera significativa después de nueve semanas de tratamiento.[91] Por el contrario, en un ECA de 2013 con cuatro grupos y 60 pacientes con NPCQ, se observó que la EA, los baños hidroeléctricos y la vitamina B no fueron mejores en comparación con el placebo.[92] Los tamaños muestrales pequeños (N = 15 en cada grupo) podrían haber sido la causa de estos resultados negativos y se justifican ECA nuevos con muestras más grandes.

Linfedema

El linfedema causado por el tratamiento puede ser una preocupación permanente para algunas sobrevivientes de cáncer de mama. Hay varios informes de casos, revisiones retrospectivas de historias clínicas y estudios piloto en los que se demostró que la acupuntura fue inocua y potencialmente eficaz para disminuir la hinchazón y mejorar los síntomas en pacientes con edema en la extremidad inferior y superior.[93-96] En un ensayo clínico de 2013 con un solo grupo (N = 37), se evaluó la inocuidad y la eficacia potencial de la acupuntura para tratar a pacientes con linfedema relacionado con cáncer de mama (LRCM).[96] En este ensayo, los investigadores inscribieron a 37 pacientes sobrevivientes de cáncer de mama con LRCM unilateral crónico de intensidad moderada a grave. Las sobrevivientes recibieron ocho sesiones de acupuntura estándar administrada dos veces por semana durante cuatro semanas. No se pudo evaluar a cuatro pacientes debido a su retirada precoz. Se consideró que la acupuntura es inocua; no se notificaron episodios adversos graves después de 255 sesiones de tratamiento con acupuntura. De 33 pacientes evaluables, 12 comunicaron al menos un caso de equimosis leve o un poco de dolor o cosquilleo en el brazo, el hombro o el lugar de la acupuntura; no se comunicaron infecciones, aunque el protocolo de tratamiento estándar con acupuntura implica insertar cuatro agujas de acupuntura en la extremidad con linfedema. Si bien este fue un estudio piloto, no un ECA, permitió entrever una tendencia hacia la eficacia dada la disminución media en la circunferencia del brazo de 0,90 cm en las pacientes sometidas al tratamiento de acupuntura; 11 pacientes (33 %) presentaron al menos 30 % de reducción en la circunferencia del brazo. Dos pacientes no utilizaron tratamientos adicionales para el linfedema durante el ensayo. La mayoría de las pacientes (28 de las 31 pacientes que quedaban) comunicaron que no modificaron sus regímenes estándar de terapia del linfedema durante el tratamiento. Los autores concluyeron que la acupuntura para LRCM es inocua y que puede ser eficaz. El mismo grupo de investigación está dirigiendo un ECA para determinar de modo más preciso la eficacia de la acupuntura para aliviar los síntomas de LRCM (NCT01706081). Sin embargo, en 2014, en un ECA piloto de 17 mujeres en el que se comparó la acupuntura con la atención habitual, se observó que 12 tratamientos de acupuntura en la extremidad sin linfedema durante 8 semanas no alteró el líquido extracelular ni ninguno de los criterios de valoración de linfedema comunicados por las pacientes.[97] Los autores concluyeron que la acupuntura puede estabilizar los síntomas; sin embargo, se necesitan más estudios.

Íleo

Tres ECA produjeron resultados contradictorios sobre el efecto de la acupuntura para disminuir la duración del íleo posoperatorio. En un estudio de 2010, se notificaron los resultados de un ECA en el que se estudiaron los efectos de la EA comparada con el tratamiento habitual; se encontró que la EA no logró prevenir de manera significativa el íleo posoperatorio prolongado.[98]

En otro estudio de 2012, se notificaron los resultados de un ECA de fase II en el que se comparó AR con AS (N = 90) para reducir el íleo poscolectomía. No se informaron diferencias significativas entre AR y AS en la disminución del íleo poscolectomía cuando se midió según el momento en que el paciente toleró por primera vez alimentos sólidos y el momento en que expulsó por primera vez flatos o heces.[99]

En un tercer estudio de 2013, se comunicaron los resultados de un ECA de tres grupos (N = 165) en el que se comparó EA con AS para reducir la duración del íleo posoperatorio después de una cirugía laparoscópica para cáncer colorrectal y un grupo sin acupuntura. La EA disminuyó de manera significativa el tiempo hasta la defecación y la estancia hospitalaria en comparación con AS y el grupo sin acupuntura.[100]

Sueño

En varios ECA se estudiaron los efectos de la acupuntura para mejorar la depresión y la calidad del sueño en pacientes con cáncer. En un estudio de 2011 (N = 80), se informó que la acupuntura mejoró de manera significativa la depresión y la calidad del sueño cuando se comparó con la fluoxetina. Los pacientes sometidos a acupuntura presentaron disminuciones significativamente mayores en los puntajes de Self-rating Depression Scale, Hamilton Depression Rating Scale y Pittsburgh Sleep Quality Index.[101]

En un estudio de SOMIA, publicado en 2014, también se estudiaron los efectos de la acupuntura en el sueño como uno de los criterios secundarios de valoración para esta terapia.[31] La EA no produjo una mejoría significativa en las alteraciones del sueño (P = 0,058) cuando se comparó con la LEC.[31] Se justifican estudios adicionales.

Otros efectos secundarios del tratamiento

En muchos estudios se notificaron los efectos de la acupuntura en el cáncer u otros síntomas relacionados con el tratamiento del cáncer, como pérdida de peso, tos, hemoptisis, fiebre, ansiedad, depresión, proctitis, disfonía, obstrucción esofágica e hipo.[1,8,55,102-106] Estos estudios se realizaron en China,[1,103-105] Japón,[55] y Suecia.[8,21,102,106] Los hallazgos de estos estudios se resumen en el Cuadro 8 a continuación.

Cuadro 8. Estudios clínicos de acupuntura para otros síntomas relacionados con el cáncer o efectos secundarios del tratamiento del cáncera
Cita bibliográfica/tamaño muestral Tipo de estudio Afección tratada Grupos de tratamientob Duración del tratamiento Terapia simultánea (sí/no/desconocida)c Puntaje del grado de comprobación científica y resultadosd
ECA = ensayo controlado aleatorizado, AS = acupuntura simulada; N = número.
aPara obtener más información y definición de los términos, consultar el texto y el Diccionario de cáncer del NCI.
bEs posible que el número de pacientes tratados más el número de pacientes en el grupo de control no sea igual al número de pacientes inscritos; el número de pacientes inscritos es igual al número de pacientes inicialmente registrados o considerados por los investigadores que realizaron un estudio; el número de pacientes tratados es igual al número de pacientes inscritos sometidos al tratamiento en estudio Y cuyos resultados se notificaron.
cTratamiento simultáneo de los síntomas tratados (no cancerosos).
dLos datos probatorios más contundentes permiten indicar que el tratamiento en estudio es eficaz o que mejora de otra manera el bienestar de los pacientes con cáncer. Para obtener información sobre el análisis de los grados de comprobación científica y una explicación de los puntajes de dichos grados, consultar los Grados de comprobación científica de los estudios de terapias integrales, alternativas y complementarias en seres humanos con cáncer.
eVersus el valor inicial: P < 0,001.
[1] (N = 76) ECA Síntomas de pérdida de peso, tos, toracodinia, hemoptisis, fiebre y efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia Grupo 1,acupuntura (N = 38); grupo 2, sin acupuntura (N = 38) Desconocida No 1iiC; aumento de peso, alivio de los síntomas, menos efectos secundariose
[69] (N = 47) ECA Fatiga relacionada con el cáncer Grupo 1, acupuntura (N = 15); grupo 2, acupresión (N = 16); grupo 3: AS (N =16) 4 semanas No 1iiC; mejoró la intensidad de la fatiga
[55] (N = 79) Serie de casos no consecutivos, investigados en forma retrospectiva Síntomas no específicos del cáncer o su tratamiento (como dolor, xerostomía, sofocos, náuseas o pérdida de apetito) 79 con acupuntura tradicional china, acupuntura auricular, estimulación percutánea de los nervios, acupuntura coreana manual o acupuntura japonesa en el cuero cabelludo; ninguna Desconocida Sí (tratamientos médicos estándar) 3iiiC; en 60 % se observó al menos 30 % de mejoría
[103] (N = 44) Serie de casos no consecutivos Proctitis por radiación en mujeres tratadas por cáncer de cuello uterino Acupuntura (N = 44 con acupuntura; ninguno Desconocida No 3iiiC; en 73 % se curó la proctitis por radiación: sin sangre ni moco durante 15 días
[93] (N = 24) Serie de casos no consecutivos Linfedema posoperatorio en las extremidades inferiores en mujeres tratadas por tumores ginecológicos Grupo 1, acupuntura y moxibustión (N = 24); grupo 2, control, ninguno 5 veces por semana durante la hospitalización y dos veces por semana en la atención para pacientes ambulatorios Desconocida 3iiiC; se previno el edema o se redujo visiblemente
[107] (N = 35) Serie de casos no consecutivos Síntomas relacionados con linfedema (como dolor, malestar, ansiedad e insomnio) Grupo 1, acupuntura y moxibustión (N = 30); grupo de control, ninguno 2 semanas con seguimiento de 4 y 12 semanas Desconocida 3iiiC; mejoraron los síntomas
[104] Informe de casos Disfonía después de la radioterapia 1; 1 acupuntura; ninguno Desconocida Desconocida No corresponde; recuperó la voz
[105] Informe de casos Obstrucción esofágica en pacientes de cáncer de esófago 2; 2 con acupuntura; ninguno Desconocida Sí (sin especificar) No corresponde
[106] (N = 16) Serie de casos retrospectiva Hipo Grupo 1, acupuntura (N = 16); grupo de control, ninguno 1-7 días Desconocida 3iiiC; alivio de los síntomas

En un ensayo clínico aleatorizado,[1] se asignó al azar a 76 pacientes con varios tipos de cáncer a dos grupos (n = 38 por grupo); entre estos tipos, 38 de cáncer de esófago, 24 de cáncer de estómago y 14 de cáncer de pulmón. El grupo de tratamiento se sometió a acupuntura combinada con radioterapia o quimioterapia, y el grupo de control se trató con radioterapia o quimioterapia sola. En los datos se observó que los pacientes del grupo de acupuntura ganaron significativamente más peso corporal que aquellos del grupo control (P < 0,001). En los pacientes de cáncer de pulmón, el grupo de acupuntura también mostró un mayor alivio de los síntomas de tos, toracodinia, hemoptisis y fiebre que los del grupo de control. En los pacientes con cáncer de esófago, el grupo de acupuntura presentó mayor alivio de los síntomas de dolor torácico, vómitos de moco y disfagia. Además, el grupo de acupuntura sufrió menos efectos secundarios (inapetencia, N/V, mareos o fatiga) producidos por la radioterapia o la quimioterapia que el grupo de control. Sin embargo, no se realizó un análisis estadístico de estos datos. En un ECA con 138 pacientes de cáncer en posoperatorio tratados con acupuntura más masaje se observó disminución del dolor (P = 0,05) y del estado de ánimo depresivo (P = 0,003) en comparación con la atención habitual.[18]

En un estudio retrospectivo participaron pacientes de una clínica oncológica a quienes se les ofreció tratamiento con acupuntura para paliación de los síntomas.[102] De 89 pacientes tratados con acupuntura, 79 respondieron una encuesta telefónica. Los datos indicaron que los principales motivos de la derivación fueron: dolor (53 %), xerostomía (32 %), sofocos (6 %) y náuseas o inapetencia (6 %). De estos pacientes, 60 % presentó alivio de por lo menos 30 % en los síntomas y alrededor de un tercio no presentó ningún cambio en la gravedad de los síntomas. No se preguntó a los pacientes sobre sus expectativas para el tratamiento de acupuntura.

Ensayos clínicos en curso

Realizar una búsqueda avanzada en inglés de los ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que ahora aceptan pacientes. La búsqueda se puede simplificar por ubicación del ensayo, tipo de tratamiento, nombre del fármaco y otros criterios. También se dispone de información general sobre los ensayos clínicos.

Bibliografía
  1. Xia YQ, Zhang D, Yang CX, et al.: An approach to the effect on tumors of acupuncture in combination with radiotherapy or chemotherapy. J Tradit Chin Med 6 (1): 23-6, 1986. [PUBMED Abstract]
  2. Zhou RX, Huang FL, Jiang SR, et al.: The effect of acupuncture on the phagocytic activity of human leukocytes. J Tradit Chin Med 8 (2): 83-4, 1988. [PUBMED Abstract]
  3. He CJ, Gong KH, Xu QZ, et al.: Effects of microwave acupuncture on the immunological function of cancer patients. J Tradit Chin Med 7 (1): 9-11, 1987. [PUBMED Abstract]
  4. Wu B, Zhou RX, Zhou MS: [Effect of acupuncture on interleukin-2 level and NK cell immunoactivity of peripheral blood of malignant tumor patients] Zhongguo Zhong Xi Yi Jie He Za Zhi 14 (9): 537-9, 1994. [PUBMED Abstract]
  5. Wu B, Zhou RX, Zhou MS: [Effect of acupuncture on immunomodulation in patients with malignant tumors] Zhongguo Zhong Xi Yi Jie He Za Zhi 16 (3): 139-41, 1996. [PUBMED Abstract]
  6. Wei Z: Clinical observation on therapeutic effect of acupuncture at zusanli for leukopenia. J Tradit Chin Med 18 (2): 94-5, 1998. [PUBMED Abstract]
  7. Ye F, Chen S, Liu W: Effects of electro-acupuncture on immune function after chemotherapy in 28 cases. J Tradit Chin Med 22 (1): 21-3, 2002. [PUBMED Abstract]
  8. Niemtzow RC: Integration of complementary disciplines into the oncology clinic. Part I. Acupuncture. Curr Probl Cancer 24 (4): 184-93, 2000 Jul-Aug. [PUBMED Abstract]
  9. Dang W, Yang J: Clinical study on acupuncture treatment of stomach carcinoma pain. J Tradit Chin Med 18 (1): 31-8, 1998. [PUBMED Abstract]
  10. Alimi D, Rubino C, Leandri EP, et al.: Analgesic effects of auricular acupuncture for cancer pain. J Pain Symptom Manage 19 (2): 81-2, 2000. [PUBMED Abstract]
  11. Filshie J, Redman D: Acupuncture and malignant pain problems. Eur J Surg Oncol 11 (4): 389-94, 1985. [PUBMED Abstract]
  12. Wen HL: Cancer pain treated with acupuncture and electrical stimulation. Mod Med Asia 13 (2): 12-6, 1977.
  13. Alimi D, Rubino C, Pichard-Léandri E, et al.: Analgesic effect of auricular acupuncture for cancer pain: a randomized, blinded, controlled trial. J Clin Oncol 21 (22): 4120-6, 2003. [PUBMED Abstract]
  14. Paley CA, Johnson MI, Tashani OA, et al.: Acupuncture for cancer pain in adults. Cochrane Database Syst Rev (10): CD007753, 2015. [PUBMED Abstract]
  15. Hu C, Zhang H, Wu W, et al.: Acupuncture for Pain Management in Cancer: A Systematic Review and Meta-Analysis. Evid Based Complement Alternat Med 2016: 1720239, 2016. [PUBMED Abstract]
  16. Deng G, Rusch V, Vickers A, et al.: Randomized controlled trial of a special acupuncture technique for pain after thoracotomy. J Thorac Cardiovasc Surg 136 (6): 1464-9, 2008. [PUBMED Abstract]
  17. Wong RH, Lee TW, Sihoe AD, et al.: Analgesic effect of electroacupuncture in postthoracotomy pain: a prospective randomized trial. Ann Thorac Surg 81 (6): 2031-6, 2006. [PUBMED Abstract]
  18. Mehling WE, Jacobs B, Acree M, et al.: Symptom management with massage and acupuncture in postoperative cancer patients: a randomized controlled trial. J Pain Symptom Manage 33 (3): 258-66, 2007. [PUBMED Abstract]
  19. Pfister DG, Cassileth BR, Deng GE, et al.: Acupuncture for pain and dysfunction after neck dissection: results of a randomized controlled trial. J Clin Oncol 28 (15): 2565-70, 2010. [PUBMED Abstract]
  20. He JP, Friedrich M, Ertan AK, et al.: Pain-relief and movement improvement by acupuncture after ablation and axillary lymphadenectomy in patients with mammary cancer. Clin Exp Obstet Gynecol 26 (2): 81-4, 1999. [PUBMED Abstract]
  21. Crew KD, Capodice JL, Greenlee H, et al.: Randomized, blinded, sham-controlled trial of acupuncture for the management of aromatase inhibitor-associated joint symptoms in women with early-stage breast cancer. J Clin Oncol 28 (7): 1154-60, 2010. [PUBMED Abstract]
  22. Bao T, Cai L, Giles JT, et al.: A dual-center randomized controlled double blind trial assessing the effect of acupuncture in reducing musculoskeletal symptoms in breast cancer patients taking aromatase inhibitors. Breast Cancer Res Treat 138 (1): 167-74, 2013. [PUBMED Abstract]
  23. Oh B, Kimble B, Costa DS, et al.: Acupuncture for treatment of arthralgia secondary to aromatase inhibitor therapy in women with early breast cancer: pilot study. Acupunct Med 31 (3): 264-71, 2013. [PUBMED Abstract]
  24. Mao JJ, Xie SX, Farrar JT, et al.: A randomised trial of electro-acupuncture for arthralgia related to aromatase inhibitor use. Eur J Cancer 50 (2): 267-76, 2014. [PUBMED Abstract]
  25. Crew KD, Capodice JL, Greenlee H, et al.: Pilot study of acupuncture for the treatment of joint symptoms related to adjuvant aromatase inhibitor therapy in postmenopausal breast cancer patients. J Cancer Surviv 1 (4): 283-91, 2007. [PUBMED Abstract]
  26. Vickers AJ, Cronin AM, Maschino AC, et al.: Acupuncture for chronic pain: individual patient data meta-analysis. Arch Intern Med 172 (19): 1444-53, 2012. [PUBMED Abstract]
  27. Chien TJ, Liu CY, Chang YF, et al.: Acupuncture for treating aromatase inhibitor-related arthralgia in breast cancer: a systematic review and meta-analysis. J Altern Complement Med 21 (5): 251-60, 2015. [PUBMED Abstract]
  28. Bae K, Yoo HS, Lamoury G, et al.: Acupuncture for Aromatase Inhibitor-Induced Arthralgia: A Systematic Review. Integr Cancer Ther 14 (6): 496-502, 2015. [PUBMED Abstract]
  29. Chen L, Lin CC, Huang TW, et al.: Effect of acupuncture on aromatase inhibitor-induced arthralgia in patients with breast cancer: A meta-analysis of randomized controlled trials. Breast 33: 132-138, 2017. [PUBMED Abstract]
  30. Bao T, Cai L, Snyder C, et al.: Patient-reported outcomes in women with breast cancer enrolled in a dual-center, double-blind, randomized controlled trial assessing the effect of acupuncture in reducing aromatase inhibitor-induced musculoskeletal symptoms. Cancer 120 (3): 381-9, 2014. [PUBMED Abstract]
  31. Mao JJ, Farrar JT, Bruner D, et al.: Electroacupuncture for fatigue, sleep, and psychological distress in breast cancer patients with aromatase inhibitor-related arthralgia: a randomized trial. Cancer 120 (23): 3744-51, 2014. [PUBMED Abstract]
  32. Garcia MK, McQuade J, Haddad R, et al.: Systematic review of acupuncture in cancer care: a synthesis of the evidence. J Clin Oncol 31 (7): 952-60, 2013. [PUBMED Abstract]
  33. Ezzo J, Vickers A, Richardson MA, et al.: Acupuncture-point stimulation for chemotherapy-induced nausea and vomiting. J Clin Oncol 23 (28): 7188-98, 2005. [PUBMED Abstract]
  34. Dundee JW, Ghaly RG, Fitzpatrick KT, et al.: Acupuncture to prevent cisplatin-associated vomiting. Lancet 1 (8541): 1083, 1987. [PUBMED Abstract]
  35. Roscoe JA, Morrow GR, Hickok JT, et al.: The efficacy of acupressure and acustimulation wrist bands for the relief of chemotherapy-induced nausea and vomiting. A University of Rochester Cancer Center Community Clinical Oncology Program multicenter study. J Pain Symptom Manage 26 (2): 731-42, 2003. [PUBMED Abstract]
  36. Vickers AJ: Can acupuncture have specific effects on health? A systematic review of acupuncture antiemesis trials. J R Soc Med 89 (6): 303-11, 1996. [PUBMED Abstract]
  37. Lee A, Done ML: The use of nonpharmacologic techniques to prevent postoperative nausea and vomiting: a meta-analysis. Anesth Analg 88 (6): 1362-9, 1999. [PUBMED Abstract]
  38. Park J, Linde K, Manheimer E, et al.: The status and future of acupuncture clinical research. J Altern Complement Med 14 (7): 871-81, 2008. [PUBMED Abstract]
  39. Ezzo J, Streitberger K, Schneider A: Cochrane systematic reviews examine P6 acupuncture-point stimulation for nausea and vomiting. J Altern Complement Med 12 (5): 489-95, 2006. [PUBMED Abstract]
  40. Ezzo JM, Richardson MA, Vickers A, et al.: Acupuncture-point stimulation for chemotherapy-induced nausea or vomiting. Cochrane Database Syst Rev (2): CD002285, 2006. [PUBMED Abstract]
  41. Shen Y, Liu L, Chiang JS, et al.: Randomized, placebo-controlled trial of K1 acupoint acustimulation to prevent cisplatin-induced or oxaliplatin-induced nausea. Cancer 121 (1): 84-92, 2015. [PUBMED Abstract]
  42. Xie J, Chen LH, Ning ZY, et al.: Effect of transcutaneous electrical acupoint stimulation combined with palonosetron on chemotherapy-induced nausea and vomiting: a single-blind, randomized, controlled trial. Chin J Cancer 36 (1): 6, 2017. [PUBMED Abstract]
  43. Enblom A, Lekander M, Hammar M, et al.: Getting the grip on nonspecific treatment effects: emesis in patients randomized to acupuncture or sham compared to patients receiving standard care. PLoS One 6 (3): e14766, 2011. [PUBMED Abstract]
  44. Shen J, Wenger N, Glaspy J, et al.: Electroacupuncture for control of myeloablative chemotherapy-induced emesis: A randomized controlled trial. JAMA 284 (21): 2755-61, 2000. [PUBMED Abstract]
  45. Dundee JW, Ghaly RG, Fitzpatrick KT, et al.: Acupuncture prophylaxis of cancer chemotherapy-induced sickness. J R Soc Med 82 (5): 268-71, 1989. [PUBMED Abstract]
  46. Dundee JW, McMillan CM: Clinical uses of P6 acupuncture antiemesis. Acupunct Electrother Res 15 (3-4): 211-5, 1990. [PUBMED Abstract]
  47. Dundee JW, Yang J, McMillan C: Non-invasive stimulation of the P6 (Neiguan) antiemetic acupuncture point in cancer chemotherapy. J R Soc Med 84 (4): 210-2, 1991. [PUBMED Abstract]
  48. McMillan C, Dundee JW, Abram WP: Enhancement of the antiemetic action of ondansetron by transcutaneous electrical stimulation of the P6 antiemetic point, in patients having highly emetic cytotoxic drugs. Br J Cancer 64 (5): 971-2, 1991. [PUBMED Abstract]
  49. Price H, Lewith G, Williams C: Acupressure as an antiemetic in cancer chemotherapy. Complementary Medical Research 5 (2): 93-4, 1991.
  50. Streitberger K, Friedrich-Rust M, Bardenheuer H, et al.: Effect of acupuncture compared with placebo-acupuncture at P6 as additional antiemetic prophylaxis in high-dose chemotherapy and autologous peripheral blood stem cell transplantation: a randomized controlled single-blind trial. Clin Cancer Res 9 (7): 2538-44, 2003. [PUBMED Abstract]
  51. You Q, Yu H, Wu D, et al.: Vitamin B6 points PC6 injection during acupuncture can relieve nausea and vomiting in patients with ovarian cancer. Int J Gynecol Cancer 19 (4): 567-71, 2009. [PUBMED Abstract]
  52. Molassiotis A, Helin AM, Dabbour R, et al.: The effects of P6 acupressure in the prophylaxis of chemotherapy-related nausea and vomiting in breast cancer patients. Complement Ther Med 15 (1): 3-12, 2007. [PUBMED Abstract]
  53. Dibble SL, Luce J, Cooper BA, et al.: Acupressure for chemotherapy-induced nausea and vomiting: a randomized clinical trial. Oncol Nurs Forum 34 (4): 813-20, 2007. [PUBMED Abstract]
  54. Deng G, Vickers A, Yeung S, et al.: Randomized, controlled trial of acupuncture for the treatment of hot flashes in breast cancer patients. J Clin Oncol 25 (35): 5584-90, 2007. [PUBMED Abstract]
  55. Porzio G, Trapasso T, Martelli S, et al.: Acupuncture in the treatment of menopause-related symptoms in women taking tamoxifen. Tumori 88 (2): 128-30, 2002 Mar-Apr. [PUBMED Abstract]
  56. Walker EM, Rodriguez AI, Kohn B, et al.: Acupuncture versus venlafaxine for the management of vasomotor symptoms in patients with hormone receptor-positive breast cancer: a randomized controlled trial. J Clin Oncol 28 (4): 634-40, 2010. [PUBMED Abstract]
  57. Beer TM, Benavides M, Emmons SL, et al.: Acupuncture for hot flashes in patients with prostate cancer. Urology 76 (5): 1182-8, 2010. [PUBMED Abstract]
  58. Nedstrand E, Wyon Y, Hammar M, et al.: Psychological well-being improves in women with breast cancer after treatment with applied relaxation or electro-acupuncture for vasomotor symptom. J Psychosom Obstet Gynaecol 27 (4): 193-9, 2006. [PUBMED Abstract]
  59. Frisk J, Spetz AC, Hjertberg H, et al.: Two modes of acupuncture as a treatment for hot flushes in men with prostate cancer--a prospective multicenter study with long-term follow-up. Eur Urol 55 (1): 156-63, 2009. [PUBMED Abstract]
  60. Ashamalla H, Jiang ML, Guirguis A, et al.: Acupuncture for the alleviation of hot flashes in men treated with androgen ablation therapy. Int J Radiat Oncol Biol Phys 79 (5): 1358-63, 2011. [PUBMED Abstract]
  61. Hervik J, Mjåland O: Acupuncture for the treatment of hot flashes in breast cancer patients, a randomized, controlled trial. Breast Cancer Res Treat 116 (2): 311-6, 2009. [PUBMED Abstract]
  62. Frisk J, Carlhäll S, Källström AC, et al.: Long-term follow-up of acupuncture and hormone therapy on hot flushes in women with breast cancer: a prospective, randomized, controlled multicenter trial. Climacteric 11 (2): 166-74, 2008. [PUBMED Abstract]
  63. Bokmand S, Flyger H: Acupuncture relieves menopausal discomfort in breast cancer patients: a prospective, double blinded, randomized study. Breast 22 (3): 320-3, 2013. [PUBMED Abstract]
  64. Garcia MK, Graham-Getty L, Haddad R, et al.: Systematic review of acupuncture to control hot flashes in cancer patients. Cancer 121 (22): 3948-58, 2015. [PUBMED Abstract]
  65. Salehi A, Marzban M, Zadeh AR: Acupuncture for treating hot flashes in breast cancer patients: an updated meta-analysis. Support Care Cancer 24 (12): 4895-4899, 2016. [PUBMED Abstract]
  66. Chen YP, Liu T, Peng YY, et al.: Acupuncture for hot flashes in women with breast cancer: A systematic review. J Cancer Res Ther 12 (2): 535-42, 2016 Apr-Jun. [PUBMED Abstract]
  67. Mao JJ, Bowman MA, Xie SX, et al.: Electroacupuncture Versus Gabapentin for Hot Flashes Among Breast Cancer Survivors: A Randomized Placebo-Controlled Trial. J Clin Oncol 33 (31): 3615-20, 2015. [PUBMED Abstract]
  68. Lesi G, Razzini G, Musti MA, et al.: Acupuncture As an Integrative Approach for the Treatment of Hot Flashes in Women With Breast Cancer: A Prospective Multicenter Randomized Controlled Trial (AcCliMaT). J Clin Oncol 34 (15): 1795-802, 2016. [PUBMED Abstract]
  69. Molassiotis A, Sylt P, Diggins H: The management of cancer-related fatigue after chemotherapy with acupuncture and acupressure: a randomised controlled trial. Complement Ther Med 15 (4): 228-37, 2007. [PUBMED Abstract]
  70. Cheng CS, Chen LY, Ning ZY, et al.: Acupuncture for cancer-related fatigue in lung cancer patients: a randomized, double blind, placebo-controlled pilot trial. Support Care Cancer 25 (12): 3807-3814, 2017. [PUBMED Abstract]
  71. Molassiotis A, Bardy J, Finnegan-John J, et al.: Acupuncture for cancer-related fatigue in patients with breast cancer: a pragmatic randomized controlled trial. J Clin Oncol 30 (36): 4470-6, 2012. [PUBMED Abstract]
  72. Molassiotis A, Bardy J, Finnegan-John J, et al.: A randomized, controlled trial of acupuncture self-needling as maintenance therapy for cancer-related fatigue after therapist-delivered acupuncture. Ann Oncol 24 (6): 1645-52, 2013. [PUBMED Abstract]
  73. Wells S, Trower C, Hough TA, et al.: Urethral obstruction by seminal coagulum is associated with medetomidine-ketamine anesthesia in male mice on C57BL/6J and mixed genetic backgrounds. J Am Assoc Lab Anim Sci 48 (3): 296-9, 2009. [PUBMED Abstract]
  74. Deng G, Chan Y, Sjoberg D, et al.: Acupuncture for the treatment of post-chemotherapy chronic fatigue: a randomized, blinded, sham-controlled trial. Support Care Cancer 21 (6): 1735-41, 2013. [PUBMED Abstract]
  75. Smith C, Carmady B, Thornton C, et al.: The effect of acupuncture on post-cancer fatigue and well-being for women recovering from breast cancer: a pilot randomised controlled trial. Acupunct Med 31 (1): 9-15, 2013. [PUBMED Abstract]
  76. Johnston MF, Hays RD, Subramanian SK, et al.: Patient education integrated with acupuncture for relief of cancer-related fatigue randomized controlled feasibility study. BMC Complement Altern Med 11: 49, 2011. [PUBMED Abstract]
  77. Balk J, Day R, Rosenzweig M, et al.: Pilot, randomized, modified, double-blind, placebo-controlled trial of acupuncture for cancer-related fatigue. J Soc Integr Oncol 7 (1): 4-11, 2009. [PUBMED Abstract]
  78. Meng Z, Garcia MK, Hu C, et al.: Randomized controlled trial of acupuncture for prevention of radiation-induced xerostomia among patients with nasopharyngeal carcinoma. Cancer 118 (13): 3337-44, 2012. [PUBMED Abstract]
  79. Braga FP, Lemos Junior CA, Alves FA, et al.: Acupuncture for the prevention of radiation-induced xerostomia in patients with head and neck cancer. Braz Oral Res 25 (2): 180-5, 2011 Mar-Apr. [PUBMED Abstract]
  80. Simcock R, Fallowfield L, Monson K, et al.: ARIX: a randomised trial of acupuncture v oral care sessions in patients with chronic xerostomia following treatment of head and neck cancer. Ann Oncol 24 (3): 776-83, 2013. [PUBMED Abstract]
  81. Blom M, Dawidson I, Fernberg JO, et al.: Acupuncture treatment of patients with radiation-induced xerostomia. Eur J Cancer B Oral Oncol 32B (3): 182-90, 1996. [PUBMED Abstract]
  82. Cho JH, Chung WK, Kang W, et al.: Manual acupuncture improved quality of life in cancer patients with radiation-induced xerostomia. J Altern Complement Med 14 (5): 523-6, 2008. [PUBMED Abstract]
  83. Meng Z, Kay Garcia M, Hu C, et al.: Sham-controlled, randomised, feasibility trial of acupuncture for prevention of radiation-induced xerostomia among patients with nasopharyngeal carcinoma. Eur J Cancer 48 (11): 1692-9, 2012. [PUBMED Abstract]
  84. Blom M, Lundeberg T: Long-term follow-up of patients treated with acupuncture for xerostomia and the influence of additional treatment. Oral Dis 6 (1): 15-24, 2000. [PUBMED Abstract]
  85. Hershman DL, Lacchetti C, Dworkin RH, et al.: Prevention and management of chemotherapy-induced peripheral neuropathy in survivors of adult cancers: American Society of Clinical Oncology clinical practice guideline. J Clin Oncol 32 (18): 1941-67, 2014. [PUBMED Abstract]
  86. Pachman DR, Barton DL, Watson JC, et al.: Chemotherapy-induced peripheral neuropathy: prevention and treatment. Clin Pharmacol Ther 90 (3): 377-87, 2011. [PUBMED Abstract]
  87. Mols F, Beijers T, Lemmens V, et al.: Chemotherapy-induced neuropathy and its association with quality of life among 2- to 11-year colorectal cancer survivors: results from the population-based PROFILES registry. J Clin Oncol 31 (21): 2699-707, 2013. [PUBMED Abstract]
  88. Wong R, Sagar S: Acupuncture treatment for chemotherapy-induced peripheral neuropathy--a case series. Acupunct Med 24 (2): 87-91, 2006. [PUBMED Abstract]
  89. Schroeder S, Meyer-Hamme G, Epplée S: Acupuncture for chemotherapy-induced peripheral neuropathy (CIPN): a pilot study using neurography. Acupunct Med 30 (1): 4-7, 2012. [PUBMED Abstract]
  90. Bao T, Goloubeva O, Pelser C, et al.: A pilot study of acupuncture in treating bortezomib-induced peripheral neuropathy in patients with multiple myeloma. Integr Cancer Ther 13 (5): 396-404, 2014. [PUBMED Abstract]
  91. Garcia MK, Cohen L, Guo Y, et al.: Electroacupuncture for thalidomide/bortezomib-induced peripheral neuropathy in multiple myeloma: a feasibility study. J Hematol Oncol 7: 41, 2014. [PUBMED Abstract]
  92. Rostock M, Jaroslawski K, Guethlin C, et al.: Chemotherapy-induced peripheral neuropathy in cancer patients: a four-arm randomized trial on the effectiveness of electroacupuncture. Evid Based Complement Alternat Med 2013: 349653, 2013. [PUBMED Abstract]
  93. Kanakura Y, Niwa K, Kometani K, et al.: Effectiveness of acupuncture and moxibustion treatment for lymphedema following intrapelvic lymph node dissection: a preliminary report. Am J Chin Med 30 (1): 37-43, 2002. [PUBMED Abstract]
  94. Alem M, Gurgel MS: Acupuncture in the rehabilitation of women after breast cancer surgery--a case series. Acupunct Med 26 (2): 87-93, 2008. [PUBMED Abstract]
  95. Cassileth BR, Van Zee KJ, Chan Y, et al.: A safety and efficacy pilot study of acupuncture for the treatment of chronic lymphoedema. Acupunct Med 29 (3): 170-2, 2011. [PUBMED Abstract]
  96. Cassileth BR, Van Zee KJ, Yeung KS, et al.: Acupuncture in the treatment of upper-limb lymphedema: results of a pilot study. Cancer 119 (13): 2455-61, 2013. [PUBMED Abstract]
  97. Smith CA, Pirotta M, Kilbreath S: A feasibility study to examine the role of acupuncture to reduce symptoms of lymphoedema after breast cancer: a randomised controlled trial. Acupunct Med 32 (5): 387-93, 2014. [PUBMED Abstract]
  98. Meng ZQ, Garcia MK, Chiang JS, et al.: Electro-acupuncture to prevent prolonged postoperative ileus: a randomized clinical trial. World J Gastroenterol 16 (1): 104-11, 2010. [PUBMED Abstract]
  99. Deng G, Wong WD, Guillem J, et al.: A phase II, randomized, controlled trial of acupuncture for reduction of Postcolectomy Ileus. Ann Surg Oncol 20 (4): 1164-9, 2013. [PUBMED Abstract]
  100. Ng SS, Leung WW, Mak TW, et al.: Electroacupuncture reduces duration of postoperative ileus after laparoscopic surgery for colorectal cancer. Gastroenterology 144 (2): 307-313.e1, 2013. [PUBMED Abstract]
  101. Feng Y, Wang XY, Li SD, et al.: Clinical research of acupuncture on malignant tumor patients for improving depression and sleep quality. J Tradit Chin Med 31 (3): 199-202, 2011. [PUBMED Abstract]
  102. Johnstone PA, Polston GR, Niemtzow RC, et al.: Integration of acupuncture into the oncology clinic. Palliat Med 16 (3): 235-9, 2002. [PUBMED Abstract]
  103. Zhang ZH: Effect of acupuncture on 44 cases of radiation rectitis following radiation therapy for carcinoma of the cervix uteri. J Tradit Chin Med 7 (2): 139-40, 1987. [PUBMED Abstract]
  104. Yao W: Prof. Sheng Canruo's experience in acupuncture treatment of throat diseases with yan si xue. J Tradit Chin Med 20 (2): 122-5, 2000. [PUBMED Abstract]
  105. Feng RZ: Relief of oesophageal carcinomatous obstruction by acupuncture. J Tradit Chin Med 4 (1): 3-4, 1984. [PUBMED Abstract]
  106. Ge AX, Ryan ME, Giaccone G, et al.: Acupuncture treatment for persistent hiccups in patients with cancer. J Altern Complement Med 16 (7): 811-6, 2010. [PUBMED Abstract]
  107. de Valois BA, Young TE, Melsome E: Assessing the feasibility of using acupuncture and moxibustion to improve quality of life for cancer survivors with upper body lymphoedema. Eur J Oncol Nurs 16 (3): 301-9, 2012. [PUBMED Abstract]

Efectos adversos

Los efectos adversos graves de la acupuntura son poco frecuentes. Los accidentes e infecciones notificadas parecen estar relacionados con violaciones del procedimiento de esterilización o con negligencia del médico.[1,2] En una revisión sistemática de informes de casos sobre la inocuidad de la acupuntura, que incluyó 98 artículos publicados en inglés, provenientes de 22 países entre 1965 y 1999, solo se encontraron 202 incidentes. El número de incidentes pareció disminuir en la medida en que aumentaban los grados de formación y los requisitos de certificación. De los 118 incidentes notificados (60 %) relacionados con una infección, 94 (80 %) fueron de hepatitis y se produjeron principalmente en la década de 1970 y a principios de la de 1980. Desde 1988, cuando se introdujo el uso generalizado de agujas desechables y se establecieron requisitos nacionales de certificación para las técnicas de esterilización de agujas limpias como exigencia para obtener la licencia de acupunturista, se han notificado muy pocos casos de hepatitis o de otras infecciones relacionadas con esta práctica.[3,4] Debido a que los pacientes de cáncer sometidos a quimioterapia o radioterapia presentan inmunodeficiencia, se deben tomar precauciones y aplicar técnicas estrictas de esterilización de agujas cuando se les administra un tratamiento con acupuntura.[5]

Se han notificado efectos adversos leves de la acupuntura, como dolor en los sitios de estimulación con aguja, hematomas, cansancio, mareos, somnolencia e irritación cutánea localizada.[6-10] Estos efectos adversos menores se pueden reducir al mínimo mediante el tratamiento adecuado del paciente, incluso presión local y masaje en el sitio de estimulación con aguja después del tratamiento.[11,12] No se ha estudiado en profundidad la acupuntura para los niños; sin embargo, los efectos adversos parecen ser poco frecuentes y se limitan a aquellos que se observan en los adultos.[13-15] En por lo menos un estudio se observó que no hubo un aumento en la incidencia de efectos adversos en niños con trombocitopenia o neutropenia.[15]

Bibliografía
  1. Lao L: Acupuncture techniques and devices. J Altern Complement Med 2 (1): 23-5, 1996. [PUBMED Abstract]
  2. MacPherson H: Fatal and adverse events from acupuncture: allegation, evidence, and the implications. J Altern Complement Med 5 (1): 47-56, 1999. [PUBMED Abstract]
  3. Lao L, Zhang G, Wong RH, et al.: The effect of electroacupuncture as an adjunct on cyclophosphamide-induced emesis in ferrets. Pharmacol Biochem Behav 74 (3): 691-9, 2003. [PUBMED Abstract]
  4. National Commission for the Certification of Acupuncturists: Clean Needle Technique for Acupuncturists: A Manual: Guidelines and Standards for the Clean & Safe Clinical Practice of Acupuncture. 3rd ed. Washington, DC: National Commission for the Certification of Acupuncturists, 1989.
  5. Shen J, Wenger N, Glaspy J, et al.: Electroacupuncture for control of myeloablative chemotherapy-induced emesis: A randomized controlled trial. JAMA 284 (21): 2755-61, 2000. [PUBMED Abstract]
  6. Brattberg G: Acupuncture treatment: a traffic hazard? Am J Acupunct 14 (3): 265-7, 1986.
  7. Ernst E, White AR: Prospective studies of the safety of acupuncture: a systematic review. Am J Med 110 (6): 481-5, 2001. [PUBMED Abstract]
  8. White A, Hayhoe S, Hart A, et al.: Adverse events following acupuncture: prospective survey of 32 000 consultations with doctors and physiotherapists. BMJ 323 (7311): 485-6, 2001. [PUBMED Abstract]
  9. MacPherson H, Thomas K, Walters S, et al.: The York acupuncture safety study: prospective survey of 34 000 treatments by traditional acupuncturists. BMJ 323 (7311): 486-7, 2001. [PUBMED Abstract]
  10. Yamashita H, Tsukayama H, Tanno Y, et al.: Adverse events related to acupuncture. JAMA 280 (18): 1563-4, 1998. [PUBMED Abstract]
  11. Cheng X, ed.: Chinese Acupuncture and Moxibustion. Beijing, China: Foreign Languages Press, 1987.
  12. O'Connor J, Bensky D, eds.: Acupuncture: A Comprehensive Text. Chicago, Ill: Eastland Press, 1981.
  13. Jindal V, Ge A, Mansky PJ: Safety and efficacy of acupuncture in children: a review of the evidence. J Pediatr Hematol Oncol 30 (6): 431-42, 2008. [PUBMED Abstract]
  14. Ladas EJ, Rooney D, Taromina K, et al.: The safety of acupuncture in children and adolescents with cancer therapy-related thrombocytopenia. Support Care Cancer 18 (11): 1487-90, 2010. [PUBMED Abstract]
  15. Chokshi SK, Ladas EJ, Taromina K, et al.: Predictors of acupuncture use among children and adolescents with cancer. Pediatr Blood Cancer 64 (7): , 2017. [PUBMED Abstract]

Resumen de pruebas de la acupuntura para el tratamiento de los síntomas relacionados con el cáncer

Es de destacar que, casi todos los estudios clínicos en los que se informó sobre los efectos de la acupuntura en el cáncer o en los síntomas relacionados con el tratamiento del cáncer, se centran más en el tratamiento sintomático que en la enfermedad misma. Las investigaciones sobre los efectos de la acupuntura en las náuseas y los vómitos causados por la quimioterapia, muchas de los cuales fueron aleatorizadas y bien controladas, produjeron las conclusiones más convincentes. En varios ensayos controlados aleatorizados se han notificado los efectos de la acupuntura para el alivio de otros efectos secundarios del tratamiento del cáncer, en muchos se describen datos probatorios prometedores que apoyan el uso de la acupuntura. Están en curso otros ensayos clínicos de fase III.

Modificaciones a este sumario (12/12/2017)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan a medida que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Estudios clínicos y con seres humanos

Se agregó texto para indicar que, en un estudio aleatorizado pequeño con 28 pacientes de cáncer de pulmón de células no pequeñas, se notificó disminución de la fatiga y mejora de la CV con la acupuntura real en comparación con la acupuntura simulada; el efecto permaneció durante las 6 semanas del período de observación (se citó a Cheng et al. como referencia 70).

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias, que es editorialmente independiente del NCI. El sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ, consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de información de cáncer - PDQ®.

Información sobre este sumario del PDQ

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud proporciona información integral revisada por expertos y con fundamento en datos probatorios sobre el uso de la acupuntura para el tratamiento de las personas con cáncer. El propósito es servir como fuente de información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No ofrece pautas ni recomendaciones formales para tomar decisiones relacionadas con la atención sanitaria.

Revisores y actualizaciones

El Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias, cuya función editorial es independiente del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), revisa con regularidad este sumario y, en caso necesario, lo actualiza. Este sumario refleja una revisión bibliográfica independiente y no constituye una declaración de la política del Instituto Nacional del Cáncer ni de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

Cada mes, los miembros de este Consejo examinan artículos publicados recientemente para determinar si se deben:

  • tratar en una reunión,
  • citar textualmente, o
  • sustituir o actualizar, si ya se citaron con anterioridad.

Los cambios en los sumarios se deciden mediante consenso, una vez que los integrantes del Consejo evalúan la solidez de los datos probatorios en los artículos publicados y determinan la forma en que se incorporarán al sumario.

Los revisores principales del sumario sobre Acupuntura son:

  • Ting Bao, MD, DABMA, MS (Memorial Sloan Kettering Cancer Center)
  • Patrick J. Mansky, MD (FMH Regional Cancer Therapy Center)

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar mediante el formulario de comunicación en Cancer.gov/espanol del NCI. No comunicarse con los miembros del Consejo para enviar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros del Consejo no responderán a preguntas del público.

Grados de comprobación científica

En algunas referencias bibliográficas de este sumario se indica el grado de comprobación científica. El propósito de estas designaciones es ayudar al lector a evaluar la solidez de los datos probatorios que sustentan el uso de ciertas intervenciones o enfoques. El Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias emplea un sistema de jerarquización formal para establecer las designaciones del grado de comprobación científica.

Permisos para el uso de este sumario

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, en breve, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® . PDQ Acupuntura. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/mca/pro/acupuntura-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 2000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no se debe utilizar como base para determinar reembolsos por parte de las aseguradoras. Para obtener más información sobre la cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

Para obtener más información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en ¿En qué podemos ayudarle?. También se puede enviar un mensaje de correo electrónico mediante este formulario.

  • Actualización: 12 de diciembre de 2017

La mayor parte del texto que se encuentra en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer puede copiarse o usarse con toda libertad. Se deberá dar crédito al Instituto Nacional del Cáncer como fuente de esta información e incluir un enlace a esta página, p. ej., “Acupuntura (PDQ®)–Versión para profesionales de salud fue publicado originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Por favor, tenga en cuenta que los artículos del blog que están escritos por individuos fuera del gobierno pueden pertenecer al escritor, y el material gráfico puede pertenecer a su creador. En tales casos, es necesario ponerse en contacto con el escritor, con los artistas o con el editor para obtener su autorización para poder usarlo.

Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.