Aromaterapia y aceites esenciales (PDQ®)–Versión para profesionales de salud

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Aspectos generales

En este sumario de información sobre cáncer se describe el uso de la aromaterapia y los aceites esenciales, sobre todo para mejorar la calidad de vida de los pacientes de cáncer. Este sumario incluye un resumen breve de la historia de la aromaterapia, una revisión de los estudios de laboratorio y los ensayos clínicos, y los posibles efectos adversos relacionados con su uso.

Este sumario contiene la siguiente información clave:

  • La aromaterapia es el uso terapéutico de los aceites esenciales (también conocidos como aceites volátiles) de las plantas (flores, hierbas o árboles) para mejorar el bienestar físico, emocional y espiritual.
  • Los pacientes de cáncer usan la aromaterapia principalmente como cuidado de apoyo para el bienestar general.
  • La aromaterapia se usa con otras terapias complementarias (por ejemplo, masaje y acupuntura) al igual que otros tratamientos estándar para tratar los síntomas.
  • Los aceites esenciales son sustancias líquidas volátiles que se extraen de materiales provenientes de plantas aromáticas mediante la destilación al vapor o el prensado mecánico; los aceites que se producen con solventes químicos no se consideran aceites esenciales auténticos.
  • Los aceites esenciales están disponibles en los Estados Unidos para inhalación y como tratamiento tópico. Los tratamientos tópicos, con frecuencia, se usan de forma diluida.
  • Por lo general, la aromaterapia no se administra por ingestión.
  • En teoría, los efectos de la aromaterapia surgen de la unión de componentes químicos de los aceites esenciales con receptores en el bulbo olfatorio que afectan el centro emocional del encéfalo, el sistema límbico. La aplicación tópica de los aceites esenciales tal vez tenga efectos antibacterianos, antiinflamatorios y analgésicos.
  • En estudios con animales se observa un efecto sedante y estimulante de ciertos aceites esenciales específicos al igual que efectos positivos en la conducta y el sistema inmunitario. Los estudios de imaginología funcional en seres humanos sustentan la función de los olores en las vías emocionales del sistema límbico.
  • En los ensayos clínicos con seres humanos, se investiga la aromaterapia principalmente para el tratamiento de la tensión y la ansiedad en los pacientes en estado crítico o en otros pacientes hospitalizados. Se han publicado varios ensayos clínicos sobre el tratamiento para los pacientes de cáncer.
  • La aromaterapia produce poca toxicidad cuando se administra por inhalación o aplicación tópica.
  • Los productos de aromaterapia no están sujetos a la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) a menos de que se afirme que es un tratamiento para una enfermedad específica.

Muchos de los términos médicos y científicos en este sumario tienen un enlace al Diccionario de cáncer del NCI la primera vez que se mencionan en cada sección. Este diccionario se orienta a personas sin conocimientos especializados. Al pulsar sobre un término con un enlace, aparece la definición en una ventana separada.

Las referencias bibliográficas citadas en los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ pueden tener enlaces a otros sitios de Internet gestionados por individuos u organizaciones con el propósito de comercializar o promover el uso de tratamientos o productos específicos. Estas referencias bibliográficas se ofrecen solo con fines informativos. Su inclusión no se debe interpretar como aprobación del contenido de las páginas de Internet ni de ningún tratamiento o producto por parte del Consejo editorial del PDQ sobre terapias integrales, alternativas y complementarias, o del Instituto Nacional del Cáncer.

Información general

La aromaterapia es un derivado de la medicina herbaria, que es en sí misma un subconjunto de las terapias biológicas o naturales de la medicina complementaria y alternativa (MCA). La aromaterapia se ha definido como el uso terapéutico de los aceites esenciales provenientes de las plantas para mejorar el bienestar físico, emocional y espiritual.

Los aceites esenciales son sustancias líquidas volátiles que se extraen de los materiales de plantas aromáticas por destilación al vapor o por prensado mecánico. Los aceites esenciales que se producen con solventes químicos no se consideran aceites esenciales auténticos, ya que los residuos de los solventes pueden alterar las propiedades de los aceites esenciales y cambiar la fragancia o producir irritaciones en la piel.

Los aceites esenciales se componen de una gran variedad de productos químicos que son metabolitos que se encuentran en varias plantas. Entre los componentes químicos principales de los aceites esenciales están los monoterpenos, los ésteres, los aldehídos, las cetonas, los alcoholes, los fenoles y los óxidos, que son volátiles y a veces producen olores característicos. Los diferentes tipos de aceites esenciales contienen cantidades variables de cada uno de estos componentes, que se dice otorgan a cada aceite esencial su fragancia específica y características terapéuticas. Es posible que las especies de plantas tengan quimiovariedades diferenciadas (subespecies que producen aceites esenciales con composiciones químicas diferentes debido a características genéticas diversas y según las condiciones de crecimiento).[1] Por lo tanto, los aceites esenciales de estas plantas tienen varios quimiotipos que se diferencian en la composición química y tal vez produzcan efectos clínicos distintos. Cabe resaltar que la composición química de los aceites esenciales es distinta de la composición de los aceites (grasas) que se consumen en los alimentos.

Con frecuencia, los olores sintéticos se elaboran a partir de los mismos compuestos que forman los aceites esenciales. Estos compuestos se sintetizan y por lo general se combinan con otras sustancias químicas que producen olor. Sin embargo, las fragancias sintéticas a menudo contienen irritantes, como disolventes y propulsores que desencadenan sensibilidades en algunas personas.[2-4] La mayoría de los aromaterapeutas creen que las fragancias sintéticas son inferiores a los aceites esenciales porque carecen de energía natural o vital; sin embargo, los psicólogos especializados en olores y bioquímicos rechazan esta idea.[5]

La aromaterapia se usa o se dice que es útil para una gran variedad de síntomas y afecciones. En un libro sobre el uso de aromaterapia en niños se indican remedios de aromaterapia para todo, desde el acné hasta la tosferina.[6] Los estudios publicados sobre los usos de la aromaterapia se concentran, por lo general, en sus efectos psicológicos (para aliviar la tensión y como ansiolítico) o terapéuticos por vía tópica para las afecciones cutáneas.

La bibliografía sobre los efectos de los olores en el encéfalo humano y las emociones es extensa. En algunos estudios se comprobaron los efectos de los aceites esenciales en el estado de ánimo, el estado de alerta y la tensión mental en las personas sanas. En otros estudios se investigaron los efectos de varios olores (por lo general, sintéticos) en el desempeño de tareas, el tiempo de reacción y los parámetros autonómicos o se evaluaron los efectos directos de los olores en el encéfalo según los patrones del electroencefalograma y estudios de imaginología funcional.[7] En tales estudios se observó de forma congruente que los olores producen efectos específicos en las funciones neuropsicológicas y autonómicas de los seres humanos y que los olores afectan el estado de ánimo y la autopercepción de la salud y la excitación sexual. En estos estudios se indica que los olores tal vez tengan aplicaciones terapéuticas en el contexto de afecciones psicológicas que producen tensión y son adversas.

Los profesionales de la aromaterapia administran los aceites esenciales mediante varios métodos: 1) inhalación indirecta mediante un aromatizador de sala o gotas de aceite que se colocan cerca del paciente (por ejemplo, en un pañuelo) o dentro de un tubo con un algodón saturado del aceite, 2) inhalación directa desde un inhalador personal (por ejemplo, se hacen flotar unas gotas de aceite esencial sobre agua caliente para ayudar en casos de cefalea sinusal), o 3) masaje de aromaterapia, en los que se aplican sobre el cuerpo aceites esenciales diluidos en un aceite portador. Otras formas de administración directas o indirectas incluyen añadir aceites esenciales a las sales y lociones de baño o los apósitos.

Es posible que los profesionales de la aromaterapia usen recetas diferentes para el tratamiento de afecciones específicas, que incluyen combinaciones de aceites esenciales y métodos de administración diversos. Las diferencias dependen del profesional, y algunos de los usos comunes son de mayor aceptación general en la comunidad de aromaterapeutas. Hay capacitación y certificación en aromaterapia para las personas sin capacitación médica en varios centros educativos de los Estados Unidos y el Reino Unido, pero no hay estandarización profesional en los Estados Unidos y en ninguno de estos países se requiere una licencia para su práctica. Por lo tanto, entre los profesionales hay poca congruencia de los tratamientos específicos para determinadas enfermedades. Esta falta de estandarización lleva a variaciones en los protocolos terapéuticos para la investigación sobre los efectos de la aromaterapia. Los informes anecdóticos por sí solos o la experiencia previa es lo que orienta la selección de estos aceites esenciales; cada investigador escoge aceites esenciales diferentes cuando estudian las mismas aplicaciones. No obstante, ahora hay cursos para profesionales sanitarios titulados que otorgan crédito académico para cursos de enfermería o de educación médica continua que incorporan un componente pequeño de investigación e información para evaluar o medir los resultados.

La National Association for Holistic Aromatherapy, (NAHA) (www.naha.org) y la Alliance of International Aromatherapists (www.alliance-aromatherapists.org) son dos organizaciones reguladoras que establecen normas nacionales para la educación de los aromaterapeutas. La NAHA está tomando medidas para normalizar la certificación en aromaterapia en los Estados Unidos. Muchos centros educativos ofrecen programas de certificación aprobados por la NAHA. Para obtener una lista de estos centros educativos, consultar en la página de Internet de NAHA (https://www.naha.org/education/approved-schools/). Los exámenes nacionales de aromaterapia se administran dos veces al año.

La Canadian Federation of Aromatherapists estableció normativas para la certificación en aromaterapia en Canadá (www.cfacanada.com/). También cuenta con normas sobre la inocuidad y conducta profesional y un directorio público de aromaterapeutas certificados. Es posible que otros países cuenten con organizaciones similares.

Si bien los aromaterapeutas en Francia y Alemania administran los aceites esenciales de forma oral o interna, en el Reino Unido y los Estados Unidos su uso se limita por lo general a la inhalación o aplicación tópica. El uso fuera del ámbito de la medicina de los aceites esenciales es común en la industria de la saborización y las fragancias. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) ha clasificado la mayoría de los aceites esenciales como GRAS (generalmente reconocidos como inocuos), con límites de concentración específica. (Para obtener una lista de programas internacionales de aromaterapia, consultar el sitio de Internet de la International Federation of Aromatherapists [www.ifaroma.org/]).

Los productos de aromaterapia no necesitan la aprobación de la FDA.

Bibliografía
  1. Wildwood C: The Encyclopedia of Aromatherapy. Rochester, Vt: Healing Arts Press, 1996.
  2. Silva-Néto RP, Peres MF, Valença MM: Odorant substances that trigger headaches in migraine patients. Cephalalgia 34 (1): 14-21, 2014. [PUBMED Abstract]
  3. Vethanayagam D, Vliagoftis H, Mah D, et al.: Fragrance materials in asthma: a pilot study using a surrogate aerosol product. J Asthma 50 (9): 975-82, 2013. [PUBMED Abstract]
  4. Celeiro M, Guerra E, Lamas JP, et al.: Development of a multianalyte method based on micro-matrix-solid-phase dispersion for the analysis of fragrance allergens and preservatives in personal care products. J Chromatogr A 1344: 1-14, 2014. [PUBMED Abstract]
  5. Dodd GH: The molecular dimension in perfumery. In: Van Toller S, Dodd GH, eds.: Perfumery: The Psychology and Biology of Fragrance. New York, NY: Chapman and Hall, 1988, pp 19-46.
  6. Worwood VA: Aromatherapy for the Healthy Child: More Than 300 Natural, Non-Toxic, and Fragrant Essential Oil Blends. Novato, Calif: New World Library, 2000.
  7. Buchbauer G, Jirovetz L, Jäger W, et al.: Fragrance compounds and essential oils with sedative effects upon inhalation. J Pharm Sci 82 (6): 660-4, 1993. [PUBMED Abstract]

Antecedentes

Quienes promueven la aromaterapia sostienen que los aromáticos o los aceites esenciales se han usado por miles de años como estimulantes o sedantes del sistema nervioso y como tratamiento de una amplia variedad de trastornos.[1] Desde el punto de vista histórico estos se vinculan con el uso de infusiones con aceites y ungüentos en la Biblia y el antiguo Egipto,[1] los remedios empleados durante la edad media y el renacimiento,[2] y la quema de plantas aromáticas en varios ritos religiosos. Los usos actuales de la aromaterapia surgieron a principios del siglo XX cuando el químico Francés y fabricante de perfumes Rene Gattefosse acuñó el término aromaterapia y publicó un libro con ese nombre en 1937.[2] Gattefosse propuso el uso de la aromaterapia para el tratamiento de enfermedades prácticamente en cada sistema de órganos donde cita sobre todo pruebas de carácter anecdótico y de informes de casos.[2]

Aunque Gattefosse y sus colegas en Francia, Italia y Alemania estudiaron los efectos de la aromaterapia por unos 30 años, su uso pasó de moda a mitad de siglo y fue redescubierta por otro francés, un médico llamado Jean Valnet, a finales de siglo. Valnet publicó su libro La práctica de la aromaterapia en 1982,[3] en un momento en que dicha práctica se dio a conocer más en la Gran Bretaña y los Estados Unidos. En los años ochenta, a medida que los pacientes de países occidentales se interesaron más en las terapias de la medicina complementaria y alternativa (CAM), hubo un aumento de seguidores de la aromaterapia que continúa hasta hoy. Además del empleo de los aceites esenciales por el personal de enfermería y los profesionales de aromaterapia para usos médicos específicos, la popularidad de la aromaterapia también ha sido explotada por compañías de cosméticos que han creado líneas de cosméticos y productos de aseo con aceites esenciales (aunque muchas veces con un componente sintético), que se supone mejoran el estado de ánimo y el bienestar de sus usuarios.

A pesar de la creciente popularidad de la aromaterapia hacia finales del siglo XX (sobre todo en el Reino Unido), la bibliografía médica disponible en inglés es escasa hasta principios o mediados de los años noventa. Los profesionales de enfermería fueron quienes llevaron a cabo la mayor parte de la investigación que surgió en los años noventa y fueron los primeros profesionales en practicar la aromaterapia en los Estados Unidos y el Reino Unido (aunque en Francia y Alemania la administraban los médicos). Los aromaterapeutas ahora publican su propia revista, la International Journal of Essential Oil Therapeutics. También, se han publicado muchos estudios de los efectos de los olores en el encéfalo y otros sistemas en animales y seres humanos sanos en el contexto de la psicología de los olores y la neurobiología (sin mención del término aromaterapia).

Además de los usos tópicos antimicrobianos,[4] se ha propuesto el uso de la aromaterapia para el cuidado de las heridas [5,6] y para tratar una variedad de síntomas y enfermedades localizadas como la alopecia, el eccema y el prurito.[7-9] También se ha estudiado la aromaterapia por inhalación para la reactividad de las vías respiratorias.[10]

En los estudios de aromaterapia se han examinado una variedad de otras afecciones: sedación y excitación;[11,12] el reflejo de sobresalto y tiempo de reacción;[13,14] estados psicológicos como el estado de ánimo, la ansiedad y una sensación general de bienestar;[15-29] trastornos psiquiátricos;[30] deterioro neurológico;[23] insuficiencia renal crónica;[24] agitación en los pacientes con demencia;[31-35] síntomas de abstinencia del tabaquismo;[36,37] cinetosis;[38]; náuseas posoperatorias; [39,40] náuseas y emesis en combinación con fatiga, dolor y ansiedad para pacientes en trabajo de parto;[25,26,41] dolor por si solo;[42-45] y dolor en combinación con otros síntomas.[22,23,25,26].

En artículos publicados se describió el uso de la aromaterapia en entornos hospitalarios específicos como los centros de cáncer, programas de cuidados paliativos y otros entornos de pacientes con enfermedades graves que necesitan atención paliativa para el dolor, las náuseas, el linfedema,[46,47] la tensión generalizada, la ansiedad,[48] y la depresión.[49] Estos estudios de observación proveen ejemplos del uso clínico de la aromaterapia (y otras modalidades de MCA), aunque por lo general no están sustentados en datos probatorios. En los estudios participaron niños hospitalizados con infección por el VIH,[50] pacientes confinados en el hogar por enfermedades en fase terminal,[51] y pacientes hospitalizados por leucemia.[52] La aromaterapia también se ha usado para reducir el mal olor de las úlceras necróticas en los pacientes de cáncer.[53]

Además, se han llevado a cabo estudios del uso de la aromaterapia con pacientes del ámbito de la salud mental.[54] La mayoría de los artículos resultantes, describen la incorporación exitosa de la aromaterapia para tratar a estos pacientes, si bien los resultados son claramente subjetivos.

Las teorías sobre el mecanismo de acción de la aromaterapia y los aceites esenciales difieren, dependiendo de quién los estudie. Los promotores de la aromaterapia con frecuencia citan la conexión entre el olfato y el sistema límbico del encéfalo como la base de los efectos de la aromaterapia en el estado de ánimo y las emociones; no se ha hablado mucho sobre los mecanismos que se proponen para sus efectos en otras partes del cuerpo. Sin embargo, la mayoría de la bibliografía sobre la aromaterapia carece de estudios neuropsicológicos pormenorizados sobre la naturaleza del sentido del olfato y su relación con el sistema límbico y, por lo general, no se citan investigaciones que muestren esta relación. Los promotores de la aromaterapia también creen que los efectos de los tratamientos se fundamentan en la naturaleza especial de los aceites esenciales en uso y que estos aceites producen efectos en el cuerpo que son mayores que la suma de los componentes químicos individuales de los aromas.

La comunidad bioquímica y psicológica debate estas afirmaciones, ya que tienen perspectivas distintas sobre los presuntos mecanismos de acción de los olores en el encéfalo humano (la mayoría no diferencian los olores de los aceites esenciales de las fragancias sintéticas).[30] Este abordaje neurobiológico, que se enfoca principalmente en los efectos emocionales y psicológicos de las fragancias (en oposición de los otros efectos sintomáticos propuestos por los aromaterapeutas), toma en cuenta lo que se conoce sobre la transducción olfatoria y la conexión del sistema olfatorio con otras funciones del sistema nervioso central, como la memoria; sin embargo, esto es sobre todo teórico debido a la falta de investigación importante sobre este tema.

Bibliografía
  1. Tisserand R: Essential oils as psychotherapeutic agents. In: Van Toller S, Dodd GH, eds.: Perfumery: The Psychology and Biology of Fragrance. New York, NY: Chapman and Hall, 1988, pp 167-80.
  2. Gattefosse RM: Gattefosse's Aromatherapy. Essex, England:CW Daniel, 1993.
  3. Valnet J: The Practice of Aromatherapy: A Classic Compendium of Plant Medicines & Their Healing Properties. Rochester, NY: Healing Arts Press, 1990.
  4. Hartman D, Coetzee JC: Two US practitioners' experience of using essential oils for wound care. J Wound Care 11 (8): 317-20, 2002. [PUBMED Abstract]
  5. Asquith S: The use of aromatherapy in wound care. J Wound Care 8 (6): 318-20, 1999. [PUBMED Abstract]
  6. Edwards-Jones V, Buck R, Shawcross SG, et al.: The effect of essential oils on methicillin-resistant Staphylococcus aureus using a dressing model. Burns 30 (8): 772-7, 2004. [PUBMED Abstract]
  7. Hay IC, Jamieson M, Ormerod AD: Randomized trial of aromatherapy. Successful treatment for alopecia areata. Arch Dermatol 134 (11): 1349-52, 1998. [PUBMED Abstract]
  8. Anderson C, Lis-Balchin M, Kirk-Smith M: Evaluation of massage with essential oils on childhood atopic eczema. Phytother Res 14 (6): 452-6, 2000. [PUBMED Abstract]
  9. Ro YJ, Ha HC, Kim CG, et al.: The effects of aromatherapy on pruritus in patients undergoing hemodialysis. Dermatol Nurs 14 (4): 231-4, 237-8, 256; quiz 239, 2002. [PUBMED Abstract]
  10. Cohen BM, Dressler WE: Acute aromatics inhalation modifies the airways. Effects of the common cold. Respiration 43 (4): 285-93, 1982. [PUBMED Abstract]
  11. Diego MA, Jones NA, Field T, et al.: Aromatherapy positively affects mood, EEG patterns of alertness and math computations. Int J Neurosci 96 (3-4): 217-24, 1998. [PUBMED Abstract]
  12. Motomura N, Sakurai A, Yotsuya Y: Reduction of mental stress with lavender odorant. Percept Mot Skills 93 (3): 713-8, 2001. [PUBMED Abstract]
  13. Miltner W, Matjak M, Braun C, et al.: Emotional qualities of odors and their influence on the startle reflex in humans. Psychophysiology 31 (1): 107-10, 1994. [PUBMED Abstract]
  14. Millot JL, Brand G, Morand N: Effects of ambient odors on reaction time in humans. Neurosci Lett 322 (2): 79-82, 2002. [PUBMED Abstract]
  15. Stevenson C: Measuring the effects of aromatherapy. Nurs Times 88 (41): 62-3, 1992 Oct 7-13. [PUBMED Abstract]
  16. Dunn C, Sleep J, Collett D: Sensing an improvement: an experimental study to evaluate the use of aromatherapy, massage and periods of rest in an intensive care unit. J Adv Nurs 21 (1): 34-40, 1995. [PUBMED Abstract]
  17. Buckle J: Aromatherapy. Nurs Times 89 (20): 32-5, 1993 May 19-25. [PUBMED Abstract]
  18. Hadfield N: The role of aromatherapy massage in reducing anxiety in patients with malignant brain tumours. Int J Palliat Nurs 7 (6): 279-85, 2001. [PUBMED Abstract]
  19. Wilkinson S: Aromatherapy and massage in palliative care. Int J Palliat Nurs 1 (1): 21-30, 1995.
  20. Wilkinson S, Aldridge J, Salmon I, et al.: An evaluation of aromatherapy massage in palliative care. Palliat Med 13 (5): 409-17, 1999. [PUBMED Abstract]
  21. Corner J, Cawler N, Hildebrand S: An evaluation of the use of massage and essential oils on the wellbeing of cancer patients. Int J Palliat Nurs 1 (2): 67-73, 1995.
  22. Louis M, Kowalski SD: Use of aromatherapy with hospice patients to decrease pain, anxiety, and depression and to promote an increased sense of well-being. Am J Hosp Palliat Care 19 (6): 381-6, 2002 Nov-Dec. [PUBMED Abstract]
  23. Walsh E, Wilson C: Complementary therapies in long-stay neurology in-patient settings. Nurs Stand 13 (32): 32-5, 1999 Apr 28-May 4. [PUBMED Abstract]
  24. Itai T, Amayasu H, Kuribayashi M, et al.: Psychological effects of aromatherapy on chronic hemodialysis patients. Psychiatry Clin Neurosci 54 (4): 393-7, 2000. [PUBMED Abstract]
  25. Burns E, Blamey C: Complementary medicine. Using aromatherapy in childbirth. Nurs Times 90 (9): 54-60, 1994 Mar 2-8. [PUBMED Abstract]
  26. Burns EE, Blamey C, Ersser SJ, et al.: An investigation into the use of aromatherapy in intrapartum midwifery practice. J Altern Complement Med 6 (2): 141-7, 2000. [PUBMED Abstract]
  27. Kite SM, Maher EJ, Anderson K, et al.: Development of an aromatherapy service at a Cancer Centre. Palliat Med 12 (3): 171-80, 1998. [PUBMED Abstract]
  28. Komori T, Fujiwara R, Tanida M, et al.: Effects of citrus fragrance on immune function and depressive states. Neuroimmunomodulation 2 (3): 174-80, 1995 May-Jun. [PUBMED Abstract]
  29. Wiebe E: A randomized trial of aromatherapy to reduce anxiety before abortion. Eff Clin Pract 3 (4): 166-9, 2000 Jul-Aug. [PUBMED Abstract]
  30. Perry N, Perry E: Aromatherapy in the management of psychiatric disorders: clinical and neuropharmacological perspectives. CNS Drugs 20 (4): 257-80, 2006. [PUBMED Abstract]
  31. Ballard CG, O'Brien JT, Reichelt K, et al.: Aromatherapy as a safe and effective treatment for the management of agitation in severe dementia: the results of a double-blind, placebo-controlled trial with Melissa. J Clin Psychiatry 63 (7): 553-8, 2002. [PUBMED Abstract]
  32. Smallwood J, Brown R, Coulter F, et al.: Aromatherapy and behaviour disturbances in dementia: a randomized controlled trial. Int J Geriatr Psychiatry 16 (10): 1010-3, 2001. [PUBMED Abstract]
  33. Holmes C, Hopkins V, Hensford C, et al.: Lavender oil as a treatment for agitated behaviour in severe dementia: a placebo controlled study. Int J Geriatr Psychiatry 17 (4): 305-8, 2002. [PUBMED Abstract]
  34. Gray SG, Clair AA: Influence of aromatherapy on medication administration to residential-care residents with dementia and behavioral challenges. Am J Alzheimers Dis Other Demen 17 (3): 169-74, 2002 May-Jun. [PUBMED Abstract]
  35. Snow LA, Hovanec L, Brandt J: A controlled trial of aromatherapy for agitation in nursing home patients with dementia. J Altern Complement Med 10 (3): 431-7, 2004. [PUBMED Abstract]
  36. Rose JE, Behm FM: Inhalation of vapor from black pepper extract reduces smoking withdrawal symptoms. Drug Alcohol Depend 34 (3): 225-9, 1994. [PUBMED Abstract]
  37. Sayette MA, Parrott DJ: Effects of olfactory stimuli on urge reduction in smokers. Exp Clin Psychopharmacol 7 (2): 151-9, 1999. [PUBMED Abstract]
  38. Post-White N, Nichols W: Randomized trial testing of QueaseEase™ essential oil for motion sickness. International Journal of Essential Oil Therapeutics 1 (4): 158-66, 2007.
  39. Tate S: Peppermint oil: a treatment for postoperative nausea. J Adv Nurs 26 (3): 543-9, 1997. [PUBMED Abstract]
  40. Hines S, Steels E, Chang A, et al.: Aromatherapy for treatment of postoperative nausea and vomiting. Cochrane Database Syst Rev 4: CD007598, 2012. [PUBMED Abstract]
  41. Oyama H, Kaneda M, Katsumata N, et al.: Using the bedside wellness system during chemotherapy decreases fatigue and emesis in cancer patients. J Med Syst 24 (3): 173-82, 2000. [PUBMED Abstract]
  42. Dale A, Cornwell S: The role of lavender oil in relieving perineal discomfort following childbirth: a blind randomized clinical trial. J Adv Nurs 19 (1): 89-96, 1994. [PUBMED Abstract]
  43. Göbel H, Schmidt G, Soyka D: Effect of peppermint and eucalyptus oil preparations on neurophysiological and experimental algesimetric headache parameters. Cephalalgia 14 (3): 228-34; discussion 182, 1994. [PUBMED Abstract]
  44. Marchand S, Arsenault P: Odors modulate pain perception: a gender-specific effect. Physiol Behav 76 (2): 251-6, 2002. [PUBMED Abstract]
  45. Kim JT, Wajda M, Cuff G, et al.: Evaluation of aromatherapy in treating postoperative pain: pilot study. Pain Pract 6 (4): 273-7, 2006. [PUBMED Abstract]
  46. Barclay J, Vestey J, Lambert A, et al.: Reducing the symptoms of lymphoedema: is there a role for aromatherapy? Eur J Oncol Nurs 10 (2): 140-9, 2006. [PUBMED Abstract]
  47. Kohara H, Miyauchi T, Suehiro Y, et al.: Combined modality treatment of aromatherapy, footsoak, and reflexology relieves fatigue in patients with cancer. J Palliat Med 7 (6): 791-6, 2004. [PUBMED Abstract]
  48. Buckle J: Clinical Aromatherapy: Essential Oils in Practice. 2nd ed. New York, NY: Churchill Livingston, 2003.
  49. Wilkinson SM, Love SB, Westcombe AM, et al.: Effectiveness of aromatherapy massage in the management of anxiety and depression in patients with cancer: a multicenter randomized controlled trial. J Clin Oncol 25 (5): 532-9, 2007. [PUBMED Abstract]
  50. Styles JL: The use of aromatherapy in hospitalized children with HIV disease. Complement Ther Nurs Midwifery 3 (1): 16-20, 1997. [PUBMED Abstract]
  51. Rimmer L: The clinical use of aromatherapy in the reduction of stress. Home Healthc Nurse 16 (2): 123-6, 1998. [PUBMED Abstract]
  52. Stringer J: Massage and aromatherapy on a leukaemia unit. Complement Ther Nurs Midwifery 6 (2): 72-6, 2000. [PUBMED Abstract]
  53. Warnke PH, Sherry E, Russo PA, et al.: Antibacterial essential oils in malodorous cancer patients: clinical observations in 30 patients. Phytomedicine 13 (7): 463-7, 2006. [PUBMED Abstract]
  54. Hicks G: Aromatherapy as an adjunct to care in a mental health day hospital. J Psychiatr Ment Health Nurs 5 (4): 317, 1998. [PUBMED Abstract]

Estudios preclínicos de laboratorio o con animales

Se han publicado estudios numerosos sobre los efectos tópicos antibacterianos de los aceites esenciales; en la mayoría se ha encontrado que los aceites esenciales tienen actividad antimicrobiana significativa.[1]. Algunos aceites esenciales son antivíricos e inhiben la replicación del virus del herpes simple.[2] Otros aceites esenciales son fungistáticos y fungicidas contra Candida albicans en la vagina y en la orofaringe.[3]

En estudios con ratas de Europa y Japón, se observó que la exposición a varios olores puede generar estimulación o sedación, al igual que cambios en las respuestas conductuales a la tensión y el dolor. En un estudio [4] sobre los efectos sedantes de los aceites esenciales y otros componentes de las fragancias (por lo general, componentes químicos de los aceites esenciales) sobre la motilidad de las ratas, se observó que el aceite de lavanda (Lavandula angustifolia Miller [sinónimos: Lavandula spicata L.; Lavandula vera DC.]), en particular, presentó un efecto sedante significativo, y varios componentes individuales en aceite (en contraposición con aceites esenciales enteros) presentaron efectos similares fuertes. Los autores no comentan sobre el presunto mecanismo de este efecto, si bien indican que la diferencia de resultados entre los aceites esenciales (algunos estimulantes, otros sedativos) se relacionan con las “estructuras químicas diferentes de los compuestos... y grupos funcionales... lo que indica la función esencial de la volatilidad de los compuestos de fragancias y su biodisponibilidad ”. Las diferencias en biodisponibilidad se atribuyen a diferentes grados de lipofilia, dado que los aceites más lipofílicos producen los efectos más sedantes. Los investigadores también encontraron concentraciones plasmáticas importantes de los compuestos de las fragancias luego de una inhalación; ello indica que los efectos de la aromaterapia provienen de una interacción farmacológica directa en vez de un transmisión indirecta del sistema nervioso central.

En otros estudios se han investigado los efectos de la aromaterapia en el comportamiento de las ratas y respuestas inmunitarias a estímulos como el dolor, la tensión o el reflejo de sobresalto. En dos estudios europeos, las ratas expuestas a olores agradables durante estímulos dolorosos mostraron disminución en los comportamientos relacionados con el dolor, con algunas variaciones en las respuestas según el sexo.[5,6] En dos estudios en Japón, se observaron mejorías en los marcadores inmunitarios y conductuales de las ratas expuestas a fragancias mientras estaban en condiciones de tensión.[7,8]

Bibliografía
  1. Aridoğan BC, Baydar H, Kaya S, et al.: Antimicrobial activity and chemical composition of some essential oils. Arch Pharm Res 25 (6): 860-4, 2002. [PUBMED Abstract]
  2. Minami M, Kita M, Nakaya T, et al.: The inhibitory effect of essential oils on herpes simplex virus type-1 replication in vitro. Microbiol Immunol 47 (9): 681-4, 2003. [PUBMED Abstract]
  3. D'Auria FD, Tecca M, Strippoli V, et al.: Antifungal activity of Lavandula angustifolia essential oil against Candida albicans yeast and mycelial form. Med Mycol 43 (5): 391-6, 2005. [PUBMED Abstract]
  4. Buchbauer G, Jirovetz L, Jäger W, et al.: Fragrance compounds and essential oils with sedative effects upon inhalation. J Pharm Sci 82 (6): 660-4, 1993. [PUBMED Abstract]
  5. Aloisi AM, Ceccarelli I, Masi F, et al.: Effects of the essential oil from citrus lemon in male and female rats exposed to a persistent painful stimulation. Behav Brain Res 136 (1): 127-35, 2002. [PUBMED Abstract]
  6. Jahangeer AC, Mellier D, Caston J: Influence of olfactory stimulation on nociceptive behavior in mice. Physiol Behav 62 (2): 359-66, 1997. [PUBMED Abstract]
  7. Shibata H, Fujiwara R, Iwamoto M, et al.: Immunological and behavioral effects of fragrance in mice. Int J Neurosci 57 (1-2): 151-9, 1991. [PUBMED Abstract]
  8. Fujiwara R, Komori T, Noda Y, et al.: Effects of a long-term inhalation of fragrances on the stress-induced immunosuppression in mice. Neuroimmunomodulation 5 (6): 318-22, 1998 Nov-Dec. [PUBMED Abstract]

Estudios clínicos con seres humanos

No hay estudios publicados y revisados por expertos sobre la aromaterapia como tratamiento específicamente para el cáncer. Los estudios que se presentan a continuación, la mayoría de los cuales se condujeron en pacientes de cáncer, se enfocan principalmente en otras afecciones relacionadas con la salud y en las medidas de calidad de vida como los niveles de tensión y ansiedad.

Una revisión grande de 6 estudios publicada en el año 2000 [1] se enfocó en el tratamiento o prevención de la ansiedad con masaje de aromaterapia. Si bien en los estudios se indicó que el masaje de aromaterapia produce un efecto ansiolítico ligero y breve, los autores concluyeron que la investigación realizada en el momento no fue lo suficientemente rigurosa o congruente para probar la eficacia de la aromaterapia en el tratamiento de la ansiedad. En este análisis, se excluyeron ensayos relacionados con otros efectos de la aromaterapia (como el control del dolor) y no se incluyó ningún estudio que tratara sobre los efectos de los olores que no estaban claramente marcados como aromaterapia.

Varios de los estudios incluidos en la Cochrane Database of Systematic Reviews se analizan con más detalle. En un estudio piloto aleatorizado controlado se examinaron los efectos del masaje con aromaterapia adjunta sobre el estado de ánimo, la calidad de vida y los síntomas físicos en los pacientes de cáncer.[2] Cuarenta y seis pacientes se asignaron de forma aleatorizada a cuidado diurno convencional solo o cuidado diurno más masaje de aromaterapia con una mezcla estándar de aceites esenciales (1 % de lavanda y manzanilla mezclados con almendras dulces como aceite portador) durante 4 semanas. Los pacientes autoevaluaron el estado de ánimo, la calidad de vida, y la intensidad de los dos síntomas que más les preocupaban al principio del estudio y luego con intervalos semanales. De los 46 pacientes, solo 11 de 23 (48 %) en el grupo de aromaterapia y 18 de 23 (78 %) en el grupo de control completaron las 4 semanas. Los pacientes dieron cuenta de que el estado de ánimo, los síntomas y la calidad de vida mejoraron en ambos grupos; no hubo una diferencia estadísticamente significativa entre los dos grupos en ninguna de estas medidas.

En otro ensayo controlado aleatorizado, se examinaron los efectos del masaje de aromaterapia y el masaje solo en 42 pacientes de cáncer en estadio avanzado durante un período de 4 semanas.[3] Los pacientes se asignaron al azar para recibir masajes semanales con aromaterapia o sin esta; el grupo de tratamiento (grupo de aromaterapia) recibió masajes con aceite esencial de lavanda (Lavandula angustifolia Miller [sinónimos: Lavandula spicata L.; Lavandula vera DC.]) y un aceite portador inerte; el grupo de control (grupo de masaje) recibió un aceite portador inerte o ninguna intervención. Los autores no informaron de beneficios importantes a largo plazo del masaje o la aromaterapia para el control del dolor, la calidad de vida o la ansiedad, pero los puntajes de sueño (según las medidas de la escala de sueño de Verran and Snyder-Halpern) en ambos grupos mejoraron significativamente. Los autores también notificaron disminuciones de significación estadística en los puntajes de depresión (según las medidas de la Hospital Anxiety and Depression Scale [HADS]) en el grupo de masaje solo.

En un ensayo aleatorizado controlado con placebo y con enmascaramiento doble conducido en Australia, se investigaron los efectos de la inhalación de aromaterapia en la ansiedad durante la administración de radioterapia.[4] Se asignó al azar a 313 pacientes que recibían radioterapia a uno de 3 grupos: aceite portador con aceites esenciales fraccionados, aceite portador solo o aceites esenciales de lavanda, bergamota (Citrus aurantium L. ssp. bergamia [Risso] Wright & Arn. [Rutaceae]; [sinónimo: Citrus bergamia Risso]) y cedro (Cedrus atlantica [Endl.] Manetti ex Carriere [Pinaceae]). Los tres grupos recibieron los aceites por inhalación durante la radioterapia. Los autores no notificaron diferencias significativas en cuanto a la depresión (según se midió con la HADS) o efectos psicológicos (según se midió con el Somatic and Psychological Health Report) entre los grupos. El grupo que recibió solo el aceite portador exhibió una disminución estadísticamente significativa de la ansiedad (según se midió en la HADS) en comparación con los otros dos grupos.

En otro ensayo aleatorizado controlado, se investigaron los efectos del masaje o el masaje con aromaterapia en 103 pacientes de cáncer que se asignaron al azar para recibir masaje con el uso de aceite portador (grupo de masaje) o masaje usando un aceite portador más manzanilla romana como aceite esencial (Chamaemelum nobile [L.] All. [sinónimo: Anthemis nobilis L.]) (grupo de aromaterapia y masaje).[5] Dos semanas después del masaje, los autores encontraron una disminución estadísticamente significativa de la ansiedad en el grupo de masaje con aromaterapia (según se midió en la Rotterdam Symptom Checklist [RSCL]; las subescalas con mejora en el puntaje fueron los problemas psicológicos, la calidad de vida, los problemas físicos graves y los problemas psicológicos graves). Los autores notificaron que el grupo de masaje solo exhibió mejora en cuatro subescalas de la RSCL; sin embargo, estas mejoras no lograron alcanzar significación estadística.

En un ensayo aleatorizado con enmascaramiento doble, controlado con placebo, sobre inhalaciones de bergamota como aromaterapia comparadas con un champú de olor placentero que no contenía aceites esenciales administrado en el momento de una infusión de células madre a 37 niños y adolescentes sometidos a un trasplante de células madre, no se encontró que la aromaterapia fuera beneficiosa para reducir las náuseas, la ansiedad o el dolor.[6] Según se administró en este estudio, la aromaterapia por inhalación de bergamota quizá contribuyó con un estado persistente de ansiedad luego de la infusión de células madre. Si bien no fue más eficaz que el placebo, los padres que recibieron aromaterapia mostraron una disminución específica en la ansiedad transitoria durante el período entre la finalización de la infusión a su niño y 1 hora después de la infusión. Las náuseas y el dolor disminuyeron durante el curso de la intervención en todos los niños, aunque las náuseas permanecieron significativamente mayores en los pacientes que recibieron aromaterapia. Estos hallazgos indican que la difusión del aceite esencial de bergamota tal vez no produce efectos ansiolíticos y antieméticos adecuados en niños y adolescentes sometidos a un trasplante de células madre. Es posible que el resultado se explique si se toma en cuenta que el ensayo tuvo enmascaramiento doble, ya que los ensayos con enmascaramiento simple o sin enmascaramiento en general sustentaron la intervención con aromaterapia.

En un estudio similar, se evaluó la eficacia de una intervención con aromaterapia para disminuir la intensidad de síntomas de náuseas, arcadas o tos en los pacientes adultos que recibieron células madre preservadas en dimetil sulfóxido. En el estudio se encontró que una intervención que consiste en probar u oler gajos de naranja era más eficaz para reducir la intensidad de los síntomas que la inhalación de un aceite esencial de naranja como aromaterapia.[7]

En un ensayo clínico aleatorizado controlado con entrecruzamiento, se investigó el efecto de la inhalación del aceite esencial de jengibre para aliviar las náuseas y vómitos inducidos por la quimioterapia de mujeres asiáticas con cáncer de mama.[8] La aromaterapia administrada por inhalación de aceite esencial de jengibre durante 5 días se vinculó con reducciones pequeñas de las náuseas agudas que tuvieron significación estadística pero no clínica, pero se encontraron efectos limitados en la reducción de vómitos y las náuseas diferidas de 60 pacientes evaluables.

En un estudio cuya finalidad principal era evaluar un servicio de aromaterapia luego de los cambios introducidos después de un examen piloto inicial en un centro oncológico del Reino Unido, se notificaron las experiencias de los pacientes derivados a ese servicio.[9] De los 89 pacientes que fueron derivados al principio, 58 completaron 6 sesiones de aromaterapia. Los autores dieron cuenta de mejorías significativas de la ansiedad y la depresión (según se midió con la HADS) al completarse las 6 sesiones, que antes de estas. En un estudio pequeño se examinaron los efectos físicos y psicológicos de los masajes con aromaterapia en ocho pacientes con tumores de encéfalo primarios malignos que asistieron a su primera cita de seguimiento luego de la radioterapia. [10] Los autores informaron que no hubo beneficio psicológico en estos pacientes del masaje con aromaterapia (según se midió con HADS) pero informaron de una reducción estadísticamente significativa en la presión arterial, el pulso y la frecuencia respiratoria.

Las bacterias resistentes a los antibióticos, como el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA) y los enterococos resistentes a la vancomicina, constituyen un problema mundial creciente que causa infecciones de heridas resistentes al tratamiento. Las mezclas, como aquellas que contienen los aceites volátiles del limoncillo, eucalipto, melaleuca, clavo y tomillo con butilhidroxitolueno, triclosán (0,3 %), y 95 % de etanol desnaturalizado (69,7 %) están en investigación in vitro contra el MRSA. No se han llevado a cabo ensayos clínicos.[11]

Se compararon dos regímenes tópicos para la erradicación del MRSA en pacientes hospitalizados. El tratamiento estándar, que incluyó un ungüento nasal de mupirocina al 2 %, jabón de gluconato de clorhexidina al 4 % y crema de sulfadiazina argéntica al 1 % se comparó con un régimen de aceite de árbol del té (melaleuca), que incluyó crema de árbol del té al 10 % y jabón líquido corporal de árbol del té al 5 %. Ambos tratamientos se administraron durante 5 días. De los 114 pacientes sometidos al tratamiento estándar, 56 (49 %) ya no eran portadores de MRSA. De 110 pacientes que recibieron el régimen con el aceite del árbol del té, 46 (41 %) ya no eran potadores de MRSA. En un grupo pequeño de pacientes, el régimen con aceite del árbol del té se relacionó con una tasa mayor de eliminación del MRSA en la axila, la ingle y en los sitios de heridas, pero la diferencia en comparación con el tratamiento estándar no fue significativa.[12].

Ensayos clínicos en curso

Realizar una búsqueda avanzada en inglés de los ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que ahora aceptan pacientes. La búsqueda se puede simplificar por ubicación del ensayo, tipo de tratamiento, nombre del fármaco y otros criterios. También se dispone de información general sobre los ensayos clínicos.

Bibliografía
  1. Cooke B, Ernst E: Aromatherapy: a systematic review. Br J Gen Pract 50 (455): 493-6, 2000. [PUBMED Abstract]
  2. Wilcock A, Manderson C, Weller R, et al.: Does aromatherapy massage benefit patients with cancer attending a specialist palliative care day centre? Palliat Med 18 (4): 287-90, 2004. [PUBMED Abstract]
  3. Soden K, Vincent K, Craske S, et al.: A randomized controlled trial of aromatherapy massage in a hospice setting. Palliat Med 18 (2): 87-92, 2004. [PUBMED Abstract]
  4. Graham PH, Browne L, Cox H, et al.: Inhalation aromatherapy during radiotherapy: results of a placebo-controlled double-blind randomized trial. J Clin Oncol 21 (12): 2372-6, 2003. [PUBMED Abstract]
  5. Wilkinson S, Aldridge J, Salmon I, et al.: An evaluation of aromatherapy massage in palliative care. Palliat Med 13 (5): 409-17, 1999. [PUBMED Abstract]
  6. Ndao DH, Ladas EJ, Cheng B, et al.: Inhalation aromatherapy in children and adolescents undergoing stem cell infusion: results of a placebo-controlled double-blind trial. Psychooncology 21 (3): 247-54, 2012. [PUBMED Abstract]
  7. Potter P, Eisenberg S, Cain KC, et al.: Orange interventions for symptoms associated with dimethyl sulfoxide during stem cell reinfusions: a feasibility study. Cancer Nurs 34 (5): 361-8, 2011 Sep-Oct. [PUBMED Abstract]
  8. Lua PL, Salihah N, Mazlan N: Effects of inhaled ginger aromatherapy on chemotherapy-induced nausea and vomiting and health-related quality of life in women with breast cancer. Complement Ther Med 23 (3): 396-404, 2015. [PUBMED Abstract]
  9. Kite SM, Maher EJ, Anderson K, et al.: Development of an aromatherapy service at a Cancer Centre. Palliat Med 12 (3): 171-80, 1998. [PUBMED Abstract]
  10. Hadfield N: The role of aromatherapy massage in reducing anxiety in patients with malignant brain tumours. Int J Palliat Nurs 7 (6): 279-85, 2001. [PUBMED Abstract]
  11. Sherry E, Boeck H, Warnke PH: Percutaneous treatment of chronic MRSA osteomyelitis with a novel plant-derived antiseptic. BMC Surg 1: 1, 2001. [PUBMED Abstract]
  12. Dryden MS, Dailly S, Crouch M: A randomized, controlled trial of tea tree topical preparations versus a standard topical regimen for the clearance of MRSA colonization. J Hosp Infect 56 (4): 283-6, 2004. [PUBMED Abstract]

Efectos adversos

Las pruebas de inocuidad en los aceites esenciales han mostrado efectos adversos mínimos. Varios aceites esenciales han sido aprobados para su uso como aditivos para alimentos y la Administración de Alimentos y Medicamentos los clasifica como GRAS (generalmente conocidos como inocuos); sin embargo, no se recomienda la ingestión de grandes cantidades de aceite esenciales. Además, se notificaron unos pocos casos de dermatitis por contacto, sobretodo en aromaterapeutas que han mantenido un contacto cutáneo prolongado con los aceites esenciales en el contexto de masajes de aromaterapia.[1] Algunos aceites esenciales (como el aceite de alcanfor) provocan irritación local; por tanto, se debe ejercer cuidado cuando se aplican. La fototoxicidad ocurre cuando los aceites esenciales (en particular, los aceites cítricos) se aplican directamente sobre la piel antes de la exposición al sol. En un informe de caso también se observó dermatitis por contacto aéreo en el contexto de aromaterapia inhalada sin masaje.[2] Con frecuencia, en la aromaterapia se usan mezclas indefinidas de aceites esenciales sin especificar la fuente de las plantas. A veces se producen reacciones alérgicas sobre todo después de una administración tópica. Al envejecer, los aceites esenciales a menudo se oxidan y cambia su composición química. Las relaciones psicológicas individuales con los olores podrían conllevar reacciones adversas. En un estudio, se observó que exponerse con frecuencia a los aceites de lavanda y del árbol del té mediante administración tópica se relacionó con ginecomastia prepuberal reversible.[3] Los efectos parecen haber sido provocados por las supuestas ligeras actividades estrogénicas y antiandrogénicas de los aceites de lavanda y árbol del té. Por tanto, se recomienda a los pacientes con tumores dependientes del estrógeno que eviten estos dos aceites esenciales. Sin embargo, este es el primer informe publicado sobre este tipo de efectos adversos cuando se usan productos que contienen aceites de lavanda o del árbol del té.

Bibliografía
  1. Bilsland D, Strong A: Allergic contact dermatitis from the essential oil of French marigold (Tagetes patula) in an aromatherapist. Contact Dermatitis 23 (1): 55-6, 1990. [PUBMED Abstract]
  2. Schaller M, Korting HC: Allergic airborne contact dermatitis from essential oils used in aromatherapy. Clin Exp Dermatol 20 (2): 143-5, 1995. [PUBMED Abstract]
  3. Henley DV, Lipson N, Korach KS, et al.: Prepubertal gynecomastia linked to lavender and tea tree oils. N Engl J Med 356 (5): 479-85, 2007. [PUBMED Abstract]

Resumen de los datos probatorios sobre la aromaterapia y los aceites esenciales

Para ayudar a los lectores a evaluar los resultados de los estudios con seres humanos sobre terapias integrales, alternativas y complementarias para pacientes de cáncer, se les provee siempre que sea posible, la fortaleza de los datos probatorios (es decir, los grados de comprobación científica) que se relacionan con cada tipo de tratamiento. Para cumplir con los requisitos de un análisis sobre datos probatorios, el estudio debe:

Para calificar los estudios con seres humanos sobre la base de la solidez estadística del diseño del estudio y la solidez científica de los resultados del tratamiento (es decir, los criterios de valoración) medidos, se asignan puntajes de grados de comprobación científica. Los dos puntajes resultantes se combinan para producir un puntaje total; el puntaje 1 se considera el grado de comprobación más sólido y el puntaje 4 se considera el diseño más débil (o comparable). A continuación, se presenta un cuadro que muestra los puntajes de los datos probatorios de los estudios con seres humanos que se citan en este sumario. Para obtener una explicación de los puntajes e información adicional sobre el análisis de los grados de comprobación científica de las terapias integrales, alternativas y complementarias para las personas con cáncer, consultar los Grados de comprobación científica de los estudios de las terapias integrales, alternativas y complementarias en seres humanos con cáncer.

Cuadro 1. Uso de la aromaterapia para los cuidados médicos de apoyo del cáncer y los cuidados paliativos: cuadro de estudios clínicos
Referencias bibliográficas Tipo de estudio/aceite esencial /modo de administración Número de pacientes inscritos; tratados; control Afección investigada Desenlace principal Desenlace secundario Puntaje de grado de comprobación científica
CVD = calidad de vida; CDVRS = calidad de vida relacionada con la salud; EORTC QLQ-C30 = European Organization for Research and Treatment of Cancer Quality of Life Questionnaire.
aPacientes de cáncer.
bPacientes de cáncer de mama sometidas a quimioterapia.
cPacientes de cáncer de mama sometidas a trasplante de médula ósea.
dPacientes con tumores de encéfalo malignos.
eLavanda (43 %), palo de rosa (29 %), rosa (7 %) y valeriana (4 %).
[1] Ensayo aleatorizado sin enmascaramiento a/lavanda (Lavandula angustifolia Miller [sinónimos: Lavandula spicata L.; Lavandula vera DC.]) y mezcla de manzanilla /masaje 46; 11; 18 Estado de ánimo, CDV, síntomas físicos No hay efecto en el estado de ánimo, CDV o síntomas físicos Ninguna 1ii
[2] Ensayo aleatorizado sin enmascaramientoa/lavanda/masaje 42; 29; 13 Dolor Sin efecto en el dolor Mejora del dormir en ambos grupos; disminución de la depresión (en el grupo de masaje); sin efecto en la CDV 1ii
[3] Ensayo aleatorizado sin enmascaramientoa/manzanilla/masaje 103; 43; 44 Síntomas físicos y psicológicos, CDV Reducción de la ansiedad, los síntomas físicos y psicológicos; mejora de la CDV Ninguna 1ii
[4] Ensayo aleatorizado sin enmascaramientoa/manzanilla/masaje 52; 26; 25 CDV, síntomas físicos, ansiedad Mejora de la CDV, menos síntomas físicos, reducción de la ansiedad Ninguna 1ii
[5] Ensayo aleatorizado sin enmascaramientoa/mezcla de aromaterapiae/masaje 52; 34; 18 ansiedad, movilidad Disminución de la ansiedad, dolor; mejora de la movilidad Ninguna 1ii
[6] Ensayo aleatorizado controlado con enmascaramiento doble a/lavanda, bergamota (Citrus aurantium L. ssp. bergamia [Risso] Wright & Arn. [Rutaceae]; [sinónimo: Citrus bergamia Risso]), y cedro (Cedrus atlantica [Endl.] Manetti ex Carriere [Pinaceae])/aplicación indirecta 313 Ansiedad Sin efecto en la ansiedad Sin efecto en la depresión o la fatiga 1i
[7] Ensayo controlado con placebo con enmascaramiento doble/bergamota/inhalación 37; 17; 20 Ansiedad, náuseas, dolor en niños sometidos a trasplante de células madre Aumento de la ansiedad y náusea en niños 1 hora luego de una infusión de células madre en el grupo de aromaterapia; sin efecto en el dolor La ansiedad de los padres disminuyó en ambos grupos 1iC
[8] Ensayo controlado con enmascaramiento simple /naranja dulce/inhalación 60; 23; 19; 18 (aromaterapia; probar la naranja/oler la naranja; control) Intensidad de los síntomas (náuseas, arcadas, tos) La mayor reducción en la intensidad de los síntomas al probar u oler la naranja Ninguna 1C
[9] Ensayo aleatorizado, con enmascaramiento simple y cruzadob/aceite esencial de jengibre /inhalación 75; 30; 30 Náuseas, vómito, CDVRS (EORTC QLQ-C30) Reducción pequeña de las náuseas agudas; sin reducción de las náuseas diferidas o episodios de vómitos Mejora de la CDVRS 1C
[10] Ensayo aleatorizado con enmascaramiento simple/opción de 20 aceites esenciales/masaje 39; 20; 19 Factibilidad; estado de ánimo Mejoría del estado de ánimo en ambos grupos (masaje con aromaterapia y terapia cognitivo-conductual) Preferencia por la aromaterapia sobre la terapia cognitivo-conductual 1C
[11] Ensayo aleatorizado con enmascaramiento simple/opción de naranja agria, pimienta negra, romero, mejorana y pachuli /masaje 45; 15; 15; 15 (masaje de aromaterapia; masaje sencillo; control) Estreñimiento; CDV Mejoría con un masaje de aromaterapia Mejoría de la CDV 1C
[12] Ensayo clínico controlado no aleatorizadoc/lavanda, eucalipto (Eucalyptus globulus Labill. y Eucalyptus radiata Sieber ex DC. [Myrtaceae]), y árbol de té /aplicación tópica 16; 6; 10 Infección Sin efecto en la incidencia de infección Ninguna 2
[13] Ensayo clínico controlado no aleatorizadoc/geranio (Pelargonium species), manzanilla alemana (Matricaria recutita L. [sinónimos: Matricaria chamomilla L., Chamomilla recutita (L.) Rausch.]), pachuli (Pogostemon cablin [Blanco] Benth. [Lamiaceae] [sinónimos: Mentha cablin Blanco, Pogostemon patchouly Letettier]), y cúrcuma fitol /aplicación oral 48; 24; 24 Síntomas gastrointestinal Sin efectos en los síntomas gastrointestinales Ninguna 2
[14] Series de casos consecutivos d/lavanda o manzanilla/masaje 18; 8 Ansiedad, depresión Sin reducción en la ansiedad o depresión Reducción en la presión arterial, el pulso y la respiración 3ii
[15] Casos consecutivosa/varios aceites/masaje 69 Síntomas generales Mejoría general de los síntomas según informaron los pacientes; no se completó ningún análisis estadístico Ninguna 3ii
Bibliografía
  1. Wilcock A, Manderson C, Weller R, et al.: Does aromatherapy massage benefit patients with cancer attending a specialist palliative care day centre? Palliat Med 18 (4): 287-90, 2004. [PUBMED Abstract]
  2. Soden K, Vincent K, Craske S, et al.: A randomized controlled trial of aromatherapy massage in a hospice setting. Palliat Med 18 (2): 87-92, 2004. [PUBMED Abstract]
  3. Wilkinson S, Aldridge J, Salmon I, et al.: An evaluation of aromatherapy massage in palliative care. Palliat Med 13 (5): 409-17, 1999. [PUBMED Abstract]
  4. Wilkinson S: Aromatherapy and massage in palliative care. Int J Palliat Nurs 1 (1): 21-30, 1995.
  5. Corner J, Cawler N, Hildebrand S: An evaluation of the use of massage and essential oils on the wellbeing of cancer patients. Int J Palliat Nurs 1 (2): 67-73, 1995.
  6. Graham PH, Browne L, Cox H, et al.: Inhalation aromatherapy during radiotherapy: results of a placebo-controlled double-blind randomized trial. J Clin Oncol 21 (12): 2372-6, 2003. [PUBMED Abstract]
  7. Ndao DH, Ladas EJ, Cheng B, et al.: Inhalation aromatherapy in children and adolescents undergoing stem cell infusion: results of a placebo-controlled double-blind trial. Psychooncology 21 (3): 247-54, 2012. [PUBMED Abstract]
  8. Potter P, Eisenberg S, Cain KC, et al.: Orange interventions for symptoms associated with dimethyl sulfoxide during stem cell reinfusions: a feasibility study. Cancer Nurs 34 (5): 361-8, 2011 Sep-Oct. [PUBMED Abstract]
  9. Lua PL, Salihah N, Mazlan N: Effects of inhaled ginger aromatherapy on chemotherapy-induced nausea and vomiting and health-related quality of life in women with breast cancer. Complement Ther Med 23 (3): 396-404, 2015. [PUBMED Abstract]
  10. Serfaty M, Wilkinson S, Freeman C, et al.: The ToT study: helping with Touch or Talk (ToT): a pilot randomised controlled trial to examine the clinical effectiveness of aromatherapy massage versus cognitive behaviour therapy for emotional distress in patients in cancer/palliative care. Psychooncology 21 (5): 563-9, 2012. [PUBMED Abstract]
  11. Lai TK, Cheung MC, Lo CK, et al.: Effectiveness of aroma massage on advanced cancer patients with constipation: a pilot study. Complement Ther Clin Pract 17 (1): 37-43, 2011. [PUBMED Abstract]
  12. Gravett P: Aromatherapy treatment for patients with Hickman line infection following high-dose chemotherapy. International Journal of Aromatherapy 11 (1): 18-9, 2001.
  13. Gravett P: Treatment of gastrointestinal upset following high-dose chemotherapy. International Journal of Aromatherapy 11 (2): 84-6, 2001.
  14. Hadfield N: The role of aromatherapy massage in reducing anxiety in patients with malignant brain tumours. Int J Palliat Nurs 7 (6): 279-85, 2001. [PUBMED Abstract]
  15. Evans B: An audit into the effects of aromatherapy massage and the cancer patient in palliative and terminal care. Complement Ther Med 3 (4): 239-41, 1995.

Modificaciones a este sumario (12/15/2017)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan a medida que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Información general

Se revisó el texto para indicar que es posible que las especies de plantas tengan quimiovariedades diferenciadas. Además, se agregó que los aceites esenciales de estas especies de plantas tienen varios quimiotipos que se diferencian en la composición química y tal vez produzcan efectos clínicos distintos; cabe resaltar que la composición química de los aceites esenciales es distinta de la composición de los aceites (grasas) que se consumen en los alimentos.

Se revisó texto para indicar que los olores sintéticos a menudo se elaboran a partir de los mismos compuestos que forman los aceites esenciales; estos compuestos se sintetizan y por lo general se combinan con otras sustancias químicas que producen olor.

Se agregó texto para indicar que es posible que los profesionales de la aromaterapia usen recetas diferentes para el tratamiento de afecciones específicas, que incluyen combinaciones de aceites esenciales y métodos de administración diversos; no obstante, ahora hay capacitación y certificación en cursos específicos para profesionales sanitarios titulados que otorgan crédito académico para cursos de enfermería o de educación médica continua que incorporan un componente pequeño de investigación e información para evaluar o medir los resultados.

Resumen de los datos probatorios sobre la aromaterapia y los aceites esenciales

Se revisó el texto sobre los puntajes de los grados de comprobación científica para indicar que los dos puntajes resultantes se combinan para producir un puntaje total; el puntaje 1 se considera el grado de comprobación más sólido y el puntaje 4 se considera el diseño más débil.

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias, que es editorialmente independiente del NCI. El sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ, consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de información de cáncer - PDQ®.

Información sobre este sumario del PDQ

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud proporciona información integral revisada por expertos y con fundamento en datos probatorios sobre el uso de la aromaterapia y los aceites esenciales en el tratamiento de personas con cáncer. El propósito es servir como fuente de información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No ofrece pautas ni recomendaciones formales para tomar decisiones relacionadas con la atención sanitaria.

Revisores y actualizaciones

El Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias, cuya función editorial es independiente del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), revisa con regularidad este sumario y, en caso necesario, lo actualiza. Este sumario refleja una revisión bibliográfica independiente y no constituye una declaración de la política del Instituto Nacional del Cáncer ni de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

Cada mes, los miembros de este Consejo examinan artículos publicados recientemente para determinar si se deben:

  • tratar en una reunión,
  • citar textualmente, o
  • sustituir o actualizar, si ya se citaron con anterioridad.

Los cambios en los sumarios se deciden mediante consenso, una vez que los integrantes del Consejo evalúan la solidez de los datos probatorios en los artículos publicados y determinan la forma en que se incorporarán al sumario.

Los revisores principales del sumario sobre Aromaterapia y aceites esenciales son:

  • John A. Beutler, PhD (National Cancer Institute)
  • Kara Kelly, MD (Women & Children's Hospital of Buffalo & Roswell Park Cancer Institute)
  • Elena J. Ladas, PhD, RD (Columbia University)

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar mediante el formulario de comunicación en Cancer.gov/espanol del NCI. No comunicarse con los miembros del Consejo para enviar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros del Consejo no responderán a preguntas del público.

Grados de comprobación científica

En algunas referencias bibliográficas de este sumario se indica el grado de comprobación científica. El propósito de estas designaciones es ayudar al lector a evaluar la solidez de los datos probatorios que sustentan el uso de ciertas intervenciones o enfoques. El Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias emplea un sistema de jerarquización formal para establecer las designaciones del grado de comprobación científica.

Permisos para el uso de este sumario

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, en breve, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® . PDQ Aromaterapia y aceites esenciales. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/mca/pro/aromaterapia-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 2000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no se debe utilizar como base para determinar reembolsos por parte de las aseguradoras. Para obtener más información sobre la cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

Para obtener más información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en ¿En qué podemos ayudarle?. También se puede enviar un mensaje de correo electrónico mediante este formulario.

  • Actualización: 15 de diciembre de 2017

La mayor parte del texto que se encuentra en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer puede copiarse o usarse con toda libertad. Se deberá dar crédito al Instituto Nacional del Cáncer como fuente de esta información e incluir un enlace a esta página, p. ej., “Aromaterapia y aceites esenciales (PDQ®)–Versión para profesionales de salud fue publicado originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Por favor, tenga en cuenta que los artículos del blog que están escritos por individuos fuera del gobierno pueden pertenecer al escritor, y el material gráfico puede pertenecer a su creador. En tales casos, es necesario ponerse en contacto con el escritor, con los artistas o con el editor para obtener su autorización para poder usarlo.

Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.