Cáncer de próstata, nutrición y suplementos alimentarios (PDQ®)–Versión para pacientes

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Introducción

Los hombres en los Estados Unidos presentan más cáncer de próstata que cualquier otro tipo de cáncer, con excepción del cáncer de piel. Este se presenta principalmente en los hombres de mayor edad. En los Estados Unidos, se diagnostica cáncer de próstata a cerca de 1 de cada 5 hombres. La mayoría de los hombres con diagnóstico de cáncer de próstata no mueren por esta causa.

La medicina complementaria y alternativa (MCA) es un modo de tratamiento que se usa junto con (complementaria) o en lugar (alternativa) del tratamiento estándar. En general, los tratamientos de la MCA no se consideran como enfoques de atención médica estándar. Los tratamientos estándar pasan por un proceso de investigación largo y cuidadoso para comprobar que son seguros y eficaces, pero se sabe menos sobre la mayoría de los tipos de MCA.

Se informa que es común que los pacientes con cáncer de próstata usen MCA. Los tratamientos de la MCA que usan los pacientes con cáncer de próstata son, entre otros, ciertos alimentos, suplementos alimentarios, hierbas, vitaminas y minerales.

En este sumario del PDQ se ofrece información general sobre el uso de alimentos y suplementos alimentarios para reducir el riesgo de tener cáncer de próstata, o para tratar la enfermedad, los síntomas o los efectos secundarios del tratamiento. Además, este sumario contiene secciones para los siguientes alimentos o suplementos alimentarios:

Con el tiempo, se agregarán nuevos temas. Nota: Además, se dispone de un sumario por separado del PDQ sobre PC-SPES.

Estas secciones contienen la siguiente información sobre cada alimento o suplemento alimentario:

Aspectos generales del uso de la medicina complementaria y alternativa para el cáncer de próstata

En los estudios sobre el uso de la medicina complementaria y alternativa (MCA) para tratar el cáncer de próstata se observó lo siguiente:

  • Es más probable que los hombres con cáncer de próstata tomen suplementos alimentarios que los hombres que no tienen la enfermedad.
  • Es más probable que los pacientes de cáncer de próstata con hábitos alimentarios más saludables (por ejemplo, que comen mucho pescado rico en ácidos grasos omega-3 y vegetales) tomen suplementos alimentarios.
  • Los motivos para usar tratamientos de la MCA que informan los pacientes con cáncer de próstata son, entre otros: estimular el sistema inmunitario, mejorar la calidad de vida y disminuir el riesgo de que el cáncer vuelva.

En los estudios sobre el uso de la MCA para bajar el riesgo de tener cáncer de próstata o para prevenir que vuelva se observó lo siguiente:

  • En un estudio de hombres con antecedentes familiares de cáncer de próstata se encontró que más de la mitad utilizaba vitaminas u otros suplementos alimentarios, como los que se venden para la salud de la próstata o para prevenir el cáncer, incluso algunos de los que se mencionan en este sumario.
  • En un estudio de hombres que asistieron a un consultorio de detección del cáncer de próstata se halló que más de la mitad tomaba suplementos multivitamínicos y un número menor tomaba suplementos herbarios.
  • En un estudio de sobrevivientes de cáncer de próstata, se encontró que hasta un tercio tomaba vitaminas o minerales.
  • Aunque muchos pacientes con cáncer de próstata utilizan tratamientos de la MCA, apenas la mitad le dice a sus médicos que los usan.

En los estudios sobre el porqué los pacientes con cáncer de próstata deciden utilizar o no la MCA, se informa que la decisión se basa en muchos aspectos: los antecedentes médicos, las creencias sobre seguridad y los efectos secundarios de la MCA en comparación con los tratamientos estándar y la necesidad de sentir que controlan el tratamiento.

Para obtener más información sobre la prevención del cáncer de próstata, consulte el sumario del PDQ Prevención del cáncer de próstata.

Preguntas y respuestas sobre el calcio

  1. ¿Qué es el calcio?

    El calcio es un mineral necesario para el funcionamiento básico de los vasos sanguíneos, músculos y nervios, así como para la señalización de célula-a-célula y secreción de hormonas. Es el mineral más común en el cuerpo. El cuerpo almacena calcio sobre todo en el tejido de los huesos. El calcio está presente naturalmente en algunos alimentos y se añade a otros. También se consigue como suplemento alimentario.

  2. ¿Cómo se administra o se consume el calcio?

    Las principales fuentes de calcio en la alimentación estadounidense son alimentos y suplementos alimentarios. Cerca de un tercio del calcio alimentario proviene de la leche y sus derivados, como el queso y el yogur. Las fuentes de origen vegetal son, entre otras, la col de la china, la col rizada y el brócoli. Las espinacas contienen calcio, pero en una forma que el cuerpo no absorbe bien. Hay muchos alimentos enriquecidos con calcio como muchos jugos de fruta y otras bebidas, el tofu y los cereales.

    En los Estados Unidos, casi la mitad de la población toma suplementos alimentarios que contienen calcio. No obstante, en la mayor parte de la investigación sobre el calcio y el riesgo de cáncer de próstata se ha estudiado solo el calcio que se consume en la alimentación y no el que se toma en los suplementos.

  3. ¿Se han hecho estudios de laboratorio o con animales en los que se use calcio?

    En los estudios de laboratorio, se usan células de tumores para probar una sustancia y determinar si es probable que tenga efectos contra el cáncer. En los estudios con animales, se hacen pruebas para determinar si un medicamento, procedimiento, o tratamiento es seguro y eficaz en animales. Los estudios de laboratorio y con animales se hacen antes de que una sustancia se pruebe en seres humanos.

    En estudios de laboratorio y con animales se probaron los efectos del calcio para el cáncer de próstata. Para obtener más información sobre los estudios de laboratorio y con animales que se han hecho con el calcio, consulte la sección Estudios preclínicos o con animales de la versión para profesionales de la salud del sumario Cáncer de próstata, nutrición y suplementos alimentarios.

  4. ¿Se han hecho estudios con personas sobre el uso de calcio?

    Se han llevado a cabo estudios con personas en muchas partes del mundo con el fin de averiguar si hay alguna relación entre los productos lácteos, el calcio y el riesgo de cáncer de próstata.

    Estudios de población

    En los estudios de población, se buscan los factores de riesgo y las formas de control de la enfermedad en grupos grandes de personas.

    En los estudios de población sobre los productos lácteos, el calcio alimentario y el riesgo de cáncer de próstata se observaron resultados desiguales. Es difícil interpretar estos estudios porque no se tomaron en cuenta otros nutrientes importantes de los lácteos, como las grasas, ni otros factores como la edad y el índice de masa corporal.

    Se necesitan más estudios sobre los efectos del calcio y de los productos lácteos en el riesgo de cáncer de próstata y la forma en que estos efectos se presentan en el cuerpo.

    Ensayo clínico sobre prevención del cáncer de próstata

    En un estudio clínico con distribución al azar presentado en 2005, se administró calcio (1200 mg/día) o placebo a hombres durante 4 años y, luego, se les dio seguimiento hasta por 12 años. Durante los primeros 6 años del estudio, se presentaron muchos menos casos de cáncer de próstata en el grupo de calcio en comparación con el grupo de placebo. Sin embargo, después de 10 años ya no se encontró una diferencia importante en el número de casos de cáncer de próstata en el grupo de calcio en comparación con el grupo de placebo.

    Revisiones de muchos estudios combinados

    Las revisiones de muchos estudios combinados muestran resultados desiguales sobre si el consumo de calcio y productos lácteos afecta el riesgo del cáncer de próstata:

    • En una revisión de 2005 de muchos estudios se encontró una posible relación entre riesgo alto de cáncer de próstata y una alimentación rica en productos lácteos y calcio. Para obtener más información, consulte el sumario del PDQ Prevención del cáncer de próstata.
    • En una revisión de 2008 con 45 estudios de observación no se encontró una relación entre el consumo de productos lácteos y el riesgo de cáncer de próstata.
    • En una revisión de estudios de cohorte publicados entre 1996 y 2006, se encontró que el consumo de leche y productos lácteos aumentó el riesgo de cáncer de próstata.
    • En una revisión de la United States Preventive Services Task Force (Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos) presentada en 2013, se encontró que tomar suplementos de vitamina D o calcio no tiene efecto global sobre la tasa de cáncer o muertes por cáncer, incluso de cáncer de próstata.
    • En una revisión de estudios de cohortes presentada en 2015, se encontró que el consumo de leche, leche baja en grasa, quesos, calcio dietético total y calcio lácteo pueden aumentar el riesgo de cáncer de próstata. Los suplementos de calcio y de calcio sin lactosa no se vincularon con un mayor riesgo de cáncer de próstata. Los suplementos de calcio se vincularon con un mayor riesgo de morir de cáncer de próstata, lo cual indica que se necesitan más estudios.
  5. ¿El calcio está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos para usarlo en el tratamiento del cáncer en este país?

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no aprobó el uso del calcio como tratamiento del cáncer o de cualquier otra afección.

    En los Estados Unidos, el calcio está disponible en productos alimenticios y suplementos alimentarios. Los suplementos alimentarios son productos que se añaden al régimen alimentario. Estos no son medicamentos y no tienen el propósito de tratar, prevenir o curar las enfermedades. El fabricante tiene la responsabilidad de garantizar que el producto sea seguro y que las especificaciones declaradas del producto sean verdaderas y que no sean engañosas. La FDA no aprueba los suplementos alimentarios como seguros o eficaces antes de su venta al público.

Ensayos clínicos en curso

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. La búsqueda se puede realizar según el tipo de cáncer, la edad del paciente, y el lugar donde se llevan a cabo los ensayos. También podrá consultar información general sobre los ensayos clínicos.

Preguntas y respuestas sobre el té verde

  1. ¿Qué es el té verde?

    El té se ha consumido en Asia desde la antigüedad. Los navegantes llevaron por primera vez el té a Inglaterra en el siglo XVII. Después del agua, el té es la bebida que más se consume en el mundo. El té proviene de la Camellia sinensis, que es una planta. La forma en que se procesan las hojas de la planta define el tipo de té que se produce.

    Se piensa que los compuestos llamados polifenoles producen muchos de los posibles beneficios para la salud que se estudian en el té verde. Los polifenoles son un grupo grande de sustancias químicas de las plantas, que incluye las catequinas (antioxidantes que ayudan a proteger las células del daño que causan los radicales libres).

    La mayor parte de los polifenoles en el té verde están compuestos de catequinas. Las catequinas del té verde (CTV) son las siguientes:

    • (-)-3-galato de epigalocatequina GEGC.
    • (-)-epicatequina (EC).
    • (-)-epigalocatequina (EGC).
    • (-)-3-galato de epicatequina (GEC).

    La catequina más activa de té verde es la GEGC y es la más investigada. En estudios de laboratorio, estudios con animales y ensayos clínicos de fase temprana se encontró que la GEGC es muy eficaz para bloquear las vías que participan en la formación de células cancerosas de la próstata.

    Para hacer té verde, las hojas de té se calientan en una cazuela china (o tradicionalmente, se cocían al vapor) a fin de preservar las catequinas y conservar la frescura. El té negro se produce mediante un proceso que hace que las catequinas y otros componentes de las hojas se oxiden, lo que produce un té de color más oscuro. El té oolong se hace con hojas parcialmente oxidadas.

    En algunos estudios se indica que el té verde protege contra las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, como el cáncer de próstata. Los ensayos clínicos diseñados para investigar si el té verde es útil para el tratamiento del cáncer de próstata están en las etapas iniciales. No hay suficientes pruebas que permitan demostrar la utilidad del té verde para el tratamiento del cáncer de próstata.

  2. ¿Cómo se administra o se consume el té verde?

    El té verde se puede consumir como bebida o tomar como suplemento alimentario.

  3. ¿Se han hecho estudios de laboratorio o con animales en los que se use té verde?

    En los estudios de laboratorio, se usan células de tumores para probar una sustancia y determinar si es probable que tenga efectos contra el cáncer. En los estudios con animales, se hacen pruebas para determinar si un medicamento, procedimiento, o tratamiento es seguro y eficaz en animales. Los estudios de laboratorio y con animales se hacen antes de que una sustancia se pruebe en seres humanos.

    En estudios de laboratorio y con animales se probaron los efectos del té verde para el cáncer de próstata. Para obtener más información sobre los estudios de laboratorio y con animales que se han hecho con el té verde, consulte la sección Estudios preclínicos o con animales de la versión para profesionales de la salud del sumario Cáncer de próstata, nutrición y suplementos alimentarios.

  4. ¿Se han hecho estudios con personas sobre el uso de té verde?

    Se han llevado a cabo estudios de población y ensayos clínicos con el fin de averiguar si el té verde es útil para prevenir o tratar el cáncer de próstata.

    Estudios de población

    En los estudios de población se buscan los factores de riesgo y las formas de control de la enfermedad en grupos grandes de personas.

    En una revisión de muchos estudios de población combinados, principalmente de Asia, se describieron resultados variados sobre si el té verde tiene efectos protectores o no en el riesgo de cáncer de próstata. Muchos factores pudieron afectar estos resultados desiguales, entre otros, el lugar del estudio, el consumo de tabaco y bebidas alcohólicas y otras diferencias alimentarias. Se encontró que el té negro no afecta el riesgo de cáncer de próstata.

    En general, los estudios de población indican que el té verde ayuda a proteger a las poblaciones asiáticas del cáncer de próstata. Las muertes por cáncer de próstata en esta región son las más bajas de todo el mundo. En la medida en que más personas beben té verde en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos, los futuros estudios de población aumentarán la información sobre la posible protección contra el cáncer de próstata que ofrece el té verde o las catequinas del mismo.

    Ensayos clínicos sobre prevención del cáncer de próstata

    En dos ensayos clínicos aleatorizados en los que participaron hombres con neoplasia prostática intraepitelial de grado alto (NPIGA), quienes recibieron catequinas de té verde (CTV) tuvieron tasas más bajas de probabilidad de padecer de cáncer de próstata que quienes recibieron un placebo. Los hallazgos indican que las CTV pueden disminuir el riesgo de cáncer de próstata en los pacientes con enfermedad de riesgo alto.

    Ensayos clínicos sobre tratamiento del cáncer de próstata

    En los ensayos clínicos diseñados para investigar si el té verde es útil para tratar el cáncer de próstata se observó lo siguiente:

    Los pacientes que tenían previsto someterse a prostatectomía radical fueron asignados a beber té verde, té negro o refrescos, 5 veces por día durante 5 días. Se encontraron polifenoles de té verde biodisponibles en las muestras de tejidos de próstata de los pacientes que tomaron té verde o negro. Además, las células cancerosas de próstata tratadas con sangre tomada de los pacientes tras beber té aumentaron y se multiplicaron más lentamente que las células tratadas con sangre tomada de los pacientes antes de que bebieran el té.

    Se asignó a 50 pacientes que tenían previsto someterse a prostatectomía radical a que tomaran a diario Polyphenon E (800 mg de GEGC) o placebo durante 3 a 6 semanas. Los pacientes tratados con Polyphenon E presentaron concentraciones más bajas en la sangre del antígeno prostático específico (PSA) y del factor de crecimiento similar a la insulina -1 (una proteína relacionada con aumento del riesgo de cáncer de próstata) que los pacientes tratados con placebo; pero estas diferencias no fueron importantes. Estos resultados indican que los posibles efectos contra el cáncer de los polifenoles de té verde se deben investigar en ensayos de tratamiento más largos.

    Se asignó a beber a diario té verde, té negro o agua a los pacientes que tenían previsto someterse a prostatectomía radical. En este estudio se observó que los hombres que bebieron té verde presentaron una disminución leve pero apreciable en las concentraciones del PSA.

    Se administró tratamiento con cápsulas de extracto de té verde (375 mg en total de polifenoles/día) hasta por 5 meses a un grupo pequeño de pacientes con cáncer de próstata resistente a las hormonas. En el estudio se observó que la mayoría de los pacientes toleró bien el tratamiento con té verde. Sin embargo, ningún paciente presentó una disminución importante de las concentraciones del PSA y los 19 pacientes presentaron progresión de la enfermedad entre el primer y el quinto mes.

    Los pacientes con cáncer de próstata independiente de los andrógenos que ya se había diseminado a otros lugares del cuerpo consumieron un extracto de té verde en polvo (6 gramos /día hasta por 4 meses). De los 42 participantes, uno presentó disminución importante en las concentraciones del PSA en la sangre, que no duró más de 2 meses. La mayoría de los pacientes del estudio toleró bien el extracto de té verde. Sin embargo, se informó sobre 6 casos con efectos secundarios graves, como insomnio, confusión y fatiga. En estos resultados se indica que el extracto de té verde ofrece pocos beneficios para los pacientes con cáncer de próstata en estadio avanzado.

  5. ¿Se han notificado efectos secundarios o riesgos por consumir té verde?

    En estudios clínicos de fase I o fase II, se observó que GEGC se absorbe en dosis de hasta 1000 mg por día durante 1 año y que el cuerpo la utiliza con pocos efectos secundarios. En un ensayo de extracto de té verde oral con pacientes de tumores sólidos, se notificó que una dosis inocua era igual a 7-8 tazas (120 ml /taza) del té consumido 3 veces por día durante 6 meses. Se descubrió que los efectos secundarios se debían a la cafeína y no al GEGC.

    Se llevaron a cabo cuatro estudios de fase I con Polyphenon E en dosis únicas o múltiples en voluntarios sanos. El Polyphenon E se administró en diferentes dosis y se encontró que se toleró bien. En general, los efectos secundarios fueron leves y no se informó sobre efectos secundarios graves. Los efectos secundarios más descritos y, que se pensó que se relacionaban con el medicamento, fueron dolor de cabeza, náuseas, dolor abdominal, diarrea, molestias estomacales, mareo y debilidad. Por lo general, los efectos secundarios gastrointestinales fueron leves y se presentaron más a menudo en los pacientes que tomaron el medicamento con el estómago vacío y en las dosis más altas.

    En estudios de inocuidad con pacientes de cáncer de próstata, el uso a corto plazo de té verde hasta un máximo de 90 días se toleró bien. En un estudio, se encontró que los efectos secundarios del té verde notificados con más frecuencia fueron síntomas gastrointestinales. Estos fueron leves, excepto en dos informes de anorexia grave y problemas respiratorios moderados.

    En ensayos clínicos, se informó sobre la inocuidad del uso a largo plazo de compuestos de té verde para prevenir el cáncer de próstata. En un ensayo realizado en los Estados Unidos, se administraron 400 mg de Polyphenon E o un placebo durante 1 año. Hubo más efectos secundarios en el grupo que recibió Polyphenon E que en el grupo que recibió el placebo.

    La división de medicamentos oncológicos de la FDA aconseja que los pacientes de los ensayos clínicos consuman Polyphenon E junto con alimentos y señala que se deberían considerar las pruebas del funcionamiento hepático durante el tratamiento.

    En los últimos años, varios tipos y dosis de extractos de té verde que se toman por vía oral se relacionaron con daños en el hígado. La mayoría de los afectados fueron mujeres, y muchas de ellas tomaban el extracto de té verde para adelgazar. La mayoría de los pacientes se recuperó en el transcurso de 4 meses después de suspender el extracto de té verde. Sin embargo, se presentó informe de caso de insuficiencia hepática aguda en una mujer que necesitó un trasplante de hígado. Los médicos de la mujer concluyeron que la afección posiblemente se debió a las cápsulas de té verde de venta libre para adelgazar.

  6. ¿El té verde está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para usarlo en el tratamiento del cáncer en los Estados Unidos?

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado el uso de té verde como tratamiento del cáncer o de cualquier otra afección.

    En los Estados Unidos, el té verde está disponible en forma de productos alimenticios y en suplementos alimentarios. Los suplementos alimentarios son productos que se añaden al régimen alimentario. Estos no son medicamentos y no tienen el propósito de tratar, prevenir ni curar enfermedades. El fabricante tiene la responsabilidad de garantizar que el producto sea seguro y que las especificaciones declaradas del producto sean verdaderas y que no sean engañosas. La FDA no aprueba los suplementos alimentarios como seguros o eficaces antes de su venta al público.

Ensayos clínicos en curso

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. La búsqueda se puede realizar según el tipo de cáncer, la edad del paciente, y el lugar donde se llevan a cabo los ensayos. También podrá consultar información general sobre los ensayos clínicos.

Preguntas y respuestas sobre el licopeno

  1. ¿Qué es el licopeno?

    El licopeno es un carotenoide (pigmento natural elaborado por las plantas). Este pigmento rojo se combina con grasas o se disuelve en estas. El licopeno protege a las plantas de las agresiones de la luz y las ayuda a usar la energía del sol para producir nutrientes. El licopeno se encuentra en frutas y vegetales como los tomates, los albaricoques, las guayabas y las sandías.

    La fuente principal de licopeno en la alimentación estadounidense son los alimentos derivados del tomate. El licopeno es más biodisponible (el cuerpo lo usa más fácil) en los productos procesados de tomate, como la pasta y el puré de tomate, que en los tomates crudos.

    Se ha estudiado la función del licopeno en la enfermedad cardiovascular y el cáncer. Según se observa en estudios de población del licopeno alimentario, es posible que ayude a prevenir la enfermedad cardiovascular por su efecto en el colesterol, pero estos resultados no se observan en otros tipos de estudios.

    En los estudios con animales y de laboratorio se observó que el licopeno disminuye el riesgo de cáncer de próstata, piel, mama, pulmón e hígado. Sin embargo, en los estudios de población se encontraron pruebas muy limitadas de que el consumo de productos de tomate o licopeno disminuye el riesgo de cáncer.

  2. ¿Cómo se administra o se consume el licopeno?

    El licopeno se puede consumir en la alimentación o como suplemento alimentario.

  3. ¿Se han hecho estudios de laboratorio o con animales en los que se use licopeno?

    En los estudios de laboratorio, se usan células de tumores para probar una sustancia y determinar si es probable que tenga efectos contra el cáncer. En los estudios con animales, se hacen pruebas para determinar si un medicamento, procedimiento, o tratamiento es seguro y eficaz en animales. Los estudios de laboratorio y con animales se hacen antes de que una sustancia se pruebe en seres humanos.

    En estudios de laboratorio y con animales se probaron los efectos del licopeno para el cáncer de próstata. Para obtener más información sobre los estudios de laboratorio y con animales que se han hecho con el licopeno, consulte la sección Estudios preclínicos o con animales de la versión para profesionales de la salud del sumario Cáncer de próstata, nutrición y suplementos alimentarios.

  4. ¿Se han hecho estudios con personas sobre el uso de licopeno?

    Se han llevado a cabo varios estudios de población y ensayos clínicos con el fin de determinar si el licopeno es útil para prevenir o tratar el cáncer de próstata.

    Estudios de población

    En los estudios de población se buscan los factores de riesgo y las formas de control de la enfermedad en grupos grandes de personas. En los estudios de población sobre el riesgo de cáncer de próstata se observaron los siguientes resultados variados:

    • En los estudios de población en hombres, se encontró que las cantidades altas de licopeno en la alimentación se relacionan con menor riesgo de presentar cáncer de próstata.
    • En algunos estudios, se observó que las concentraciones de licopeno en la sangre y en los tejidos de los pacientes con cáncer son más bajas que en aquellos que no tienen cáncer. Sin embargo, en otros estudios no se observó esto.
    • En una revisión de 2013 de varios estudios combinados, se encontró que los hombres que comen grandes cantidades de tomates crudos o cocidos quizá tienen un poco menos de riesgo de cáncer de próstata.
    • En un estudio, no se encontró una relación entre el licopeno y los tomates de la alimentación y el riesgo de cáncer de próstata en la población general. Sin embargo, en los hombres con antecedentes familiares de la enfermedad, las cantidades más altas de licopeno en la alimentación se relacionaron con un riesgo más bajo de cáncer de próstata. En otro estudio del mismo grupo de hombres, no se encontraron diferencias en las concentraciones de licopeno en la sangre de los hombres sanos y de quienes presentaron cáncer de próstata.

    Hay varios aspectos que pudieron afectar estos resultados desiguales; por ejemplo, las fuentes y los tipos de licopeno, otras diferencias en la alimentación, la obesidad, el consumo de tabaco y bebidas alcohólicas y los factores de riesgo genético. En la mayoría de los estudios de investigación se examinan los efectos del licopeno en el riesgo de todos los cánceres de próstata; no hay estudios que comparen los efectos del licopeno en la enfermedad de grado bajo con los efectos en la enfermedad de grado alto.

    Ensayos clínicos sobre prevención o tratamiento del cáncer de próstata en estadio temprano

    En los ensayos clínicos diseñados para estudiar si el licopeno es útil en la prevención o tratamiento del cáncer de próstata en estadio temprano se hicieron las siguientes observaciones:

    • Se dieron platos de comida con salsa de tomate a hombres con hiperplasia prostática benigna (HPB) o cáncer de próstata durante 3 semanas antes de la operación programada para extraer la próstata. En el estudio se encontraron concentraciones más bajas del antígeno prostático específico (PSA) y se encontró mayor destrucción de las células cancerosas en la próstata después de la operación que en un grupo parecido de pacientes que no recibieron platos de comida con salsa de tomate.
    • En un estudio de 40 hombres con neoplasia prostática intraepitelial de grado alto (NPIGA) que tomaron suplementos de licopeno durante 2 años presentaron una disminución más notable en las concentraciones del PSA que aquellos que no tomaron los suplementos. Durante el seguimiento, se diagnosticaron adenocarcinomas con más frecuencia en pacientes que no tomaron los suplementos. Esto indica que el licopeno puede ser útil para prevenir que la NPIGA se convierta en cáncer de próstata.
    • En otro estudio de hombres con riesgo alto de cáncer de próstata (como los que presentan NPIGA), no hubo diferencia entre las concentraciones del PSA en los hombres que tomaron un multivitamínico a diario sin licopeno y los hombres que tomaron el mismo multivitamínico y además licopeno a diario, ambos durante 4 meses.

    Hay otros ensayos de terapias combinadas con licopeno que se describen en la sección sobre Terapias combinadas de este sumario.

    Ensayos clínicos sobre tratamiento del cáncer de próstata

    En los ensayos clínicos diseñados para investigar si el licopeno es útil para el tratamiento del cáncer de próstata se observó lo siguiente:

    • Los hombres con cáncer de próstata que no se había diseminado recibieron suplementos de licopeno durante 3 semanas antes de la operación para extraer la próstata. Aquellos que recibieron suplementos de licopeno presentaron tumores más pequeños y concentraciones más bajas del PSA que los que no recibieron suplementos. En este estudio se indica que licopeno puede ser útil para ayudar a tratar el cáncer de próstata. En otro estudio de hombres con cáncer de próstata que no se había diseminado, se encontró que los hombres que tomaron suplementos de licopeno durante 1 año presentaron menor velocidad del PSA (una medida de la velocidad del aumento en el tiempo en las concentraciones del PSA en la sangre) después del tratamiento.
    • Hombres con recidiva bioquímica del cáncer de próstata (aumento en las concentraciones del PSA en la sangre después del tratamiento con cirugía o radiación) recibieron diferentes dosis de suplementos de licopeno durante 1 año. En los resultados del estudio se observó que el licopeno parece ser seguro y no causa efectos secundarios; pero no cambió las concentraciones del PSA en la recidiva bioquímica del cáncer de próstata.
    • En dos estudios diferentes, a hombres con cáncer de próstata resistente a las hormonas (CPRH) (tumores que no responden al tratamiento con hormonas) recibieron suplementos de licopeno durante períodos de 3 o 6 meses. En estos estudios, se observaron resultados desiguales en la disminución de las concentraciones del PSA en los hombres con CPRH.
    • Se realizó un estudio de 46 hombres con cáncer de próstata independiente de los andrógenos (tumores que no necesitan andrógenos para crecer) en el que consumieron a diario licopeno, en pasta o jugo de tomate, durante 4 meses. En los resultados se observó que solo un paciente tuvo una concentración del PSA más baja. Varios hombres notificaron efectos secundarios gastrointestinales después de consumir pasta de tomate o jugo de tomate.

    Hay otros ensayos de terapias combinadas con licopeno que se describen en la sección sobre Terapias combinadas de este sumario.

  5. ¿Se han notificado efectos secundarios o riesgos por consumir licopeno?

    En muchos ensayos clínicos, los hombres con riesgo alto de cáncer de próstata y los pacientes de cáncer de próstata que consumieron licopeno tuvieron muy pocos efectos secundarios. Se notificaron síntomas gastrointestinales ocasionales (por ejemplo, diarrea, náuseas y vómitos, distensión abdominal, gases e irritación del estómago). En un estudio, los síntomas desaparecieron cuando el licopeno se consumió junto con las comidas.

  6. ¿El licopeno está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para usarlo en el tratamiento o la prevención del cáncer en los Estados Unidos?

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado el uso del licopeno como tratamiento del cáncer o de cualquier otra afección.

    En los Estados Unidos, el licopeno está disponible en productos alimenticios y suplementos alimentarios. Los suplementos alimentarios son productos que se añaden al régimen alimentario. Estos no son medicamentos y no tienen el propósito de tratar, prevenir o curar las enfermedades. El fabricante tiene la responsabilidad de garantizar que el producto sea seguro y que las especificaciones declaradas del producto sean verdaderas y que no sean engañosas. La FDA no aprueba los suplementos alimentarios como seguros o eficaces antes de su venta al público.

Ensayos clínicos en curso

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. La búsqueda se puede realizar según el tipo de cáncer, la edad del paciente, y el lugar donde se llevan a cabo los ensayos. También podrá consultar información general sobre los ensayos clínicos.

Preguntas y respuestas sobre la pectina cítrica modificada

  1. ¿Qué es la pectina cítrica modificada?

    La pectina es un tipo de polisacárido (un carbohidrato con muchas moléculas pequeñas de azúcar unidas por enlaces químicos). La pectina se encuentra en las paredes de las células en la mayoría de las plantas y tiene propiedades parecidas a las de un gel, que son útiles para la preparación de muchos tipos de alimentos y medicinas.

    La pectina cítrica se encuentra en la cáscara y pulpa de las frutas cítricas como las naranjas, las toronjas (pomelos), los limones y las limas. La pectina cítrica se puede modificar mediante pH alto y calor a fin de dividir las moléculas en partes más pequeñas. El cuerpo puede digerir y absorber la pectina cítrica modificada (también llamada PCM).

  2. ¿Cómo se administra o se consume la PCM?

    La PCM se puede consumir por la boca como polvo o en forma de cápsulas.

  3. ¿Se han hecho estudios de laboratorio o con animales en los que se use PCM?

    En los estudios de laboratorio, se usan células de tumores para probar una sustancia y determinar si es probable que tenga efectos contra el cáncer. En los estudios con animales, se hacen pruebas para determinar si un medicamento, procedimiento, o tratamiento es seguro y eficaz en animales. Los estudios de laboratorio y con animales se hacen antes de que una sustancia se pruebe en seres humanos.

    En estudios de laboratorio y con animales se probaron los efectos de la PCM para el cáncer de próstata. Para obtener más información sobre los estudios de laboratorio y con animales que se han hecho con la PCM, consulte la sección Estudios preclínicos o con animales de la versión para profesionales de la salud del sumario Cáncer de próstata, nutrición y suplementos alimentarios.

  4. ¿Se han hecho estudios con personas sobre el uso de la PCM?

    Se han hecho pocos estudios con pacientes de cáncer de próstata.

    En un estudio de pacientes con tumores sólidos avanzados, entre estos, de cáncer de próstata, se administró a los pacientes polvo de PCM en agua, 3 veces por día, durante por lo menos 8 semanas. En el estudio se observaron algunas mejoras en la calidad de vida relacionada con el funcionamiento físico, la salud en general, la fatiga, el dolor y el insomnio. Cerca de una cuarta parte de los pacientes presentaron enfermedad estable después de 8 semanas de tratamiento y un número menor presentó enfermedad estable durante más de 24 semanas. Dado que el estudio no incluyó un grupo de pacientes sin PCM para comparación, no se diseñó con la capacidad para detectar si alguno de estos cambios se debía a la adición de PCM. El objetivo más importante del estudio fue definir si los pacientes con cáncer tolerarían bien la PCM, y así fue.

    En un estudio sobre los efectos de la PCM en el tiempo de duplicación del antígeno prostático específico (PSA) (el tiempo que demora el aumento de 100 % de las concentraciones del PSA en la sangre), se administró tratamiento con 9 cápsulas de PectaSol, 3 veces al día, durante 12 meses a pacientes con cáncer de próstata con concentraciones del PSA que estaban aumentando. Después del tratamiento, 7 de los 10 pacientes presentaron un tiempo de duplicación del PSA más lento.

  5. ¿Se han notificado efectos secundarios o riesgos por consumir PCM?

    En dos estudios de PCM, se observó que los pacientes presentaron muy pocos efectos secundarios. En un estudio se notificaron picazón, molestias estomacales y gases. En otro estudio, 3 pacientes presentaron cólicos abdominales y diarrea que desaparecieron al suspender el tratamiento.

  6. ¿La PCM está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para usarla en el tratamiento o prevención del cáncer en los Estados Unidos?

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado el uso de la PCM como tratamiento del cáncer o de cualquier otra afección.

    En los Estados Unidos la PCM está disponible en productos alimenticios y suplementos alimentarios. Los suplementos alimentarios son productos que se añaden al régimen alimentario. Estos no son medicamentos y no tienen el propósito de tratar, prevenir o curar las enfermedades. El fabricante tiene la responsabilidad de garantizar que el producto sea seguro y que las especificaciones declaradas del producto sean verdaderas y que no sean engañosas. La FDA no aprueba los suplementos alimentarios como seguros o eficaces antes de su venta al público.

Ensayos clínicos en curso

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. La búsqueda se puede realizar según el tipo de cáncer, la edad del paciente, y el lugar donde se llevan a cabo los ensayos. También podrá consultar información general sobre los ensayos clínicos.

Preguntas y respuestas sobre la granada

  1. ¿Qué es la granada?

    El fruto del granado (Punica granatum L.) es nativo de Asia y se cultiva por todo el Mediterráneo, el sureste asiático, la India oriental, África y los Estados Unidos. La granada se ha utilizado con fines medicinales desde la antigüedad.

    Las diferentes partes del fruto del granado (granada) tienen compuestos bioactivos (sustancias químicas en cantidades bajas, que actúan en el cuerpo y que pueden promover la buena salud). Entre ellos, se encuentran los siguientes:

    • La cáscara, que forma la mitad del fruto, contiene polifenoles bioactivos y minerales.
    • Las semillas.
    • El arilo (capa externa que rodea a las semillas), que contiene fenólicos y flavonoides como las antocianinas, y dan el color rojo al jugo y al fruto.
  2. ¿Cómo se administra o se consume la granada?

    La granada se puede consumir en la alimentación o como suplemento alimentario.

  3. ¿Se han hecho estudios de laboratorio o con animales en los que se use granada?

    En los estudios de laboratorio, se usan células de tumores para probar una sustancia y determinar si es probable que tenga efectos contra el cáncer. En los estudios con animales, se hacen pruebas para determinar si un medicamento, procedimiento, o tratamiento es seguro y eficaz en animales. Los estudios de laboratorio y con animales se hacen antes de que una sustancia se pruebe en seres humanos.

    En estudios de laboratorio y con animales se probaron los efectos de la granada para el cáncer de próstata. Para obtener más información sobre los estudios de laboratorio y con animales que se han hecho con la granada, consulte la sección Estudios preclínicos o con animales de la versión para profesionales de la salud del sumario Cáncer de próstata, nutrición y suplementos alimentarios.

  4. ¿Se han hecho estudios con personas sobre el uso de la granada?

    En tres ensayos clínicos se estudió el efecto de los productos con granada en el tiempo de duplicación del antígeno prostático específico (PSADT) en los pacientes de cáncer de próstata recidivante que tenían concentraciones altas del PSA después de cirugía o radioterapia.

    En 2006, se notificó acerca de un estudio de fase II en el que se administró a 48 pacientes 8 onzas diarias de jugo de granada durante un máximo de 33 meses. El consumo de jugo de granada se relacionó con retardo del tiempo de duplicación del PSA (el tiempo que demora la concentración del PSA en aumentar 100 % en la sangre).

    En 2013, se notificó acerca de un estudio de fase II en el que se administró a los pacientes dosis de 1 o 3 gramos de extracto de granada. Ambas dosis del extracto de granada (equivalentes a 8 o 24 onzas de jugo de granada) se relacionaron con retardo en el tiempo de duplicación del PSA. Los resultados fueron similares para los pacientes que recibieron dosis altas o bajas del extracto de granada.

    En 2015 se notificó un ensayo clínico de fase III controlado con placebo con 183 pacientes a quienes se les administró jugo de granada, extracto de granada o un placebo. En el estudio, no hubo una diferencia significativa en el tiempo de duplicación del PSA en ninguno de los tres grupos.

    En estos estudios, las concentraciones del PSA de los pacientes inscritos fueron variadas y no siempre se incluyó un grupo de placebo. En los tres ensayos se determinó que el extracto de granada se podía consumir sin peligro. En estudios adicionales tal vez sea posible comprobar si los pacientes con determinados marcadores genéticos se benefician del consumo de productos de granada.

  5. ¿Se han notificado efectos secundarios o riesgos por consumir granada?

    En dos estudios sobre jugo de granada en pacientes con cáncer de próstata o con disfunción eréctil no se notificaron efectos secundarios graves.

  6. ¿Existe algún motivo por el que las personas deban evitar el jugo de granada?

    Algunos productos de granada contienen azúcar adicional. Ciertos grupos, como el American Institute for Cancer Research (AICR; Instituto Estadounidense para la Investigación sobre el Cáncer), recomiendan evitar las bebidas azucaradas. Para obtener más información en inglés, consulte el portal de Internet del AICR.

  7. ¿La granada está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para usarla en el tratamiento o prevención del cáncer en los Estados Unidos?

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado el uso de la granada como tratamiento del cáncer o de cualquier otra afección.

    En los Estados Unidos, la granada está disponible en productos alimenticios y suplementos alimentarios. Los suplementos alimentarios son productos que se añaden al régimen alimentario. Estos no son medicamentos y no tienen el propósito de tratar, prevenir o curar las enfermedades. El fabricante tiene la responsabilidad de garantizar que el producto sea seguro y que las especificaciones declaradas del producto sean verdaderas y que no sean engañosas. La FDA no aprueba los suplementos alimentarios como seguros o eficaces antes de su venta al público.

Ensayos clínicos en curso

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. La búsqueda se puede realizar según el tipo de cáncer, la edad del paciente, y el lugar donde se llevan a cabo los ensayos. También podrá consultar información general sobre los ensayos clínicos.

Preguntas y respuestas sobre el selenio

  1. ¿Qué es el selenio?

    El selenio es un oligoelemento mineral (un nutriente que es esencial para los seres humanos en cantidades minúsculas). El selenio se encuentra en ciertas proteínas que son activas en muchas funciones corporales, como la reproducción y la inmunidad. Las fuentes alimentarias del selenio son, entre otras, la carne, los vegetales y las nueces. La cantidad de selenio presente en los alimentos depende del contenido de selenio en la tierra donde se cultivan. El selenio se almacena en la glándula tiroides, el hígado, el páncreas, la hipófisis y en los riñones.

    El selenio hace parte de una enzima llamada glutatión-peroxidasa que actúa como antioxidante. No obstante, el selenio en grandes cantidades puede actuar como prooxidante (sustancia que produce derivados del oxígeno que dañan las células).

    El selenio cumple una función en muchas enfermedades, incluso en el cáncer. En los estudios con animales y estudios de población, se ha indicado que complementar la alimentación con selenio puede disminuir el riesgo de cáncer. En los resultados del estudio sobre la nutrición para la prevención del cáncer (Nutritional Prevention of Cancer Trial, NPC) se observó que aunque los suplementos de selenio no afectaron el riesgo de cáncer de piel, disminuyeron notablemente las tasas de cáncer de pulmón, de próstata y cáncer colorrectal. Sin embargo, los resultados fueron desiguales en los estudios sobre el modo en que las concentraciones de selenio en la sangre afectan el riesgo de presentar cáncer de próstata. Los resultados del estudio del selenio y de la vitamina E para la prevención del cáncer (Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial, SELECT) patrocinado por el Instituto Nacional del Cáncer advierten contra el uso de suplementos de selenio en hombres con cáncer de próstata; en otros estudios, se concluyó que los hombres deben evitar los suplementos de selenio en dosis superiores a la ingesta diaria recomendada.

  2. ¿Cómo se administra o se consume el selenio?

    El selenio se puede consumir en la alimentación o como suplemento alimentario. La ración diaria recomendada de selenio es de 55 µg para los adultos.

  3. ¿Se han hecho estudios de laboratorio o con animales en los que se use selenio?

    En los estudios de laboratorio, se usan células de tumores para probar una sustancia y determinar si es probable que tenga efectos contra el cáncer. En los estudios con animales, se hacen pruebas para determinar si un medicamento, procedimiento, o tratamiento es seguro y eficaz en animales. Los estudios de laboratorio y con animales se hacen antes de que una sustancia se pruebe en seres humanos.

    En estudios de laboratorio y con animales se probaron los efectos del selenio para el cáncer de próstata. Para obtener más información sobre los estudios de laboratorio y con animales que se han hecho con el selenio, consulte la sección Estudios preclínicos o con animales de la versión para profesionales de la salud del sumario Cáncer de próstata, nutrición y suplementos alimentarios.

  4. ¿Se han hecho estudios con personas sobre el uso del selenio?

    Se han llevado a cabo estudios de población y ensayos clínicos con el fin de averiguar si el selenio es útil para prevenir o tratar el cáncer de próstata.

    Estudios de población

    En los estudios de población se buscan los factores de riesgo y las formas de controlar la enfermedad en grupos grandes de personas.

    En los estudios sobre el modo en que las concentraciones de selenio en la sangre afectan el riesgo de aparición del cáncer de próstata se encontraron resultados desiguales. En un estudio en el que se hizo seguimiento a personas hasta por 10 años, se encontró que los hombres con las concentraciones más altas de selenio en la sangre tenían menor riesgo de cáncer de próstata. En otro estudio, se encontró que los pacientes con cáncer de próstata tenían concentraciones más bajas de selenio en la sangre que los hombres sanos. No obstante, en un estudio de 2009 en pacientes con cáncer de próstata, se encontró que los hombres con las concentraciones más altas de selenio en la sangre tenían mayor riesgo de presentar un diagnóstico de cáncer de próstata agresivo. Es posible que estas diferencias obedezcan a variaciones genéticas entre los pacientes.

    Ensayos clínicos sobre tratamiento o prevención del cáncer de próstata

    En los ensayos clínicos sobre los efectos del selenio en las concentraciones del antígeno prostático específico (PSA) o en la aparición del cáncer de próstata, se observaron resultados variados como los siguientes:

    • En un estudio notificado en 2013, se administraron dosis altas de levadura de selenio en (200 µg o 400 µg) o un placebo hasta por 5 años a hombres con riesgo alto de cáncer de próstata. No se presentaron diferencias en las tasas de cáncer de próstata o en la velocidad del PSA en los hombres que tomaron los suplementos de selenio en comparación con quienes tomaron placebo.
    • En un estudio anterior, se administró un suplemento de selenio (200 µg/día) o un placebo durante 3 años o hasta que se diagnosticara un cáncer de próstata a hombres con neoplasia prostática intraepitelial de grado alto (NPIGA). En los resultados se indicó que la administración de suplementos de selenio no afecta el riesgo de cáncer de próstata.
    • Se administró durante 6 semanas un suplemento de glicinato de selenio (200 µg/día) o un placebo a 60 hombres. Se tomaron muestras de sangre al inicio y al final del estudio. En comparación con el grupo de placebo, los hombres que recibieron suplementos de selenio mostraron mayor actividad en la sangre de las dos enzimas con selenio y concentraciones menores del PSA al final del estudio.
    • En un estudio de seguimiento de profesionales de la salud (Health Professionals Follow-Up Study) se incluyó a 4459 hombres con diagnóstico de cáncer de próstata sin diseminación. En el estudio se encontró que consumir suplementos de selenio (140 μg/día, o más) después del diagnóstico puede aumentar el riesgo de muerte por cáncer de próstata. Se recomendó que los hombres con cáncer de próstata sean precavidos al consumir estos suplementos.
    • En una revisión de 15 estudios combinados, se encontró que las concentraciones de selenio en la sangre no se relacionaban con el riesgo de cáncer de próstata en general, pero los hombres con concentraciones altas de selenio en la sangre tenían un riesgo más bajo de cáncer de próstata agresivo. Además, las concentraciones de selenio (que se midieron en las uñas de los pies) se relacionaron con un riesgo más bajo de cáncer de próstata (de tipo agresivo y no agresivo).

    Estudio del selenio y de la vitamina E para prevenir el cáncer

    El estudio del selenio y de la vitamina E para la prevención del cáncer (Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial, SELECT) fue un ensayo clínico grande que los Institutos Nacionales de la Salud iniciaron en 2001 para investigar los efectos del selenio o la vitamina E en la formación del cáncer de próstata. Se asignó al azar a más de 35 000 hombres de 50 años a recibir a diario una de las siguientes combinaciones durante 7 a 12 años:

    • Vitamina E (acetato de alfatocoferol, 400 UI /día) y un placebo;
    • Selenio (L-selenometionina, 200 µg/día) y un placebo;
    • Vitamina E y selenio, o
    • Dos placebos.

    En los primeros resultados del SELECT presentados en 2009, no se encontraron diferencias importantes en las tasas de cáncer de próstata en los cuatro grupos. En el grupo que tomó vitamina E sola, se presentó un aumento mínimo en la tasa de cáncer de próstata y, en el grupo que tomó selenio solo, se presentó un aumento mínimo en la tasa de diabetes. Aunque no se observó que estos cambios se debieran claramente al uso de suplementos, se recomendó a los hombres del estudio suspender la toma de los suplementos del estudio.

    En los resultados del SELECT actualizados en 2011, se observó que los suplementos de selenio no tuvieron un efecto importante en el riesgo de cáncer de próstata; sin embargo, los hombres que tomaron vitamina E sola presentaron un aumento de 17 % en el riesgo de cáncer de próstata en comparación con los hombres del grupo de control.

    En los resultados adicionales del SELECT de 2014, se observó que los suplementos de selenio en hombres con concentraciones bajas de selenio al inicio del ensayo no produjeron efectos sobre el riesgo de cáncer de próstata; sin embargo, los suplementos de selenio en hombres que tenían concentraciones altas de selenio al inicio del ensayo produjeron un aumento del riesgo de cáncer de próstata de grado alto.

    Es posible que varios factores afectaran los resultados del estudio; entre ellos, la dosis elegida de vitamina E y la forma de selenio que se utilizó. Los autores concluyeron que los hombres deberán evitar los suplementos de selenio en dosis superiores a la ingesta diaria recomendada.

    En un estudio de cohorte de 1434 hombres inscritos en el SELECT se indicó que las alteraciones en ciertos genes que controlan el modo en que el cuerpo procesa el selenio y la vitamina E podrían influir en el riesgo del cáncer de próstata, incluso el cáncer de próstata de grado alto.

  5. ¿Hay algún riesgo de tomar suplementos de selenio? ¿Se han notificado efectos secundarios?

    En muchos ensayos clínicos se toleraron bien los suplementos de selenio. En los ensayos clínicos, se vigila cuidadosamente a los pacientes y se les administra dosis específicas de acuerdo con los criterios del estudio. En dos ensayos publicados, no se encontraron diferencias en los efectos adversos notificados en los grupos de placebo y tratamiento. Sin embargo, en el SELECT, el uso de suplementos de selenio (200 µg diarios de L-seleniometionina) se relacionó con un aumento leve de la tasa de diabetes mellitus.

  6. ¿El selenio está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para usarlo en el tratamiento del cáncer en los Estados Unidos?

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado el uso de los suplementos de selenio para el tratamiento o la prevención del cáncer ni de cualquier otra afección.

    En los Estados Unidos, el selenio está disponible en productos alimenticios y suplementos alimentarios. Los suplementos alimentarios son productos que se añaden al régimen alimentario. Estos no son medicamentos y no tienen el propósito de tratar, prevenir o curar las enfermedades. El fabricante tiene la responsabilidad de garantizar que el producto sea seguro y que las especificaciones declaradas del producto sean verdaderas y que no sean engañosas. La FDA no aprueba los suplementos alimentarios como seguros o eficaces antes de su venta al público.

Ensayos clínicos en curso

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. La búsqueda se puede realizar según el tipo de cáncer, la edad del paciente, y el lugar donde se llevan a cabo los ensayos. También podrá consultar información general sobre los ensayos clínicos.

Preguntas y respuestas sobre la soja

  1. ¿Qué es la soja?

    La planta de la semilla de soja se ha cultivado en Asia como alimento desde la antigüedad. La soja llegó por primera vez a Europa y América del Norte en el siglo XVIII. La semilla de soja se puede procesar en una variedad amplia de productos, como leche de soja, miso, tofu, harina y aceite de soja.

    Los alimentos con soja contienen muchos fitoquímicos que pueden tener beneficios para la salud. Las isoflavonas son los compuestos de la soja que se investigan más extensamente. La principales isoflavonas en la semilla de soja son la genisteína (que parece ser la isoflavona más bioactiva), daidzeína y gliciteína. Las isoflavonas protegen a las plantas de soja de las agresiones y tiene acciones antioxidantes, antimicrobianas y antifúngicas.

    Las isoflavonas son fitoestrógenos (sustancias parecidas los estrógenos presentes en las plantas) que se unen a los receptores de estrógeno en las células. Se ha observado que la genisteína afecta muchas vías celulares del cáncer de próstata que participan en el crecimiento y la diseminación del cáncer.

  2. ¿Cómo se administra o se consume la soja?

    La soja se puede consumir en la alimentación o como suplemento alimentario.

  3. ¿Se han hecho estudios de laboratorio o con animales en los que se use soja?

    En los estudios de laboratorio, se usan células de tumores para probar una sustancia y determinar si es probable que tenga efectos contra el cáncer. En los estudios con animales, se hacen pruebas para determinar si un medicamento, procedimiento, o tratamiento es seguro y eficaz en animales. Los estudios de laboratorio y con animales se hacen antes de que una sustancia se pruebe en seres humanos.

    En estudios de laboratorio y con animales se probaron los efectos de la soja para el cáncer de próstata. Para obtener más información sobre los estudios de laboratorio y con animales que se han hecho con la soja, consulte la sección Estudios preclínicos o con animales de la versión para profesionales de la salud del sumario Cáncer de próstata, nutrición y suplementos alimentarios.

  4. ¿Se han hecho estudios con personas sobre el uso de la soja?

    Se han llevado a cabo muchos estudios de población y ensayos clínicos con el fin de averiguar si la soja es útil para prevenir o tratar el cáncer de próstata. Los productos de soja estudiados incluyen los suplementos alimentarios, las bebidas y el pan.

    Estudios de población

    En los estudios de población se buscan los factores de riesgo y las formas de controlar la enfermedad en grupos grandes de personas. En los estudios de población sobre el consumo de soja y el riesgo de cáncer de próstata se mostraron los siguientes resultados desiguales:

    • En una revisión de 2009 de muchos estudios combinados, se observó que los hombres que consumen grandes cantidades de alimentos de soja no fermentada (por ejemplo, tofu y leche de soja) tienen menos riesgo de cáncer de próstata. Se encontró que comer grandes cantidades de alimentos fermentados (por ejemplo, miso) no afecta el riesgo de cáncer de próstata.
    • En una revisión de 2013, se observó que las concentraciones del PSA y hormonas sexuales no fueron muy diferentes en los hombres tratados con soja en comparación con los hombres sin este tratamiento.

    Ensayos clínicos sobre prevención del cáncer de próstata

    • En un estudio de hombres japoneses sometidos a una biopsia de próstata, pero que no tenían cáncer, algunos hombres recibieron suplementos diarios con isoflavonas e soja (40 mg) y curcumina (100 mg), mientras que los otros recibieron un placebo. En general, después de 6 meses, no se presentaron diferencias en las concentraciones del PSA entre el grupo que recibió suplementos y el que recibió placebo. No obstante, entre los pacientes que tenían concentraciones altas del PSA al inicio, aquellos que recibieron el suplemento presentaron reducción importante de las concentraciones del PSA en comparación con los pacientes del grupo de placebo.
    • Se llevó a cabo un estudio para averiguar si la alimentación con soja, que es habitual en Asia, podría ser viable para que la consuman hombres europeos. Hombres sanos consumieron una alimentación rica en soja (2 porciones diarias de soja) o pobre en soja (habitual) durante 3 meses y, luego, pasaron al otro tipo de alimentación. Se observaron concentraciones del PSA más bajas con la alimentación rica en soja. En los resultados se muestra que los voluntarios del estudio lograron continuar con la alimentación rica en soja.
    • Los hombres con riesgo de cáncer de próstata o con cáncer de próstata de grado bajo recibieron proteína de soja, proteína de soja lavada con alcohol (que contiene menos isoflavonas) o proteína de la leche (que no tiene isoflavonas) durante 6 meses. Las concentraciones del PSA no fueron diferentes entre los grupos a los 3 o 6 meses. Se encontraron menos casos de cáncer de próstata después de 6 meses en los hombres que consumieron algún tipo de proteína de soja que en los hombres que consumieron proteína de leche.

    Ensayos clínicos sobre tratamiento del cáncer de próstata

    • En un ensayo sobre las isoflavonas de soja, los pacientes con cáncer de próstata con concentraciones del PSA en aumento tratados con radioterapia, tomaron bebidas de soja a diario durante 6 meses. Las bebidas de soja contenían 65–90 mg de isoflavonas. En los resultados se observó que las bebidas de soja tienen muy pocos efectos secundarios y que retardan el tiempo de duplicación del PSA (el tiempo que demora el aumento de 100 % de la concentración del PSA en la sangre). En estos resultados se indica que consumir bebidas de soja pudo servir para retardar la progresión del cáncer de próstata.
    • En un ensayo de genisteína (una isoflavona importante), pacientes con cáncer de próstata en lista para someterse a una prostatectomía radical recibieron placebo o genisteína (30 mg/día) durante 3–6 semanas antes de la operación. Las concentraciones del PSA bajaron un poco en los pacientes que recibieron genisteína mientras que aumentaron un poco en aquellos que recibieron placebo.
    • En un ensayo sobre una isoflavona de soja, pacientes con cáncer de próstata en lista para someterse a una prostatectomía recibieron cápsulas (con 80 mg/día de isoflavonas) o un placebo hasta por 6 semanas antes de la operación. No se presentaron diferencias en los cambios de las concentraciones del PSA, testosterona o colesterol entre los dos grupos.
    • En un ensayo de un suplemento con proteínas de soja (que contiene 60 mg/día de isoflavonas) se estudió a pacientes con cáncer de próstata en estadio temprano. Aquellos que recibieron el suplemento durante 12 semanas presentaron una disminución un poco mayor de la concentración del PSA y testosterona que quienes recibieron placebo.
    • Se llevaron a cabo ensayos con soja entera en hombres en lista para someterse a una cirugía para extraer la próstata. En un estudio, los pacientes que recibieron suplementos de soja durante 2 semanas antes de la operación presentaron concentraciones mucho más altas de isoflavonas en el tejido de la próstata que en la sangre. En otro estudio, los que pacientes comieron pan rico en fitoestrógenos (que contenía soja o soja con linaza) presentaron una disminución más notable en las concentraciones del PSA que aquellos que comieron el pan de trigo.
    • Se llevaron a cabo dos estudios de un suplemento con isoflavona de soja en pacientes con cáncer de próstata que recibían terapia de antiandrógenos. Los efectos secundarios de la terapia con antiandrógenos incluyen disfunción sexual, menor calidad de vida y cambio en el funcionamiento intelectual. En ambos estudios, los hombres que recibieron el suplemento de isoflavona (160 mg/día) durante 12 semanas no mostraron mejora de los efectos secundarios de la terapia con antiandrógenos en comparación con los que recibieron placebo.
  5. ¿Se han notificado efectos secundarios o riesgos por consumir soja?

    Los pacientes con cáncer de próstata que consumieron productos de soja e isoflavonas presentaron muy pocos efectos secundarios en muchos ensayos clínicos. Los efectos secundarios de notificación más común fueron los síntomas gastrointestinales leves.

  6. ¿La soja está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para usarla en el tratamiento o prevención del cáncer en los Estados Unidos?

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado el uso de la soja como tratamiento del cáncer o de cualquier otra afección.

    En los Estados Unidos, la soja está disponible en productos alimenticios y suplementos alimentarios. Los suplementos alimentarios son productos que se añaden al régimen alimentario. Estos no son medicamentos y no tienen el propósito de tratar, prevenir o curar las enfermedades. El fabricante tiene la responsabilidad de garantizar que el producto sea seguro y que las especificaciones declaradas del producto sean verdaderas y que no sean engañosas. La FDA no aprueba los suplementos alimentarios como seguros o eficaces antes de su venta al público.

Ensayos clínicos en curso

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. La búsqueda se puede realizar según el tipo de cáncer, la edad del paciente, y el lugar donde se llevan a cabo los ensayos. También podrá consultar información general sobre los ensayos clínicos.

Preguntas y respuestas sobre la vitamina D

  1. ¿Qué es la vitamina D?

    La vitamina D (también llamada calcipotriol, colecalciferol o ergocalciferol) es una vitamina soluble en grasas que se encuentra en los pescados grasos, el aceite de hígado de pescado, los huevos y los derivados lácteos enriquecidos.

    La vitamina D tiene muchos efectos en el cuerpo como los siguientes:

    La vitamina D es necesaria para el crecimiento óseo y protege contra la osteoporosis en adultos. La concentración de vitamina D usualmente se revisa al medir la concentración de 25-hidroxivitamina D en la sangre.

  2. ¿Cuáles son las fuentes de la vitamina D?

    El cuerpo produce naturalmente vitamina D cuando se expone a la luz solar. La vitamina D se puede consumir en la alimentación o como suplemento alimentario.

  3. ¿Se han hecho estudios de laboratorio o con animales en los que se use vitamina D?

    En los estudios de laboratorio, se usan células de tumores para probar una sustancia y determinar si es probable que tenga efectos contra el cáncer. En los estudios con animales, se hacen pruebas para determinar si un medicamento, procedimiento, o tratamiento es seguro y eficaz en animales. Los estudios de laboratorio y con animales se hacen antes de que una sustancia se pruebe en seres humanos.

    En estudios de laboratorio y con animales se probaron los efectos de la vitamina D para el cáncer de próstata. Para obtener más información sobre los estudios de laboratorio y con animales que se han hecho con la vitamina D, consulte la sección Estudios preclínicos o con animales de la versión para profesionales de la salud del sumario Cáncer de próstata, nutrición y suplementos alimentarios.

  4. ¿Se han hecho estudios con personas sobre el uso de la vitamina D?

    Se han llevado a cabo muchos estudios de población y ensayos clínicos con el fin de averiguar si la vitamina D es útil para prevenir o tratar el cáncer de próstata.

    Estudios de población

    En los estudios de población se buscan los factores de riesgo y las formas de controlar la enfermedad en grupos grandes de personas. En los estudios de población sobre la vitamina D y el riesgo de cáncer de próstata se observaron los siguientes resultados variados:

    • Se midieron anualmente, durante 5 años, las concentraciones de vitamina D en pacientes con cáncer que no se había diseminado. La falta de vitamina D fue un hallazgo común entre estos pacientes a lo largo del estudio.
    • En otro estudio en pacientes con cáncer de próstata, se indicó que las concentraciones medianas o altas de vitamina D en la sangre se pueden relacionar con mejores resultados que las concentraciones bajas. En estos resultados se indica que la concentración de vitamina D tal vez cumpla una función en la estabilización o empeoramiento de la enfermedad, y es posible que sea un factor pronóstico del desenlace en los pacientes con cáncer de próstata.
    • En el estudio del alfatocoferol y del betacaroteno para prevención del cáncer (Alpha-Tocopherol, Beta-Carotene Cancer Prevention Study, ATBC), se realizó un seguimiento de hasta 20 años a 1000 pacientes con cáncer de próstata y 1000 pacientes de control. En los resultados se indicó que los hombres con concentraciones más altas de vitamina D en la sangre presentaron mayor riesgo de tener cáncer de próstata que los hombres con menores concentraciones de vitamina D.
    • En un análisis de casos y cohortes del estudio del selenio y de la vitamina E para la prevención del cáncer (Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial, SELECT), se encontró que los hombres con concentraciones intermedias de vitamina D en la sangre (45–70 nmol/l) presentaron una disminución más pronunciada del riesgo de cáncer de próstata agresivo que los hombres con las concentraciones más bajas o altas de vitamina D.
    • La vitamina D producida por la exposición a la luz solar se estudió por sus posibles efectos sobre las tasas de cáncer de próstata. En un estudio de 2006, se encontró que las concentraciones de PSA aumentan a un ritmo más lento durante la primavera y el verano en comparación con otras épocas del año, lo que sugiere que esto podría deberse a concentraciones más altas de vitamina D durante esos meses. En otro estudio se encontró que, mientras los hombres con niveles bajos de exposición al sol tenían riesgo alto de todos los cánceres de próstata, aquellos con cáncer de próstata que se exponían menos al sol tenían menor riesgo de enfermedad en estadio avanzado.
    • Los patrones geográficos de las defunciones en los Estados Unidos entre 1950 y 1994 mostraron que las mayores tasas de defunción por cáncer de próstata se presentaron en las zonas del país con los niveles más bajos de radiación UV de la luz solar. Este efecto es más fuerte en los lugares situados a más de 40 grados de latitud norte del ecuador, dónde la luz solar es más débil durante los meses de invierno. Con estos resultados se refuerza la teoría de que la falta de vitamina D aumenta el riesgo de cáncer de próstata.

    Revisiones de muchos estudios de población combinados

    En un metanálisis de 2008 con 45 estudios de observación combinados, no se encontró una relación entre consumo de vitamina D y riesgo de cáncer de próstata.

    En una revisión de 2011 con 25 estudios combinados, no se encontró una relación entre la ingesta o las concentraciones en la sangre de vitamina D y el riesgo de cáncer de próstata.

    En una revisión de 2014 con 21 estudios combinados, se encontró que las concentraciones más altas de vitamina D en sangre se pueden relacionar con mayor riesgo de cáncer de próstata. Es posible que muchos factores afecten estos hallazgos, dado que en algunos estudios se propone que los hombres de los grupos de mayores ingresos tienen mayores concentraciones de vitamina D y es más probable que les midan el PSA, lo que lleva a tasas más altas de notificación de casos de cáncer de próstata.

    Ensayos clínicos sobre tratamiento del cáncer de próstata

    En los ensayos clínicos en pacientes con cáncer de próstata, se observó lo siguiente:

    • En un ensayo clínico se trató a los pacientes que presentaron recidiva (que volvió) del cáncer de próstata con calcitriol (la forma activa de la vitamina D) y naproxeno durante un año. En lo resultados se observó que la combinación de calcitriol y naproxeno fue eficaz para retardar la tasa de aumento de las concentraciones del PSA en los participantes del estudio, lo que indica que esta combinación puede hacer más lenta la progresión de la enfermedad.
    • En un estudio de 2010, se trató con calcitriol y dexametasona a pacientes con cáncer de próstata que no respondieron al tratamiento con hormonas. En los resultados se indicó que aunque se toleró bien el tratamiento, este no tuvo efecto en las concentraciones del PSA de los pacientes del estudio.
    • En un estudio de 2009, se trató con vitamina D a pacientes con cáncer de próstata localmente avanzado o metastásico. Se informó que las concentraciones del PSA mejoraron en 1 de cada 5 pacientes que tomaron vitamina D, lo que indica que la vitamina D puede ser un tratamiento eficaz para los pacientes con cáncer de próstata en estadio avanzado.
  5. ¿Se han notificado efectos secundarios o riesgos por consumir vitamina D?

    La vitamina D es tóxica cuando se toma en dosis altas (10 000 a 50 000 UI por día) durante un periodo de muchos años. Tomar concentraciones altas puede hacer que se absorba un exceso de calcio a través de los intestinos, lo que produce un rápido aumento de las concentraciones de calcio en la sangre. Esta afección se llama hipercalcemia.

    Los signos y síntomas de hipercalcemia son micción frecuente y excesiva, demasiada sed, funcionamiento renal insuficiente y acumulación de calcio en los tejidos blandos. Es posible que se presenten efectos en el sistema nervioso central, como depresión y anorexia.

    En un grupo de 26 estudios, se revisó la inocuidad y eficacia de la vitamina D, y si interactúa con los medicamentos que se utilizan para tratar el cáncer de próstata y otros tumores. El calcitriol fue la forma más común de vitamina D utilizada en estos estudios. Los revisores no encontraron efectos adversos más allá de los que se esperan de dosis altas de calcitriol; el riesgo de las interacciones entre medicamentos resultó ser bajo.

    En una serie de estudios, se estudió la inocuidad y la eficacia de las dosis altas de calcitriol combinadas con quimioterapia (docetaxel) para tratar a los hombres con cáncer de próstata independiente del andrógeno. No se encontraron grados más altos de toxicidad en comparación con el tratamiento con docetaxel solo.

  6. ¿La vitamina D está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para usarla en el tratamiento del cáncer en los Estados Unidos?

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado el uso de la vitamina D como tratamiento del cáncer o de cualquier otra afección.

    En los Estados Unidos la vitamina D está disponible en productos alimenticios y suplementos alimentarios. Los suplementos alimentarios son productos que se añaden al régimen alimentario. Estos no son medicamentos y no tienen el propósito de tratar, prevenir o curar las enfermedades. El fabricante tiene la responsabilidad de garantizar que el producto sea seguro y que las especificaciones declaradas del producto sean verdaderas y que no sean engañosas. La FDA no aprueba los suplementos alimentarios como seguros o eficaces antes de su venta al público.

Ensayos clínicos en curso

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. La búsqueda se puede realizar según el tipo de cáncer, la edad del paciente, y el lugar donde se llevan a cabo los ensayos. También podrá consultar información general sobre los ensayos clínicos.

Preguntas y respuestas sobre la vitamina E

  1. ¿Qué es la vitamina E?

    La vitamina E es un nutriente que puede proteger contra enfermedades crónicas como las enfermedades cardiovasculares. La vitamina E se estudia para la prevención de algunos tipos de cáncer.

    Hay ocho tipos diferentes de vitamina E: cuatro tocoferoles (alfa, beta, gamma y sigma) y cuatro tocotrienoles (alfa, beta, gamma y sigma). En comparación con otros tocoferoles, el alfatocoferol (la forma de vitamina E que más se encuentra en los suplementos alimentarios) es el más abundante en el cuerpo y el más activo. La mayor parte de la vitamina E de la alimentación viene como gammatocoferol. Las fuentes alimentarias de vitamina E son los aceites vegetales, las nueces y las yemas de los huevos.

    Muchos de los posibles beneficios para la salud de la vitamina E quizá se deban a su actividad antioxidante. La vitamina E es un antioxidante potente que protege a las membranas de las células del daño que causan los radicales libres. La vitamina E también tiene otras funciones en las vías de comunicación celular y en la expresión de los genes.

  2. ¿Cómo se administra o se consume la vitamina E?

    La vitamina E se puede consumir en la alimentación o como suplemento alimentario.

  3. ¿Se han hecho estudios con personas sobre el uso de la vitamina E?

    Se han llevado a cabo estudios de población y ensayos clínicos con el fin de averiguar si la vitamina E es útil para prevenir o tratar el cáncer de próstata.

    Estudios de población

    En los estudios de población se buscan los factores de riesgo y las formas de controlar la enfermedad en grupos grandes de personas. En los estudios de población sobre vitamina E y riesgo de cáncer de próstata se observó lo siguiente:

    • En el estudio sobre la dieta y la salud auspiciado por los Institutos Nacionales de la Salud y la American Association of Retired Persons (NIH-AARP Diet and Health Study), se estudió si la vitamina E de los suplementos y de la alimentación en voluntarios puede prevenir el cáncer de próstata. Después de 5 años, no se encontró relación entre los suplementos de vitamina E y el riesgo de cáncer de próstata. Sin embargo, se encontró menor riesgo de cáncer de próstata avanzado en aquellos que consumieron las cantidades más altas de una de las formas de vitamina E (gammatocoferol).
    • En un estudio de 2010 en el que se midió la concentración en la sangre de oligoelementos y vitamina E, se encontró que aquellos con cáncer de próstata tenían concentraciones mucho más bajas de vitamina E en la sangre que quienes no tenían cáncer de próstata. Además, aquellos con las concentraciones más altas de PSA tenían concentraciones más bajas de vitamina E en la sangre.
    • En el estudio sobre exámenes de detección de cáncer de próstata, pulmón, colorrectal y ovario (Prostate, Lung, Colorectal, and Ovarian Cancer Screening Trial; PLCO) se estudiaron las concentraciones de alfatocoferol y gammatocoferol en la sangre y el riesgo de cáncer de próstata de los participantes. Los hombres con las concentraciones más altas de alfatocoferol presentaron las tasas más bajas de cáncer de próstata, pero esto solo se observó en los fumadores activos y en quienes recién habían dejado de fumar.
    • En una revisión de muchos estudios combinados con más de 370 000 hombres de varios países, se encontró que las concentraciones más altas de alfatocoferol en la sangre se relacionaron con un riesgo más bajo de próstata en todos los pacientes, no solo en los fumadores.

    Ensayos clínicos sobre tratamiento o prevención del cáncer de próstata

    • En el estudio I de la salud de médicos (Physicians' Health Study I, PHS I), se realizó un seguimiento durante un promedio de 8 años a hombres que recibieron suplementos de vitamina E (400 UI de alfatocoferol sintético tomado día por medio) y suplementos de vitamina C (500 mg de ácido ascórbico sintético tomado cada día). Las tasas generales de cáncer de próstata fueron muy parecidas en los hombres que recibieron o no suplementos de vitamina E, lo que sugiere que la vitamina E no previene el cáncer de próstata. Además, la vitamina E no tuvo efecto sobre las tasas totales de cáncer o la tasas de defunción en estos participantes.
    • En el estudio del alfatocoferol y del betacaroteno para la prevención del cáncer (Alpha-Tocopherol, Beta-Carotene Cancer Prevention Study; ATBC), se midieron las concentraciones de alfatocoferol en la sangre y la ingestión alimentaria de vitamina E en hombres a los que se les dio seguimiento hasta por 19 años. En los resultados no se encontró relación entre la vitamina E de los alimentos y el riesgo de cáncer de próstata, pero se observó que las concentraciones más altas de alfatocoferol en la sangre se pueden relacionar con menor riesgo de presentar cáncer de próstata en estadio avanzado.
    • Se estudió a los hombres que participaron en el ATBC y que presentaban cáncer de próstata para averiguar si las concentraciones de alfatocoferol en el suero afectaron el tiempo de supervivencia. Las concentraciones más altas de alfatocoferol en el suero, tanto en el momento del diagnóstico como a los 3 años, se relacionaron con mejora de la supervivencia del cáncer de próstata.
    • En un estudio de 2011, el estudio de la eficacia del caroteno y del retinol (Carotene and Retinol Efficacy Trial, CARET), se encontró que en los hombres fumadores activos las concentraciones más altas de alfatocoferoles y gammatocoferoles en el suero se relacionaron con menor riesgo de cáncer de próstata de agresivo.

    Estudio del selenio y de la vitamina E para la prevención del cáncer

    El estudio del selenio y de la vitamina E para la prevención del cáncer (Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial, SELECT) fue un ensayo clínico grande que los Institutos Nacionales de la Salud iniciaron en 2001 para investigar los efectos de selenio y vitamina E en la formación del cáncer de próstata. Se asignó al azar a más de 35 000 hombres de 50 y más años de edad para recibir a diario una de las siguientes combinaciones durante 7 a 12 años:

    • Vitamina E (acetato de alfatocoferol, 400 UI/día) y placebo.
    • Selenio (L-selenometionina, 200 µg/día) y placebo.
    • Vitamina E y selenio.
    • Dos placebos.

    En los primeros resultados del SELECT presentados en 2009, no se encontraron diferencias importantes en las tasas de cáncer de próstata en los cuatro grupos. En el grupo que tomó vitamina E sola, se presentó un aumento mínimo en la tasa de cáncer de próstata y, en el grupo que tomó selenio solo, se presentó un aumento mínimo en la tasa de diabetes. Según estos hallazgos, se recomendó a los hombres del estudio que dejaran de tomar los suplementos del estudio.

    En los resultados del SELECT actualizados en 2011, se observó que los suplementos de selenio no presentaron efectos de importancia sobre el riesgo de cáncer de próstata; sin embargo, los hombres que tomaron vitamina E sola presentaron aumento de 17 % en el riesgo de cáncer de próstata en comparación con los hombres del grupo de placebo.

    En 2014, en los nuevos resultados del SELECT se observó que el suplemento de vitamina E solo no presenta efecto sobre el riesgo de cáncer de próstata en los hombres con las concentraciones más altas de selenio al inicio del ensayo; sin embargo, los suplementos de vitamina E aumentaron el riesgo de cáncer de próstata de grado bajo y grado alto en los hombres con las concentraciones más bajas de selenio al inicio del ensayo.

    Muchos factores pudieron afectar los resultados del estudio, entre ellos, la dosis de vitamina E que se escogió y la forma de selenio que se usó.

    En un estudio de cohorte de 1434 hombres inscritos en el SELECT se indicó que las alteraciones en ciertos genes que controlan el modo en que el cuerpo procesa el selenio y la vitamina E podrían influir en el riesgo del cáncer de próstata, incluso el cáncer de próstata de grado alto.

  4. ¿Se han notificado efectos secundarios o riesgos por consumir vitamina E?

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos clasificó los alfatocoferoles como sustancias generalmente reconocidas como inocuas.

    En el estudio II de la salud de médicos (Physicians' Health Study II, PHS II), no se presentaron diferencias de importancia en las tasas de síntomas gastrointestinales, fatiga, somnolencia, erupción o cambio de color de la piel, o migraña entre los hombres que tomaron vitamina E (400 UI de alfatocoferol en días alternos) y los que tomaron placebo. No obstante, se presentaron más accidentes cerebrovasculares hemorrágicos en los hombres que tomaron vitamina E que en los que tomaron placebo. En el estudio del alfatocoferol y del betacaroteno para la prevención del cáncer (Alpha-Tocopherol, Beta-Carotene Cancer Prevention Study; ATBC) también se presentó aumento en los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos en los hombres del grupo que tomó vitamina E (50 mg/día de alfatocoferol).

    Los resultados iniciales del SELECT no mostraron diferencias de importancia en las tasas de efectos adversos menos graves (como caída del pelo, inflamación de la piel y náuseas) en los grupos que tomaron vitamina E (400 UI/día de holo-rac-alfatocoferol) comparados con los otros grupos de tratamiento. En el análisis posterior de seguimiento de los participantes del SELECT, se observó un aumento del riesgo de cáncer de próstata entre los hombres del grupo que solo tomó vitamina E.

  5. ¿La vitamina E está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para usarla en el tratamiento del cáncer en los Estados Unidos?

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado el uso de la vitamina E como tratamiento del cáncer ni de cualquier otra afección.

    En los Estados Unidos la vitamina E está disponible en productos alimenticios y suplementos alimentarios. Los suplementos alimentarios son productos que se añaden al régimen alimentario. Estos no son medicamentos y no tienen el propósito de tratar, prevenir o curar las enfermedades. El fabricante tiene la responsabilidad de garantizar que el producto sea seguro y que las especificaciones declaradas del producto sean verdaderas y que no sean engañosas. La FDA no aprueba los suplementos alimentarios como seguros o eficaces antes de su venta al público.

Ensayos clínicos en curso

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. La búsqueda se puede realizar según el tipo de cáncer, la edad del paciente, y el lugar donde se llevan a cabo los ensayos. También podrá consultar información general sobre los ensayos clínicos.

Terapias combinadas

Pomi-T (granada, té verde, brócoli y cúrcuma)

Los polifenoles son compuestos que se encuentran en muchas plantas y le dan el color a algunas flores, frutas y vegetales. Los polifenoles tienen actividad antioxidante que ayuda a proteger las células del daño causado por los radicales libres.

Se estudió un suplemento alimentario (Pomi-T) rico en polifenoles en un grupo de hombres con cáncer de próstata que no se había diseminado. Este suplemento contenía una combinación de lo siguiente:

Estos ingredientes eran polvos crudos y secos de plantas y un extracto vegetal que no se estandarizaron (un suplemento herbario estandarizado tiene uno o más ingredientes activos medidos en cantidades específicas para asegurar que el producto sea el mismo en todos los lotes).

En un estudio clínico con distribución al azar, se administró Pomi-T o un placebo a 199 hombres durante 6 meses. Antes de comenzar el estudio, un poco menos de la mitad de los hombres tenían concentraciones de antígeno prostático específico (PSA) en aumento después del tratamiento con la terapia local y un poco más de la mitad de los hombres estaban sometidos a vigilancia activa (aún sin tratamiento). En el grupo que tomó Pomi-T, la mediana de las concentraciones del PSA aumentó mucho menos que la del grupo que tomó el placebo. El suplemento alimentario se toleró bien y no se informó sobre diferencias importantes en cuanto a los efectos adversos entre los grupos que recibieron el suplemento y el placebo. No obstante, fue más probable que los pacientes del grupo de suplementos tuvieran síntomas gastrointestinales (por ejemplo, más gases intestinales y deposiciones blandas).

Licopeno, selenio y té verde

Se inscribieron a hombres con neoplasia prostática intraepitelial de grado alto (NPIGA) en un estudio clínico aleatorizado de un suplemento que contenía licopeno, selenio y catequinas de té verde. Los pacientes que recibieron el suplemento presentaron tasas de cáncer de próstata más altas cuando se sometieron a otra biopsia a los 6 meses, en comparación con los que no recibieron el suplemento. Este resultado tal vez se deba a que algunos cánceres no se detectaron al comienzo del estudio; por lo tanto, se necesita más investigación.

El licopeno y otras terapias

En un estudio aleatorizado se inscribieron a 79 pacientes que tenían programada una prostatectomía. Durante las 3 semanas antes de la operación, se les asignó que consumieran una de estas tres opciones: 1) productos de tomate con licopeno; 2) productos de tomate y, además, selenio, ácidos grasos omega-3, soja isoflavonas, jugo de uva/granada y té verde/negro; o 3) una alimentación controlada. No hubo diferencias entre los valores del PSA entre los grupos de nutrición y el grupo de control. Sin embargo, se encontraron valores del PSA más bajos en los hombres con cáncer de próstata de riesgo intermedio que consumieron productos de tomate y en los pacientes que tuvieron los aumentos más altos en las concentraciones de licopeno.

Preguntas y respuestas sobre Zyflamend

  1. ¿Qué es Zyflamend?

    Zyflamend es un suplemento alimentario que contiene extractos de 10 hierbas diferentes disueltos en aceite de oliva:

    • Romero.
    • Cúrcuma.
    • Jengibre.
    • Albahaca sagrada (Ocimum tenuiflorum).
    • Té verde.
    • Fallopia japónica (Polygonum cuspidatum).
    • Coptis chinensis.
    • Agracejo (berberís).
    • Orégano.
    • Scutellaria baicalensis.

    Los extractos que se encuentran en Zyflamend tienen actividad antiinflamatoria y posiblemente beneficios contra el cáncer. Hay pocas pruebas sobre cómo Zyflamend puede actuar contra el crecimiento de los tumores. Se ha observado que Zyflamend interfiere con la actividad de las enzimas COX-1 y COX-2, que participan en el curso de la inflamación y, posiblemente, del cáncer. Zyflamend también puede actuar contra las familias de proteínas NF-kappa B y lipoxigenasa (LOX), que estimulan el crecimiento tumoral.

  2. ¿Cómo se administra o se consume Zyflamend?

    Zyflamend se toma como un suplemento alimentario en cápsulas.

  3. ¿Se han hecho estudios de laboratorio o con animales en los que se use Zyflamend?

    En los estudios de laboratorio, se usan células de tumores para probar una sustancia y determinar si es probable que tenga efectos contra el cáncer. En los estudios con animales, se hacen pruebas para determinar si un medicamento, procedimiento, o tratamiento es seguro y eficaz en animales. Los estudios de laboratorio y con animales se hacen antes de que una sustancia se pruebe en seres humanos.

    En estudios de laboratorio y con animales se probaron los efectos de Zyflamend para el cáncer de próstata. Para obtener más información sobre los estudios de laboratorio y con animales que se han hecho con Zyflamend, consulte la sección Estudios preclínicos o con animales de la versión para profesionales de la salud del sumario Cáncer de próstata, nutrición y suplementos alimentarios.

  4. ¿Se han hecho estudios con personas sobre el uso de Zyflamend?

    En un informe sobre un paciente con neoplasia prostática intraepitelial de grado alto (NPIGA) que recibió Zyflamend, 3 veces por día, durante 18 meses, se notificó que el suplemento no afectó las concentraciones del PSA. Sin embargo, al final de los 18 meses de tratamiento, las biopsias nuevas de la próstata no mostraron NPIGA ni cáncer.

    En un ensayo de fase I sobre la seguridad de Zyflamend, los pacientes con NPIGA tomaron Zyflamend (780 mg) 3 veces por día durante 18 meses junto con suplementos alimentarios adicionales (suplemento con probióticos, multivitamínicos, extractos de té verde y blanco, Scutellaria baicalensis, ácido docosahexaenoico, albahaca sagrada y cúrcuma). Zyflamend y los suplementos alimentarios adicionales se toleraron bien y no se presentaron efectos secundarios graves. Al final de los 18 meses de tratamiento, más de la mitad de los pacientes presentaron resultados benignos en la biopsia, cerca de un cuarto presentó NPIGA y 1 de cada 8 presentó cáncer de próstata.

  5. ¿Se han notificado efectos secundarios o riesgos por consumir Zyflamend?

    En un estudio de fase I sobre la seguridad de Zyflamend (descrito antes), se comunicó que no produjo toxicidad o efectos secundarios graves. Algunos de los pacientes tuvieron ardor de estómago leve cuando consumieron Zyflamend junto con alimentos.

  6. ¿El Zyflamend está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para usarlo en el tratamiento del cáncer en los Estados Unidos?

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado el uso de Zyflamend como tratamiento del cáncer o de cualquier otra afección.

    Zyflamend se comercializa en los Estados Unidos como suplemento alimentario. Los suplementos alimentarios son productos que se añaden al régimen alimentario. Estos no son medicamentos y no tienen el propósito de tratar, prevenir o curar las enfermedades. El fabricante tiene la responsabilidad de garantizar que el producto sea seguro y que las especificaciones declaradas del producto sean verdaderas y que no sean engañosas. La FDA no aprueba los suplementos alimentarios como seguros o eficaces antes de su venta al público.

Otros suplementos para la salud de la próstata

Aspectos generales

Muchos suplementos alimentarios extensamente disponibles se comercializan para ayudar a mantener la salud de la próstata. El ciruelo africano (Pygeum africanum) y el beta-sitosterol son dos suplementos relacionados que se estudiaron como posibles tratamientos para el cáncer de próstata. Nota: Además, se dispone de un sumario por separado del PDQ sobre PC-SPES.

Ciruelo africano o Pygeum africanum

El ciruelo africano o Pygeum africanum es un árbol que crece en climas tropicales. Se encuentra en muchos países africanos como Kenia, Madagascar, Uganda y Nigeria. La corteza del P. africanum fue usada por tribus africanas para aliviar los síntomas urinarios y el dolor de estómago. En el siglo XVIII, viajeros europeos aprendieron de las tribus africanas que el P. africanum se podía usar para tratar las molestias de la vejiga y la “enfermedad del hombre viejo” (agrandamiento de la próstata).

Desde 1969, los extractos de la corteza del el P. africanum han estado disponibles como medicamentos de venta con receta en Europa y se han usado mucho para el tratamiento de la hiperplasia prostática benigna. La corteza contiene varios compuestos, entre otros, ácidos grasos y fitoesteroles (por ejemplo, betasitosterol). La corteza se procesa y se purifica como extracto.

En los estudios de laboratorio y en los estudios con animales se observó que dos sustancias del extracto de la corteza del el P. africanum son activas para impedir que las células capten andrógenos. La actividad antiandrogénica que se encuentra en el P. africanum se presenta con una concentración mucho más baja que la actividad antiandrogénica de la flutamida (un medicamento contra el cáncer).

Betasitosterol

El betasitosterol forma parte de la familia de fitoquímicos tipo fitoesteroles que se halla muy difundido en cantidades diferentes en las plantas. Se encuentra en el ciruelo africano (Pygeum africanum), la palma enana americana (Serenoa repens), y en varias nueces, frijoles y semillas. Es uno de muchos tipos de fitoesteroles (esteroles de las plantas) que tiene una estructura química parecida al colesterol. Los fitoesteroles, como el betasitosterol, restringen la concentración de colesterol que se puede absorber de la alimentación y se les estudia por la posible capacidad protectora contra las enfermedades cardiovasculares. El cuerpo absorbe muy poco betasitosterol.

Los estudios apuntan a que los fitoesteroles tienen actividad contra el cáncer, pero se desconocen sus acciones específicas. Es posible que los fitoesteroles afecten los sistemas inmunitario y hormonal o tal vez actúen directamente sobre los ciclos celulares y destruir las células tumorales.

En los estudios de laboratorio se observó que las concentraciones altas de betasitosterol retrasan mucho la multiplicación de las células de cáncer de próstata humano y destruyen las células cancerosas.

Información sobre este sumario del PDQ

Información sobre el PDQ

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI). La base de datos del PDQ contiene sumarios de la última información publicada sobre prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se redactan en dos versiones. En las versiones para profesionales de la salud se ofrece información detallada en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se presentan en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones contienen información sobre el cáncer que es exacta y actualizada. También se puede consultar estos sumarios en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI pertenece a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). Los NIH son el centro de investigación biomédica del gobierno federal. Los sumarios del PDQ se basan en un análisis independiente de las publicaciones médicas. No constituyen declaraciones de la política del NCI ni de los NIH.

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ sobre el cáncer contiene información actualizada sobre el uso de la nutrición y los suplementos alimentarios para disminuir el riesgo de presentar cáncer de próstata o como tratamiento del mismo.. El propósito es informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas encargadas de cuidar a los pacientes. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

Los Consejos editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los actualizan. Estos Consejos están integrados por expertos en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con esta enfermedad. Los sumarios se revisan con regularidad y se modifican si surge nueva información. La fecha de actualización al pie de cada sumario indica cuándo se hizo el cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se basa en la versión para profesionales de la salud, que el Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias revisa con regularidad y actualiza en caso necesario.

Información sobre ensayos clínicos

Un ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo que se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a encontrar formas nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recopila información sobre los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes pueden considerar participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos solo aceptan a pacientes que aún no comenzaron un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos del PDQ está disponible en el portal de Internet del NCI. También figuran en el PDQ los datos de muchos médicos especialistas en cáncer que participan en ensayos clínicos. Para obtener más información, llamar al Servicio de Información sobre el Cáncer al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

Permisos para el uso de este sumario

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, en breve, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® . PDQ Cáncer de próstata, nutrición y suplementos alimentarios. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/mca/paciente/prostata-suplementos-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 2000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no debe fundamentar ninguna decisión sobre reintegros de seguros. Para obtener más información sobre cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

Para obtener más información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en ¿En qué podemos ayudarle?. También se puede enviar un mensaje de correo electrónico mediante el formulario de comunicación.

Información general sobre medicina complementaria y alternativa

La medicina complementaria y alternativa (MCA), que también se llama medicina integral, comprende una gran variedad de filosofías, enfoques y tratamientos de sanación. En general, se dice que una terapia es complementaria cuando se añade a un tratamiento convencional; se llama alternativa cuando lo remplaza. (Los tratamientos convencionales son aquellos que la comunidad médica establecida acepta y practica). Las terapias se consideran complementarias o alternativas, según la forma en que se utilicen. El propósito de las terapias complementarias o alternativas es prevenir enfermedades, reducir la tensión, evitar o disminuir los efectos secundarios y los síntomas, y controlar o curar enfermedades.

A diferencia de los tratamientos convencionales para el cáncer, es común que las compañías de seguro no ofrezcan cobertura para las terapias complementarias y alternativas. Los pacientes deben confirmar si su seguro médico cubre estas terapias.

Los pacientes de cáncer que piensen en utilizar terapias complementarias o alternativas, deben hablar sobre esta decisión con su médico, enfermero o farmacéutico del mismo modo que lo harían con cualquier otro tratamiento. Algunas terapias interfieren en el tratamiento estándar o causan daño cuando se usan al mismo tiempo.

Evaluación de los tratamientos de medicina complementaria y alternativa

Es importante que los tratamientos de MCA se sometan a los mismos métodos científicos que se emplean para poner a prueba los tratamientos convencionales. El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) y el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral (NCCIH) patrocinan varios ensayos clínicos (estudios de investigación) en centros médicos para probar el uso de los tratamientos de MCA para el cáncer.

En general, se estudian la inocuidad y eficacia de los abordajes convencionales para tratar el cáncer mediante un proceso científico que incluye ensayos clínicos con un gran número de pacientes. Se sabe menos acerca de la inocuidad y la eficacia de los métodos complementarios y alternativos. Muy pocas terapias de MCA se han examinado con métodos científicos rigurosos. En ciertos casos, las terapias de MCA que antes solo se consideraban alternativas se están incorporando poco a poco en el tratamiento del cáncer: no como curas, sino como terapias complementarias que tal vez ayuden a los pacientes a sentirse mejor y recuperarse más pronto. Un ejemplo de esto es la acupuntura. En noviembre de 1997, un grupo de expertos de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), anunció que se había comprobado que la acupuntura ayuda a controlar las náuseas y los vómitos provocados por la quimioterapia, y el dolor relacionado con la cirugía. Por otra parte, en el caso de otros abordajes, como el uso del laetrilo, se halló que no surten efecto e incluso podrían causar daño.

The NCI Best Case Series Program (disponible solo en inglés), se estableció en 1991, y es un proceso para estudiar los abordajes de MCA que se encuentran en práctica. La Oficina de Medicina Complementaria y Alternativa para el Cáncer (OCCAM) del NCI supervisa este programa. Mediante este proceso, los profesionales de la salud que emplean terapias alternativas en el tratamiento del cáncer envían a la OCCAM los antecedentes médicos de sus pacientes y otros materiales relacionados. La OCCAM hace una revisión minuciosa de los materiales y decide si hay terapias que merecen más investigación.

Preguntas para su proveedor de salud sobre la medicina complementaria y alternativa

Cuando los pacientes están tomando en cuenta los tratamientos complementarios y alternativos, deben hacer las siguientes preguntas a su proveedor de atención de la salud:

  • ¿Qué efectos secundarios se pueden esperar?
  • ¿Cuáles son los riesgos relacionados con este tratamiento?
  • ¿Los beneficios son mayores que los riesgos?
  • ¿Qué beneficios se deben esperar de este tratamiento?
  • ¿El tratamiento puede interferir con el tratamiento convencional?
  • ¿Este tratamiento es parte de un ensayo clínico?
  • De ser así, ¿quién patrocina este ensayo?
  • ¿Mi seguro cubre este tratamiento?

Información adicional

El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral (NCCIH)

El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral (NCCIH) de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) facilita la investigación y evaluación de las prácticas complementarias y alternativas y ofrece información acerca de una variedad de enfoques para los profesionales de la salud y el público en general.

  • Centro de Información del NCCIH
  • Post Office Box 7923 Gaithersburg, MD 20898-7923
  • Teléfono: 1-888-644-6226 (línea gratuita)
  • TTY (para personas sordas o con dificultades auditivas): 1-866-464-3615
  • E-mail: info@nccih.nih.gov
  • Portal de Internet: https://nccih.nih.gov/health/espanol

Medicina complementaria y alternativa en PubMed

El NCCIH y la Biblioteca Nacional de Medicina (NLM) de los NIH crearon juntos CAM on PubMed (disponible en inglés), una herramienta de búsqueda gratuita y fácil de usar para encontrar citas de revistas científicas sobre medicina complementaria y alternativa. CAM on PubMed es un subgrupo de la base de datos bibliográficos PubMed de la NLM que cuenta con más de 230 000 referencias y resúmenes de artículos sobre medicina complementaria y alternativa publicados en revistas científicas. Esta base de datos también tiene enlaces a las páginas de Internet de más de 1800 revistas, lo que ofrece a los usuarios acceso a los artículos completos. (Es posible que deba pagar una suscripción u otro cargo para leer los artículos completos).

Oficina de Medicina Complementaria y Alternativa para el Cáncer

La Oficina de Medicina Complementaria y Alternativa para el Cáncer (OCCAM) del NCI coordina las actividades del NCI en el área de la medicina complementaria y alternativa (MCA). La OCCAM fomenta la investigación sobre la MCA para el cáncer y ofrece información a los profesionales de la salud y al público en general en el portal de Internet del NCI (disponible solo en inglés).

Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (NCI)

En los Estados Unidos, llame a la línea gratuita del Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI: 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER) de lunes a viernes, de 8:00 a. m. a 8:00 p. m. Un especialista capacitado en información sobre el cáncer estará disponible para contestar sus preguntas.

Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) reglamenta los medicamentos y los dispositivos médicos para asegurar que sean inocuos y eficaces.

  • Food and Drug Administration
  • 10903 New Hampshire Avenue
  • Silver Spring, MD 20993
  • Teléfono: 1-888-463-6332 (línea gratuita)
  • Portal de Internet: http://www.fda.gov

Comisión Federal de Comercio

La Comisión Federal de Comercio (FTC) hace cumplir las leyes de protección al consumidor. Las siguientes son algunas de las publicaciones disponibles de este organismo:

  • Cuidando su Salud: Fuentes de Información sobre Productos y Servicios para la Salud
  • Fraudulent Health Claims: Don’t Be Fooled
  • Consumer Response Center
  • Federal Trade Commission
  • 600 Pennsylvania Avenue, NW
  • Washington, DC 20580
  • Teléfono: 1-877-382-4357 (1-877-FTC-HELP) (línea gratuita)
  • TTY (para personas sordas o con dificultades auditivas): 202-326-2502
  • Portal de Internet: http://www.ftc.gov/es
  • Actualización: 10 de noviembre de 2017

La mayor parte del texto que se encuentra en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer puede copiarse o usarse con toda libertad. Se deberá dar crédito al Instituto Nacional del Cáncer como fuente de esta información e incluir un enlace a esta página, p. ej., “Cáncer de próstata, nutrición y suplementos alimentarios (PDQ®)–Versión para pacientes fue publicado originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Por favor, tenga en cuenta que los artículos del blog que están escritos por individuos fuera del gobierno pueden pertenecer al escritor, y el material gráfico puede pertenecer a su creador. En tales casos, es necesario ponerse en contacto con el escritor, con los artistas o con el editor para obtener su autorización para poder usarlo.

Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.