Cannabis y canabinoides (PDQ®)–Versión para profesionales de salud

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Aspectos generales

Este sumario de información sobre cáncer proporciona una visión general de la utilidad del Cannabis y sus componentes como tratamiento para personas con síntomas relacionados con el cáncer, causados por la enfermedad misma o su tratamiento.

Este sumario contiene la siguiente información clave:

  • El Cannabis se ha utilizado con propósitos medicinales durante miles de años.
  • Por ley federal, la posesión de Cannabis es ilegal en los Estados Unidos, excepto en entornos de investigación autorizados; sin embargo, un número creciente de estados, territorios y el Distrito de Columbia establecieron leyes para legalizar su consumo medicinal.
  • La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado Cannabis como tratamiento para el cáncer o cualquier otra afección.
  • Los componentes químicos de Cannabis, que se llaman canabinoides, activan determinados receptores en todo el cuerpo para producir efectos farmacológicos; en particular, en el sistema nervioso central y el sistema inmunitario.
  • Los canabinoides de venta comercial, como el dronabinol y la nabilona, son fármacos aprobados para el tratamiento de los efectos secundarios relacionados con el cáncer.
  • Los canabinoides pueden ofrecer beneficios para el tratamiento de los efectos secundarios relacionados con el cáncer.

Muchos de los términos médicos y científicos en este sumario tienen un enlace al Diccionario de cáncer del NCI la primera vez que se mencionan en cada sección. Este diccionario se orienta a personas sin conocimientos especializados. Al pulsar sobre un término con un enlace, aparece la definición en una ventana separada.

Las referencias bibliográficas citadas en los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ pueden tener enlaces a otros sitios de Internet gestionados por individuos u organizaciones con el propósito de comercializar o promover el uso de tratamientos o productos específicos. Estas referencias bibliográficas se ofrecen solo con fines informativos. Su inclusión no se debe interpretar como aprobación del contenido de las páginas de Internet ni de ningún tratamiento o producto por parte del Consejo editorial del PDQ sobre terapias integrales, alternativas y complementarias, o del Instituto Nacional del Cáncer.

Información general

El Cannabis , que también se conoce como marihuana, es originario de Asia Central, pero en la actualidad se cultiva en todo el mundo. En los Estados Unidos, es una sustancia controlada y se clasifica como sustancia de la lista I (una droga con un potencial adictivo elevado y sin utilidad médica aceptada hoy en día). La planta de Cannabis produce una resina que contiene compuestos psicoactivos llamados canabinoides, además de otros compuestos de origen vegetal, como los terpenos y los flavonoides. La concentración más alta de canabinoides se encuentra en las flores femeninas de la planta.[1] Los ensayos clínicos sobre el Cannabis medicinal son limitados. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos no ha aprobado el uso de Cannabis como tratamiento de ninguna afección. Para llevar a cabo una investigación clínica farmacológica en los Estados Unidos, los investigadores deben presentar una solicitud de medicamento nuevo experimental (IND) a la FDA, obtener una autorización de la lista I de la Administración para el Control de Drogas (DEA) de los Estados Unidos y una autorización del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA).

Los posibles beneficios del Cannabis medicinal para personas afectadas por un cáncer incluyen efectos antieméticos, estimulación del apetito, alivio del dolor y mejoría del sueño.[2] Aunque hay pocas encuestas pertinentes de tendencias en la práctica médica, parece que los médicos que atienden a pacientes de cáncer en los Estados Unidos que recomiendan el Cannabis medicinal, lo hacen sobre todo para tratar síntomas.[3] Un número creciente de pacientes pediátricos buscan aliviar síntomas mediante el tratamiento con Cannabis o canabinoides, aunque los estudios son limitados.[4] La American Academy of Pediatrics no avala el uso de Cannabis y canabinoides debido a preocupaciones sobre el desarrollo encefálico.

Los canabinoides pertenecen a un grupo de compuestos terpenofenólicos que se encuentran en especies de Cannabis (por ejemplo, Cannabis sativa L.). En este sumario, se revisará la función del Cannabis y los canabinoides en el tratamiento de las personas con cáncer y de los efectos secundarios relacionados con la enfermedad o el tratamiento.

Bibliografía
  1. Adams IB, Martin BR: Cannabis: pharmacology and toxicology in animals and humans. Addiction 91 (11): 1585-614, 1996. [PUBMED Abstract]
  2. Abrams DI: Integrating cannabis into clinical cancer care. Curr Oncol 23 (2): S8-S14, 2016. [PUBMED Abstract]
  3. Doblin RE, Kleiman MA: Marijuana as antiemetic medicine: a survey of oncologists' experiences and attitudes. J Clin Oncol 9 (7): 1314-9, 1991. [PUBMED Abstract]
  4. Sallan SE, Cronin C, Zelen M, et al.: Antiemetics in patients receiving chemotherapy for cancer: a randomized comparison of delta-9-tetrahydrocannabinol and prochlorperazine. N Engl J Med 302 (3): 135-8, 1980. [PUBMED Abstract]

Antecedentes

El consumo de Cannabis con propósitos medicinales se remonta por lo menos a 3000 años.[1-5] W.B. O’Shaughnessy, un cirujano que aprendió sobre sus propiedades medicinales mientras trabajaba en India para la British East India Company, la introdujo en el entorno de la medicina occidental en 1839. Su consumo se promovió por la notificación de sus efectos analgésicos, sedantes, antiinflamatorios, antiespasmódicos y anticonvulsivos.

En 1937, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos introdujo la Marihuana Tax Act. Esta ley impuso un gravamen de $1 por onza para el consumo medicinal de Cannabis y de $100 por onza para uso extramédico. Los médicos de los Estados Unidos fueron los oponentes principales de la ley. La American Medical Association (AMA) se opuso a la ley porque exigía que los médicos pagaran un impuesto especial para recetar Cannabis, que usaran formularios de pedidos especiales para procurarlo y mantuvieran registros especiales en cuanto a su uso profesional. Además, la AMA creía que no había pruebas objetivas de que Cannabis fuera dañino y que la aprobación de la ley impediría realizar nuevas investigaciones para determinar su valor medicinal.[6] En 1942, el Cannabis se excluyó de la farmacopea de los Estados Unidos debido a las inquietudes persistentes en cuanto a su potencial dañino.[2,3]

En 1951, el Congreso aprobó la Boggs Act, que por primera vez incluyó el Cannabis con las drogas de tipo narcótico. En 1970, con la aprobación de la Controlled Substances Act, el Congreso clasificó la marihuana como droga de la lista I. En los Estados Unidos, las drogas en la lista I se distinguen por no tener en la actualidad una utilidad medicinal aceptada. Otras sustancias incluidas en la lista I son la heroína, la LSD, la mezcalina y la metacualona.

A pesar de su denominación de que no tiene utilidad medicinal, el gobierno de los Estados Unidos distribuyó Cannabis a pacientes según la revisión de cada caso específico de acuerdo con lo dispuesto en el programa Compassionate Use Investigational New Drug establecido en 1978. La distribución de Cannabis a nuevos pacientes en este programa terminó en 1992.[1-4] Aunque la ley federal prohíbe el uso de Cannabis, en la Figura 1 más abajo se muestran los estados y territorios en los que se legalizó el Cannabis con fines médicos. En otros estados se legalizó solo un ingrediente del Cannabis, como el canabidiol (CBD), y estos estados no se incluyen en el mapa. Algunas de las leyes sobre la marihuana médica son más amplias que otras, y hay variaciones entre los estados en cuanto al tipo de afecciones para las que se permite dicho tratamiento.

Ampliar Mapa que muestra los estados y territorios en los Estados Unidos que han aprobado el uso terapéutico del Cannabis.
Figura 1. Mapa de Cannabis

El principal componente psicoactivo del Cannabis se identificó como Δ-9-tetrahidrocanabinol (THC). En 1986, un isómero del THC-Δ-9 sintético presente en el aceite de sésamo se autorizó y aprobó para el tratamiento de las náuseas y los vómitos causados por la quimioterapia con el nombre genérico dronabinol. En ensayos clínicos, se determinó que el dronabinol era tan eficaz o mejor que los otros antieméticos disponibles en ese momento.[7] Al final de la década de 1980, el dronabinol también se estudió por su capacidad de estimular el aumento de peso en pacientes de SIDA. En consecuencia, en 1992 se expandieron las indicaciones para incluir el tratamiento de la anorexia relacionada con la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana. En los resultados de ensayos clínicos no se observó aumento de peso estadísticamente significativo, aunque los pacientes informaron una mejoría del apetito.[8,9] Otro canabinoide importante presente en el Cannabis es el CBD.[10] Este es un canabinoide sin efectos psicoactivos que es análogo del THC.

En décadas recientes, se han analizado las características neurobiológicas de los canabinoides.[11-14] El primer receptor de canabinoides, CB1, se identificó en el cerebro en 1988. El segundo receptor de canabinoides, CB2, se identificó en 1993. La expresión más alta de los receptores CB2 se ubica en los linfocitos B y en los linfocitos citolíticos naturales, lo que sugiere una posible función en la inmunidad. Se identificaron canabinoides endógenos (endocanabinoides) que parecen cumplir una función en la modulación del dolor, el control del movimiento, la conducta de alimentación, el estado de ánimo, el crecimiento óseo, la inflamación, la neuroprotección y la memoria.[15]

El nabiximols (Sativex), un extracto de Cannabis con una proporción 1:1 de THC:CBD, está aprobado en el Canadá (bajo la Notice of Compliance with Conditions) para el alivio de los síntomas del dolor en el caso del cáncer en estadio avanzado y la esclerosis múltiple.[16] Canadá, Nueva Zelanda y algunos otros países europeos también aprobaron el nabiximols para la espasticidad que causa la esclerosis múltiple, un síntoma habitual que incluye rigidez muscular, movilidad reducida y dolor, cuyo tratamiento disponible es insatisfactorio.

Bibliografía
  1. Abel EL: Marihuana, The First Twelve Thousand Years. New York: Plenum Press, 1980. Also available online. Last accessed October 18, 2017.
  2. Joy JE, Watson SJ, Benson JA, eds.: Marijuana and Medicine: Assessing the Science Base. Washington, DC: National Academy Press, 1999. Also available online. Last accessed October 18, 2017.
  3. Mack A, Joy J: Marijuana As Medicine? The Science Beyond the Controversy. Washington, DC: National Academy Press, 2001. Also available online. Last accessed October 18, 2017.
  4. Booth M: Cannabis: A History. New York, NY: St Martin's Press, 2003.
  5. Russo EB, Jiang HE, Li X, et al.: Phytochemical and genetic analyses of ancient cannabis from Central Asia. J Exp Bot 59 (15): 4171-82, 2008. [PUBMED Abstract]
  6. Schaffer Library of Drug Policy: The Marihuana Tax Act of 1937: Taxation of Marihuana. Washington, DC: House of Representatives, Committee on Ways and Means, 1937. Available online. Last accessed October 18, 2017.
  7. Sallan SE, Zinberg NE, Frei E 3rd: Antiemetic effect of delta-9-tetrahydrocannabinol in patients receiving cancer chemotherapy. N Engl J Med 293 (16): 795-7, 1975. [PUBMED Abstract]
  8. Gorter R, Seefried M, Volberding P: Dronabinol effects on weight in patients with HIV infection. AIDS 6 (1): 127, 1992. [PUBMED Abstract]
  9. Beal JE, Olson R, Laubenstein L, et al.: Dronabinol as a treatment for anorexia associated with weight loss in patients with AIDS. J Pain Symptom Manage 10 (2): 89-97, 1995. [PUBMED Abstract]
  10. Adams R, Hunt M, Clark JH: Structure of cannabidiol: a product isolated from the marihuana extract of Minnesota wild hemp. J Am Chem Soc 62 (1): 196-200, 1940. Also available online. Last accessed October 18, 2017.
  11. Devane WA, Dysarz FA 3rd, Johnson MR, et al.: Determination and characterization of a cannabinoid receptor in rat brain. Mol Pharmacol 34 (5): 605-13, 1988. [PUBMED Abstract]
  12. Devane WA, Hanus L, Breuer A, et al.: Isolation and structure of a brain constituent that binds to the cannabinoid receptor. Science 258 (5090): 1946-9, 1992. [PUBMED Abstract]
  13. Pertwee RG, Howlett AC, Abood ME, et al.: International Union of Basic and Clinical Pharmacology. LXXIX. Cannabinoid receptors and their ligands: beyond CB₁ and CB₂. Pharmacol Rev 62 (4): 588-631, 2010. [PUBMED Abstract]
  14. Felder CC, Glass M: Cannabinoid receptors and their endogenous agonists. Annu Rev Pharmacol Toxicol 38: 179-200, 1998. [PUBMED Abstract]
  15. Pacher P, Bátkai S, Kunos G: The endocannabinoid system as an emerging target of pharmacotherapy. Pharmacol Rev 58 (3): 389-462, 2006. [PUBMED Abstract]
  16. Howard P, Twycross R, Shuster J, et al.: Cannabinoids. J Pain Symptom Manage 46 (1): 142-9, 2013. [PUBMED Abstract]

Estudios preclínicos de laboratorio o con animales

Los canabinoides son un grupo de compuestos terpenofenólicos con 21 carbonos que solo las especies de Cannabis producen (por ejemplo, Cannabis sativa L.).[1,2] Estos compuestos derivados de plantas se pueden denominar fitocanabinoides. Aunque el Δ-9-tetrahidrocanabinol (THC) es el ingrediente psicoactivo principal, otros compuestos conocidos con actividad biológica son el canabinol, el canabidiol (CBD), el canabicromeno, el canabigerol, la tetrahidrocanabivarina y el THC-Δ-8. Se piensa que CBD, en particular, tiene una actividad analgésica, antiinflamatoria y ansiolítica significativas sin el efecto psicoactivo (efecto de estupefaciente) del THC-Δ-9.

Efectos antitumorales

En un estudio en ratones y ratas, se indicó que los canabinoides pueden tener un efecto protector contra la presentación de ciertos tipos de tumores.[3] Durante los 2 años del estudio, los grupos de ratones y ratas recibieron distintas dosis de THC mediante administración por sonda. En los ratones, se observó una disminución, relacionada con la dosis, de la incidencia de tumores tipo adenoma hepático y de carcinoma hepatocelular (CHC). También se observó en las ratas disminución de la incidencia de tumores benignos (pólipos y adenomas) en otros órganos (glándula mamaria, útero, hipófisis, testículos y páncreas). En otro estudio, se encontró que TCH Δ-9, TCH Δ-8 y canabinol inhiben el crecimiento in vitro e in vivo de las células de Lewis en el adenocarcinoma de pulmón.[4] Además, se ha observado que otros tumores son sensibles a la inhibición del crecimiento inducido por un canabinoide.[5-8]

Los canabinoides pueden causar efectos antitumorales mediante varios mecanismos, como la inducción de la muerte celular, la inhibición de la multiplicación celular y la inhibición de la invasión por angiogénesis tumoral y las metástasis.[9-12] En dos revisiones, se resumieron los mecanismos de acción molecular de los canabinoides como sustancias antitumorales.[13,14] Los canabinoides parecen destruir las células tumorales pero no afectan sus contrapartes no transformadas y hasta pueden protegerlas de la muerte celular. Por ejemplo, se observó que esos compuestos inducen la apoptosis en las células de glioma en cultivo e inducen la regresión de los tumores de glioma en ratones y ratas, mientras protegen las células gliales normales de linaje astroglial y oligodendroglial de la apoptosis mediada por un receptor de CB1.[9]

En el entorno del CHC, se estudiaron los efectos del TCH Δ-9 y un agonista sintético del receptor CB2.[15] Ambas sustancias redujeron la viabilidad de las células de CHC in vitro y demostraron efectos antitumorales en xenoinjertos subcutáneos en ratones lampiños con CHC. En las investigaciones, se documentó que los efectos contra el CHC están mediados por vía del receptor CB2. De modo similar a los hallazgos en las células de glioma, se observó que los canabinoides desencadenan la muerte celular a través de la estimulación de una vía de estrés del retículo endoplasmático que activa la autofagia y promueve la apoptosis. En otras investigaciones, se confirmó que los receptores CB1 y CB2 pueden ser blancos posibles en el carcinoma de células no pequeñas de pulmón [16] y el cáncer de mama.[17]

En un estudio in vitro sobre el efecto de CBD en la muerte celular programada de líneas celulares de cáncer de mama, se encontró que CBD indujo la muerte celular programada, independientemente de los receptores CB1, CB2 o los receptores vaniloides. El CBD inhibió la supervivencia tanto de las líneas celulares de cáncer de mama con receptor de estrógeno positivo como aquellas con receptor de estrógeno negativo mediante la inhibición de la apoptosis, de modo dependiente de la concentración y, al mismo tiempo, con poco efecto en las células mamarias no oncógenas.[18] También se observó en otros estudios el efecto antitumoral de los canabinoides (es decir, CBD y THC) en modelos preclínicos de cáncer de mama.[19,20]

También se demostró que CDB ejerce un efecto quimioprofiláctico en un modelo murino de cáncer de colon.[21] En este sistema experimental, el azoximetano aumentó las lesiones premalignas y malignas en el colon murino. Los animales tratados con azoximetano y CBD simultáneos estuvieron protegidos de la presentación de lesiones premalignas y malignas. En experimentos in vitro con líneas celulares de cáncer colorrectal, los investigadores hallaron que CBD protegía el ADN contra el daño oxidativo, aumentaba las concentraciones de endocanabinoides y reducía la proliferación celular. En un estudio posterior, los investigadores encontraron que el efecto antiproliferativo de CDB fue contrarrestado por antagonistas selectivos de los receptores CB1, pero no de los receptores CB2, lo que indica una participación de los receptores CB1.[22]

En otra investigación de los efectos antitumorales de CDB, se examinó la función de la molécula de adhesión intercelular-1 (ICAM-1).[12] Se notificó que la expresión de ICAM-1 se correlaciona negativamente con la metástasis del cáncer. En las líneas celulares del cáncer de pulmón, el CDB produjo un aumento regulado de ICAM-1, lo que lleva a la disminución de la infiltración de las células cancerosas.

En un modelo in vivo de ratones con inmunodeficiencia combinada grave, se generaron tumores subcutáneos mediante la inoculación de los animales con líneas celulares de carcinoma de pulmón de células no pequeñas humano.[23] El crecimiento tumoral se inhibió en 60 % de los ratones tratados con THC en comparación con los ratones de control tratados con vehículo. Los especímenes tumorales revelaron que THC tuvo efectos antiangiogénicos y antiproliferativos. Sin embargo, la investigación con modelos de tumores murinos inmunocompetentes demostró inmunodepresión y aumento del crecimiento tumoral en ratones tratados con THC.[24,25]

Además, se han estudiado tanto los fitocanabinoides como los canabinoides endógenos por los efectos antiinflamatorios. En un estudio de ratones se demostró que la señalización del sistema canabinoide endógeno es probable que proporcione una protección intrínseca contra la inflamación del colon.[26] Como resultado, se formuló la hipótesis de que los fitocanabinoides y endocanabinoides pueden ser útiles en la reducción del riesgo y en el tratamiento del cáncer colorrectal.[27-30]

El CDB también puede aumentar la absorción de fármacos citotóxicos en las células malignas. Se observó que la activación del potencial receptor transitorio, subfamilia vaniloide, tipo 2 (TRPV2) inhibe la proliferación de células de glioblastoma multiforme humano y supera la resistencia a la carmustina quimioterapéutica.[31] En un estudio se observó que la administración simultánea de THC y CBD comparada con monoterapia indujo mayor actividad antiproliferativa en una evaluación in vitro con múltiples líneas celulares humanas de glioblastoma multiforme.[32] En un modelo in vitro, CDB aumentó la activación de TRPV2 y aumentó la captación de fármacos citotóxicos; lo que produjo apoptosis de las células de glioma sin que se afectaran los astrocitos humanos normales. Esto indica que la administración conjunta de CDB y citotóxicos puede aumentar la captación del fármaco y potenciar la muerte celular de las células de glioma humano. Además, CDB junto con THC pueden aumentar la actividad antitumoral de los fármacos quimioterapéuticos clásicos, tales como la temozolomida en algunos modelos murinos de cáncer.[13,33]

Efectos antieméticos

En investigaciones preclínicas, se indicó que los endocanabinoides controlan de manera tónica las vías eméticas. Se piensa que los efectos antieméticos de los canabinoides están mediados por la interacción con el receptor 5-hidroxitriptamina 3 (5-HT3). Los receptores CB1 y 5-HT3 se ubican juntos en las neuronas gabaérgicas (GABA: ácido γ-aminobutírico), en donde tienen efectos opuestos a la liberación de GABA.[34] También puede darse inhibición directa de las corrientes iónicas de compuerta del 5-HT3 mediante vías diferentes a los receptores CB1. Se ha observado que los antagonistas del receptor CB1 inducen emesis en la musaraña enana, mientras que los agonistas canabinoides la revierten.[35] Se mostró que el receptor CB1 participa en la prevención de la emesis por la capacidad de los antagonistas de CB1 de revertir los efectos de THC y de otros canabinoides sintéticos, que son agonistas de CB1, de contener el vómito causado por el cisplatino en la musaraña casera y por el cloruro de litio en la musaraña enana. En este último modelo, también se observó eficacia del CBD.[36,37]

Estimulación del apetito

En muchos estudios con animales se mostró previamente que el THC-Δ-9 y otros canabinoides tienen un efecto estimulante sobre el apetito y que aumenta la ingesta de alimentos. Se cree que el sistema endógeno de canabinoides puede servir como regulador del comportamiento alimentario. El canabinoide endógeno anandamida produce un aumento intenso del apetito en los ratones.[38] Por otra parte, los receptores de CB1 en el hipotálamo pueden participar en los aspectos de motivación o recompensa de la alimentación.[39]

Analgesia

La comprensión de los mecanismos de la analgesia inducida por los canabinoides ha aumentado mediante el estudio de los receptores canabinoides, los endocanabinoides, y los agonistas y antagonistas sintéticos. Los canabinoides producen analgesia mediante mecanismos de acción supraespinales, espinales y periféricos, que actúan en vías de dolor ascendentes y descendentes.[40] El receptor CB1 se encuentra tanto en el sistema nervioso central (SNC) como en las terminaciones de los nervios periféricos. De modo similar a los receptores de opioides, se encuentran concentraciones altas del receptor CB1 en las regiones del cerebro que regulan el procesamiento nocioceptivo.[41] Los receptores CB2, que se encuentra predominantemente en el tejido periférico, tienen concentraciones muy bajas en el SNC. Con la formulación de antagonistas de receptores específicos, se ha obtenido información adicional acerca de las funciones de los receptores y los canabinoides endógenos en la modulación del dolor.[42,43]

Los canabinoides también pueden contribuir a la modulación del dolor a través de un mecanismo antiinflamatorio; se describió un efecto en CB2 de los canabinoides que al actuar sobre los receptores de mastocitos atenúa la liberación de sustancia inflamatorias, como la histamina y la serotonina, y en los queratinocitos mejoran la liberación de analgésicos opioides.[44-46] En un estudio, se informó que la eficacia de los agonistas sintéticos de los receptores CB1 y CB2 fue comparable con la eficacia de la morfina en un modelo murino de dolor tumoral.[47]

Se ha observado que los canabinoides previenen la neuropatía causada por la quimioterapia en modelos de animales expuestos a paclitaxel, vincristina o cisplatino.[48-50]

Ansiedad y sueño

Se piensa que el sistema endocanabinoide cumple una función esencial en la regulación del estado de ánimo y en la extinción de memorias aversivas. En los estudios con animales se observó que el CBD tiene propiedades ansiolíticas. En las ratas, se observó que estas propiedades ansiolíticas están mediadas por mecanismos desconocidos.[51] En múltiples modelos animales se han observado efectos ansiolíticos del CBD.[52,53]

El sistema de endocanabinoides también ha mostrado que tiene una función importante en la modulación del ciclo de sueño y vigilia de ratas.[54,55]

Bibliografía
  1. Adams IB, Martin BR: Cannabis: pharmacology and toxicology in animals and humans. Addiction 91 (11): 1585-614, 1996. [PUBMED Abstract]
  2. Grotenhermen F, Russo E, eds.: Cannabis and Cannabinoids: Pharmacology, Toxicology, and Therapeutic Potential. Binghamton, NY: The Haworth Press, 2002.
  3. National Toxicology Program: NTP toxicology and carcinogenesis studies of 1-trans-delta(9)-tetrahydrocannabinol (CAS No. 1972-08-3) in F344 rats and B6C3F1 mice (gavage studies). Natl Toxicol Program Tech Rep Ser 446 (): 1-317, 1996. [PUBMED Abstract]
  4. Bifulco M, Laezza C, Pisanti S, et al.: Cannabinoids and cancer: pros and cons of an antitumour strategy. Br J Pharmacol 148 (2): 123-35, 2006. [PUBMED Abstract]
  5. Sánchez C, de Ceballos ML, Gomez del Pulgar T, et al.: Inhibition of glioma growth in vivo by selective activation of the CB(2) cannabinoid receptor. Cancer Res 61 (15): 5784-9, 2001. [PUBMED Abstract]
  6. McKallip RJ, Lombard C, Fisher M, et al.: Targeting CB2 cannabinoid receptors as a novel therapy to treat malignant lymphoblastic disease. Blood 100 (2): 627-34, 2002. [PUBMED Abstract]
  7. Casanova ML, Blázquez C, Martínez-Palacio J, et al.: Inhibition of skin tumor growth and angiogenesis in vivo by activation of cannabinoid receptors. J Clin Invest 111 (1): 43-50, 2003. [PUBMED Abstract]
  8. Blázquez C, González-Feria L, Alvarez L, et al.: Cannabinoids inhibit the vascular endothelial growth factor pathway in gliomas. Cancer Res 64 (16): 5617-23, 2004. [PUBMED Abstract]
  9. Guzmán M: Cannabinoids: potential anticancer agents. Nat Rev Cancer 3 (10): 745-55, 2003. [PUBMED Abstract]
  10. Blázquez C, Casanova ML, Planas A, et al.: Inhibition of tumor angiogenesis by cannabinoids. FASEB J 17 (3): 529-31, 2003. [PUBMED Abstract]
  11. Vaccani A, Massi P, Colombo A, et al.: Cannabidiol inhibits human glioma cell migration through a cannabinoid receptor-independent mechanism. Br J Pharmacol 144 (8): 1032-6, 2005. [PUBMED Abstract]
  12. Ramer R, Bublitz K, Freimuth N, et al.: Cannabidiol inhibits lung cancer cell invasion and metastasis via intercellular adhesion molecule-1. FASEB J 26 (4): 1535-48, 2012. [PUBMED Abstract]
  13. Velasco G, Sánchez C, Guzmán M: Towards the use of cannabinoids as antitumour agents. Nat Rev Cancer 12 (6): 436-44, 2012. [PUBMED Abstract]
  14. Cridge BJ, Rosengren RJ: Critical appraisal of the potential use of cannabinoids in cancer management. Cancer Manag Res 5: 301-13, 2013. [PUBMED Abstract]
  15. Vara D, Salazar M, Olea-Herrero N, et al.: Anti-tumoral action of cannabinoids on hepatocellular carcinoma: role of AMPK-dependent activation of autophagy. Cell Death Differ 18 (7): 1099-111, 2011. [PUBMED Abstract]
  16. Preet A, Qamri Z, Nasser MW, et al.: Cannabinoid receptors, CB1 and CB2, as novel targets for inhibition of non-small cell lung cancer growth and metastasis. Cancer Prev Res (Phila) 4 (1): 65-75, 2011. [PUBMED Abstract]
  17. Nasser MW, Qamri Z, Deol YS, et al.: Crosstalk between chemokine receptor CXCR4 and cannabinoid receptor CB2 in modulating breast cancer growth and invasion. PLoS One 6 (9): e23901, 2011. [PUBMED Abstract]
  18. Shrivastava A, Kuzontkoski PM, Groopman JE, et al.: Cannabidiol induces programmed cell death in breast cancer cells by coordinating the cross-talk between apoptosis and autophagy. Mol Cancer Ther 10 (7): 1161-72, 2011. [PUBMED Abstract]
  19. Caffarel MM, Andradas C, Mira E, et al.: Cannabinoids reduce ErbB2-driven breast cancer progression through Akt inhibition. Mol Cancer 9: 196, 2010. [PUBMED Abstract]
  20. McAllister SD, Murase R, Christian RT, et al.: Pathways mediating the effects of cannabidiol on the reduction of breast cancer cell proliferation, invasion, and metastasis. Breast Cancer Res Treat 129 (1): 37-47, 2011. [PUBMED Abstract]
  21. Aviello G, Romano B, Borrelli F, et al.: Chemopreventive effect of the non-psychotropic phytocannabinoid cannabidiol on experimental colon cancer. J Mol Med (Berl) 90 (8): 925-34, 2012. [PUBMED Abstract]
  22. Romano B, Borrelli F, Pagano E, et al.: Inhibition of colon carcinogenesis by a standardized Cannabis sativa extract with high content of cannabidiol. Phytomedicine 21 (5): 631-9, 2014. [PUBMED Abstract]
  23. Preet A, Ganju RK, Groopman JE: Delta9-Tetrahydrocannabinol inhibits epithelial growth factor-induced lung cancer cell migration in vitro as well as its growth and metastasis in vivo. Oncogene 27 (3): 339-46, 2008. [PUBMED Abstract]
  24. Zhu LX, Sharma S, Stolina M, et al.: Delta-9-tetrahydrocannabinol inhibits antitumor immunity by a CB2 receptor-mediated, cytokine-dependent pathway. J Immunol 165 (1): 373-80, 2000. [PUBMED Abstract]
  25. McKallip RJ, Nagarkatti M, Nagarkatti PS: Delta-9-tetrahydrocannabinol enhances breast cancer growth and metastasis by suppression of the antitumor immune response. J Immunol 174 (6): 3281-9, 2005. [PUBMED Abstract]
  26. Massa F, Marsicano G, Hermann H, et al.: The endogenous cannabinoid system protects against colonic inflammation. J Clin Invest 113 (8): 1202-9, 2004. [PUBMED Abstract]
  27. Patsos HA, Hicks DJ, Greenhough A, et al.: Cannabinoids and cancer: potential for colorectal cancer therapy. Biochem Soc Trans 33 (Pt 4): 712-4, 2005. [PUBMED Abstract]
  28. Liu WM, Fowler DW, Dalgleish AG: Cannabis-derived substances in cancer therapy--an emerging anti-inflammatory role for the cannabinoids. Curr Clin Pharmacol 5 (4): 281-7, 2010. [PUBMED Abstract]
  29. Malfitano AM, Ciaglia E, Gangemi G, et al.: Update on the endocannabinoid system as an anticancer target. Expert Opin Ther Targets 15 (3): 297-308, 2011. [PUBMED Abstract]
  30. Sarfaraz S, Adhami VM, Syed DN, et al.: Cannabinoids for cancer treatment: progress and promise. Cancer Res 68 (2): 339-42, 2008. [PUBMED Abstract]
  31. Nabissi M, Morelli MB, Santoni M, et al.: Triggering of the TRPV2 channel by cannabidiol sensitizes glioblastoma cells to cytotoxic chemotherapeutic agents. Carcinogenesis 34 (1): 48-57, 2013. [PUBMED Abstract]
  32. Marcu JP, Christian RT, Lau D, et al.: Cannabidiol enhances the inhibitory effects of delta9-tetrahydrocannabinol on human glioblastoma cell proliferation and survival. Mol Cancer Ther 9 (1): 180-9, 2010. [PUBMED Abstract]
  33. Torres S, Lorente M, Rodríguez-Fornés F, et al.: A combined preclinical therapy of cannabinoids and temozolomide against glioma. Mol Cancer Ther 10 (1): 90-103, 2011. [PUBMED Abstract]
  34. Pacher P, Bátkai S, Kunos G: The endocannabinoid system as an emerging target of pharmacotherapy. Pharmacol Rev 58 (3): 389-462, 2006. [PUBMED Abstract]
  35. Darmani NA: Delta(9)-tetrahydrocannabinol and synthetic cannabinoids prevent emesis produced by the cannabinoid CB(1) receptor antagonist/inverse agonist SR 141716A. Neuropsychopharmacology 24 (2): 198-203, 2001. [PUBMED Abstract]
  36. Darmani NA: Delta-9-tetrahydrocannabinol differentially suppresses cisplatin-induced emesis and indices of motor function via cannabinoid CB(1) receptors in the least shrew. Pharmacol Biochem Behav 69 (1-2): 239-49, 2001 May-Jun. [PUBMED Abstract]
  37. Parker LA, Kwiatkowska M, Burton P, et al.: Effect of cannabinoids on lithium-induced vomiting in the Suncus murinus (house musk shrew). Psychopharmacology (Berl) 171 (2): 156-61, 2004. [PUBMED Abstract]
  38. Mechoulam R, Berry EM, Avraham Y, et al.: Endocannabinoids, feeding and suckling--from our perspective. Int J Obes (Lond) 30 (Suppl 1): S24-8, 2006. [PUBMED Abstract]
  39. Fride E, Bregman T, Kirkham TC: Endocannabinoids and food intake: newborn suckling and appetite regulation in adulthood. Exp Biol Med (Maywood) 230 (4): 225-34, 2005. [PUBMED Abstract]
  40. Baker D, Pryce G, Giovannoni G, et al.: The therapeutic potential of cannabis. Lancet Neurol 2 (5): 291-8, 2003. [PUBMED Abstract]
  41. Walker JM, Hohmann AG, Martin WJ, et al.: The neurobiology of cannabinoid analgesia. Life Sci 65 (6-7): 665-73, 1999. [PUBMED Abstract]
  42. Meng ID, Manning BH, Martin WJ, et al.: An analgesia circuit activated by cannabinoids. Nature 395 (6700): 381-3, 1998. [PUBMED Abstract]
  43. Walker JM, Huang SM, Strangman NM, et al.: Pain modulation by release of the endogenous cannabinoid anandamide. Proc Natl Acad Sci U S A 96 (21): 12198-203, 1999. [PUBMED Abstract]
  44. Facci L, Dal Toso R, Romanello S, et al.: Mast cells express a peripheral cannabinoid receptor with differential sensitivity to anandamide and palmitoylethanolamide. Proc Natl Acad Sci U S A 92 (8): 3376-80, 1995. [PUBMED Abstract]
  45. Ibrahim MM, Porreca F, Lai J, et al.: CB2 cannabinoid receptor activation produces antinociception by stimulating peripheral release of endogenous opioids. Proc Natl Acad Sci U S A 102 (8): 3093-8, 2005. [PUBMED Abstract]
  46. Richardson JD, Kilo S, Hargreaves KM: Cannabinoids reduce hyperalgesia and inflammation via interaction with peripheral CB1 receptors. Pain 75 (1): 111-9, 1998. [PUBMED Abstract]
  47. Khasabova IA, Gielissen J, Chandiramani A, et al.: CB1 and CB2 receptor agonists promote analgesia through synergy in a murine model of tumor pain. Behav Pharmacol 22 (5-6): 607-16, 2011. [PUBMED Abstract]
  48. Ward SJ, McAllister SD, Kawamura R, et al.: Cannabidiol inhibits paclitaxel-induced neuropathic pain through 5-HT(1A) receptors without diminishing nervous system function or chemotherapy efficacy. Br J Pharmacol 171 (3): 636-45, 2014. [PUBMED Abstract]
  49. Rahn EJ, Makriyannis A, Hohmann AG: Activation of cannabinoid CB1 and CB2 receptors suppresses neuropathic nociception evoked by the chemotherapeutic agent vincristine in rats. Br J Pharmacol 152 (5): 765-77, 2007. [PUBMED Abstract]
  50. Khasabova IA, Khasabov S, Paz J, et al.: Cannabinoid type-1 receptor reduces pain and neurotoxicity produced by chemotherapy. J Neurosci 32 (20): 7091-101, 2012. [PUBMED Abstract]
  51. Campos AC, Guimarães FS: Involvement of 5HT1A receptors in the anxiolytic-like effects of cannabidiol injected into the dorsolateral periaqueductal gray of rats. Psychopharmacology (Berl) 199 (2): 223-30, 2008. [PUBMED Abstract]
  52. Crippa JA, Zuardi AW, Hallak JE: [Therapeutical use of the cannabinoids in psychiatry]. Rev Bras Psiquiatr 32 (Suppl 1): S56-66, 2010. [PUBMED Abstract]
  53. Guimarães FS, Chiaretti TM, Graeff FG, et al.: Antianxiety effect of cannabidiol in the elevated plus-maze. Psychopharmacology (Berl) 100 (4): 558-9, 1990. [PUBMED Abstract]
  54. Méndez-Díaz M, Caynas-Rojas S, Arteaga Santacruz V, et al.: Entopeduncular nucleus endocannabinoid system modulates sleep-waking cycle and mood in rats. Pharmacol Biochem Behav 107: 29-35, 2013. [PUBMED Abstract]
  55. Pava MJ, den Hartog CR, Blanco-Centurion C, et al.: Endocannabinoid modulation of cortical up-states and NREM sleep. PLoS One 9 (2): e88672, 2014. [PUBMED Abstract]

Estudios clínicos con seres humanos

Aspectos farmacológicos del Cannabis

Cuando se ingiere Cannabis por vía oral, hay una biodisponibilidad oral variable baja (6–20 %).[1,2] Las concentraciones plasmáticas máximas de Δ-9-tetrahidrocanabinol (THC) se producen después de 1 a 6 horas y se mantienen elevadas con una semivida terminal de 20 a 30 horas. Cuando se ingiere por vía oral, el THC-Δ-9 se metaboliza primero en el hígado a 11-OH-THC, un metabolito psicoactivo potente. Los canabinoides inhalados se absorben rápido en el torrente sanguíneo con una concentración máxima en 2 a 10 minutos, que disminuye pronto durante un período de 30 minutos y generan menos metabolitos 11-OH psicoactivos.

Se sabe que los canabinoides interactúan con el sistema enzimático del citocromo P450 hepático.[3,4] En un estudio, se trató a 24 pacientes de cáncer con irinotecán por vía intravenosa (600 mg, n = 12) o docetaxel (180 mg, n = 12), seguidos 3 semanas después por los mismos medicamentos administrados simultáneamente con Cannabis medicinal tomado en forma de té de hierbas durante 15 días consecutivos, comenzando 12 días antes del segundo tratamiento.[4] La administración de Cannabis no influyó significativamente en la exposición y la eliminación de irinotecán o docetaxel, aunque la ruta de administración del té de hierbas puede no reproducir los efectos de la inhalación o la ingestión oral de los canabinoides lipo solubles.

Riesgo de cáncer

En varios estudios se obtuvieron pruebas contradictorias sobre los riesgos de varios tipos de cáncer relacionados con el consumo de Cannabis.

En un análisis conjunto de tres estudios de casos y cohortes de hombres del noroeste de África (430 casos y 778 controles), se observó un aumento significativo del riesgo de cáncer de pulmón entre los fumadores de tabaco que también inhalaron Cannabis.[5]

En un gran estudio retrospectivo de cohorte de 64 855 hombres estadounidenses de 15 a 49 años, se encontró que el consumo de Cannabis no se asoció con cánceres relacionados con el tabaco y una serie de neoplasias malignas comunes. Sin embargo, en el estudio se encontró que, entre los no fumadores de tabaco el hecho de que nunca habían consumido Cannabis se relacionó con un aumento del riesgo de cáncer de próstata.[6]

En un estudio de casos y controles poblacional de 611 pacientes con cáncer de pulmón, se reveló que la exposición crónica baja al Cannabis no se relacionó con un aumento de riesgo de cáncer de pulmón u otros cánceres del tracto aerodigestivo superior, y no encontraron relaciones positivas con ningún tipo de cáncer (oral, de faringe, de laringe, de pulmón o de esófago) al ajustar por factores de confusión como el consumo de cigarrillos.[7]

En una revisión sistemática de evaluación de 19 estudios en los que se examinaron lesiones premalignas o lesiones pulmonares malignas en personas de 18 años o más que inhalaron Cannabis, se llegó a la conclusión de que los estudios de observación no demostraron una relación estadísticamente significativa entre la inhalación de Cannabis y el cáncer de pulmón después de ajustar por el consumo de tabaco.[8]

En los estudios epidemiológicos que examinan una relación entre el consumo de Cannabis y los carcinomas de células escamosas de cabeza y cuello, los resultados también fueron inconsistentes. En un análisis conjunto de nueve estudios de casos y controles del U.S/American International Head and Neck Cancer Epidemiology (INHANCE) Consortium, se incluyó información sobre 1921 casos de cáncer de orofaringe, 356 casos de cáncer de lengua y 7639 controles. En comparación con quienes nunca fumaron Cannabis, los fumadores de Cannabis tenían un riesgo elevado de cánceres de orofaringe y un riesgo reducido de cáncer de lengua. Estos resultados del estudio reflejan tanto los efectos inconsistentes de los canabinoides en la incidencia de cáncer observados en estudios previos e indican que aún queda trabajo por hacer para entender la posible función de la infección por el virus del papiloma humano.[9]

Con la hipótesis de que el consumo crónico de marihuana produce efectos adversos en los sistemas endocrinos y reproductivos humanos, se examinó la relación entre el consumo de Cannabis y la incidencia de tumores de células germinativas testiculares (TCGT).[10-12] En tres estudios poblacionales de casos y controles se informó una relación entre el consumo de Cannabis y el riesgo elevado de TCGT, en especial, de tumores no seminomatosos o de características histológicas mixtas.[10-12] Sin embargo, los tamaños de las muestras en estos estudios fueron insuficientes para considerar la dosis de Cannabis al abordar las relaciones con respecto a la actualidad, la frecuencia y la duración del consumo. Estos primeros informes de consumo de Cannabis y TCGT establecen la necesidad de estudios prospectivos de mayor tamaño y potencia, en particular, de estudios sobre la evaluación de la función de señalización endocanabinoide y los receptores canabinoides en los TCGT.

Se realizó un análisis de 84 170 participantes en el California Men’s Health Study para investigar la relación entre el consumo de Cannabis y la incidencia de cáncer de vejiga. Durante los 16 años de seguimiento, 89 de los usuarios de Cannabis (0,3 %) presentaron cáncer de vejiga en comparación con 190 (0,4 %) de los hombres que notificaron que no consumían Cannabis (P <0,001). Después del ajuste por edad, raza, origen étnico e índice de masa corporal, el consumo de Cannabis se relacionó con una reducción de 45 % en la incidencia de cáncer de vejiga (coeficiente de riesgos instantáneos, 0,55; intervalo de confianza de 95 %, 0,33–1,00).[13]

En una monografía detallada de Health Canada sobre la marihuana, se concluyó que, si bien hay muchos estudios celulares y moleculares que proporcionan datos probatorios sólidos de que la marihuana inhalada es cancerígena, las pruebas epidemiológicas de una relación entre el consumo de marihuana y el cáncer todavía no son concluyentes.[14]

Tratamiento del cáncer

Los datos clínicos de uso pediátrico se limitan a unos pocos informes de casos.[15,16] En una búsqueda realizada en PubMed, no se identificaron ensayos clínicos de Cannabis para el tratamiento de cáncer en seres humanos; sin embargo, en un solo estudio pequeño de la inyección intratumoral de THC-Δ-9 en pacientes de glioblastoma multiforme recidivante se notificó una posible actividad antitumoral.[17,18] En un ensayo que ya terminó, se investigó mediante estudios controlados con seres humanos el canabidiol (CBD) oral como monoterapia de tumores sólidos. Se utilizó un aerosol para administrar por la mucosa oral que contiene un extracto medicinal de Cannabis, en una proporción 1:1 de THC:CBD, en combinación con temozolomida para el tratamiento de pacientes con glioblastoma multiforme (GWCA1208 Part A [NCT01812603]) y se administró CBD como tratamiento de la enfermedad de injerto contra huésped aguda en pacientes sometidos a trasplante alogénico de células madres hematopoyéticas (NCT01596075).

Efecto antiemético

Canabinoides

A pesar de los avances en el manejo farmacológico y no farmacológico, las náuseas y los vómitos (N/V) siguen siendo efectos secundarios angustiantes para los pacientes de cáncer y sus familias. El dronabinol, un THC-Δ-9 sintético, se aprobó en los Estados Unidos en 1986 como antiemético para su uso durante la administración de la quimioterapia para el cáncer. La nabilona, un derivado sintético de THC-Δ-9, se aprobó por primera vez en el Canadá en 1982 y ahora también está disponible en los Estados Unidos.[19] Tanto el dronabinol como la nabilona fueron aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos para el tratamiento de N/V inducidos por la quimioterapia administrada a los pacientes de cáncer que no respondieron a la terapia antiemética convencional. En numerosos ensayos clínicos y metanálisis se demostró que el dronabinol y la nabilona son eficaces en el tratamiento de N/V causados por la quimioterapia.[20-23] En las National Comprehensive Cancer Network Guidelines, se recomiendan los canabinoides como un avance importantísimo del tratamiento para las N/V relacionados con la quimioterapia.

En una revisión sistemática, se estudiaron 30 estudios aleatorizados de comparaciones de THC-Δ-9 con placebo u otros antieméticos de los que se disponía de datos sobre eficacia y perjuicios.[24] Se pusieron a prueba nabilona oral, dronabinol oral y levonantradol intramuscular (un análogo sintético del dronabinol). No se incluyeron ensayos de Cannabis inhalado. En los 1366 pacientes incluidos en la revisión, se encontró que los canabinoides fueron más eficaces que la antieméticos convencionales proclorperazina, metoclopramida, clorpromazina, tietilperazina, haloperidol, domperidona y alizaprida. Sin embargo, los canabinoides no fueron más eficaces para los pacientes que recibían quimioterapia emetogénica muy baja o muy alta. Los efectos secundarios incluyen sentir efectos psicoactivos, euforia, sedación o somnolencia, mareos, disforia o depresión, alucinaciones, paranoia e hipotensión.[24]

En otro análisis de 15 estudios controlados se comparó nabilona con placebo o con los fármacos antieméticos disponibles.[25] Entre 600 pacientes con cáncer, se encontró que la nabilona era superior a la proclorperazina, domperidona, y alizaprida, y se apoyó el consumo continuo de nabilona.

En un metanálisis de Cochrane de 23 ensayos clínicos controlados aleatorizados (ECA), se analizaron estudios realizados entre 1975 y 1991 que estudiaron el dronabinol o la nabilona ya sea como monoterapia o como tratamiento complementario a los convencionales con antagonistas de dopamina que eran los antieméticos estándar en ese momento.[26] Los regímenes quimioterapéuticos incluyeron fármacos con posibles efectos eméticos bajos, moderados o altos. El metanálisis clasificó la calidad de las pruebas como baja para la mayoría de los resultados. En la revisión se concluyó que era más probable que las personas informaran ausencia completa de N/V cuando recibían canabinoides en comparación con un placebo, aunque fue más probable que se retiraran del estudio debido a los efectos adversos. Las personas notificaron una mayor preferencia por los canabinoides que por un placebo o proclorperazina. No hubo diferencia en el efecto antiemético de los canabinoides comparados con la proclorperazina. Los autores concluyeron que es posible que los fármacos con Cannabis resulten útiles para tratar las N/V inducidas por la quimioterapia resistente al tratamiento; sin embargo, ellos advirtieron que es posible que su evaluación cambie según la disponibilidad de regímenes antieméticos nuevos.

Al menos 50 % de los pacientes que reciben quimioterapia de moderado riesgo emetogénico sufren N/V tardíos inducidos por la quimioterapia. Aunque se aprobó el uso de los antagonistas selectivos de la neuroquinina 1 que inhiben la sustancia P para N/V tardíos, se llevó a cabo un estudio antes de que estos estuvieran disponibles para evaluar los efectos del dronabinol, el ondansetrón o la combinación de ambos en la prevención de N/V tardíos inducidos por la quimioterapia.[27] En la actualidad, el ondansetrón, un antagonista del receptor 5-hidroxitriptamina 3 (5-HT3) de la serotonina, es uno de los compuestos principales del arsenal terapéutico entiemético. En este ensayo, el objetivo principal fue evaluar la respuesta entre 2 y 5 días después de la quimioterapia de alto riesgo emetogénico. Se examinó la eficacia en 61 pacientes. La respuesta completa (un criterio de valoración combinado que incluyó la intensidad de las náuseas, los vómitos o las arcadas y el uso de medicamentos de rescate) fue similar con dronabinol (54 %), ondansetrón (58 %) y terapia combinada (47 %), en comparación con un placebo (20 %). La ausencia de náuseas fue más común en los grupos de tratamiento activo (71 % con dronabinol, 64 % con ondansetrón y 53 % con terapia combinada) que en el grupo de placebo (15 %; P < 0,05 vs. placebo para todos). Los pacientes que recibieron dronabinol presentaron tasas más bajas de intensidad de náuseas y episodios de vómitos o arcadas; esto apunta a que el dronabinol se compara de forma favorable con el ondansetrón cuando el inhibidor de la sustancia P es el medicamento de preferencia.

(Para obtener más información consultar la sección sobre Cannabis, en el sumario del PDQ Náuseas y vómitos relacionados con el tratamiento).

Cannabis

En diez ensayos se evaluó la eficacia del Cannabis inhalado para N/V inducidos por la quimioterapia.[28-31] En dos estudios, se permitió la inhalación de Cannabis solo después del fracaso de la administración de dronabinol. En el primer ensayo, no se logró ningún efecto antiemético de la marihuana en pacientes tratados con ciclofosfamida o doxorrubicina,[28] pero en el segundo ensayo, se halló un efecto antiemético superior estadísticamente significativo de la inhalación de Cannabis versus placebo en pacientes que recibían dosis altas de metotrexato.[29] El tercer ensayo fue un ensayo aleatorizado de enmascaramiento doble, controlado con placebo que incluyó a 20 adultos en quienes se evaluaron tanto la marihuana inhalada como el THC oral. Una cuarta parte de los pacientes informaron una respuesta antiemética favorable para las terapias con canabinoides. Este último estudio fue publicado en forma de resumen en 1984. Según parece, no se publicó un informe completo con detalles de los métodos y los resultados; esto limita la interpretación minuciosa de la importancia de los hallazgos.[30]

Los antieméticos más nuevos (por ejemplo, antagonistas del receptor 5-HT3) no se han comparado directamente con el Cannabis o los canabinoides en pacientes con cáncer. No obstante, en un pequeño estudio piloto, aleatorizado y controlado con placebo, llevado a cabo en España, se observó que un aerosol de administración por la mucosa oral con un extracto de Cannabis (nabiximols), formulado en una proporción 1:1 THC:CBD, sirve para tratar las N/V relacionados con la quimioterapia.[32][Grado de comprobación: 1iC]

Estimulación del apetito

La anorexia, la saciedad precoz, la pérdida de peso y la caquexia son problemas que experimentan los pacientes de cáncer. Estos pacientes se enfrentan no solo con la desfiguración relacionada con la consunción sino, también, con la incapacidad de participar en la interacción social durante las comidas.

Canabinoides

En tres ensayos controlados, se demostró que el THC oral tiene efectos variables en la estimulación del apetito y la pérdida de peso en pacientes de neoplasias en estadio avanzado y de infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).[25] En un estudio, se evaluó la eficacia del dronabinol solo o con acetato de megestrol comparado con el acetato de megestrol solo para el manejo de la anorexia relacionada con el cáncer.[33] En este estudio aleatorizado, con enmascaramiento doble de 469 adultos con cáncer avanzado y pérdida de peso, los pacientes recibieron 2,5 mg de THC oral 2 veces por día, 800 mg de megestrol oral diario o ambos. El apetito aumentó 75 % en el grupo de megestrol y el peso se incrementó en 11 %, en comparación con un aumento de 49 % en el apetito y un aumento de 3 % en peso en el grupo THC oral después de 8 a 11 semanas de tratamiento. Estas dos diferencias fueron estadísticamente significativas. Además, la terapia combinada no ofreció beneficios adicionales más allá de aquellos proporcionados por el acetato de megestrol solo. Los autores concluyeron que el dronabinol hizo poco para promover el apetito o el aumento de peso en pacientes de cáncer avanzado en comparación con el acetato de megestrol. Sin embargo, en un ensayo más pequeño controlado con placebo de dronabinol en pacientes de cáncer, se demostró mejora y aumento de la percepción quimiosensorial en el grupo de canabinoide: los alimentos sabían mejor, aumentó el apetito y la proporción de calorías consumidas en forma de proteínas fue mayor que en quienes recibieron placebo.[34]

En un ensayo clínico aleatorizado, los investigadores compararon la inocuidad y eficacia del extracto de Cannabis administrado por vía oral (2,5 mg de THC y 1 mg de CBD), THC (2,5 mg) o placebo para el tratamiento de la anorexia-caquexia relacionada con el cáncer en 243 pacientes de cáncer avanzado que recibieron tratamiento 2 veces por día durante 6 semanas. Los resultados demostraron que, aunque estas sustancias fueron bien toleradas por estos pacientes, no se observaron diferencias en el apetito o la calidad de vida del paciente en los tres grupos en estas concentraciones de dosis y con esta duración de la intervención.[35]

En otro ensayo clínico en el que participaron 139 pacientes con VIH o SIDA y pérdida de peso, se encontró que, en comparación con el placebo, el dronabinol por vía oral se relacionó con un aumento estadísticamente significativo del apetito después de 4 a 6 semanas de tratamiento. Los pacientes que recibieron dronabinol tendieron a estabilizar el peso, mientras que los pacientes que recibieron placebo continuaron perdiendo peso.[36]

Cannabis

En los ensayos realizados en la década de 1980 que incluyeron controles sanos, la inhalación de Cannabis condujo a un aumento en la ingesta de calorías, sobre todo en forma de bocadillos entre comidas, con un aumento de la ingesta de alimentos grasos y dulces.[37,38]

No se han publicado estudios que exploren los efectos del Cannabis inhalado en el apetito de pacientes con cáncer.

Analgesia

Canabinoides

El manejo del dolor mejora la calidad de vida de un paciente durante todos los estadios del cáncer. Con el estudio de los receptores de canabinoides, endocanabinoides, y agonistas y antagonistas sintéticos, se han analizado los mecanismos de la analgesia inducida por canabinoides.[39][Grado de comprobación:1iC] El receptor CB1 se encuentra en el sistema nervioso central (SNC) y en las terminaciones de los nervios periféricos.[40] Los receptores CB2 se localizan principalmente en el tejido periférico y se expresan solo en cantidades bajas en el SNC. Mientras que solo los agonistas CB1 ejercen actividad analgésica en el SNC, tanto los agonistas CB1 como CB2 tienen actividad analgésica en el tejido periférico.[41,42]

El dolor del cáncer resulta de la inflamación, la invasión de los huesos u otras estructuras sensibles al dolor, así como la lesión en los nervios. Cuando el dolor por cáncer es grave y persistente, a menudo es resistente al tratamiento con opioides.

En dos estudios se examinaron los efectos THC-Δ-9 en el dolor producido por un cáncer. El primero, que fue un estudio controlado con placebo, con enmascaramiento doble, que incluyó a 10 pacientes, midió tanto la intensidad como el alivio del dolor.[43] Se notificó que dosis de 15 y 20 mg de canabinoide THC-Δ-9 se relacionaron con efectos analgésicos, con efectos antieméticos y la estimulación del apetito.

En un estudio de seguimiento de dosis única con 36 pacientes, se notificó que las dosis de 10 mg de THC-Δ-9 producen efectos analgésicos durante un periodo de observación de 7 horas que eran comparables a una dosis de 60 mg de codeína y que la dosis de 20 mg de THC-Δ-9 inducía efectos equivalentes a una dosis de 120 mg de codeína.[44] Se encontró que las dosis más altas de THC eran más sedantes que la codeína.

En otro estudio se examinó el efecto de un extracto de la planta con un contenido controlado de canabinoides en un aerosol para administrar por la mucosa oral. En un estudio multicéntrico con enmascaramiento doble controlado con placebo, se comparó el extracto nabiximols con TCH:CBD con un extracto de TCH solo para el tratamiento analgésico de pacientes con cáncer en estadio avanzado que presentaban dolor causado por cáncer de moderado a grave. Se asignó a los pacientes a uno de tres grupos de tratamiento: extracto THC:CBD, extracto THC o placebo. Los investigadores concluyeron que el extracto THC:CBD era eficaz para el alivio del dolor en pacientes con cáncer en estadio avanzado cuyo dolor no había mejorado por completo con opioides potentes.[45] En un ensayo aleatorizado de dosis escalonadas y controlado con placebo en pacientes con cáncer que estaban en tratamiento con opioides sin control adecuado del dolor crónico se encontró que las dosis bajas de THC:CBD (1–4 y 6–10 pulverizaciones/día) en el aerosol para administración por mucosa oral produjeron un control del dolor y de las alteraciones en el sueño que resultó significativamente mejor que el del placebo. Los fenómenos adversos se relacionaron con la dosis y solo el grupo de dosis altas (11–16 pulverizaciones/día) tuvo una comparación desfavorable con el grupo de placebo. Estos estudios proporcionan pruebas alentadoras sobre el efecto analgésico complementario de THC:CBD en esta población de pacientes con resistencia al tratamiento con opioides, y podría representar la oportunidad de abordar este importante problema clínico.[46] En un estudio de extensión sin enmascaramiento de 43 pacientes que participaron en el estudio aleatorizado, se encontró que algunos pacientes continuaron manifestando alivio del dolor causado por el cáncer mediante el consumo a largo plazo del aerosol de THC:CBD para administración por la mucosa oral, sin que fuera necesario aumentar la dosis del aerosol o de otros analgésicos.[47]

En un estudio piloto aleatorizado, controlado con placebo de diseño cruzado con nabiximols en 16 pacientes con dolor neuropático causado por la quimioterapia, no se encontró diferencia significativa entre los grupos de tratamiento y placebo. En un análisis sobre la respuesta al tratamiento, se encontró que cinco pacientes comunicaron disminución de por lo menos dos puntos del dolor en una escala de 11 puntos, lo que indica que se justifica un estudio de seguimiento más grande.[48]

En un estudio de observación, se evaluó la eficacia de la nabilona en pacientes de cáncer avanzado que estaban experimentando dolor y otros síntomas (anorexia, depresión y ansiedad). Los investigadores notificaron que los pacientes que usaron nabilona experimentaron un mejor manejo del dolor, las náuseas, la ansiedad y el sufrimiento en comparación con los pacientes no tratados. La nabilona también se relacionó con una disminución del consumo de opioides, fármacos antiinflamatorios no esteroideos, antidepresivos tricíclicos, gabapentina, dexametasona, metoclopramida y ondansetrón.[49]

Cannabis

Los estudios con animales indicaron un efecto analgésico sinérgico cuando se combinan los canabinoides con opioides. Se notificaron los resultados de un estudio sobre interacción farmacocinética. En este estudio de 21 pacientes con dolor crónico se administró Cannabis vaporizado junto con morfina de liberación prolongada u oxicodona durante 5 días.[50] Los pacientes que recibieron Cannabis vaporizado y la morfina de liberación prolongada, presentaron una disminución estadísticamente significativa en su puntaje medio de dolor durante el período de 5 días; los que recibieron Cannabis vaporizado y oxicodona no la presentaron. Estos hallazgos se deben verificar mediante otros estudios antes de hacer recomendaciones en favor de este enfoque y se justifiquen en la práctica clínica general.

El dolor neuropático es un síntoma que experimentan los pacientes de cáncer, en particular, si se tratan con quimioterapia con platino o taxanos. En dos ECA de Cannabis inhalado en pacientes con neuropatía periférica o dolor neuropático de diversas etiologías, se encontró que el dolor se redujo en los pacientes que recibieron Cannabis inhalado, en comparación con los que recibieron placebo.[51,52] En dos ensayos adicionales de Cannabis inhalado también se demostró el beneficio de Cannabis sobre un placebo en el dolor neuropático relacionado con el VIH.[53,54]

Ansiedad y sueño

Canabinoides

En un estudio piloto pequeño de analgesia en el que participaron diez pacientes con dolor producido por un cáncer, se observó en los criterios de valoración secundarios que las dosis de 15 y 20 mg de canabinoide THC-Δ-9 se relacionaron con efectos ansiolíticos.[43][Grado de comprobación: 1iC]

En un estudio controlado con placebo pequeño de dronabinol en pacientes de cáncer cuya percepción quimiosensorial estaba alterada, también se observó aumento de la calidad del sueño y relajación en los pacientes tratados con THC.[34][Grado de comprobación: 1iC]

Cannabis

Los pacientes a menudo experimentan mejora del estado de ánimo después de la exposición al Cannabis que depende de su experiencia previa. En una serie de casos de cinco pacientes que inhalaron Cannabis, se examinaron los efectos analgésicos en dolor crónico, se notificó que los pacientes que consumieron Cannabis habían mejorado el estado de ánimo, la sensación de bienestar y presentaron menos ansiedad.[55]

Otro efecto común del Cannabis es la somnolencia. En un estudio pequeño controlado con placebo de dronabinol en pacientes de cáncer con percepción quimiosensorial alterada, también se señaló el aumento de la calidad del sueño y la relajación en pacientes tratados con THC.[34]

Estudios clínicos de Cannabis y canabinoides

Cuadro 1. Estudios clínicos de Cannabisa
Referencia, cita Tipo de estudio Afección tratada No. de pacientes: inscritos; tratados; controlb Principal beneficio informadoc Tratamiento simultáneo utilizado (sí/no/desconocido)d Puntaje de grado de comprobacióne
ECA = ensayo controlado aleatorizado; N/V = náuseas y vómitos; NVCQ = náuseas y vómitos causados por la quimioterapia; VIH = virus de inmunodeficiencia humana.
aPara obtener más información y definición de los términos, consultar el texto y el Diccionario de cáncer del NCI.
bEs posible que el número de pacientes tratados más el número de pacientes del grupo de control no sea igual al número de pacientes inscritos; el número de pacientes inscritos es igual al número de pacientes inicialmente registrados o considerados por los investigadores que realizaron un estudio; el número de pacientes tratados es igual al número de pacientes inscritos a los que se sometió al tratamiento en estudio Y cuyos resultados se notificaron.
cLas pruebas más contundentes permiten indicar que el tratamiento en estudio es eficaz o que mejora de otra manera el bienestar de los pacientes con cáncer.
dTratamiento simultáneo de los síntomas tratados (no cancerosos).
ePara obtener más información sobre el análisis de los grados de comprobación científica y una explicación de los puntajes de dichos grados, consultar Grados de comprobación científica de los estudios de terapias integrales, alternativas y complementarias en seres humanos con cáncer.
[28] ECA NVCQ 8; 8; ninguno Ninguno Desconocido 1iC
[29] ECA NVCQ 15; 15; ninguno Disminución de las N/V Desconocido 1iiC
[32] ECA piloto NVCQ 16; 7; 9 Disminución o retraso de las N/V Antagonistas del receptor 5-HT3 1iC
Cuadro 2. Estudios clínicos de canabinoidesa
Referencia, cita Tipo de estudio Afección tratada Número de pacientes: inscritos; tratados; controlb Principal beneficio informadoc Tratamiento simultáneo utilizado (sí/no/desconocido)d Puntaje de grado de comprobacióne
ECA = ensayo controlado aleatorizado; CdV = calidad de vida; THC = Δ-9-tetrahidrocanabinol.
aPara obtener más información y definición de los términos, consultar el texto y el Diccionario de cáncer del NCI.
bEs posible que el número de pacientes tratados más el número de pacientes del grupo de control no sea igual al número de pacientes inscritos; el número de pacientes inscritos es igual al número de pacientes inicialmente registrados o considerados por los investigadores que realizaron un estudio; el número de pacientes tratados es igual al número de pacientes inscritos a los que se sometió al tratamiento en estudio Y cuyos resultados se notificaron.
cLas pruebas más contundentes permiten indicar que el tratamiento en estudio es eficaz o que mejora de otra manera el bienestar de los pacientes con cáncer.
dTratamiento simultáneo de los síntomas tratados (no cancerosos).
ePara obtener más información sobre el análisis de los grados de comprobación científica y una explicación de los puntajes de dichos grados, consultar Grados de comprobación científica de los estudios de terapias integrales, alternativas y complementarias en seres humanos con cáncer.
[33] ECA Anorexia relacionada con el cáncer 469; dronabinol: 152, acetato de megestrol: 159 o ambos: 158; ninguno El acetato de megestrol indujo más paliación de la anorexia en los pacientes con cáncer avanzado en comparación con el dronabinol solo Desconocido 1iC
[34] ECA piloto Apetito 21; 11; 10 El THC, comparado con placebo, mejoró y aumentó la percepción quimiosensorial Desconocido 1iC
[35] ECA Síndrome de caquexia y anorexia relacionado con el cáncer 243; extracto de Cannabis: 95, THC: 100; 48 No se encontraron diferencias en el apetito o en la calidad de vida de los pacientes Desconocido 1iC
[36] ECA Apetito 139; 72; 67 Aumento del apetito Desconocido 1iC
[39] Encuesta de ECA Dolor   Disminución del dolor Desconocido 1iC
[43] ECA Dolor 10; ninguno; ninguno Alivio del dolor Desconocido 1iC
[49] Estudio de observación Dolor 112; 47; 65 Disminución del dolor    

Ensayos clínicos en curso

Realizar una búsqueda avanzada en inglés de los ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que ahora aceptan pacientes. La búsqueda se puede simplificar por ubicación del ensayo, tipo de tratamiento, nombre del fármaco y otros criterios. También se dispone de información general sobre los ensayos clínicos.

Bibliografía
  1. Adams IB, Martin BR: Cannabis: pharmacology and toxicology in animals and humans. Addiction 91 (11): 1585-614, 1996. [PUBMED Abstract]
  2. Agurell S, Halldin M, Lindgren JE, et al.: Pharmacokinetics and metabolism of delta 1-tetrahydrocannabinol and other cannabinoids with emphasis on man. Pharmacol Rev 38 (1): 21-43, 1986. [PUBMED Abstract]
  3. Yamamoto I, Watanabe K, Narimatsu S, et al.: Recent advances in the metabolism of cannabinoids. Int J Biochem Cell Biol 27 (8): 741-6, 1995. [PUBMED Abstract]
  4. Engels FK, de Jong FA, Sparreboom A, et al.: Medicinal cannabis does not influence the clinical pharmacokinetics of irinotecan and docetaxel. Oncologist 12 (3): 291-300, 2007. [PUBMED Abstract]
  5. Berthiller J, Straif K, Boniol M, et al.: Cannabis smoking and risk of lung cancer in men: a pooled analysis of three studies in Maghreb. J Thorac Oncol 3 (12): 1398-403, 2008. [PUBMED Abstract]
  6. Sidney S, Quesenberry CP Jr, Friedman GD, et al.: Marijuana use and cancer incidence (California, United States). Cancer Causes Control 8 (5): 722-8, 1997. [PUBMED Abstract]
  7. Hashibe M, Morgenstern H, Cui Y, et al.: Marijuana use and the risk of lung and upper aerodigestive tract cancers: results of a population-based case-control study. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 15 (10): 1829-34, 2006. [PUBMED Abstract]
  8. Mehra R, Moore BA, Crothers K, et al.: The association between marijuana smoking and lung cancer: a systematic review. Arch Intern Med 166 (13): 1359-67, 2006. [PUBMED Abstract]
  9. Marks MA, Chaturvedi AK, Kelsey K, et al.: Association of marijuana smoking with oropharyngeal and oral tongue cancers: pooled analysis from the INHANCE consortium. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 23 (1): 160-71, 2014. [PUBMED Abstract]
  10. Daling JR, Doody DR, Sun X, et al.: Association of marijuana use and the incidence of testicular germ cell tumors. Cancer 115 (6): 1215-23, 2009. [PUBMED Abstract]
  11. Trabert B, Sigurdson AJ, Sweeney AM, et al.: Marijuana use and testicular germ cell tumors. Cancer 117 (4): 848-53, 2011. [PUBMED Abstract]
  12. Lacson JC, Carroll JD, Tuazon E, et al.: Population-based case-control study of recreational drug use and testis cancer risk confirms an association between marijuana use and nonseminoma risk. Cancer 118 (21): 5374-83, 2012. [PUBMED Abstract]
  13. Thomas AA, Wallner LP, Quinn VP, et al.: Association between cannabis use and the risk of bladder cancer: results from the California Men's Health Study. Urology 85 (2): 388-92, 2015. [PUBMED Abstract]
  14. Health Canada: Marihuana (Marijuana, Cannabis): Dried Plant for Administration by Ingestion or Other Means. Ottawa, Canada: Health Canada, 2010. Available online. Last accessed October 18, 2017.
  15. Singh Y, Bali C: Cannabis extract treatment for terminal acute lymphoblastic leukemia with a Philadelphia chromosome mutation. Case Rep Oncol 6 (3): 585-92, 2013. [PUBMED Abstract]
  16. Foroughi M, Hendson G, Sargent MA, et al.: Spontaneous regression of septum pellucidum/forniceal pilocytic astrocytomas--possible role of Cannabis inhalation. Childs Nerv Syst 27 (4): 671-9, 2011. [PUBMED Abstract]
  17. Guzmán M, Duarte MJ, Blázquez C, et al.: A pilot clinical study of Delta9-tetrahydrocannabinol in patients with recurrent glioblastoma multiforme. Br J Cancer 95 (2): 197-203, 2006. [PUBMED Abstract]
  18. Velasco G, Sánchez C, Guzmán M: Towards the use of cannabinoids as antitumour agents. Nat Rev Cancer 12 (6): 436-44, 2012. [PUBMED Abstract]
  19. Sutton IR, Daeninck P: Cannabinoids in the management of intractable chemotherapy-induced nausea and vomiting and cancer-related pain. J Support Oncol 4 (10): 531-5, 2006 Nov-Dec. [PUBMED Abstract]
  20. Ahmedzai S, Carlyle DL, Calder IT, et al.: Anti-emetic efficacy and toxicity of nabilone, a synthetic cannabinoid, in lung cancer chemotherapy. Br J Cancer 48 (5): 657-63, 1983. [PUBMED Abstract]
  21. Chan HS, Correia JA, MacLeod SM: Nabilone versus prochlorperazine for control of cancer chemotherapy-induced emesis in children: a double-blind, crossover trial. Pediatrics 79 (6): 946-52, 1987. [PUBMED Abstract]
  22. Johansson R, Kilkku P, Groenroos M: A double-blind, controlled trial of nabilone vs. prochlorperazine for refractory emesis induced by cancer chemotherapy. Cancer Treat Rev 9 (Suppl B): 25-33, 1982. [PUBMED Abstract]
  23. Niiranen A, Mattson K: A cross-over comparison of nabilone and prochlorperazine for emesis induced by cancer chemotherapy. Am J Clin Oncol 8 (4): 336-40, 1985. [PUBMED Abstract]
  24. Tramèr MR, Carroll D, Campbell FA, et al.: Cannabinoids for control of chemotherapy induced nausea and vomiting: quantitative systematic review. BMJ 323 (7303): 16-21, 2001. [PUBMED Abstract]
  25. Ben Amar M: Cannabinoids in medicine: A review of their therapeutic potential. J Ethnopharmacol 105 (1-2): 1-25, 2006. [PUBMED Abstract]
  26. Smith LA, Azariah F, Lavender VT, et al.: Cannabinoids for nausea and vomiting in adults with cancer receiving chemotherapy. Cochrane Database Syst Rev (11): CD009464, 2015. [PUBMED Abstract]
  27. Meiri E, Jhangiani H, Vredenburgh JJ, et al.: Efficacy of dronabinol alone and in combination with ondansetron versus ondansetron alone for delayed chemotherapy-induced nausea and vomiting. Curr Med Res Opin 23 (3): 533-43, 2007. [PUBMED Abstract]
  28. Chang AE, Shiling DJ, Stillman RC, et al.: A prospective evaluation of delta-9-tetrahydrocannabinol as an antiemetic in patients receiving adriamycin and cytoxan chemotherapy. Cancer 47 (7): 1746-51, 1981. [PUBMED Abstract]
  29. Chang AE, Shiling DJ, Stillman RC, et al.: Delta-9-tetrahydrocannabinol as an antiemetic in cancer patients receiving high-dose methotrexate. A prospective, randomized evaluation. Ann Intern Med 91 (6): 819-24, 1979. [PUBMED Abstract]
  30. Levitt M, Faiman C, Hawks R, et al.: Randomized double blind comparison of delta-9-tetrahydrocannabinol and marijuana as chemotherapy antiemetics. [Abstract] Proceedings of the American Society of Clinical Oncology 3: A-C354, 91, 1984.
  31. Musty RE, Rossi R: Effects of smoked cannabis and oral delta-9-tetrahydrocannabinol on nausea and emesis after cancer chemotherapy: a review of state clinical trials. Journal of Cannabis Therapeutics 1 (1): 29-56, 2001. Also available online. Last accessed October 18, 2017.
  32. Duran M, Pérez E, Abanades S, et al.: Preliminary efficacy and safety of an oromucosal standardized cannabis extract in chemotherapy-induced nausea and vomiting. Br J Clin Pharmacol 70 (5): 656-63, 2010. [PUBMED Abstract]
  33. Jatoi A, Windschitl HE, Loprinzi CL, et al.: Dronabinol versus megestrol acetate versus combination therapy for cancer-associated anorexia: a North Central Cancer Treatment Group study. J Clin Oncol 20 (2): 567-73, 2002. [PUBMED Abstract]
  34. Brisbois TD, de Kock IH, Watanabe SM, et al.: Delta-9-tetrahydrocannabinol may palliate altered chemosensory perception in cancer patients: results of a randomized, double-blind, placebo-controlled pilot trial. Ann Oncol 22 (9): 2086-93, 2011. [PUBMED Abstract]
  35. Strasser F, Luftner D, Possinger K, et al.: Comparison of orally administered cannabis extract and delta-9-tetrahydrocannabinol in treating patients with cancer-related anorexia-cachexia syndrome: a multicenter, phase III, randomized, double-blind, placebo-controlled clinical trial from the Cannabis-In-Cachexia-Study-Group. J Clin Oncol 24 (21): 3394-400, 2006. [PUBMED Abstract]
  36. Beal JE, Olson R, Laubenstein L, et al.: Dronabinol as a treatment for anorexia associated with weight loss in patients with AIDS. J Pain Symptom Manage 10 (2): 89-97, 1995. [PUBMED Abstract]
  37. Foltin RW, Brady JV, Fischman MW: Behavioral analysis of marijuana effects on food intake in humans. Pharmacol Biochem Behav 25 (3): 577-82, 1986. [PUBMED Abstract]
  38. Foltin RW, Fischman MW, Byrne MF: Effects of smoked marijuana on food intake and body weight of humans living in a residential laboratory. Appetite 11 (1): 1-14, 1988. [PUBMED Abstract]
  39. Aggarwal SK: Cannabinergic pain medicine: a concise clinical primer and survey of randomized-controlled trial results. Clin J Pain 29 (2): 162-71, 2013. [PUBMED Abstract]
  40. Walker JM, Hohmann AG, Martin WJ, et al.: The neurobiology of cannabinoid analgesia. Life Sci 65 (6-7): 665-73, 1999. [PUBMED Abstract]
  41. Calignano A, La Rana G, Giuffrida A, et al.: Control of pain initiation by endogenous cannabinoids. Nature 394 (6690): 277-81, 1998. [PUBMED Abstract]
  42. Fields HL, Meng ID: Watching the pot boil. Nat Med 4 (9): 1008-9, 1998. [PUBMED Abstract]
  43. Noyes R Jr, Brunk SF, Baram DA, et al.: Analgesic effect of delta-9-tetrahydrocannabinol. J Clin Pharmacol 15 (2-3): 139-43, 1975 Feb-Mar. [PUBMED Abstract]
  44. Noyes R Jr, Brunk SF, Avery DA, et al.: The analgesic properties of delta-9-tetrahydrocannabinol and codeine. Clin Pharmacol Ther 18 (1): 84-9, 1975. [PUBMED Abstract]
  45. Johnson JR, Burnell-Nugent M, Lossignol D, et al.: Multicenter, double-blind, randomized, placebo-controlled, parallel-group study of the efficacy, safety, and tolerability of THC:CBD extract and THC extract in patients with intractable cancer-related pain. J Pain Symptom Manage 39 (2): 167-79, 2010. [PUBMED Abstract]
  46. Portenoy RK, Ganae-Motan ED, Allende S, et al.: Nabiximols for opioid-treated cancer patients with poorly-controlled chronic pain: a randomized, placebo-controlled, graded-dose trial. J Pain 13 (5): 438-49, 2012. [PUBMED Abstract]
  47. Johnson JR, Lossignol D, Burnell-Nugent M, et al.: An open-label extension study to investigate the long-term safety and tolerability of THC/CBD oromucosal spray and oromucosal THC spray in patients with terminal cancer-related pain refractory to strong opioid analgesics. J Pain Symptom Manage 46 (2): 207-18, 2013. [PUBMED Abstract]
  48. Lynch ME, Cesar-Rittenberg P, Hohmann AG: A double-blind, placebo-controlled, crossover pilot trial with extension using an oral mucosal cannabinoid extract for treatment of chemotherapy-induced neuropathic pain. J Pain Symptom Manage 47 (1): 166-73, 2014. [PUBMED Abstract]
  49. Maida V, Ennis M, Irani S, et al.: Adjunctive nabilone in cancer pain and symptom management: a prospective observational study using propensity scoring. J Support Oncol 6 (3): 119-24, 2008. [PUBMED Abstract]
  50. Abrams DI, Couey P, Shade SB, et al.: Cannabinoid-opioid interaction in chronic pain. Clin Pharmacol Ther 90 (6): 844-51, 2011. [PUBMED Abstract]
  51. Wilsey B, Marcotte T, Deutsch R, et al.: Low-dose vaporized cannabis significantly improves neuropathic pain. J Pain 14 (2): 136-48, 2013. [PUBMED Abstract]
  52. Wilsey B, Marcotte T, Tsodikov A, et al.: A randomized, placebo-controlled, crossover trial of cannabis cigarettes in neuropathic pain. J Pain 9 (6): 506-21, 2008. [PUBMED Abstract]
  53. Abrams DI, Jay CA, Shade SB, et al.: Cannabis in painful HIV-associated sensory neuropathy: a randomized placebo-controlled trial. Neurology 68 (7): 515-21, 2007. [PUBMED Abstract]
  54. Ellis RJ, Toperoff W, Vaida F, et al.: Smoked medicinal cannabis for neuropathic pain in HIV: a randomized, crossover clinical trial. Neuropsychopharmacology 34 (3): 672-80, 2009. [PUBMED Abstract]
  55. Noyes R Jr, Baram DA: Cannabis analgesia. Compr Psychiatry 15 (6): 531-5, 1974 Nov-Dec. [PUBMED Abstract]

Efectos adversos

Cannabis y canabinoides

Debido a que los receptores canabinoides, a diferencia de los receptores de opioides, no se encuentran en las áreas del tronco cerebral que controlan la respiración, no se producen sobredosis letales de Cannabis y canabinoides.[1-4] Sin embargo, los receptores de canabinoides están presentes en otros tejidos de todo el cuerpo, no sólo en el sistema nervioso central; los efectos adversos incluyen taquicardia, hipotensión, hiperemia conjuntival, broncodilatación, relajación muscular y disminución de la motilidad gastrointestinal.

Aunque algunos consideran que los canabinoides son drogas adictivas, su potencial adictivo es considerablemente más bajo que el de otros fármacos de venta con receta u otras drogas.[2,4] El cerebro desarrolla tolerancia a los canabinoides.

Se han observado síntomas de abstinencia como irritabilidad, insomnio con perturbación de electroencefalograma durante el sueño, inquietud, sofocos y, con poca frecuencia, náuseas y calambres. Sin embargo, estos síntomas parecen ser leves en comparación con los síntomas de abstinencia relacionados con opiáceos o benzodiacepinas, y por lo general, los síntomas se disipan después de pocos días.

A diferencia de otras drogas de uso común, los canabinoides se almacenan en el tejido adiposo y se excretan a una tasa baja (semivida de 1–3 días), por lo que incluso el cese abrupto de la ingesta de canabinoides no se relaciona con la rápida disminución en las concentraciones plasmáticas que precipitarán síntomas de abstinencia graves o abruptos o necesidades imperiosas de consumir la droga.

Dado que el humo de Cannabis contiene muchos de los mismos componentes que el humo del tabaco, hay preocupaciones válidas acerca de los efectos pulmonares adversos del Cannabis inhalado. En un estudio longitudinal de una población no oncológica, se evaluaron las mediciones repetidas del funcionamiento pulmonar durante más de 20 años en 5115 hombres y mujeres cuyos antecedentes de tabaquismo se conocían.[5] Mientras que la exposición al tabaco se relacionó con un funcionamiento pulmonar disminuido, los investigadores concluyeron que el consumo ocasional y la acumulación baja del Cannabis no se relacionó con efectos adversos sobre el funcionamiento pulmonar (volumen espiratorio forzado en el primer segundo [VEF1] y capacidad vital forzada [CVF]).

Bibliografía
  1. Adams IB, Martin BR: Cannabis: pharmacology and toxicology in animals and humans. Addiction 91 (11): 1585-614, 1996. [PUBMED Abstract]
  2. Grotenhermen F, Russo E, eds.: Cannabis and Cannabinoids: Pharmacology, Toxicology, and Therapeutic Potential. Binghamton, NY: The Haworth Press, 2002.
  3. Sutton IR, Daeninck P: Cannabinoids in the management of intractable chemotherapy-induced nausea and vomiting and cancer-related pain. J Support Oncol 4 (10): 531-5, 2006 Nov-Dec. [PUBMED Abstract]
  4. Guzmán M: Cannabinoids: potential anticancer agents. Nat Rev Cancer 3 (10): 745-55, 2003. [PUBMED Abstract]
  5. Pletcher MJ, Vittinghoff E, Kalhan R, et al.: Association between marijuana exposure and pulmonary function over 20 years. JAMA 307 (2): 173-81, 2012. [PUBMED Abstract]

Resumen de las pruebas sobre Cannabis y canabinoides

Para ayudar a los lectores a evaluar los resultados en estudios con humanos sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias para pacientes de cáncer se les provee, siempre que sea posible, la solidez de las pruebas (es decir, los grados de comprobación científica) que se relacionan con cada tipo de tratamiento. Para cumplir con los requisitos de un análisis sobre los grados comprobación científica, el estudio debe:

Para calificar los estudios con seres humanos según la solidez estadística del diseño del estudio y la solidez científica de los resultados del tratamiento (es decir, los criterios de valoración) medidos, se asignan puntajes de grados de comprobación científica. Los dos puntajes resultantes se combinan para producir un puntaje total. No se puede asignar un puntaje de grado de comprobación científica general para los canabinoides porque la investigación clínica es insuficiente hasta el momento. Para una explicación de los puntajes posibles e información adicional acerca de los grados de análisis de las pruebas sobre tratamientos de medicina complementaria y alternativa para las personas con cáncer, consultar los Grados de comprobación científica de los estudios de terapias integrales, alternativas y complementarias en seres humanos con cáncer.

Canabinoides

Cannabis

  • Se realizaron diez ensayos clínicos sobre el consumo de Cannabis inhalado en pacientes de cáncer que se pueden subdividir en dos grupos. En un grupo, hay cuatro estudios en los que se evaluó la actividad antiemética, pero cada uno exploró una población diferente de pacientes y el régimen de quimioterapia también fue diferente. En un estudio no se demostró ningún efecto; en el segundo estudio, se observó un efecto positivo en comparación con el placebo; el informe del tercer estudio no proporcionó información suficiente para caracterizar el resultado general como positivo o neutro. En consecuencia, no hay datos suficientes para proporcionar una evaluación del grado de comprobación de los datos probatorios para la utilidad de Cannabis en las N/V inducidos por la quimioterapia. Al parecer, no hay ensayos clínicos controlados publicados sobre el consumo de Cannabis inhalado para otros síntomas relacionados con el cáncer o el tratamiento del cáncer.
  • En un número creciente de estudios se está evaluando la administración por la mucosa oral de Cannabis en forma de extracto de la planta con concentraciones fijas de componentes canabinoides, dado que las autoridades nacionales de control de medicamentos en el Canadá y en algunos países europeos han emitido autorizaciones para el dolor de cáncer.
  • En la actualidad, no hay pruebas suficientes para recomendar la inhalación de Cannabis como tratamiento para los síntomas relacionados con el cáncer, los síntomas relacionados con el tratamiento del cáncer o los efectos secundarios relacionados con el tratamiento del cáncer; sin embargo se necesita más investigación.

Modificaciones a este sumario (10/26/2017)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan a medida que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Estudios clínicos con seres humanos

Se añadió texto sobre la quimioterapia de moderado riesgo emetogénico para indicar lo siguiente: al menos 50 % de los pacientes que reciben quimioterapia de moderado riesgo emetogénico sufren náuseas y vómitos tardíos inducidos por la quimioterapia; aunque se aprobó el uso de los antagonistas selectivos de la neuroquinina 1 que inhiben la sustancia P para náuseas y vómitos tardíos, se llevó a cabo un estudio antes de que estos estuvieran disponibles para evaluar los efectos del dronabinol, el ondansetrón o la combinación de ambos en la prevención de náuseas y vómitos tardíos inducidos por la quimioterapia (se citó a Meiri et al. como referencia 28). Además, se añadió que los pacientes que recibieron dronabinol presentaron tasas más bajas de intensidad de náuseas y episodios de vómito o arcadas; esto apunta a que el dronabinol se compara de forma favorable con el ondansetrón cuando el inhibidor de la sustancia P es el medicamento de preferencia.

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias, que es editorialmente independiente del NCI. El sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ, consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de información de cáncer - PDQ®.

Información sobre este sumario del PDQ

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud proporciona información integral revisada por expertos y con fundamento en datos probatorios sobre el uso del Cannabis y canabinoides en el tratamiento de personas con cáncer. El propósito es servir como fuente de información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No ofrece pautas ni recomendaciones formales para tomar decisiones relacionadas con la atención sanitaria.

Revisores y actualizaciones

El Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias, cuya función editorial es independiente del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), revisa con regularidad este sumario y, en caso necesario, lo actualiza. Este sumario refleja una revisión bibliográfica independiente y no constituye una declaración de la política del Instituto Nacional del Cáncer ni de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

Cada mes, los miembros de este Consejo examinan artículos publicados recientemente para determinar si se deben:

  • tratar en una reunión,
  • citar textualmente, o
  • sustituir o actualizar, si ya se citaron con anterioridad.

Los cambios en los sumarios se deciden mediante consenso, una vez que los integrantes del Consejo evalúan la solidez de los datos probatorios en los artículos publicados y determinan la forma en que se incorporarán al sumario.

Los revisores principales del sumario sobre Cannabis y canabinoides son:

  • Donald I. Abrams, MD (UCSF Osher Center for Integrative Medicine)
  • Nagi B. Kumar, PhD, RD, FADA (Fellow of the American Dietetic Association)
  • Jing Li, PhD (Food and Drug Administration)
  • Jeffrey D. White, MD (National Cancer Institute)

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar mediante el formulario de comunicación en Cancer.gov/espanol del NCI. No comunicarse con los miembros del Consejo para enviar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros del Consejo no responderán a preguntas del público.

Grados de comprobación científica

En algunas referencias bibliográficas de este sumario se indica el grado de comprobación científica. El propósito de estas designaciones es ayudar al lector a evaluar la solidez de los datos probatorios que sustentan el uso de ciertas intervenciones o enfoques. El Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias emplea un sistema de jerarquización formal para establecer las designaciones del grado de comprobación científica.

Permisos para el uso de este sumario

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, en breve, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® . PDQ Cannabis y canabinoides. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/mca/pro/cannabis-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 2000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no se debe utilizar como base para determinar reembolsos por parte de las aseguradoras. Para obtener más información sobre la cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

Para obtener más información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en ¿En qué podemos ayudarle?. También se puede enviar un mensaje de correo electrónico mediante este formulario.

  • Actualización: 26 de octubre de 2017

La mayor parte del texto que se encuentra en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer puede copiarse o usarse con toda libertad. Se deberá dar crédito al Instituto Nacional del Cáncer como fuente de esta información e incluir un enlace a esta página, p. ej., “Cannabis y canabinoides (PDQ®)–Versión para profesionales de salud fue publicado originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Por favor, tenga en cuenta que los artículos del blog que están escritos por individuos fuera del gobierno pueden pertenecer al escritor, y el material gráfico puede pertenecer a su creador. En tales casos, es necesario ponerse en contacto con el escritor, con los artistas o con el editor para obtener su autorización para poder usarlo.

Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.