In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Cáncer de células renales: Tratamiento (PDQ®)

  • Actualizado: 24 de octubre de 2014

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Información general sobre el cáncer de células renales



El cáncer de células renales es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en los túbulos del riñón.

El cáncer de células renales (que también se llama cáncer de riñón o adenocarcinoma r células enal) es una enfermedad en la que se encuentran malignas (cancerosas) en el revestimiento de los túbulos (tubos muy pequeños) del riñón. Hay dos riñones, uno a cada lado de la columna vertebral, por encima de la cintura. Los pequeños túbulos de los riñones filtran y limpian la sangre, toman los productos de desecho y producen orina. La orina pasa de cada riñón a la vejiga hacia la vejiga a través de un tubo largo que se llama uréter. La vejiga almacena la orina hasta que se expulsa del cuerpo.

Anatomía del sistema urinario masculino (izquierda) y el sistema urinario femenino (derecha) que muestran los riñones, los uréteres, la vejiga, y la uretra. La orina se produce en los túbulos renales y se almacena en la pelvis renal de cada riñón. La orina fluye desde los riñones y pasa a través de los uréteres hasta la vejiga. La orina se acumula en la vejiga hasta que se expulsa del cuerpo a través de la uretra.

El cáncer que comienza en los uréteres o en la pelvis renal (la parte del riñón que recoge la orina y la drena hacia los uréteres) es diferente del cáncer de células renales. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Tratamiento del cáncer de células de transición de pelvis renal y de uréter).

Fumar y el mal uso de ciertos medicamentos para el dolor pueden influir en el riesgo cáncer de células renales.

Cualquier cosa que aumenta las probabilidades de presentar una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que usted va a tener cáncer; no tener factores de riesgo no significa que usted no va a tener cáncer. Hable con su médico si piensa que puede estar en riesgo. Los factores de riesgo del cáncer de células renales son los siguientes:

Entre los signos de cáncer de células renales se incluyen tener sangre en la orina o un nódulo en el abdomen.

La causa de estos y otros signos y síntomas puede ser un cáncer de células renales u otras afecciones. En los primeros estadios puede no haber signos o síntomas. Los signos y síntomas pueden aparecer a medida que el tumor crece. Consulte con su médico si se tiene cualquiera de los siguientes:

  • Sangre en la orina.
  • Masa en el abdomen.
  • Dolor a un costado, que no desaparece.
  • Pérdida del apetito.
  • Pérdida de peso sin razón conocida.
  • Anemia.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de células renales se utilizan pruebas que examinan el abdomen y los riñones.

Se pueden usar las pruebas y procedimientos siguientes:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para verificar el estado general de salud e identificar cualquier signo de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que parezca inusual. También se anotan datos sobre los hábitos de salud del paciente, y enfermedades y tratamientos anteriores.

  • Ecografía : procedimiento para el que se hacen rebotar ondas de sonido de alta energía (ultrasónicas) en los tejidos u órganos internos para producir ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos corporales que se llama ecograma.

  • Estudios químicos de la sangre : procedimiento mediante el cual se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias liberadas a la misma por los órganos y tejidos del cuerpo. Una cantidad inusual (mayor o menor que la normal) de una sustancia puede ser un signo de enfermedad en el órgano o el tejido que la elabora.

  • Análisis de orina : prueba para determinar el color de la orina y su contenido, como azúcar, proteínas, glóbulos rojos y glóbulos blancos.

  • Prueba de la función hepática : procedimiento por el cual se examina una muestra de sangre para medir la cantidad de enzimas liberadas hacia la sangre por el hígado. Una cantidad anormal de una enzima puede ser un signo de que el cáncer se ha diseminado al hígado. Ciertas enfermedades que no son cáncer también pueden elevar las concentraciones de las enzimas hepáticas.

  • Pielograma intravenoso (PIV): serie de radiografías de los riñones, los uréteres y la vejiga para determinar si el cáncer se encuentra en estos órganos. Se inyecta un tinte en una vena. A medida de que este medio de contraste se desplaza por los riñones, los uréteres y la vejiga, se toman radiografías para ver si hay alguna obstrucción.

  • Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de fotografías detalladas del interior del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta una tinción en una vena o se ingiere a fin de que los órganos o tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada o tomografía axial computarizada.

  • IRM (imágenes por resonancia magnética): procedimiento en el que utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear una serie de imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).

  • Biopsia : extracción de células o tejidos realizada para que un patólogo los observe al microscopio y determine la presencia de signos de cáncer. Para realizar una biopsia del cáncer de células renales, se inserta una aguja delgada en el tumor y se extrae una muestra de tejido.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • El estadio de la enfermedad.
  • La edad y el estado general de salud del paciente.