In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Linfoma de Hodgkin infantil: Tratamiento (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 1 de julio de 2014

Información general sobre el linfoma de Hodgkin infantil



El linfoma de Hodgkin infantil es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en el sistema linfático.

El linfoma de Hodgkin infantil es un tipo de cáncer que se presenta en el sistema linfático que forma parte del sistema inmunitario del cuerpo. El sistema linfático está compuesto de los siguientes elementos:

  • Linfa: líquido acuoso, incoloro, que circula por el sistema linfático y transporta glóbulos blancos llamados linfocitos. Los linfocitos protegen el cuerpo de infecciones y del crecimiento de tumores.
  • Vasos linfáticos: red de tubos delgados que recoge linfa de las diferentes partes del cuerpo y la devuelve al torrente sanguíneo.
  • Ganglios linfáticos: estructuras en forma de frijol que filtran la linfa y almacenan glóbulos blancos que ayudan a combatir infecciones y enfermedades. Los ganglios linfáticos están situados junto a la red de vasos linfáticos diseminados en todo el cuerpo. Se pueden encontrar grupos de ganglios linfáticos bajo las axilas, la pelvis, el cuello, el abdomen y las ingles.
  • Bazo: órgano que produce linfocitos, filtra la sangre, almacena células sanguíneas y destruye las células sanguíneas viejas. El bazo está en el lado izquierdo del abdomen cerca del estómago.
  • Timo: órgano en el que crecen y reproducen los linfocitos. El timo se localiza en el pecho detrás del esternón.
  • Amígdalas: dos masas pequeñas de tejido linfático ubicadas tras la garganta. Las amígdalas elaboran linfocitos.
  • Médula ósea: tejido suave y esponjoso en el centro de los huesos grandes. La médula ósea fabrica glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas.
Ampliar
Sistema linfático; el dibujo muestra los vasos linfáticos y los órganos linfáticos, se incluye los ganglios linfáticos, las amígdalas, el timo, el bazo y la médula ósea. Un recuadro muestra la estructura interior de un ganglio linfático y de los vasos linfáticos adjuntos, con flechas que indican cómo circula la linfa (un líquido claro) hacia dentro y fuera del ganglio linfático. Otro recuadro muestra una vista ampliada de la médula ósea con células sanguíneas.
Anatomía del sistema linfático; se muestran los vasos linfáticos y los órganos linfáticos, se incluye los ganglios linfáticos, las amígdalas, el timo, el bazo y la médula ósea. La linfa (un líquido claro) y los linfocitos se desplazan a través de los vasos linfáticos hasta los ganglios linfáticos, donde los linfocitos destruyen las sustancias que son dañinas. La linfa entra en la sangre a través de una vena grande cerca del corazón.

Debido a que el tejido linfático circula a través de todo el cuerpo, el linfoma de Hodgkin puede iniciarse casi en cualquier parte del cuerpo y diseminarse a casi cualquier tejido u órgano del cuerpo.

Los linfomas se dividen en dos tipos generales: linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodgkin. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre el Tratamiento del linfoma no Hodgkin infantil).

El linfoma de Hodgkin a menudo se presenta en adolescentes (15—19 años). El tratamiento de los niños y adolescentes puede ser diferente al de los adultos. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Tratamiento del linfoma de Hodgkin en adultos).

Hay dos tipos de linfoma de Hodgkin infantil.

Los dos tipos de linfoma de Hodgkin infantil son:

El linfoma de Hodgkin clásico se divide en cuatro subtipos, según la apariencia que tengan las células cancerosas al microscopio:

  • Linfoma de Hodgkin clásico rico en linfocitos.
  • Linfoma de Hodgkin de esclerosis ganglionar.
  • Linfoma de Hodgkin de celularidad mixta.
  • Linfoma de Hodgkin con agotamiento de linfocitos.

La presencia de infección por el virus de Epstein-Barr, pueden afectar el riesgo de linfoma de Hodgkin infantil.

Cualquier cosa que aumenta el riesgo de contraer una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a enfermar de cáncer; no tener factores de riesgo no significa que no se va a enfermar de cáncer. Se debe consultar con el médico si se piensa que el niño puede estar en riesgo. Los factores de riesgo para el linfoma de Hodgkin infantil son los siguientes:

Estar expuesto a infecciones comunes en la primera infancia puede disminuir el riesgo de linfoma de Hodgkin en los niños por el efecto que estas tienen en el sistema inmunitario.

Entre los signos del linfoma de Hodgkin infantil se incluyen la inflamación de ganglios linfáticos, fiebre, sudoración nocturna y pérdida de peso.

Estos y otros signos y síntomas se pueden deber al linfoma de Hodgkin infantil o a otras afecciones. Se debe consultar con el médico si su niño tiene algo de lo siguiente:

  • Inflamación indolora de los ganglios linfáticos del cuello, pecho, axilas o ingle.
  • Fiebre sin razón conocida.
  • Pérdida de peso sin razón conocida.
  • Sudores nocturnos.
  • Fatiga.
  • Anorexia.
  • Picazón en la piel.
  • Dolor en los ganglios linfáticos después de beber alcohol.

La fiebre, la pérdida de peso y los sudores nocturnos se conocen como síntomas B.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el linfoma de Hodgkin infantil se usan pruebas que examinan el sistema linfático.

Pueden utilizarse las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para revisar los signos generales de salud, incluso verificar si hay signos de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que parezca anormal. También se toman los antecedentes médicos de las enfermedades y los tratamientos anteriores del paciente.

  • Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, como el cuello, el pecho, el abdomen o la pelvis desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere, a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computarizada o tomografía axial computarizada.

  • Exploración con TEP (exploración con tomografía con emisión de positrones): procedimiento para encontrar células de tumores malignos en el cuerpo. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radiactiva. El escáner TEP rota alrededor del cuerpo y toma una imagen de los lugares del cuerpo que absorben la glucosa. Las células de tumores malignos tienen aspecto más brillante en la imagen porque son más activas y absorben más glucosa que las células normales. Algunas veces, la exploración por TEP y TC se realizan al mismo tiempo. Si hay cualquier tipo de cáncer, esto aumenta las probabilidades de que se detecte.

  • Radiografía del tórax : radiografía de los órganos y huesos del interior del tórax. Un rayo X es un tipo de haz de energía que puede atravesar el cuerpo y plasmarse en una película que muestra una imagen de áreas del interior del cuerpo.

  • Recuento sanguíneo completo (RSC): procedimiento en el cual se toma una muestra de sangre para verificar los siguientes elementos:
    • Cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.
    • Cantidad de hemoglobina (la proteína que transporta oxígeno) de los glóbulos rojos.
    • La parte de la muestra sanguínea compuesta por glóbulos rojos.
      Ampliar
      Recuento sanguíneo completo (RSC); el panel de la izquierda muestra la sangre cuando se extrae de una vena de la parte anterior del codo mediante un tubo conectado a una jeringa; el panel de la derecha, muestra un tubo de ensayo de laboratorio con células sanguíneas separadas en capas: plasma, glóbulos blancos, plaquetas y glóbulos rojos.
      Recuento sanguíneo completo (RSC). Se extrae sangre introduciendo una aguja en una vena y se permite que la sangre fluya hacia un tubo. La muestra de sangre se envía al laboratorio y se cuentan los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. El RSC se usa para examinar, diagnosticar y vigilar muchas afecciones distintas.

  • Estudios químicos de la sangre : procedimientos mediante los cuales se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias liberadas a la misma por los órganos y tejidos del cuerpo. Una cantidad inusual (mayor o menor que lo normal) de una sustancia puede ser signo de enfermedad en el órgano o el tejido que la elabora.

  • Tasa de sedimentación : procedimiento mediante el cual se toma una muestra de sangre y se analiza la rapidez con que los glóbulos rojos se asientan en el fondo del tubo de ensayo.

  • Biopsia de los ganglios linfáticos: extirpación total o parcial de un ganglio linfático. El ganglio linfático se puede extirpar durante una toracoscopia, una mediastinoscopia o una laparoscopia. Se puede emplear uno de los siguientes tipos de biopsia:

    Un patólogo observa el tejido al microscopio para determinar si hay células cancerosas. Las células de Reed-Sternberg son comunes en el linfoma de Hodgkin clásico.

    Ampliar
    Célula de Reed-Sternberg; la fotografía muestra los linfocitos normales comparados con una célula de Reed-Sternberg.
    Célula de Reed-Sternberg. Las células de Reed-Sternberg son linfocitos grandes y anormales que pueden contener más de un núcleo. Estas células se encuentran en el linfoma de Hodgkin.

    La siguiente prueba se puede realizar con el tejido que se extirpó:

Ciertos factores afectan el pronóstico (posibilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • El estadio del cáncer.
  • El tamaño del tumor.
  • El tipo de linfoma de Hodgkin.
  • Si el paciente tiene síntomas B en el momento del diagnóstico.
  • Ciertas características de las células cancerosas.
  • Si hay demasiados glóbulos blancos o muy pocos glóbulos rojos en el momento del diagnóstico.
  • Si el tumor responde bien al tratamiento inicial con quimioterapia.
  • Si el cáncer recién se diagnosticó o recidivó (volvió).

Las opciones de tratamiento también dependen de:

La mayoría de los niños y adolescentes con linfoma de Hodgkin recién diagnosticado se pueden curar.