In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Neuroblastoma: Tratamiento (PDQ®)

Versión Paciente
Actualizado: 21 de febrero de 2014

Información general sobre el neuroblastoma



El neuroblastoma es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en el tejido nervioso de la glándula suprarrenal, el cuello, el tórax o la médula espinal.

El neuroblastoma suele comenzar en el tejido nervioso de las glándulas suprarrenales. Hay dos glándulas suprarrenales, una sobre cada uno de los riñones, en la parte posterior del abdomen superior. Las glándulas suprarrenales elaboran hormonas importantes que ayudan a controlar el ritmo del corazón, la presión arterial, la concentración de azúcar en la sangre y la forma en que el cuerpo reacciona al estrés. El neuroblastoma también puede empezar en el abdomen, en el tórax, en el tejido nervioso del cuello cerca de la columna vertebral o en la médula espinal.

Ampliar
Anatomía del sistema urinario femenino; la imagen muestra una vista de frente del riñón izquierdo y derecho, los uréteres, la uretra y la vejiga llena de orina. En el interior del riñón izquierdo se ve la pelvis renal. En un recuadro se ven los túbulos renales y orina. También se ve el espinazo, las glándulas suprarrenales y el útero.
Anatomía del sistema urinario femenino donde se observan los riñones, las glándulas suprarrenales, los uréteres, la vejiga y la uretra. La orina se elabora en los túbulos renales y se almacena en la pelvis renal de cada riñón. La orina fluye desde los riñones hacia la vejiga a través de los uréteres. La orina se almacena en la vejiga hasta que se elimina del cuerpo a través de la uretra.


El neuroblastoma comienza con mayor frecuencia durante los primeros años de la niñez, por lo general, en niños menores de 5 años. Se encuentra cuando el tumor empieza a crecer y causar síntomas. A veces, se forma antes del nacimiento y se encuentra durante una ecografía del feto.

Cuando se llega a diagnosticar el neuroblastoma, por lo general el cáncer se metastatizó (diseminó). El neuroblastoma se disemina con mayor frecuencia a los ganglios linfáticos, los huesos, la médula ósea, el hígado y la piel de los lactantes.

Para mayor información en inglés, consultar el sumario del PDQ sobre Exámenes de detección del neuroblastoma.

A veces, el neuroblastoma se ocasiona por una mutación genética (cambio) que se trasmite de los padres a los hijos.

A veces, el neuroblastoma es heredado (pasado de padres a hijos). El neuroblastoma heredado habitualmente se presenta en edades más tempranas que el neuroblastoma que no es heredado. En el caso de los neuroblastomas heredados, se puede formar más de un tumor en la médula suprarrenal.

Los signos y síntomas posibles del neuroblastoma incluyen dolor de huesos y una masa en el abdomen, el cuello o el tórax.

Los signos y síntomas más comunes del neuroblastoma se deben a la presión que ejerce el tumor, en la medida en que va creciendo, sobre los tejidos cercanos o al cáncer que se disemina hasta el hueso. Estos y otros signos y síntomas pueden ser causados por un neuroblastoma o por otras afecciones.

Consulte con el médico de su niño si este tiene algo de lo siguiente:

  • Bulto en el abdomen, el cuello o el tórax.
  • Ojos protuberantes.
  • Círculos oscuros alrededor de los ojos (ojeras).
  • Dolor en los huesos.
  • Estómago hinchado y problemas para respirar (en los lactantes).
  • Bultos azulados e indoloros debajo de la piel (en los lactantes).
  • Debilidad o parálisis (pérdida del movimiento de una parte del cuerpo).

Otros signos y síntomas menos comunes del neuroblastoma son los siguientes:

  • Fiebre.
  • Falta de aire.
  • Cansancio.
  • Hemorragia o moretones que ocurren con facilidad.
  • Petequia (manchas como puntos de alfiler no elevados debajo de la piel causados por hemorragia).
  • Presión arterial alta.
  • Diarrea grave y aguada.
  • Movimientos musculares bruscos.
  • Movimiento ocular incontrolado.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el neuroblastoma, se utilizan pruebas que examinan muchos tejidos y líquidos diferentes del cuerpo.

Se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para comprobar el estado general de salud e identificar cualquier signo de enfermedad como, por ejemplo, bultos o cualquier otra cosa que parezca extraña. También se toma nota de los hábitos sanitarios del paciente y de las enfermedades y tratamientos anteriores.

  • Examen neurológico : serie de preguntas y pruebas para revisar el cerebro, la médula espinal y el funcionamiento de los nervios. El examen verifica el estado mental de la persona, la coordinación y la capacidad de caminar normalmente, así como el funcionamiento de los músculos, los sentidos y los reflejos.

  • Estudios de catecolamina en la orina : procedimiento en el que se analiza una muestra de orina a fin de medir la cantidad de ciertas sustancias, ácido vanililmandélico (AVM) y ácido homovanílico (AHV), que se producen cuando las catecolaminas se descomponen y se liberan en la orina. Una cantidad más alta que la normal de AMV o AHV puede ser un signo de neuroblastoma.

  • Estudios químicos de la sangre : procedimiento en el cual se observa una muestra de sangre para medir la concentración de ciertas sustancias liberadas a la sangre por los órganos y tejidos del cuerpo. Una concentración fuera de lo común (por encima o por debajo de lo normal) de una sustancia puede ser un signo de enfermedad en el órgano o tejido que la elabora. Una concentración superior a la normal de las hormonas dopamina y norepinefrina puede ser un signo de neuroblastoma.

  • Exploración con mIBG (metayodobenzilguanidina) : procedimiento que se usa para detectar tumores neuroendocrinos, como neuroblastoma y feocromocitomas. Se inyecta en una vena una cantidad muy pequeña de una sustancia que se llama mIBG radiactiva y esta circula por el torrente sanguíneo. Las células de un tumor neuroendocrino absorben la mIBG radiactiva y se detectan mediante un escáner. Las exploraciones se pueden realizar durante 1 a 3 días. Se puede administrar una solución de yodo antes o durante la prueba para evitar que la glándula tiroides absorba demasiada mIBG. Esta prueba también se usa para determinar si el tumor está respondiendo bien al tratamiento. Para tratar el neuroblastoma se usan dosis altas de mIBG.

  • Aspiración de médula ósea y biopsia : extracción de médula ósea, sangre y un trozo pequeño de hueso mediante la inserción de una aguja hueca en el hueso de la cadera o el esternón. Un patólogo observa la médula ósea, la sangre y el hueso al microscopio para verificar si hay signos de cáncer.

  • Radiografía : un rayo X es un tipo de haz de energía que puede atravesar el cuerpo y actuar sobre una película, creando una imagen de regiones internas del cuerpo.

  • Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de imágenes detalladas de regiones internas del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Es posible que al paciente se le inyecte un tinte en una vena o se le dé a beber para que los órganos o tejidos aparezca más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computadorizada o tomografía axial computarizada.

  • IRM (imágenes por resonancia magnética) con gadolinio : procedimiento para el que se utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear una serie de imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. Se inyecta en una vena una sustancia que se llama gadolinio. El gadolinio se acumula alrededor de las células cancerosas y las hace aparecer más brillantes en la imagen. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).

  • Ecografía: procedimiento en el cual se hacen rebotar ondas sonoras de alta energía en los tejidos internos u órganos para producir ecos. Estos ecos forman una imagen de los tejidos del cuerpo que se llama ecograma. La imagen se puede imprimir y observar más tarde.

Para diagnosticar un neuroblastoma se realiza una biopsia.

Durante una biopsia se extraen células y tejidos para que un patólogo los observe al microscopio y determine si hay signos de cáncer. La forma en que se realiza la biopsia depende del lugar del cuerpo donde está el tumor. A veces, se extirpa el tumor completo al mismo tiempo que se lleva a cabo la biopsia.

Se pueden realizar las siguientes pruebas en el tejido que se extrae:

  • Análisis citogenético : prueba de laboratorio en la que se observan al microscopio las células de una muestra de tejido para verificar si hay ciertos cambios en los cromosomas.
  • Microscopía óptica y electrónica : prueba de laboratorio para la que se observan las células de una muestra de tejido bajo microscopios comunes y de alta potencia para verificar si hay ciertos cambios en las células.
  • Estudio inmunohistoquímico : prueba de laboratorio en la que se agrega una sustancia, como un anticuerpo, un tinte o un radioisótopo, a una muestra de tejido canceroso para verificar si tiene ciertos antígenos. Este tipo de estudio se usa para determinar la diferencia entre distintos tipos de cáncer.
  • Estudio de amplificación del MYC-N: estudio de laboratorio en el que se analizan células tumorales y de la médula ósea para determinar la concentración del MYC-N. El MYC-N es importante para el crecimiento de las células. Una concentración más alta de MYC-N (más de 10 copias del gen) se llama amplificación del MYC-N. Es más probable que un neuroblastoma con amplificación del MYC-N se disemine en el cuerpo y es menos probable que responda al tratamiento.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de lo siguiente:

  • Edad del niño en el momento del diagnóstico.
  • Estadio del cáncer.
  • La histología del tumor (la forma, función y estructura de las células del tumor).
  • Si hay cáncer en los ganglios linfáticos del mismo lado del cuerpo donde está el cáncer o si el cáncer está en los ganglios linfáticos del lado opuesto del cuerpo.
  • El modo en que el tumor responde al tratamiento.
  • Si hay ciertos cambios en los cromosomas.
  • Cuánto tiempo pasó entre el momento del diagnóstico y el momento en que el cáncer recidivó (cuando se trata de cáncer recidivante).

El pronóstico y las opciones para el tratamiento del neuroblastoma también se ven afectados por las características biológicas del tumor, que incluye los siguientes aspectos:

  • Las características histológicas de las células tumorales.
  • La diferencia entre las células tumorales y las células normales.
  • La rapidez con que crecen las células tumorales.
  • Si el tumor muestra una amplificación del MYC-N.

De la biología del tumor se dice que puede ser favorable o desfavorable, dependiendo de estos factores. Una biología de tumor favorable significa que existe una mejor probabilidad de recuperación.

En algunos lactantes, el neuroblastoma podría desaparecer sin ningún tratamiento. Se observa al lactante de forma cuidadosa para ver si se presentan síntomas de neuroblastoma. Si se presentan síntomas, podría presentarse la necesidad de tratamiento.