Pasar al contenido principal

Terapia de transferencia de células T

La terapia de células T con CAR es un tratamiento en el que las células T (un tipo de célula inmunitaria que también se llama linfocito T) del paciente se modifican en el laboratorio para que se unan a las células cancerosas y las destruyan.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer

¿Cómo funciona la terapia de transferencia de células T contra el cáncer?

La terapia de transferencia de células T es un tipo de inmunoterapia que ayuda al sistema inmunitario a combatir mejor el cáncer. Hay dos tipos principales de terapia de transferencia de células T: terapia con linfocitos infiltrantes tumorales (o LIT) y terapia de células T con CAR. En los dos tipos de terapia se obtiene una muestra de células inmunitarias, se cultivan grandes cantidades de estas células en el laboratorio y luego se devuelven estas células al paciente por medio de una infusión.

El proceso de cultivar las células T en el laboratorio puede durar de 2 a 8 semanas. Durante este tiempo, puede recibir tratamiento con quimioterapia y, tal vez, radioterapia para eliminar otras células inmunitarias. La reducción de las células inmunitarias ayuda a que las células T transferidas sean más eficaces. Después de estos tratamientos, las células T que se cultiven en el laboratorio se le devolverán al cuerpo mediante una aguja en una vena.

  • La terapia LIT usa células T llamadas linfocitos infiltrantes tumorales que se encuentran en el tumor. Los doctores evalúan estos linfocitos en el laboratorio para averiguar cuáles de estos reconocen mejor a las células tumorales. Luego, estos linfocitos seleccionados se tratan con sustancias que los hacen multiplicarse rápidamente en grandes números.

La idea de este método es que los linfocitos que están dentro o cerca del tumor son capaces de reconocer las células tumorales. Sin embargo, es probable que no haya suficientes de estos linfocitos para destruir el tumor o para superar las señales que el tumor emite para deprimir el sistema inmunitario. El administrarle grandes números de linfocitos que reaccionan mejor al tumor puede ayudar a superar estos obstáculos.

  • La terapia de células T con CAR se parece a la terapia LIT, pero antes de cultivar las células T y administrarlas de vuelta al cuerpo, primero se modifican en el laboratorio para que produzcan un tipo de proteína conocida como CAR. CAR significa receptor de antígeno quimérico. Estos receptores CAR están diseñados para permitir que las células T se unan a proteínas específicas en la superficie de las células cancerosas, mejorando así su capacidad para atacarlas.

¿Qué cánceres se tratan con la terapia de transferencia de células T?

La terapia de transferencia de células T se estudió por primera vez en el tratamiento del melanoma metastásico porque los melanomas, a menudo, causan una respuesta inmunitaria fuerte y suelen tener muchos LIT. El uso de la terapia LIT ha sido eficaz para algunas personas con melanoma y produjo resultados prometedores en otros cánceres, como el carcinoma de células escamosas del cuello uterino y el colangiocarcinoma. Sin embargo, este tratamiento todavía es experimental.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó 6 terapias de células T con CAR para tratar cánceres de la sangre: 

La terapia de células T con CAR también se estudió para tratar tumores sólidos, como el cáncer de mama (seno) y el cáncer de encéfalo, pero el uso para estos cánceres aún es experimental.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la terapia de transferencia de células T?

La terapia de transferencia de células T puede causar efectos secundarios que las personas presentan de diferentes maneras. Los efectos secundarios que puede tener y la gravedad de estos dependerán del estado de salud del paciente antes del tratamiento, el tipo de cáncer que tenga y qué tan avanzado está, el tipo de terapia de transferencia de células T que reciba y la dosis.

Los médicos y los enfermeros no pueden saber con seguridad cuándo se presentarán los efectos secundarios, o si los tendrá, o cómo le afectarán. Por lo tanto, es importante saber los signos a los que debe prestar atención y qué hacer si comienza a tener problemas. 

La terapia de células T con CAR puede causar un efecto secundario grave conocido como síndrome de liberación de citocinas. Este síndrome se presenta cuando las células T transferidas, u otras células inmunitarias que reaccionan a las nuevas células T, liberan una gran cantidad de citocinas en la sangre. 

Las citocinas son sustancias inmunitarias que tienen muchas funciones distintas en el cuerpo. Un aumento repentino en sus concentraciones puede causar: 

  • Fiebre
  • Náuseas
  • Dolor de cabeza
  • Sarpullido
  • Latidos cardíacos rápidos
  • Presión arterial baja
  • Dificultad para respirar 

La mayoría de los pacientes tienen una forma leve del síndrome de liberación de citocinas, pero en algunas personas puede ser grave o hasta mortal.

Además, aunque las células T con CAR están diseñadas para reconocer proteínas que se encuentran solo en las células cancerosas, a veces también pueden reconocer células normales. Según los tipos de células normales que se reconozcan, esto puede causar una variedad de efectos secundarios, que incluyen daño a órganos.  

La terapia LIT puede causar síndrome de fuga capilar. Este síndrome causa la fuga de líquido y proteínas de vasos sanguíneos diminutos y su paso a los tejidos circundantes, lo cual provoca una presión arterial peligrosamente baja. El síndrome de fuga capilar puede provocar insuficiencia multiorgánica y choque cardiocirculatorio.

Terapia de transferencia de células T

Infórmese sobre la terapia de transferencia de células T, un tipo de inmunoterapia que se usa para tratar el cáncer.