Manejo de costos y de información médica

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Crédito: iStock

Las personas con cáncer y sus familias pueden enfrentarse a mayores retos económicos. El tratamiento de cáncer puede ser muy caro, aun cuando se tenga seguro. Y mantener la cuenta de tratamientos y de pruebas, de formularios y cobros, y otros documentos puede parecer agobiante.

Para un resumen de la investigación actual sobre los problemas financieros de los pacientes y sobrevivientes de cáncer, vea Efectos económicos tóxicos del tratamiento del cáncer.

Explicación de costos

Si usted siente que es una persona sana económicamente o se preocupa de no poder pagar el tratamiento, es importante que entienda los costos de su tratamiento de cáncer. Debido a los muchos especialistas que participan y a las pruebas y tratamientos diferentes que usted puede necesitar, es clave que conozca los gastos que le esperan. Estas son algunas sugerencias para asegurarse de que usted entiende sus costos:

Entérese de los costos desde un principio.
Los costos varían mucho dependiendo de dónde vive, qué tipo de seguro usted tiene y lo que cobra cada hospital. Tanto como sea posible, sepa desde un principio qué esperar en cuanto a costos.

Entérese de las opciones de pago si es necesario.
Hable con la oficina de cobros o con un asesor financiero del hospital. Si le preocupa pagar las facturas médicas, pregunte las opciones para hacer más manejables los pagos, como:

  • Planes de pago
  • Reducción de precios
  • Asistencia al paciente
  • Ayuda de beneficencia

Hable con sus doctores. 
Diga a su equipo de atención médica si piensa que los costos del tratamiento podrían ser una carga para usted. Hablar con ellos de estos asuntos puede hacerle sentir incomodidad, pero ellos están para ayudarle. Sus doctores necesitan y quieren saber cómo le afectan los costos. Algunos pacientes dicen que les hace sentir mejor compartir sus preocupaciones con su doctor. Entonces, las decisiones acerca de cuáles tratamientos usar y qué medicinas tomar pueden hacerse teniendo en cuenta esas preocupaciones.

En cuanto más sepan sus doctores acerca de sus circunstancias, más  podrán compartir con usted su tratamiento. Ellos podrán también indicarle los recursos que pueden ayudarle.

Pida ayuda a los trabajadores sociales del hospital para saber de los programas que hay fuera del seguro. 
Ellos pueden sugerirle organizaciones u otros programas que podrían ayudarle a pagar su tratamiento de cáncer.

Contacte el departamento de recursos humanos en su trabajo. 
Su empresa puede tener una persona específica que responda sus preguntas acerca del plan de seguro o que proporcione el nombre del contacto para información más detallada.

Obtenga ayuda para entender sus facturas. 
Es normal que sus facturas le confundan, por eso no se preocupe de hacer preguntas. Usted puede preguntar:

  • A alguien en la oficina de cobros
  • A  un trabajador social en el hospital
  • A  un amigo de confianza o a un familiar. Vea si ellos pueden hacer llamadas telefónicas relacionadas con el seguro o ayudarle a organizar y a estar al tanto de los cobros e informes.
  • Profesionales que ofrecen servicios para ayudar con facturas y con el seguro. Estos pueden ser defensores de pacientes y de cobros médicos. Aunque cobren una cuota, a la larga pueden ahorrarle dinero al ayudarle a manejar los costos de su tratamiento.

Examine las opciones de pago de otras deudas. 
Si tiene dificultad para pagar los recibos acostumbrados (como la hipoteca, la renta o el agua, el gas y la luz) durante su tratamiento de cáncer, hable al banco o a las compañías a las que debe. Ellos pueden establecer un plan de pagos para que no se retrase en hacerlos. Es importante ponerse en contacto con los acreedores tan pronto como piense que pueda tener problemas económicos.

Sepa cómo encontrar organizaciones y recursos que ofrecen ayuda financiera.
Un recurso es la lista del NCI de Organizaciones que Ofrecen Servicios de Apoyo. Usted puede también llamar al Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER) para pedir ayuda para encontrar recomendaciones y recursos.

Explicación de su seguro médico

Es normal sentir confusión sobre lo que cubre el seguro médico y los detalles de su plan. Pero es importante que entienda su póliza y que cree una forma organizada de pagar y de seguir la pista a los recibos del tratamiento médico. Manejar el seguro se lleva algo de tiempo y esfuerzo y puede ser una carga grande cuando se está recibiendo tratamiento para el cáncer. Las formas de manejar esto son:

Llame a su compañía de seguro y hable con un coordinador de beneficios. 
Tenga su póliza a la mano.  Revise cuáles pruebas, tratamientos y medicamentos están cubiertos y cuáles no. Pregunte si su plan cubrirá a cualquier especialista al que le remita su médico.

Pregunte acerca de sus co-pagos, deducibles y otros costos. 
Es importante saber estos costos cuando empieza su tratamiento para no tener sorpresas. Si lo desea, puede preguntar también si los co-pagos se deben por adelantado y cuánto cuestan.

Pregunte cuándo y cómo hacer los pagos. 
Averigüe cómo deberá usted pagar el saldo. Por ejemplo, ¿necesita presentar una reclamación? ¿Paga la compañía de seguros primero? O, ¿paga usted la  factura y luego se le rembolsa?

Entienda sus formularios de Explicación de Beneficios. 
Sus explicaciones de beneficios son los formularios que recibe de la compañía de seguros con la lista del costo de los servicios y tratamientos que recibió usted y la parte del costo pagado de acuerdo con su póliza. Las explicaciones de beneficios no son facturas de cobros.

Entienda los pasos que necesita seguir para que se apruebe el tratamiento no cubierto. 
Si su doctor piensa que usted necesita una prueba o procedimiento que no está cubierto por su póliza de seguro, tal vez usted querrá preguntar si el doctor escribirá una carta en la que declara por qué es necesario el procedimiento o la prueba. Usted presentará entonces la carta a la compañía de seguro. Si la compañía no está de acuerdo en cubrir el tratamiento o procedimiento, usted puede iniciar el proceso de apelación.

Pida que le asignen a un gestor de casos en la compañía de seguros. 
De esta forma usted puede hablar con la misma persona cada vez que tenga una pregunta o preocupación.

Póngase en contacto con Medicare. 
Para preguntas acerca de cobertura de Medicare, vaya a Medicare.gov o llame al 1-800-633-4227. Medicare es el seguro de salud del gobierno para las personas de 65 años de edad y más. Entre otras cosas, usted puede saber cuáles son los costos, qué hacer si usted tiene otro seguro y los procesos de reclamaciones y apelaciones. El Programa Estatal de Asistencia de Seguro de Salud  (SHIP) proporciona información específica para cada estado, referencias y asesoramiento para los beneficiarios de Medicare y quienes cuidan de ellos.

Póngase en contacto con Medicaid. 
Para preguntas sobre cobertura de Medicaid, vaya a Medicaid.gov o llame al Centro de Servicios de Medicare y Medicaid al 1-877-267-2323. Medicaid proporciona beneficios de salud para personas con ingresos limitados y sus familias. El programa es administrado por cada estado y, por lo tanto, los estados pueden diferir en cuanto a quién es elegible y qué beneficios pueden cubrir. Para saber lo que cubre su estado, vea Contacte a su estado con preguntas.

Revise las pautas de las dependencias del gobierno. 
Busque en Internet las pautas que explican cómo funcionan los planes de seguros. Los siguientes son algunos ejemplos:

Contacte programas que ayudan con la cobertura de seguro. 
Busque asistencia de organizaciones que ayudan a personas preocupadas por su cobertura de seguro. El servicio de ayuda para seguro médico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer ofrece ayuda a pacientes y supervivientes del cáncer que han perdido, o tienen el peligro de perder su cobertura de seguro médico (1-800-227-2345).

Si no puede pagar el seguro y no tiene derechos a Medicaid o a Medicare, pregunte sobre programas de cuidados de beneficencia y programas de escala flotante (en los cuales su costo está basado en su ingreso) en hospitales y clínicas. Algunos hospitales están obligados a ver a pacientes que no tienen seguro. Contacte el departamento de salud pública, o los servicios sociales o la oficina administrativa de su hospital para más información.

Ahorre dinero en medicina para el dolor

El dolor asociado con el cáncer es un efecto secundario común del cáncer y de su tratamiento. Si el costo de la medicina para el dolor es un problema para usted, hable con su médico. No se salte dosis o guarde la medicina para después. Si lo hace,  esto puede interferir con el control de su dolor. Para ahorrar dinero en la medicina para el dolor, piense en las siguientes sugerencias:

Pregunte a su médico si hay marcas genéricas disponibles de los medicamentos. 
Estas cuestan generalmente menos que las medicinas de marca. Puede preguntar también acerca de la forma del medicamento. Las tabletas pueden costar menos que otras formas de medicina.

Pida a su médico muestras de medicinas antes de pagar su receta.
Pero no se pueden obtener muestras de opioides. Aunque usted puede pedir a su médico que escriba solo una parte de la receta. De esta forma puede asegurarse de que el medicamento funciona para usted antes de comprar el resto. Esto solo ayudará si paga por la cantidad que compra. Para algunos planes de seguro médico, usted paga lo mismo por parte de la receta o por toda ella. Averigüe qué funcionará mejor para usted.

Busque programas de descuento de medicinas. 
Algunas organizaciones y compañías farmacéuticas tienen programas especiales que ayudan a pagar los medicamentos recetados. Pregunte a su trabajador social sobre estos programas.

Pregunte si puede comprar sus medicinas de receta de una farmacia de entrega por correo. 
Muchas compañías de seguro ofrecen la opción de surtir las recetas de farmacias que entregan por correo. Algunas veces es más barato pedir por correo que comprar medicinas en la farmacia local. Pero primero debe asegurarse de que el medicamento funciona para usted. Además, tenga en cuenta que no se puede ordenar los opioides a granel o por correo.

Contacte NeedyMeds. 
NeedyMeds es una organización sin fines de lucro que ayuda a las personas que no pueden pagar los medicamentos u otros costos de atención de salud.

Obtención de información médica clave

Crédito: iStock

Tan agobiante como puede ser, es muy importante que conserve comprobantes de medicinas, de pruebas y de tratamientos que usted recibe. Puede ser útil que establezca sistemas para organizar la información sobre su atención desde el mismo principio de su tratamiento. Estas son algunas formas para mantener comprobantes de la atención médica que reciba:

Pida copias de planes y resultados de tratamientos, y consérvelas. 
Guárdelas en una carpeta para archivo o páselas por escáner y guárdelas en su computadora.  Otros artículos para guardar:

  • Fechas de cada visita médica
  • Pruebas y procedimientos recibidos, con fechas y resultados
  • Tratamientos recibidos, con fechas
  • Efectos secundarios y síntomas que haya tenido, con fechas
  • Cualquier medicina recetada
  • Otro tratamiento de apoyo o complementario recibido

Aquí se incluye una tabla de muestra que indica el tipo de información que es útil conservar a la mano y tenerla al día.

Use herramientas de Internet. 
Algunos proveedores de cuidados para la salud, compañías de seguro y empresas, dan acceso a los pacientes a herramientas para computadora. Por ejemplo, usted puede empezar un expediente personal de salud  (PHR) que le permite entrar, manejar y tener al día información médica importante. Un expediente personal de salud es semejante a un expediente médico electrónico que su doctor puede conservar, excepto que usted es quien conserva el PHR y controla quién tiene acceso a él.

Use un cuaderno de apuntes o un diario.  
Escriba los detalles de efectos secundarios o preguntas para hacer al doctor. Llévelo con usted a las consultas médicas para tomar notas y consultarlas después.

Pregunte si puede grabar las pláticas con su doctor. 
Cree una grabación de la voz de estas conversaciones con una grabadora o con un dispositivo móvil para ayudarse a recordar y revisar información. También será más fácil para usted  escuchar durante la conversación misma, sabiendo que no se perderá nada.

Mantenga un calendario o un planificador diario. 
Esté al tanto de eventos diarios, de citas y de fechas importantes para recordar.

Use aplicaciones en su aparato móvil o en su computadora. 
Hay muchas aplicaciones que le pueden ayudar a recordar y a organizar información. Algunas organizaciones que tienen aplicaciones son:

Mantenga una hoja con la siguiente información útil para usted y para otros:

  • Nombres e información de contacto de personas clave en su equipo de atención médica
  • Información de diagnóstico, como tipo y estadio de su cáncer
  • El plan de tratamiento propuesto por su médico
  • Efectos secundarios posibles o cambios en su salud que ponen la vida en peligro y que necesita tener en cuenta y para los cuales deberá buscar atención médica urgente.

Hable con un trabajador social en el hospital para saber más cómo estar al día de la información médica clave. 
No es importante cuál sistema o herramienta usted elige, sino que usted use algo para tener todo organizado y a la mano.

Organización de recibos y facturas médicas

Cree un sistema para tener al día sus cobros médicos y las explicaciones de beneficios de su compañía de seguros. Si lo hace, esto puede permitirle detectar problemas de facturación. Algunas formas de mantener organizados sus cobros y otros papeles de finanzas son:

Mantenga los papeles en un solo lugar. 
Si recibe sus cobros por correo, póngalos en una sola carpeta. Si recibe sus cobros por Internet, guárdelos en una carpeta de archivos en su computadora.  Por razones de seguridad, imprima también copias para guardarlas en una carpeta separada.

Cree una cuenta especial de correo electrónico. 
Use esta cuenta solo para comunicarse con el hospital y la compañía de seguro.

Organice recibos y facturas médicas. 
Por ejemplo, usted puede tener una carpeta separada por mes, o una carpeta separada para cada clase de papeles. 

Revise siempre sus recibos y facturas.  
Compare cada cobro que recibe con la explicación de beneficios recibida de su compañía de seguro. Pregunte si encuentra alguna diferencia entre la explicación de beneficios y el cobro. Diga siempre si piensa que su cobro está equivocado. Está bien hacer preguntas sobre sus cobros con el doctor o con la compañía de seguro. Puede serle útil si conserva apuntes de sus conversaciones. Aquí hay una tabla de muestra para anotar los detalles de lo que le dicen.

Más sugerencias para manejar los costos

Siga el horario de tratamiento y de medicamentos. 
Gastos extra pueden resultar de viajes innecesarios a la sala de urgencias o al hospital. Es importante que se cuide y siga el plan de tratamiento y de medicamentos que su médico le recetó. Al hacerlo, podrá limitar los viajes al hospital que no necesita.

Sepa los detalles de su atención en casa. 
Asegúrese de saber cómo cuidarse en casa antes de salir del hospital. Si no entiende completamente sus instrucciones al darle de alta, pida al personal que las explique una vez más. Haga que alguien le acompañe para que oiga también las instrucciones y que tome notas. En cuanto más información tiene usted, más podrá evitar visitas innecesarias al doctor o a la sala de urgencias.

Pida ayuda para gastos de viaje. 
Los gastos de transporte pueden aumentar si se añaden los pacientes y sus familias. Si el transporte es un problema para usted, hable con su trabajador social sobre organizaciones que proveen viajes o ayudan con gastos de viaje. O contacte el Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI al teléfono 1-800-422-6237 para más información.

Obtenga apoyo emocional. 
La tensión puede afectar su salud física, lo cual puede significar más visitas al doctor y gastos extra. Si siente molestia y confusión por problemas económicos o con el gravamen de tener cáncer en general, busque ayuda desde el principio. Es importante que pida apoyo emocional y social. Hable con sus amigos y su familia acerca de su tensión. Hágales saber cómo se siente. O pida ayuda a un trabajador social o a otro profesional capacitado. Ellos pueden ayudarle a salir adelante de sus sentimientos.

Busque formas de facilitar las tareas  de la vida diaria. 
Si usted tiene que manejar los asuntos financieros por su cuenta, esto puede ocupar mucho de su tiempo. Podría ayudar si establece pagos automáticos de cobros mensuales. O, busque ayuda con las tareas o encargos que tiene que hacer. Por ejemplo, pida a los amigos que recojan a sus hijos, que traigan comidas en algunas ocasiones o que hagan mandados por usted. O, pregunte si podrían ayudarle a hacer llamadas telefónicas de asuntos no médicos o a escribir notas.