Cambios para la familia

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
Una madre y su hija abrazadas.

El cáncer afecta a la familia y a los amigos, no solo a la persona que padece la enfermedad. Quienes forman parte de su vida pueden también sentir preocupación, enojo o temor. Puede que sus familiares sean comprensivos, o que empiecen a actuar diferente hacia usted. Algunos probablemente se sientan culpables por no estar enfermos, o podrían sentirse inútiles, sin saber cómo ayudarle.

Adaptación a su nueva situación

Cuando usted se entera que tiene cáncer, las rutinas diarias pueden cambiar para todos. Los horarios pueden concentrarse en torno al tratamiento. Algún familiar puede necesitar ausentarse del trabajo para llevarle a su tratamiento. O, quizás, usted necesite ayuda para pagar las cuentas o preparar las comidas. Usted puede necesitar ayuda con las tareas del hogar y los mandados. Otros asuntos que suelen surgir son:

Cambio en las funciones

Cuando alguien tiene cáncer, todos en la familia tienen que asumir nuevas funciones y responsabilidades. Es posible que un niño tenga que hacer los quehaceres del hogar, o que un cónyuge tenga que ayudar a hacer las compras o compartir el automóvil. A algunas personas les puede resultar difícil adaptarse a estos cambios.

Dinero

A muchas personas les resulta estresante estar al tanto de cuestiones de dinero. El cáncer puede reducir la cantidad de dinero que su familia tiene para gastar o para ahorrar. Si usted no puede trabajar, alguien en su familia puede necesitar obtener empleo. Usted y su familia pueden necesitar saber más sobre el seguro médico y averiguar lo que está cubierto y lo que es necesario pagar. Ocuparse de estos y de otros asuntos de dinero puede ser difícil. Para sugerencias sobre manejo de cobros y seguro médico, vea Manejo de costos y de información médica.

Arreglos de vivienda

Quienes tienen cáncer a menudo necesitan mudarse de donde viven o cambiar con quien viven. Usted puede necesitar mudarse con alguna otra persona para recibir el cuidado que necesita. O, puede necesitar viajar lejos de casa para recibir tratamiento. Esto puede resultarle estresante porque probablemente sienta que está perdiendo su independencia, aún si es solo por un corto periodo de tiempo.

Actividades diarias

Puede necesitar ayuda con tareas como pagar las cuentas, preparar comidas o entrenar los equipos de sus hijos. Le puede ser difícil pedirles a otros que hagan esas cosas por usted. Sin embargo, la mayoría de la gente quiere ayudar y lo hacen con gusto cuando se lo piden.

Ayuda de la familia y de los amigos

Cuando la gente se entera de que usted tiene cáncer, algunos le preguntarán cómo pueden ayudar. Otros quisieran saber qué pueden hacer por usted, pero no saben cómo preguntarle. Usted puede ayudar a sus amigos a enfrentarse a esta noticia y dejar que le ayuden de alguna manera. Por ejemplo, pídales que ellos manejen cuando le toca a usted llevar a los niños a la escuela o necesite ir a la tienda. Haga una lista de las cosas para las que podría necesitar ayuda, así ellos pueden elegir lo que pueden hacer por usted.

Haga lo que pueda hacer

Es probable que pueda y quiera seguir haciendo las cosas usted mismo. Es importante hacer saber a la gente que usted aún puede hacer algunas cosas sin ayuda. En la medida en que pueda, siga con su rutina normal de tomar decisiones, hacer tareas y mandados y participar en las cosas que disfruta hacer.

Pida ayuda

Está bien pedir ayuda si la necesita. Pedir ayuda no es un signo de debilidad. Es muy probable que sus seres queridos quieran ayudarle. Usted puede también encontrar en las iglesias o en grupos comunitarios voluntarios que le ayuden. Se puede contratar ayuda profesional para que le asistan con su cuidado físico y otras necesidades. También podría preguntar a su médico sobre los cuidados de relevo, que es cuando alguien viene a su casa y cuida de usted mientras sus familiares salen por un rato.

Muestre agradecimiento a las personas que le cuidan

El cáncer y su tratamiento son difíciles para todos, aun para las personas que le cuidan. A veces, los seres queridos se agotan y se enferman por la tensión. Por eso, necesitan tener equilibrio en sus vidas: tiempo para atender sus tareas personales y mandados, así como para descansar, estar con amigos o disfrutar de pasatiempos. Quienes le cuidan necesitarán también tiempo para ordenar sus sentimientos acerca del cáncer. Haga saber a quienes le cuidan que usted quiere que se tomen un descanso, y que está bien que otras personas le cuiden por un rato.