Problemas de salud sexual en mujeres con cáncer

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Hable con su doctor para saber lo que puede esperar y cómo manejar los cambios que pueden afectar su vida sexual.

Crédito: ¡Stock

Las mujeres que reciben tratamiento para el cáncer pueden experimentar cambios que afectan a su vida sexual durante el tratamiento y, algunas veces, después de este. Aunque puede ser que no tenga la energía o el interés en la actividad sexual que usted tenía antes del tratamiento, buscar la intimidad y sentirse cerca de su cónyuge o pareja es probablemente todavía importante.

Su doctor o enfermera pueden hablar con usted acerca de cómo el tratamiento del cáncer podría afectar su vida sexual, o usted puede necesitar tomar la iniciativa y hacer preguntas como: ¿Qué cambios o problemas sexuales son comunes en las mujeres que reciben este tipo de tratamiento? ¿Qué métodos de control de la natalidad o de protección se recomiendan durante el tratamiento?

Otras preguntas que usted podría pensar en hacer se encuentran al final de esta página. Para más información acerca de cómo el tratamiento puede afectar su fecundidad, vea Cuestiones de fecundidad en las mujeres: niñas y adultas.

Si el tratamiento afectará su salud sexual, esto depende de factores como:

  • El tipo de cáncer
  • Los tipos de tratamientos
  • La cantidad (dosis) de tratamiento
  • La duración del tratamiento
  • Su edad al tiempo del tratamiento
  • La cantidad de tiempo que ha pasado desde el tratamiento
  • Otros factores personales de salud

Los tratamientos contra el cáncer pueden causar problemas sexuales en las mujeres

Algunos de los problemas que afectan a la salud sexual de una mujer durante el tratamiento son temporales y mejoran cuando ha terminado el tratamiento. Otros efectos secundarios pueden durar más tiempo o empezar después del tratamiento. Su doctor hablará con usted acerca de los efectos secundarios que usted podría tener según su tratamiento:

  • La quimioterapia puede hacer que disminuyan las concentraciones de estrógeno y causar insuficiencia ovárica primaria. Esto quiere decir que los ovarios no producen hormonas y no liberan óvulos. Los síntomas pueden ser sofocos, períodos irregulares o ausentes y sequedad vaginal, la cual puede dificultar las relaciones sexuales o hacerlas dolorosas. La quimioterapia puede también afectar al tejido vaginal, lo cual puede causar irritaciones.
  • La terapia hormonal (llamada también terapia endocrina) puede causar concentraciones bajas de estrógeno lo cual puede producir síntomas como sofocos, períodos irregulares o ausentes y sequedad vaginal. Entérese de cuáles son los efectos secundarios menos comunes pero graves de la Terapia hormonal para el cáncer de seno.
  • La radioterapia dirigida a la pelvis (como a la vejiga, al cuello del útero, a los ovarios, al recto, al útero o a la vagina) puede causar que disminuyan las concentraciones de estrógeno y, por lo tanto, la sequedad vaginal. La estenosis vaginal (una vagina menos elástica, angosta y corta), la atrofia vaginal (debilidad de los músculos vaginales y una pared vaginal delgada), y la comezón, el ardor y la inflamación de la vagina pueden también causar dolor y molestias en las relaciones sexuales.
  • La cirugía para cánceres ginecológicos puede afectar su vida sexual. El tratamiento para otros cánceres puede también causar cambios físicos que pueden afectar la forma como usted ve su cuerpo. Su equipo de cuidados médicos hablará con usted sobre lo que podrá esperar y le enseñarán a hacer ajustes después de la cirugía, como después de una mastectomía o de una ostomía, por ejemplo.
  • Los medicamentos como los opioides y algunos que se usan para tratar la depresión pueden hacer que disminuya su interés por el sexo.

Formas de manejar las cuestiones de salud sexual

Las personas del equipo de atención médica han ayudado a otros a salir adelante durante este tiempo difícil y pueden ofrecer valiosas sugerencias. Usted puede también querer hablar con un experto en salud sexual para obtener respuestas a cualquier pregunta o preocupación.

La mayoría de las mujeres pueden ser activas sexualmente durante el tratamiento, pero usted querrá confirmar esto con su doctor. Por ejemplo, puede haber ocasiones durante el tratamiento cuando usted tiene un riesgo mayor de infección o de sangrado y le aconsejarán que se abstenga de las relaciones sexuales.

Su equipo de atención médica puede ayudarle a:

  • Obtener información sobre medicamentos y ejercicios, para que las relaciones sexuales sean menos molestas, por ejemplo:
    • Geles o cremas vaginales para aliviar la sensación de sequedad, de comezón o de ardor.
    • Lubricantes o humectantes vaginales.
    • Crema de estrógeno para la vagina que puede ser apropiada para algunos tipos de cáncer.
    • Un dilatador para ayudar a evitar las cicatrices o para repararlas, si la radioterapia o la enfermedad de injerto contra receptor ha afectado su vagina.
    • Ejercicios para los músculos de la pelvis para reducir el dolor, mejorar la retención de la vejiga, mejorar la  función intestinal e incrementar el flujo de sangre al área, lo cual puede mejorar la salud sexual.
  • Controlar los efectos secundarios relacionados: Hable con su doctor o con su enfermera sobre problemas como dolor, cansancio, caída del pelo, falta de interés en actividades, tristeza o dificultad para dormir que puedan afectar su vida sexual. El hablar de los efectos secundarios puede ayudarle a obtener el tratamiento y el apoyo que necesita para sentirse mejor.
  • Obtener información sobre condones y anticonceptivos: Le pueden aconsejar el uso de condones para evitar que su pareja se exponga a algunos tipos de quimioterapia que pueden quedar en las secreciones vaginales. Si usted está en edad de poder embarazarse, le pueden aconsejar el uso de anticonceptivos para evitar el embarazo mientras recibe tratamiento y por un tiempo después del tratamiento. Para obtener más información, vea Cuestiones de fecundidad en las mujeres: niñas y adultas.
  • Obtener apoyo y consejo: Durante este tiempo, usted puede obtener más fuerzas y apoyo al compartir sus preocupaciones con quienes viven cerca de usted. Puede beneficiarle también la participación en un grupo de apoyo moderado o dirigido por profesionales. Su enfermera o trabajadora social puede recomendar a grupos de apoyo y consejeros en su área.

Obtener más información acerca de organizaciones que proveen apoyo al visitar nuestra base de datos de organizaciones nacionales que ofrecen servicios de apoyo relacionados con el cáncer y elegir de una lista de servicios.

Pláticas con su equipo de cuidados médicos acerca de problemas de salud sexual

Al pensar en los cambios que el tratamiento ha causado en su vida, haga una lista de preguntas para hacer al doctor, a la enfermera o a la trabajadora social. Piense en añadir estas preguntas a su lista:

  • ¿Cuáles problemas sexuales son comunes entre las mujeres que reciben este tratamiento?
  • ¿Cuáles problemas sexuales podría tener yo durante el tratamiento?
  • ¿Cuándo podrían ocurrir estos cambios?
  • ¿Cuánto tiempo podrían durar estos problemas? ¿Serán permanentes algunos de estos problemas?
  • ¿Cómo pueden prevenirse, tratarse o controlarse estos problemas?
  • ¿Cuáles especialistas me sugeriría usted para que yo hable con ellos para informarme?
  • ¿Hay algún grupo de apoyo que usted recomiende?
  • ¿Cuáles métodos de control de la natalidad se recomiendan?
  • ¿Qué precauciones necesito observar durante el tratamiento? Por ejemplo, ¿deberá mi pareja usar un condón? ¿Hay algunas situaciones en las que debo evitar la actividad sexual?