Pasar al contenido principal

Tratamiento de los astrocitomas infantiles (PDQ®)–Versión para pacientes

Información general sobre los astrocitomas infantiles

Puntos importantes

  • Los astrocitomas son tumores que se originan en las células del encéfalo con forma de estrella llamadas astrocitos.
  • Los astrocitomas pueden ser de grado bajo o de grado alto.
  • El sistema nervioso central controla muchas funciones importantes del cuerpo.
  • Se desconocen las causas de la mayoría de los tumores de encéfalo infantiles.
  • Los signos y síntomas de los astrocitomas no son los mismos en todos los niños.
  • Para detectar (encontrar) y diagnosticar los astrocitomas infantiles, se utilizan pruebas que examinan el encéfalo y la médula espinal.
  • Los astrocitomas infantiles por lo general se diagnostican y se extirpan mediante cirugía.
  • Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

Los astrocitomas son tumores que se originan en las células del encéfalo con forma de estrella llamadas astrocitos.

Un astrocito es un tipo de célula neuroglial. Las células neurogliales mantienen las células nerviosas en su lugar, trasportan alimento y oxígeno hasta ellas y ayudan a protegerlas de enfermedades, como infecciones. Los gliomas son tumores que se forman a partir de células neurogliales. Un astrocitoma es un tipo de glioma.

El astrocitoma es el tipo más común de glioma que se diagnostica en los niños. Se puede formar en cualquier lugar del sistema nervioso central (encéfalo y médula espinal).

En este sumario se describe el tratamiento de los tumores que empiezan en los astrocitos del encéfalo (tumores de encéfalo primarios). Los tumores metastásicos del encéfalo se componen de células cancerosas que surgen en otras partes del cuerpo y se diseminan a este órgano. El tratamiento de los tumores metastásicos de encéfalo no se describe en este documento.

Los tumores de encéfalo se presentan en niños y adultos. Sin embargo, el tratamiento de los niños tal vez sea distinto al de los adultos. Para obtener más información sobre otros tipos de tumores de encéfalo en niños y adultos, consulte los siguientes sumarios del PDQ:

Los astrocitomas pueden ser de grado bajo o de grado alto.

Los tumores de encéfalo de grado bajo crecen y presionan áreas cercanas del encéfalo. En escasas ocasiones, se diseminan a otros tejidos. Los tumores de encéfalo de grado alto suelen crecer rápido y diseminarse a otros tejidos del encéfalo. Cuando un tumor crece o presiona un área del encéfalo, a veces impide que esa parte funcione de manera normal. Los tumores de encéfalo de grado bajo y de grado alto, pueden causar signos y síntomas y casi todos necesitan tratamiento.

El sistema nervioso central controla muchas funciones importantes del cuerpo.

Los astrocitomas son más frecuentes en las siguientes partes del sistema nervioso central (SNC):

  • Cerebro: porción más grande del encéfalo, ubicada en la parte superior de la cabeza. El cerebro controla el pensamiento, el aprendizaje, la resolución de problemas, las emociones, el habla, la lectura, la escritura y el movimiento voluntario.
  • Cerebelo: porción posterior más baja del encéfalo (cerca de la mitad de la parte de atrás de la cabeza). El cerebelo controla el movimiento voluntario, el equilibrio y la postura.
  • Tronco encefálico: parte que conecta el encéfalo con la médula espinal, ubicado en la porción más baja del encéfalo (justo encima de la nuca). El tronco encefálico controla la respiración y la frecuencia cardíaca, así como los nervios y músculos que se usan para ver, oír, caminar, hablar y comer.
  • Hipotálamo: área que está en el medio de la base del encéfalo. Controla la temperatura del cuerpo, el hambre y la sed.
  • Vía visual: grupo de nervios que conectan el ojo con el encéfalo.
  • Médula espinal: columna de tejido nervioso que sale del tronco encefálico y baja por el centro de la espalda. Está cubierta por tres capas delgadas de tejido que se llaman membranas. La médula espinal y las membranas están rodeadas por las vértebras (huesos de la columna vertebral). Los nervios de la médula espinal transmiten mensajes entre el encéfalo y el resto del cuerpo; por ejemplo, una señal del encéfalo que hace que los músculos se muevan o un mensaje desde la piel al encéfalo para sentir el tacto.
AmpliarAnatomía del encéfalo. En el panel derecho se observan la región supratentorial (la porción superior del encéfalo) y la fosa posterior o región infratentorial (la porción inferior y posterior del encéfalo). La región supratentorial contiene el cerebro, un ventrículo lateral, el tercer ventrículo (con el líquido cefalorraquídeo que se muestra en azul), el plexo coroideo, la glándula pineal, el hipotálamo, la hipófisis y un nervio óptico. La fosa posterior o región infratentorial contiene el cerebelo, el techo del mesencéfalo, el cuarto ventrículo y el tronco encefálico (mesencéfalo, protuberancia y bulbo raquídeo). También se muestran la tienda del cerebelo y la médula espinal. En el panel izquierdo se observan el cerebro, los ventrículos (espacios llenos de líquido), las meninges, el cráneo, el cerebelo, el tronco encefálico (protuberancia y bulbo raquídeo) y la médula espinal.
Anatomía del encéfalo. La región supratentorial (la porción superior del encéfalo) contiene el cerebro, un ventrículo lateral y el tercer ventrículo (con el líquido cefalorraquídeo que se muestra en azul), el plexo coroideo, la glándula pineal, el hipotálamo, la hipófisis y un nervio óptico. La fosa posterior o región infratentorial (la porción inferior y posterior del encéfalo) contiene el cerebelo, el techo del mesencéfalo, el cuarto ventrículo y el tronco encefálico (mesencéfalo, protuberancia y bulbo raquídeo). La tienda del cerebelo separa la región supratentorial de la infratentorial (panel derecho). El cráneo y las meninges protegen el encéfalo y la médula espinal (panel izquierdo).

Se desconocen las causas de la mayoría de los tumores de encéfalo infantiles.

Cualquier cosa que aumenta la probabilidad de tener una enfermedad se llama factor de riesgo. La presencia de un factor de riesgo no significa que enfermará de cáncer; pero la ausencia de factores de riesgo tampoco significa que no enfermará de cáncer. Consulte con el médico si piensa que su niño está en riesgo. Entre los factores de riesgo posibles de astrocitoma están los siguientes:

Los signos y síntomas de los astrocitomas no son los mismos en todos los niños.

Los signos y síntomas dependen de los siguientes aspectos:

  • Sitio donde se formó el tumor dentro del encéfalo o la médula espinal.
  • Tamaño del tumor.
  • Rapidez con la que crece el tumor.
  • Edad del niño y su desarrollo.

Algunos tumores no causan signos o síntomas. Los signos y síntomas se pueden deber a astrocitomas infantiles o a otras afecciones. Consulte con el médico si su niño presenta alguno de los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor de cabeza por la mañana, o dolor de cabeza que desaparece después de vomitar.
  • Náuseas y vómitos.
  • Problemas para ver, escuchar o hablar.
  • Pérdida del equilibrio y problemas para caminar.
  • Empeoramiento de la escritura o habla lenta.
  • Debilidad o cambio en la sensibilidad de un lado del cuerpo.
  • Somnolencia fuera de lo común.
  • Mayor o menor energía que la habitual.
  • Cambios de personalidad o comportamiento.
  • Convulsiones.
  • Pérdida o aumento de peso sin razón conocida.
  • Aumento del tamaño de la cabeza (en los lactantes).

Para detectar (encontrar) y diagnosticar los astrocitomas infantiles, se utilizan pruebas que examinan el encéfalo y la médula espinal.

Es posible que se utilicen las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes de salud: examen del cuerpo para revisar los signos generales de salud, incluso signos de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que no parezca normal. También se toman datos sobre los hábitos de salud, los antecedentes de enfermedades y los tratamientos anteriores.
  • Examen neurológico: serie de preguntas y pruebas para revisar el funcionamiento del encéfalo, la médula espinal y los nervios. Con el examen se verifica el estado mental de la persona, la coordinación y la capacidad de caminar de manera normal, y el funcionamiento adecuado de los músculos, los sentidos y los reflejos. Esta exploración también se llama neuroexamen o prueba neurológica.
  • Examen del campo visual: examen para revisar el campo visual de una persona (área total en la que se pueden ver los objetos). Con esta prueba se mide la visión central (cuánto puede ver una persona cuando mantiene la mirada fija hacia adelante) y la visión periférica (cuánto puede ver una persona en todas las otras direcciones cuando mantiene la mirada fija hacia adelante). Los ojos se examinan uno a la vez. El ojo que no se examina permanece cubierto.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM) con gadolinio: procedimiento para el que se usa un imán, ondas de radio y una computadora a fin de crear una serie de imágenes detalladas del encéfalo y la médula espinal. Se inyecta en una vena una sustancia que se llama gadolinio. El gadolinio se acumula alrededor de las células cancerosas y las hace aparecer más brillantes en la imagen. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN). A veces se realiza una prueba de imágenes por resonancia magnética espectroscópica (IRME) durante la misma prueba de IRM para observar la composición química del tejido del encéfalo.

Los astrocitomas infantiles por lo general se diagnostican y se extirpan mediante cirugía.

Si los médicos piensan que es posible que haya un astrocitoma, a veces se realiza una biopsia para extraer una muestra de tejido. Para los tumores en el encéfalo, se saca una parte del cráneo y se usa una aguja para extraer una muestra de tejido. A veces, la aguja se guía con una computadora. Un patólogo observa el tejido al microscopio para detectar células cancerosas. Si se encuentran células cancerosas, el médico extraerá la mayor cantidad de tumor que sea posible de manera segura durante la misma cirugía. Debido a que a veces es difícil determinar la diferencia entre los distintos tipos de tumores de encéfalo, es preferible que la muestra de tejido del niño la observe un patólogo con experiencia en el diagnóstico de tumores de encéfalo.

AmpliarEn la imagen de una craneotomía se observa que se levantó una sección del cuero cabelludo para extraer una pieza del cráneo; se abrió la duramadre que cubre el cerebro para exponer el cerebro. También se muestra la capa de músculo debajo del cuero cabelludo.
Craneotomía. Se hace una abertura en el cráneo y se extrae una pieza del cráneo para exponer una parte del cerebro.

Con la muestra de tejido que se extrajo, es posible que se haga la siguiente prueba:

  • Prueba inmunohistoquímica: prueba de laboratorio por la que se usan anticuerpos para determinar si hay ciertos antígenos (marcadores) en una muestra de tejido de un paciente. Por lo general, los anticuerpos se unen a una enzima o un tinte fluorescente. Una vez que los anticuerpos se unen a un antígeno específico en una muestra de tejido, se activa la enzima o el tinte y se observa el antígeno al microscopio. Este tipo de prueba se usa para diagnosticar el cáncer y diferenciarlo de otros tipos de cáncer. La prueba MIB-1 es un tipo de prueba inmunohistoquímica que se usa para verificar si el tejido del tumor tiene un antígeno que se llama MIB-1. Esto permite observar la rapidez con la que el tumor crece.
  • Prueba molecular: prueba de laboratorio para comprobar si hay ciertos genes, proteínas u otras moléculas en una muestra de sangre o médula ósea. También se usan pruebas moleculares para comprobar si hay ciertos cambios en un gen o cromosoma que causen o influyan en la presentación de un tumor de encéfalo. La prueba molecular se usa para planificar el tratamiento, saber si este es eficaz o hacer un pronóstico.

Algunas veces, los tumores se forman en un lugar de donde es difícil extirparlos. Si la extracción del tumor quizás cause problemas físicos, emocionales o cognitivos, se realiza una biopsia y se administra más tratamiento después.

Los niños que tienen una afección genética rara llamada NF1 en ocasiones presentan un astrocitoma de grado bajo en el área del encéfalo que controla la visión y quizá no necesiten una biopsia. Si el tumor no continúa creciendo o no hay síntomas, a veces no se necesita una cirugía para extraer el tumor.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • Si el tumor es un astrocitoma de grado bajo o grado alto.
  • Si el tumor se formó en el SNC y se diseminó a los tejidos cercanos u otras partes del cuerpo.
  • Rapidez con la que crece el tumor.
  • Edad del niño.
  • Si quedaron células cancerosas después de la cirugía.
  • Si hay ciertos cambios en los genes.
  • Si el niño tiene NF1 o esclerosis tuberosa.
  • Si el niño tiene síndrome diencefálico (afección que retrasa el crecimiento físico).
  • Si el astrocitoma recién se diagnosticó o si recidivó (volvió).

Para el astrocitoma recidivante, el pronóstico y el tratamiento dependen del tiempo trascurrido entre el final del tratamiento y el momento de la recidiva.

Estadios de los astrocitomas infantiles

Puntos importantes

  • Para planificar el tratamiento del cáncer, se usa el grado del tumor.
    • Astrocitomas de grado bajo
    • Astrocitomas de grado alto
  • Algunas veces, los astrocitomas infantiles continúan creciendo o recidivan (vuelven) después del tratamiento.

Para planificar el tratamiento del cáncer, se usa el grado del tumor.

La estadificación es el proceso que se utiliza para determinar cuánto cáncer hay y si se diseminó. Es importante conocer el estadio para planificar el tratamiento.

Sin embargo, no hay un sistema de estadificación estándar para el astrocitoma infantil. En su lugar, el tratamiento depende de los siguientes aspectos:

El grado de un tumor es una descripción de cuán anormales se ven las células cancerosas al microscopio y cuán rápido se podrían multiplicar y diseminar.

Se usan los siguientes grados:

Astrocitomas de grado bajo

Los astrocitomas de grado bajo crecen de manera lenta y casi nunca se diseminan a otras partes del encéfalo, la médula espinal u otras partes del cuerpo. Hay muchos tipos de astrocitomas de grado bajo. Se clasifican de la siguiente manera:

Los niños con neurofibromatosis de tipo 1 (NF1) quizás tengan más de un tumor de grado bajo en el encéfalo. Los niños que tienen esclerosis tuberosa presentan riesgo elevado de astrocitoma subependimario de células gigantes.

Astrocitomas de grado alto

Los astrocitomas de grado alto son de crecimiento rápido y a menudo se diseminan en el encéfalo y la médula espinal. Hay varios tipos de astrocitoma de grado alto. Se clasifican de la siguiente manera:

  • Tumores de grado III (astrocitoma anaplásico o xantoastrocitoma pleomórfico anaplásico).
  • Tumores de grado IV (glioblastoma o glioma de línea media difuso).

En general, los astrocitomas infantiles no se diseminan a otras partes del cuerpo.

Algunas veces, los astrocitomas infantiles continúan creciendo o recidivan (vuelven) después del tratamiento.

El astrocitoma infantil progresivo es un cáncer que sigue creciendo, diseminándose o empeorando. La enfermedad progresiva a veces es un signo de que el cáncer se volvió resistente (no responde) al tratamiento.

Un astrocitoma infantil recidivante es un cáncer que recidivó (volvió) después del tratamiento. Es posible que el cáncer reaparezca en el mismo lugar que el primer tumor o en otras partes del cuerpo. Los astrocitomas de grado alto a menudo recidivan en un plazo de 3 años, ya sea en el lugar donde comenzó el cáncer o en otro lugar del SNC.

Aspectos generales de las opciones de tratamiento

Puntos importantes

  • Hay diferentes tipos de tratamiento para los pacientes de astrocitoma infantil.
  • El tratamiento de niños con astrocitomas lo debe planificar un equipo de proveedores de atención de la salud expertos en el tratamiento de tumores de encéfalo infantiles.
  • Los tumores de encéfalo en los niños a veces causan signos o síntomas que empiezan antes del diagnóstico del cáncer y continúan durante meses o años.
  • Se utilizan seis tipos de tratamiento:
    • Cirugía
    • Observación
    • Radioterapia
    • Quimioterapia
    • Dosis altas de quimioterapia con trasplante de células madre
    • Terapia dirigida
  • Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.
    • Inmunoterapia
  • Si se acumula líquido alrededor del encéfalo y la médula espinal, a veces se realiza un procedimiento de derivación.
  • A veces, el tratamiento de los astrocitomas infantiles causa efectos secundarios.
  • Los pacientes podrían considerar la participación en un ensayo clínico.
  • Los pacientes pueden ingresar en los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar el tratamiento para el cáncer.
  • A veces, se necesitan pruebas de seguimiento.

Hay diferentes tipos de tratamiento para los pacientes de astrocitoma infantil.

Se dispone de diferentes tipos de tratamiento para los niños con astrocitomas. Algunos tratamientos son estándar (tratamiento que se usa en la actualidad) y otros se están probando en ensayos clínicos. Un ensayo clínico de un tratamiento es un estudio de investigación con el fin de mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para los pacientes de cáncer. A veces, cuando en los ensayos clínicos se demuestra que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se convierte en el tratamiento estándar.

Debido a que el cáncer en los niños es poco frecuente, se debe considerar la participación en un ensayo clínico. En algunos ensayos clínicos solo se aceptan pacientes que no comenzaron el tratamiento.

El tratamiento de niños con astrocitomas lo debe planificar un equipo de proveedores de atención de la salud expertos en el tratamiento de tumores de encéfalo infantiles.

El tratamiento lo supervisará un oncólogo pediatra, un médico que se especializa en tratar a niños que tienen cáncer. El oncólogo pediatra trabaja con otros proveedores de atención de la salud expertos en el tratamiento de niños con tumores de encéfalo y que se especializan en ciertos campos de la medicina. Entre estos especialistas se encuentran los siguientes:

Los tumores de encéfalo en los niños a veces causan signos o síntomas que empiezan antes del diagnóstico del cáncer y continúan durante meses o años.

Es posible que los signos o síntomas causados por el tumor comiencen antes del diagnóstico. Y en ocasiones continúan durante meses o años. Es importante hablar con el médico de su niño acerca de los signos o síntomas del tumor que continúan después del tratamiento.

Se utilizan seis tipos de tratamiento:

Cirugía

La cirugía se usa para diagnosticar y tratar un astrocitoma infantil, tal como se indica en la sección Información general de este sumario. Después de la cirugía, se toman unas imágenes por resonancia magnética (IRM) para comprobar si quedan células cancerosas. Si se encuentran células cancerosas, el tratamiento posterior depende de los siguientes aspectos:

  • Lugar donde están las células cancerosas que quedaron.
  • Grado del tumor.
  • Edad del niño.

Después de que el médico extirpa todo el cáncer visible en el momento de la cirugía, es posible que algunos pacientes reciban quimioterapia o radioterapia para destruir cualquier célula cancerosa que quede. El tratamiento que se administra después de la cirugía para disminuir el riesgo de que el cáncer vuelva se llama terapia adyuvante.

Observación

La observación consiste en controlar la afección de un paciente muy de cerca sin administrar ningún tratamiento hasta que los signos o síntomas se presenten o cambien. La observación se usa en los siguientes casos:

  • Cuando el paciente no tiene síntomas, como los pacientes de neurofibromatosis de tipo 1.
  • Si el tumor es pequeño y se encuentra mientras se diagnostica o trata otro problema de salud.
  • Después de la cirugía para extirpar el tumor hasta que surjan signos y síntomas o estos cambien.

Radioterapia

La radioterapia es un tratamiento del cáncer para el que se usan rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir células cancerosas o impedir que se multipliquen. Para la radioterapia externa se usa una máquina que envía la radiación hacia el área con cáncer desde el exterior del cuerpo.

Algunas formas de administrar radioterapia ayudan a evitar que la radiación dañe el tejido sano cercano. Estos tipos de radioterapia son los siguientes:

  • Radioterapia conformada: tipo de radioterapia externa para la que se usa una computadora a fin de crear una imagen tridimensional (3-D) del tumor; esto sirve para ajustar los haces de radiación a la forma del tumor.
  • Radioterapia de intensidad modulada (RTIM): tipo de radioterapia externa tridimensional (3-D) para la que se usa una computadora a fin de crear imágenes del tamaño y la forma de un tumor. Se dirigen rayos delgados de radiación de distinta intensidad (fuerza) hacia el tumor desde muchos ángulos.
  • Radioterapia estereotáctica: tipo de radioterapia externa para la que se emplea un marco rígido que se fija al cráneo para mantener la cabeza quieta durante el tratamiento con radiación. Una máquina dirige la radiación al tumor de forma directa. La dosis total de radiación se divide en varias dosis más pequeñas que se administran durante varios días. Este procedimiento también se llama radioterapia estereotáctica de haz externo y radioterapia estereotáxica.
  • Radioterapia con haz de protón: tipo de radioterapia externa de alta energía para la que se usan corrientes de protones (partículas minúsculas con carga positiva) a fin de destruir las células de un tumor. En este tipo de tratamiento, la radiación causa menos daño al tejido sano cercano al tumor.

La forma de administración de la radioterapia depende del tipo de tumor y del lugar en que se formó en el encéfalo o la médula espinal. La radioterapia externa se usa para tratar los astrocitomas infantiles.

La radioterapia dirigida al encéfalo puede afectar el crecimiento y el desarrollo, en especial, de los niños pequeños. En ocasiones, se administra quimioterapia a niños menores de 3 años para retrasar o reducir la necesidad de radioterapia.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento del cáncer en el que se usan medicamentos para interrumpir la formación de células cancerosas, ya sea mediante su destrucción o al impedir su multiplicación. Cuando la quimioterapia se toma por boca o se inyecta en una vena o un músculo, los medicamentos ingresan al torrente sanguíneo y pueden llegar a las células cancerosas de todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en el líquido cefalorraquídeo, un órgano o una cavidad corporal, como el abdomen, los medicamentos afectan sobre todo las células cancerosas de esas áreas (quimioterapia regional). La quimioterapia combinada es el uso de más de un medicamento contra el cáncer.

La forma en que se administra la quimioterapia depende del tipo de tumor y del lugar en el que se forma en el encéfalo o la médula espinal. La quimioterapia sistémica combinada se usa para el tratamiento de los niños con astrocitoma. En ocasiones, la quimioterapia de dosis alta se usa para tratar a los niños con astrocitoma de grado alto recién diagnosticado.

Dosis altas de quimioterapia con trasplante de células madre

Se administran dosis altas de quimioterapia para destruir células cancerosas. Durante el tratamiento del cáncer, también se destruyen las células sanas, incluso las células formadoras de sangre. El trasplante de células madre es un tratamiento para reemplazar estas células formadoras de sangre. Las células madre (células sanguíneas inmaduras) se extraen de la sangre o la médula ósea del paciente o de un donante, se congelan y almacenan. Después de que el paciente termina la quimioterapia, las células madre almacenadas se descongelan y se devuelven al paciente mediante una infusión. Estas células madre reinfundidas se convierten en células sanguíneas del cuerpo que restauran las células destruidas.

Para un astrocitoma de grado alto que reaparece después del tratamiento, se usa quimioterapia de dosis alta con trasplante de células madre si hay solo una cantidad pequeña de tumor.

Terapia dirigida

La terapia dirigida es un tipo de tratamiento para el que se utilizan medicamentos u otras sustancias a fin de identificar y atacar células cancerosas específicas. Por lo general, las terapias dirigidas causan menos daño a las células normales que la quimioterapia o la radioterapia.

Hay varios tipos de terapia dirigida:

  • Anticuerpos monoclonales: los anticuerpos monoclonales son proteínas del sistema inmunitario que se producen en el laboratorio para tratar muchas enfermedades, incluso el cáncer. Como tratamiento del cáncer, estos anticuerpos se adhieren a dianas específicas en las células cancerosas o en otras células que ayudan a que se formen células cancerosas. Los anticuerpos destruyen las células cancerosas, bloquean su multiplicación o impiden que se diseminen. Los anticuerpos monoclonales se administran por infusión. Se emplean solos o para llevar medicamentos, toxinas o material radiactivo directamente a las células cancerosas. El bevacizumab es un anticuerpo monoclonal y un inhibidor del factor de crecimiento endotelial vascular que se une a una proteína llamada factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) y es posible que impida la formación de nuevos vasos sanguíneos que los tumores necesitan para crecer. El bevacizumab se usa para tratar los astrocitomas infantiles.
    ¿Cómo funcionan los anticuerpos monoclonales para tratar el cáncer? En este video se explica cómo los anticuerpos monoclonales como el trastuzumab, el pembrolizumab y el rituximab bloquean moléculas que las células cancerosas necesitan para multiplicarse, marcan células cancerosas para que el sistema inmunitario las destruya o transportan sustancias que dañan estas células.
  • Los inhibidores de la proteína cinasa actúan de diferentes maneras. Hay varios tipos de inhibidores de la proteína cinasa.
    • Inhibidores de mTOR: este tratamiento bloquea la proteína que ayuda a que las células se dividan y sobrevivan. El everólimus y el sirólimus son inhibidores de mTOR que se usan para tratar los astrocitomas subependimarios de células gigantes infantiles.
    • Inhibidores de BRAF: este tratamiento impide la acción de las proteínas necesarias para el crecimiento celular y quizás destruya las células cancerosas. El gen BRAF se encuentra en una forma mutada (cambiada) en algunos gliomas y su bloqueo quizás evite la multiplicación de las células cancerosas. La combinación de los inhibidores de BRAF dabrafenib y trametinib están en estudio para el tratamiento de los astrocitomas de grado bajo o grado alto recién diagnosticados que recidivaron o dejaron de responder al tratamiento. Además, el dabrafenib y el trametinib administrados después de la radiación, están en estudio para el tratamiento de los gliomas de grado alto recién diagnosticados.
    • Inhibidores de MEK: este tratamiento bloquea las proteínas necesarias para el crecimiento celular y quizás destruya las células cancerosas. El inhibidor de MEK selumetinib está en estudio para el tratamiento del astrocitoma de grado bajo que recidivó o que dejó de responder al tratamiento. También está en estudio en combinación con la quimioterapia para tratar los gliomas de grado bajo relacionados con la NF1 recién diagnosticados.
    • Inhibidores de PARP: este tratamiento impide la reparación del ADN y quizás cause la destrucción de células cancerosas. El veliparib es un inhibidor de PARP que está en estudio en combinación con la radioterapia y quimioterapia para el tratamiento del glioma maligno recién diagnosticado sin mutaciones (cambios) en el gen BRAF.

Para obtener más información en inglés, consulte la lista Drugs Approved for Brain Tumors (Medicamentos aprobados para los tumores de encéfalo).

Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.

En esta sección del sumario se describen los tratamientos que están en estudio en ensayos clínicos. Es posible que no se mencionen todos los tratamientos nuevos en estudio. Para obtener más información sobre ensayos clínicos, consulte el portal de Internet del NCI.

Inmunoterapia

La inmunoterapia es un tratamiento para el que se usa el sistema inmunitario del paciente para combatir el cáncer. Se utilizan sustancias elaboradas por el cuerpo o en un laboratorio para impulsar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer. Este tratamiento del cáncer es un tipo de terapia biológica.

  • Terapia con inhibidores de puntos de control inmunitario: Algunos tipos de células inmunitarias, como las células T y algunas células cancerosas, tienen ciertas proteínas (proteínas de puntos de control) en su superficie que mantienen bajo control las respuestas inmunitarias. Cuando las células cancerosas tienen cantidades grandes de estas proteínas, las células T no las atacan ni las destruyen. Los inhibidores de puntos de control inmunitario bloquean estas proteínas y aumentan la capacidad de las células T de destruir células cancerosas.
    • Terapia con inhibidores de PD-1 y PD-L1: PD-1 es una proteína en la superficie de las células T que ayuda al cuerpo a mantener bajo control las respuestas inmunitarias. PD-L1 es una proteína que se encuentra en algunos tipos de células cancerosas. Cuando PD-1 se une a PD-L1, impide que la célula T destruya la célula cancerosa. Los inhibidores de PD-1 y PD-L1 evitan que las proteínas PD-1 y PD-L1 se unan entre sí, lo que permite que las células T destruyan células cancerosas. Los inhibidores de PD-1 están en estudio para el tratamiento del astrocitoma de grado alto que recidivó.
AmpliarInhibidor de puntos de control inmunitario; en el panel de la izquierda se muestra la unión de la proteína PD-L1 (en la célula tumoral) con la proteína PD-1 (en la célula T), lo que impide que las células T destruyan las células tumorales del cuerpo. También se muestra un antígeno de una célula tumoral y un receptor de una célula T. En el panel de la derecha, se muestran inhibidores de puntos de control inmunitario (anti-PD-L1 y anti-PD-1) que impiden la unión de PD-L1 con PD-1, lo que permite que las células T destruyan las células tumorales.
Inhibidor de puntos de control inmunitario. Las proteínas de puntos de control, como PD-L1 (en las células tumorales) y PD-1 (en las células T), ayudan a mantener el control de las reacciones inmunitarias. La unión de PD-L1 a PD-1 impide que la célula T destruya las células tumorales del cuerpo (panel izquierdo). El bloqueo de la unión de PD-L1 con PD-1 mediante un inhibidor de puntos de control inmunitario (anti-PD-L1 o anti-PD-1) permite que las células T destruyan las células tumorales (panel derecho).
La inmunoterapia usa el sistema inmunitario del cuerpo para combatir el cáncer. En este video se describe un tipo de inmunoterapia que usa los inhibidores de puntos de control inmunitario para tratar el cáncer.

Si se acumula líquido alrededor del encéfalo y la médula espinal, a veces se realiza un procedimiento de derivación.

La derivación del líquido cefalorraquídeo es un método que se usa para drenar el líquido que se acumula alrededor del encéfalo y la médula espinal. Se coloca una cánula de derivación (un tubo largo y delgado) en un ventrículo (espacio lleno de líquido) del encéfalo; esta se pasa por debajo de la piel hasta otra parte del cuerpo, en general, el abdomen. La derivación permite que el exceso de líquido salga del encéfalo y se absorba en otro lugar del cuerpo.

AmpliarDerivación del líquido cefalorraquídeo (LCR); el dibujo muestra LCR extra que fluye a través de un tubo (cánula de derivación) desde un ventrículo del encéfalo hacia el abdomen. La cánula de derivación va desde el ventrículo, pasa debajo de la piel del cuello y del pecho, y va hacia el abdomen. También se observa una válvula que controla el flujo del LCR.
Derivación del líquido cefalorraquídeo (LCR). Se extrae LCR de un ventrículo del encéfalo a través de una cánula de derivación (tubo) y se vacía en el abdomen. Una válvula controla el flujo de LCR.

A veces, el tratamiento de los astrocitomas infantiles causa efectos secundarios.

Para obtener más información sobre los efectos secundarios que causa el tratamiento para el cáncer, consulte nuestra página sobre Efectos secundarios.

Los efectos secundarios del tratamiento del cáncer que empiezan después del mismo y continúan durante meses o años se llaman efectos tardíos. Los efectos tardíos del tratamiento del cáncer incluyen los siguientes:

  • Problemas físicos que afectan los siguientes aspectos:
    • Problemas de visión, incluso ceguera.
    • Problemas en los vasos sanguíneos.
    • Función endocrina.
  • Cambios en el estado de ánimo, los sentimientos, el pensamiento, el aprendizaje o la memoria.
  • Segundos cánceres (nuevos tipos de cáncer).

Algunos efectos tardíos se pueden tratar o controlar. Es importante hablar con los médicos sobre los efectos que algunos tratamientos pueden tener en su niño. (Para obtener más información, consulte el sumario del PDQ Efectos tardíos del tratamiento anticanceroso en la niñez).

Los pacientes podrían considerar la participación en un ensayo clínico.

Para algunos pacientes, la mejor elección de tratamiento podría ser un ensayo clínico. Los ensayos clínicos son parte del proceso de investigación del cáncer. Los ensayos clínicos se llevan a cabo para saber si los tratamientos nuevos para el cáncer son inocuos (seguros) y eficaces, o mejores que el tratamiento estándar.

Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los pacientes que participan en un ensayo clínico reciben el tratamiento estándar o son de los primeros en recibir el tratamiento nuevo.

Los pacientes que participan en los ensayos clínicos también ayudan a mejorar la forma en que se tratará el cáncer en el futuro. Aunque los ensayos clínicos no siempre llevan a tratamientos eficaces, a menudo responden a preguntas importantes y ayudan a avanzar en la investigación.

Los pacientes pueden ingresar en los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar el tratamiento para el cáncer.

En algunos ensayos clínicos solo se aceptan a pacientes que aún no recibieron tratamiento. En otros ensayos se prueban terapias en pacientes de cáncer que no mejoraron. También hay ensayos clínicos en los que se prueban formas nuevas de impedir que el cáncer recidive (vuelva) o de disminuir los efectos secundarios del tratamiento del cáncer.

Los ensayos clínicos se realizan en muchas partes del país. La información en inglés sobre los ensayos clínicos patrocinados por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) se encuentra en la página de Internet clinical trials search. Para obtener información en inglés sobre ensayos clínicos patrocinados por otras organizaciones, consulte el portal de Internet ClinicalTrials.gov.

A veces, se necesitan pruebas de seguimiento.

Es posible que se repitan algunas de las pruebas que se usaron para diagnosticar el cáncer o para determinar el estadio del cáncer. (Consulte una lista de las pruebas en la sección Información general). Algunas de las pruebas se repiten para saber si el tratamiento está funcionando bien. Los resultados de estas pruebas sirven para tomar decisiones sobre el tratamiento: continuarlo, interrumpirlo o cambiarlo.

Se realizarán pruebas de IRM con regularidad después de que se termine el tratamiento. Los resultados de las IRM pueden revelar si la afección de su niño cambió o si el astrocitoma recidivó (volvió). Si los resultados de las IRM muestran una masa en el encéfalo, quizás se realice una biopsia para determinar si la muestra tiene células tumorales muertas o si se están formando células cancerosas nuevas.

Tratamiento de los astrocitomas infantiles de grado bajo

Para obtener información de los tratamientos que se mencionan a continuación, consulte la sección Aspectos generales de las opciones de tratamiento.

Cuando el tumor se diagnostica por primera vez, el tratamiento del astrocitoma infantil de grado bajo depende de dónde está el tumor y, por lo general, es la cirugía. Se realiza una prueba de IRM después de la cirugía para ver si queda tumor.

Si el tumor se extirpó por completo mediante cirugía, es posible que no se necesite más tratamiento; se debe hacer un seguimiento cuidadoso del niño para ver si aparecen signos o síntomas o si estos cambian. A esto se le llama observación.

Si queda tumor después de la cirugía, el tratamiento incluye las siguientes opciones:

En algunos casos de niños con glioma de la vía óptica, se usa la observación. En otros casos, el tratamiento incluye cirugía para extraer el tumor, radioterapia o quimioterapia. La meta del tratamiento es preservar tanta visión como sea posible. El tumor se controla en la mayoría de los pacientes que reciben radioterapia, pero a veces se presentan cambios en la visión. Es muy probable que estos cambios se produzcan en el transcurso de los dos años siguientes a la radioterapia. El efecto del crecimiento del tumor sobre la vista del niño se debe vigilar de cerca durante el tratamiento y después de este.

Es posible que los niños con neurofibromatosis de tipo 1 (NF1) no necesiten tratamiento, a menos que el tumor crezca, o que se presenten signos o síntomas, como problemas de visión. Cuando crece el tumor o aparecen signos o síntomas, el tratamiento incluye cirugía para extirpar el tumor, radioterapia o quimioterapia.

Los niños con esclerosis tuberosa a veces presentan tumores de grado bajo en el encéfalo, llamados astrocitomas subependimarios de células gigantes (ASEG). Es posible usar la terapia dirigida con everólimus o sirólimus en lugar de cirugía para reducir el tamaño de los tumores.

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. Busque por tipo de cáncer, edad del paciente y lugar del ensayo. Consulte también información general sobre los ensayos clínicos.

Tratamiento de los astrocitomas infantiles de grado bajo progresivos o recidivantes

Para obtener información de los tratamientos que se mencionan a continuación, consulte la sección Aspectos generales de las opciones de tratamiento.

Cuando un astrocitoma de grado bajo recidiva después del tratamiento, por lo general reaparece en el mismo lugar donde se formó el tumor inicial. Antes de administrar más tratamiento para el cáncer, se realizan pruebas de imágenes, una biopsia o cirugía para determinar si hay cáncer y en qué cantidad.

El tratamiento de un astrocitoma infantil de grado bajo progresivo o recidivante incluye las siguientes opciones:

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. Busque por tipo de cáncer, edad del paciente y lugar del ensayo. Consulte también información general sobre los ensayos clínicos.

Tratamiento de los astrocitomas infantiles de grado alto

Para obtener información de los tratamientos que se mencionan a continuación, consulte la sección Aspectos generales de las opciones de tratamiento.

El tratamiento del astrocitoma infantil de grado alto recién diagnosticado incluye las siguientes opciones:

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. Busque por tipo de cáncer, edad del paciente y lugar del ensayo. Consulte también información general sobre los ensayos clínicos.

Tratamiento de los astrocitomas infantiles de grado alto recidivantes

Para obtener información de los tratamientos que se mencionan a continuación, consulte la sección Aspectos generales de las opciones de tratamiento.

Cuando un astrocitoma de grado alto recidiva después del tratamiento, por lo general reaparece en el mismo lugar donde se formó el tumor inicial. Antes de administrar más tratamiento para el cáncer, se realizan pruebas de imágenes, una biopsia o cirugía para determinar si hay cáncer y en qué cantidad.

El tratamiento del astrocitoma infantil de grado alto recidivante incluye las siguientes opciones:

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. Busque por tipo de cáncer, edad del paciente y lugar del ensayo. Consulte también información general sobre los ensayos clínicos.

Información adicional sobre los astrocitomas infantiles

Para obtener más información sobre los astrocitomas infantiles, consulte los siguientes enlaces:

Para obtener más información sobre el cáncer en la niñez y otros recursos generales sobre el cáncer, consulte los siguientes enlaces:

La información que se presenta a continuación solo está disponible en inglés:

Información sobre este sumario del PDQ

Información sobre el PDQ

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI). La base de datos del PDQ contiene sumarios de la última información publicada sobre prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se redactan en dos versiones. En las versiones para profesionales de la salud se ofrece información detallada en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se presentan en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones contienen información sobre el cáncer que es exacta y actualizada. También es posible consultar estos sumarios en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI pertenece a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). Los NIH son el centro de investigación biomédica del gobierno federal. Los sumarios del PDQ se basan en un análisis independiente de las publicaciones médicas. No constituyen declaraciones de la política del NCI ni de los NIH.

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ sobre el cáncer contiene información actualizada sobre el tratamiento de los astrocitomas infantiles. El propósito es informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas encargadas de cuidar a los pacientes. No provee pautas ni recomendaciones formales para tomar decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

Los Consejos editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los actualizan. Estos Consejos están integrados por expertos en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con esta enfermedad. Los sumarios se revisan con regularidad y se modifican si surge información nueva. La fecha de actualización al pie de cada sumario indica cuándo se hizo el cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se basa en la versión para profesionales de la salud, que el Consejo editorial del PDQ sobre el tratamiento pediátrico revisa con regularidad y actualiza en caso necesario.

Información sobre ensayos clínicos

Un ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo que se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a encontrar formas nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recopila información sobre los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes podrían considerar la participación en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos solo aceptan a pacientes que aún no comenzaron un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos está disponible en el portal de Internet del NCI. Para obtener más información, llamar al Servicio de Información de Cáncer (CIS), centro de contacto del NCI, al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

Permisos para el uso de este sumario

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, en breve, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® sobre el tratamiento pediátrico. PDQ Tratamiento de los astrocitomas infantiles. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/cerebro/paciente/tratamiento-astrocitomas-infantiles-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 3000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no debe fundamentar ninguna decisión sobre reintegros de seguros. Para obtener más información sobre cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

Para obtener más información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en ¿En qué podemos ayudarle?. También puede enviar un mensaje de correo electrónico mediante el formulario de comunicación.

  • Actualización:

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Tratamiento de los astrocitomas infantiles (PDQ®)–Versión para pacientes publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”