Tratamiento del craneofaringioma infantil (PDQ®)–Versión para pacientes

Información general sobre el craneofaringioma infantil

Puntos importantes

  • Los craneofaringiomas infantiles son tumores benignos del encéfalo que se encuentran cerca de la hipófisis.
  • No hay factores de riesgo conocidos para el craneofaringioma infantil.
  • Los signos del craneofaringioma infantil son cambios en la vista y crecimiento lento.
  • Para detectar (encontrar) y diagnosticar los craneofaringiomas infantiles, se utilizan pruebas que examinan el encéfalo, la vista y las concentraciones de hormonas.
  • Los craneofaringiomas infantiles se diagnostican y se pueden extirpar durante la misma cirugía.
  • Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

Los craneofaringiomas infantiles son tumores benignos del encéfalo que se encuentran cerca de la hipófisis.

Los craneofaringiomas infantiles son tumores poco frecuentes que, por lo general, se encuentran cerca de la hipófisis (un órgano del tamaño de un guisante situado en la base del encéfalo que controla otras glándulas) y el hipotálamo (un órgano pequeño con forma de cono conectado a través de nervios a la hipófisis).

Ampliar Dibujo del interior del encéfalo que muestra los ventrículos (espacios llenos de líquido), el plexo coroides, el hipotálamo, la glándula pineal, la hipófisis, el nervio óptico, el tronco encefálico, el cerebelo, el cerebro, el bulbo raquídeo, la protuberancia y la médula espinal.
Anatomía del interior del encéfalo que muestra la glándula pineal, la hipófisis, el nervio óptico, los ventrículos (con el líquido cefalorraquídeo en color azul) y otras partes del encéfalo.

Por lo habitual, los craneofaringiomas tienen una parte formada por una masa sólida y una parte formada por quistes llenos de líquido. Son benignos (no cancerosos) y no se diseminan hasta otras partes dentro de la cabeza o del resto del cuerpo. Sin embargo, pueden crecer y presionar partes cercanas del encéfalo u otras áreas, como la hipófisis, el quiasma óptico, los nervios ópticos y los espacios llenos de líquido dentro de la cabeza. Es posible que los craneofaringiomas afecten muchas funciones del encéfalo. Pueden afectar la elaboración de hormonas, el crecimiento, y la vista. Los tumores de encéfalo benignos necesitan tratamiento.

Este sumario describe el tratamiento de los tumores primarios del encéfalo (tumores que empiezan dentro de la cabeza). El tratamiento de los tumores metastásicos del encéfalo, que son tumores formados por células cancerosas que empiezan en otras partes del cuerpo y se diseminan hacia este órgano no se trata en este sumario. Para obtener más información sobre los diferentes tipos de tumores infantiles del encéfalo y de la médula espinal, consulte el sumario del PDQ Descripción del tratamiento de los tumores de encéfalo y de médula espinal infantiles.

Los tumores de encéfalo se presentan tanto en niños como en adultos; sin embargo, el tratamiento en los niños quizá sea diferente del tratamiento en los adultos. (Para obtener más información, consulte el sumario del PDQ Tratamiento de los tumores del sistema nervioso central en adultos).

No hay factores de riesgo conocidos para el craneofaringioma infantil.

Los craneofaringiomas son poco frecuentes en los niños menores de 2 años de edad y se diagnostican con mayor frecuencia en niños de 5 a 14 años de edad. No se conocen las causas de estos tumores.

Los signos del craneofaringioma infantil son cambios en la vista y crecimiento lento.

Los craneofaringiomas u otras afecciones pueden causar estos y otros signos y síntomas. Consulte con el médico de su niño si presenta algo de lo siguiente:

  • Dolores de cabeza, como dolores de cabeza por la mañana o dolor de cabeza que desaparece después de vomitar.
  • Cambios en la vista.
  • Náuseas y vómitos.
  • Pérdida de equilibrio o problemas para caminar.
  • Aumento de la sed o la necesidad de orinar.
  • Somnolencia no habitual o cambio en el grado de actividad.
  • Cambios de personalidad o comportamiento.
  • Estatura baja o crecimiento lento.
  • Pérdida de la audición.
  • Aumento de peso.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar los craneofaringiomas infantiles, se utilizan pruebas que examinan el encéfalo, la vista y las concentraciones de hormonas.

Se utilizan las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes : examen del cuerpo para revisar el estado general de salud e identificar cualquier signo de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que parezca anormal. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, los antecedentes médicos y los tratamientos anteriores.
  • Examen neurológico : serie de preguntas y pruebas para revisar el funcionamiento del encéfalo, la médula espinal y los nervios. Con el examen se verifica el estado mental de la persona, la coordinación y la capacidad de caminar normalmente, y el funcionamiento de los músculos, los sentidos y los reflejos.
  • Examen del campo visual: examen que se usa para revisar el campo visual de una persona (área total en la que se pueden ver los objetos). Con esta prueba se mide la visión central (cuánto puede ver una persona cuando mira directamente al frente) y la visión periférica (cuánto puede ver una persona en otras direcciones cuando mantiene la mirada fija hacia adelante). Es posible que cualquier pérdida de la visión sea un signo de un tumor que dañó las partes del encéfalo que afectan la vista.
  • Tomografía computarizada (TC): procedimiento para el que se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo desde ángulos diferentes. Las imágenes se crean con una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen de forma más clara. Este procedimiento también se llama tomografía computadorizada, tomografía axial computarizada (TAC) o exploración por TAC.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM) del encéfalo y de la médula espinal con gadolinio : procedimiento en el que se utiliza un imán, ondas de radio y una computadora a fin de crear una serie de imágenes detalladas de áreas internas del encéfalo. Se inyecta en una vena una sustancia que se llama gadolinio. El gadolinio se acumula alrededor de las células tumorales y las hace aparecer más brillantes en la imagen. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).
  • Estudios bioquímicos de la sangre : pruebas por las que se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias que los órganos y tejidos del cuerpo liberan en la sangre. Una cantidad anormal (mayor o menor que la normal) de una sustancia puede ser signo de enfermedad.
  • Estudios de hormonas en la sangre: pruebas por las que se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas hormonas que los órganos y tejidos del cuerpo liberan en la sangre. Una cantidad anormal (mayor o menor que la normal) de una sustancia puede ser signo de enfermedad en el órgano o el tejido que la elabora. Por ejemplo, se puede examinar la sangre para determinar si hay concentraciones anormales de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) o la hormona adrenocorticotrópica (HACT). La hipófisis del encéfalo elabora la TSH y la HACT.

Los craneofaringiomas infantiles se diagnostican y se pueden extirpar durante la misma cirugía.

Los médicos quizá sospechen que una masa es un craneofaringioma según el lugar del encéfalo donde está el tumor y su aspecto en una TC o IRM. Para asegurarse, es necesario tomar una muestra de tejido.

Es posible usar uno de los siguientes procedimientos de biopsia para extraer una muestra de tejido:

  • Biopsia abierta: se introduce una aguja hueca a través de un orificio en el cráneo hacia el encéfalo.
  • Biopsia con aguja guiada por computadora: se inserta una aguja hueca guiada por una computadora a través de un hueco en el cráneo hacia el encéfalo.
  • Biopsia transesfenoidal: se insertan instrumentos a través de la nariz y el hueso esfenoides (hueso en forma de mariposa en la base del cráneo) hacia el encéfalo.

Un patólogo observa el tejido en un microscopio para verificar si hay células tumorales. Si se encuentran células tumorales, se extirpa la mayor cantidad de tumor que sea posible y seguro durante la misma cirugía.

Con la muestra de tejido que se extirpó, es posible hacer la siguiente prueba de laboratorio:

  • Prueba inmunohistoquímica : prueba para identificar ciertos antígenos en una muestra de tejido mediante el uso de anticuerpos. Por lo general, el anticuerpo se une a una sustancia radiactiva o un tinte que hace que el tejido se ilumine al microscopio. Este tipo de prueba se usa para determinar la diferencia entre distintos tipos de cáncer.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • Tamaño del tumor.
  • Ubicación del tumor en el encéfalo.
  • Si quedan células tumorales después de la cirugía.
  • Edad del niño.
  • Efectos secundarios, que a veces se presentan meses o años después del tratamiento.
  • Si el tumor recién se diagnosticó o si recidivó (volvió).

Estadios del craneofaringioma infantil

El proceso utilizado para determinar si el cáncer se ha diseminado dentro del encéfalo o hacia otras partes del cuerpo se llama estadificación. No hay un sistema estándar de estadificación para el craneofaringioma infantil. El craneofaringioma se describe como enfermedad recidivante o enfermedad recién diagnosticada.

Los resultados de las pruebas y procedimientos que se hacen para diagnosticar el craneofaringioma se usan para ayudar a tomar las decisiones con respecto al tratamiento.

Craneofaringioma infantil recidivante

El craneofaringioma recidivante es un tumor que recidivó (volvió) después de haber sido tratado. El tumor puede reaparecer en la misma área del encéfalo donde se encontró por primera vez.

Aspectos generales de las opciones de tratamiento

Puntos importantes

  • Hay diferentes tipos de tratamiento para los niños con craneofaringioma.
  • El tratamiento de los niños con craneofaringioma debe ser planificado por un equipo de proveedores de atención de la salud con experiencia en el tratamiento de tumores de encéfalo infantiles.
  • Los tumores de encéfalo infantiles a veces causan signos o síntomas antes del diagnóstico de cáncer que continúan durante meses o años.
  • A veces el tratamiento para el craneofaringioma infantil causa efectos secundarios.
  • Se utilizan cinco tipos de tratamiento estándar:
    • Cirugía (resección)
    • Cirugía y radioterapia
    • Cirugía con drenaje quístico
    • Quimioterapia
    • Terapia biológica
  • Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.
    • Terapia dirigida
  • Los pacientes podrían considerar la participación en un ensayo clínico.
  • Los pacientes pueden ingresar en los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar su tratamiento para el cáncer.
  • A veces se necesitan pruebas de seguimiento.

Hay diferentes tipos de tratamiento para los niños con craneofaringioma.

Hay diferentes tipos de tratamiento disponibles para los niños con craneofaringioma. Algunos tratamientos son estándar (el tratamiento que se usa en la actualidad) y otros se encuentran en evaluación en ensayos clínicos. Un ensayo clínico de un tratamiento es un estudio de investigación que procura mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para pacientes con tumores. Cuando los ensayos clínicos muestran que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en el tratamiento estándar.

Debido a que los tumores en los niños son poco frecuentes, se debe considerar la participación en un ensayo clínico. Los ensayos clínicos se están llevando a cabo en muchas partes del país. Para obtener más información sobre ensayos clínicos en curso, consulte el portal de Internet del NCI. La elección del tratamiento más apropiado es una decisión que, de forma ideal, incluye al paciente, la familia y el equipo de atención de la salud.

El tratamiento de los niños con craneofaringioma debe ser planificado por un equipo de proveedores de atención de la salud con experiencia en el tratamiento de tumores de encéfalo infantiles.

El tratamiento será supervisado por un oncólogo pediatra, que es un médico que se especializa en el tratamiento de niños con tumores. El oncólogo pediatra trabaja con otros proveedores de atención de la salud del ámbito de la pediatría que tienen experiencia y conocimientos en el tratamiento de niños con tumores de encéfalo y que se especializan en ciertos campos de la medicina. Entre ellos, los siguientes especialistas:

Los tumores de encéfalo infantiles a veces causan signos o síntomas antes del diagnóstico de cáncer que continúan durante meses o años.

Los signos o síntomas que causa el tumor a veces empiezan antes del diagnóstico y continúan durante meses o años. Es importante conversar con los médicos del niño acerca de los signos o síntomas causados por el tumor que quizá continúen después del tratamiento.

A veces el tratamiento para el craneofaringioma infantil causa efectos secundarios.

Para obtener más información sobre los efectos secundarios que comienzan durante el tratamiento para el cáncer, consulte nuestra página sobre Efectos secundarios.

Los efectos secundarios del tratamiento de un tumor que empiezan después del mismo y continúan durante meses o años se llaman efectos tardíos. Los efectos tardíos del tratamiento de un tumor incluyen los siguientes trastornos:

Los siguientes problemas físicos graves se pueden presentar si la hipófisis, el hipotálamo, los nervios ópticos o la arteria carótida se ven afectadas durante una cirugía o una radioterapia:

Algunos efectos tardíos se pueden tratar o controlar. Es posible que se necesite un tratamiento de reemplazo hormonal de por vida con varios medicamentos. Es importante hablar con el médico del niño acerca de los efectos que el tratamiento del tumor puede tener en el niño. (Para obtener más información, consulte el sumario del PDQ Efectos tardíos del tratamiento anticanceroso en la niñez).

Se utilizan cinco tipos de tratamiento estándar:

Cirugía (resección)

La forma en que se realiza la cirugía depende del tamaño del tumor y su lugar en el encéfalo. También depende de que el tumor haya crecido hasta el tejido cercano en forma de dedo y los efectos tardíos que se esperan después de la cirugía.

Los tipos de cirugía que se utilizan para extirpar todo el tumor que se pueda ver a simple vista son los siguientes:

  • Cirugía transesfenoidal: tipo de cirugía para la que se introducen instrumentos hasta una parte del encéfalo pasando a través de una incisión (corte) debajo del labio superior o en la base de la nariz entre los orificios nasales, y luego a través del hueso esfenoides (un hueso con forma de mariposa ubicado en la base del cráneo).
    AmpliarCirugía transesfenoidal; el dibujo muestra un endoscopio y una cureta introducidos a través de la nariz y el seno esfenoidal para extirpar un cáncer de la hipófisis. También se muestra el hueso esfenoides.
    Cirugía transesfenoidal. Se introduce un endoscopio y una cureta a través de la nariz y el seno esfenoidal para extirpar un cáncer de la hipófisis.
  • Craneotomía: cirugía para extirpar el tumor a través de una abertura hecha en el cráneo.
    AmpliarEn la imagen de una craneotomía se observa que se levantó una sección del cuero cabelludo para extraer una pieza del cráneo; se abrió la duramadre que cubre el cerebro para exponer el cerebro.   También se muestra la capa de músculo debajo del cuero cabelludo.
    Craneotomía. Se hace una abertura en el cráneo y se extrae una pieza del cráneo para exponer una parte del cerebro.

A veces se logra extirpar todo el tumor que se ve durante la cirugía y no se necesita más tratamiento. Otras veces, es difícil extirpar el tumor porque está creciendo o presionando los órganos cercanos. Si quedan restos del tumor después de la cirugía, se puede administrar radioterapia para eliminar las células tumorales que quedan. El tratamiento que se administra luego de la cirugía para reducir el riesgo de que el cáncer regrese, se llama terapia adyuvante.

Cirugía y radioterapia

La resección parcial se usa para tratar algunos craneofaringiomas. Esta se utiliza para diagnosticar el tumor, extraer líquido de un quiste y aliviar cualquier presión sobre los nervios ópticos. Si el tumor está cerca de la hipófisis o del hipotálamo, no se extirpa. Esto reduce el número de efectos secundarios graves después de una cirugía. Se usa radioterapia después de la resección parcial.

La radioterapia es un tratamiento del tumor para el que se usan rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir las células tumorales o impedir que crezcan. Hay dos tipos de radioterapia:

La forma en que se administra la radioterapia depende del tipo de tumor, si el tumor recién se diagnosticó o volvió, del lugar donde el tumor se formó en el encéfalo. La radioterapia externa e interna se usan para tratar el craneofaringioma infantil.

Debido a que la radioterapia dirigida al encéfalo puede afectar el crecimiento y el desarrollo de los niños pequeños, se están usando formas de administrar la radioterapia que causan menos efectos secundarios. Entre ellas, las siguientes:

  • Radiocirugía estereotáctica: tipo de radiocirugía que se usa para craneofaringiomas muy pequeños en la base del encéfalo. La radiocirugía estereotáctica es un tipo de radioterapia externa. Se usa un cabezal de marco rígido ajustado al cráneo para mantener la cabeza fija durante el tratamiento con radiación. Una máquina dirige una sola dosis alta de radiación directamente hacia un tumor. Este procedimiento no incluye cirugía. También se llama radiocirugía y cirugía con radiación.
  • Radioterapia intracavitaria: tipo de radioterapia interna que se puede usar para tumores que tienen una parte de masa sólida y una parte con un quiste parcialmente lleno de líquido. El material radiactivo se coloca directamente en el tumor. Este tipo de radioterapia causa menos daño al hipotálamo y los nervios ópticos cercanos.
  • Terapia con fotón de intensidad modulada: tipo de radioterapia que usa rayos X o rayos gamma que salen de una máquina especial llamada acelerador lineal (linac) que sirve para eliminar las células tumorales. Se usa una computadora a fin de determinar la forma exacta del tumor y su ubicación. Estos haces de fotones de intensidades diferentes se dirigen al tumor desde muchos ángulos. Este tipo de radioterapia tridimensional quizá produzca menos daño a los tejidos cercanos del encéfalo y otras partes del cuerpo. La terapia con fotones es diferente a la terapia con protones.
  • Terapia con protón de intensidad modulada: tipo de radioterapia en la que se utiliza una corriente de protones (partículas diminutas con carga positiva) para eliminar las células tumorales. Se usa una computadora a fin de determinar la forma y ubicación exacta del tumor. Haces delgados de protones de intensidades diferentes se dirigen al tumor desde muchos ángulos. Este tipo de radioterapia tridimensional quizá produzca menos daño a los tejidos sanos del encéfalo y de otras partes del cuerpo. La radioterapia con protones es distinta a la radiación con rayos X.

Cirugía con drenaje quístico

Es posible hacer una cirugía para drenar los tumores que son quistes que en su mayor parte están llenos de líquido. Esto disminuye la presión en el encéfalo y alivia los síntomas. Se introduce un catéter (tubo delgado) en el quiste y se coloca un pequeño recipiente debajo de la piel. El líquido drena hacia el recipiente y después se extrae. Algunas veces, después de que se drena el quiste, se coloca un medicamento a través del catéter que va hacia el quiste. Esto hace que la pared interior del quiste se cicatrice e impide que el quiste elabore líquido o aumenta la cantidad de tiempo que el líquido tarda en volver a acumularse. Después de drenar el quiste, es posible realizar una cirugía para extirpar el tumor.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento contra el cáncer en el que se usan medicamentos para interrumpir la formación de células tumorales, ya sea mediante su destrucción o al impedir su multiplicación. Cuando la quimioterapia se toma por vía oral o se inyecta en una vena o en un músculo, los medicamentos ingresan en el torrente sanguíneo y pueden llegar a las células tumorales de todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en el líquido cefalorraquídeo o en un órgano, los medicamentos afectan sobre todo las células tumorales de esas áreas (quimioterapia regional).

La quimioterapia intracavitaria es un tipo de quimioterapia regional en la que se coloca el medicamento directamente en una cavidad, como la de un quiste. Se usa en el caso de un craneofaringioma que regresa luego de un tratamiento.

Terapia biológica

La terapia biológica es un tratamiento en el que se usa el sistema inmunitario del paciente para combatir el cáncer. Se utilizan sustancias elaboradas por el cuerpo o producidas en un laboratorio para impulsar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer. Este tipo de tratamiento del cáncer también se llama bioterapia o inmunoterapia. Para el craneofaringioma que ha regresado luego del tratamiento, el medicamento de terapia biológica se coloca en el interior del tumor por medio de un catéter (intracavitario) o en una vena (intravenoso).

Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.

En esta sección del sumario se describen los tratamientos que se estudian en los ensayos clínicos en curso. Es posible que no se mencionen todos los tratamientos nuevos en estudio. Para obtener más información sobre los ensayos clínicos, consulte el portal de Internet del NCI.

Terapia dirigida

La terapia dirigida es un tipo de tratamiento en el que se usan medicamentos u otras sustancias para atacar células cancerosas. Por lo general, las terapias dirigidas causan menos daño a las células normales que la quimioterapia o la radioterapia.

La terapia dirigida está en estudio para tratar el craneofaringioma infantil que recidivó (volvió).

Los pacientes podrían considerar la participación en un ensayo clínico.

Para algunos pacientes, quizás la mejor elección de tratamiento sea participar en un ensayo clínico. Los ensayos clínicos forman parte del proceso de investigación. Los ensayos clínicos se llevan a cabo para determinar si los tratamientos nuevos son seguros y eficaces, o mejores que el tratamiento estándar.

Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los pacientes que participan en un ensayo clínico pueden recibir el tratamiento estándar o estar entre los primeros que reciben el tratamiento nuevo.

Los pacientes que participan en los ensayos clínicos también ayudan a mejorar la forma en que se tratarán las enfermedades en el futuro. Aunque los ensayos clínicos no conduzcan a tratamientos nuevos eficaces, a menudo responden a preguntas importantes y ayudan a avanzar en la investigación.

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. Busque por tipo de cáncer, edad del paciente y lugar del ensayo. Consulte también información general sobre los ensayos clínicos.

Los pacientes pueden ingresar en los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar su tratamiento para el cáncer.

Algunos ensayos clínicos sólo incluyen a pacientes que todavía no recibieron tratamiento. Otros ensayos clínicos prueban tratamientos para los pacientes que no mejoraron. También hay ensayos clínicos que prueban nuevas formas de impedir que la enfermedad recidive (vuelva) o de reducir los efectos secundarios del tratamiento.

Los ensayos clínicos se realizan en muchas partes del país. La información en inglés sobre los ensayos clínicos patrocinados por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) se encuentra en la página de Internet clinical trials search del NCI. Para obtener información en inglés sobre ensayos clínicos patrocinados por otras organizaciones, consulte el portal de Internet ClinicalTrials.gov.

A veces se necesitan pruebas de seguimiento.

Algunas de las pruebas que se usaron para diagnosticar la enfermedad o decidir cómo tratarla se repiten. Algunas pruebas se repiten para asegurarse que el tratamiento es eficaz. Es posible que las decisiones acerca de seguir, cambiar o suspender el tratamiento se basen en los resultados de estas pruebas.

Algunas de las pruebas se seguirán repitiendo de vez en cuando después de terminar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas quizá muestren si la afección cambió. Estas pruebas a veces se llaman pruebas de seguimiento o control.

Luego del tratamiento, se realizarán pruebas de seguimiento con IRM durante varios años para ver si el tumor ha regresado.

Opciones de tratamiento para el craneofaringioma infantil

Para obtener información sobre los tratamientos que se presentan a continuación, consulte la sección sobre Aspectos generales de las opciones de tratamiento.

Craneofaringioma infantil recién diagnosticado

El tratamiento del craneofaringioma infantil recién diagnosticado incluye los siguientes procedimientos:

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. Busque por tipo de cáncer, edad del paciente y lugar del ensayo. Consulte también información general sobre los ensayos clínicos.

Craneofaringioma infantil recidivante

El craneofaringioma puede recidivar (volver) sin importar cómo se trató la primera vez. Las opciones de tratamiento para el craneofaringioma infantil recidivante dependen del tipo de tratamiento que se administró cuando el tumor se diagnosticó inicialmente y las necesidades del niño.

El tratamiento podría incluir los procedimientos siguientes:

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. Busque por tipo de cáncer, edad del paciente y lugar del ensayo. Consulte también información general sobre los ensayos clínicos.

Información adicional sobre el craneofaringioma infantil y otros tumores de encéfalo infantiles

Para obtener más información en inglés sobre el craneofaringioma infantil y otros tumores cerebrales en niños, consulte el siguiente enlace:

Para obtener más información sobre el cáncer en la niñez y otros recursos generales sobre el cáncer, consulte los siguientes enlaces:

La información que se presenta a continuación solo está disponible en inglés:

Información sobre este sumario del PDQ

Información sobre el PDQ

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI). La base de datos del PDQ contiene sumarios de la última información publicada sobre prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se redactan en dos versiones. En las versiones para profesionales de la salud se ofrece información detallada en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se presentan en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones contienen información sobre el cáncer que es exacta y actualizada. También se puede consultar estos sumarios en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI pertenece a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). Los NIH son el centro de investigación biomédica del gobierno federal. Los sumarios del PDQ se basan en un análisis independiente de las publicaciones médicas. No constituyen declaraciones de la política del NCI ni de los NIH.

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ sobre el cáncer contiene información actualizada sobre el tratamiento del craneofaringioma infantil. El propósito es informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas encargadas de cuidar a los pacientes. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

Los Consejos editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los actualizan. Estos Consejos están integrados por expertos en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con esta enfermedad. Los sumarios se revisan con regularidad y se modifican si surge nueva información. La fecha de actualización al pie de cada sumario indica cuándo se hizo el cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se basa en la versión para profesionales de la salud, que el Consejo editorial del PDQ sobre el tratamiento pediátrico revisa con regularidad y actualiza en caso necesario.

Información sobre ensayos clínicos

Un ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo que se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a encontrar formas nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recopila información sobre los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes pueden considerar participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos solo aceptan a pacientes que aún no comenzaron un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos del PDQ está disponible en el portal de Internet del NCI. También figuran en el PDQ los datos de muchos médicos especialistas en cáncer que participan en ensayos clínicos. Para obtener más información, llamar al Servicio de Información sobre el Cáncer al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

Permisos para el uso de este sumario

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, en breve, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® sobre el tratamiento pediátrico. PDQ Tratamiento del craneofaringioma infantil. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/cerebro/paciente/tratamiento-craneo-infantil-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 2000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no debe fundamentar ninguna decisión sobre reintegros de seguros. Para obtener más información sobre cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

Para obtener más información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en ¿En qué podemos ayudarle?. También se puede enviar un mensaje de correo electrónico mediante el formulario de comunicación.

  • Actualización: 19 de julio de 2018

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Tratamiento del craneofaringioma infantil (PDQ®)–Versión para pacientes publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.