Pasar al contenido principal

Tratamiento del cáncer de vías biliares

En esta página, se explican los diferentes tipos de tratamiento del cáncer de vías biliares (colangiocarcinoma o cáncer de conducto biliar). El tratamiento que el paciente recibe depende de si el cáncer se puede extirpar por completo mediante cirugía (resecable) o si no se puede extirpar por completo mediante cirugía (irresecable). Para obtener más información, consulte las secciones Tratamiento del cáncer de vías biliares resecable (localizado) y Tratamiento del cáncer de vías biliares irresecable (incluye la enfermedad metastásica y recidivante).

Tipos de tratamiento

Cirugía 

Los siguientes tipos de cirugía se usan para el tratamiento del cáncer de vías biliares.

  • Extirpación de vías biliares: procedimiento quirúrgico en el que se extrae (saca) una parte de las vías biliares si el tumor es pequeño y está solo en las vías biliares. Se extirpan los ganglios linfáticos, y el tejido de los ganglios linfáticos se observa al microscopio para determinar si hay cáncer.
  • Hepatectomía parcial: procedimiento quirúrgico en el que se extrae la parte del hígado con cáncer. Es posible quitar un trozo de tejido en forma de cuña, un lóbulo completo o una parte más grande del hígado y un poco del tejido sano que lo rodea.
  • Procedimiento de Whipple: cirugía en la que se extrae la cabeza del páncreas, la vesícula biliar, parte del estómago, parte del intestino delgado y el conducto biliar. Se deja suficiente páncreas para que produzca jugos digestivos e insulina.

Una vez que el médico extirpa todo el cáncer visible, es posible que algunos pacientes reciban quimioterapia o radioterapia después de la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa que haya quedado. El tratamiento que se administra después de la cirugía para disminuir el riesgo de que el cáncer vuelva se llama terapia adyuvante. Se desconoce si la quimioterapia o la radioterapia administradas después de la cirugía ayudan a impedir que el cáncer vuelva.

Es posible usar los siguientes tipos de cirugía paliativa para aliviar los síntomas que causa la obstrucción de un conducto biliar y mejorar la calidad de vida.

  • Derivación biliar: método para drenar la bilis acumulada en la vesícula si el cáncer obstruye las vías biliares. Durante esta operación, el médico hará un corte en la parte de la vesícula o el conducto biliar que está antes de la obstrucción y la coserá a la parte del conducto biliar que está después de la obstrucción o al intestino delgado. Con este tipo de cirugía se crea una nueva vía alrededor del área obstruida.
  • Colocación endoscópica de una endoprótesis: cuando el tumor obstruye las vías biliares, es posible hacer una cirugía para colocar una endoprótesis (tubo delgado y flexible) y drenar la bilis que se acumuló en el área. Es posible que el médico coloque la endoprótesis a través de un catéter para drenar la bilis a una bolsa de recolección fuera del cuerpo. Otra opción sería colocar la endoprótesis alrededor del área obstruida y drenar la bilis a través del intestino delgado.
  • Drenaje biliar transhepático percutáneo: procedimiento en el que se toma una radiografía del hígado y las vías biliares. Se introduce una aguja fina en el hígado a través de la piel debajo de las costillas. Se inyecta un tinte en el hígado o las vías biliares y se toma una radiografía. Si hay obstrucción en las vías biliares, en ocasiones se deja una endoprótesis en el hígado para drenar la bilis a través del intestino delgado o a una bolsa de recolección fuera del cuerpo.

Radioterapia

En la radioterapia, se usan rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir células cancerosas o impedir que se multipliquen. Los principales tipos de radioterapia que se usan en el tratamiento del cáncer de vías biliares son los siguientes:

  • Radioterapia externa: en la radioterapia externa, se usa una máquina que envía radiación desde el exterior del cuerpo hacia el área con cáncer. La radiación se administra en una serie de tratamientos para que las células sanas se recuperen y la radioterapia sea más eficaz. El número de tratamientos se determina a partir de las características del cáncer, como el tamaño y la ubicación del tumor.

    Se desconoce si la radioterapia externa ayuda en el tratamiento del cáncer de vías biliares resecable. Para el cáncer de vías biliares metastásico o recidivante, están en estudio nuevas formas de mejorar el efecto de la radioterapia externa en las células cancerosas.

    • Terapia de hipertermia: tratamiento en el que se expone el tejido del cuerpo a temperaturas altas para hacer que las células cancerosas sean más sensibles a los efectos de la radiación y de ciertos medicamentos contra el cáncer.
    • Radiosensibilizadores: medicamentos que hacen que las células cancerosas sean más sensibles a la radioterapia. Es posible que la combinación de radioterapia con radiosensibilizadores destruya más células cancerosas.
  • Radioterapia interna: la radioterapia interna es un tipo de radioterapia para la que se usa una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, alambres o catéteres que se colocan dentro de las vías biliares o cerca de estas.

La radioterapia externa y la radioterapia interna se usan para tratar el cáncer de vías biliares y, en ocasiones, también se usan como terapia paliativa para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Para obtener más información sobre la radioterapia y sus efectos secundarios, consulte Radioterapia para tratar el cáncer y Efectos secundarios de la radioterapia.

Quimioterapia 

En la quimioterapia, se usan medicamentos para interrumpir la formación de células cancerosas, ya sea mediante su destrucción o al impedir su multiplicación. Los dos tipos principales de quimioterapia que se usan para el tratamiento del cáncer de vías biliares son los siguientes:

  • Quimioterapia sistémica: cuando la quimioterapia se toma por boca o se inyecta en una vena o un músculo, los medicamentos entran al torrente sanguíneo y pueden llegar a las células cancerosas de todo el cuerpo.

    La quimioterapia sistémica se usa para el tratamiento del cáncer de vías biliares irresecable, metastásico o recidivante. Es posible que se usen los siguientes medicamentos de quimioterapia:

  • Quimioterapia regional: cuando la quimioterapia se administra en un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, los medicamentos afectan sobre todo las células cancerosas de esas áreas.

    La embolización intraarterial está en estudio para el cáncer de vías biliares irresecable, metastásico o recidivante. Durante este procedimiento se administran medicamentos contra el cáncer en los vasos sanguíneos cercanos al tumor y se impide que llegue sangre al tumor. A veces, los medicamentos contra el cáncer se adhieren a perlas pequeñas que se inyectan dentro de una arteria que lleva sangre al tumor. Las perlas impiden el flujo de sangre al tumor y al mismo tiempo liberan el medicamento. Esto permite que una mayor cantidad del medicamento llegue al tumor durante más tiempo, lo que tal vez ayude a destruir más células cancerosas.

Se desconoce si la quimioterapia sistémica ayuda en el tratamiento del cáncer de vías biliares resecable. 

Para obtener información sobre las diferentes formas en que la quimioterapia actúa en el tratamiento del cáncer, lo que se espera que pase cuando un paciente recibe quimioterapia y cómo tratar los efectos secundarios de la quimioterapia, consulte Quimioterapia para tratar el cáncer.

Trasplante de hígado

En un trasplante, se extirpa todo el hígado y se reemplaza con uno sano de un donante. A veces los pacientes con cáncer de vías biliares perihiliares reciben un trasplante de hígado. Si el paciente debe esperar por el hígado de un donante, se usa otro tratamiento según sea necesario. 

Terapia dirigida

La terapia dirigida es un tipo de tratamiento en el que se usan medicamentos u otras sustancias para identificar y atacar células cancerosas específicas. Por lo general, las terapias dirigidas causan menos daños a las células normales que la quimioterapia o la radioterapia. Los siguientes tipos de terapia dirigida están en estudio en pacientes con cáncer de vías biliares localmente avanzado y que no se puede extirpar mediante cirugía o que se diseminó a otras partes del cuerpo:

Para obtener más información sobre la forma en que la terapia dirigida actúa en el tratamiento del cáncer, lo que se espera que pase cuando un paciente recibe terapia dirigida y los efectos secundarios de la terapia dirigida, consulte Terapia dirigida para tratar el cáncer.

Inmunoterapia

La inmunoterapia es un tratamiento en el que se usa el sistema inmunitario del paciente para combatir el cáncer. Se usan sustancias elaboradas por el cuerpo o en un laboratorio para impulsar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer.

La terapia con inhibidores de puntos de control inmunitario es un tipo de inmunoterapia. Es posible usar el siguiente inhibidor de puntos de control inmunitario para el tratamiento del cáncer de vías biliares:

Para obtener más información sobre la forma en que la inmunoterapia actúa en el tratamiento del cáncer y sus efectos secundarios, consulte Inmunoterapia para tratar el cáncer y Efectos secundarios de la inmunoterapia.

Ensayos clínicos

Un ensayo clínico de tratamiento es un estudio de investigación. Estos se hacen con el fin de mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para los pacientes de cáncer. La mejor opción de tratamiento para algunos pacientes es participar en un ensayo clínico.

Use el buscador de ensayos clínicos en inglés para encontrar los ensayos clínicos que el NCI patrocina y que aceptan pacientes en este momento. La información en inglés sobre ensayos clínicos patrocinados por otras organizaciones, se encuentra en el portal de Internet ClinicalTrials.gov.

Para obtener más información sobre ensayos clínicos, consulte la página Información sobre estudios clínicos para pacientes y cuidadores.

Tratamiento del cáncer de vías biliares resecable (localizado)

Si el cáncer no se diseminó y está en un lugar donde es posible hacer cirugía, de forma segura, se extirpa el tumor y una parte del tejido que lo rodea. Esto reduce la probabilidad de que el cáncer vuelva. A veces se administra quimioterapia con radioterapia o sin esta después de la cirugía.

El tratamiento del cáncer de vías biliares intrahepáticas resecable incluye las siguientes opciones:

  • Cirugía para extirpar el cáncer que a veces incluye una hepatectomía parcial con embolización o sin esta antes de la cirugía.

El tratamiento del cáncer de vías biliares perihiliares resecable incluye las siguientes opciones:

  • Cirugía para extirpar el cáncer, que a veces incluye una hepatectomía parcial.
  • Colocación de una endoprótesis o un drenaje biliar transhepático percutáneo como terapia paliativa para aliviar la ictericia y otros síntomas, y mejorar la calidad de vida.

El tratamiento del cáncer de vías biliares distales resecable incluye las siguientes opciones:

  • Cirugía para extirpar el cáncer, que a veces incluye un procedimiento de Whipple.
  • Colocación de una endoprótesis o un drenaje biliar transhepático percutáneo como terapia paliativa para aliviar la ictericia y otros síntomas, y mejorar la calidad de vida.

La terapia adyuvante para el cáncer de vías biliares resecable incluye las siguientes opciones: 

  • Quimioterapia.
  • Radioterapia de haz externo.
  • Participación en un ensayo clínico de terapia adyuvante.

Tratamiento del cáncer de vías biliares irresecable (incluye la enfermedad metastásica y recidivante)

La mayoría de las personas con cáncer de vías biliares tienen un cáncer que no se puede extirpar por completo mediante cirugía. Esto sucede cuando el cáncer se diseminó a lugares lejanos, el cáncer está en un lugar donde es difícil extirparlo por completo mediante cirugía o si el paciente no está en condiciones de tener una cirugía.

El tratamiento del cáncer de vías biliares irresecable (incluso la enfermedad metastásica y recidivante) incluye las siguientes opciones:

  • Colocación de una endoprótesis o una derivación biliar como terapia paliativa para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.
  • Radioterapia externa o interna como terapia paliativa para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.
  • Quimioterapia combinada.
  • Participación en un ensayo clínico de distintas combinaciones de quimioterapia.
  • Participación en un ensayo clínico de inmunoterapia para pacientes que tienen mutaciones (cambios) en ciertos genes.
  • Participación en un ensayo clínico de terapia dirigida para pacientes que tienen mutaciones (cambios) en ciertos genes. 
  • Actualización:

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Tratamiento del cáncer de vías biliares publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”