Tratamiento del linfoma primario del sistema nervioso central (PDQ®)–Versión para profesionales de salud

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Información general acerca del linfoma primario del sistema nervioso central

El linfoma primario del sistema nervioso central (SNC) se define como linfoma limitado al eje craneoespinal sin enfermedad sistémica. Se ha visto una mayor incidencia de esta enfermedad entre pacientes con SIDA y otras personas inmunodeprimidas. La evolución natural de este trastorno difiere entre los pacientes con y sin SIDA. La tomografía axial computarizada (TAC) puede mostrar realce en anillo en 50 % de los pacientes con SIDA mientras que los pacientes sin SIDA casi siempre muestran realce homogéneo solamente.[1] Ambos grupos tienen resultados igualmente precarios sin terapia (una mediana de supervivencia de 1 a 3 meses) pero la supervivencia general de los pacientes tratados es mucho mejor para los pacientes sin SIDA (18,9 meses) que para los pacientes con SIDA (2,6 meses).[1,2]

Factores pronósticos

Entre los factores de pronóstico precario se incluyen los siguientes aspectos:[3-5]

  • Mayor de 50 años de edad.[5]
  • Estado funcional (EF) mayor de 1 o EF de Karnofsky menor de 70.[5]
  • Concentración sérica elevada del lactato-deshidrogenasa.
  • Concentración elevada de la proteína del líquido cefalorraquídeo.
  • Compromiso de las áreas no hemisféricas del encéfalo (periventricular, ganglios basales, tronco encefálico y cerebelo).
  • Enfermedad intraocular y compromiso encefálico simultáneos.[6]

Diagnóstico

Cuando el tumor progresa suele limitarse al SNC o al ojo. La posibilidad de que haya enfermedad sistémica oculta puede descartarse mediante la estadificación por biopsia de la médula ósea y tomografías axiales computarizadas del tórax, el abdomen y la pelvis.[7,8]

En una serie de casos con 282 pacientes, se encontró diseminación meníngea en 17 % mediante citomorfología, reacción en cadena de la polimerasa con reordenamiento de los genes de la cadena pesada de la inmunoglobulina, o realce meníngeo en las imágenes por resonancia magnética.[9] Aún está por evaluarse la incidencia clínica que tiene el compromiso meníngeo en el pronóstico y el tratamiento.

Patogenia

Aunque más de 95 % de los pacientes con linfoma primario del SNC tienen linfoma con origen en las células B, 45 pacientes con linfoma del SNC con origen en las células T, no mostraron diferencia en la presentación clínica o resultado, según los datos recopilados en una serie retrospectiva de 12 centros oncológicos.[10] Casi todos los linfomas primarios del SNC son neoplasias muy malignas del tipo de células B grandes difuso. En una serie de casos retrospectivos procedentes de 18 centros oncológicos en 5 países con 40 pacientes de linfoma primario del SNC de grado bajo, se observó un mejor resultado a largo plazo (mediana de supervivencia de 7 años), comparado con los linfomas del SNC de crecimiento rápido habituales.[11][Grado de comprobación: 3iiiDiv] También se ha informado de casos anecdóticos de linfoma primario de Hodgkin del SNC.[12]

Sumarios relacionados

Otros sumarios del PDQ con información sobre el linfoma primario del SNC son los siguientes:

Bibliografía
  1. Fine HA, Mayer RJ: Primary central nervous system lymphoma. Ann Intern Med 119 (11): 1093-104, 1993. [PUBMED Abstract]
  2. Nasir S, DeAngelis LM: Update on the management of primary CNS lymphoma. Oncology (Huntingt) 14 (2): 228-34; discussion 237-42, 244, 2000. [PUBMED Abstract]
  3. Ferreri AJ, Blay JY, Reni M, et al.: Prognostic scoring system for primary CNS lymphomas: the International Extranodal Lymphoma Study Group experience. J Clin Oncol 21 (2): 266-72, 2003. [PUBMED Abstract]
  4. Pollack IF, Lunsford LD, Flickinger JC, et al.: Prognostic factors in the diagnosis and treatment of primary central nervous system lymphoma. Cancer 63 (5): 939-47, 1989. [PUBMED Abstract]
  5. Abrey LE, Ben-Porat L, Panageas KS, et al.: Primary central nervous system lymphoma: the Memorial Sloan-Kettering Cancer Center prognostic model. J Clin Oncol 24 (36): 5711-5, 2006. [PUBMED Abstract]
  6. Kreher S, Strehlow F, Martus P, et al.: Prognostic impact of intraocular involvement in primary CNS lymphoma: experience from the G-PCNSL-SG1 trial. Ann Hematol 94 (3): 409-14, 2015. [PUBMED Abstract]
  7. O'Neill BP, Dinapoli RP, Kurtin PJ, et al.: Occult systemic non-Hodgkin's lymphoma (NHL) in patients initially diagnosed as primary central nervous system lymphoma (PCNSL): how much staging is enough? J Neurooncol 25 (1): 67-71, 1995. [PUBMED Abstract]
  8. Abrey LE, Batchelor TT, Ferreri AJ, et al.: Report of an international workshop to standardize baseline evaluation and response criteria for primary CNS lymphoma. J Clin Oncol 23 (22): 5034-43, 2005. [PUBMED Abstract]
  9. Fischer L, Martus P, Weller M, et al.: Meningeal dissemination in primary CNS lymphoma: prospective evaluation of 282 patients. Neurology 71 (14): 1102-8, 2008. [PUBMED Abstract]
  10. Shenkier TN, Blay JY, O'Neill BP, et al.: Primary CNS lymphoma of T-cell origin: a descriptive analysis from the international primary CNS lymphoma collaborative group. J Clin Oncol 23 (10): 2233-9, 2005. [PUBMED Abstract]
  11. Jahnke K, Korfel A, O'Neill BP, et al.: International study on low-grade primary central nervous system lymphoma. Ann Neurol 59 (5): 755-62, 2006. [PUBMED Abstract]
  12. Gerstner ER, Abrey LE, Schiff D, et al.: CNS Hodgkin lymphoma. Blood 112 (5): 1658-61, 2008. [PUBMED Abstract]

Aspectos generales de las opciones de tratamiento para el linfoma primario del sistema nervioso central

Radioterapia

A causa de la naturaleza difusa de los linfomas del sistema nervioso central (SNC), la descompresión quirúrgica radical con resección macroscópica parcial o total del tumor no es beneficiosa para el paciente. La mediana de supervivencia después de la cirugía sola es de solo 1 a 5 meses. Hasta mediados de la década de 1990, la radioterapia fue la norma de tratamiento con dosis de hasta 45 Gy usando fraccionamiento estándar. En un ensayo prospectivo del Radiation Therapy Oncology Group (RTOG-8315) en el que se usaron 40 Gy de radioterapia total del cerebro (RTC) y un refuerzo de 20 Gy dirigido al tumor, se encontró que los resultados no fueron mejores que los notificados previamente, con una mediana de supervivencia de 1 año y una supervivencia de 2 años para 28 % de los pacientes.[1,2] La enfermedad recidiva en el encéfalo en 92 % de los pacientes a pesar de las dosis altas de radiación. La adición de radiación al eje espinal no afecta la supervivencia ya que no evita la recaída encefálica.

Quimioterapia y radioterapia combinadas

En dos ensayos multicéntricos (incluso RTOG-8806) se utilizó ciclofosfamida, doxorrubicina, vincristina y dexametasona antes de la radiación, seguidas de RTC.[3,4] Las medianas de supervivencia no fueron mejores que cuando se administró la radioterapia sola. El fracaso de esta y otras modalidades de ensayos combinados [5] se atribuyó a la penetración lenta de los medicamentos estándar en la barrera hematoencefálica y al aumento de efectos neurológicos tóxicos.[3,5-10] En una revisión retrospectiva de 226 pacientes, se indicaron mejores resultados con el uso de dosis altas de metotrexato o citarabina con radioterapia que con otros regímenes combinados.[11]

En un ensayo multicéntrico (RTOG-9310) con 102 pacientes, se utilizaron dosis altas de metotrexato (2,5 g/m2) durante cinco ciclos, vincristina intravenosa, procarbazina oral, metotrexato intraventricular, y 45 Gy de RTC o 36 Gy con un esquema hiperfraccionado.[12] La mediana de supervivencia sin progresión (SSP) fue de 24 meses y la mediana de supervivencia general (SG) fue de 37 meses.[13][Grado de comprobación: 3iiiA] En 15 % de los pacientes se observaron efectos neurológicos tóxicos graves tardíos.

En otro ensayo realizado en múltiples centros (EORTC-20962 [NCT00003061]) con 52 pacientes menores de 66 años, se utilizaron dosis altas de metotrexato, tenipósido, carmustina, metilprednisolona, metotrexato intratecal, citarabina e hidrocortisona seguidas de 40 Gy de radioterapia; la mediana de supervivencia fue de 46 meses, pero se presentó una tasa de mortalidad tóxica de 10 % incluso en esta población de pacientes más jóvenes.[14][Grado de comprobación: 3iiiA] El seguimiento fue demasiado breve (mediana de 27 meses) para permitir la evaluación completa de los efectos tóxicos neurológicos graves tardíos.

Quimioterapia sola

Debido a los resultados insatisfactorios de la RTC sola, y los efectos tóxicos neurológicos de la quimioterapia y la radioterapia, actualmente hay un intenso enfoque en ensayos con quimioterapia sola.[15] En múltiples informes se describió la quimioterapia sistémica, que se ha empleado sola o con rotura osmótica de la barrera hematoencefálica, que habitualmente incluye dosis altas de metotrexato con hospitalizaciones frecuentes.[8,10,16-21]

En un estudio multicéntrico (NABTT-9607), se evaluó el metotrexato solo en dosis altas (8 g/m2) en pacientes con diagnóstico reciente con RTC administrada sola en el momento de la recidiva de la enfermedad. Con una mediana de seguimiento de 2 años, la mediana de SSP fue de 13 meses; la mediana de SG no se había alcanzado a los 23 meses y más.[22][Grado de comprobación: 3iiiA] En otro ensayo multicéntrico (EORTC-26952) con 50 pacientes mayores de 60 años, se usaron dosis altas de metotrexato (3 g/m2/ciclo), lomustina, procarbazina, metilprednisolona, y metotrexato intratecal y citarabina. La SSP a 1 año fue de 40 % y la mediana de SG fue de 14,3 meses en este grupo de pacientes de edad avanzada con una mediana de edad de 72 años.[23][Grado de comprobación: 3iiiA] En otro ensayo multicéntrico con 65 pacientes, se utilizaron dosis altas de metotrexato y dosis altas de citarabina, así como ifosfamida, ciclofosfamida, alcaloides de vinca, dexametasona y metotrexato intratecal, citarabina y prednisolona. La mediana de tiempo hasta el fracaso del tratamiento fue de 15 meses, con una mediana de supervivencia de 34 meses; 57 % de los pacientes de 60 años o menos todavía vivían en el momento de una mediana de seguimiento de 8 años.[24,25][Grado de comprobación: 3iiiA] Los pacientes de linfoma del SNC recidivante o resistente al tratamiento después de la quimioterapia a base de metotrexato son aptos para recibir quimioterapia antineoplásica de rescate.[26]

Casi no se observaron efectos tóxicos neurológicos tardíos graves en estos ensayos de quimioterapia sola (sin radioterapia posterior). Se ha aplicado una reducción de la dosis a 23,4 Gy para las radiaciones posteriores en aquellos pacientes que logran una respuesta clínica después de la quimioterapia de inducción.[27][Grado de comprobación: 3iiiDiii]

Muchos de los resultados de fase II mencionados más arriba nunca se sometieron a prueba en un entorno aleatorizado debido al número insuficiente de pacientes.

Quimioterapia y trasplante de células madre

Se está llevando a cabo también una evaluación de la quimioterapia intensiva con trasplante de células madre periféricas autógeno; no se observaron efectos tóxicos neurológicos en ausencia de la radioterapia.[28-34] En un estudio de viabilidad de fase II, se utilizó quimioterapia de inducción con metotrexato, temozolomida y rituximab (administrados en 10 dosis una vez cada 2 semanas), más consolidación con etopósido y dosis altas de citarabina; con una mediana de seguimiento de 4,9 años, en este ensayo de fase II del Cancer and Leukemia Group B (CALGB) con 44 pacientes, se notificó una respuesta radiográfica completa en 66 % de los pacientes, una SSP a 2 años de 57 % y una SG a 4 años calculada en 65 %.[35][Grado de comprobación: 3iiiDiv]

En un estudio de fase II de 32 pacientes, la quimioterapia de inducción con rituximab y metotrexato (3,5 g/m2), junto con procarbazina y vincristina, se consolidó con la quimioterapia de dosis alta de tiotepa, ciclofosfamida y busulfano, seguida por un autotrasplante de células madre sin radioterapia total del cerebro (RTC). Con una mediana de seguimiento de 45 meses y una mediana de edad de 57 años, la SSP a 2 años fue de 79 % (IC 95 %, 58–90) y la SG a 2 años fue de 81 % (IC 95 %, 63–91), con un funcionamiento neurocognitivo estable postrasplante.[36][Grado de comprobación: 3iiiDiv]

En varios ensayos aleatorizados prospectivos en curso se compararon o se comparan el valor de la RTC y el valor del autotrasplante de células madre en consolidación después del tratamiento de inducción de dosis alta de metotrexato: International Extranodal Lymphoma Study Group 32 (IELSC32 [NCT01011920]), Pragmatic–Explanatory Continuum Indicator Summary (PRECIS [NCT00863460]), Cancer and Lymphoma Group B/Alliance (CALGB 51101 [NCT01511562]) y el IELSG43 (NCT02531841).[34]

Efectos tóxicos

Se notificaron deficiencias cognoscitivas graves con todas las terapias intensivas debido a la leucoencefalopatía iatrogénica. Los datos retrospectivos indican un riesgo más bajo de demencia cuando la quimioterapia se emplea antes de la radioterapia y aún menos cuando se evita administrar radioterapia.[11,37,38] Se puede evitar el deterioro cognoscitivo que se observa cuando se usa radioterapia si se usa quimioterapia sistémica sola, con rotura osmótica de la barrera hematoencefálica o sin ella.[11,16,17,38] Será necesario realizar ensayos clínicos comparativos con medidas válidas de la función cognoscitiva para determinar qué valor tendría retrasar el tratamiento con radioterapia hasta que haya una recaída después de las dosis altas de quimioterapia.[22,38-41] Los glucocorticoides también pueden producir remisiones substanciales pero de corta duración. La eficacia de los corticoesteroides puede complicar la evaluación diagnóstica al obscurecer los resultados histológicos. Otros medicamentos que penetran la barrera hematoencefálica se encuentran bajo evaluación clínica.[42,43]

Ensayos aleatorizados

En un ensayo aleatorizado prospectivo con 551 pacientes inmunocompetentes con linfoma primario del SNC recién diagnosticado, todos los pacientes recibieron quimioterapia de inducción con 6 ciclos de dosis altas de metotrexato (4 g/m2) con ifosfamida o sin esta.[44] Al completarse la quimioterapia, los pacientes que respondieron se asignaron al azar para recibir RTC (45 Gy) o a no recibir tratamiento en caso de los pacientes con respuesta completa o recibir citarabina si eran pacientes con respuesta parcial. No hubo una diferencia estadística en la mediana de SG con 32,4 meses para los pacientes que recibieron radioterapia en comparación con 37,1 meses para aquellos que no recibieron radiación (CRI, 1,06; IC 95 % , 0,80–1,40; P = 0,71).[44][Grado de comprobación: 1iiA] Los efectos neurotóxicos que se relacionaron con el tratamiento fueron significativamente peores para el grupo de radioterapia y dicha toxicidad debe ser sopesada frente a la posibilidad de que la supervivencia a partir de la quimioterapia sola podría resultar marginalmente inferior a la supervivencia cuando se le añade radiación.

En un ensayo multicéntrico, sin anonimato y aleatorizado, se asignó al azar a 79 pacientes a recibir dosis altas de metotrexato versus dosis altas de metotrexato con citarabina.[45] A pesar de que la SSP a los 3 años resultó mejor en el régimen de 2 medicamentos (CRI, 0,54; IC 95 %, 0,31–0,92; P = 0,01), no se observó diferencia en la SG a 3 años (46 % en el régimen con 2 medicamentos versus 32 % en el régimen con un medicamento, CRI, 0,65; IC 95 %, 0,38–1,13; P = 0,07).[45][Grado de comprobación: 1iiDiii]

En un ensayo aleatorizado prospectivo de 410 pacientes inmunocompetentes con diagnóstico reciente de linfoma primario del sistema nervioso central, se programó que todos los pacientes recibieran una dosis alta de metotrexato y se asignaron al azar para recibir RTC o ninguna radioterapia. En la población con intención de tratar, la RTC se relacionó con una supervivencia sin progresión más prolongada de 15,4 meses versus 9,9 meses (CRI, 0,79; IC 95 %, 0,64–0,98; P = 0,034, pero no hubo diferencia en la SG de 32,4 meses versus 36,1 meses (CRI, 0,98; IC 95 %, 0,79–1,26; P = 0,98). Sin embargo, en el estudio no se disponía de la capacidad de excluir un beneficio o perjuicio de la RTC.[46][Grado de comprobación: 1iiDiii] En este estudio, se encontró compromiso intraocular en 19 pacientes en el momento del diagnóstico; el linfoma intraocular fue un indicador pronóstico negativo independiente.[47]

Linfoma primario del sistema nervioso central relacionado con el VIH

Los pacientes con linfoma primario del SNC relacionado con el VIH generalmente presentan infecciones con recuentos de CD4 de menos de 50 células/mm3.[48] Por consiguiente, la mayoría de los pacientes mueren de infecciones oportunistas independientemente de la terapia para el linfoma. Los grupos que se benefician más de la radioterapia, con quimioterapia antecedente o sin ella, son los pacientes seropositivos al VIH sin infecciones oportunistas o tumores previos para los cuales el linfoma del SNC constituye la enfermedad que define el SIDA y aquellos pacientes en buen estado funcional, un recuento alto de linfocitos CD4 (>100 mm3), y síntomas atribuibles solamente al linfoma del SNC.[37,49] El tratamiento de estos pacientes requiere consideración especial. (Para obtener más información, consultar el sumario del PDQ Tratamiento del linfoma relacionado con el SIDA).

Linfoma intraocular

Un consorcio internacional llevó a cabo una revisión retrospectiva con 83 pacientes sin infección por VIH con linfoma intraocular primario.[50] En ciertos pacientes sin enfermedad diseminada manifiesta del SNC, la terapia localizada con metotrexato intraocular o radioterapia ocular está relacionada con resultados similares observados en la quimioterapia sistémica o RTC. La terapia localizada con metotrexato intraocular o radioterapia ocular no afectó la tasa de recaída, la mediana de SSP o la mediana de SG en comparación con la quimioterapia sistémica y la RTC.[50][Grado de comprobación: 3iiiDiv] Los pacientes con enfermedad intraocular y compromiso encefálico concurrente tuvieron un peor pronóstico que aquellos que solo padecían de compromiso encefálico (19 pacientes con ambas, 391 pacientes con compromiso encefálico solo).[46]

Ensayos clínicos en curso

Realizar una búsqueda avanzada en inglés de los ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que ahora aceptan pacientes. La búsqueda se puede simplificar por ubicación del ensayo, tipo de tratamiento, nombre del fármaco y otros criterios. También se dispone de información general sobre los ensayos clínicos.

Bibliografía
  1. Pollack IF, Lunsford LD, Flickinger JC, et al.: Prognostic factors in the diagnosis and treatment of primary central nervous system lymphoma. Cancer 63 (5): 939-47, 1989. [PUBMED Abstract]
  2. Nelson DF, Martz KL, Bonner H, et al.: Non-Hodgkin's lymphoma of the brain: can high dose, large volume radiation therapy improve survival? Report on a prospective trial by the Radiation Therapy Oncology Group (RTOG): RTOG 8315. Int J Radiat Oncol Biol Phys 23 (1): 9-17, 1992. [PUBMED Abstract]
  3. O'Neill BP, O'Fallon JR, Earle JD, et al.: Primary central nervous system non-Hodgkin's lymphoma: survival advantages with combined initial therapy? Int J Radiat Oncol Biol Phys 33 (3): 663-73, 1995. [PUBMED Abstract]
  4. Schultz C, Scott C, Sherman W, et al.: Preirradiation chemotherapy with cyclophosphamide, doxorubicin, vincristine, and dexamethasone for primary CNS lymphomas: initial report of radiation therapy oncology group protocol 88-06. J Clin Oncol 14 (2): 556-64, 1996. [PUBMED Abstract]
  5. Bessell EM, Graus F, López-Guillermo A, et al.: CHOD/BVAM regimen plus radiotherapy in patients with primary CNS non-Hodgkin's lymphoma. Int J Radiat Oncol Biol Phys 50 (2): 457-64, 2001 Jun 1. [PUBMED Abstract]
  6. Chamberlain MC, Levin VA: Primary central nervous system lymphoma: a role for adjuvant chemotherapy. J Neurooncol 14 (3): 271-5, 1992. [PUBMED Abstract]
  7. Fine HA: Treatment of primary central nervous system lymphoma: still more questions than answers. Blood 86 (8): 2873-5, 1995. [PUBMED Abstract]
  8. Blay JY, Bouhour D, Carrie C, et al.: The C5R protocol: a regimen of high-dose chemotherapy and radiotherapy in primary cerebral non-Hodgkin's lymphoma of patients with no known cause of immunosuppression. Blood 86 (8): 2922-9, 1995. [PUBMED Abstract]
  9. O'Brien P, Roos D, Pratt G, et al.: Phase II multicenter study of brief single-agent methotrexate followed by irradiation in primary CNS lymphoma. J Clin Oncol 18 (3): 519-26, 2000. [PUBMED Abstract]
  10. Gavrilovic IT, Hormigo A, Yahalom J, et al.: Long-term follow-up of high-dose methotrexate-based therapy with and without whole brain irradiation for newly diagnosed primary CNS lymphoma. J Clin Oncol 24 (28): 4570-4, 2006. [PUBMED Abstract]
  11. Blay JY, Conroy T, Chevreau C, et al.: High-dose methotrexate for the treatment of primary cerebral lymphomas: analysis of survival and late neurologic toxicity in a retrospective series. J Clin Oncol 16 (3): 864-71, 1998. [PUBMED Abstract]
  12. Fisher B, Seiferheld W, Schultz C, et al.: Secondary analysis of Radiation Therapy Oncology Group study (RTOG) 9310: an intergroup phase II combined modality treatment of primary central nervous system lymphoma. J Neurooncol 74 (2): 201-5, 2005. [PUBMED Abstract]
  13. DeAngelis LM, Seiferheld W, Schold SC, et al.: Combination chemotherapy and radiotherapy for primary central nervous system lymphoma: Radiation Therapy Oncology Group Study 93-10. J Clin Oncol 20 (24): 4643-8, 2002. [PUBMED Abstract]
  14. Poortmans PM, Kluin-Nelemans HC, Haaxma-Reiche H, et al.: High-dose methotrexate-based chemotherapy followed by consolidating radiotherapy in non-AIDS-related primary central nervous system lymphoma: European Organization for Research and Treatment of Cancer Lymphoma Group Phase II Trial 20962. J Clin Oncol 21 (24): 4483-8, 2003. [PUBMED Abstract]
  15. Ekenel M, Iwamoto FM, Ben-Porat LS, et al.: Primary central nervous system lymphoma: the role of consolidation treatment after a complete response to high-dose methotrexate-based chemotherapy. Cancer 113 (5): 1025-31, 2008. [PUBMED Abstract]
  16. Dahlborg SA, Henner WD, Crossen JR, et al.: Non-AIDS Primary CNS Lymphoma: First Example of a Durable Response in a Primary Brain Tumor using Enhanced Chemotherapy Delivery without Cognitive Loss and without Radiotherapy Cancer J Sci Am 2 (3): 166-74, 1996. [PUBMED Abstract]
  17. Gabbai AA, Hochberg FH, Linggood RM, et al.: High-dose methotrexate for non-AIDS primary central nervous system lymphoma. Report of 13 cases. J Neurosurg 70 (2): 190-4, 1989. [PUBMED Abstract]
  18. Sandor V, Stark-Vancs V, Pearson D, et al.: Phase II trial of chemotherapy alone for primary CNS and intraocular lymphoma. J Clin Oncol 16 (9): 3000-6, 1998. [PUBMED Abstract]
  19. DeAngelis LM: Primary central nervous system lymphomas. Curr Treat Options Oncol 2 (4): 309-18, 2001. [PUBMED Abstract]
  20. Kiewe P, Fischer L, Martus P, et al.: Primary central nervous system lymphoma: monocenter, long-term, intent-to-treat analysis. Cancer 112 (8): 1812-20, 2008. [PUBMED Abstract]
  21. Angelov L, Doolittle ND, Kraemer DF, et al.: Blood-brain barrier disruption and intra-arterial methotrexate-based therapy for newly diagnosed primary CNS lymphoma: a multi-institutional experience. J Clin Oncol 27 (21): 3503-9, 2009. [PUBMED Abstract]
  22. Batchelor T, Carson K, O'Neill A, et al.: Treatment of primary CNS lymphoma with methotrexate and deferred radiotherapy: a report of NABTT 96-07. J Clin Oncol 21 (6): 1044-9, 2003. [PUBMED Abstract]
  23. Hoang-Xuan K, Taillandier L, Chinot O, et al.: Chemotherapy alone as initial treatment for primary CNS lymphoma in patients older than 60 years: a multicenter phase II study (26952) of the European Organization for Research and Treatment of Cancer Brain Tumor Group. J Clin Oncol 21 (14): 2726-31, 2003. [PUBMED Abstract]
  24. Pels H, Schmidt-Wolf IG, Glasmacher A, et al.: Primary central nervous system lymphoma: results of a pilot and phase II study of systemic and intraventricular chemotherapy with deferred radiotherapy. J Clin Oncol 21 (24): 4489-95, 2003. [PUBMED Abstract]
  25. Juergens A, Pels H, Rogowski S, et al.: Long-term survival with favorable cognitive outcome after chemotherapy in primary central nervous system lymphoma. Ann Neurol 67 (2): 182-9, 2010. [PUBMED Abstract]
  26. Khimani NB, Ng AK, Chen YH, et al.: Salvage radiotherapy in patients with recurrent or refractory primary or secondary central nervous system lymphoma after methotrexate-based chemotherapy. Ann Oncol 22 (4): 979-84, 2011. [PUBMED Abstract]
  27. Shah GD, Yahalom J, Correa DD, et al.: Combined immunochemotherapy with reduced whole-brain radiotherapy for newly diagnosed primary CNS lymphoma. J Clin Oncol 25 (30): 4730-5, 2007. [PUBMED Abstract]
  28. Soussain C, Suzan F, Hoang-Xuan K, et al.: Results of intensive chemotherapy followed by hematopoietic stem-cell rescue in 22 patients with refractory or recurrent primary CNS lymphoma or intraocular lymphoma. J Clin Oncol 19 (3): 742-9, 2001. [PUBMED Abstract]
  29. Abrey LE, Moskowitz CH, Mason WP, et al.: Intensive methotrexate and cytarabine followed by high-dose chemotherapy with autologous stem-cell rescue in patients with newly diagnosed primary CNS lymphoma: an intent-to-treat analysis. J Clin Oncol 21 (22): 4151-6, 2003. [PUBMED Abstract]
  30. Illerhaus G, Marks R, Ihorst G, et al.: High-dose chemotherapy with autologous stem-cell transplantation and hyperfractionated radiotherapy as first-line treatment of primary CNS lymphoma. J Clin Oncol 24 (24): 3865-70, 2006. [PUBMED Abstract]
  31. Colombat P, Lemevel A, Bertrand P, et al.: High-dose chemotherapy with autologous stem cell transplantation as first-line therapy for primary CNS lymphoma in patients younger than 60 years: a multicenter phase II study of the GOELAMS group. Bone Marrow Transplant 38 (6): 417-20, 2006. [PUBMED Abstract]
  32. Soussain C, Hoang-Xuan K, Taillandier L, et al.: Intensive chemotherapy followed by hematopoietic stem-cell rescue for refractory and recurrent primary CNS and intraocular lymphoma: Société Française de Greffe de Moëlle Osseuse-Thérapie Cellulaire. J Clin Oncol 26 (15): 2512-8, 2008. [PUBMED Abstract]
  33. Kasenda B, Schorb E, Fritsch K, et al.: Prognosis after high-dose chemotherapy followed by autologous stem-cell transplantation as first-line treatment in primary CNS lymphoma--a long-term follow-up study. Ann Oncol 23 (10): 2670-5, 2012. [PUBMED Abstract]
  34. Ferreri AJ, Illerhaus G: The role of autologous stem cell transplantation in primary central nervous system lymphoma. Blood 127 (13): 1642-9, 2016. [PUBMED Abstract]
  35. Rubenstein JL, Hsi ED, Johnson JL, et al.: Intensive chemotherapy and immunotherapy in patients with newly diagnosed primary CNS lymphoma: CALGB 50202 (Alliance 50202). J Clin Oncol 31 (25): 3061-8, 2013. [PUBMED Abstract]
  36. Omuro A, Correa DD, DeAngelis LM, et al.: R-MPV followed by high-dose chemotherapy with TBC and autologous stem-cell transplant for newly diagnosed primary CNS lymphoma. Blood 125 (9): 1403-10, 2015. [PUBMED Abstract]
  37. Fine HA, Mayer RJ: Primary central nervous system lymphoma. Ann Intern Med 119 (11): 1093-104, 1993. [PUBMED Abstract]
  38. Nasir S, DeAngelis LM: Update on the management of primary CNS lymphoma. Oncology (Huntingt) 14 (2): 228-34; discussion 237-42, 244, 2000. [PUBMED Abstract]
  39. DeAngelis LM: Primary Central Nervous System Lymphoma: Curable Without Toxicity? Cancer J Sci Am 2 (3): 137-9, 1996. [PUBMED Abstract]
  40. Bessell EM, López-Guillermo A, Villá S, et al.: Importance of radiotherapy in the outcome of patients with primary CNS lymphoma: an analysis of the CHOD/BVAM regimen followed by two different radiotherapy treatments. J Clin Oncol 20 (1): 231-6, 2002. [PUBMED Abstract]
  41. Abrey LE, Batchelor TT, Ferreri AJ, et al.: Report of an international workshop to standardize baseline evaluation and response criteria for primary CNS lymphoma. J Clin Oncol 23 (22): 5034-43, 2005. [PUBMED Abstract]
  42. Reni M, Ferreri AJ, Landoni C, et al.: Salvage therapy with temozolomide in an immunocompetent patient with primary brain lymphoma. J Natl Cancer Inst 92 (7): 575-6, 2000. [PUBMED Abstract]
  43. Wong ET, Tishler R, Barron L, et al.: Immunochemotherapy with rituximab and temozolomide for central nervous system lymphomas. Cancer 101 (1): 139-45, 2004. [PUBMED Abstract]
  44. Thiel E, Korfel A, Martus P, et al.: High-dose methotrexate with or without whole brain radiotherapy for primary CNS lymphoma (G-PCNSL-SG-1): a phase 3, randomised, non-inferiority trial. Lancet Oncol 11 (11): 1036-47, 2010. [PUBMED Abstract]
  45. Ferreri AJ, Reni M, Foppoli M, et al.: High-dose cytarabine plus high-dose methotrexate versus high-dose methotrexate alone in patients with primary CNS lymphoma: a randomised phase 2 trial. Lancet 374 (9700): 1512-20, 2009. [PUBMED Abstract]
  46. Korfel A, Thiel E, Martus P, et al.: Randomized phase III study of whole-brain radiotherapy for primary CNS lymphoma. Neurology 84 (12): 1242-8, 2015. [PUBMED Abstract]
  47. Kreher S, Strehlow F, Martus P, et al.: Prognostic impact of intraocular involvement in primary CNS lymphoma: experience from the G-PCNSL-SG1 trial. Ann Hematol 94 (3): 409-14, 2015. [PUBMED Abstract]
  48. Levine AM: Acquired immunodeficiency syndrome-related lymphoma. Blood 80 (1): 8-20, 1992. [PUBMED Abstract]
  49. Corn BW, Donahue BR, Rosenstock JG, et al.: Performance status and age as independent predictors of survival among AIDS patients with primary CNS lymphoma: a multivariate analysis of a multi-institutional experience. Cancer J Sci Am 3 (1): 52-6, 1997 Jan-Feb. [PUBMED Abstract]
  50. Grimm SA, Pulido JS, Jahnke K, et al.: Primary intraocular lymphoma: an International Primary Central Nervous System Lymphoma Collaborative Group Report. Ann Oncol 18 (11): 1851-5, 2007. [PUBMED Abstract]

Referencias bibliográficas clave para el tratamiento del linfoma primario del sistema nervioso central

Los miembros del Consejo Editorial del PDQ® sobre el tratamiento para adultos seleccionaron estas referencias bibliográficas por su importancia en el entorno del tratamiento del linfoma primario del sistema nervioso central. Esta lista se proporciona para informar a los interesados sobre estudios importantes que han ayudado a conformar la comprensión actual sobre las opciones de tratamiento para esta enfermedad. Después de cada referencia, se mencionan las secciones dentro del sumario en donde se citó dicha referencia.

Modificaciones a este sumario (09/21/2017)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan a medida que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Se incorporaron cambios editoriales en este sumario.

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo editorial del PDQ sobre el tratamiento para adultos, que es editorialmente independiente del NCI. El sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ, consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de información de cáncer - PDQ®.

Información sobre este sumario del PDQ

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud proporciona información integral revisada por expertos y con fundamento en datos probatorios sobre el tratamiento del linfoma primario del sistema nervioso central. El propósito es servir como fuente de información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No ofrece pautas ni recomendaciones formales para tomar decisiones relacionadas con la atención sanitaria.

Revisores y actualizaciones

El Consejo editorial del PDQ sobre el tratamiento para adultos, cuya función editorial es independiente del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), revisa con regularidad este sumario y, en caso necesario, lo actualiza. Este sumario refleja una revisión bibliográfica independiente y no constituye una declaración de la política del Instituto Nacional del Cáncer ni de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

Cada mes, los miembros de este Consejo examinan artículos publicados recientemente para determinar si se deben:

  • tratar en una reunión,
  • citar textualmente, o
  • sustituir o actualizar, si ya se citaron con anterioridad.

Los cambios en los sumarios se deciden mediante consenso, una vez que los integrantes del Consejo evalúan la solidez de los datos probatorios en los artículos publicados y determinan la forma en que se incorporarán al sumario.

Los revisores principales del sumario sobre Tratamiento del linfoma primario del sistema nervioso central son:

  • Andrew S. Chi, MD, PhD (New York University Medical Center)
  • Eric J. Seifter, MD (Johns Hopkins University)

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar mediante el formulario de comunicación en Cancer.gov/espanol del NCI. No comunicarse con los miembros del Consejo para enviar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros del Consejo no responderán a preguntas del público.

Grados de comprobación científica

En algunas referencias bibliográficas de este sumario se indica el grado de comprobación científica. El propósito de estas designaciones es ayudar al lector a evaluar la solidez de los datos probatorios que sustentan el uso de ciertas intervenciones o enfoques. El Consejo editorial del PDQ sobre el tratamiento para adultos emplea un sistema de jerarquización formal para establecer las designaciones del grado de comprobación científica.

Permisos para el uso de este sumario

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, en breve, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® sobre el tratamiento para adultos. PDQ Tratamiento del linfoma primario del sistema nervioso central. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/linfoma/pro/tratamiento-linfoma-primario-snc-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 2000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

Según la solidez de los datos probatorios, las opciones de tratamiento se clasifican como “estándar” o “en evaluación clínica”. Estas clasificaciones no deben fundamentar ninguna decisión sobre reintegros de seguros. Para obtener más información sobre cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

Para obtener más información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en ¿En qué podemos ayudarle?. También se puede enviar un mensaje de correo electrónico mediante este formulario.

  • Actualización: 21 de septiembre de 2017

La mayor parte del texto que se encuentra en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer puede copiarse o usarse con toda libertad. Se deberá dar crédito al Instituto Nacional del Cáncer como fuente de esta información e incluir un enlace a esta página, p. ej., “Tratamiento del linfoma primario del sistema nervioso central (PDQ®)–Versión para profesionales de salud fue publicado originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Por favor, tenga en cuenta que los artículos del blog que están escritos por individuos fuera del gobierno pueden pertenecer al escritor, y el material gráfico puede pertenecer a su creador. En tales casos, es necesario ponerse en contacto con el escritor, con los artistas o con el editor para obtener su autorización para poder usarlo.

Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.