Pasar al contenido principal

Investigación sobre la prevención del cáncer

Las vacunas pueden prevenir la infección por ciertos virus que causan cáncer.

Fuente: Veer

Importancia de la investigación sobre la prevención del cáncer

Las actividades de prevención contribuyeron a disminuir el índice general de los nuevos casos de cáncer en los Estados Unidos. Sin embargo, al mismo tiempo, el número de nuevos diagnósticos de cáncer aumenta cada año debido a los cambios en el tamaño y la edad de la población, el mayor uso de los exámenes de detección y los cambios en los factores de riesgo como la obesidad. En 2020, se calcula que 1,8 millones de personas en los Estados Unidos recibirán un diagnóstico de cáncer.

Los científicos calculan que se podrían haber evitado más de la mitad de los cánceres de los últimos 20 años con los conocimientos que tenemos hoy en día. Aunque los factores genéticos hereditarios aumentan el riesgo de algunos tipos de cáncer (entre 5 % y 10 % de los casos de cáncer), la mayoría son por causas ambientales o de estilo de vida. Por ejemplo, las pruebas científicas indican que hay formas de disminuir el riesgo de cáncer: limitar la exposición a sustancias que causan cáncer como el tabaco, vacunar contra el virus del papiloma humano (VPH), mantener un peso saludable y hacer actividad física.

Además, algunas pruebas de detección del cáncer, como la prueba del ADN del VPH para el cáncer de cuello uterino y la colonoscopia para el cáncer colorrectal, ayudan a prevenir el cáncer además de detectarlo temprano. Estas pruebas sirven para detectar lesiones precancerosas. Cuando se detectan estas lesiones, es posible extirparlas o eliminarlas antes de que se conviertan en cáncer. Esto disminuye la incidencia de la enfermedad.

El NCI financia una investigación amplia para la prevención del cáncer, como los estudios cuyo propósito es entender las causas del cáncer, identificar nuevos enfoques de prevención. El compromiso del NCI de subvencionar la investigación de la prevención del cáncer es de importancia especial porque el sector privado duda en iniciar este tipo de investigación por consideraciones económicas, logísticas, reglamentarias y jurídicas.

Los fondos del NCI han aportado grandes avances en la prevención del cáncer. Por ejemplo:   

  • Se demostró que el uso de los medicamentos tamoxifeno y raloxifeno (Evista) disminuye el riesgo del cáncer de seno (mama) en las mujeres con un riesgo mayor de tener la enfermedad.
  • Se elaboraron vacunas contra el VPH que previenen varios tipos de cáncer: cuello uterino, vagina, vulva, ano, recto, orofaringe (garganta) y pene.
  • Se mejoró la prevención y los exámenes de detección para las personas con un riesgo mayor de cáncer de estómago debido a la infección por la bacteria Helicobacter pylori.
  • Se lograron adelantos en las tecnologías de detección del cáncer, como el EsoCheck, que es un globo que se introduce en la garganta para detectar temprano el esófago de Barrett y prevenir el cáncer de esófago.

El futuro de la investigación sobre la prevención del cáncer

Hay muchas oportunidades para avanzar más en la prevención del cáncer. Cada vez aumentamos más la habilidad de identificar la mejor forma de tratar el cáncer de una persona según las anomalías genéticas del tumor. Si determinamos todas las características genéticas de una persona y entendemos los factores ambientales a los que se expone a lo largo del tiempo, podremos personalizar la detección y la prevención del cáncer.

Mediante el uso del sistema inmunitario, los descubrimientos científicos en la biología del cáncer, la inmunología y la vacunación previenen los cánceres no causados por microorganismos, que son la mayoría de los casos nuevos. En el futuro será posible vacunar a las personas con riesgo alto de presentar ciertos cánceres no víricos, como los síndromes de cáncer hereditario. Las vacunas hacen que el sistema inmunitario aprenda a proteger al cuerpo del cáncer.

Crear y poner en práctica estrategias de prevención eficaces significa que menos personas tendrán que hacer frente a los daños físicos, psicológicos, sociales y económicos que causa el cáncer y su tratamiento.

Visión

Se podrán prevenir más cánceres porque se conocerá el riesgo de cáncer de la persona y este se disminuirá con eficacia.

Enfoque

Entender los factores de riesgo genético y los factores ambientales a los que la persona se expone a lo largo del tiempo, deberíamos poder personalizar la prevención del cáncer. Para lograr esta visión de futuro, las metas del NCI son las siguientes:

1) Identificar los factores de riesgo del cáncer y sus características

Hay oportunidades para identificar nuevos factores de riesgo genético y factores de riesgo ambiental para el cáncer, además de los ya conocidos, y para entender la forma en que la interacción de los genes y el ambiente influye en el riesgo de cáncer. Nuestros objetivos principales son los siguientes:

  • Determinar las características biológicas de las lesiones precancerosas y la progresión de estas al cáncer. Esto incluye identificar las firmas moleculares o «huellas digitales» del daño al ADN y los procesos de reparación por los que pasaron las células cancerosas y sus células precursoras.
  • Crear evaluaciones de riesgo de cáncer individualizadas más precisas, que permitan que las personas que tienen más riesgo reciban la atención médica más adecuada para el riesgo.

2) Establecer y probar nuevos enfoques para la prevención del cáncer

El NCI se compromete a descubrir nuevos enfoques para la prevención del cáncer, incluso las estrategias que se basan en una mayor comprensión de los factores biológicos y de comportamiento. Nuestros objetivos principales incluyen los siguientes:

  • Establecer y probar nuevas estrategias para disminuir los efectos de los factores de riesgo de cáncer modificables, como las decisiones de estilo de vida que no son saludables.
  • Respaldar la investigación que aproveche al máximo el sistema inmunitario para la prevención del cáncer (inmunoprevención), incluso de cánceres por microorganismos y por otras causas.
  • Identificar nuevas sustancias químicas para prevenir el cáncer o adaptar sustancias que se usan para tratar otra enfermedad (quimioprevención).
  • Respaldar las mejoras en los exámenes de detección del cáncer tanto para la prevención como para la detección temprana del cáncer.