Pasar al contenido principal

Investigación sobre el tratamiento del cáncer

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer

Importancia de la investigación sobre el tratamiento del cáncer

La investigación del tratamiento del cáncer es esencial para mejorar los desenlaces de todos los pacientes de cáncer. A pesar de los avances extraordinarios de las últimas décadas en el tratamiento de muchos tipos de cáncer, aún faltan tratamientos eficaces para algunas formas de la enfermedad, como el cáncer de hígado, el cáncer de páncreas y algunos tipos de cáncer de encéfalo en los adultos y los niños. En 2020, se pronostica que más de 600 000 personas morirán por cáncer en los Estados Unidos.

También hay muchos pacientes que trataron con éxito el cáncer pero tienen efectos adversos de largo plazo por la enfermedad y el tratamiento, como un riesgo mayor de tener un segundo cáncer. Por lo tanto, la investigación sobre el tratamiento del cáncer incluye buscar formas de prevenir o disminuir los efectos secundarios del tratamiento. Es necesario llevar a cabo más investigación para asegurar que todos los pacientes de cáncer cuenten con tratamientos seguros y eficaces, además de la mejor calidad de vida posible.

Gracias a la investigación financiada por el NCI, los pacientes de cáncer tienen más opciones de terapias eficaces y menos tóxicas que nunca. Desde hace más de 50 años, el NCI cumple una función vital en el descubrimiento y la creación de medicamentos contra el cáncer. El apoyo del NCI para la investigación sobre el tratamiento del cáncer abarca estudios de la biología básica del cáncer, la búsqueda de tratamientos dirigidos a las anomalías en las células cancerosas, y la evaluación de nuevos tratamientos del cáncer mediante estudios de clínicos.

Los aportes del NCI se reflejan en los siguientes resultados:

  • Alrededor de la mitad de los medicamentos que se usan hoy para tratar a pacientes de cáncer son producto del descubrimiento o desarrollo de investigadores subvencionados por el NCI. Estos medicamentos incluyen el imatinib (Gleevec), la primera terapia dirigida a moléculas pequeñas; el ipilimumab (Yervoy), el primer inhibidor de puntos de control inmunitario; y el tisagenlecleucel (Kymriah), la primera inmunoterapia celular que fue un producto de bioingeniería.
  • Tan solo en 2019, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó 11 nuevos tratamientos del cáncer que, en su mayoría, recibieron subvenciones del NCI para el desarrollo o la evaluación.
  • En un estudio publicado en 2019, se demostró que casi la mitad de los estudio clínico de fase 3 a cargo de la Red de Investigación del Cáncer del Grupo Oncológico del Sudoeste (SWOG), uno de los cinco grupos de investigación clínica de la Red Nacional de Estudios Clínicos (NCTN), estuvieron relacionados con cambios en las recomendaciones sobre las prácticas clínicas del cáncer o las aprobaciones de medicamentos nuevos.

El futuro de la investigación sobre el tratamiento del cáncer

Los grandes adelantos en las terapias moleculares dirigidas y la inmunoterapia han revolucionado el tratamiento de los pacientes de cáncer. En el horizonte hay otros descubrimientos innovadores en el tratamiento del cáncer. Por ejemplo, la investigación reciente da esperanzas de que un día habrá terapias dirigidas a sitios para los que ahora no hay medicamentos. Por ejemplo, medicamentos que se dirijan a las oncoproteínas RAS y MYC, y que permitan que proteínas como la p53 y la PTEN recuperen su capacidad de inhibir tumores. Aunque estas terapias requieren más desarrollo y evaluación clínica, la disponibilidad de estas terapias dirigidas son logros sin precedentes para los pacientes que antes tenían pocas opciones de tratamiento.

Hay muchas otras oportunidades importantes para la investigación de mejoras en la atención y el tratamiento de cada paciente. Un día, no solo se determinarán las características moleculares de las células cancerosas de un paciente, sino que los tratamientos se decidirán de acuerdo con los componentes celulares del tumor (o incluso la composición del microbioma intestinal o tumoral). Con esta información, los médicos escogerán las terapias o combinaciones de terapias para tratar a cada paciente y evitarán las que presenten efectos secundarios intolerables. Este futuro solo será posible mediante más inversión en la investigación.

Visión

Todos los pacientes de cáncer tendrán tratamientos seguros y eficaces.

Enfoque

Las inversiones adicionales en la investigación sobre el tratamiento del cáncer mejorarán aún más las posibilidades para los adultos y los niños con cáncer. A fin de identificar, estudiar y probar las nuevas terapias para el cáncer de forma completa, es necesario que la investigación alcance las siguientes metas:

1) Descubrir e idear nuevas terapias del cáncer, incluso las terapias moleculares dirigidas y las inmunoterapias, y las combinaciones de tratamientos.

Los tratamientos dirigidos a cambios moleculares en el cáncer de una persona y las inmunoterapias que aprovechan la fuerza del sistema inmunitario contra la enfermedad están revolucionando las posibilidades en el tratamiento del cáncer. Pero estas terapias nuevas solo ofrecen beneficios clínicos duraderos a pocos pacientes y se deben buscar nuevos enfoques de tratamiento o cambiar los existentes. Nuestros objetivos principales de esta investigación son los siguientes:

  • Identificar y determinar las características de nuevas dianas (blancos) para el tratamiento del cáncer, como las proteínas anormales que permiten que las células cancerosas sobrevivan, se multipliquen y se diseminen.
  • Establecer nuevas formas de aprovechar al máximo el avance rápido en la inmunoterapia del cáncer (incluso identificar biomarcadores que pronostiquen la eficacia o la toxicidad, y combinar terapias) para que beneficie a más pacientes.
  • Comprender los mecanismos de la resistencia a medicamentos, una de las causas principales de fracaso del tratamiento en los pacientes, e idear formas de llegar a estos mecanismos que incluyan el uso de terapias combinadas.
  • Identificar y elaborar más biomarcadores para controlar los beneficios y perjuicios del tratamiento a fin de que los médicos elijan los tratamientos más adecuados para los pacientes.

2) Mejorar los enfoques tradicionales del tratamiento del cáncer, como la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia.

La cirugía, la radioterapia y la quimioterapia continúan siendo opciones importantes para el tratamiento oncológico. El NCI financia la investigación para mejorar la eficacia y el uso de estas terapias. Debemos aprender a usarlas con mayor precisión y a minimizar los efectos secundarios que producen. Los objetivos principales del NCI son los siguientes:

  • Entender la forma de combinar terapias, incluso distintos tipos de tratamiento (por ejemplo, la radioterapia con la inmunoterapia).
  • Adaptar los tratamientos para evitar el sobretratamiento y los efectos secundarios tóxicos (por ejemplo, mediante estudios de disminución gradual).
  • Adelantar el desarrollo de la radioterapia de precisión para tratar tumores de forma más específica sin dañar el tejido normal que lo rodea.
  • Financiar innovaciones en la cirugía del cáncer, como los enfoques para minimizar los efectos en los tejidos sanos.