Pasar al contenido principal

Cambios en la piel y las uñas durante el tratamiento del cáncer

Cuando los tratamientos de cáncer causan problemas de la piel y las uñas, hay cremas y lociones que dan alivio.

Crédito: iStock

Es posible que los tratamientos del cáncer causen cambios en la piel y las uñas. Hable con el equipo de atención médica para informarse sobre los efectos secundarios que podrían presentarse con el tratamiento. Aunque los problemas de la piel que producen la radioterapia y la quimioterapia en general son leves, tal vez sean más graves si recibe un trasplante de células madre, terapia dirigida o inmunoterapia. Avise al equipo de atención médica si nota algún cambio en la piel para recibir tratamiento de inmediato.

  • A veces, la radioterapia causa sequedad, descamación, picazón (prurito), enrojecimiento u oscurecimiento en la piel del sitio que recibe radiación. La piel tal vez parezca estar quemada por el sol o hinchada. También es posible que tenga llagas que se vuelven dolorosas, húmedas e infecciosas. Esto se llama reacción húmeda.
  • Algunos tipos de quimioterapia causan sequedad, picazón, enrojecimiento u oscurecimiento o descamación de la piel. Es posible que tenga una erupción leve o que la piel se queme al sol con facilidad; esto se llama fotosensibilidad. Algunas personas tienen también cambios en la pigmentación de la piel. A veces, las uñas se ponen oscuras y quebradizas, y hay dolor en las cutículas. Si recibió radioterapia antes, el área de la piel donde recibió la radiación quizás se vuelva rojiza, se forman ampollas, se pela o duele. Esto se llama reacción de recuerdo de la radiación. Los signos de una respuesta alérgica a la quimioterapia incluyen erupción repentina o grave, urticaria (ronchas) o sensación de ardor.
  • En ocasiones, los trasplantes de células madre producen la enfermedad de injerto contra huésped (EICH), que causa problemas de la piel como erupción, ampollas o engrosamiento.
  • Algunos tipos de inmunoterapia causan erupciones graves que a veces son extensas. Quizás tenga la piel seca o ampollas.
  • Algunos tipos de terapia dirigida producen piel reseca, erupción y problemas en las uñas. Si tiene una erupción, es importante que hable con su médico antes de dejar la terapia dirigida.

Pregunte al equipo de atención médica sobre los cambios en la piel y las uñas

  • ¿Qué cambios en la piel y en las uñas podría tener por el tratamiento del cáncer que recibo?
  • ¿Qué síntomas puedo controlar en casa? ¿Cuáles son los síntomas para los que debo recibir atención médica urgente?

Si tiene una erupción grave, extensa, con ampollas o dolorosa y recibe inmunoterapia, llame al médico para pedir un consejo. En especial, es importante llamar para notificar sobre erupciones a causa de la inmunoterapia que afecten a los ojos o a las membranas mucosas, como las de la boca.

Tome nota de todos los problemas que debe notificar al equipo de atención médica.

Cambios en la piel:

  • Acné (erupciones que parecen acné)
  • Escaras (úlceras de presión)
  • Ampollas
  • Dolor o ardor en la piel
  • Piel seca
  • Síndrome mano-pie (eritrodistesia palmoplantar)
  • Hiperpigmentación (áreas de la piel más oscuras, la lengua y las articulaciones)
  • Hipopigmentación (manchas de piel más claras)
  • Picazón en la piel (prurito)
  • Queratoacantoma (crecimiento en la piel con forma de cúpula)
  • Descamación, grietas o costras en la piel
  • Fotosensibilidad (piel que se quema con facilidad al sol)
  • Sarpullido
  • Irritación o enrojecimiento de la piel
  • Llagas dolorosas
  • Hinchazón en la piel

Cambios en las uñas:

  • Uñas quebradas
  • Cutículas hinchadas o dolorosas
  • Infecciones en las uñas (paroniquia aguda)
  • Uñas amarillas

Formas de prevenir o controlar cambios leves en la piel y las uñas durante el tratamiento del cáncer

Hable con su médico para saber si debe controlar estos problemas en casa. Según el tratamiento que reciba, su médico tal vez le recomiende tomar las siguientes medidas:

  • Use solo los productos recomendados para la piel. Use solo jabones suaves para la piel. Pida a su enfermero que le recomiende productos para la piel. Si recibe radioterapia, pregunte cuáles son los productos para la piel que no debe usar antes del tratamiento (como talcos o antitranspirantes).
  • Prevención de infecciones. La radioterapia tal vez cause descamación, dolor y humedad en el área de la piel donde recibe el tratamiento. Por lo general, esto pasa en partes de la piel donde hay pliegues, como alrededor de los ojos, en el tórax (pecho) o las nalgas. Trate de mantener el área limpia y seca para que no se infecte. El enfermero le explicará cómo limpiarse y quizá le recete antibióticos o vendajes especiales para aplicar en el área.
  • Humecte su piel. Use las cremas o lociones recomendadas para prevenir picazón o sequedad en la piel. Es posible que la piel irritada se infecte. Pregunte sobre cremas especiales o ungüentos para la piel que está muy seca, con picazón o dolor intensos.
  • Proteja su piel. Use filtro solar para el cuerpo y protector solar para los labios. Para evitar quemaduras de sol al aire libre, vístase con ropa suelta de mangas largas, pantalones y sombrero de ala ancha. Si recibe radioterapia, no use almohadillas calientes, compresas de hielo ni vendajes en el área tratada. Considere afeitarse menos seguido y use afeitadoras eléctricas, o no se afeite si la piel está sensible y dolorida.
  • Cómo prevenir la picazón y sequedad de la piel. Evite el uso de productos con alcohol o fragancias, ya que secan o irritan la piel. El enfermero quizás le indique que use avena coloidal cuando se bañe para aliviar la picazón. Tome duchas o baños cortos con agua tibia, no con agua caliente. Después de ducharse y secarse, póngase en la piel cremas o ungüentos recomendados por el personal de enfermería mientras la piel esté húmeda. Aplique toallas frías o hielo en la piel seca o con picazón.
  • Evite o trate los problemas de las uñas que son leves. Mantenga las uñas limpias y cortas para evitar que se quiebren por accidente. Proteja sus manos y uñas con guantes cuando, por ejemplo, lava la vajilla o limpia la casa. No se haga manicura ni pedicura. No se ponga zapatos apretados. Pida al enfermero que le recomiende productos para tratar los problemas de las uñas.
  • Infórmese sobre tratamientos para erupciones cutáneas dolorosas o irritadas. Algunos problemas de la piel requieren tratamiento médico. La erupción se trata con cremas medicinales (corticoesteroides tópicos) o con medicamentos en píldoras (corticoesteroides orales o antibióticos).

Lista de preguntas sobre los cambios en la piel y las uñas para el equipo de atención médica

Prepárese para su cita médica y haga una lista de preguntas. Tal vez quiera agregar estas preguntas a su lista:

  • ¿Qué efectos secundarios en las uñas y la piel son comunes para el tipo de tratamiento que recibo?
  • ¿Qué puedo hacer para evitar estos problemas
  • ¿Qué problemas debo notificarles? ¿Hay algún problema para el que necesito atención médica urgente?
  • ¿Cuándo comienzan estos problemas en general? ¿Cuánto duran?
  • ¿Cuáles son las marcas de jabones y de lociones que recomienda para mi piel? ¿Y para mis uñas
  • ¿Hay productos para la piel y las uñas que no debo usar?
  • ¿Debo consultar con un dermatólogo para saber más sobre cómo prevenir o controlar los problemas de la piel?