Pasar al contenido principal

Tratamiento de la micosis fungoide (incluso el síndrome de Sézary) (PDQ®)–Versión para pacientes

Información general sobre la micosis fungoide (incluso el síndrome de Sézary)

Puntos importantes

  • La micosis fungoide y el síndrome de Sézary son enfermedades por las que los linfocitos (tipo de glóbulos blancos) se vuelven malignos (cancerosos) y afectan la piel.
  • La micosis fungoide y el síndrome de Sézary son tipos de linfoma cutáneo de células T.
  • Un signo de micosis fungoide es una erupción con enrojecimiento de la piel.
  • En el síndrome de Sézary, se encuentran células T cancerosas en la sangre.
  • Para encontrar (detectar) y diagnosticar la micosis fungoide y el síndrome de Sézary se utilizan pruebas que examinan la piel y la sangre.
  • Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

La micosis fungoide y el síndrome de Sézary son enfermedades por las que los linfocitos (tipo de glóbulos blancos) se vuelven malignos (cancerosos) y afectan la piel.

Normalmente, la médula ósea elabora células madre sanguíneas (células inmaduras) que con el tiempo se convierten en células madre sanguíneas maduras. Una célula madre sanguínea se puede volver una célula madre mieloide o una célula madre linfoide. Una célula madre mieloide se convierte en un glóbulo rojo, un glóbulo blanco o una plaqueta. Una célula madre linfoide se convierte en un linfoblasto y, luego, en uno de los tres tipos siguientes de linfocitos (glóbulos blancos):

AmpliarEvolución de una célula sanguínea; el dibujo muestra el proceso por el que pasa una célula madre sanguínea para convertirse en un glóbulo rojo, una plaqueta o un glóbulo blanco. Una célula madre mieloide se convierte en un glóbulo rojo, una plaqueta, o un mieloblasto el cual luego se convierte en un granulocito (los tipos de granulocitos son eosinófilos, basófilos y neutrófilos). Una célula madre linfoide se convierte en un linfoblasto y luego en un linfocito B, un linfocito T o un linfocito citolítico natural.
Evolución de una célula sanguínea. Una célula madre sanguínea pasa por varias etapas para convertirse en un glóbulo rojo, una plaqueta o un glóbulo blanco.

En la micosis fungoide, los linfocitos de células T se vuelven cancerosos y afectan la piel. En el síndrome de Sézary, los linfocitos de células T cancerosos afectan la piel y están en la sangre.

La micosis fungoide y el síndrome de Sézary son tipos de linfoma cutáneo de células T.

La micosis fungoide y el síndrome de Sézary son los dos tipos más comunes de linfoma cutáneo de células T (tipo de linfoma no Hodgkin). Para obtener información sobre otros tipos de cáncer de piel o linfoma no Hodgkin, consulte los siguientes sumarios del PDQ:

Un signo de micosis fungoide es una erupción con enrojecimiento de la piel.

La micosis fungoide puede pasar por las siguientes fases:

  • Fase premicótica. Erupción escamosa con enrojecimiento de la piel en las áreas del cuerpo que generalmente no están expuestas al sol. Esta erupción no produce síntomas y puede durar meses o años. Es difícil diagnosticar la erupción como micosis fungoide durante esta fase.
  • Fase de formación de parches. Erupción cutánea delgada y con enrojecimiento, similar a un eccema.
  • Fase de formación de placas. Protuberancias pequeñas y elevadas (pápulas) o lesiones endurecidas en la piel, que quizás se enrojezcan.
  • Fase tumoral. Se forman tumores sobre la piel. Estos tumores a veces presentan úlceras y es posible que se infecte la piel.

Consulte con su médico si tiene algunos de estos signos.

En el síndrome de Sézary, se encuentran células T cancerosas en la sangre.

Además, la piel de todo el cuerpo está enrojecida, hay comezón, descamación y dolor. También puede haber manchas, placas o tumores en la piel. No se sabe si el síndrome de Sézary es una forma avanzada de micosis fungoide o una enfermedad distinta.

Para encontrar (detectar) y diagnosticar la micosis fungoide y el síndrome de Sézary se utilizan pruebas que examinan la piel y la sangre.

Es posible usar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes: examen del cuerpo para revisar el estado general de salud e identificar cualquier signo de enfermedad, como masas, la cantidad y el tipo de lesiones cutáneas o cualquier otra cosa que parezca anormal. Se tomarán también fotografías de la piel y se registrarán los hábitos de salud, los antecedentes de enfermedades y los tratamientos anteriores.
  • Recuento sanguíneo completo con diferencial: procedimiento para el que se toma una muestra de sangre a fin de verificar los siguientes elementos:
    • El número de glóbulos rojos y plaquetas.
    • El número y el tipo de glóbulos blancos.
    • La cantidad de hemoglobina (la proteína que transporta el oxígeno) en los glóbulos rojos.
    • La parte de la muestra compuesta por glóbulos rojos.
    AmpliarRecuento sanguíneo completo (RSC); en el panel de la izquierda se observa que se extrae sangre de una vena de la parte anterior del codo por un tubo conectado a una jeringa; en el panel de la derecha, se observa un tubo de ensayo de laboratorio con células sanguíneas separadas en capas: plasma, glóbulos blancos, plaquetas y glóbulos rojos.
    Recuento sanguíneo completo (RSC). Para extraer sangre, se introduce una aguja en una vena y la sangre fluye hacia un tubo. La muestra de sangre se envía al laboratorio y se cuentan los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. El RSC se usa para examinar, diagnosticar y vigilar muchas afecciones distintas.
  • Frotis de sangre periférica: procedimiento mediante el que se observa una muestra de sangre al microscopio para contar las diferentes células sanguíneas circulantes (glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas, etc.) y verificar si las células tienen aspecto normal.
  • Biopsia de piel: extirpación de células o tejidos para estudiarlos al microscopio y determinar la presencia de signos de cáncer. El médico puede extirpar un crecimiento cutáneo, que un patólogo examinará. Es posible que para diagnosticar la micosis fungoide se necesite más de una biopsia cutánea.
  • Inmunofenotipificación: prueba mediante la que se identifican las células de acuerdo con los tipos de antígenos o marcadores presentes en la superficie de la célula. En ocasiones, esta prueba incluye la tinción especial de las células sanguíneas. Este tipo de prueba se utiliza para diagnosticar tipos específicos de leucemia y linfoma mediante la comparación de las células cancerosas con las células normales del sistema inmunitario.
  • Prueba de reordenamiento del gen receptor de células T (RCT): prueba de laboratorio en la que se examinan las células de una muestra de tejido para ver si hay cierto cambio en los genes. Este cambio en los genes puede producir demasiadas células T de un solo tipo (glóbulos blancos que combaten las infecciones).
  • Citometría de flujo: prueba de laboratorio en la que se mide el número de células en una muestra de sangre, el porcentaje de células vivas de una muestra y ciertas características celulares, como el tamaño, la forma y la presencia de marcadores tumorales en la superficie de la célula. Las células se tiñen con un tinte sensible a la luz, se sumergen en un líquido y se pasan por medio de un chorro ante un láser u otro tipo de luz. Las mediciones se basan en la forma en que reacciona el tinte sensible a la luz.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de lo siguiente:

  • El estadio del cáncer.
  • El tipo de lesión (manchas, placas o tumores).
  • La edad y el sexo del paciente.

La micosis fungoide y el síndrome de Sézary son difíciles de curar. Por lo común, el tratamiento suele ser paliativo, para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Los pacientes con enfermedad en estadio temprano pueden vivir por muchos años.

Estadios de la micosis fungoide (incluso el síndrome de Sézary)

Puntos importantes

  • Después de diagnosticar la micosis fungoide y el síndrome de Sézary, se hacen pruebas para determinar si las células cancerosas se diseminaron desde la piel a otras partes del cuerpo.
  • El cáncer se disemina en el cuerpo de tres maneras.
  • Es posible que el cáncer se disemine desde donde comenzó a otras partes del cuerpo.
  • Para clasificar la micosis fungoide y el síndrome de Sézary, se utilizan los siguientes estadios:
    • Micosis fungoide en estadio I
    • Micosis fungoide en estadio II
    • Micosis fungoide en estadio III
    • Micosis fungoide en estadio IV
    • Síndrome de Sézary en estadio IV

Después de diagnosticar la micosis fungoide y el síndrome de Sézary, se hacen pruebas para determinar si las células cancerosas se diseminaron desde la piel a otras partes del cuerpo.

El proceso utilizado para determinar si el cáncer se propagó desde la piel a otras partes del cuerpo se llama estadificación. La información obtenida en este proceso determina el estadio de la enfermedad. Es importante conocer en qué estadio se encuentra la enfermedad para planificar su tratamiento.

En el proceso de estadificación se pueden usar los siguientes procedimientos:

  • Radiografía del tórax: radiografía de los órganos y los huesos del interior del tórax. Un rayo X es un tipo de haz de energía que puede atravesar el cuerpo y plasmarse en una película que muestra una imagen de áreas del interior del cuerpo.
  • Tomografía computarizada (TC): procedimiento para el que se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, como ganglios linfáticos, pecho, abdomen y pelvis, desde ángulos diferentes. Las imágenes se crean con una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere, a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen de forma más clara. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computadorizada o tomografía axial computarizada.
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP): procedimiento para encontrar células de tumores malignos en el cuerpo. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radiactiva. El escáner de la TEP rota alrededor del cuerpo y crea una imagen de los lugares del cuerpo que usan la glucosa. Las células de tumores malignos se ven más brillante en la imagen porque son más activas y absorben más glucosa que las células normales.
  • Biopsia de ganglios linfático: extracción total o parcial de un ganglio linfático. Un patólogo observa el tejido del ganglio linfático al microscopio para detectar células cancerosas.
  • Aspiración de médula ósea y biopsia: extracción de una muestra de médula ósea y un trozo pequeño de hueso mediante la introducción de una aguja hueca en el hueso de la cadera o el esternón. Un patólogo observa la médula ósea y el hueso al microscopio para verificar si hay signos de cáncer.

El cáncer se disemina en el cuerpo de tres maneras.

El cáncer se puede diseminar a través del tejido, el sistema linfático y la sangre:

  • Tejido. El cáncer se disemina desde donde comenzó y se extiende hacia las áreas cercanas.
  • Sistema linfático. El cáncer se disemina desde donde comenzó y entra en el sistema linfático. El cáncer se desplaza a través de los vasos linfáticos a otras partes del cuerpo.
  • Sangre. El cáncer se disemina desde donde comenzó y entra en la sangre. El cáncer se desplaza a través de los vasos sanguíneos a otras partes del cuerpo.

Es posible que el cáncer se disemine desde donde comenzó a otras partes del cuerpo.

Cuando el cáncer se disemina a otra parte del cuerpo, se llama metástasis. Las células cancerosas se desprenden de donde se originaron (el tumor primario) y se desplazan a través del sistema linfático o la sangre.

  • Sistema linfático. El cáncer penetra el sistema linfático, se desplaza a través de los vasos linfáticos, y forma un tumor (tumor metastásico) en otra parte del cuerpo.
  • Sangre. El cáncer penetra la sangre, se desplaza a través de los vasos sanguíneos, y forma un tumor (tumor metastásico) en otra parte del cuerpo.

El tumor metastásico es el mismo tipo de cáncer que el tumor primario. Por ejemplo, si la micosis fungoide se disemina al hígado, las células cancerosas en el hígado son, en realidad, células de micosis fungoide. La enfermedad es micosis fungoide metastásica, no cáncer de hígado.

Muchas muertes por cáncer se producen cuando el cáncer viaja desde el tumor original y se disemina a otros tejidos y órganos. Esto se llama cáncer metastásico. En este video se muestra cómo las células cancerosas viajan desde el lugar en el cuerpo donde se formaron hasta otras partes del cuerpo.

Para clasificar la micosis fungoide y el síndrome de Sézary, se utilizan los siguientes estadios:

Micosis fungoide en estadio I

El estadio I se divide en estadio IA y estadio IB de la siguiente manera:

A veces, hay linfocitos anormales en la sangre, pero no son cancerosos.

Micosis fungoide en estadio II

El estadio II se divide en estadio IIA y estadio IIB de la siguiente manera:

A veces, hay linfocitos anormales en la sangre, pero no son cancerosos.

Micosis fungoide en estadio III

En el estadio III, casi toda la piel está enrojecida y puede tener manchas, pápulas, placas o tumores. Es posible que los ganglios linfáticos estén agrandados, pero el cáncer no se diseminó hasta ellos.

A veces, hay linfocitos anormales en la sangre, pero no son cancerosos.

Micosis fungoide en estadio IV

El estadio IV se divide en estadio IVA y estadio IVB de la siguiente manera:

  • Estadio IVA. La mayor parte de la piel está enrojecida y cualquier cantidad de la superficie cutánea está cubierta con manchas, pápulas, placas o tumores, y se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:
    • El cáncer se diseminó hasta los ganglios linfáticos y, a veces, hay linfocitos cancerosos en la sangre; o
    • Hay linfocitos cancerosos en la sangre y es posible que los ganglios linfáticos estén agrandados, pero el cáncer no se diseminó hasta estos.
  • Estadio IVB. La mayor parte de la piel está enrojecida y cualquier cantidad de la superficie cutánea está cubierta con manchas, pápulas, placas o tumores. El cáncer se propagó a otros órganos del cuerpo. Es posible que los ganglios linfáticos estén agrandados y que el cáncer se haya propagado a estos. A veces, hay linfocitos cancerosos en la sangre.

Síndrome de Sézary en estadio IV

En el estadio IV:

Micosis fungoide (incluso el síndrome de Sézary) recidivante

La micosis fungoide y el síndrome de Sézary  recidivantes son cánceres que recidivaron (volvieron) después del tratamiento. El cáncer puede reaparecer en la piel o en otras partes del cuerpo.

Aspectos generales de las opciones de tratamiento

Puntos importantes

  • Hay diferentes tipos de tratamiento para los pacientes con cáncer de micosis fungoide y síndrome de Sézary.
  • Se utilizan cinco tipos de tratamiento estándar:
    • Terapia fotodinámica
    • Radioterapia
    • Quimioterapia
    • Otra terapia farmacológica
    • Terapia biológica
  • Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.
    • Terapia dirigida
    • Quimioterapia de dosis alta y radioterapia con trasplante de células madre
  • A veces el tratamiento para la micosis fungoide y el síndrome de Sézary causan efectos secundarios.
  • Los pacientes podrían considerar la participación en un ensayo clínico.
  • Los pacientes pueden ingresar en los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar su tratamiento para el cáncer.
  • A veces se necesitan pruebas de seguimiento.

Hay diferentes tipos de tratamiento para los pacientes con cáncer de micosis fungoide y síndrome de Sézary.

Hay diferentes tipos de tratamiento disponibles para los pacientes con micosis fungoide y síndrome de Sézary. Algunos tratamientos son estándar (el que se usa en la actualidad) y otros se encuentran en evaluación en ensayos clínicos. Un ensayo clínico de un tratamiento consiste en un estudio de investigación que procura mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para los pacientes de cáncer. Cuando los ensayos clínicos muestran que un tratamiento nuevo es mejor que el estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en el estándar. Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo para pacientes que no han comenzado un tratamiento.

Se utilizan cinco tipos de tratamiento estándar:

Terapia fotodinámica

La terapia fotodinámica es un tratamiento del cáncer para el que se usa un medicamento y un tipo específico de rayo láser para destruir células cancerosas. Se inyecta en la vena un medicamento que se activa al exponerse a la luz. El medicamento se acumula más en las células cancerosas que en las normales. Para el cáncer de piel, se ilumina la piel con un rayo láser hasta que el medicamento se activa y elimina las células cancerosas. La terapia fotodinámica daña poco el tejido sano. Los pacientes que se someten a terapia fotodinámica necesitarán limitar su tiempo de exposición a la luz solar.

En un tipo de terapia fotodinámica, llamada terapia con psoraleno y radiación ultravioleta A (PUVA), se administra al paciente un medicamento llamado psoraleno y luego se dirige una radiación ultravioleta directamente hacia la piel. En otro tipo de terapia fotodinámica, llamada fotoquimioterapia extracorpórea, se administran medicamentos al paciente y luego se extraen algunas células sanguíneas del cuerpo, se colocan bajo una luz ultravioleta A especial y, luego, se reintroducen en el cuerpo. La fotoquimioterapia extracorpórea se usa sola o combinada con radioterapia total de la piel con haz de electrones (TSEB).

Radioterapia

La radioterapia es un tipo de tratamiento del cáncer para el que se usan rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir las células cancerosas o impedir que se multipliquen. Hay dos tipos de radioterapia:

  • Radioterapia externa: tipo de radioterapia para la que se usa una máquina que envía la radiación hacia el cáncer desde el exterior del cuerpo.
  • Radioterapia interna: tipo de radioterapia para la que se usa una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, alambres o catéteres que se colocan directamente en el cáncer o cerca de este.

La forma en que se administra la radioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que se esté tratando. La radioterapia externa se usa para tratar la micosis fungoide y el síndrome de Sézary; también es posible usarla como terapia paliativa para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Algunas veces, se utiliza radioterapia total de la piel con haz de electrones (TSEB) para el tratamiento de la micosis fungoide y síndrome de Sézary. Este es un tipo de radioterapia externa en la que una máquina dirige electrones (partículas minúsculas invisibles) a la piel que cubre todo el cuerpo.

La radioterapia ultravioleta B (UVB) o la radioterapia ultravioleta A (UVA) se administran con una lámpara especial o un rayo láser que dirige la radiación a la piel.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento del cáncer en el que se usan medicamentos para interrumpir la formación de células cancerosas, ya sea mediante su destrucción o al impedir su multiplicación. Cuando la quimioterapia se toma por boca o se inyecta en una vena o un músculo, los medicamentos ingresan al torrente sanguíneo y pueden llegar a las células cancerosas de todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en el líquido cefalorraquídeo, un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, los medicamentos afectan sobre todo las células cancerosas de esas áreas (quimioterapia regional). Algunas veces la quimioterapia es tópica (se aplica en la piel en forma de crema, loción o pomada). La manera en que se administra la quimioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que se esté tratando.

Para obtener más información en inglés, consulte el enlace Drugs Approved for Non-Hodgkin Lymphoma (Medicamentos aprobados para linfoma no Hodgkin). (La micosis fungoide y el síndrome de Sézary son tipos de linfoma no Hodgkin).

Otra terapia farmacológica

Los corticoesteroides tópicos se usan para aliviar la piel enrojecida, hinchada e inflamada. Son un tipo de esteroide. Los corticoesteroides tópicos vienen en forma de crema, loción o pomada.

Los retinoides, como el bexaroteno, son medicamentos que se relacionan con la vitamina A y retardan el crecimiento de ciertos tipos de células cancerosas. Se administran por vía oral o se aplican en la piel.

La lenalidomida es un medicamento que ayuda al sistema inmunitario a destruir glóbulos sanguíneos o células cancerosas anormales y es posible que impida la formación de los vasos sanguíneos nuevos que los tumores necesitan para crecer.

El vorinostat y la romidepsina son dos de los inhibidores de la histona desacetilasa (HDAC) que se usan para tratar la micosis fungoide y el síndrome de Sézary. Los inhibidores de la HDAC producen un cambio químico que impide que las células tumorales se multipliquen.

Para obtener más información en inglés, consulte el enlace Drugs Approved for Non-Hodgkin Lymphoma (Medicamentos aprobados para linfoma no Hodgkin). (La micosis fungoide y el síndrome de Sézary son tipos de linfoma no Hodgkin).

Terapia biológica

La terapia biológica es un tratamiento en el que se usa el sistema inmunitario del paciente para combatir el cáncer. Se utilizan sustancias elaboradas por el cuerpo o producidas en un laboratorio para impulsar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer. Este tipo de tratamiento del cáncer también se llama bioterapia o inmunoterapia.

El interferón es un tipo de sustancia que se usa en la terapia biológica para tratar la micosis fungoide y el síndrome de Sézary. Interfiere en la división de las células y puede hacer más lento el crecimiento del tumor.

Para obtener más información en inglés, consulte el enlace Drugs Approved for Non-Hodgkin Lymphoma (Medicamentos aprobados para linfoma no Hodgkin). (La micosis fungoide y el síndrome de Sézary son tipos de linfoma no Hodgkin).

Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.

En la presente sección del sumario se hace referencia a tratamientos en evaluación en ensayos clínicos, pero tal vez no se mencionen todos los tratamientos en consideración. Para obtener más información sobre ensayos clínicos en curso, consulte el portal de Internet del NCI.

Terapia dirigida

La terapia dirigida es un tipo de tratamiento para el que se utilizan medicamentos u otras sustancias a fin de identificar y atacar células cancerosas. Las terapias dirigidas específicas suelen causar menos daño a las células normales que la quimioterapia o la radioterapia.

La brentuximab vedotina es un tipo de sustancia para la terapia dirigida que está en estudio para tratar la micosis fungoide y el síndrome de Sézary. Se compone de un anticuerpo monoclonal ligado a un medicamento contra el cáncer.

Quimioterapia de dosis alta y radioterapia con trasplante de células madre

Las dosis altas de quimioterapia y radioterapia se administran para destruir células cancerosas. Durante el tratamiento del cáncer, también se destruyen las células sanas, incluso las células formadoras de sangre. El trasplante de células madre es un tratamiento para reemplazar estas células formadoras de sangre. Las células madre (células sanguíneas inmaduras) se extraen de la sangre o la médula ósea del paciente o de un donante, se congelan y almacenan. Después de que el paciente termina la quimioterapia y la radioterapia, las células madre almacenadas se descongelan y se devuelven al paciente mediante una infusión. Estas células madre reinfundidas crecen hasta convertirse en células sanguíneas del cuerpo y restauran las células destruidas.

A veces el tratamiento para la micosis fungoide y el síndrome de Sézary causan efectos secundarios.

Para obtener más información sobre los efectos secundarios que causa el tratamiento para el cáncer, consulte nuestra página sobre Efectos secundarios.

Los pacientes podrían considerar la participación en un ensayo clínico.

Para algunos pacientes, la mejor elección de tratamiento podría ser un ensayo clínico. Los ensayos clínicos son parte del proceso de investigación del cáncer. Los ensayos clínicos se llevan a cabo para saber si los tratamientos nuevos para el cáncer son inocuos (seguros) y eficaces, o mejores que el tratamiento estándar.

Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los pacientes que participan en un ensayo clínico reciben el tratamiento estándar o son de los primeros en recibir el tratamiento nuevo.

Los pacientes que participan en los ensayos clínicos también ayudan a mejorar la forma en que se tratará el cáncer en el futuro. Aunque los ensayos clínicos no siempre llevan a tratamientos eficaces, a menudo responden a preguntas importantes y ayudan a avanzar en la investigación.

Los pacientes pueden ingresar en los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar su tratamiento para el cáncer.

En algunos ensayos clínicos solo se aceptan a pacientes que aún no recibieron tratamiento. En otros ensayos se prueban terapias en pacientes de cáncer que no mejoraron. También hay ensayos clínicos en los que se prueban formas nuevas de impedir que el cáncer recidive (vuelva) o de disminuir los efectos secundarios del tratamiento del cáncer.

Los ensayos clínicos se realizan en muchas partes del país. La información en inglés sobre los ensayos clínicos patrocinados por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) se encuentra en la página de Internet clinical trials search. Para obtener información en inglés sobre ensayos clínicos patrocinados por otras organizaciones, consulte el portal de Internet ClinicalTrials.gov.

A veces se necesitan pruebas de seguimiento.

Es posible que se repitan algunas pruebas para diagnosticar el cáncer o para determinar el estadio del cáncer. Otras pruebas se repiten para asegurar que el tratamiento es eficaz. Las decisiones acerca de seguir, cambiar o suspender el tratamiento se pueden basar en los resultados de estas pruebas.

Algunas de las pruebas se repiten cada tanto después de terminar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas muestran si la afección cambió o si el cáncer recidivó (volvió). Estas pruebas se llaman también exámenes médicos de seguimiento.

Opciones de tratamiento por estadio

Para obtener información sobre los tratamientos que se presentan a continuación, consulte la sección sobre Aspectos generales de las opciones de tratamiento.

Micosis fungoide en estadio I y estadio II

El tratamiento de la micosis fungoide en estadio I y estadio II incluye los siguientes procedimientos:

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. Busque por tipo de cáncer, edad del paciente y lugar del ensayo. Consulte también información general sobre los ensayos clínicos.

Micosis fungoide en estadio III y estadio IV (incluso el síndrome de Sézary)

El tratamiento de la micosis fungoide en estadio III y estadio IV, incluso el síndrome de Sézary, es paliativo (para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida) y es posible que incluya los siguientes procedimientos:

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. Busque por tipo de cáncer, edad del paciente y lugar del ensayo. Consulte también información general sobre los ensayos clínicos.

Opciones de tratamiento para la micosis fungoide (incluso el síndrome de Sézary) recidivante

Para obtener información sobre los tratamientos que se presentan a continuación, consulte la sección sobre Aspectos generales de las opciones de tratamiento.

El tratamiento de la micosis fungoide y el síndrome de Sézary recidivantes es posible que se lleve a cabo en el marco de un ensayo clínico y puede incluir los siguientes procedimientos:

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. Busque por tipo de cáncer, edad del paciente y lugar del ensayo. Consulte también información general sobre los ensayos clínicos.

Información adicional sobre la micosis fungoide y el síndrome de Sézary

Para obtener más información del Instituto Nacional del Cáncer sobre la micosis fungoide y el síndrome de Sézary, consulte los siguientes enlaces:

La información que se presenta a continuación solo está disponible en inglés:

Para obtener más información sobre el cáncer en general y otros recursos disponibles en el Instituto Nacional del Cáncer, consulte los siguientes enlaces:

La información que se presenta a continuación solo está disponible en inglés:

Información sobre este sumario del PDQ

Información sobre el PDQ

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI). La base de datos del PDQ contiene sumarios de la última información publicada sobre prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se redactan en dos versiones. En las versiones para profesionales de la salud se ofrece información detallada en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se presentan en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones contienen información sobre el cáncer que es exacta y actualizada. También es posible consultar estos sumarios en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI pertenece a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). Los NIH son el centro de investigación biomédica del gobierno federal. Los sumarios del PDQ se basan en un análisis independiente de las publicaciones médicas. No constituyen declaraciones de la política del NCI ni de los NIH.

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ sobre el cáncer contiene información actualizada sobre el tratamiento de la micosis fungoide (incluso el síndrome de Sézary). El propósito es informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas encargadas de cuidar a los pacientes. No provee pautas ni recomendaciones formales para tomar decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Revisores y actualizaciones

Los Consejos editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los actualizan. Estos Consejos están integrados por expertos en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con esta enfermedad. Los sumarios se revisan con regularidad y se modifican si surge información nueva. La fecha de actualización al pie de cada sumario indica cuándo se hizo el cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se basa en la versión para profesionales de la salud, que el Consejo editorial del PDQ sobre el tratamiento para adultos revisa con regularidad y actualiza en caso necesario.

Información sobre ensayos clínicos

Un ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo que se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a encontrar formas nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recopila información sobre los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes podrían considerar la participación en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos solo aceptan a pacientes que aún no comenzaron un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos está disponible en el portal de Internet del NCI. Para obtener más información, llamar al Servicio de Información de Cáncer (CIS), centro de contacto del NCI, al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

Permisos para el uso de este sumario

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, en breve, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® sobre el tratamiento para adultos. PDQ Tratamiento de la micosis fungoide (incluso el síndrome de Sézary). Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/linfoma/paciente/tratamiento-micosis-fungoide-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 3000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no debe fundamentar ninguna decisión sobre reintegros de seguros. Para obtener más información sobre cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

Para obtener más información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en ¿En qué podemos ayudarle?. También puede enviar un mensaje de correo electrónico mediante el formulario de comunicación.

  • Actualización:

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Tratamiento de la micosis fungoide (incluso el síndrome de Sézary) (PDQ®)–Versión para pacientes publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”