• Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

FDA aprueba la primera inmunoterapia para linfoma

3 de junio de 2016 por Equipo del NCI

Células Reed-Sternberg—linfocitos grandes, anormales, que pueden contener más de un núcleo—se encuentran comúnmente en el linfoma clásico de Hodgkin.

Crédito: Instituto Nacional del Cáncer

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos aprobó el nivolumab (Opdivo®) el 17 de mayo para algunos pacientes con linfoma clásico de Hodgkin (cHL). La aprobación es para el tratamiento de pacientes cuya enfermedad ha recidivado o empeorado después de que ellos recibieron un trasplante autólogo hematopoyético de células madre (HSCT) seguido de brentuximab vedotin (Adcetris®).

Nivolumab—el cual ha sido aprobado ya para el tratamiento de melanoma metastático, de cáncer de pulmón y de cáncer renal—es la primera sustancia de inmunoterapia aprobada para cualquier tipo de linfoma.

El nivolumab es un anticuerpo monoclonal que inhibe un receptor de proteínas llamado PD-1 en las células T, un tipo de célula inmunitaria. El PD-1 pertenece a la familia de proteínas llamadas de punto de control que, al activarse, sirven como freno al sistema inmunitario. El nivolumab impide a las células tumorales que se comuniquen por la proteína PD-1 para inactivar a las células T, lo que permite al sistema inmunitario atacar a las células tumorales.

“Pacientes con linfoma de Hodgkin recién diagnosticado tienen relativamente un buen pronóstico, en general, pero los pacientes que recaen después de un HSCT autólogo tienen, en realidad, un pronóstico precario”, dijo el doctor Mark Roschewski, de la Unidad de Malignidades Linfoides en el Centro de Investigación Oncológica del NCI. “El nivolumab provee una nueva opción de terapia para pacientes con una necesidad clínica no satisfecha”.

La aprobación acelerada se basó en dos estudios de un solo grupo en muchos centros de nivolumab en 95 pacientes adultos con cHL con recaída o refractarios que habían sido tratados anteriormente con HSCT autólogo seguido de brentuximab vedotin. De acuerdo a las aprobaciones aceleradas de fármacos, la aprobación continua para la nueva indicación es contingente de la verificación de que el fármaco tiene un beneficio clínico (p. ej., mejor tiempo sin progresión o supervivencia en general) en un estudio clínico aleatorizado en fase III.  

En los estudios de un solo grupo, 65% de los pacientes tuvieron una respuesta objetiva—en la que 7% experimentaron una respuesta completa. La duración media estimada de la respuesta de pacientes fue de 8,7 meses, y la media del tiempo para responder fue de 2,1 meses.

El índice de respuesta a nivolumab en pacientes con cHL es más alto de lo que se ha visto en los otros cánceres para los que el fármaco ya ha sido aprobado. El índice más alto de respuesta se debe probablemente a la biología de la enfermedad, indicó el doctor Roschewski. “Estudios recientes sugieren que casi todas las células tumorales de linfoma de Hodgkin tienen una aberración genética que las hace que expresen en exceso los compañeros de unión, o ligandos, para el receptor de PD-1”, dijo él.  

La seguridad de nivolumab fue evaluada en 263 pacientes con recaída de cHL o refractario, de los cuales 98% habían recibido HSCT autólogo.  Los efectos secundarios más comunes son fatiga, infección de las vías respiratorias superiores y diarrea.  

Se reportaron efectos secundarios graves en 21% de los pacientes, de los cuales los más comunes son la neumonía, efusión pleural, neumonitis y erupción.

La FDA añadió una advertencia a la etiqueta de nivolumab acerca del riesgo de complicaciones en pacientes que reciben nivolumab seguido de un trasplante alógeno de células madre. La advertencia avisa a los médicos clínicos que vigilen a los pacientes para evidencia temprana de complicaciones relacionadas con el trasplante, como enfermedad de injerto contra hospedador (GVHD). 

El doctor Roschewski indicó que nivolumab es bien tolerado en general. Los efectos secundarios principales que se ven en estos y en otros estudios del fármaco son los relacionados con el riesgo de estimular en exceso las células inmunitarias e inducir complicaciones autoinmunitarias, como la GVHD, explicó él.

“En general, la aprobación de nivolumab para pacientes con recaída de linfoma de Hodgkin o refractario es un adelanto significativo e importante para el tratamiento de este grupo de pacientes que reciben previamente pesadas terapias”, dijo él.

“La eficacia de este fármaco como sustancia única es impresionante. Sin embargo, dado que la duración de la remisión fue de solo 8,7 meses y el índice de remisión fue de solo 7%, nivolumab probablemente no resultará en curación por sí mismo cuando se administre tarde en el curso de la enfermedad”, continuó él. “Será interesante ver los resultados de estudios actuales que prueban esta sustancia en combinación con otras que se sabe tienen eficacia en el linfoma de Hodgkin”.

Archivo

2017

2016

2015